Mostrando entradas con la etiqueta teatro romano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta teatro romano. Mostrar todas las entradas

4 de abril de 2017

Descubren dos nuevas gradas en el teatro romano de Guadix

Las obras de mantenimiento del teatro romano de Guadix (Granada) han sacado a la luz los restos de dos nuevas gradas de la 'ima cavea', o primera fila, y sillares de lo que podría ser la entrada oriental del histórico recinto.
Durante a recuperación de la orquesta también han salido una segunda y tercera gradas. FOTO: R. UBRIC
Durante estos días, los restos del Teatro Romano Acci de Guadix se encuentran inmersos en un completo proceso de obras de mantenimiento destinadas a paliar los efectos de las últimas lluvias de invierno.

La actuación principal es, sin duda, la nueva excavación de la orquesta, un proceso que no se ha podido llevar a cabo durante los meses de noviembre a marzo debido a las condiciones meteorológicas. Según explicó ayer el arqueólogo director del teatro, Antonio López, se han consolidado los taludes de la cavea -la parte donde se encuentran las gradas en las que se sentaban los espectadores- y se ha iniciado la recuperación de la orquesta, un proceso que ha sacado a la luz restos de lo que serían una segunda y una tercera grada de la ima cavea, la zona donde se sentaban las personas más importantes.

Se está trabajando además en la definición de unos sillares que han aparecido en la parte más cercana a la catedral (junto al talud de contención) que podrían corresponder a la entrada oriental del teatro, que fue descubierto de manera fortuita en 2007. Unos trabajos y unos hallazgos que el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Guadix, Iván López Ariza, valoró positivamente porque evidencian la importancia de estos restos y de su buen grado de conservación.

(Fuente: Granada Hoy / R. Ubric)

7 de junio de 2016

Comienzan las catas arqueológicas para la recuperación del teatro romano de Tarragona

La intervención prevé garantizar la conservación del monumento, poner en valor los restos arqueológicos existentes e integrar el monumento en el circuito de la visita de los equipamientos patrimoniales de Tarraco. Tiene un presupuesto de más de 700.000 euros.
Una de las máquinas de micropilotaje realizando los primeros sondeos geotécnicos. FOTO: ÁLVARO PALOMAR
El Teatro Romano es el único monumento del conjunto arqueológico de Tarraco –incluido en la Declaración de Patrimonio de la Humanidad– que todavía no tenía un proyecto de restauración activado. El pasado diciembre, la Generalitat y el Ayuntamiento firmaron, en Barcelona, un convenio para activar la musealización de este espacio y borrar definitivamente la imagen de solar abandonado que tiene desde hace muchos años para vecinos y visitantes.

En este contexto, se anunció que este 2016 empezarían las excavaciones arqueológicas, la primera fase para la restauración definitiva de este monumento romano del siglo I aC. Ayer, las máquinas entraban en el recinto arqueológico y realizaban las primeras prospecciones y sondeos geotécnicos, admitió el director de los Serveis Territorials de Cultura, Jordi Agràs. Estas catas forman parte del proyecto de restauración, que debía empezar según las previsiones iniciales en febrero.

PONER EN VALOR
La intervención en el Teatro Romano prevé garantizar la conservación del monumento, poner en valor los restos arqueológicos existentes e integrar el monumento en el circuito de la visita de los equipamientos patrimoniales de Tarraco. El presupuesto inicial firmado es de 701.154 euros.

En esta línea, se inicia una excavación arqueológica para conocer mejor los espacios, se ejecutarán los trabajos de conservación y restauración, se museizará el espacio con el objetivo de que el visitante pueda entender la instalación y se encajará el yacimiento con el entorno urbano y el conjunto de elementos Tarraco.

La actuación se centrará en una parte representativa del Teatro, las dos primeras cavas. Aunque en el yacimiento faltan elementos para la comprensión global, como el límite que sería el perímetro exterior del monumento o la escena que cerraría el espacio del teatro original, la intervención prevista que se ejecutará ya permite comprender y dar escala al conjunto complementando lo que es visible con la información explicativa de lo que no es visible.

23 de marzo de 2016

Los arqueólogos reubican el teatro romano de Osca (Huesca)

Todo hace indicar que la escena del teatro podría situarse en el Coso Bajo, mientras que las gradas se extenderían hacia la parte vieja, llegando a la calle Peligros y rozando la Plaza de la Moneda.
Plano con la ubicación del teatro romano.
La revista Bolskan, que edita el Instituto de Estudios Altoaragoneses, publica un detallado trabajo de Javier Ruiz y José Luis Cebollada sobre los restos del teatro romano de Osca. La arqueóloga, Julia Justes, señala que dicho estudio significará un antes y un después sobre el conocimiento de la ciudad de Osca. Permitirá, por ejemplo, articular la ciudad, conocer dónde podían situarse sus elementos más importantes.

Eso sí, Justes echa en falta que la ciudad ponga en valor estos y otros restos. Por ejemplo, no hay una señalización de los restos, tampoco una explicación.

Los restos en cuestión, son mínimos, pero la dimensión de los sillares hablan de una construcción pública de grandes dimensiones, del teatro romano, sin duda.

Justes también ha participado en los trabajos que han permitido hallar un capitel corintio de grandes dimensiones, que podría pertenecer a la escena del Teatro.

SITUADO EN EL COSO BAJO
Como figura en uno de los planos de la revista Bolskan, todo hace indicar que la escena del teatro podría situarse en el Coso Bajo, mientras que las gradas se extenderían hacia la parte vieja, llegando a la calle Peligros y rozando la Plaza de la Moneda. Eso es lo que recogen las últimas investigaciones de los arqueólogos Ruiz y Cebollada, que ahora reorientan esta importante pieza.

El estudio forma parte de la última publicación de Bolskan en papel. El próximo número se editará únicamente en formato digital y tendrá un nuevo director, sustituyendo al recordado Vicente Baldellou.

(Fuente: Radio Huesca)

20 de noviembre de 2015

Nuevos hallazgos de diversas épocas junto al teatro romano de Medellín (Badajoz)

Entre los hallazgos se han documentado 16 enterramientos de época cristiana (siglos XIII-XIV), subestructuras de época musulmana (siglos XII al XIII), estancias de época romana previas a la construcción del teatro, así como un nuevo tramo de cloaca y restos de dos calzadas empedradas y materiales de la Edad del Hierro que están en proceso de estudio.
Equipo de trabajo en la zona de excavaciones junto a las autoridades que visitaron el parque arqueológico. FOTO: R.HABA.
La campaña de excavaciones que se está llevando a cabo actualmente en el parque arqueológico de Medellín ha sacado a la luz nuevos e importantes hallazgos de diversas épocas históricas. Así se ha puesto de manifiesto en la visita realizada ayer a dicha población por parte de la secretaria general de Cultura de la Junta de Extremadura, Miriam García Cabezas.

Entre los hallazgos se han documentado 16 enterramientos de época cristiana (siglos XIII-XIV), subestructuras de época musulmana (siglos XII al XIII), estancias de época romana previas a la construcción del teatro, así como un nuevo tramo de cloaca y restos de dos calzadas empedradas, y materiales de la Edad del Hierro que están en proceso de estudio. Asimismo, las excavaciones en las estructuras romanas monumentales han propiciado conocer con más detalle sus dimensiones o la técnica empleada en su construcción y han hecho posible establecer la hipótesis, a falta de completar los estudios al respecto, de que se trata de una gran terraza artificial. Los nuevos restos se integrarán en los circuitos de visita.

OTROS MATERIALES DE PEQUEÑO TAMAÑO
El convenio suscrito por la Junta y el Ayuntamiento de Medellín, ha permitido, entre otras cosas, mejorar los accesos al teatro, limpiar de vegetación todo el parque arqueológico o acondicionar dependencias del castillo y han propiciado la excavación de más de 750 metros cúbicos de tierra, parte de la cual se ha cribado para evitar perder materiales de pequeño tamaño, como monedas o cuentas de collar. Estos trabajos arqueológicos se han ejecutado tanto en el espacio del postscaenium del teatro romano, como en las estructuras romanas monumentales que existen al sur del teatro.

RECUPERACIÓN DEL ESPACIO ESCÉNICO
Dentro del proyecto Ciudades romanas de Extremadura en Medellín se está llevando a cabo en la zona del graderío del teatro romano una estructura metálica escalonada y forrada exteriormente con madera tecnológica, que permite recuperan unas 284 plazas más de aforo. Esto supone que el edificio dispondrá de casi 1.150 localidades, con vistas a su uso como espacio escénico.

(Fuente: El Periódico de Extremadura / Raúl Haba)

25 de septiembre de 2015

Nuevas excavaciones en un edificio monumental podrían sacar a la luz el teatro romano de Torreparedones

En los próximos días comenzará la excavación de un imponente edificio que, según los arqueólogos -y siempre con las debidas cautelas- podría albergar el teatro de la antigua Ituci Virtus Iulia. Por otra parte, en lo que va de mes ya se han descubierto unas nuevas termas romanas (ya son tres) y un complejo edificio industrial compartimentado que incluiría un importante alfar cerámico.
José Antonio Morena junto a uno de los accesos al edificio que podría albergar el teatro romano de Torreparedones
y en el que se centrarán las próximas excavaciones.
"No se trataría de un teatro de grandes dimensiones ni de gran monumentalidad como otros que conocemos, por ejemplo en Mérida o en Itálica, sería más bien un pequeño teatro con cabida aproximadamente para 500 espectadores, que serían los colonos romanos asentados en la Ituci Virtus Iulia que cita Plinio y que serían los veteranos de la 33 legio establecidos aquí en el S. I." Así nos lo comenta José Antonio Morena, arqueólogo municipal de Baena (Córdoba) y responsable de las excavaciones que se vienen realizando el parque arqueológico de Torreparedones.
Decumano máximo al oeste del templo por el que se accedería al foro
y al posible teatro.
UN LUGAR PARA EL ESPARCIMIENTO
Estamos convencidos de la existencia de un teatro romano en Torreparedones, nos comenta Morena, y además no concebimos una urbe romana de estas características, donde ya hemos documentado tres edificios destinados a termas, sin un espacio de esparcimiento como el teatro para sus habitantes. 

De momento -dice Morena- no pensamos en la posible existencia de un circo romano ni siquiera de un anfiteatro, a pesar de que durante los trabajos de excavación en el edificio de la Curia encontramos parte del casco de un gladiador. Lo más lógico es pensar que la ciudad dispondría de al menos un teatro. 

UN IMPONENTE EDIFICIO PÚBLICO AL OESTE DEL TEMPLO
Según Morena, las excavaciones que comenzarán en unos días, se centrarán en el edificio que ocupa la manzana ubicada al Oeste del templo y a la que se accede desde el decumano máximo.  A todas luces parece un edificio público, que bien pudiera albergar el teatro romano, aunque manteniendo las cautelas necesarias, también podría tratarse de una domus de gran porte, nos comenta el arqueólogo. 

Una vez hemos descubierto el Foro, la Basílica, la Curia, el Templo, varias necrópolis con imponentes sepulturas y varios edificios termales -nos cuenta Morena- todo parece indicar que éste edificio podría albergar una construcción dedicada al ocio, y pensar en un teatro es lo más normal, pero conviene destacar que las lecturas del georadar no nos han mostrado ninguna estructura constructiva enterrada que así lo indique. "En unas semanas saldremos de dudas", concluye.

Manuel Cobo dirige la excavación en las nuevas termas romanas,
en las que ya han aflorado tres espacios aterrazados.
NUEVAS TERMAS ROMANAS
Por otro lado, con la apertura de una serie de zanjas, de pequeña profundidad, para plantar romero y otras especies autóctonas, bajo la dirección del arqueólogo Manuel Cobo, se ha descubierto en el sector oriental de la antigua ciudad, entre la puerta oriental y la ermita de la vírgenes, los restos de tres grandes espacios aterrazados y delimitados por potentes muros de mampostería, pavimentos de opus tessellatum y de opus signinum, con paredes internas revestidas de mortero hidráulico. 

La presencia de numerosos ladrillos, algunos de ellos con dos apéndices laterales, a modo de orejetas, apuntan a un complejo de carácter termal, y que en un primer momento datan en el Siglo I d.C.

APODYTERIUM, TEPIDARIUM y FRIGIDARIUM AL DESCUBIERTO
Según nos comenta Manuel Cobo, en el relleno interior de uno de los espacios detectados se han recuperado varios elementos arquitectónicos de gran porte, entre los que destacan varias cornisas de piedra caliza, algunas de ellas in situ, sobre las cuales se disponían unos pequeños huecos u hornacinas que corresponden a las taquillas donde los usuarios dejaban sus ropas antes de bañarse. Estaríamos, por tanto, en el apodyterium o vestuario de unas termas públicas de la colonia Virtus Iulia Ituci. 

Una de las hornacinas del apodyterium recientemente descubierto.
De momento, en la cata de 20 x 20 metros ya han salido a la luz, además del apdyterium, el tepidarium (o sala templada) y el frigidarium (o sala fría).  Faltaría por descubrir el caldarium, o sala de agua caliente, que los arqueólogos ubican a pocos metros en una zona sin excavar.

YA SON LAS TERCERAS TERMAS ROMANAS
Este es tercer edificio de estas características que se documenta en la ciudad, junto al balneum tardorrepublicano localizado cerca del foro y las termas sobre las que se erigió en el siglo XVI la Ermita de las Vírgenes, que podrían corresponder al construido por un tal Marco Calpurnio y que se encuentran a escasos 60 metros de las ahora descubiertas.

DE HORREUM A IMPORTANTE ZONA ALFERERA 
Antonio Moreno, Laura Fernández y José Antonio Morena.

Por otra parte, y en la cata de 15 x 20 metros que se viene realizando se ha descubierto una nueva calle que conserva su pavimentación original y un complejo edificio, en cuyo interior se han encontrado gran cantidad de semillas y restos cerámicos que en un principio hicieron pensar a los arqueólogos que pudiera tratarse de un de un horreum. Si bien posteriormente, nos comenta el arqueólogo Antonio Moreno, al intentar sacar a la luz lo que en un primer momento parecían los contrafuertes de los muros del horreum, hemos comprobado que se trataba de diferentes compartimentaciones dentro del mismo edificio, en el que además hemos encontrado restos de vidrio, clavos de hierro, fíbulas, lucernas y más restos cerámicos.

Además, comenta Moreno, en uno de los extremos de la construcción hemos descubierto un horno cerámico y gran cantidad de escorias de alfar que nos hacen pensar que tal vez nos encontremos ante un complejo alfarero de primera magnitud.

3 de febrero de 2015

La excavación del pozo del peristilo del Teatro Romano de Mérida se reanudará en abril

Los trabajos comenzaron el pasado mes de mayo y se tuvieron que interrumpir en verano por el Festival del Teatro Clásico. Ya se han alcanzado los 14 metros de profundidad y han empezado a aparecer restos de cerámica visigoda del S. VIII pero según los técnicos "aún queda por salir lo más importante y valioso arqueológica e históricamente hablando".
Las labores tuvieron que ser suspendidas por el inicio del Festival de Teatro Clásico. 
Las excavaciones del pozo del Peristilo del Teatro Romano se reanudarán en el mes de abril. Al menos, esos son los planes del equipo del Consorcio de la Ciudad Monumental que se encarga de estos trabajos.

Una vez iniciadas, estas labores tuvieron que ser suspendidas hace unos meses, concretamente el pasado verano, por el inicio de las representaciones del Festival de Teatro Clásico. No se quería interferir en su correcto funcionamiento

Miguel Alba, director científico del Consorcio, explica que hubo que hacer un paréntesis porque la complejidad de las excavaciones y la profundidad de los trabajos, estaban a unos 14 metros y medio hacia el fondo de la tierra, coincidieron en el tiempo con la cita cultural. «Como no era compatible hacer las dos cosas al mismo tiempo y, para no trabajar con excesiva penosidad, porque en el otoño el mal tiempo iba a añadir demasiada dureza a estos trabajos, decidimos que era mejor seguir con esta actuación cuando empiece de nuevo el buen tiempo».

La idea es que el equipo dirigido por el arquitecto Santiago Feijoo retome las excavaciones la segunda quincena de abril. Porque, según Alba, «la hipótesis sigue intacta». La hipótesis de que, de las profundidades de la tierra, aún queda por salir lo más importante y valioso arqueológica e históricamente hablando.

Aún no se conoce la profundidad total que se excavará, aunque se ha apostado incluso llegar a los 22 metros. Los arqueólogos han ido extrayendo la tierra y, gracias a los materiales que se sacan a la luz, se puede saber a qué época pertenecen y a qué nivel histórico se encuentra el equipo experto.

A 14 METROS DE PROFUNDIDAD
«A la profundidad que ya hemos llegado nos han empezado a aparecer vasijas que, según pensamos, pueden datar del siglo VIII. En época Visigoda tenemos casas alrededor porque las hemos excavado también. Son gente que iba al pozo a por agua y que, al intentar cogerla, se le caían sus vasijas en el interior del mismo», explica.

La mayor parte de lo que se ha excavado era un relleno de época islámica. Barajamos la hipótesis de que, intencionadamente, tal vez cegaron el pozo, una forma de dejar a los emeritenses sin agua en ese punto. Todo esto hay que encuadrarlo en el contexto histórico de las rebeliones, revueltas y represalias que se viven en esa época en la ciudad.


«Pensamos que, cuando retomemos los trabajos seguiremos sacando vasijas de época Visigoda y que llegaremos al siglo V. Las esculturas que adornaban en ese tiempo los jardines, así como todas las inscripciones, las pudieran haber arrojado dentro del pozo. Es en esta época cuando los vándalos invaden la ciudad», relata Alba.

ENIGMA BASADO EN HIPÓTESIS
Cree que la mayor parte ya ha sido excavada y ahora toca resolver el enigma, siempre basado en hipótesis. «Esta hipótesis se fundamenta, y sería un paralelo, de lo que hemos visto en el yacimiento de Morerías, donde excavamos varios pozos. Aquí lo único que pasa es que no es un pozo privado perteneciente a casas como era Morerías. Era el pozo de un espacio público. Pero pensamos que la pauta de comportamiento va a ser análoga», explica.

Cree que si comienzan en abril y prosiguen los trabajos durante mayo y junio, podrán finalizar y resolver en ese tiempo las excavaciones para no tener que detenerlas de nuevo cuando comience el festival de teatro.

Las excavaciones en el pozo del Peristilo comenzaron el 1 de mayo del pasado año. El equipo de personas que participaba en esos momentos en la excavación estaba encabezado por el propio Feijoo, con el que colaboraba un equipo técnico formado por un dibujante, un topógrafo y cuatro peones voluntarios del Consorcio, dos arriba y otros dos abajo del pozo.

El proyecto, elegido por los Mecenas del Consorcio para sufragar con sus fondos en ese año, pretende recuperar completamente este elemento hidráulico, que servía para el riego de los jardines del citado espacio, con lo que podrá volver a utilizarse para el mismo fin.

Además, con esta intervención arqueológica se tiene el objetivo de encontrar piezas, de tipo escultórico y epigráfico, que pudieran haber sido arrojadas en su interior durante la convulsa etapa que se inició en los albores del siglo V. El gran deseo de todo el equipo, además de los responsables del Consorcio, es que dentro de este pozo pudiera aparecer el cuerpo togado del Emperador Augusto. La cabeza es la que está expuesta en el Museo Nacional de Arte Romano. Ese sería, sin duda, un gran hallazgo.

5 de enero de 2015

La joya arqueológica abandonada

La ciudad romana de Acinipo, en Ronda -Málaga- (también conocido como Ronda La Vieja"), languidece a la falta de inversiones y está incluido en la lista roja de monumentos en peligro
La ciudad romana de Acinipo está a escasos 20 km de Ronda y permanece sin excavar prácticamente en su totalidad.
El yacimiento romano de Acinipo, considerado por los expertos como uno de los más importantes de Andalucía, languidece abandonado y tiene el dudoso honor de encontrarse en la lista roja de 72 monumentos de Andalucía que están en peligro extremo y que ha sido elaborada por la asociación Hispania Nostra, declarada de interés público y creada en 1976 para velar por la conservación del patrimonio nacional.

La llamada de atención sobre la mala conservación de Acinipo no es nueva, y es que el propio Ayuntamiento llegó a aprobar en Pleno una moción para reclamar a la Junta de Andalucía, administración de la que depende este recinto, que actuase de forma urgente para evitar que siguiese incrementándose el deterioro que existe en las ruinas expuestas al aire libre, entre las que se encuentra el propio teatro romano y su frente escénico que permanece en pie.

PLAN URGENTE DE ACTUACIÓN
La delegada municipal de Turismo, Isabel Barriga, anunció hace unos meses que volverá a llevar la moción al Pleno para volver a reclamar al Gobierno andaluz un plan urgente de actuación para salvar Acinipo. Y es que los responsables municipales reconocen que pueden hacer poco más que protestar ante la Junta de Andalucía, ya que son suyas todas las competencias sobre este recinto. De hecho, han llegado a ofrecer el trabajo de sus técnicos para que se continúe con la labor de excavación en el yacimiento y poder así potenciar este recurso turístico y salvarlo del abandono.

DAÑOS EN EL YACIMIENTO
De momento, las ruinas romanas siguen cada día más enterradas en matorral y algunas de las partes que debería de tener protección a juicio de los técnicos municipales, el larario, sigue sin ella tras perderla durante un temporal de viento y lluvia del pasado invierno. Ahora los especialistas creen que los daños que haya podido sufrir serán complicados de reparar. Además, la presencia de ganado hace que en los alrededores de las zonas excavadas no sea complicado pisar alguno de los muchos excrementos que dejan estos animales, lo que hace bastante desagradable la visita.

En este sentido, desde el departamento de arqueología insisten en la necesidad de contar con un mantenimiento "mínimo" que permita conservar las zonas excavadas y consolidadas. De hecho, en el mes de febrero de este año la delegación de Turismo de Ronda llegó a pedir al Gobierno andaluz la cesión de la gestión de este recinto.

EXIGEN UN "MANTENIMIENTO MÏNIMO"
Los técnicos municipales insisten en la necesidad de, en tiempos de austeridad económica, mantener un mínimo adecentamiento de la zona y de las ruinas ya excavadas, un trabajo que cifran en uno coste de varios miles de euros, por lo que consideran que es perfectamente asumible por la administración autonómica.

A pesar de ello, desde el año 2007, cuando se realizaron las últimas campañas de excavación, la inversión ha sido nula y hasta señales que indican la situación de las zonas visitables han estado tiradas en el suelo durante un largo tiempo. De igual modo, las cadenas y postes de delimitación del teatro han estado durante mucho tiempo en el suelo, aunque recientemente se ha procedido a reponerlos y colocar las cadenas que se habían partido.

La situación de abandono y dejadez es tal, que fuentes del propio Partido Socialista rondeño reconocen que es necesario retomar la puesta en valor de este yacimiento, que a pesar de la falta de servicios que ofrece y su precaria situación, recibe miles de visitas, por lo que se cree que puede ser un importante fuente de creación de empleo, tanto en programas de excavación como de prestación de servicios a los visitantes.

8 de septiembre de 2014

La colaboración entre arquitectos y arqueólogos devuelve el esplendor al teatro romano de Clunia y a Tiermes

El trabajo mano a mano entre investigadores y expertos de diferentes disciplinas ha sido una de las claves en los proyectos de Recuperación del Teatro Romano del yacimiento arqueológico de Clunia (Burgos) y de Musealización del Yacimiento arqueológico de Tiermes (Soria), llevados a cabo en los últimos años por el Laboratorio para la Investigación e Intervención en el Paisaje Arquitectónico, Patrimonial y Cultural (LAB PAP) de la Universidad de Valladolid.
La intervención en el teatro romano de Clunia (Burgos) ha requerido una importante labor investigadora.
Foto: Emanuele Ciccomartino.
El Grupo de Investigación, asentado en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, ha recibido por ello una Mención de Honor en el III Concurso Internacional de Obra Construida Proyectos de Arquitectura y Patrimonio Arqueológico de los Premios Piranesi, galardones que otorgan la Academia Adrianea de Roma y otros organismos italianos.

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN
Como detalla el profesor Darío Álvarez, coordinador del Grupo, en el caso de la restauración del teatro romano de Clunia, se ha llevado a cabo en primer lugar un proceso de investigación con el fin de conocer en profundidad el edificio, tanto en su situación original como sus transformaciones a lo largo de la historia. Con ello, se ha conseguido dotarle de nuevo del uso para el que fue concebido, la puesta en escena de representaciones teatrales.

“Trabajamos desde hace cerca de 20 años en el yacimiento romano de Clunia en colaboración con la Diputación de Burgos. En el teatro hemos realizado un procedimiento muy novedoso, recopilando datos a través de la investigación para llevar a cabo después la recuperación. No hemos hecho una gran obra de reconstrucción, sino que hemos realizado actuaciones que son reversibles y que no dañan el yacimiento. Hemos reconfigurado la geometría del teatro, que se había perdido, hemos recompuesto algunos muros y hemos creado pasarelas que recorren la zona y que son accesibles para minusválidos, para que también puedan disfrutar de los espectáculos teatrales”, explica Álvarez.

El FORO Y "LA CASA DEL ACUEDUCTO" EN TIERMES
Por otro lado, la intervención del Laboratorio en Tiermes se ha centrado en el Foro y en la Casa del Acueducto, donde se ha tratado de mantener el paisaje cultural que configura el yacimiento, poniendo en valor todos los aspectos que confluyen en el mismo (como los propios restos, los materiales o la topografía) y facilitando su visita mediante recorridos y elementos didácticos.


“Aquí llevamos trabajando siete años junto con la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León. Las actuaciones que hemos llevado a cabo también son mínimas después de una amplia investigación previa. Hemos introducido elementos que favorecen la accesibilidad al visitante y permiten al instante entender cómo fue el Foro y la Casa, de modo que en la visión general nuestra actuación pasa desapercibida pero cuando el visitante está dentro de los restos puede entenderlos”, apunta.

MENCIÓN DE HONOR EN ROMA
La entrega de la Mención de Honor al Laboratorio gracias a estas intervenciones tuvo lugar el pasado 29 de agosto en Roma y, junto con otras 17 formaciones, los equipos de diferentes países presentaron sus trabajos en materia de patrimonio arqueológico. Un jurado internacional fue el encargado de otorgar dos premios y dos menciones de honor, una de ellas, para los proyectos del grupo vallisoletano. “Ambos casos son un magnífico ejemplo de lo que la Universidad puede hacer, no solo en la teoría también en la práctica”, subraya Álvarez. Asimismo, en el mismo acto se entregó un premio especial por su trayectoria profesional al arquitecto del Campus de Segovia, José Ignacio Linazasoro.

21 de julio de 2014

Aparece un pórtico en las excavaciones del teatro romano de Guadix (Granada)

Las excavaciones practicadas en el teatro romano de Guadix siguen deparando sorpresas. En esta instalación hallada junto a la Catedral de la ciudad accitana en 2008, han aparecido ahora restos de una galería porticada, lo que los arqueólogos especialistas en este tipo de construcciones romanas denominan «porticus post scaenam». Este hecho viene a constatar que la villa ubicada en esta zona en torno al siglo I d.C. se consideraba como un centro de esparcimiento de sus habitantes, justo al lado de donde estaba el teatro romano.
Recreación virtual del pórtico recién descubierto juto al teatro romano de Guadix. Imagen: ABC
«Lo que evidencia este hallazgo es la capacidad de sorprendernos que tiene el gran potencial patrimonial de nuestra ciudad que va apareciendo y que aún está a la espera de descubrir», asegura el alcalde de Guadix, José Antonio González Alcalá. En este sentido, desde el Ayuntamiento accitano se tiene la esperanza de encontrar nuevas sorpresas «incluyendo la posibilidad de encontrarlo todo. Aunque, eso sí, puede que no se halle casi nada si se expolió en algún momento».

El pórtico que ha aparecido tendría unos 50 metros de largo por casi 30 de ancho, correspondiendo a la parte inferior del teatro, que tendría casi cuatro metros de altura. En España, sólo se ha documentado cuatro teatros: Itálica (Santiponce), Caesaraugusta (Zaragoza), Cartagonova (Cartagena) y Corduba (Córdoba), añadiéndose recientemente el de Guadix.

El último dato que había de este recinto romano, antes de este último hallazgo del pórtico, fue el de la aparición de la puerta occidental a este espacio que tendría una altura de tres metros y medio. Otra de las claves de este proceso de recuperación del teatro romano es la definición que se está realizando del trazado de la llamada «orchestra», que tiene un radio de más de veinte metros.

RECINTO VISITABLE
Para toda esta ambiciosa restauración de lo que fue este centro de esparcimiento de la ciudad, desde el consistorio insisten en buscar «apoyos» por la «importancia que suponen para Guadix patrimonial, turística y económicamente hablando», explicaba el alcalde.

De momento, la Junta de Andalucía destinó una partida de 306.000 euros, procedentes de fondos comunitarios en un ochenta por ciento, para revitalizar y hacer visitables los restos arqueológicos del Teatro romano. Con esta subvención se espera finalizar en otoño los trabajos de estabilización del suelo y la retirada de la humedad que ya ha realizado el Ayuntamiento con el drenaje así como la compra de los terrenos.

Una segunda fase actuará en la restauración de las estructuras arqueológicas del teatro que ocupan una superficie cercana a los 1.500 metros y la delimitación del conjunto arqueológico y, finalmente, se realizará un itinerario y la creación de áreas didácticas para las visitas a este enclave.

(Fuente: ABC / Luis Javier López)

13 de febrero de 2014

Hallan la primera ubicación de la ciudad romana de Complutum al suroeste de Alcalá de Henares (Madrid)

Complutum, la antigua ciudad romana sobre la que hoy se levanta Alcalá de Henares, en la Comunidad de Madrid, no siempre estuvo ahí, sino que su primera ubicación fue el Cerro de San Juan del Viso, unos terrenos que a día de hoy son un campo de cereal bajo el que se conservan intactos los cimientos de la urbe que ocupó 30 hectáreas y albergó a 10.000 personas. 
Cerro de San Juan del Viso donde se ha localizado la primera Complutum romana. Foto: Sandra Azcárraga.
En una entrevista, la arqueóloga Sandra Azcárraga explica que el hallazgo, que ha sido posible gracias a la fotografía aérea, no deja lugar a dudas, ya que en las imágenes se pueden ver "todas las trazas del urbanismo de la planta de la ciudad romana más antigua de la Comunidad de Madrid perfectamente delimitadas", con las calles distribuidas en un diseño "muy cuadriculado" e incluso los lugares donde se levantaron el teatro, las termas y el templo.

Esta arqueóloga, que compara este descubrimiento con el de la ciudad italiana de Altinum en 2009, el cual también fue posible gracias a la fotografía aérea, destaca que éste es un hallazgo único en España, porque se trata "de una ciudad completa, conservada y con edificios públicos". 

Ortoimagen de IGN y su fotointerpretación. Foto Sandra Azcárraga.
Vía: Mediterráneo Antiguo
TRASLADO DE LA CIUDAD PIEDRA A PIEDRA
La primera Complutum, según las investigaciones de Azcárraga, se fundó en el Cerro de San Juan del Viso, a unos kilómetros de su ubicación actual, sobre el año 40 antes de Cristo y ocupó 30 hectáreas, en las que llegaron a vivir 10.000 personas, hasta el año 60 después de Cristo. Esta ciudad fue trasladada piedra a piedra apenas un siglo después de su fundación a las orillas del Henares, donde se encuentra a día de hoy, si bien algunas cosas no se pudieron mover, como los cimientos y las calles pavimentadas, por lo que estos restos son los que se pueden vislumbrar bajo el cereal, gracias a las fotografías aéreas. 

Azcárraga explica que en las zonas donde se encuentran enterradas las calles de la ciudad, el cereal crece más bajo porque las raíces no pueden penetrar en la piedra, y este crecimiento menor es reconocible en las fotografías aéreas e incluso a pie de campo, donde las diferencias de altura se aprecian a simple vista, pero que no se darían si en vez de cereal creciera simplemente la hierba.

Gracias a esta huella de la ciudad que permanece en el tiempo, las fotografía aéreas permiten observar la traza de las termas, la ubicación donde posiblemente estuvo la puerta monumental de la ciudad e incluso la planta de algunas domus romanas, con el patio interior y las habitaciones distribuidas a su alrededor. 

Detalle del teatro de Complutum. Foto: Sandra Azcárraga.
Vía: Mediterráneo Antiguo
TEATRO ROMANO
Con todo, el edificio más singular es el teatro, con un aforo para 2.000 personas y 40 metros de diámetro, que se vería desde el valle del Henares y que, probablemente, para su construcción se aprovechó un desnivel del terreno o se hizo el hueco en la tierra para usar las laderas como graderío. Por ello, Azcárraga asevera que, si se hicieran excavaciones en esta zona, se comprobaría que este teatro romano, el cual se convertiría en uno de los más antiguos de España, se conserva en buenas condiciones.

La arqueóloga ya ha remitido un proyecto a la Dirección General de Patrimonio solicitando la excavación de estas tierras, un extremo que ve difícil, ya que todo el Cerro de San Juan del Viso, que en total son unas 70 hectáreas, son propiedad privada, de un agricultor que es quien siembra el cereal que ha permitido el hallazgo.

31 de diciembre de 2012

Luz verde al proyecto de recuperación del teatro romano de Guadix

Recibe una subvención de 306.000 euros procedente de fondos europeos. Lo que se plantea con este proyecto es recuperar este espacio de gran riqueza patrimonial e integrarlo en el contexto patrimonial del Torreón del Ferro, la Catedral de Guadix y los restos de la muralla.


El arqueólogo director Antonio López  y el profesor Antonio González 
 en las obras de la excavación del teatro romano de Guadix.
FOTO:  Torcuato Fandila
El proyecto del Ayuntamiento de Guadix para la recuperación de los restos del teatro romano de la localidad aparecidos en la Huerta de los Lao en el año 2008 ha recibido el visto bueno para la obtención de una subvención de 306.388,23 euros procedentes de fondos europeos a través del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) de la comarca.

La noticia ha sido recibida con satisfacción por parte del alcalde de Guadix, José Antonio González Alcalá, ya que éste es “un objetivo prioritario” para él.

Lo que se plantea con este proyecto es recuperar este espacio de gran riqueza patrimonial y adecuarlo para ser visitado, integrándolo así en el contexto patrimonial del Torreón del Ferro, la Catedral de Guadix y los restos de la muralla, según detalla González Alcalá. Para ello se propone la restauración de los restos arqueológicos aparecidos en las excavaciones y su adecuación para un recorrido cultural en el que se instalarán áreas de difusión con mesas multitáctiles donde se mostrará las reconstrucciones en 3D del monumento.

Con este proyecto se creará el Parque Arqueológico del Teatro romano dentro del casco histórico de Guadix, a fin de aprovechar su potencial económico y de favorecer la generación de empleo a través de su explotación turística y cultural.

El proyecto, elaborado por técnicos municipales y del GDR, fue presentado oficialmente el pasado mes de octubre. Tras presentarlo a la delegada del Gobierno andaluz y a la delegada de Cultura, ha superado los trámites pertinentes y recibido una alta valoración por parte del GRD. Ahora se prevé que, en cuanto se reciba la resolución oficial de concesión de subvención, se inicie el proceso de adjudicación y ejecución del proyecto. “Se trata de una gran recompensa al intenso trabajo desarrollado por el equipo de gobierno en esta propuesta que se verá materializada en los próximos meses”, valora el alcalde.

EL PROYECTO

El documento se remitió al Grupo de Cooperación Provincial para su financiación con la confianza de conseguir parte de los fondos que a nivel provincial se destinan a distintos yacimientos arqueológicos de la provincia, siempre para su puesta en valor y no para realizar nuevas excavaciones.

Se ha realizado en base al estudio arqueológico realizado en 2008 y plantea un parque arqueológico del Teatro Romano que, en un futuro, se verá complementado por un Centro de Interpretación. Lo que se plantea ahora es una división de usos por espacios que van desde el parque arqueológico en sí al ya citado lugar en el que se ubicará el Centro de Interpretación, aparcamiento, una zona verde junto al Torreón del Ferro y la reserva de un espacio para servicios en el edificio que hace esquina con Mariana Pineda.

Con respecto al parque arqueológico, que es donde se va a actuar de momento, el proyecto contempla la renovación del vallado perimetral manteniendo el aspecto estético de la parte superior, así como el diseño de un espacio de visita con un recorrido de 290 metros. Para ello se planifica la retirada de tierras y barro con el fin de recuperar la cota de la Huerta de los Lao tal y como estaba en la época árabe, donde se inició el expolio de los materiales del Teatro para construcciones como la muralla de la ciudad.

ESCENARIO

En ese recorrido se incluye el escenario, que se conserva casi entero con 49 metros de longitud y 7 de anchura, y la orquesta, que está también bastante apuntada, y el arco del graderío, que llegaría en su punto máximo hasta la muralla árabe. Como complemento, se ubicarán unas pantallas táctiles informativas en dos idiomas (español e inglés). El proyecto contempla además la iluminación con sistema LED para facilitar la realización de visitas nocturnas, así como la edición de una guía de 32 páginas que incorporará también información sobre otros yacimientos arqueológicos del altiplano.

Tras la realización de la obra civil, se deberá de proceder a la restauración de los restos a partir de marzo, época en la que se espera que la zona esté lo más seca posible para que las actuaciones programadas puedan consolidarse sin problema.

(Fuente: Granada Digital )

22 de julio de 2011

Los sondeos confirman que el teatro romano de Cádiz se construyó en el S. I a.C.

Las excavaciones arqueológicas que se vienen desarrollando desde hace casi un año en el Teatro Romano de Cádiz por parte de la Junta de Andalucía en colaboración con el área de Arqueología de la Universidad de Cádiz (UCA), han permitido situar la fecha de construcción del mismo a finales del siglo I antes de Cristo.
Vista aérea del teatro romano de Cádiz.

   Según han explicado en rueda de prensa el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Manuel Jiménez Barrios, la delegada provincial de Cultura, Yolanda Peinado, y responsables de las excavaciones de la UCA, hasta que estos sondeos arqueológicos han venido a constatarlo, sólo se tenía constancia de la fecha de construcción del teatro a través de referencias literarias.

   Otros aspectos destacados de estos trabajos son, entre otros, que el Teatro Romano de Cádiz estuvo unos 200 años "a pleno rendimiento" y que se ha encontrado la grada de los nobles.

   Detallan que gracias a los sondeos se han documentado íntegramente siete gradas de la 'ima cavea', de las cuales sólo se conserva la cimentación en sillería del graderío. También se ha documentado un pasillo y el asiendo de una barandilla de separación entre el graderío propiamente dicho y los asientos más nobles del teatro.

   La cimentación se conserva prácticamente completa tanto al este como al oeste del área de excavación, permitiendo la total restauración de las zonas vacantes en el futuro.

   Durante el desarrollo de la intervención se han exhumado unos 500 sacos de materiales muebles con miles de artefactos cerámicos y biofactos, entre los que se destacan abundantes cerámicas medievales almohades de diversa procedencia y factura.

   Aunque de época romana ha aparecido un menor número de materiales, destacan la cantidad y variedad de placas marmóreas que dan prueba de la riqueza que el monumento tuvo que atesorar en su programa decorativo, así como del intenso expolio que el monumento vivió desde su abandono. Destacan tres columnas de ónice africano, un casetón, una cornisa de mármol blanco italiano y una veintena de fragmentos de inscripciones funerarias.

   La intervención arqueológica, una vez ultimada, dejará al descubierto un 30 por ciento más de la parte actualmente visible del Teatro Romano.
(Fuente: Europa Press)

26 de diciembre de 2010

Concluye la rehabilitación del teatro romano de Clunia, que de nuevo acogerá espectáculos en 2011

Después de tres años clausurado por las obras  ya se piensa en nuevas fases para la excavación del yacimiento burgalés.

Dos mil años atrás, en ese mismo lugar, la población de una de las principales ciudades de la Hispania romana situada al sur de la actual provincia de Burgos disfrutaba con frecuencia de espectáculos teatrales. Las ricas columnas corintias abrigaban la escena con mayor capacidad de toda la península Ibérica, para más de 9.000 espectadores. 
En el S. I dC. era el de mayor capacidad de la Península Ibérica.

Veintiún siglos después, y gracias al milagro de la arqueología, podemos experimentar de nuevo aquellas sensaciones. Los maestros clásicos ya pueden regresar cuando gusten.

El teatro de Clunia acaba de concluir un ambicioso proyecto de acondicionamiento que ha durado seis meses, ha costado más de 800.000 euros y permitirá que en el año 2011 las representaciones vuelvan a su escena original. El propio Julio Iglesias llegó a ofrecer un concierto para 5.000 personas en 2002, pero en los últimos tres ejercicios las actuaciones habían quedado desterradas a las mismas puertas del yacimiento, en la localidad de Peñalba de Castro (a 90 kilómetros de Burgos y 35 de Aranda de Duero) debido al paréntesis obligado para la realización de distintos trabajos.

Tras el puente de la Constitución ha quedado cerrado el Aula de Interpretación del recinto, que reabrirá en abril. Sin duda, la climatología adversa no es la mejor aliada para pasear por un gigantesco yacimiento de más de 100 hectáreas, y el día que DB realizó la visita a la meseta en la que se enclavaba la vieja ciudad solo una familia de Ciudad Real y una pareja de jóvenes de Bilbao compartieron el recorrido .

Y en el caso del teatro, las sensaciones son sorprendentes. «Hemos conseguido colocar al visitante de hoy en el mismo lugar en el que se situaban los espectadores romanos», apunta Miguel Ángel de la Iglesia, arquitecto y codirector de los yacimientos junto al arqueólogo Francesc Tuset. Una pasarela de madera permite recorrer todo el semicírculo por su parte superior sin pisar los restos originales, y varias escaleras conducen hasta el centro de la escena con un mínimo impacto visual.

Algunas planchas de cobre que irán envejeciendo completan las actuaciones, «que pretenden ser integradoras y reversibles, y que mantienen el original en su totalidad y recomponen la forma para poder salvarlo de la erosión», prosigue De la Iglesia. Se trata, en definitiva, «de que la gente reconozca el teatro tal y como hemos descubierto que era a través de las excavaciones, que se pueda conservar el espacio y usar para algunos espectáculos, lógicamente de forma limitada y con aforo controlado porque hablamos de un bien patrimonial delicado y no de un teatro cualquiera». Con todo ello, previsiblemente en el próximo mes de mayo volverán los actores al escenario y los espectadores a las gradas, a disfrutar de una acústica magistral rescatada del olvido. 

Desde 1994, cuando fue redactado el Plan Director, las administraciones públicas (principalmente la Diputación Provincial, pero también el Estado y en menor medida la Junta de Castilla y León) se han gastado 4,6 millones de euros en distintas campañas arqueológicas, de recuperación y conservación. Pero la recuperación de Clunia no ha acabado con la realizada en el teatro, ni mucho menos. El yacimiento «tiene muchísimo trabajo pendiente», explica el arquitecto, «y eso es muy bueno, porque en arqueología las prisas nunca son positivas y porque las futuras generaciones de investigadores podrán investigar con nuevas técnicas y conocimientos».

De hecho, la recuperación del espacio escénico es el fruto de los trabajos realizados a lo largo de los últimos 12 o 13 años y queda una segunda fase pendiente, quizás para 2011 o 2012 dependiendo de las posibilidades presupuestarias. En ella se actuará en la parte trasera del escenario, la que no ven los espectadores, donde bajo un pórtico se habilitará un anticuario cubierto en el que podrán contemplarse hallazgos de las excavaciones que ahora duermen en los almacenes de la excavación.

La inversión necesaria ha sido financiada en un 70% por el Ministerio de Fomento a través de su 1% Cultural, mientras el porcentaje restante ha corrido a cargo de la Diputación, propietaria de las instalaciones. 

El reto del Consorcio

Precisamente la institución provincial junto a la Universidad, el Ayuntamiento de Huerta del Rey, la Junta Vecinal de Peñalba de Castro, Caja de Burgos y Caja Círculo tiene ante sí la obligación de dar sentido al Consorcio formado el pasado mes de mayo, que por el momento no ha funcionado como ente autónomo por estar carente de presupuesto.

El panorama cambiará en 2011, pues el Consorcio ya manejará sus propios dineros y tendrá que asumir responsabilidades. El diputado provincial de Cultura, Borja Suárez, explica que habrá una transferencia presupuestaria desde la propia Diputación que mantendrá los mismos importes que durante el presente año. Y una de las primeras tareas será la elaboración de un nuevo Plan Director que otorgue continuidad al actual «para mejorar la infraestructura, aumentar el número de visitantes y llegar hasta la autogestión», apunta Suárez.

«El Consorcio será también una forma de hacer a la gente partícipe de lo que se hace en Clunia, implicar a más entidades e instituciones», confía De la Iglesia. De ese apoyo dependerá el futuro.

9 de noviembre de 2010

REPORTAJE: La expedición de un grupo de arqueólogos gaditanos que dieron con el hallazgo del Teatro romano

A los niños de Cádiz, desde tiempos pretéritos, se les ha explicado una leyenda según la cual el suelo, por debajo de la capital, está minado de galerías y pasadizos subterráneos y que por el nivel inferior también se puede recorrer toda la ciudad. En las leyendas populares se narra las historias de niños perdidos en esas cuevas, de moros que aún habitan bajo tierra, adueñados de unos pasadizos por los que se mueven libremente como si viviesen en un mundo paralelo al nuestro. Pero hay otras muchas historias que narran proezas acaecidas durante pasados asedios militares a la ciudad, de oscuros prostíbulos atendidos por turbias matronas a los que concurren enigmáticos personajes; se atribuye también al subsuelo un continuado tránsito de contrabando de los materiales y productos más insospechados

El barrio de El Pópulo asistió hace treinta años a uno de los momentos más revolucionarios de su historia. Uno de los pozos verticales del alcantarillado de la ciudad situado en la antigua fundición de Vigorito se convirtió en un improvisado túnel del tiempo que conectó vía directa con el teatro de Gades. El que Balbo proyectó sobre aquella -empezaba a intuirse- importante urbe.

De aquí partió la primera expedición que un grupo de jóvenes arqueólogos y colaboradores del Museo de Cádiz emprendió prácticamente a ciegas hasta esta otra dimensión del pasado histórico de la ciudad que, por aquel entonces, nadie sospechaba alcanzar. 
Inicio de la expedición, prácticamente a ciegas.

Francisco Ghersi, Antonio Sáez y Francisco Giles fueron los primeros testigos privilegiados de este hallazgo sin precedentes en la arqueología gaditana, nacional e internacional. El que constató el hallazgo del primer gran testimonio monumental del pasado de la ciudad. 

Juntos bajaron por aquel angosto y largo túnel mediante dos escaleras de madera atadas entre sí que les transportó a una galería abovedada prácticamente colmatada de relleno de los talleres Vigorito. Así lo rescata de su memoria Francisco Ghersi, entonces militar de artillería, cuyos conocimientos de topografía fueron cruciales a la hora de determinar la existencia de Teatro Romano. "Todavía se me pone la piel de gallina cuando recuerdo el momento en que bajamos a esta galería semicircular. Al principio no lo tuve claro, hasta que vi en una de las naves laterales una pequeña cantidad de Opus signinum. Se trataba del mortero que usaban los romanos y que podría corresponder a una de las lucernas del pasillo", explicaba, visiblemente emocionado, como si hubiera ocurrido ayer. 

Fue en este momento cuando vio la luz. Gracias, eso sí, a los equipos de espeleología que tanto él como su compañero de batalla Francisco Giles aportaron, como grandes aficionados a la materia, para hacerse hueco, "prácticamente a gatas", por aquel espacio relleno de escombros, restos y desechos.
Boca de acceso a las galerías.

"Cuando nos percatamos de qué se trataba, nos quedamos asombrados. Yo tenía una formación clásica, ya que venía de excavar en Ampurias, donde estuve seis años", comenta Giles. "Así que cuando pudimos ver los paramentos, sillares, la galería semicircular abovedada... nos dimos cuenta de que no se trataba de las contraminas de la época de los asedios", tal y como se sospechaba. 

Ni contraminas, ni cloacas medievales, ni cuevas de María Moco, como bien recogen los numerosos textos populares en referencia a estos recovecos subterráneos que subyacen en la ciudad. Era el Teatro Romano de Gades. 

Un monumento que salió a la palestra en medio de un proceso de expropiación en que estaba inmerso el barrio de El Pópulo con el fin de recuperar la Alcazaba medieval. Trámite que inició en 1972 la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Educación y Ciencia y que perfila, al detalle, el entonces director del Museo de Cádiz, Ramón Corzo, que de nuevo se situó al frente de uno de los mayores retos arqueológicos a los que se enfrentaba Cádiz.
  • La expedición significó el hallazgo del teatro romano que ya presumía ser "el más antiguo y grande de Hispania", comenta Corzo. 
Y es que apenas habían concluido en el Museo las labores de vaciado de arena del sarcófago antropoide femenino hallado un mes antes, cuando, de repente, afloró este gran testigo del pasado monumental de Cádiz. Un teatro que ya presumía ser "el más antiguo y grande de Hispania", comenta Corzo. 
La galería les condujo hasta las graderías del teatro romano.

"El hallazgo no fue casual", comienza. "El decreto del Ministerio declaró de utilidad pública buena parte del cuadrante del sudeste del Pópulo, aunque en los 80 sólo se había ejecutado una pequeña zona", explica. Concretamente, un solar de la calle Silencio, 9 y una parte de la manzana que ocupaba el taller de Vigorito. Justo este año el Ministerio solicitó a Corzo la excavación del solar para comprobar si, efectivamente, "merecía la pena seguir la expropiación". 

Así que en agosto se pusieron manos a la obra con los primeros sondeos. Labores que comenzaron en el famoso solar de Silencio, 9, "una casa sin ningún interés porque estaba arruinada ", recuerda. 

Pero los primeros esfuerzos quedaron en saco roto. "No había nada, así que nos dedicamos a rastrear todos los edificios de alrededor que ya estaban expropiados y desalojados". Concretamente la Casa del Patio Mudéjar y del Dean Rajón, que comunicaba con el sótano de Silencio, 9. 
  • En cualquier caso, el hallazgo se hizo y fue tal su dimensión que volvió del revés los planes de la trama urbana de un barrio (el del Pópulo) que en 1980 andaba sumido en la más absoluta decadencia. 
"Reconocimos los muros de este sótano, que parecía un pozo negro por el que se bajaba a una gran galería abovedada rellena". Ante la dificultad de acceso, llamaron a los colaboradores del Museo y con ellos llegó la buena nueva.

Dicen los rumores que la primera voz de alarma de la existencia de aquel 'oportuno' pozo que les transportó al mismo Gades la alzó otro de los colaboradores esporádicos del Museo, Juan Antonio Gito, al que no se le resistía ninguno de estos recovecos, a los que bajaban numerosos drogadictos de la época para pincharse.

En cualquier caso, el hallazgo se hizo y fue tal su dimensión que volvió del revés los planes de la trama urbana de un barrio que en 1980 andaba sumido en la más absoluta decadencia. 

Ghersi trazó el primer plano de aquella galería en medio de unas pésimas condiciones de visibilidad y circulación y que, superpuesto al mapa catastral del barrio, corroboraba la existencia de otros muros radiales que ya hablaban en mayúsculas de Teatro. Se sucedieron entonces, aunque a trompicones, los sondeos y excavaciones que iban destapando otras caras del monumento. 
Gradería del teatro romano de Cádiz.

Aquello coincidió con el proyecto de rehabilitación del arquitecto Suárez Cantero, que se vio abocado a un complicado replanteo administrativo dada la falta de acuerdo entre las administraciones. "Un largo proceso que no terminó de arrancar hasta 1989 -tras el pase de las competencias sobre arqueología a la Junta-, que fue cuando llegó un proyecto más ambicioso con el que se logró avanzar más". Una complicada excavación repleta de trabas en la que también tuvo un gran papel el arqueólogo Francisco Sibón, 'el rubio'.

El resultado fue la revelación de un edificio de gran armonía construido a final del siglo I a. C., en el área comprendida entre el Arco de los Blancos y las escalinatas de la plaza Fray Félix. 

Hoy puede verse un tramo de la galería y del graderío, así como numerosa filas de gradas de la summa cavea y la media cavea. Una parte de aquel Gades al que tres décadas atrás se asomó aquel pozo. Un 'improvisado' túnel del tiempo que todavía hoy pretende desvelar nuevos secretos del esplendoroso pasado romano de la ciudad.
  • "Las cuevas de Hércules"
Los túneles más antiguos pertenecen a una red de origen romano, que unía los edificios más relevantes de la neapolis de Gades diseñada por la poderosa familia de los Balbos, cuya relación con Julio César fue muy cercana y provechosa. En esos momentos de cambio de era los patricios adquieren la ciudadanía romana y la ciudad recibe el título de “Municipium Civium Romanorum”. Muy pronto se comenzará el acondicionamiento y la habilitación turística de las entrañas de Cádiz con el nombre de Cuevas de Hércules. Los estudios realizados constatan la existencia de hasta seis kilómetros de galerías subterráneas bajo la ciudad con alturas entre 1,80 y 3,50 m,
(Fuentes: Diario de Cádiz y Exire)