Mostrando entradas con la etiqueta Huelva. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Huelva. Mostrar todas las entradas

22 de octubre de 2020

Una nueva campaña rescata los tesoros de Arucci Turobriga

Después de apenas 15 días de excavaciones en el yacimiento de la ciudad romana de Aroche (Huelva) ya se han identificado las líneas del pórtico de la vía, donde se conservan los pilares construidos con ladrillos en unas zonas y con grandes sillares de granito en otras.

El 21 de septiembre comenzó una nueva campaña de excavaciones arqueológicas en la ciudad romana de Arucci Turobriga, en Aroche. Se trata de la sexta anualidad del Proyecto General de Investigación de este yacimiento que dirigen de forma conjunta Javier Bermejo Meléndez, profesor titular de Arqueología de la Universidad de Huelva, y Nieves Medina Rosales, arqueóloga municipal y técnico de patrimonio del Ayuntamiento de Aroche.

Este año se cumplen 17 años de trabajos arqueológicos continuos, con investigaciones anuales, trabajos de conservación y socialización. Un proyecto conjunto entre Ayuntamiento y Universidad que trata de desarrollar de forma equilibrada los cuatro pilares básicos de la cadena de valor: investigación, protección, conservación y socialización. Se trata por tanto de conocer la historia para poder entregarla a la sociedad, y hacerlo de forma que se garantice la protección y conservación de este legado histórico-arqueológico. A lo largo de estos 17 años son muchas las publicaciones científicas que han suscitado los trabajos arqueológicos, y que han permitido alcanzar un alto grado de conocimiento de esta ciudad fundada en tiempos de Augusto, en torno al año 15 a.d.C. en los conocidos como Llanos de la Belleza. 

ACTIVIDADES DE SOCIALIZACIÓN
No obstante también es de resaltar los trabajos de socialización, con actividades de sensibilización hacia el patrimonio destinadas a escolares, asociaciones y colectivos, con publicaciones didácticas para acercar el yacimiento y su historia a todos los públicos, con reconstrucciones virtuales, y con la apertura estable y continuada del enclave, garantizando desde el Ayuntamiento de Aroche su conservación y su mantenimiento, así como la atención a los visitantes. Cabe destacar además las actividades de recreación histórica, una estupenda herramienta que permite de una forma cercana y amena conectar al público con el pasado, siempre desde el rigor histórico y el respeto y salvaguarda del patrimonio.

El Festival de Diana es el evento de mayor repercusión vinculado a este enclave arqueológico. Unas jornadas de cultura clásica vinculadas a la diosa Diana, deidad de la caza y naturaleza presente en el templo central del foro de Arucci Turobriga. Teatro clásico, talleres y recreación histórica con rigor son los principales ingredientes de este festival, que ha conseguido que un grupo de más de 100 personas de la localidad recreen la vida cotidiana de Arucci a través del Grupo de Recreación Histórica Baebia Aruccitana, con una sección militar, otra civil y una singular agrupación musical, donde se han conseguido reproducciones de instrumentos musicales romanos y a través del aula municipal de música de Aroche se está trabajando con gran éxito en la recreación de música romana.

Nada de esto sería posible sin el conocimiento de la historia de esta ciudad romana, y para ello son indispensables las excavaciones arqueológicas que cada año se desarrollan en el yacimiento. Este año estas investigaciones se han centrado en el viario de la ciudad, con la realización de tres sondeos asociados a las fachadas de los tres espacios domésticos excavados en la ciudad, la Casa del Peristilo, la Casa de la Columna y la Casa Norte. 

Después de apenas 15 días de excavaciones ya se han identificado las líneas del pórtico de la vía, donde se conservan los pilares construidos con ladrillos en unas zonas y con grandes sillares de granito en otras, la privatización de algunos de estos espacios a partir del siglo III coincidiendo con el declive de la ciudad, y los niveles de derrumbe y expolio de materiales de construcción característicos de este yacimiento. No cabe duda que esta campaña está siendo muy fructífera y que Arucci Turobriga tiene aún muchas sorpresas que desvelar. Estas excavaciones además están abiertas completamente al público, pudiéndose visitar en horario de trabajos de lunes a viernes de 8:00 a 15:00, o bien sábados, domingos y festivos de 10:00 a 17:00.

14 de junio de 2020

Hallan dos hornos utilizados por los antiguos mineros romanos en Riotinto

Los hornos, de grandes dimensiones, está datados entre los siglos I aC y I dC. Siguiendo las directrices de la Delegación de Cultura en Huelva, se ha procedido a la extracción de estos elementos para su conservación y futura puesta en valor.
Las piezas ayudarán a profundizar en el conocimiento de los procesos metalúrgicos de la época, cuya datación se estima entre los siglos I a.C y I d.C.
La compañía minera Atalaya prosigue el avance de los trabajos arqueológicos en la corta minera de Cerro Colorado, un importante compromiso con la investigación, conservación y puesta en valor del patrimonio histórico presente en las instalaciones mineras. Así, se ha producido recientemente el hallazgo de dos hornos utilizados por los antiguos mineros romanos para fundir mineral y obtener la plata que financió las campañas militares que consolidaron el Imperio.

El descubrimiento de los hornos se produce en la excavación del yacimiento llamado “Look-Out”. Estos trabajos, que se han desarrollado en los últimos dos años, están incluidos en el programa de excavaciones arqueológicas que realiza la empresa operadora de la mina de Riotinto en varios enclaves situados en áreas mineras operativas. Son dos piezas de gran valor por su singularidad e interés científico, que ayudarán a profundizar en el conocimiento de los procesos metalúrgicos de la época, cuya datación se estima entre los siglos I a.C y I d.C.

Una vez identificadas ambas estructuras de transformación del mineral, bajo la coordinación científica del profesor Juan Aurelio Pérez Macías, de la Universidad de Huelva, y siguiendo las directrices de la Delegación Territorial competente en materia de Patrimonio, se procedió a la consolidación y extracción de estos elementos para su conservación y futura puesta en valor.

El trabajo de recuperación de los hornos, identificados como UE-554 y UE-701, ha requerido de una precisión casi quirúrgica. Un importante esfuerzo técnico y económico, liderado por los arqueólogos del Departamento de Medio Ambiente de Atalaya y cuya complejidad ha requerido la participación de varias empresas especializadas. El diseño del proyecto de extracción ha estado marcado por la futura musealización de los elementos, priorizando la imagen final que el público disfrutará cuando se expongan.

LIMPIEZA

El proceso comenzó con una limpieza meticulosa de los hornos, eliminando restos de tierra o suciedad Seguidamente, tras su engasado y consolidación, se construyó un encofrado de madera y se reforzaron los restos arqueológicos con espuma de poliuretano. Finalmente se excavó el entorno de las piezas, perforando su base para alojar el emparrillado de sustentación y proceder a su extracción.

De especial dificultad resultó la extracción del horno UE-554; este conserva parte del suelo y la cámara de combustión por lo que se decidió extraerlo en una única pieza y mantenerlo íntegro. Su gran volumen y peso, de 16 toneladas frente a las 3,5 del UE-701, precisó de una estructura a modo de jaula, montada y soldada in situ, que permitiera un reparto de cargas uniforme en el izado. El encofrado de madera fue fijado a la estructura metálica con eslingas y estibado en madera. Esta inmovilización evitó comprometer el proceso de extracción, carga y transporte, realizados con grúa autopropulsada y un camión góndola.

Enrique Delgado, director general de la mina, declaró: “Es un honor custodiar y profundizar en el legado que dejaron los mineros que nos precedieron. Felicito a nuestro equipo de arqueólogos y más de cuarenta auxiliares por los excelentes resultados. Los hallazgos que estamos haciendo están contribuyendo al conocimiento científico que se tiene del mundo romano, su capacidad de procesar metales que sirvieron para convertir a Roma en un gran Imperio. Y Riotinto fue clave para ello”. Luis Iglesias, arqueólogo en Atalaya Riotinto Minera, ha destacado el enorme esfuerzo realizado por el equipo y las entidades que han participado.
(Fuente: Diario Huelva)

29 de mayo de 2020

Intervención arqueológica de urgencia en el Cabezo Roma de Huelva ante un posible expolio

Aunque este promontorio está fuera de la Zona Arqueológica de Huelva, al encontrarse en las inmediaciones de esta área, tanto la Junta como el Ayuntamiento verificarán este posible atentado contra el patrimonio de la ciudad y que podría haber afectado a una tumba protohistórica de los siglos VII-VI aC.
Yacimiento de Cabezo Roma. FOTO: DIARIO DE HUELVA
El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Huelva, Manuel Gómez Márquez, ha informado que el Consistorio de la capital tomará medidas conjuntamente con la Delegación Territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, a la que ha sido remitida una denuncia alertando de un posible expolio de restos arqueológicos en las inmediaciones del Cabezo Roma o también llamado Diputación. Ambas administraciones han puesto en marcha el protocolo de actuación necesario para intervenir de urgencia y valorar el hallazgo arqueológico, los posibles daños causados y arbitrar las acciones de protección que procedan.

Como ha apuntado el concejal, aunque este promontorio “está fuera de la Zona Arqueológica de Huelva -declarada BIC (Bien de Interés Cultural) por la Junta de Andalucía-, por lo que no está sometida a dicha protección, al encontrarse en las inmediaciones de esta área, nos hemos coordinado con la Delegación para que los técnicos de ambas administraciones verifiquen este posible atentado contra el patrimonio de la ciudad”.

“Además -ha explicado Gómez Márquez- hemos iniciado los trabajos para tomar las medidas pertinentes para proteger los hallazgos, el posible yacimiento arqueológico. El daño está pendiente de evaluación, pero aparentemente no parece revestir una gravedad extrema, aunque con estas valoraciones hay que ser cautelosos”.

Por tanto, ha incidido, “las Administraciones estamos trabajando, tratando de adoptar con la mayor celeridad las medidas que protejan este hallazgo, y seguiremos, por supuesto, informando de todo a la ciudadanía”.

Por su parte, el delegado territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Huelva, José Correa, ha precisado que su departamento, “al recibir hace unos días la denuncia del posible expolio, dio parte de las misma al Seprona y al Ayuntamiento de Huelva para investigar la importancia que tienen los actos denunciados y averiguar la autoría de una actividad no autorizada y delictiva, una barbarie con la que alguien ha buscado su enriquecimiento personal”. De resultas de dicho traslado, ha dicho, la Administración autonómica y la municipal “estamos en conversaciones con el Consistorio para realizar una intervención arqueológica de urgencia”, al objeto adoptar las medidas necesarias.


La denuncia, según el diario "Huelva Hoy",  podría hacer referencia al expolio de una tumba protohistórica, datada entre los siglos siglos VII-VI a.C.

10 de enero de 2020

Acusados del expolio de La Orden mantienen en el juicio que desconocían la existencia de restos en la zona

La causa queda vista para sentencia con modificación de conclusiones por la Fiscalía, que considera que el daño al patrimonio se causó por imprudencia grave, y las defensas inciden en la falta de protección del yacimiento
Vista açerea de uno de los yacimientos de Huelva.
Acusados del expolio arqueológico en varias parcelas del yacimiento Santa Marta-La Orden, concesionarios de puestos para la venta ambulante en el mercadillo que se instalaba en la zona (abril de 2016), han mantenido hoy en el juicio que desconocían que en el lugar hubiera restos y se han desvinculado de los hechos, afirmando en algunos casos que ni siquiera se encontraban en la ciudad.

Los acusados han rechazado además que encargaran los movimientos de tierra en uno de los yacimientos más importantes de la ciudad, calificado como Bien de Interés Cultural (BIC), para ampliar sus respectivas parcelas para ganar así espacio para poder aparcar sus vehículos, y que no pagaron por el trabajo, como ha afirmado el acusado que realizó el trabajo, que ha dicho que hizo facturas de 30 euros para cada caso.

El juicio, que se ha celebrado en el Penal 4, ha quedado visto para sentencia, con modificación de las conclusiones finales por parte de la Fiscalía. La acusación pública, que solicitaba inicialmente un año y nueve meses de prisión por un delito de daños al patrimonio histórico para los acusados, ha considerado que los daños se produjeron por imprudencia y ha reclamado multas de quince meses (a razón de 12 euros al día).

Las defensas de los ocho concesionarios, el administrador de la empresa y el trabajador que realizó los movimientos, consideran que la causa no reviste relevancia penal sino que se trata de una infracción administrativa y han expresado su rechazo a la indemnización a la Junta.

Las defensas han insistido, en sus conclusiones finales, en la deficiente protección del yacimiento, que se encontraba sin señalizar ni vallar, y en que el mercadillo estaba instalado en el lugar por el mismo Ayuntamiento.

Estos movimientos de tierra supusieron «una pérdida irreparable» de información histórica. En la zona afectada, propiedad del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía, se actuó en una superficie de unos 43 metros cuadrados, donde se rebajó el terreno unos dos metros, mientras que la segunda se hizo en unos 306 metros cuadrados, rebajándose el terreno un metro y medio.

25 de septiembre de 2018

Las excavaciones sacan a la luz una vivienda almohade en el castillo de Aracena (Huelva)

También se han documentado monedas portuguesas de Sancho II que vienen a ratificar el origen luso de la conquista cristiana y posterior construcción de la fortaleza.
Se trata de una vivienda de grandes dimensiones y muy bien conservada. FOTO: HUELVA YA
La campaña de excavaciones realizadas durante este verano en el Castillo de Aracena han tenido un resultado positivo, al sacar a la luz restos de la arquitectura doméstica de época andalusí y de la propia arquitectura militar de la fortaleza. La intervención se ha estado desarrollando en el flanco Sur del Castillo, siendo promovida y financiada por el Ayuntamiento de Aracena con una inversión de 34.000 euros.

La fase de excavaciones ya ha concluido y se está clasificando el material extraído para proceder a la redacción del proyecto que permita conservarlo, intervenir y ponerlo a disposición de la ciudadanía y de un uso turístico. Durante las excavaciones se han documentado niveles de época califal-taifa (siglos X al XIII) y la planta completa de una vivienda de época almohade (siglos XII-XIII) que fue destruida y amortizada por la construcción del Castillo. Se trata de una vivienda de grandes dimensiones en buen estado de conservación que ofrece la planta completa que coincide con otras documentadas en la provincia de Huelva, en la ciudad islámica de la Ría de Huelva, Saltés, o en la portuguesa Mértola. “Había un cierto urbanismo, con casas adosadas, la existencia de una calle con orientación sur y canalizaciones de agua y toda la estructura completa de la casa-patio tradicional de esta época, cuya decoración y dimensiones nos dicen que era de una importante categoría”, ha explicado el director de la intervención, el arqueólogo Eduardo Romero.

Asimismo, en las excavaciones se han documentado monedas portuguesas de Sancho II que vienen a ratificar el origen luso de la conquista cristiana y posterior construcción de la fortaleza. En cuanto a la poliorcética se han evidenciado características como el trazado histórico de los lienzos de las murallas, una escalera de acceso al adarve, desagües que indican los niveles de uso, estancias del interior del Castillo o la posible existencia de la poterna o puerta secundaria del flanco Sur.

El origen de Aracena se sitúa en la cumbre del cerro que ocupa el Castillo. En época medieval era una villa fortificada, defendida por una cerca muraria y la fortaleza, en cuyo emplazamiento se han encontrado los restos arqueológicos de los siglos X al XIII que evidencian una importante población de la época de Al-Ándalus. Las excavaciones han aportado datos muy concluyentes sobre el trazado original de la muralla y, por tanto, de la configuración del recinto fortificado, de la entidad política y social que tuvo en distintos momentos históricos y conforman que el poblamiento fue un enclave de una enorme importancia, tanto en época islámica como a partir de la conquista cristiana.

CRONOLOGÍA DE LAS EXCAVACIONES EN EL CASTILLO
El Castillo de Aracena ha sido objeto de diversas actuaciones arqueológicas y de rehabilitación desde 2007, con el objetivo de recuperar uno de los elementos patrimoniales más importantes de la localidad. Esta es la tercera campaña de excavaciones, tras la intervención en la zona del Alcázar ya rehabilitada y puesta en valor, y de la realizada en el flanco norte cuyas obras de rehabilitación comenzarán en pocas semanas. El alcalde del municipio, Manuel Guerra, ya ha anunciado que habrá una cuarta.“La gran extensión de este lienzo sur junto a la relevancia de los hallazgos encontrados nos anticipan la necesidad de hacer una cuarta fase de excavaciones arqueológicas, que en principio no estaba prevista, ya que hay grandes incógnitas e inicios de estructuras que nos llevan a seguir rescatando”. Posiblemente, coincidiendo con el desarrollo de los trabajos en el lienzo norte se continuará con las excavaciones en el lienzo sur, siendo preciso que se compaginen ambas intervenciones porque algunos elementos encontrados se podrán reutilizar.

En la presentación de los resultados de la campaña, este viernes 14 de septiembre, Guerra se ha mostrado muy satisfecho con el resultado, ya que, en según ha destacado, “es una de las actuaciones más relevantes de las llevadas a cabo en nuestra provincia en estos años en materia de patrimonio histórico y que está permitiendo adquirir conocimiento, recuperar un patrimonio monumental de primera magnitud y poner en valor este recurso cultural-patrimonial para contribuir al desarrollo de nuestra ciudad y nuestra comarca a través de su proyección turística”.

(Fuente: Aracena.es)

7 de noviembre de 2017

Arqueólogos piden mayor protección patrimonial para la Isla de Saltés (Huelva)

Los expertos recogen firmas para que el yacimiento sea declarado Conjunto Arqueológico y las administraciones adquieran los terrenos
Acceso principal a la alcazaba de época islámica. FOTO: JOSUÉ CORREA
Itálica, Bolonia, Carmona, Medina Azahara... Y puede que en el futuro la Isla de Saltés -la ciudad que dormita en pleno corazón del Paraje Natural Marismas del Odiel, sobre el estuario de la Ría de Huelva- despierte para siempre y se sume al preciado listado de Conjuntos Arqueológicos con los que, como instituciones del Patrimonio Histórico, cuenta Andalucía.

Porque un grupo de arqueólogos profesionales, entre los que figuran José María García Rincón y Jesús de Haro (este último estuvo al frente de la campaña de excavación de la alcazaba, comisarió la muestra que se expuso en el Museo de Huelva en 2015 y en la actualidad desarrolla una tesis doctoral sobre el yacimiento) ha iniciado a través de las redes sociales una recogida de firmas, mediante un manifiesto en el que piden que las administraciones competentes fomenten los valores naturales y culturales de este espacio mediante la declaración del Conjunto Arqueológico de la Isla de Saltés.

En el documento, los especialistas explican que para poner fin a la carencia en Huelva de una institución patrimonial de esta índole, el primer paso pasa por que los terrenos en los que se localiza el yacimiento sean adquiridos cuanto antes por las administraciones públicas competentes. No en vano, el hecho de que la titularidad sea privada dificulta la consecución de ayudas públicas para acometer actuaciones de investigación en el sitio, lo que lastra el objetivo de fomentar la promoción turística de un entorno cultural, natural y paisajístico, que es único.

RECUPERACIÓN DEL YACIMIENTO
La tercera reivindicación de los expertos pasa por la puesta en marcha de una programación de actuaciones sobre el yacimiento, basadas en "la necesaria continuidad de las intervenciones arqueológicas, de restauración y adecuación", para recuperar para la ciudadanía y los visitantes en general los sectores urbanos de la ciudad que están cubiertos a día de hoy de forma preventiva, y continuar las actuaciones en la alcazaba para "articular un primer itinerario de difusión social que genere la conexión entre las evidencias descubiertas de la ciudad, la alcazaba y la Ría de Huelva".

El manifiesto explica que la Isla de Saltés se localiza en los estuarios de los ríos Tinto y Odiel, en el entorno de la Ría de Huelva, al interior de los límites que definen el término municipal de la ciudad onubense. "La continua sedimentación de los ríos en el estuario de la Ría genera un entorno natural privilegiado, conformado por complejos de marismas mareales y barras litorales arenosas de gran dinamismo, que albergan igualmente un ecosistema de gran valor ecológico, con una gran diversidad de flora y fauna adaptada al entorno del estuario", apunta. Estos valores fueron reconocidos por la Unesco en 1983, cuando se declararon las Marismas del Odiel como Reserva de la Biosfera. Esto conllevó que, un año después, la Junta declarase a Marismas del Odiel como Paraje Natural.

DESDE LA PROTOHISTORIA
Es en este entorno natural donde se localiza la Isla de Saltés. Relatan los arqueólogos que las investigaciones han puesto de manifiesto la existencia en esta área de "estructuras constructivas de época protohistórica, relativas a los siglos VII y VI a.C., así como restos de varias piletas de salazón del periodo romano". El Yacimiento Arqueológico de Saltés se encuentra catalogado como Sector C-2 de la Zona Arqueológica de Huelva, y destaca fundamentalmente por la presencia de la Ciudad Islámica de Shaltîsh, ciudad que "llegó a ser capital del Reino Taifa de Saltés durante el siglo XI d.C".

Según el documento, las referencias contenidas en las fuentes clásicas sobre la posible existencia de un asentamiento fenicio en Saltés generarían que desde mediados del siglo XX se propiciara la búsqueda de la mítica ciudad de Tarteso en esta isla. Sin embargo, "la magnitud de la evidencia arqueológica perteneciente al periodo islámico hizo desistir a los investigadores del momento de la búsqueda de la mítica ciudad".

Las investigaciones acometidas en el yacimiento revelaron que la ocupación islámica del lugar data de los siglos IX-X d.C. En origen se trataría de "un poblamiento disperso asociado a una industria centrada en la metalurgia del hierro y del cobre". El entramado urbano conocido debió configurarse después, en torno a los siglos X y XI d.C. Se trata de un urbanismo que responde a un "trazado regular, organizado en torno a vías orientadas ortogonalmente en ejes cardinales", con calles y plazas articulando el espacio urbano.

MODELO DE CASA ANDALUSÍ
En torno a ellas se distribuían las manzanas y casas. Las construcciones domésticas excavadas en Saltés responden, según narran los arqueólogos, al "modelo tipo de la casa andalusí". De este modo, en cada manzana se organizan de cuatro a seis casas y todas las estancias disponen de zaguán, patio centralizado, sala principal, cocina y letrina, si bien "el rango del grupo familiar marcará la presencia o ausencia de otras estancias".

Durante los siglos XII y XIII d.C. la ciudad de Shaltîsh vivió el periodo de máxima expansión. Entonces la medina alcanzó "una extensión superficial de en torno a las 20 hectáreas". La defensa de la urbe estaba protagonizada por la alcazaba, situada en el extremo nororiental del paraje de El Almendral. La alcazaba de Saltés, defensa y centro económico en la medina, "presenta mayores dimensiones a las estimadas en un principio, abarcando los 4.400 m2 superficiales".

Cuenta con dos accesos, uno monumental presidido por un arco de herradura conservado y de tipo califal con más de cuatro metros de altura, con acceso clásico en recodo y protegido por torre de flanqueo y corredor. El segundo acceso está dotado de muelle embarcadero. También se descubrió la existencia de una barbacana en el sector oriental.



Los sectores urbanos excavados: el 1,6% del total de la urbe islámica

Los sectores urbanos excavados e intervenidos en el periodo 1988-2001 sólo suponen el 1,6% de la superficie total estimada de la urbe islámica. Se desconoce así, a día de hoy, la localización y características de los elementos urbanísticos más destacados de la ciudad islámica, como serían "la mezquita aljama, la posible existencia y ubicación de otras mezquitas secundarias, la ubicación del zoco, la alcaicería, los baños públicos, la necrópolis, los talleres artesanales, arrabales, etcétera". De ese 1,6% del caserío urbano conocido de la medina mediante excavación, "más del 70% se encuentra hoy tapado", como medida preventiva de conservación al no haber una política general y recursos económicos para la adecuación y conservación del yacimiento.
(Fuente: Huelva Información / Elena Llompart)

24 de octubre de 2017

Ocho acusados por la destrucción arqueológica del yacimiento de La Orden-Seminario (Huelva)

Los procesados se enfrentan a penas individuales de año y nueve meses de cárcel. Cinco de ellos poseen puestos del rastro y el fiscal les pide una indemnización conjunta de 216.040 euros
Expolio de una de las parcelas del yacimiento del Seminario, con el rastro al fondo. FOTO: ALBERTO DOMÍNGUEZ
Ocho personas se enfrentan a penas individuales de un año y nueve meses de prisión y a una indemnización conjunta de 216.000 euros por la destrucción de dos parcelas del yacimientos arqueológico del Seminario, en Santa Marta, donde ordenaron o ejecutaron movimientos de tierra para ampliar las parcelas que tenían asignadas en el mercadillo de Huelva. Así lo interesa la Fiscalía en el escrito de acusación por los hechos acontecidos los días 7 y 14 de abril del pasado año y por los que se les imputa un delito de daños contra el patrimonio histórico.

CONCESIONARIOS DE PUESTOS AMBULANTES
En el documento del Ministerio Fiscal consta que fueron cinco concesionarios -de los puestos ambulantes municipales 172, 183, 189, 191, 193 y 195- quienes contactaron con un intermediario (también acusado) para que en su nombre encargara al séptimo encausado, administrador de una empresa familiar, la realización de trabajos de movimiento de tierras en cada una de las parcelas que tenían adjudicadas "con el fin de ampliar la superficie de las mismas y, sobre todo, poder aparcar sus vehículos en la misma parcela y no en los aparcamientos habilitados para ello".

El administrador de esta empresa "no solicitó los permisos ni las licencias preceptivas", asegura el fiscal Alfredo Flores en su escrito de calificación. Encargó supuestamente al octavo acusado, empleado de su misma empresa, que socavara los terrenos, ubicados en un terreno de titularidad municipal (el 7.7, de 43 metros cuadrados de superficie) y en otro autonómico (el 11.1, de 306 metros cuadrados). Y lo hizo, asegura el Ministerio Público, "usando maquinaria pesada" y a sabiendas de que "no estaban autorizadas las obras". La empresa se embolsó por la ejecución del movimiento de tierra 210 euros que abonaron los seis primeros acusados.

  • El fiscal pide para los acusados una indemnización conjunta de 216.040 euros
Las parcelas afectadas forman parte del Plan Parcial 8 del PGOU de Huelva y están inscritas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, además de ser Zona Arqueológica de Huelva (sector B-3 Santa Marta-La Orden), protegida como Bien de Interés Cultural (BIC) por su elevado interés patrimonial. Y los acusados "eran conocedores de la protección de la zona, no sólo porque desde hacía tiempo el Ayuntamiento negociaba con ellos su traslado, sino porque en enero de 2016 se había producido otro expolio en un zona cercana cuya repercusión pública y mediática fue notoria", apunta la acusación.

EXCAVACIONES
Las excavaciones en el yacimiento del Seminario se suceden desde que en 1970 afloraran en el área aledaña a El Torrejón dos necrópolis y un poblado tardorromano. En 1998 se encontró una estructura adscribible a época islámica, una alquería de las que rodearían la medina de Huelva. En 2005, una intervención preventiva evidenció una realidad más compleja: el hallazgo de varias necrópolis (neolítica, calcolítica, de la Edad del Bronce, tardorromana y medieval islámica), "con un poblamiento continuado desde, al menos, 5.000 años".

En 2016 -y para elaborar la pericia judicial- se realizó primero una limpieza de perfiles mecánica y manual y se constató una estratografía afectada por los movimientos de terreno que se correspondería con las estructuras ya documentadas, "y zanjas de cultivo y zanja ancha de cronología protohistórica en la parcela 11.1; también correspondencia con un silo o fosa circular de cronología prehistórica y una posible tumba de cronología prehistórica". En la parcela 7.7 se ha documentado un posible alcorque de época medieval-moderna, donde se ha recuperado diverso material cerámico y restos de vidrio y ladrillo romano.

"En todo caso el movimiento de tierras con maquinaria ha supuesto la pérdida irreparable de información histórica en al menos 145,79 m2 en la parcela 7.7 y de 16,65 m2 en la 1.11", que nunca habían sido objeto de intervención arqueológica y que, por su mayor cota, "podrían corresponder con zonas de ocupación intensa".

20 de octubre de 2017

Afloran los restos de un pecio en la playa de El Portil (Huelva)

Su descubridor, el arqueólogo Claudio Lozano, cree que la madera podría ser del 'Matagrana', hallado en 2008, o formar parte de un navío tan relevante como el 'San Medel y Celedón', del S. XVI
Intervención del pecio 'Matagrana', llevada a cabo por la Junta en 2008. FOTO: HUELVA INFORMACIÓN
El día de los enamorados de 2008 la mar destapó para el mundo, como si de un truco de magia se tratase, uno de esos fascinantes tesoros hundidos de los hombres: una antigua embarcación que había naufragado en El Portil, el navío de Matagrana, de construcción íbero-atlántica (probablemente de factura holandesa o inglesa) y datado entre las medianías del siglo XVII y las del XVIII. Ahora, nueve años después de aquel hallazgo que concitó el interés de la comunidad científica y sobre el que se desplegó una intervención arqueológica de gran calado, un nuevo descubrimiento pone el foco sobre la misma playa donde hace más de tres centurias se ubicaba la entrada de la barra (donde acababan naufragando muchas embarcaciones): más restos de madera, probablemente de roble y pertenecientes a una cuaderna, se asoman en la rompiente de la playa puntaumbrieña.

El doctor en Arqueología Subacuática Claudio Lozano los encontró el lunes, cuando paseaba por la bajamar, y lo puso inmediatamente en conocimiento de la autoridades. El martes presentó un escrito informando a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Huelva sobre este asunto, documento al que ha tenido acceso Huelva Información y en el que defiende como principal tesis que pudieran tratarse "de restos del Matagrana que no descubrió la Junta en su primera intervención", pero donde también insta a la Administración autonómica a "que se descarte que se trate de otra embarcación, ya que se encuentran en una cota diferente de donde se ubicaba el pecio de Matagrana y además presentan otra orientación".

  • Técnicos de la Junta de Andalucía ya inspeccionan "in situ" los restos localizados
De ser otro navío, afirma el arqueólogo onubense, podría tratarse del relevante San Medel y Celedón "y no podríamos dejarlo ahí". Si la Junta de Andalucía realizó una gran inversión en la investigación del pecio del Matagrana fue porque todo apuntaba a que fueran los vestigios de esa importante nao-galeón, construida en 1530 y cuyo naufragio se produjo 14 años después en El Portil, cuando regresaba de América cargada de polvo de oro. Existe una gran documentación sobre este navío debido al expolio que sufrió tras el accidente, "en el que muchos vecinos de la zona llevaron a cabo una rapiña absoluta", matando a muchos de los maltrechos marineros y llevándose, incluso, parte de las maderas de la estructura para ornamentar sus hogares. "En esa documentación se cita por parte de los supervivientes que antes de ellos embarrancar y estrellarse tiraron varias cajas de oro al agua", añade Lozano.

Pero la importancia del San Medel y Celedón vas más allá. Su hallazgo vendría a rellenar un hueco importantísimo en la historia de la construcción naval, puesto que "marca la transición entre la nao y el modelo constructivo de los galeones".

PROTOCOLO DE HALLAZGOS CASUALES
La Delegación Territorial de Cultura, como consecuencia de la información aportada por el arqueólogo subacuático, activó ayer el protocolo marcado por la Ley de Patrimonio Histórico en caso de hallazgos casuales como el que se le ha notificado, trasladando a varios técnicos autonómicos a la zona de la aparición, donde ya han tomado muestras fotográficas y han realizado mediciones. Estos trabajos, según informó ayer a este diario la Administración andaluza, continuarán en la misma línea en la jornada de hoy.

Lozano lamentó que el descubrimiento del pecio de Matagrana no diera lugar a "ninguna publicación científica de referencia", así como que la embarcación no se acabara extrayendo para su exposición pública. "Lo lógico es que lo descubierto por el Centro Andaluz de Arqueología Subacuática, dependiente del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, revertiera un poco en la sociedad".

Es más, pese al interés de los ayuntamientos de Punta Umbría y de Cartaya en que los ciudadanos pudieran acceder al barco en una instalación creada para tal fin, "se volvió a enterrar, como tantas cosas de interés arqueólogo de Huelva". El experto detalló que "llevaron una retropala, se hizo un agujero, llegaron al manto freático (la zona húmeda), colocaron un geotextil y allí enterraron el barco", justo en la zona donde está el chiringuito Fashion, donde sigue oculto a día de hoy.

19 de septiembre de 2017

Desenterrando la ciudad romana de Turóbriga (Huelva)

Las prospecciones geofísicas han permitido conocer gran parte del trazado urbano de la ciudad romana. Javier Bermejo, profesor de la UHU, y Nieves Medina, arqueóloga municipal, dirigen la excavación junto un equipo de 15 personas con el objetivo de delimitar una nueva domus
Vista aérea de la zona arqueológica en la ciudad romana de Arucci / Turóbriga. 
Apenas una semana de excavación y ya se pueden observar alguno de los resultados de esta nueva intervención arqueológica que se desarrolla en la ciudad romana de Arucci/Turóbriga, la única visitable en la provincia onubense. Este enclave arqueológico al que se suma la magnífica ermita medieval de San Mamés, construida en la siglo XIII sobre los restos de la basílica arucitana, puede visitarse de martes a domingo, con el aliciente ahora de conocer el desarrollo de las actividades arqueológicas.

Aunque apenas se lleva una semana de excavación de un equipo formado por seis arqueólogos de la Universidad de Huelva dirigidos por el profesor de la Onubense Javier Bermejo, la arqueóloga municipal Nieves Medina y un grupo de nueve trabajadores contratados por el Ayuntamiento de Aroche, ya se atisban los primeros y positivos resultados de esta nueva intervención.

Desde 2004 la Universidad de Huelva y el Ayuntamiento de Aroche vienen realizando intervenciones arqueológicas anuales que han permitido conocer detalles relevantes de esta importante ciudad romana, fundada en época de Augusto, en torno al año 15-10 a.C.

UNA NUEVA DOMUS
Los objetivos de esta excavación son delimitar y excavar la planta completa de una nueva domus de la ciudad, una casa de más de 1.000 metros cuadrados cuyas imágenes a través de las prospecciones geofísicas desarrolladas mediante georradar muestran la existencia de un gran patio porticado, un peristilo que da nombre a esta nueva domus. Por ahora los planos facilitados por los geofísicos se están confirmando, y la casa ya se encuentra casi perimetrada. Sus muros exteriores ya se encuentran casi exhumados en planta. 


Las próximas semanas se continuará delimitando las compartimentaciones interiores con la idea de poder observar la planta completa de este importante edificio de carácter doméstico. Recordamos que por ahora la ciudad sólo cuenta con la casa Norte y la Casa de la Columna en cuanto a edificios domésticos, aunque de tipología diferente al que ahora se excava. A pesar de que la excavación está tocando niveles muy superficiales ya se han documentados los primeros objetos arqueológicos, consistentes sobre todo en fragmentos de cerámica de cocina, mesa y almacenamiento. Una pequeña olla de cerámica común apareció casi completa en una zona del hipotético peristilo.

PROSPECCIONES GEOFÍSICAS
Las prospecciones geofísicas que se han desarrollado en la ciudad a lo largo de estos años de investigación han permitido conocer gran parte del trazado urbano con anterioridad a la realización de las excavaciones. Estos trabajos previos permiten rentabilizar el tiempo de excavación, ya que los geofísicos avanzan planos bastante aproximados de los restos soterrados, con lo cual los sondeos de excavación se plantean sobre las estructuras previamente identificadas. Así, los muros Norte, Oeste y Sur prácticamente ya están excavados en superficie, quedando el muro Este y las compartimentaciones interiores, así como las columnas de gran patio trasero. Será necesario esperar unas semanas más de trabajos arqueológicos para comprobar si los resultados obtenidos con el georradar se confirman por completo. 


Este mismo sistema ya se desarrolló en la casa Norte, donde tras los resultados de la geofísica se procedió a la excavación superficial de la domus y posteriormente a su excavación completa hasta agotar registro arqueológico y su puesta en valor. Recordamos que en esa domus se documentó un importante tesoro compuesto por 376 denarios romanos de Domiciano a Marco Aurelio que puede contemplarse en la actualidad en el Convento de la Cilla de Aroche.

Una parte del equipo se dedica a la excavación de otro sector del yacimiento, la necrópolis Norte, donde ya se ha delimitado un recinto funerario que en las próximas semanas se irá excavando en su interior

Los objetivos de esta campaña se completaran con unos sondeos en la muralla de la ciudad, documentada ya en varios sectores de este yacimiento ubicado en los denominados Llanos de la Belleza, junto a la rivera del Chanza que hace de delimitación natural de la ciudad por los sectores Este y Norte.

7 de julio de 2017

El tesoro romano descubierto en Riotinto "es de un valor incalculable"

El hallazgo realizado esta semana ha supuesto un hito en la arqueología de esta zona minera, explotada desde tiempos inmemoriales y que tuvo un gran esplendor en época romana. El tesoro lo componen entre 50 o 60 monedas del alto imperio romano, todas de oro y plata.
Todas las monedas descubiertas son de oro y plata y estaban en el interior de una bolsa que su dueño nunca llegó a recoger.
Un gran negocio que no llegó a fraguarse. Esta es la historia que está detrás de las monedas encontradas, esta semana, en la mina de Riotinto (Huelva). “La ocultación de estas monedas indica que la persona que las había escondido las dejó allí para luego volver a por ellas, sin embargo, nunca volvió”, relata Luis Iglesias, miembro del equipo de arqueólogos de Riotinto.

MONEDAS DE ORO Y PLATA
El hallazgo está compuesto por unas 50 o 60 monedas que estaban dentro de una bolsita. “Todas las monedas son de oro y de plata lo que suponía una gran cantidad económica para esa época. Hay que recordar que en esa época la moneda de uso común era de bronce, por eso creemos que la cantidad de monedas eran para un gran negocio”, señala Iglesias.

Todos los datos apuntan a que se trata de un tesoro escondido, cuyo dueño nunca pudo volver a recuperar. Al tratarse de una suma muy considerable se entiende que su propietario fue una persona de relevancia dentro de la jerarquía de la ciudad de Urium, la Riotinto romana, que gracias a este hallazgo podemos comprobar que se extendía más al oeste de lo que se pensaba hasta hoy.


MONEDAS DE VALOR INCALCULABLE
Según explica el arqueólogo, estas monedas tienen un gran valor histórico porque informan de la circulación monetaria a finales del alto imperio romano. “La fecha de la ocultación se establecerá teniendo en cuenta la moneda más moderna. Nosotros sacamos todas las monedas en bloque para que no sufrieran daños y las depositamos en el Museo Minero de Riotinto. Cuando las limpien podremos saber con exactitud cuántas hay y la edad de la más moderna. A primera vista, vimos una moneda de la época de Trajano de mediados del Siglo II d.c.", señala.

Esta es la primera vez que se encuentra algo de este valor. “Sí que habíamos encontrado mármol y abundante material arqueológico, pero hasta ahora no habíamos encontrado nada oculto. España junto con Italia y Grecia es uno de los países con más patrimonio arqueológico”, explica Iglesias.

Se trata de un hallazgo de incalculable valor y un hito en la arqueología de esta zona minera, explotada desde tiempos inmemoriales y que tuvo un gran esplendor en época romana. “Encontrar algo de esta relevancia es algo que le ocurre a un arqueólogo una o dos veces en su carrera. Es un hallazgo de gran belleza, que viene a aportar datos a nuestro conocimiento Riotinto, que fue la gran mina del Imperio Romano”, concluye Luis Iglesias.

6 de julio de 2017

Hallado en Riotinto un tesoro de monedas romanas

El hallazgo se produjo el día que se declaró un gran incendio en la zona y está compuesto por un número indeterminado todavía de monedas de plata y un sólido de oro de Constantino I, del siglo IV.
Un grupo de trabajadores de las Minas de Riotinto (Huelva) ha hallado este lunes 3 de julio un tesoro de monedas romanas en el entorno de la actual explotación minera onubense, precisamente el mismo día que se declaró un gran incendio en el mismo término municipal y que, un día después, seguía activo.

El tesoro está compuesto por un número aún indeterminado de monedas de plata y también un sólido de oro de la época de Constantino I en el siglo IV, según ha podido conocer Diario16 de fuentes del yacimiento arqueológico.

Estos restos han sido hallados cerca de la denominada necrópolis de la Dehesa, en el interior del actual yacimiento minero en explotación, enclavado en un lugar cuyas minas han sido explotadas a lo largo de la historia por sucesivas civilizaciones, constituyéndose en la explotación a cielo abierto más antigua de la historia. Entre las civilizaciones que han pasado por este lugar destacan, según los expertos, tartesios y fenicios, aunque el principal desarrollo de extracción del mineral llegó con los romanos, que se asentaron en la zona durante varios siglos. Posteriormente los almohades también la utilizaron con diversos fines, aunque no en su vertiente extractiva.

El tesoro de monedas hallado de forma casual, y cuyos responsables aún no lo han hecho público, está siendo valorado por el equipo arqueológico del actual yacimiento y por los directivos del Museo Minero de Riotinto.

3 de febrero de 2017

El Museo de Huelva recepciona el mayor conjunto de industria lítica

Son 2.515 piezas procedentes de una finca particular de Rociana y tienen 7.000 años de antiguedad. Los herederos del arqueólogo que las custodiaba notificaron la existencia de la colección.
Antonio Ramírez Almanza, Carmen Solana, José María García Rincón y Diego Pichardo. FOTO: ALBERTO DOMÍNGUEZ.
Fueron recuperadas en los años 60 y ahora el Museo de Huelva las recepciona para registrarlas, clasificarlas y almacenarlas, aunque algunas se expondrán en las vitrinas. Un total de 2.515 piezas procedentes de la Finca Carruchete, en Rociana del Condado, están ya a disposición de cualquier investigador que las solicite para su estudio en mayor profundidad.

Se trata, según explicó ayer la delegada territorial de Cultura, Turismo y Deporte, Carmen Solana, del mayor conjunto de industria lítica de los recuperados hasta el momento en yacimientos arqueológicos de la Prehistoria reciente de Huelva. Según los primeros estudios provisionales, las piezas pertenecen al Neolítico Antiguo y tienen unos 7.000 años de antigüedad, coincidiendo con los restos del yacimiento de La Dehesa en Lucena del Puerto.

CAZADORES-RECOLECTORES
El de esta finca pertenece al arco que va desde Lucena del Puerto, pasando por Rociana del Condado, La Palma del Condado y Almonte, donde se sitúan poblaciones en transición con un fuerte componente de economía cazadora-recolectora, según precisó el arqueólogo del museo, José María García Rincón.

El escritor Antonio Ramírez Almanza, responsable de localizar las piezas años después de su hallazgo, comentó que "gracias a varias informaciones se pudo encontrar a la persona que las poseía y se han ido recuperando poco a poco". Este conjunto de industria lítica estuvo en manos del arqueólogo Juan Pedro Garrido Roiz, fallecido en 2012. Se las trasladó el propietario de la finca. Finalmente sus herederos son los que notificaron la existencia de estas piezas.

Lla delegada felicitó al Ayuntamiento de Rociana del Condado por su trabajo en la recuperación y protección de estas piezas y a Antonio Ramírez Almanza por intermediar para impulsar este traslado al Museo de Huelva. "La protección de nuestros yacimientos de nuestra historia es un trabajo de todos y, por tanto, una mayor colaboración es lo que garantiza el éxito", apostilló la titular de Cultura de la Junta en Huelva.

Por su parte, el alcalde de Rociana del Condado, Diego Pichardo, agradeció la colaboración de la Delegación de Cultura en la conservación de estos restos arqueológicos que ahora recepciona el Museo. Según el regidor, "para el municipio es muy importante poder conocer su historia", por lo que garantizó que van a continuar con este trabajo en su territorio para seguir estudiando su pasado.

7 de diciembre de 2016

Hallan necrópolis romana de incineración en Isla Canela (Huelva)

Es una construcción de planta circular con dos espacios claramente definidos con un área de cremación y otra con depósitos funerarios donde aparecen elementos de ajuares personales en homenaje a los difuntos
Monumento funerario en la primera área delimitada de la necrópolis de incineración. FOTO: M.G.
Los últimos trabajos arqueológicos en el yacimiento romano de Isla Canela-Punta del Moral, en Ayamonte (Huelva), han sacado a la luz una necrópolis de incineración, inédita hasta la fecha, cuyo máximo exponente será el hallazgo de un nuevo monumento funerario.

El hallazgo en este yacimiento arqueológico, en el estuario del río Guadiana, se ha producido a raíz del inicio de la obra de reforma de la carretera que da acceso a la aldea de Punta del Moral, para la que se estimó una zona cautelada en la que se especificaron dos áreas.

En una de ellas, según se recoge en el informe realizado por los arqueólogos Jesús de Haro, Benjamón Cabaco y Elisabeth García, es donde se ha descubierto esa necrópolis que, según los expertos, habla por primera vez de la existencia de áreas funcionales en el interior de este espacio sacro.

Se trata de un hallazgo "singular y de gran importancia histórica" dentro del contexto general de conocimiento relativo al mundo funerario del Periodo Romano de la Provincia de Huelva.

Es una construcción de planta circular/circuloide elaborada en fábrica de mampuestos de pizarras y compuesta de dos cuerpos estructurales, Anillo y Cámara, alcanzando unas dimensiones de 3,50x3,00 metros.

En su entorno inmediato se localiza un área de cremación para la acometida de los rituales asociados a los enterramientos de incineración que se acometieron en el lugar, conformando todo el conjunto un área Sacra que se complementa con la aparición de muros que delimitarán físicamente este espacio, separándolo de las inhumaciones que se desarrollan al oeste en la misma necrópolis.

Alrededor de ese Espacio Sacro se disponen los diversos depósitos funerarios, registrados también con estas nuevas excavaciones, con los restos de las cremaciones de los difuntos, dispuestos en fosas individualizadas.

Son fosas de enterramientos en donde aparecen elementos de ajuares personales en homenaje a los difuntos -monedas, útiles de bronce, elementos de adorno metálicos, copas y jarritos de vidrio o de cerámica, ollitas o lucernas fragmentadas-, restos del soporte de los enterramientos y numerosos restos de los desechos de los banquetes fúnebres asociados al ritual del enterramiento en sí.

Se trata, según los expertos, de una necrópolis que presenta una alta potencialidad de cara a investigaciones futuras, por su complejidad, características, proceso de monumentalización y coexistencia de ritos.

20 de octubre de 2016

Sorprendente hallazgo de una necrópolis de la Edad del Bronce durante las obras de una carretera en Huelva

Se trata de uno de los pocos vestigios de ésta época encontrados en la campiña onubense. En el área de trabajo también se ha descubierto una necrópolis visigoda con enterramientos y ajuar de los s. V-VI d.C. un edificio agropecuario de los s. XVI-XVII y otras dos necrópolis romanas.
Estela megalítica del tercer milenio a.C. siendo desmontada para su traslado al Museo Provincial de Huelva.
Las obras de la variante de la N-435 a su paso por las localidades de Beas y Trigueros (Huelva) han sacado a la luz una necrópolis prehistórica, de la Edad del Bronce, con restos humanos y ajuar y que constituye uno de los pocos vestigios de esta época hallados en la campiña onubense.

Miguel Ángel Vargas, de Geryon Gabinete de Arqueología S.L., empresa encargada de los trabajos arqueológicos, preciso que la necrópolis se ha encontrado en un yacimiento de época moderna ya documentado denominado Los Torcales. Han sido las obras de control arqueológico llevadas a cabo a raíz de los movimientos de tierra por maquinaria pesada las que han permitido hallar esta necrópolis, a bastante profundidad.

Vargas ha resaltado que se trata de un hallazgo «interesante» y ha avanzado que los restos óseos hallados serán analizados por el Museo Arqueológico de Córdoba para determinar la procedencia de las personas allí enterradas. Asimismo, ha explicado que servirá para comprender «cómo funciona el Bronce Medio en relación con otras zonas de la provincia como la capital o la sierra, al entenderse la campiña, por sus propias características, como una zona de tránsito de mercancías entre el medio serrano y marino».

Ello, ha apuntado, permite determinar que la Campiña onubense, por dicha particularidad, ha sido testigo de la presencia de muchos núcleos habitados a lo largo de la historia que podrían permanecer ocultos bajo tierra, por debajo de los 40 centímetros, a la espera de ser descubiertos.



Enterramiento y ajuar de los s. V-VI d.C.
CUATRO HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS
Y ello es así porque, según ha apuntado, no ha sido éste el único yacimiento hallado durante estas obras, sino que a este se suma otras cuatro entidades arqueológicas más.


Uno de ellos se corresponde con un edificio agropecuario del siglo XVI-XVII bastante bien conservado y otro una necrópolis visigoda de los siglos VI y VII d.C. en cuyo interior se han encontrado enterramientos con bastante ajuar y restos óseos.

A estos se suman otras dos necrópolis romanas, una del siglo III a.C con un total de 25 enterramientos, que forma parte de la zona desconocida del yacimiento del Pozancón, y otra más modesta, que, según los arqueólogos, podría haber sido utilizada para el enterramiento de esclavos y trabajadores.

Por último, se han excavado hasta un total de 40 estructuras circulares o basureros, en cuyo interior se han encontrado restos de cerámica, útiles neolíticos o incluso enterramientos de perros familiares.

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
El equipo formado por los arqueólogos Esther Sordo, Ana Pajuelo y Miguel A. Vargas trabaja desde el mes de mayo de 2015 de la mano de un grupo de entre cuatro y ocho operarios –dependiendo en cada caso de la extensión y complejidad de la superficie objeto de estudio- analizando las entidades arqueológicas halladas una vez comenzadas las obras de construcción de la variante de la N-435 del punto kilométrico p.k 205,8 al 218, 8.
(Fuente: ABC / EFE)

29 de junio de 2016

Ayuntamiento y Junta valorarán los daños del acueducto romano de El Conquero, en Huelva

Catalogado como Bien de Interés Cultural, dentro de la Zona Arqueológica de Huelva, su acceso lleva a un pozo que tiene la puerta sin barrotes y muestra grietas y roturas en las estructuras. En 1985 fallecieron en su interior tres escolares.
La Fuente Vieja es el único acceso conocido al acueducto romano. FOTO: HUELVA HOY
El estado en el que se encuentran los puntos visibles del acueducto romano en El Conquero serán objeto de la inspección de técnicos del Ayuntamiento de Huelva y la Delegación de Cultura, según confirmaron estas administraciones tras la publicación del estado que presenta uno de los bienes de Interés Cultural que más interés mantiene entre los onubenses.

En estos momentos hay dos zonas bien definidas de las que se tienen constancia de la existencia del acueducto y que vienen a corresponder con los últimos tramos que estuvieron proporcionando agua a la ciudad. De un lado la Fuente Vieja, en su registro de la calle Menéndez Pelayo, que en la actualidad continúa manando unos 30.000 litros de agua al día, aunque no tiene más uso que el riego de unos huertos urbanos de algunos vecinos de la zona. La Fuente Vieja adolece de la limpieza de la vegetación que de manera incontrolada crece en la zona, pese a los trabajos de acondicionamiento que realizaron en 2014 un grupo de voluntarios, en una iniciativa del Ayuntamiento de Huelva. A lo que hay que añadir el aspecto de la estructura muraria de la fuente que está rota y con los restos desperdigados por la zona.

GRAVE DETERIORO
El otro punto se encuentra en la parte alta del cabezo, en la ladera que corre paralela a la línea de chalés de la calle Pintor Pedro Gómez. Se trata de un aliviadero que aparece en un estudio publicado por el Servicio Arqueológico de la Diputación de Huelva, en 2001, y cuyo estado se ve hoy en grave deterioro por la pérdida de ladrillos. A este punto del acueducto, que aparece colmatado y, por tanto, sin estudio del mismo, hay que añadir una estructura de mayor porte que es la de acceso a un tramo del acueducto. Igualmente sin un estudio en profundidad, se conoce desde hace solo unos años. Es un acceso de unos cinco metros, en un túnel de ladrillos de época medieval que da acceso a un pozo del que nada más se sabe que contiene agua. La estructura de ladrillos de la puerta delata un gran deterioro, perdiendo mortero y en mal estado en su integración con el cabezo, lo que delata la necesidad de la consolidación del mismo ante el riesgo de que pueda desmoronarse todo. En la bóveda interior se puede ver una gran grieta. Lo más preocupante, por lo que supone de seguridad, es la falta de barrotes en la parte intermedia de la puerta, con lo que queda sin efecto alguno, al dejar libre el acceso al mismo de cualquier persona.

INSPECCIÓN PARA VALORAR NECESIDADES DE MANTENIMIENTO
El Ayuntamiento de Huelva anunció ayer que procederá al arreglo de la puerta que pretende evitar el ingreso en este tramo del acueducto, del que nada se conoce de su estado y hasta dónde puede llegar la peligrosidad del mismo, además del pozo o caja de agua existente. Desde la Delegación de Urbanismo e Infraestructura del Ayuntamiento, se realizará en los próximos días una inspección por parte de la arqueóloga municipal, para poder efectuar un valoración de su situación y las necesidades de mantenimiento.

Mientras que la Junta de Andalucía anunció, igualmente, que se realizará una inspección, al formar parte estas estructuras del acueducto romano y encontrarse catalogado como Bien de Interés Cultural, dentro de la Zona Arqueológica de Huelva. En este sentido, técnicos de la Delegación Provincial de Cultura procederán a una primera inspección ocular de los mismos para posteriormente hacer una valoración.

PELIGROSIDAD
Además de tener un interés arqueológico, lleva latente una preocupación por la peligrosidad que entraña al ser el acceso a una zona desconocida, que conduce a una caja de agua del trazado subterráneo. Pronto se cumplirán 30 años del fatídico suceso que el 5 de diciembre de 1986 le costó la vida a tres escolares que fallecieron en un olvidado aljibe, horadado en una de las cuevas del desaparecido Cabezo Colombo, en el antiguo calle de San Andrés. Aunque sin agua, perecieron por la inhalación de monóxido de carbono, al parecer, por un fuego que hicieron en el interior.

11 de abril de 2016

Descubren un betilo tartésico en el yacimiento de Escacena del Campo (Huelva)

El Museo de Huelva ha incorporado a sus fondos un betilo del yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja en Escacena del Campo, un hallazgo que se produjo en diciembre con motivo de la intervención que el grupo de investigación 'Vrbanitas. Arqueología y Patrimonio (HUM 132)', está llevando a cabo en el enclave arqueológico con la colaboración del Ayuntamiento de Escacena del Campo. 
El betilo pertenece al periodo tartésico turdetano (S. VIII-IV a.C).
Según ha informado la Junta en una nota, tras un estudio preliminar y una intervención de limpieza, el betilo ha sido entregado al Museo Provincial de Huelva por el catedrático de Arqueología, Juan M. Campos, y la directora del proyecto, Clara Toscano, en presencia de la delegada territorial de Cultura, Turismo y Deporte, Carmen Solana, y el director del espacio museístico, Pablo Guisande. 

El descubrimiento tuvo lugar como consecuencia de una limpieza superficial encaminada a la consolidación de las estructuras del yacimiento, lo que, según la Junta, confirma el enorme potencial del mismo, parcialmente excavado en diversas campañas desde 1975 y cuyos materiales se encuentran en los fondos de este museo. Estos forman parte, junto con el nuevo betilo, de una exposición temporal dedicada a los yacimientos arqueológicos de Tejada la Vieja (Escacena del Campo) y Tejada la Nueva (Paterna del Campo y Escacena del Campo).

EXPOSICIÓN EN MAYO
La presentación de la pieza y la exposición se llevará a cabo en el museo en mayo. La muestra tendrá como objetivos exponer por primera vez las piezas procedentes de las diferentes campañas y la puesta en valor de dos importantes enclaves de la provincia, que pese a pertenecer a diferentes épocas, tienen como nexo de unión la ocupación del segundo como consecuencia del abandono del primero. En concreto, Tejada La Vieja pertenece al periodo tartésico-turdetano (S. VIII- IV a C.) y Tejada la Nueva desde al período púnico (S. IV a.C.) hasta época medieval según las diferentes fases constructivas de su muralla, que llega hasta época almohade. 

El yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja está inscrito con la categoría de Zona Arqueológica en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural desde 2007. La primera intervención tuvo lugar en 1975 por el profesor Antonio Blanco. La gestión del yacimiento y las excavaciones realizadas desde 1983 han correspondido a la Diputación Provincial. Actualmente, gracias a la firma de un convenio, ha sido cedida a la Universidad de Huelva la gestión, conservación y mantenimiento del mismo. En esta línea, el yacimiento de Tejada la Vieja es un asentamiento amurallado ubicado en un cerro. Esta localización respondería a la producción y distribución del mineral, ya que se controlaba el camino entre las minas de Riotinto y Aznalcóllar. 

OCUPACIÓN
La ocupación del sitio tiene lugar entre finales del siglo IX y principios del VIII a.C., relacionada directamente con los contactos que tiene la población autóctona con los fenicios. Por otra parte, la ciudad de Tejada la Nueva se identifica con la ciudad romana de Ituci. Tras el abandono de su homónima por la decadencia del comercio mineral, la población se traslada hacia un lugar con mejores condiciones para las prácticas agropecuarias y con mejor ubicación. Posteriormente, Tejada la Nueva también fue abandonada, quedando en la actualidad las ruinas de un recinto amurallado almohade como muestra de su ocupación en la Edad Media.

En los alrededores de este enclave se han descubierto numerosos vestigios arqueológicos, entre los que destaca un sarcófago de plomo y restos de una vivienda romana con mosaicos, conservados en el Museo de Huelva. Asimismo, destaca el repertorio numismático con leyenda púnica y romana, muestra que también se expondrá en mayo.
(Fuente: 20 Minutos / Europa Press)

28 de enero de 2016

Luz verde a la excavación urgente y al proyecto de investigación en el yacimiento del Seminario (Huelva)

Por el acuerdo -adoptado por unanimidad en el Ayuntamiento de Huelva- se insta a la Junta de Andalucía a la puesta en marcha de una actuación arqueológica urgente en la zona afectada y solicitará, de la mano de la Universidad de Huelva, la concesión de un proyecto general de investigación del Plan Parcial 8 para actuar sobre la zona durante 6 años. Nace la plataforma "Huelva te mira" para proteger el patrimonio de la ciudad.
La Junta  actuaría de oficio sobre la parcela B-3 de 232.000 metros cuadrados.
Tras días de polémica en torno a los daños causados en una zona arqueológica clave para la capital, los partidos políticos con presencia en el Ayuntamiento de Huelva llegaron ayer a un consenso para reclamar actuaciones de evaluación, protección y análisis del yacimiento del Seminario. 

ACTUACIÓN DURANTE SEIS AÑOS
¿El resultado de ese acuerdo? El Consistorio instará a la Junta a la puesta en marcha de una actuación arqueológica urgente en la zona afectada y solicitará, de la mano de la Universidad de Huelva, la concesión de un proyecto general de investigación del Plan Parcial 8 para actuar sobre la zona durante 6 años.

El PP llevaba al Pleno la propuesta después de casi dos semanas de intenso debate sobre el expolio provocado en el yacimiento Santa Marta-La Orden al extraer tierra de varias parcelas, posteriormente destinada a las obras de la estación. 


Mediante el acuerdo adoptado ayer el Ayuntamiento solicitará a la Junta que esta actúe de oficio en la zona conocida como B-3, de 231.626 metros cuadrados, especialmente en la parcela no excavada anteriormente que ha sido afectada por el movimiento de tierra. Un procedimiento de urgencia "que contenga actuaciones de investigación, estudio y protección". Utilizando este procedimiento se autorizaría la excavación de forma provisional en el plazo de diez días, una autorización que requeriría solo 20 días para tornarse en definitiva.

PROYECTO GENERAL DE INVESTIGACIÓN
La otra pata de la moción aprobada sería la redacción de una propuesta de proyecto general de investigación, una figura destinada a la investigación, estudio, conservación y puesta en valor de todo el yacimiento del Seminario, aunque con especial atención al sector B-3. 

Se trataría de un programa de hasta seis años de duración a ejecutar junto a la Universidad de Huelva y los profesionales y equipos de investigación que ya han estado trabajando en el yacimiento, con el objetivo de profundizar en el conocimiento de la zona que alberga los restos de un poblado de finales del IV milenio antes de nuestra era y en la que se han detectado estructuras arqueológicas de gran valor además de los conocidos ídolos encontrados en un silo.

INTERVENCIÓN DE URGENCIA EN PARCELA PRIVADA
Desde la Junta de Andalucía se confirmó ayer que la Delegación de Cultura ha instado al propietario de la parcela 8.1 para que proceda a realizar una intervención arqueológica de urgencia para determinar, en lo posible, la tipología de los restos que contenía en el subsuelo antes del movimiento de tierras de diciembre pasado.

Esta parcela, con titularidad de la empresa inmobiliaria Altamira, es la única de las cuatro afectadas que no había sido excavada por los arqueólogos, por lo que se desconoce el alcance de los daños reales ocasionados. Para ello se pretende el análisis exhaustivo del terreno que ha quedado intacto por la maquinaria pesada junto al viario, además de todas las partes que sean susceptibles de contener todavía restos.

La Junta remitió al propietario el pasado día 22 una instancia para que ejecute estas excavaciones consideradas "de urgencia", al margen de la investigación judicial, aunque no se han señalado los plazos en los que deberán ser ejecutadas ni las consecuencias que tendría su incumplimiento.

MEDIDAS PREVENTIVAS
El consenso arqueológico se extendió también a otras dos propuestas al Pleno de ayer. Por un lado, Ciudadanos reclamaba que se obligue a los propietarios de las parcelas susceptibles de contener restos arqueológicos en la ciudad a vallar y vigilar estas para que no se puedan producir nuevos daños. La Junta ya advertía hace unos días que el vallado corresponde al propietario, pero desde la formación naranja se contrarrestaba la advertencia: buena parte de los terrenos del yacimiento son públicos y en ellos sí se podría actuar. Los de Albert Rivera también insistían en pedir a la Junta que desarrolle un plan de actuación para la zona.

En ese clima de entendimiento, Izquierda Unida volvía a la carga con una propuesta con solera, repetida durante varios mandatos hasta lograr incluirla en el Plan Estratégico de Turismo pero aún sin ejecutar: la ruta arqueológica. De nuevo en el salón de plenos, los grupos apoyaron la idea de crear una ruta señalizando todos los restos arqueológicos conocidos y dedicar personal municipal a ello.

SANCIONES "EJEMPLARES"
Hasta ahí llegó la unanimidad. En el debate de las mociones volvía la polémica por el destrozo del yacimiento y la responsabilidad sobre el mismo. ¿Cómo se pudo producir el expolio?, preguntaba la oposición. Unos apuntando a la Junta, otros al Ayuntamiento. "Han fallado los controles de las administraciones competentes", afirmaba el portavoz del PP, Ángel Sánchez, "si no llega a ser por la intervención de un arqueólogo allí no pasa nada". "Pedimos una comisión de investigación", señalaba el concejal de ciudadanos, Enrique Figueroa, tras recordar que el yacimiento estaba aún desprotegido a pesar de que "las restantes parcelas son en su mayoría propiedad municipal y de la Junta". Desde IU se reclamaban sanciones "ejemplares" y "responsabilidad política", eso sí, "sobre todo a la Junta" en palabras de Juan Manuel Arazola. Y en plena cascada de reproches el equipo de gobierno defendía su proceder, asegurando haber actuado desde el primer momento y haber paralizado incluso otros expedientes en Urbanismo para dedicar todos los recursos al caso del Seminario.

"A ver si al final el Ayuntamiento de Huelva va a tener la culpa de que haya habido un movimiento de tierra ilegal", argumentaba el concejal de Urbanismo, Manuel Gómez. "Aquí la responsabilidad es de los que han hecho el movimiento". 

El alcalde, Gabriel Cruz, buscó un tono conciliador para cerrar el debate arqueológico. "La defensa del patrimonio es algo que nos une a todos, es un elemento estructural de Huelva", señaló Cruz. "Como el problema de los fosfoyesos". Ante esa percepción, propuso trabajar en "un pacto por la defensa del patrimonio arqueológico de Huelva, para establecer líneas que impidan que se repita lo que ha sucedido. Porque algo es evidente: cuando hay un expolio hay cosas que no funcionan. Y no se trata de un debate de responsabilidades o de culpas".

MOVIMIENTOS CIUDADANOS
Los recientes acontecimientos ocurridos en Huelva en el yacimiento de La Orden-Seminario, que han supuesto la destrucción de una zona arqueológica protegida por su incuestionable valor patrimonial e histórico, datada con 5500 años de antigüedad y que ya había dado lugar a hallazgos de gran relevancia científica internacional, han motivado la movilización de la ciudadanía onubense bajo el lema “Huelva te mira”.

Los Integrantes del colectivo ciudadano han convocado una concentración para el próximo domingo, 31 de enero, a las 12:00 horas en la zona afectada por el movimiento de tierras en el yacimiento arqueológico La Orden-Seminario.

En esta concentración , entre otras actividades, se ofrecerá una información detallada por parte de arqueólogos. El punto de encuentro es el Mercadona situado junto al Hospital Juan Ramón Jiménez. Desde allí se desplazarán los concentrados a las parcelas del yacimiento.

Se pone a disposición de toda la sociedad de Huelva el Manifiesto ciudadano “Huelva te mira” para que se adhiera a él cualquier persona a título individual u organización (asociaciones de toda índole, culturales, sociales, colegiales, colectivos, plataformas, instituciones…).

Las adhesiones al manifiesto ciudadano ‘Huelva te mira’ se pueden comunicar a la dirección de correo electrónico patrimoniodehuelva@gmail.com.

18 de enero de 2016

Destrozan el yacimiento neolítico de La Orden-Seminario de Huelva

Una de las parcelas protegidas del Plan Parcial 8-El Seminario de Huelva, donde se hallaron los restos arqueológicos que, a la espera de la correspondiente excavación podrían situar a Huelva como la ciudad más antigua de Occidente, ha sido objeto de un vaciado de terreno, tras lo que el Ayuntamiento de la capital onubense ha anunciado que abrirá "de manera inmediata" un expediente sancionador y de restitución de la legalidad urbanística a los responsables. El arqueólogo que ha denunciado los hechos considera que el daño "es irreparable".
Parcela en la que se encuentra el yacimiento y de la que se ha extraído tierra de manera ilegal. FOTO: EL MUNDO
El yacimiento arqueológico que se encontraba a la espera -desde 2006- de contar con los permisos de excavación y que estaba llamado a confirmar a Huelva comola ciudad más antigua de Occidente ha sufrido un expolio que saca los colores no sólo a los responsables del mismo, sino también a las administraciones que, de un modo u otro, lo han permitido.

Y es que nadie se explica cómo pueden unas máquinas excavadoras entrar en una parcela protegida -en concreto, en las del Plan Parcial 8 de El Seminario, en la capital onubense- para conseguir arena para la construcción de la nueva estación de Renfe. A expensas de conocer más detalles de la investigación, esto es lo que habría sucedido esta misma semana en Huelva, donde el Seprona de la Guardia Civil ha abierto diligencias y continúa con las investigaciones, y la Fiscalía ya tiene conocimiento de los hechos.

La investigación se abrió el miércoles pasado a instancias, al parecer, de un particular, y el Ayuntamiento ha anunciado la apertura "de manera inmediata" de un expediente sancionador al responsable que, según asegura el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Públicos, Manuel Gómez Márquez, "en ningún momento ha solicitado al Consistorio licencia de obras para la ejecución de estos movimientos ilegales de tierra", algo que, "no se hubiera otorgado bajo ningún aspecto sin el estudio y supervisión arqueológicas pertinentes, pues es una prioridad defender y salvaguardar el patrimonio de Huelva".

VALORACIÓN DE LOS DAÑOS
El Gobierno municipal ha señalado que ya se está realizando un informe arqueológico para valorar los daños provocados por este atentado contra el patrimonio, y que "fuera del ámbito municipal, vamos a dar traslado de todas las actuaciones y la documentación pertinente a la Fiscalía de la Audiencia Provincial por si los hechos pudieran ser constitutivos de algún tipo de delito o infracción, así como a la Delegación Territorial de Cultura, por las posibles responsabilidades administrativas que pudieran derivarse".


Sin embargo, desde la oposición no han dudado en reprochar al Ayuntamiento la ausencia de control en una zona tan sensible. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Huelva, Ángel Sánchez, ha tachado de "incomprensible" el hecho de que "ni el Ayuntamiento ni la Junta hubieran tenido noticias del movimiento de tierras que allí se estaba llevando a cabo desde hace varias semanas". Así, "es evidente que han fallado todos los controles de Urbanismo y de la Junta como responsable del patrimonio histórico".

EL YACIMIENTO
El yacimiento Seminario-La Orden se encuentra delimitado y protegido, ocupando una finca de unos 700 metros en el eje Este-Oeste y 500 metros en el eje Norte-Sur, extendiéndose por una superficie total de más de 230.000 metros cuadrados. En la zona se encontraron en 2006 millares de estructuras arqueológicas con vestigios desde la prehistoria, así como dos conjuntos de ídolos -con 29 estatuillas en total- datados en torno al tercer milenio antes de Cristo.