Mostrando entradas con la etiqueta Cádiz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cádiz. Mostrar todas las entradas

8 de noviembre de 2018

Una iglesia visigoda bajo el santuario de Regla en Chipiona (Cädiz)

La cámara subterránea, de 15 metros de largo y 4,5 de ancho, se conserva bajo el actual monasterio y anexa a la actual iglesia, del siglo XX. Está cubierta con una gran bóveda de cañón con tres arcos de medio punto y fue construida en torno al siglo VII.
Hasta el momento se creía que el monasterio de Nuestra Señora de Regla tenía su origen en una fortaleza y una ermita donada en 1399 por Alonso Pérez de Guzmán.
El arqueólogo Antonio Ramos Millán ha visto la luz a través de una ventana. No ha sido literalmente sino, más bien, como “una metáfora cognitiva” con la que se ha asomado a una antigüedad desconocida del santuario de la Virgen de Regla, de Chipiona (Cádiz). El profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada sostiene que el actual edificio esconde dos plantas de una iglesia visigoda del siglo VII que, posteriormente, fue reutilizada como castillo y mezquita almorávide, también desconocidos hasta ahora. El hallazgo destaca por su carácter “excepcional y singular”, a juicio de Ramos, tanto por la naturaleza del patrimonio descubierto como por su estado de conservación.

Hasta el momento se creía que el monasterio de Nuestra Señora de Regla tenía su origen en una fortaleza y una ermita donada en 1399 por Alonso Pérez de Guzmán. Pero Ramos y su equipo de arqueólogos rebaten esta datación oficial y retrotraen la antigüedad del inmueble a casi siete siglos antes, a partir del estudio de dos elementos arquitectónicos que estaban descontextualizados en el edificio: un ventanal con parteluz que se creía más moderno y una enigmática cámara subterránea cuya utilidad no estaba clara.

“Se sabía que eso estaba ahí, pero, siendo espacios conocidos nadie se percató de la trascendencia de lo que representaban”, explica el arqueólogo en referencia al hallazgo divulgado recientemente. Una vez conocida la hipótesis de Ramos, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía va a revisar el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del santuario —aún pendiente de publicación— para actualizarlo con los nuevos descubrimientos, según confirman desde la delegación provincial.

La cámara subterránea, de 15 metros de largo y 4,5 de ancho, se conserva bajo el actual monasterio y anexa a la actual iglesia, del siglo XX. Está cubierta con una gran bóveda de cañón con tres arcos de medio punto y fue construida en torno al siglo VII. En su interior conserva un pozo de agua junto a un arcosolio excavado en la pared, usado en las primeras iglesias como enterramiento de un mártir. “Su uso no era de cripta funeraria, sino de lugar de culto como herencia de las catacumbas de los primeros cristianos”, detalla el arqueólogo. Ramos sostiene que el espacio era la planta inferior de un edificio visigodo de dos niveles que tenía fines monacales.

El espacio era conocido de antaño por los monjes franciscanos que hoy habitan el edificio. “Se ha usado como bodega, como refugio o para esconder a la Virgen de Regla en la Guerra Civil. El hallazgo no es lo que estaba ahí sino lo que realmente es”, añade el investigador. Y lo mismo ha ocurrido con la ventana que dio inicio a su investigación, hace ahora diez años. El vano se compone de dos arcos de herradura apuntados y un parteluz y, hasta ahora, se ha considerado que el hueco era de origen mudéjar (arte hispano-musulmán desarrollado tras la Reconquista).

Sin embargo, Ramos considera que este hueco es muy anterior. El arqueólogo data su origen como una ventana de la planta superior del templo visigodo. Los mozárabes —cristianos que vivieron bajo dominación árabe— mantuvieron el uso cristiano del edificio, hasta que, a principios del siglo XII, los almorávides se hicieron con el control de Al-Andalus y deportaron a los cristianos del sur al Magreb. Después de este desalojo, el edificio se reconvirtió en un castillo o ribat de usos monásticos con una mezquita principal. Con el cambio, la ventana se redecoró al gusto almorávide, según la tesis de Ramos, sostenida también en su publicación De la memoria idrisiana y arqueológica del Ribat Al-Munastir almorávide de las mezquitas (Chipiona).

“Fue una ventana emblemática que permitió comprenderlo todo”, reconoce el arqueólogo. Sin embargo, su valor va más allá de la importancia que tuvo en la propia investigación. Su existencia corrobora la existencia del ribat que, pese a estar reconvertido de nuevo al culto católico, “se conserva en su práctica totalidad”, según Ramos. Para el experto, mención aparte merece la iglesia subterránea: “No se conocen criptas visigodas que se conserven en su integridad, caso destacado de una parte de la cripta de San Antolín, en la catedral de Palencia”.

Ahora este nuevo pasado rescatado será incorporado al futuro expediente BIC y, de momento, no está contemplado que pueda ser visitable a corto plazo. Pero el santuario de Regla aún guarda más secretos. “Aquí hay descubrimientos casi a diario”, explica el arqueólogo. Es lo que tiene indagar en un inmueble dedicado al culto y usos monacales de una y otra confesión desde hace más de 1.300 años. “La actual comunidad franciscana es heredera, por tanto, de toda esta tradición milenaria del monacato”, remacha Ramos.

12 de octubre de 2018

Chipiona busca sus orígenes almohades en El Humilladero de la Virgen de Regla

Han aparecido cinco sepulturas, dos de ellas de tipo tumular que se encuentran aparentemente intactas por lo que esperan que puedan dar muchísima información.
La excavación de las tumbas será uno de los procesos más delicados.
La intervención arqueológica que se lleva a cabo en El Humilladero ha dejado nuevos avances en los últimos días, la aparición de cinco tumbas, dos de ellas de tipo tumular que se encuentran aparentemente intactas por lo que esperan que puedan dar muchísima información.

Así lo ha comunicado el Arqueólogo, Mario Delgado que ha explicado que todas ellas tienen una orientación común dentro de un espacio con una organización en calles. Así mismo ha anunciado que van a abrir los rellenos que se situaron para proteger las excavaciones de 2015 y se va a igualar toda la zona para poder tener una visión diáfana de la misma y proceder a excavar las tumbas que será una de los procesos más delicados y complicados.

Desde la empresa Atlas Arqueología y Patrimonio han informado a la radiotelevisión municipal que previamente se ha procedido a la retirada de los restos del muro que delimitaba el espacio de la histórica higuera, que data de finales del siglo XVIII o principios del XIX, ya que no tiene valor e incluso distorsiona la lectura histórica de la zona y que van a continuar bajando. A ello se suma el desmontaje de todas aquellas otras estructuras de época almohade que están peor conservadas, manteniendo las que han podido documentar la existencia una estancias con un taller de forja con anzuelos o punteros, así como otra con restos de atunes o pescados de esa familia. La importancia que ello tiene radica en que constata la existencia de un asentamiento y que, salvo algún dato aislado, no existía hasta ahora en Chipiona muestras verdaderamente claras de la presencia árabe.

(Fuente: Chipiona TV)

27 de agosto de 2018

Una inscripción con letras de bronce completa el monumento funerario de Baelo Claudia (Cádiz)

La inscripción forma parte de un conjunto funerario de gran monumentalidad, donde han aparecido columnas con capiteles corintios, una escultura togada y otros elementos decorativos que reflejan el esplendor y la brillantez artística de esta ciudad hispanorromana en torno a los siglos I y II a.C.
La inscripción completa un con único en nuestro país. 
El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, presentó este viernes en el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, en Tarifa (Cádiz), los resultados de una de las últimas intervenciones llevadas a cabo en el enclave y que, como pieza destacada, han permitido el hallazgo de una inscripción funeraria en bronce única en Hispania. La investigación ha permitido descubrir que el sepulcro más importante, emplazado en el espacio más privilegiado de la necrópolis, perteneció a una poderosa mujer, cuyo nombre fue Junia Rufina. Vázquez ha indicado que “el hallazgo tiene un extraordinario valor porque, además del carácter único de la inscripción, por primera vez en nuestro país se ha conseguido completar el conjunto conformado por el monumento funerario, elementos arquitectónicos de gran valor y una escultura femenina togada, prueba del poder femenino en la época”.

“Se trata de un conjunto de gran monumentalidad, donde han aparecido columnas y capiteles corintios y otros elementos decorativos de un sepulcro que refleja el esplendor y la brillantez artística de esta ciudad hispanorromana e torno a los siglos I y II de nuestra era y que en el S. IV fue derribado por la fuerza de un devastador terremoto”, ha explicado el consejero.

La pieza principal, la inscripción en bronce, fue extraída el pasado 4 de junio y desde entonces, junto al resto de materiales, entre los que destacan elementos arquitectónicos, como ricos capiteles, está siendo sometida en este depósito a un profundo análisis y estudio arqueológico.

La investigación, liderada por Fernando Prados, del Instituto de Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante y en la que han intervenido expertos de las universidades de Granada, Murcia, Alicante y Madrid, ha contado con la colaboración del personal del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, además de estudiantes y voluntarios. El estudio ha permitido identificar en la inscripción el nombre de una mujer poderosa que, todo hace indicar, está representada además en una escultura localizada previamente en el yacimiento y que actualmente puede verse en las salas del Museo de Baelo Claudia.

NUEVOS CONTENIDOS E ITINERARIOS
El consejero de Cultura ha afirmado que estos hallazgos abren la posibilidad a definir nuevos itinerarios en el conjunto arqueológico “para dar a conocer estos elementos hasta ahora desconocidos y, del mismo modo, abordar nuevos horizontes para la investigación”. El equipo de investigación señala en las conclusiones de su intervención que el carácter excepcional del hallazgo viene a ofrecer nuevas potencialidades de cara a la puesta en valor del espacio funerario de Baelo. El epígrafe descubierto puede ser un magnífico recurso y contribuirá notablemente a incrementar la riqueza patrimonial de este singular enclave y renovar la exposición permanente del conjunto arqueológico.

Además, se abre la oportunidad prácticamente única a escala nacional de poder plantear un nuevo acceso al circuito de visitas al yacimiento a partir de uno de sus ejes principales, el mismo que se usó hace 2000 años, lo que supondría un incuestionable valor añadido. Esto mejoraría sustancialmente la calidad informativa y didáctica de las visitas, convirtiéndola en una experiencia única, al nivel de las que se pueden realizar en Pompeya, Ostia y otras célebres ciudades romanas.

UN MAR DE OFERTAS CULTURALES
Vázquez ha destacado el atractivo que Baelo Claudia supone para los visitantes de Tarifa, la comarca y la provincia. “El conjunto arqueológico sigue batiendo records de visita año tras año. En 2017 fueron 165.547 visitantes y para este 2018 la previsión es superar esta cifra, ya que hasta el acumulado hasta agosto apunta en esta dirección”.

Junto a la riqueza patrimonial del enclave, el consejero ha desgranado las diferentes propuestas culturales que el conjunto programa durante los meses estivales. “Durante los meses de verano se suman a la visita diferentes propuestas culturales. Entre julio y agosto se han planificado en el Conjunto Arqueológico un buen número de actividades didácticas, todas gratuitas, de manera que los visitantes puedan encontrar una alternativa de ocio cultural en Baelo Claudia. Entre ellas destacan las visitas teatralizadas, los talleres didácticos y los festivales celebrados en el teatro romano: Flamenco Patrimonio y Teatros Romanos de Andalucía”, ha explicado el consejero de Cultura.

(Fuente: Cádiznoticias)

6 de marzo de 2018

El temporal también descubre restos de unas piletas de salazón romanas en Barbate (Cádiz)

Se trata de un recinto de más de 100 metros cuadrados, ubicado en la misma zona en la que se encuentran las conocidas 'piscinae' o balsas romanas de Trafalgar. La construcción descubierta aparece bien conservada, ya que la arena que hasta ahora la ha cubierto ha preservado buena parte de la estructura.
Las piletas romanas emergidas en el tómbolo de Trafalgar. FOTO: ANTONIO ARAGÓN
El paso del temporal por las costas de Trafalgar ha dejado a la vista un nuevo hallazgo arqueológico en el término municipal de Barbate, un recinto de más de 100 metros cuadrados, ubicado en la misma zona en la que se encuentran las conocidas 'piscinae' o balsas romanas de Trafalgar, presumiblemente usadas en la antigüedad como piletas de salazón.

Según ha indicado el Ayuntamiento de Barbate en una nota, los restos descubiertos por el temporal que ha azotado la costa se hallan al mismo nivel del mar, más bajo que las piletas.

Por su parte, el técnico de la Delegación de Cultura, Antonio Aragón, ha emitido un informe tras inspeccionar el hallazgo con el fin de investigar más a fondo este descubrimiento. Del documento, según ha apuntado el Ayuntamiento, se desprende que sus medidas son, aproximadamente, de 15 metros de largo por siete de ancho.

Asimismo, ha indicado que al contrario que las 'piscinae', siempre al aire libre y maltratadas por agentes erosivos y objeto de algunas conductas incívicas, la construcción descubierta aparece mejor conservada, ya que la arena que hasta ahora la ha cubierto ha preservado buena parte de la estructura.

No obstante, lo que ahora se puede ver no parece sino una sección transversal del conjunto, pues quizá se han perdido sillares que elevaban la altura de la construcción, ha indicado el Ayuntamiento, que ha explicado que de los cuatro lados que supuestamente tiene el recinto, solo tres son perceptibles a simple vista.

Uno de ellos, el más llamativo, está compuesto por sillares labrados en piedra arenisca, cuyas dimensiones son aproximadamente de 50 por 50 centímetros. Además, en la zona interior del recinto aparecen restos de tambores de columnas también labradas en arenisca.

Según ha indicado el Ayuntamiento, todos estos restos solo son perceptibles con marea baja, pues con marea alta las olas baten abiertamente el lugar, y es de suponer que las deposiciones de arena que arrastran las mareas volverán a cubrirlo con el tiempo.

(Fuente: Diario de Cádiz)

5 de marzo de 2018

El temporal destapa en Cádiz restos del acueducto romano

Los expertos conocían la existencia de esta obra, pero hasta ahora no había estado a la vista. También han aflorado secciones de la calzada romana que se tragó el maremoto de 1755
Moisés Camacho y Antonio de la Cruz, de Adip, junto a uno de los restos del acueducto en Cortadura. FOTO: ADIP
Restos del acueducto de Gades, la impresionante obra civil que transportaba el agua a la ciudad desde los manantiales del Tempul, han salido a la luz en Cortadura tras el temporal Emma. No sólo destrozos ha causado la temible borrasca que ha sacudido la costa gaditana. Así, en la extensa playa gaditana se podían ver durante la mañana de ayer algunos vestigios del quinto acueducto más grande de todo el Imperio Romano, además de secciones nunca antes vistas de la calzada utilizada entre los siglos XVI y XVIII que se tragó el maremoto de 1755 y que seguía el trazado de la antigua calzada romana.

Desde el Ayuntamiento de Cádiz y desde la Asociación para la Difusión e Investigación del Patrimonio Cultural de la provincia de Cádiz (Adip) confirmaron la noticia que celebramos desde la mañana del domingo gracias a algunos ciudadanos comprometidos con el patrimonio de la ciudad que no dudaron en dar la alerta a Moisés Camacho y a Antonio de la Cruz, de Adip, tanto de la aparición del hallazgo como de la actitud imprudente de algunos curiosos que se pusieron a escarbar en la arena alrededor de los restos, haciendo inevitable el paralelismo con el popular tanguillo de los Duros Antiguos. Y, sí, también estaba la playa igual que una feria...


EL QUINTO ACUEDUCTO MÁS GRANDE DEL IMPERIO ROMANO
De esta forma, tanto Camacho como De la Cruz se personaron rápidamente en la playa de Cortadura e informaron a los ciudadanos de la inconveniencia de trastear entre los vestigios. "En cuanto llegamos avisamos a la Policía y al Ayuntamiento y nos quedamos allí vigilando hasta que vinieron tanto los efectivos, como el teniente de alcalde Martín Vila y el arqueólogo municipal", explica Camacho, presidente de Adip, que valora este hallazgo ya que "aunque sabíamos que el trazado del acueducto pasaba por ahí, nunca lo habíamos visto y han aparecido como 5 o 6 restos pero se presume que hay más".

"También, desde el sábado estamos viendo nuevos tramos de la calzada que se llevó el maremoto y que este temporal ha sacado a la luz y esperamos que se valore y se proteja", desea Camacho que recuerda que esta calzada se utilizaba entre los siglos XVI-XVII y que estaba construida reutilizando material romano, de la antigua calzada romana. "Lo que se conserva son los muros laterales. El muro más cercano al mar está totalmente derribado como consecuencia del maremoto del 1 de noviembre de 1755 quedando en pie parte del muro más lejano al mar en algunos lugares", añade.

Por su parte, fuentes municipales confirman que "tanto el edil Martín Vila como el arqueólogo municipal han estado en la zona en la que han aparecido los restos de acueducto y dieron aviso a la Policía Local para que vigilara el área".

Al mismo tiempo, desde el Consistorio se ha contactado "con la Junta de Andalucía y la Guardia Civil para que estén al tanto de los hallazgos y realicen sus labores de seguridad y vigilancia" y en estos días se va a pedir a Costas que, dentro de los arreglos que tienen que efectuar por el temporal, "realicen las labores oportunas de conservación del acueducto y la vía romana". Asimismo, estas mismas fuentes municipales aseguran que "durante este tiempo el Ayuntamiento va a aprovechar para estudiar el yacimiento y catalogarlo".

Hay que recordar que en el pasado mes de septiembre, Paco Carrillo, un ciudadano aficionado al patrimonio, alertaba de la aparición de un pequeño resto del acueducto en la zona de El Chato. El miembro del grupo de Patrimonio de la Isla avisó a la Policía Local que le indicó que desenterrara la pieza, le hiciera una fotografía, la volviera a enterrar y enviara su ubicación.

Otros restos del acueducto de más de 80 kilómetros, la obra más ambiciosa que los romanos legaron a la provincia de Cádiz, procedentes de su recorrido por la playa de Cortadura se pueden contemplar en la plaza Asdrúbal desde su traslado en los años 80.

2 de marzo de 2018

Cae una red que expoliaba yacimientos arqueológicos subacuáticos en Cádiz

La operación policial finaliza con la detención de tres personas, buceadores profesionales de la provincia, y la investigación de dos empresarios, muy conocidos y que gestionaron en su día el yacimiento de la Casa del Obispo. Entre los objetos intervenidos destaca una estela funeraria visigoda, una campana y un astrolabio de bronce y dos cañones pedreros también de bronce
Algunas de las piezas encontradas en el fondo de la bahía gaditana. FOTO: JESÚS MARÍN
Las profundidades del mar de Cádiz son un tesoro. Un reino oculto que igual permite que vivan como reinas las mojarritas que incita a buceadores amantes de la arqueología –sin título pero con varios masters en picaresca– a adentrarse en sus dominios a la caza de riquezas. Riquezas prohibidas, claro, pecios hundidos durante siglos, piezas de un valor incalculable que deben estar en museos para el disfrute de toda la sociedad y no de unos pocos privilegiados.

En uno de estos templos de la antigüedad, el Museo Provincial de Cádiz, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil montó lo que bien podría ser un muestrario de nuestra historia, desde la época visigoda al esplendor del comercio con las Américas. Todo el material exhibido ante los medios de comunicación ha sido recuperado tras una laboriosa operación, denominada Versos, y que ha finalizado con la detención de tres personas, buceadores profesionales de la provincia, y la investigación de dos empresarios, muy conocidos y que gestionaron en su día el yacimiento de la Casa del Obispo, cuya explotación está en litigio judicial en la actualidad tras haber reclamado el Ayuntamiento su titularidad. Los cinco están acusados de presuntos delitos contra el patrimonio histórico, blanqueo de capitales y apropiación indebida y receptación. Durante la operación se realizaron 10 registros entre domicilios, garajes y embarcaciones, además de en dos yacimientos arqueológicos.

La operación se inició al detectar los agentes de la Benemérita una supuesta venta de objetos arqueológicos expoliados, en la que estarían implicados buceadores de la provincia. Al avanzar la investigación, quedó clara la vinculación de estos con empresarios relacionados profesionalmente con yacimientos arqueológicos de la zona. “Los buceadores no son titulados en arqueología pero saben mucho de la materia, les interesa, han aprendido desde que eran muy jóvenes y conocen perfectamente dónde se encuentran estos yacimientos”, comentaba el teniente Juan José Águila, jefe del grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil. De esta manera, y en el transcurso de las pesquisas, pudo conocerse que los empresarios anteriormente citados habrían hallado una estela funeraria de origen visigodo en el yacimiento arqueológico que gestionan, y que al parecer este hallazgo no habría sido comunicado a las autoridades responsables del patrimonio en la Junta de Andalucía, además de haber sido hallada durante una fase en la que la explotación no contaba con los permisos preceptivos para llevar a cabo esas obras. Los expertos datan esta estela en torno al siglo VI y piensan que pertenecía a una persona muy reconocida en la ciudad.

OBJETOS RECUPERADOS
Entre los objetos intervenidos destacan, además de la estela funeraria visigoda, cuya importancia radica en los escasos restos de este mismo origen existentes en la zona, una campana de bronce, posiblemente procedente de un naufragio inglés, con la inscripción WB 1680, un astrolabio de bronce, y dos cañones pedreros de bronce que ya habían sido extraídos por los detenidos y que, por la inscripción que lleva, pertenecería a un navío de la Armada portuguesa del siglo XVI, además de numerosas ánforas, monedas y otros objetos pendientes de catalogación y valoración por el Centro de Arqueología Subacuática y por el Museo de Cádiz, lugar donde ha sido depositado todo lo intervenido y donde se le realizará el tratamiento necesario para su óptima conservación.

También destacan dos elementos decorativos realizados en bronce que parecen representar una serpiente o animal mitológico, para cuya recuperación fue necesario acceder a un pozo de más de seis metros de profundidad, donde se encontraban ambas piezas sumergidas para dificultar su localización bajo más de un metro y medio de lodo. Para extraerlos fue necesaria la colaboración de los bomberos de Chiclana, que ayudaron a bombear el agua existente en el pozo, situado en un finca de uno de los detenidos.

Además los agentes recuperaron botellas, flotadores, torpedos y otros elementos para la práctica del buceo, destacando entre el material intervenido un ROV (Vehículo de Observación Remota) utilizado para inspeccionar el fondo de manera remota, desde una embarcación en superficie, así como un magnetómetro, diseñado para detectar la presencia de restos de metal en el fondo marino. Del análisis de los medios técnicos intervenidos a los detenidos para la navegación, se han obtenido más de una docena de coordenadas geográficas en la costa gaditana donde presumiblemente se encuentran más restos arqueológicos, que una vez examinados aportarán información que permitirá conocer la historia de los mismos, al tratarse esta de una zona históricamente muy activa en lo referente a hundimientos de barcos por tormentas o por enfrentamientos navales principalmente.

Estas coordenadas están siendo inspeccionadas conjuntamente por la Guardia Civil y por el Centro de Arqueología Subacuática del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) habiéndose localizado a día de hoy, además de lo intervenido en esta operación, dos cañones de bronce de gran tamaño pendientes de catalogación y valoración para su extracción y posterior conservación. La importancia de la operación radica, además de en la recuperación de todos los efectos intervenidos durante el desarrollo de la misma, en la abundante información que sin duda podrá obtenerse con los restos arqueológicos que se están encontrando en las coordenadas analizadas, además de permitir su protección y conservación.

Hay que destacar la protección integral del patrimonio histórico que realiza la Guardia Civil, mediante su capacidad para operar en diferentes medios con la coordinación de varias de sus especialidades como son Policía Judicial, Unidades Territoriales, Servicio Marítimo y GEAS entre otras.

De hecho, el equipo del Centro de Arqueología Subacuática está participando en la inspección de los puntos señalados para certificar la existencia de restos arqueológicos y en ese caso inscribir los posibles yacimientos en el catálogo y añadirlos a la Carta Arqueológica. Del mismo modo, una vez comprobada su existencia se estudiará la necesidad de adoptar las medidas adecuadas para que no corran peligro los hallazgos y evitar nuevos expolios.

A la presentación de las piezas recuperados acudieron el subdelegado del Gobierno en la provincia, Agustín Muñoz, que destacó “la importancia de la colaboración conjunta para preservar el patrimonio”;así como el delegado provincial de Cultura, Daniel Moreno, quien resaltó que de las coordenadas obtenidas ya se han examinado cuatro. “La segunda fase será su catalogación y extracción para salvaguardar nuestro patrimonio”. Moreno adelantó que la Delegación estudia medidas contra los empresarios participantes en esta trama.Tanto la directora del Centro de Actividades Subacuáticas, Carmen García Rivera;como el director del Museo Provincial, Juan Alonso de la Sierra, se congratularon por el buen término de la operación y la rareza de las piezas.

31 de octubre de 2017

Un vecino encuentra un capitel romano en su finca de Mesas de Asta (Jerez)

La pieza será trasladada al Museo Arqueológico para su catalogación. Quedó al descubierto tras una escorrentía producida por las últimas lluvias. 
El capitel romano descubierto en una finca de Mesas de Asta. FOTO: LA VOZ DEL SUR.
Que Asta Regia esconde un tesoro incalculable no lo cuestiona nadie. Por eso, cada descubrimiento que se realiza en el todavía casi intacto yacimiento es un hecho destacable. Según informa el Ayuntamiento de Jerez, un vecino de la barriada rural de Mesas de Asta y su delegado de alcaldía, José Antonio Fernández, han puesto en conocimiento del Museo Arqueológico el hallazgo de un capitel romano en una finca. Parece que las últimas lluvias y una escorrentía habrían dejado al descubierto esta pieza.

El capitel, al parecer romano tardío, presenta una talla corintia de hojas de cardo sobre una piedra caliza, según las primeras imágenes del hallazgo. La obra guarda unas. Los tenientes de alcaldesa responsables de Cultura y Medio Rural, Francisco Camas y Carmen Collado, respectivamente, han expresado su agradecimiento tanto al vecino como al delegado rural por comunicar el hallazgo de esta pieza, que podría haber acabado en manos de saqueadores.

EXAMEN Y LIMPIEZA
Camas ha dado instrucciones para que la pieza romana permanezca en custodia y sea traslada al Museo Arqueológico donde será limpiada y examinada en profundidad para proceder a catalogar. “Gracias a la rápida actuación de los vecinos de Mesas de Asta la pieza ha podido ser recuperada”, ha subrayado Francisco Camas.

Carmen Collado también ha felicitado personalmente al delegado de Alcaldía de Mesas de Asta, José Antonio Fernández, y por extensión al vecino que comunicó el descubrimiento. “La rápida actuación ha evitado el expolio de la pieza. Quiero felicitar al delegado de Alcaldía porque sé que es una persona que siempre se preocupa por su localidad y por los vecinos”.

José Antonio Fernández ha explicado que ayer por la tarde el vecino de Mesas de Asta se puso en contacto con él para comunicarle de que las últimas lluvias habían puesto al descubierto una pieza romana. Inmediatamente, el delegado de alcaldía contactó con el Museo Arqueológico de Jerez para comunicar el hallazgo; tras la comunicación un técnico municipal se trasladó al lugar de los hechos.

(Fuente: La Voz del Sur)

26 de septiembre de 2017

Aparece el gran puerto fenicio de Doña Blanca (Cádiz)

Los investigadores han llevado a los planos espacios abiertos como plazas, calles longitudinales y transversales, hasta almacenes, espacios productivos o edificios religiosos, distribuidos en una trama urbana de tipo ortogonal, de clara influencia helenística y con similitudes al barrio portuario de Cartago. Se trata de un asentamiento de 250 metros de largo y 125 de ancho, con más de 700 metros de perímetro, donde han localizado unos 1.500 muros.
El asentamiento ocupa una extensión de más de tres hectáreas.
El plano de una gran trama urbana se va configurando a golpe de pixeles en una pantalla de grandes dimensiones. Se trata del dibujo del espacio portuario de más extensión y relevancia de toda la cuenca del Mediterráneo localizado hasta ahora, uno de los mayores hallazgos realizados en el mundo fenicio púnico, el que legaron estos grandes comerciantes nada menos que a los pies del yacimiento portuense de Doña Blanca, en una finca anexa denominada El Manchón.

Al frente del descubrimiento realizado a través de la geofísica se encuentran los profesores de la UCA Lázaro Lagóstena (área de Historia Antigua), José Antonio Ruiz Gil (área de Prehistoria) y los colaboradores y doctorandos de Historia Francisco Javier Catalán y Livia Guillén junto a sus avanzados equipamientos. Manejan para ello un equipo georradar portátil y un stream X multicanal de dos metros de ancho de barrido, con los que también marcan un punto de inflexión en los métodos para la investigación arqueológica: conocer, investigar y recomponer el plano en 3D del yacimiento sin excavar, pues de momento todo permanece bajo tierra, a apenas 50 centímetros de profundidad.

ÚNICO ARTÍCULO SOBRE LA POSIBLE UBICACIÓN DEL PUERTO
Entre todos, aunque cada uno en lo suyo, van trazando el dibujo de este nuevo capítulo que ya adelanta la relevante actividad portuaria que emprendieron los fenicios en esta zona de la Bahía, a juzgar por la dimensión de este asentamiento de 250 metros de largo y 125 de ancho, con un perímetro de más de 700 metros y tres hectáreas de superficie, "en el que hemos identificado ya 400 muros, y donde alcanzaremos alrededor de 1.500, pues sólo hemos dibujado una tercera parte", explica Lázaro Lagóstena mientras muestra algunos de estos planos en la pantalla de gran pulgada con la que trabajan desde el laboratorio de Historia situado en el flamante Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Sociales del Campus de la UCA en Jerez.

Con esta innovadora fórmula "única" en la universidad andaluza que permite convertir en producto arqueológico los barridos realizados sobre el terreno con su equipo impulsado por vehículo a motor, ya han logrado interpretar las funcionalidades de algunas estructuras, a partir del análisis preliminar del amplio trazado urbanístico documentado. Han traducido ya en plano espacios abiertos como plazas, calles longitudinales y transversales, hasta alcanzar las primeras hipótesis de los que podrían ser almacenes, espacios productivos o edificios religiosos, distribuidos en una trama urbana de tipo ortogonal, de clara influencia helenística y con similitudes al barrio portuario de Cartago, pero único en cuanto a dimensiones, "pues no se ha documentado hasta ahora un puerto con cinco calles longitudinales y calles transversales", apunta Lagóstena. De hecho, "una vez que terminemos de dibujar, daremos una propuesta de funcionalidad de los espacios, de los edificios completos, con lo que el campo de investigación que se abre es muy amplio", dice, orgulloso, de este puerto púnico desde el que seguramente "se daría salida a la actividad agrícola de todo el territorio". Añade en este punto que "hemos visto incluso indicios de producción agropecuaria en la zona".

El software de proceso de datos que manejan funciona reflejando los elementos de mayor y menor receptividad que hay bajo tierra y que identifican a través de la paleta de colores que van desplegando en el laboratorio en decenas de imágenes. "Según el color, se interpreta como un muro o una zona de vaciado como una fosa o un silo", explica a modo de ejemplo. Y es que el equipo de investigadores no sólo se enfrenta al mayor hallazgo de la época realizado hasta ahora, sino "al desarrollo de una metodología que no existía, pues estos equipos no estaban en manos de los humanistas, por lo que también hemos dado un salto cualitativo". Porque toda la información que han obtenido es automáticamente georreferenciada con gran precisión, "con un margen de error centimétrico" y combinando esta información con una gran variedad de datos espaciales de todo tipo. Resultados que completan con las imágenes obtenidas gracias a la colaboración de la Unidad de Drones, con el que también han sobrevolado parte del yacimiento de la mano de Luis Barbero, responsable de la unidad.

El conjunto de esta valiosa información, de la que había algún pequeño indicio previo, cayó en manos del equipo de Lagóstena y Ruiz casi por casualidad, "con el fin de probar y realizar el entrenamiento del equipo en una zona de la que sólo se conocía un artículo publicado por Juan José López Amador en una revista arqueológica que hablaba de la aparición de algunas estructuras en el Manchón del Hierro". Cual fue la sorpresa cuando el gran escáner motorizado radiografió la silueta de aquel gran puerto perimetrado.

Para esta actuación han contado con la colaboración de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, junto a la que seleccionaron en primer lugar el propio yacimiento fenicio del Castillo de Doña Blanca, en el que también se ha explorado la superficie no excavada a lo largo de dos hectáreas de superficie, "donde hemos encontrado otras estructuras que dan continuidad a las existentes", afirman. Seguidamente se eligió este espacio junto al río Guadalete, "donde nunca antes se habían realizado exploraciones arqueológicas", en una zona privada que no estaba catalogada como lugar de interés arqueológico.

"En poco tiempo hemos obtenido unos resultados espectaculares", sentencia Lagóstena, equiparando la gran información "a nivel de trama urbana" conseguida desde julio, frente a la obtenida a lo largo de 20 años de excavaciones en Doña Blanca.

Pero, ¿cómo se pondrá en valor toda esta información?. En este apartado también abogan por una vuelta de tuerca a lo que hasta ahora concebimos como puesta en valor de nuestro patrimonio. "Hace más de 20 años que la Junta de Andalucía cambió de mentalidad y sólo actúa en las intervenciones de urgencias", apostilla José Antonio Ruiz Gil, dado lo complicado de mantener una buena política de excavación, de mantenimiento y de visitas a los yacimientos cuando hay tanta diversidad en el terreno, justifica. "Así que le estamos proporcionando a la administración las herramientas para gestionar la información de una manera más eficaz y moderna el territorio, sin excavar, salvo cuando hay algo que realmente merezca la pena".

Su idea para Doña Blanca es, por tanto, integrar la nueva información al recorrido del yacimiento arqueológico . "No hace falta bajar, pues se trata de un llano distanciado pegado al río, de modo que desde la zona alta se puede montar un audio, hacer una maqueta, mil cosas para ubicar y contar la historia de una forma divulgativa".

Una propuesta que narrarán a las autoridades de la UCA y la Delegación de Cultura, con las que tienen pendiente una visita sobre el terreno que aún no se ha producido. De momento, continúan levantando muro a muro el importante puerto fenicio púnico, que se caracteriza por mostrar una única fase constructiva, y que traducen a través del autocad -que lo hace Francisco Javier-, a partir de la toma exacta de las coordenadas -que hace Livia- o pasando los datos al papel cebolla, al modo tradicional, en manos de José Luis.

Pero no es el único reto, pues la potencialidad de esta unidad de geodetección que atesoran gracias a un proyecto del Ministerio de Infraestructura, les ha llevado a la firma de otras colaboraciones con Medina, donde quieren rastrear varios yacimientos rurales; Chiclana, donde pretenden actuar en la colonia fenicia del cerro del Castillo; Puerto Real, para estudiar el frente marítimo y con Diputación, en el ámbito de la memoria histórica. Las posibilidades que se abren son infinitas. Y el punto de arranque no ha podido ser mejor, el gran puerto de Doña Blanca.

11 de septiembre de 2017

Descubren dos mausoleos alto imperiales en la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia

Los arqueólogos han detectado también nuevas evidencias de un terremoto acompañado de un tsunami ocurrido a mediados del siglo IV d. C.
Los resultados de la excavación confirman el esplendor de la ciudad en el siglo I a.C.
Dos nuevos mausoleos alto imperiales han aparecido en la necrópolis oriental de la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia, en Tarifa (Cádiz) situada junto a la puerta oriental de la ciudad o “puerta de Carteia”.

Caídas encima de la calle también se han localizado hasta el momento tres columnas de mármol pertenecientes a los monumentos funerarios. Todo apunta a que su caída debió producirse a causa de un terremoto acompañado de un tsunamique tuvo lugar a mediados del siglo IV d.C.

Esta necrópolis es una de las mejor conservadas del panorama hispano y se halla enclavada en un atractivo paraje de la costa gaditana que se ubica entre los parques naturales del Estrecho de Gibraltar y el de Los Alcornocales.

El proyecto “Muerte y Ritual Funerario en Baelo Claudia”, formado por especialistas en arqueología romana, arquitectura, antropología y arqueosismología, hacía estos hallazgo desde el pasado lunes 7 de septiembre.

Coordinado por el profesor de la Universidad de Alicante Fernando Prados Martínez, el equipo científico lo compone la doctora Helena Jiménez, de la Universidad Isabel I, los licenciados Octavio Torres, de la UA, e Iván García, de la Junta de Andalucía, y el doctor Carlos Arteaga, de la Universidad Autónoma de Madrid. Junto a ellos participan cuatro voluntarios procedentes de las universidades de Cádiz y Bruselas.

Los resultados que se están obteniendo vienen a confirmar el periodo de esplendor que disfrutó Baelo Claudia durante el siglo I d.C., premiada por el emperador Claudio con el estatuto de municipio, tal y como queda patente en los dos monumentales mausoleos que se excavan en estos días y que ocupan un espacio privilegiado próximo a la puerta oriental de la ciudad.

La ciudad y su necrópolis son uno de los mejores laboratorios de estudio de la romanización y de las transferencias culturales entre las poblaciones nativas, norteafricanas y los aportes itálicos a lo largo del siglo I d.C.

(Fuente: Cadena Ser)

20 de marzo de 2017

Vandalismo y dejadez contra el patrimonio de Cádiz

Los atentados contra el Patrimonio se ceban con especial predilección sobre la casa romana recuperada en Varela y el acueducto de Asdrúbal. 
La dejación pública y los daños causados demuestra un desprecio por el bien común.
El mantenimiento del patrimonio histórico de Cádiz no está únicamente en manos de las administraciones públicas o de los propietarios privados de estos equipamientos. Los propios ciudadanos deben jugar también un papel relevante a la hora de colaborar en el cuidado del legado de siglos de vida de la ciudad, que cada vez tiene más relevancia en la economía de la capital, por su importancia como referente cultural y turístico.

Si ya es grave la dejación pública, el daño causado por los ciudadanos de forma intencionada supone un desprecio por el bien común.

Es lo que pasa de forma casi habitual en el complejo arqueológico existente en los jardines y en el parque de Varela, así como en los restos del acueductos romano que, casi escondido, se expone en los cercanos jardines de Asdrúbal.

PINTADAS QUE REAPARECEN
El vandalismo urbano se ceba con especial predilección sobre la casa romana recuperada en Varela, donde son habituales las pintadas tanto en la estructura de la vivienda como en el mobiliario urbano instalado tanto para su protección como para explicar lo que se puede ver. Las pintadas aquí están a la orden del día y tras la limpieza periódica que se hace de la zona, vuelven a aparecer a las pocas horas.

En menor medida, el vandalismo urbano también ataca a los yacimientos arqueológicos funerarios que completan los jardines de Varela.

Las pintadas llegan también a los restos del acueducto romano en Asdrúbal, que hace unos días sufrieron el ataque de los vándalos, arreglado ayer. El acueducto, instalado desde hace unas décadas en estos jardines, se ubica en un espacio muy poco visitado y sin información sobre lo que se ofrece al paseantes.

Momentos más recientes de nuestra historia también han recibido en las últimas semanas la visita de los vándalos. Un ejemplo es la placa instalada en recuerdo de quienes murieron fusilados durante la Guerra Civil en el frente de la Puerta de Tierra. La Junta instaló hace unas semanas una burocrática placa (similar a la que utiliza para titular los edificios oficiales) recordando al Monumento Nacional como lugar de la memoria histórica. Desde el primer momento la placa ha estado tapada por todo tipo de pegatinas y cubierta por una pintada con los colores de la bandera española. Hoy aún persisten los daños ocasionados, a lo que se unen que el mensaje aparece ya roto. Y no solo en la memoria.

(Fuente: Diario de Cádiz)

12 de abril de 2016

Hallado un pozo del S. XIX en el centro de Algeciras (Cádiz)

En la intervención también se han documentado pavimentos de la última etapa de la vida castellana de la ciudad (1344-1369) y elementos de época bajomedieval islámica como una canalización de agua realizada en piedra y una pileta ejecutada con lajas pétreas y ladrillo que tiene en su fondo un lebrillo.
El pozo localizado durante la intervención.
La intervención arqueológica de la calle General Castaños de Algeciras ha culminado con interesantes hallazgos. El alcalde, José Ignacio Landaluce, dio cuenta ayer de la intervención preventiva realizada en el número 29 de la citada calle, esquina con Juan Morrison, que acaba de finalizar, por lo que la obra de edificación dará comienzo en las próximas semanas.

Esta pequeña excavación ha documentado un pozo del siglo XIX, pavimentos de la última etapa de la vida castellana de la ciudad (1344-1369) y dos elementos de época bajomedieval islámica: una canalización de agua realizada en piedra y una pileta ejecutada con lajas pétreas y ladrillo que tiene en su fondo un lebrillo. Éste último, forma parte de la estructura y se halla en un excelente estado de conservación.

Tal y como se adelantó durante el transcurso de la excavación, la balsa está relacionada con alguna actividad artesanal sobre la que se está actualmente investigando.

CONSERVACIÓN
Dado el buen estado de la pileta y su localización a una cota que permite su compatibilización con la edificación, técnicos de la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía han decidido su conservación.

El propietario del inmueble, Juan José Jiménez Fernández, mostró interés en que pueda ser visitado por la ciudadanía, para lo cual se está planteando la instalación de un suelo de cristal que permita su integración en el local comercial proyectado y su visualización, una vez concluyan las obras que consistirán en la ampliación de la conocida librería Jifersa.

El alcalde de Algeciras valoró muy positivamente la iniciativa y adelantó que el Museo Municipal participará en las tareas de conservación y restauración del hallazgo, destacando que es la primera vez que se lleva a cabo, en Algeciras, una propuesta de estas características.

(Fuente: Europa Sur)

14 de marzo de 2016

Encuentran una pileta islámica de los s. XIII-XIV en Algeciras (Cádiz)

En el fondo de la pileta de lajas de piedra y ladrillo han descubierto un lebrillo en excelente estado de conservación. El hallazgo permite deducir que esta zona estaba ligada a uno de los barrios artesanales de la ciudad, seguramente cercano a uno de los zocos.
La pileta está realizada con lajas de piedra y el lebrillo en su fondo está en excelente estado de donservación.
La intervención arqueológica preventiva realizada en el número 29 de la calle General Castaños, esquina con Juan Morrison, está entrando en su fase final y  está obteniendo muy interesantes resultados para la interpretación del urbanismo algecireño de la última etapa de ocupación islámica (siglos XIII-XIV). Se ha descubierto una pileta realizada con lajas de piedra y ladrillo que tiene en su fondo un lebrillo en excelente estado de conservación.

La balsa está relacionada con alguna actividad industrial, lo que permite deducir que esta zona estaba ligada a uno de los barrios artesanales de la ciudad, seguramente cercano a uno de los zocos. Por sus características puede relacionarse con otras piletas de época andalusí halladas en Málaga o Granada. En estas ciudades, se han interpretado como pertenecientes a las tenerías o tintorerías, en relación a las labores de curtido y tintado de pieles.

La intervención está obteniendo también datos sobre la urbanización de la zona en época castellana (segunda mitad del siglo XIV) y sobre el momento previo a la fundación de la tenería en los siglos XI-XII.

Está excavación, promovida por la Delegación de Cultura, a través del Museo Municipal, está siendo dirigida por el arqueólogo municipal y ejecutada por operarios del plan para la inclusión social a través del empleo en Andalucía. Este plan se ha gestionado desde el área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Algeciras.

15 de octubre de 2015

Documentan dos nuevas factorías de salazón y restos de pescado de época romana en Baelo Claudia (Cádiz)

Con éstas ya son ocho las factorías documentadas en el yacimiento gaditano que además han servido para documentar las primeras evidencias en España de carne de atún en salazón en época romana. Por su parte, la delegada territorial de la Junta de Andalucía en Cádiz afirma que a medio plazo se intentarán recuperar el garum y las salsas de pescado realizadas en Baelo para su comercialización.
Imagen de una de las nuevas fábricas de salazón descubiertas en Baelo Claudia. FOTO: ERASMO FENOY.
 La aventura de soñar a veces puede soltar sus alas para convertirse en realidad. Cuántas veces los más y menos jóvenes han intentado descifrar en sus cabezas el sabor y los componentes exactos de ese famoso garum que hacían los romanos. En la provincia de Cádiz y especialmente en el Campo de Gibraltar, con Baelo Claudia y Carteia como referentes, el interés por conocer esa salsa ha sido una constante, especialmente impulsado de forma didáctica a través de esas visitas a los enclaves arqueológicos, tan cercanos a la ciudadanía.

PRIMERAS PILETAS DE SALAZÓN DOCUMENTADAS
Hoy se puede decir que es la primera vez que se documentan en piletas de salazón restos de las conservas que se realizaban en época romana en Baelo Claudia (Bolonia). Esto responde a una ardua investigación por entender esos ingredientes y posibilitar, en un futuro cercano, la reintroducción de estas salsas romanas en la dieta cotidiana y comercializar un producto perdido de la gastronomía tradicional. Recordar que el garum es el resultado del filtrado del macerado de restos de pescados tras tres semanas con una serie de ingredientes.


La delegada territorial de Cultura, Remedios Palma definió a Baelo como "un referente como laboratorio de investigación a nivel internacional en lo que arqueología romana se refiere", calificando de "excepcional" el hallazgo. "El objetivo final del proyecto es determinar esos ingredientes, esas antiguas conservas para poder a medio plazo reproducirlas y para ello están en contacto con los químicos del área Tecnológica Alimentaria de la UCA. Se trata de comercializar un producto que al final nos va a aportar también riqueza", expuso la delegada.

OCHO FÁBRICAS EN EL CONJUNTO DE BOLONIA
El director del proyecto y 
profesor de la Universidad de Cádiz (UCA), Darío Bernal, explicó que los depósitos hallados, aunque se haya oído hablar mucho del garum y el atún en salazón, si se mira la bibliografía "son totalmente excepcionales porque en ámbito Atlántico y Mediterráneo no hay prácticamente ningún hallazgo arqueológico similar a esto porque hasta hace muy poco tiempo no se le ha prestado la suficiente atención al registro orgánico". Hay que sumar a estas novedades la localización de dos nuevas fábricas de salazón -cercanas a la playa-, que suman ya ocho en el conjunto de Bolonia.

Sobre los restos de conservados registrados en las piletas, Bernal avanzó que se ha permitido documentar que en las mismas fábricas al mismo tiempo se hacían productos diferentes. En la defensa del hallazgo expuso también que en ámbito del Mediterráneo hay aproximadamente diez yacimientos que tienen información parecida a la de Baelo. Y, por relevancia, hay que resaltar los restos del pudridero localizado, ya que en el mundo antiguo se conocen hoy en día cuatro, tres de ellos están en el ámbito del Estrecho de Gibraltar.

Desde el punto de vista cronológico todos los datos obtenidos prácticamente se corresponden con el momento de abandono de estas fábricas de salazón -siglo V d. C.-. El equipo de investigación está formado por 25 personas, que trabajan desde hace cuatro años a nivel interinstitucional, tanto por profesionales de la UCA como de Baelo Claudia.

La primera de las fábricas de salazón halladas está muy cerca de la Puerta de Carteia. Hay siete piletas de salazón documentadas, pero sólo dos excavadas. Al fondo hay restos piscícolas sepultados por vertido y arena. Destacó Bernal lo difícil de encontrar esta estructura "inalterada de la época".

CERTIFICAR EL ADN ANTIGUO DEL ATÚN
Los residuos hallados en las piletas se rasgaron y químicos han trabajado en la investigación de los productos utilizados. Destacó Bernal las muestras tomadas de huellas de atún para certificar el ADN antiguo, siendo para él "una de las singularidades".

Los depósitos piscícolas son de dos tipos, por un lado los llamados restos de limpieza, quedando adheridos a las paredes de las piletas; y por otro lado hay depósitos que se abandonaron llenos y como ejemplo en uno se ha descubierto que se realizó una salazón de sardinas y boquerones, a la que añadieron erizos de mar y crustáceos. "Cuando se compara con los datos que daban los autores antiguos te das cuenta que no es exactamente lo mismo".

Aprovechó el director del proyecto para explicar el método en el que han estudiado estas piletas, que aunque se han excavado muchas en la Península y Marruecos, muy pocas de manera interdisciplinar y utilizando los métodos y técnicas más punteros que existen hoy en día en arqueología. En concreto se ha excavado de forma microespacial, han trabajado arqueozoólogos para investigar las especies, biólogos especializados en la clasificación y se han hecho estudios de carácter arqueométrico.

10 CENTÍMETROS DE PRODUCTO COMPACTADO
Por otro lado, en la segunda fábrica hallada una de las piletas poseía en la parte de abajo una capa de 10 centímetros con el producto compactado en miles de huesos, tras desaparecer el material orgánico. Este hallazgo permite determinar las especies, tallas y para qué se estaba realizando. Bernal destacó lo interesante de esta pileta en concreto porque se ha podido determinar que estaban haciendo garum con aligotes, una conserva nueva, totalmente desconocida, en la cual tienen el residuo sólido. En otra pileta se ha localizado manchas negras, resultado de la degradación de la carne del atún, así como restos de la piel de los atunes.


Bernal no dudó en defender que estos "hallazgos son totalmente excepcionales, no hay prácticamente en el mundo antiguo datos sobre la carne de atún en salazón. Esto es lo que los romanos llamaban Salsamenta. Era uno de los productos fundamentales del Imperio Romano. Se conoce por las ánforas pero lo que no se conserva bien es la materia orgánica". En este sentido se ha logrado documentar las primeras evidencias en España de carne de atún en salazón en época romana.

RESTOS DE UN PUDRIDERO DE ATUNES
Pero ahí tampoco acaban los hallazgos en Baelo. El director del proyecto destacó que se ha encontrado restos de un pudridero de atunes. Estos elementos han sido estudiados de manera individualizada. "Este hallazgo también es de sumo interés porque es un depósito excepcional para saber cómo se hacía el ronqueo en la antigüedad, el tamaño y los resultados de ADN antiguo que es la primera vez que se hacen en la provincia". Además, a ello se añade los restos de instrumental de pesca, anzuelos de bronce o lanzaderas para la reparación de las redes.

Sobre el futuro, especificó Bernal, que planea en 2016 continuar la campaña de investigación para profundizar y realizar análisis de caracterización arqueométrica con los analistas de otras disciplinas, seguir estudiando los orígenes del ronqueo y con los ingenieros químicos reproducir todos esos ingredientes. En un par de años se intentará recuperar el garum y las salsas de pescado realizadas en Baelo que tan importante fueron en época romana y que nuestra sociedad por la presencia islámica en época medieval perdió.

3 de septiembre de 2015

Hallan una pileta destinada a rituales funerarios en la necrópolis romana de Gades (Cádiz)

Está datada en el S.I d.C. y se ha encontrado a dos metros y medio de profundidad en buen estado de conservación. Mide 4x4 metros y está dotada de escalones para acceder fácilmente a ella. Está asociada a la necrópolis de Gades y era el lugar destinado al ritual funerario de los cadáveres -donde los lavaban, perfumaban y preparaban, antes de ser enterrados,
La calle Huerta del Obispo sigue destapando la historia de Gades (Cádiz). En esta ocasión, los trabajos arqueológicos que se desarrollan en el número 4 de esta vía han dejado al descubierto una pileta de grandes dimensiones vinculadas a la necrópolis de Cádiz, destinada concretamente al ritual funerario de los cadáveres -donde los lavaban, perfumaban y preparaban, antes de ser enterrados, e incluso lavaban los huesos una vez incinerados-.

BUEN ESTADO DE CONSERVACIÓN
El reciente hallazgo se ha producido a dos metros y medio de profundidad, donde ha aparecido esta parte de la necrópolis romana, esta estructura rectangular cuya singularidad estriba en su gran dimensión, unos cuatro metros por cuatro metros, así como su buen estado de conservación. La pileta está dotada de escalones a ambos lados, para acceder fácilmente a ella.

Aunque todavía es pronto, pues acaba de aflorar la estructura en el terreno, parece ser que data del siglo I.d.C, según fuentes cercanas a la excavación.


LA DE MAYOR DIMENSIÓN
Este tipo de piletas vinculadas a las sepulturas y al ritual funerario cuenta con varios antecedentes en la zona de necrópolis. La excavación de la bodega Abarzuza, en los Cuarteles de Varela, la que tuvo lugar en el barrio de San Severiano, y más recientemente en el Portillo, han dejado al descubierto varias estructuras destinadas a este mismo fin. Si bien, ésta es de las de las mayor dimensión hasta ahora localizadas.

POZO DE NORIA
En este mismo solar también ha aparecido un pozo datado en el siglo XVIII, que podría ser de noria. Un dato que corroboraría la situación en planos con la zona de alberca y la noria que en aquella época se ubicaban por esta zona.

Los trabajos de control arqueológico se desarrollan desde el pasado 12 de agosto en este solar a cargo de García Pantoja María Eugenia S.L.N.E. Un terreno donde la empresa Promociones Puente Bahía S.L. promueve un bloque de 14 viviendas.

Hace unos meses en esta misma calle también fue localizado parte de un edificio romano, una construcción articulada en torno a un pozo central.

16 de junio de 2015

Descubren tumbas y monedas de diferentes épocas en Algeciras (Cádiz)

La excavación arqueológica que se está llevando en el parque junto a Villa Smith en Algeciras sigue aportando nuevos e importantes hallazgos que van a permitir profundizar en el conocimiento de la historia local. También han aparecido dos piletas romanas para salazón de pescado y un pendiente de oro.
El alcalde de Algeciras acudió para informarse en el lugar de los hallazgos. (FOTO: EUROPASUR)
Tras evidenciar el descubrimiento de una necrópolis cristiana, la primera de esta índole en la ciudad, el arqueólogo municipal que dirige los trabajos, Rafael Jiménez, ha desvelado que se ha podido concretar que los restos humanos hallados hasta el momento corresponden a castellanos, de los primeros repobladores de Algeciras tras el periodo islámico y que estuvieron en la ciudad entre los años 1344 y 1369.

En un comunicado remitido a los medios se informó ayer que el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, se desplazó hasta la zona de la excavación para ser informado directamente por parte del arqueólogo que dirige los trabajos.

ENTERRAMIENTO DE MUJER
Por otro lado, avanzó Jiménez al primer edil que estiman que el enterramiento completo que apareció el martes pasado es de una mujer, lo que se ha deducido por la forma de los huesos de la pelvis y, junto a ese cuerpo, y aún sin excavar totalmente, se han encontrado los restos de lo que parece un niño o adolescente debido a la longitud de los huesos.

  • Además han aparecido dos nuevas tumbas, una de ellas muy seccionada y otra correspondiente a un enterramiento de características muy diferentes a los anteriores, por lo que se baraja que pertenezca a un periodo anterior, quizás tardorromano. 
El arqueólogo recordó que los primeros enterramientos estaban directamente en el suelo, sin ataúd, tumba ni sudario, mientras que el último está dentro de una tumba rectangular de mampostería cubierta de grandes lajas y tiene encima restos de época romana. No obstante, el arqueólogo advirtió que de momento se trabaja sólo con hipótesis y que se está a la espera de que un antropólogo realice un estudio más pormenorizado.

DOS PILETAS PARA SALAZÓN DE PESCADO
Por otra parte, los trabajos han alcanzado la zona donde se han encontrado dos piletas completas de salazón de pescado, incluso con sus remates más altos, y restos de lo que se cree que era el cerramiento de la factoría que discurriría por debajo del muro del parque Las Acacias.

Estas piletas también formarían parte de la factoría romana de salazones que se localizó hace años en la calle San Nicolás y que cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), ya que tienen el mismo desarrollo e igual orientación.

Asimismo, Jiménez manifestó que estos hallazgos vienen a corroborar el importante complejo industrial en torno a las conservas de pescado que hubo en Algeciras en época romana, que ocupó prácticamente la mitad de la Villa Vieja.

PENDIENTE DE ORO
La factoría fue amortizada en el siglo VI con restos de pescado, cerámicas y de la propia fábrica, con lo que el estudio de estos restos aportan también información muy importante. Así lo ha sido en este caso, ya que se ha encontrado un pendiente de oro en perfecto estado, con su engarce y una pequeña piedra verde que no se ha podido verificar si es semipreciosa. Para el director de la excavación, se trata de un hallazgo muy relevante, poco habitual ya que los pendientes eran objetos de lujo y que se cree que, en este caso, debieron perderse durante los trabajos de amortización de la factoría en el siglo VI.

MONEDAS ROMANAS Y CASTELLANAS
También, como es más habitual, han aparecido varias monedas que aún no están datadas. Sí se sabe que dos de ellas son castellanas, de la época de Alfonso XI, y que una de ellas fue acuñada en Toledo y otra probablemente en Ávila. Hay en torno a una docena más, probablemente romanas, y una de ellas del siglo III, de la época de Claudio II.

La excavación durará una semana más en la que se espera poder definir mejor los enterramientos y la factoría.

Los trabajos los está realizando el Museo Municipal, de la Delegación Municipal de Cultura, y con la autorización de la Delegación Territorial de Cultura de Cádiz, y se plantearon a partir de unas obras de la Mancomunidad de Municipios para restituir el cerramiento del parque Las Acacias que corría el peligro de desplomarse.

(Fuente: Europa Sur)

17 de abril de 2015

"Desamparo legal y discriminación" en la entrega de materiales arqueológicos al Museo de Cádiz

El Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras critica "la situación de desamparo legal, discriminación y arbitrariedad manifiesta" a la que se enfrentan los profesionales de la Arqueología "cuando hacen entrega de los materiales arqueológicos para su depósito en el Museo de Cádiz una vez finalizada la excavación".
En una nota de prensa, el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras explica que, "desde hace algún tiempo", el Museo de Cádiz "viene planteando una serie de exigencias que obstaculizan y dificultan el proceso de entrega y depósito de los materiales, fruto de las distintas intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en Cádiz y su provincia".

Estos materiales "se llevan al Museo de Cádiz debidamente embalados, embolsados e inventariados, según dicta la legislación vigente destinada a todos los arqueólogos que trabajen en la Comunidad Autónoma Andaluza y que son, el Decreto 168/2003 de 17 de junio, que aprueba el Reglamento de Actividades Arqueológicas de la Junta de Andalucía, y la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía", afirma el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras.

"No obstante, la dirección y técnicos del Museo de Cádiz vienen exigiendo, desconociéndose desde qué fecha, el cumplimiento de un régimen interno denominado 'Protocolo de entrega de materiales arqueológicos depositados en el Museo de Cádiz' sin visos de legalidad, dado que carece de firma o sello, y lo más importante, sin estar publicado de manera oficial en Boletín Oficial del Estado, de la Junta de Andalucía o de la provincia", sostiene.

"ENORME COSTE"
Indica que dicho protocolo "es de aplicación exclusiva para los arqueólogos que depositen materiales en el Museo de Cádiz, y exige una serie de requisitos que suponen un enorme coste económico que debe asumir el profesional libre que trabaja en las intervenciones arqueológicas" y que, según el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras "debe afrontar el propietario de los bienes, es decir, la Junta de Andalucía, como ocurre en el resto de los museos andaluces".

"Es importante tener en cuenta que los arqueólogos tienen que cumplir una serie de requisitos administrativos para que nos den un nuevo permiso para poder trabajar", recuerda, al tiempo que cita al respecto "un acta de depósito de los materiales de la intervención arqueológica anterior firmada por la dirección del museo".

El Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras dice que "es sencillo: si no te firman el papel, no puedes trabajar".

Defiende que, actualmente, la normativa aplicable es el artículo 39 del Reglamento de Actividades Arqueológicas, "que literalmente expresa: las condiciones en las que deberán entregarse los bienes en la institución museística donde se realice el depósito definitivo serán detalladas por la Dirección General de Instituciones del Patrimonio Histórico mediante resolución".

"No obstante, aunque han transcurrido doce años de espera desde la publicación del Reglamento, dicha resolución no existe, de manera que la dirección del Museo justifica la imposición de dicho protocolo como una manera de cubrir este vacío legal", expone el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras.

"AGRAVIOS COMPARATIVOS"
Este requisito contenido en el artículo 39 del Reglamento Actividades Arqueológicas, que es igualitario para toda Andalucía, "se vuelve un problema grave en Cádiz, exclusiva y particularmente en la ciudad de Cádiz y en aquellos términos municipales que carecen de museo propio, produciéndose agravios comparativos dentro de una misma profesión, dentro de la misma provincia y, asimismo, dentro de la propia comunidad autónoma".

Al hilo, señala que "el protocolo obliga a realizar costosos tratamientos de conservación y sitúa al arqueólogo que trabaja en la ciudad de Cádiz en inferioridad de condiciones, a la hora de ejercer su labor, perdiendo competitividad y empobreciéndolo, al tener que asumir los costes del almacenamiento y conservación en el Museo de Cádiz de unos materiales arqueológicos que forman parte del Patrimonio Histórico Andaluz, función que le compete en exclusividad al Museo, no al profesional de la arqueología".

"En una de las provincias más castigadas por la crisis y el paro, la dirección y técnicos del Museo de Cádiz exigen que los profesionales y los ciudadanos asuman costes que no le corresponden por Ley, y colocan a los arqueólogos de Cádiz y su provincia en una difícil situación, dado que si no asumen la aceptación de dicho protocolo no se firma el acta deposito por parte de la dirección del Museo y, por ende, no pueden volver a trabajar", lamenta.

Apunta el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras que "ya a varios arqueólogos se les ha negado la recepción de los materiales mientras no los lleven en las cajas especificadas de normativa europea, siendo esto además de dudosa legalidad al establecer la Ley 14/2007 la obligatoriedad de la institución museística de recibir los materiales arqueológicos".

En este sentido, sostiene que "es necesaria una regulación que unifique los criterios de entrega de material arqueológico a nivel autonómico para que no exista discriminación entre los distintos museos provinciales andaluces, incluso dentro de la misma provincia".

Así, exige frente a esta "clara imposición" la "inmediata retirada" de "esta norma ilegal impuesta por la dirección y técnicos del Museo de Cádiz, así como la restitución del derecho al trabajo a los arqueólogos a los que se les ha negado en función de la misma", al tiempo que indica que en la página web del Museo de Cádiz sigue apareciendo el referido protocolo.

18 de diciembre de 2014

Las obras de un centro comercial destapan una nueva necrópolis en San Fernando (Cádiz)

Por el momento se han exhumado una treintena de enterramientos. La actuación arqueológica se ha ampliado mientras se realiza el trabajo de catalogación de los restos hallados. Existen indicios de que estaría enmarcada en la II Edad del Hierro aunque por el momento no se ha especificado nada sobre esta cuestión.
Restos encontrados en la necrópolis neolítica de Camposoto, en San Fernando. Foto: DIARIO DE CÁDIZ
Las excavaciones arqueológicas que se están desarrollando en la parcela que se convertirá en el futuro polígono comercial de Janer a la entrada de San Fernando, se encuentran en un momento crucial de la intervención tras hallarse más de una treintena de tumbas en el lugar.

Un hecho por el que desde Zona Franca ya se ha tomado la determinación de ampliar la actuación mientras que actualmente los trabajos se centran en la catalogación de los restos hallados.

La primera fase de estos trabajos finalizaron en el pasado mes de octubre y se han concluido con una hallazgo cuya importancia aún se está valorando.

Por el momento no se han dado más detalles pues el proceso no está muy avanzado, aunque se espera poder ampliar la información a lo largo de los próximos días.

Hay que recordar que esta posibilidad ya se recogía en la carta arqueológica de San Fernando. Según este documento en Janer podría estar ubicada una nueva necrópolis con decenas de enterramientos. Existen indicios de que estaría enmarcada en la II Edad del Hierro. Si bien por el momento no se ha especificado nada sobre esta cuestión.


Precisamente en el informe de la catas no se recogía nada al respecto y sólo se destacaban dos zonas en las que se debía prestar especial atención, aunque en principio alejadas de la categoría que se encuentra en la carta arqueológica.

En una de ellas sí que se especificaba la necesidad de realizarse una excavación más profunda para comprobar su importancia, mientras que en la otra tan sólo se deberían de llevar a cabo labores de control para comprobar los posibles restos.


VARIOS HORNOS PÚNICOS
De esta manera ha sido en la primera zona, la que está más cercana a la carretera, donde presumiblemente se habrían realizado los hallazgos. Aunque en las catas lo que se recogía era la posibilidad de que existieran restos púnicos. De hecho, además de las tumbas también se han hallado varios hornos púnicos.

Respecto a la otra zona, lo que se presupone es que existan restos romanos aportados en deposición secundaria. Habrían llegado allí como consecuencia de movimientos o vertidos a nivel.

Incluso se aporta una posible datación de estos restos que se enmarcarían entre el siglo primero antes de Cristo y siglo primero después de Cristo. Pero en este caso no se tiene que realizar una actuación determinada, tan sólo labores de control para comprobar los restos que se vayan encontrando.

Pero ahora mismo los trabajos se centran en determinar la importancia de las tumbas halladas y en realizar la catalogación de los restos. Algo que no es sencillo y que precisa su tiempo, por lo que también se está realizando una nueva planificación de las actuaciones que ahora se deben acometer en Janer.

13 de noviembre de 2014

Unas obras destapan los restos de un edificio romano en Cádiz

Las obras para la promoción de viviendas que se está realizando en la calle Huerta del Obispo, 10 han dejado al descubierto la zona de almacenaje de un edificio de época romano-republicana (siglo II-I a.C.). Los restos de la construcción se articulan en torno a un patio con un pozo central. También han aparecido alineaciones de ánforas reutilizadas y dispuestas en un pasillo perimetral.
Vista del solar en la calle Huerta del Obispo donde han aparecido los restos
arqueológicos.
El Gades romano sigue sorprendiendo bajo el suelo que pisamos. Más aún en Extramuros, donde más allá de la necrópolis, pocas construcciones asociadas a otros usos se han localizado. No obstante, las obras para la promoción de viviendas que se está realizando en la calle Huerta del Obispo, 10 han dejado al descubierto la zona de almacenaje de un edificio de época romano-republicana (siglo II-I a.C.).

Estos restos de estructuras aparecen articuladas "en torno a un patio, el cual posee además un pozo central que divide el espacio en dos mediante un murete". Del mismo modo, se han localizado "alineaciones de ánforas en torno a dicho patio, formando un pasillo perimetral que permitía el acceso". Así lo confirman fuentes de la propia obra, que comenzó el pasado mes de septiembre, con el pertinente control arqueológico que establece el PGOU.

Los restos de estas construcciones aparecieron una vez iniciados los trabajos de excavación y afianzamiento de las medianeras, concretamente a dos metros de profundidad.

TRES FASES CONSTRUCTIVAS
Hasta el momento se ha podido constatar que el edificio consta de tres fases constructivas, iniciándose la primera en época romano-republicana, procediéndose con posterioridad a una reestructuración de los espacios, y elevándose el nivel de suelo del edificio original en época romana imperial.

La investigación arqueológica también pone de manifiesto que "todo el edificio ha sido saqueado para el reaprovechamiento de materiales de construcción, rellenado para su nivelación el espacio soterrado del patio y explanado todo el área, sin que conozcamos el motivo para ello", argumentan desde la propia obra. Este hecho se produce a finales del siglo segundo o principios del siglo III d. C.

La intervención arqueológica cautelar se ha llevado a cabo en esta parcela bajo la dirección del arqueólogo José Manuel López Eliso y con el permiso de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía. Una actuación sufragada por Sociedad Cooperativa Andaluza, y que se enmarca en las obras de construcción de viviendas en régimen de cooperativa de 2, 3 y 4 dormitorios, bajo la dirección técnica del arquitecto Gumersindo Fernández.

(Fuente: Diario de Cádiz: Virginia Léon)

22 de septiembre de 2014

Descubren el primer mausoleo cristiano con mesa de ofrendas en Baelo Claudia, en Tarifa (Cádiz)

El espectacular estado de conservación de la necrópolis oriental de esta ciudad hispanorromana, en la que se han exhumado siete nuevos sepulcros, ofrece nuevos e importantes datos sobre el ritual funerario. El mausoleo cristiano alberga una inhumación de un personaje relevante de la comunidad que se puede fechar entre el siglo V y VI d.C.
Excavaciones en la ciudad hispano-romana de Baelo Claudia. FOTOS: Fernando Prados Martínez.
El Área de Arqueología de la Universidad de Alicante, bajo la dirección del profesor Fernando Prados, está desarrollando en estos días la 3ª Fase del Proyecto General de Investigación de la Junta de Andalucía “Muerte y Ritual Funerario en Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz)”, con un equipo que engloba a cerca de veinte personas entre investigadores, técnicos y voluntarios. 

Este proyecto, que comenzó en 2012 y se prolongará hasta el año 2017, conlleva diversas actuaciones arqueológicas en la necrópolis oriental de la ciudad hispanorromana de Baelo, una de las mejor conservadas del panorama hispano, enclavada en un atractivo paraje de la costa gaditana que se ubica entre dos parques naturales, el del Estrecho de Gibraltar y el de Los Alcornocales. Este hecho, unido a su ubicación histórica en un área militar, ha permitido un espectacular estado de conservación de los restos, sepultados en gran parte bajo la arena de la playa.

La ciudad y su necrópolis son uno de los mejores laboratorios de estudio de la romanización y de las transferencias culturales entre las poblaciones nativas, norteafricanas y los aportes itálicos a lo largo del siglo I d.C. 


SIETE NUEVOS SEPULCROS
Este verano se está desarrollando una fase de excavación arqueológica en extensión que ha ofrecido nuevos e importantes datos sobre el ritual funerario, habiéndose exhumado hasta el momento siete nuevos sepulcros. 

En paralelo, junto a la detección de la continuación de la calzada que atravesó la necrópolis, construida a mediados del siglo I d.C., en esta campaña se ha localizado un imponente mausoleo cristiano, que alberga una inhumación de un personaje relevante de la comunidad que se puede fechar inicialmente entre el siglo V y VI d.C.

TRADICIÓN BÁSTULO-PÚNICA
Este tipo de mausoleo, con una mesa de ofrendas adjunta, es el primero de esta clase que se conoce en el lugar. Sus paralelos más próximos se encuentran en los conservados en la plaza de la Almoina de Valencia y se vinculan a la sede episcopal.

Otros sepulcros de cremación previos revelan la personalidad de los habitantes de la ciudad, su conservadurismo religioso y la tradición bástulo-púnica visible en los ritos de las fases más antiguas, así como la incorporación de nuevas creencias a partir de la segunda mitad del siglo I d.C. 
"CIUDAD DE LOS MUERTOS"
Junto a las deposiciones funerarias se están excavando diversas áreas de ofrendas, restos de banquetes funerarios ubicados en zonas comunes, diversos ajuares y los trazados de los ejes viarios que conformaron, durante varios siglos, esta ciudad de los muertos.

El proyecto incluye investigación y formación. Así, junto a profesores, estudiantes y licenciados de la Universidad de Alicante, en los trabajos participan alumnos de las Universidades de Cádiz, Sevilla, Autónoma de Madrid, además de técnicos procedentes de la Université de Toulouse, de la Universidad de Murcia y de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.