Mostrando entradas con la etiqueta Jaén. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jaén. Mostrar todas las entradas

20 de octubre de 2020

Jaén quiere sacar sus murallas medievales de la "Lista Roja" de Patrimonio

Tras la inclusión de las murallas de Jaén en la Lista Roja del Patrimonio, el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, José Manuel Higueras anunció que el Ayuntamiento ya ha solicitado al Gobierno de España una partida económica, con cargo al 1,5% Cultural, para acometer el acondicionamiento de unos 200 metros de la muralla con una inversión de más de 500.000 euros.

La asociación Hispania Nostra para la defensa, salvaguarda y puesta en valor del patrimonio histórico ha incluido las murallas de la ciudad de Jaén en su "Lista Roja", que desde 2007 informa sobre elementos patrimoniales en riesgo de desaparición y con la que pretende llamar la atención de la sociedad promoviendo intervenciones positivas que eviten el incremento del deterioro o la desaparición de bienes culturales.

Tras conocer esta noticia, el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, José Manuel Higueras, ha destacado la apuesta del Ayuntamiento de Jaén por la recuperación de la muralla, “uno de los vestigios más importantes del pasado medieval de la ciudad”

Higueras declaró que el gobierno local del Ayuntamiento de Jaén ya ha solicitado al Gobierno de España una partida económica, con cargo al 1,5% Cultural para acometer el acondicionamiento de unos 200 metros de la muralla con una inversión de más de 500.000 euros, de los que la parte cofinanciada supondrían unos 136.000 euros.

El edil mostró su confianza en las posibilidades de este proyecto con el que se pretende atajar el tramo más deteriorado de la muralla anexo al camino medieval y que transcurren entre la Puerta Nueva y el Portón de La Llana.

Higueras recordó que “en los más de cuarenta años de gestión democrática de este Ayuntamiento este es el primer equipo de Gobierno que pone encima de la mesa una hoja de ruta con fondos y partidas para recuperar este y otro patrimonio que también figuran en la lista roja como es el caso de la Iglesia de San Miguel”, donde el Ayuntamiento ha acometido por vez primera la compra de las viviendas anejas a la iglesia, obra de Andrés de Vandelvira, para rescatar frescos y parte del ábside que los inmuebles habían engullido con el paso de los años.
(Fuente; VIVIR JAÉN)

16 de septiembre de 2020

Investigadores de la UJA destacan el valor de las paredes de Cástulo

Los resultados obtenidos por investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) resaltan la singularidad de las paredes del conjunto arqueológico de Cástulo, el óptimo estado de conservación de las decoraciones y la riqueza y variedad de la paleta cromática empleada en su decoración
Para el estudio se seleccionaron once piezas del edificio dedicado al culto del emperador Domiciano. 

Un equipo multidisciplinar de la Universidad de Jaén (UJA) ha realizado un estudio de las pinturas y pigmentos utilizados en el conjunto arqueológico de Cástulo, en Linares, en el que concluyen, entre otros aspectos, que la riqueza y variedad de la paleta cromática empleada convierte a las paredes decoradas de este yacimiento en un ejemplo de la pintura mural romana en la época alto-imperial en toda la cuenca mediterránea.

El estudio, realizado por investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica y el Departamento de Química Física y Analítica de la UJA, y que ha sido publicado en la revista Scientific Reports del grupo Nature, propone un enfoque multidisciplinar combinando mapas de composición elemental elaborados mediante fluorescencia de rayos X de energías dispersivas y análisis puntuales realizados con Microscopía Raman.

En este sentido, los investigadores resaltan que se necesitan métodos no invasivos, precisos y multidisciplinares para abordar con éxito el estudio de este tipo de materiales de elevado valor patrimonial. En concreto, el método analítico implementado para el estudio de este tipo de muestras debe permitir una separación precisa de la información química de los fondos y escenas, permitiendo la identificación de los componentes del pigmento en capas superpuestas, la detección de componentes minoritarios y el esclarecimiento de mezclas de pigmentos.

ESPLENDOR
Según informa la UJA, para realizar este estudio se emplearon once fragmentos de las paredes decoradas de la habitación 6 del Edificio D del conjunto arqueológico de Cástulo. Este edificio, de finales del siglo I d.C, y dedicado al culto al emperador Domiciano, representa uno de los momentos de mayor esplendor de esta ciudad romana.

Los fragmentos analizados se han clasificado de la siguiente manera: fragmentos con decoración figurativa, en los que se registraron una deidad romana identificada como un Lar (dioses de la casa u hogar) y un personaje indeterminado que porta un objeto en la cabeza; figuras de animales, como un mochuelo, que es alegórico de la diosa Minerva, y una cabra, posiblemente Amaltea que, de acuerdo con el relato mitológico, amamantó de niño a Júpiter; además, otro fragmento mostraba un carcaj, símbolo de Cupido que, aunque no se identifica en dicha estancia, sí que aparece en el denominado mosaico de ‘Los Amores’, descubierto en la habitación contigua.

COMBINACIÓN CROMÁTICA
En estas muestras, el rojo y el amarillo cubren grandes áreas o paneles donde el primero se superpone al segundo en parte y ambos son delimitados con líneas blancas. Los paneles rojos sirven de fondo a la decoración figurativa en la que se emplea el repertorio típico romano de colores blanco, amarillo, rojo, rosa, marrón, verde y azul. A estos fragmentos hay que añadir otros con decoración no figurativa de superficies y bandas.

El primer grupo consta de azul, con una capa de un solo color aplicada directamente sobre la pared. Los fragmentos restantes muestran capas superpuestas de pintura, donde el amarillo está parcialmente cubierto por una capa de líneas rojas y blancas que separan el amarillo del rojo. Los colores restantes se aplicaron sobre estos fondos. Los datos recopilados hasta ahora permitieron clasificar las pinturas como del tercer o cuarto estilo pompeyano, según la paleta utilizada y las figuras mitológicas representadas.

RESULTADOS
Respecto a los resultados, la elaboración de mapas de composición elemental permitió obtener una visión general diferencial de la composición de la ropa, los cuerpos y las áreas decoradas con líneas blancas, en comparación con los fondos de color.

No en vano, se detectó una concentración relativa del elemento estroncio (Sr) en la superficie de los fragmentos con decoración figurativa tres veces mayor que en los fondos rojos y amarillos. Lo mismo puede decirse de las líneas blancas que separan superficies de diferente color en los fragmentos con decoración no figurativa.

Así, los investigadores concluyen que las distintas figuras presentes en la decoración fueron realizadas con pigmentos que compartían una base mineral común, en la que la cantidad de estroncio era significativa y posiblemente intencional, en la búsqueda de otorgar una mayor luminosidad a las figuras.

COMPONENTES
Los componentes minerales mayoritarios detectados en las muestras estudiadas comprenden hematites y cinabrio (rojos), goethita y compuestos de plomo (amarillos), carbón vegetal (negro), calcita (blanco), azul egipcio (azul) y glauconita/celadonita (verdes). Estos componentes además se mezclaron de diferentes maneras: azul egipcio y calcita para obtener un blanco más luminoso, hematites y carbón para conseguir el color marrón y los diferentes tonos de verdes se consiguieron mezclando la glauconita/celadonita con azul egipcio.

Los resultados obtenidos de este estudio resaltan la singularidad de las paredes del conjunto arqueológico de Cástulo, el óptimo estado de conservación de las decoraciones y la riqueza y variedad de la paleta cromática empleada en su decoración, “que las convierten en un excelente y representativo ejemplo de pintura mural romana”. Además, ponen de relieve el valor arqueológico, histórico y artístico único de las pinturas de Cástulo y subrayan su relevancia en su marco cronológico, en la Península Ibérica y en la cuenca del Mediterráneo occidental.

La investigación se ha realizado en el marco del proyecto de investigación ‘Cástulo: Investigación arqueométrica y transferencia social (HAR2016-74917-R)’. El trabajo ha sido dirigido por el profesor doctor Alberto Sánchez Vizcaíno y llevado a cabo por un equipo multidisciplinar de arqueólogos y químicos miembros del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica.
(Fuente; Diario Jaén)

5 de septiembre de 2020

Los hallazgos arqueológicos confirman la existencia de un "espacio de poder" en Yayyan

Los hallazgos arqueológicos de restos de una arquería de yesería de época almohade (siglos XII-XIII) en la iglesia del convento de Santo Domingo de Jaén confirman la existencia de un "espacio de poder" en la antigua ciudad almohade de Yayyan.
Los restos se corresponderían con el pórtico de acceso al patio de un palacio almohade.

Así se pone de manifiesto, según informa en un comunicado la Universidad de Jaén UJA), tras la intervención arqueológica desarrollada en agosto por investigadores del Área de Historia Medieval y del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la UJA.

En este sentido, confirman las hipótesis formuladas en su momento relativas a la existencia de varios pabellones que conformarían un "espacio de poder" en un importante sector del interior de la antigua ciudad almohade de Yayyan, actual Jaén.

Unos espacios cuya construcción se enmarcó en un contexto de transformaciones urbanas desarrolladas entre estos siglos, consistentes en la ampliación de la ciudad y su recinto amurallado, o la construcción de un raudal subterráneo para el abastecimiento de agua y los principales Baños, además de levantarse una nueva mezquita aljama, bajo la actual Catedral.

PALACIO ALMOHADE
Este engrandecimiento y embellecimiento de la ciudad, que se agudizó durante el periodo almohade, llevó aparejada la construcción de nuevos edificios palaciegos, de los que formaban parte las nuevas yeserías descubiertas ahora.

Su excepcionalidad viene dada no solo por su grandiosidad y excelente conservación, sino también porque vendrían a completar una secuencia y gama decorativa de los palacios jiennenses con los fragmentos documentados en otras intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en esta área de Jaén, sobre todo con aquellos que fueron recuperados en el palacio ubicado en el interior del Alcázar Nuevo en el Castillo de Santa Catalina.

De esta manera, con esta intervención arqueológica dirigida por los miembros del Área de Historia Medieval de la Universidad de Jaén, que cuenta con la financiación de la Junta de Andalucía, se completaría una línea de investigación que se inició en 1993 en el Cerro de Santa Catalina.

INVESTIGACIONES EN EL CERRO DE SANTA CATALINA
En esta zona se estudiaron y documentaron dos residencias palatinas islámicas, la primera situada en la ladera Norte, que ocupaba una amplia plataforma que sus descubridores definen como la Primera Alcazaba de Jaén.

La segunda, ubicada en el interior del Alcázar Nuevo, a la cual pertenecen unas yeserías decorativas pre-almohades, en concreto, la albanega perteneciente a una puerta de doble arco de herradura que facilitaba el acceso desde el patio al interior del salón principal del palacio, y que fue edificado en el extremo oriental del Alcázar Viejo de la ciudad de Jaén, actualmente expuesta en el Museo Provincial de Jaén.

Estas investigaciones se completaron con las llevadas a cabo en el solar del Palacio de los Uribe así como en otros solares colindantes al Convento de Santo Domingo, actual Archivo Provincial de Jaén.

Los hallazgos realizados estas pasadas semanas se corresponden con la decoración del pórtico de acceso al patio de uno de los palacios almohades que ya fueron descubiertos, hace más de una década, en los solares contiguos.

Juntos a estos elementos, las investigaciones también están aportando una rica información sobre la secuencia constructiva de la actual iglesia, documentándose otras estructuras que evidencian la transformación de la ciudad tras la conquista cristiana en 1246, primero, y posteriormente tras la construcción del convento de Santo Domingo.
(Fuente: Universidad de Jaén / EFE)

31 de agosto de 2020

Intervención de urgencia para conservar los restos hallados en el embalse del Giribaile (Jaén)

Los trabajos se centrarán en los restos arqueológicos de época romana e iberorromana hallados en el paraje Valcuenda, dentro del embalse del Giribaile, donde han quedado al descubierto por el descenso del nivel de las aguas.
La intervención se justifica para evitar la pérdida o destrucción del patrimonio y evitar los expolios.
La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, a través de su delegación territorial de Jaén, ha resuelto autorizar dos intervenciones arqueológicas de urgencia en el término municipal de Rus para evitar la pérdida o destrucción del patrimonio arqueológico y minimizar el riesgo de expolio.

Así, la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico ha dado luz verde a la solicitud del Ayuntamiento de Rus para acometer un estudio de los restos arqueológicos de la época romana e iberorromana hallados en el paraje Valcuenda, dentro del embalse del Giribaile, donde han quedado al descubierto por el descenso del nivel de las aguas. Dada la entidad de los restos hallados y el riesgo de expolio, el Ayuntamiento ha encargado un estudio preliminar del lugar al Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén, con el objeto de tratar de delimitarlo espacialmente y acotarlo cronológicamente, para proponer soluciones de investigación, salvamento y conservación


EXCAVACIONES CLANDESTINAS
La combinación de oleaje en zonas poco profundas del embalse, con periodos de subida o bajada del nivel de las aguas, ha provocado que algunos sitios arqueológicos hayan quedado completamente expuestos. A esto se suma la acción de excavadores clandestinos con detector de metales, que han removido amplias zonas de los yacimientos. Las fosas de expolio tienen un doble efecto destructor, ya que eliminan los contextos arqueológicos y ocasionan vaciados del terreno en áreas que habían resistido la erosión de las aguas. La previsible subida del nivel del pantano, en algún momento, provocará que la erosión causada por el agua disuelva los niveles arqueológicos ahora expuestos y acelere la destrucción de los yacimientos.

PAREDES ESTUCADAS
El peligro de expolio que se cierne sobre Valcuenda se debe, no sólo a la importante presencia de metales en superficie, sino a que su aspecto erosionado y lavado llama la atención por la espectacularidad de las construcciones que ofrece a la vista: piedras decoradas o trabajadas, grandes paños de paredes estucadas y con policromía, además de, previsiblemente, pavimentos musivarios.

Ante estas circunstancias de posible deterioro de carácter ambiental y por expolio, La Consejería de Cultura autoriza dicha intervención arqueológica de urgencia, programada como una intervención de salvamento in extremis, cuyo objetivo es el estudio de la zona en la que aparecen los restos de construcciones y materiales que se están viendo afectadas por la erosión del embalse y actuaciones de expolio, tratar de acotar la extensión de los restos, avanzar en su definición cronológica y cultural a través de los restos de superficie y excavación arqueológica, así como obtener una planimetría completa de las construcciones que actualmente han emergido de las aguas y las soterradas a través de la excavación. El presupuesto de esta actuación asciende a 42.761,40 euros.

A estos trabajos se añaden los que abordan el paraje de El Altillo, donde el descubrimiento de restos arqueológicos es conocido en la localidad desde hace años. Recientes labores agrícolas han dejado al descubierto varios fragmentos de mosaicos, que han sido documentados fotográficamente por particulares, comunicando su presencia a las autoridades municipales. La entidad de los restos descubiertos y el riesgo de que se produzcan actuaciones de expolio, ya que los mosaicos se encuentran a 15 cm de la superficie, han llevado al Ayuntamiento a encargar un estudio preliminar del lugar. El objetivo es delimitar espacialmente los restos y acotarlos cronológicamente para proponer soluciones de conservación. La Consejería de Cultura y patrimonio Histórico también ha estimado autorizar dicho estudio con carácter urgente.

POSIBLE ALMAZARA ROMANA
En este caso el objetivo principal es la recuperación de los mosaicos con intención de evaluar su estado de conservación y evitar que continúe su deterioro, así como evaluar su potencial patrimonial, conocer la estratigrafía y documentar la posible presencia de una almazara romana en la zona. El presupuesto asciende a 30.108,43 euros.

“En ambos casos concurrían las circunstancias que ponen en peligro de pérdida o destrucción los bienes del patrimonio arqueológico, por lo que se dan los supuestos contemplados en el artículo 5.4. del Reglamento de Actividades Arqueológicas. Una vez más, desde la Consejería cumplimos nuestro compromiso de trabajar de forma ágil para salvaguardar nuestro extenso y singular patrimonio, arqueológico, colaborando con los ayuntamientos de la provincia, que son nuestros aliados en la consecución de este objetivo común de todos los jienenses”, destaca el delegado territorial, Jesús Estrella.

27 de agosto de 2020

Andalucía destinará 70.000 euros a recuperar los vestigios almohades de Jaén

La Consejera de Cultura anuncia una intervención arqueológica de urgencia en los restos de la arquería de uno de los pabellones del palacio islámico descubierto este mismo verano en la iglesia de Santo Domingo de Jaén. 
La intervención en el sotocoro del templo concluirá con el tratamiento y la puesta en valor de las yeserías.
La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, ha destacado que "la actuación de urgencia, con un presupuesto cercano a los 70.000 euros, va encaminada, de un lado, a la conservación de las yeserías, que presentan un gran interés desde el punto de vista artístico y patrimonial, y por otro, a la localización, documentación y análisis del espacio urbano objeto de estudio". Del Pozo ha explicado que el trabajo consistirá en la excavación del ámbito del sotocoro del templo (un total de 173,5 metros cuadrados), donde cayeron la arquería del conjunto palaciego almohade afectada, en su día, por la ampliación renacentista de la iglesia. Asimismo, la intervención se completará con el tratamiento y la puesta en valor de las yeserías.

El hallazgo se produjo este verano, en el marco de las obras de emergencia que la Junta ejecuta en la iglesia de Santa Catalina Mártir de Jaén, más conocida como de Santo Domingo por formar parte del convento de los Dominicos. Una actuación que se desarrolla desde mediados del mes de junio, con una inversión de 93.617 euros que la Consejería de Fomento lleva a cabo dentro del 1% cultural.

Consisten en la rehabilitación del forjado del camarín de la capilla lateral izquierda de la cabecera, la sopanda del forjado del camarín, la consolidación de los elementos salientes de la portada de Alonso Barba, la consolidación y restauración del último cuerpo de la torre de la espadaña, la sustitución de malla de gallinero en las carpinterías bajo cubierta y huecos del coro, así como la Inspección y reparación de las cubiertas de teja, canalones y bajantes.


Igualmente, dentro de los trabajos, se llevado a cabo una intervención arqueológica necesaria, al tratarse de un Bien de Interés Cultural (BIC), que se inició el 1 de julio y ha resultado en el descubrimiento de los restos de yeserías. Durante las excavaciones también se han documentado restos arqueológicos relacionados con la construcción de la iglesia, datados entre los siglos XIV y XVII, que se superponen a importantes vestigios de los palacios almohades (siglo XII-XIII) que existieron en la actual manzana de Santo Domingo. Los extensos derrumbes se pueden interpretar como restos de las demoliciones necesarias para la ampliación renacentista de la iglesia.

Se trata de un inmueble situado en el casco histórico de la capital, cuya recuperación y puesta en valor viene reclamado la ciudadanía desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, se planteó como sede de los materiales elaborados para la exposición de 1992 'La arquitectura del renacimiento en Andalucía: Andrés de Vandelvira y su época' o, después, para acoger la muestra itinerante 'Andalucía Barroca', con la que Junta anunció que se reabriría y que al final se pudo ver en la Catedral entre finales de 2008 y principios de 2009.

Así las cosas y pese a haber sido objeto de diversas intervenciones en estos años, sigue pendiente el fin de su restauración. De hecho, en 2018, la Diputación jiennense y la Consejería de Fomento y Vivienda firmaron un convenio marco de colaboración para concluir precisamente la recuperación de la antigua iglesia. Cerrada en 1972 y cedida por la Diputación a la Junta en 1992, se encuentra muy cerca de otros atractivos patrimoniales como los Baños Árabes y el Antiguo Hospital de San Juan de Dios.

(Fuente: COPE)

19 de agosto de 2020

Nuevo hallazgo en los Marroquíes Bajos de Jaén

El Ayuntamiento de Jaén anuncia que se ha documentado una tenería musulmana, un antiguo taller dedicado a curtir y trabajar las pieles
Estado de la tenería musulmana descubierta en los Marroquíes Bajos. (AYUNTAMIENTO DE JAÉN).
Marroquíes Bajos sigue sorprendiendo con nuevos hallazgos. El Ayuntamiento de Jaén ha anunciado que la Parcela C del yacimiento, que está ubicada en la zona de Expansión Norte de la capital, contiene una tenería, posiblemente, de la época musulmana.

Se trata de una zona de producción, es decir, un taller dedicado a curtir y trabajar las pieles, localizada en el entorno de la cisterna romana que existe en este parque arqueológico.

Según ha detallado a través de un comunicado el concejal de Cultura, José Manuel Higueras, "el taller musulmán también se pondrá en valor por la Administración local", según indica el concejal, que señala que "los trabajos arqueológicos que hay previstos en la zona para el otoño y el invierno permitirán ahondar en la puesta en valor de este espacio para que sea disfrutado por los vecinos de Jaén".

En el caso de la tenería, gracias al Campo de Voluntariado Municipal de Marroquíes Bajos se ha podido documentar su existencia y, "lo más importante", según Higueras, "evitar que se perdiera, como hubiera podido ocurrir también con el depósito de agua de incalculable valor arqueológico".

14 de agosto de 2020

Recuperan el sendero medieval de acceso al cerro de Santa Catalina de Jaén

La Universidad de Jaén y el Instituto Municipal de Empleo y Formación Empresarial (IMEFE) del Ayuntamiento de Jaén han documentado el trazado y las estructuras que conforman el sendero medieval que asciende hasta el Castillo de Santa Catalina, recuperando el primer tramo del mismo. Una senda que, pese haber sido trazada en época medieval, estuvo en uso hasta el siglo XIX.
Las tareas incluyeron la limpieza y desbroce de depósitos de tierra y maleza. (UJA)
Los trabajos fueron ejecutados de noviembre de 2019 a marzo de 2020 por la Escuela Taller del módulo de Jardinería, dirigida por Manuela Moral e impartida por los monitores José Requena y Manuel Barneo, bajo la dirección arqueológica de los investigadores del Departamento de Patrimonio Histórico de la Universidad de Jaén María Victoria Gutiérrez y Juan Carlos Castillo, contando además con la colaboración de un amplio equipo técnico de arqueólogos y topógrafos pertenecientes al Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la UJA.

PUERTA Y PAVIMENTO ORIGINAL

En concreto, las tareas desarrolladas desde noviembre del pasado año han consistido en la limpieza y desbroce de los depósitos de tierra vegetal y maleza que cubrían y ocultaban el primer tramo del camino medieval. Entre los resultados obtenidos destaca, por un lado, la localización de la puerta que abría el principal acceso al camino, de la que se han registrado dos grandes pilares cuadrangulares de mampostería. Por otro lado, la localización de la base geológica totalmente pulida y alisada, “lo cual nos indica que ésta conformaría el pavimento original del sendero, que estuvo deslindado por un lado por los propios afloramientos rocosos del terreno, recortados y trabajados para encajar la senda, mientras que por su lado opuesto, estaría delimitado por una serie de paratas de mampostería irregular, de las que en algunos tramos tan solo se conserva su cimentación”, explica la arqueóloga María Victoria Gutiérrez.

El estudio, limpieza y recuperación de estas paratas ha sido el objetivo de esta primera fase de actuación, identificándose su técnica constructiva y su aparejo, además de dejar patente su estado de conservación y patologías. “Con estos trabajos hemos logrado obtener una documentación trascendental y numerosas evidencias que van a resultar imprescindibles para la proyección de futuras fases de trabajo, que conducirán a la recuperación de todos los elementos, para lo cual se seguirán las directrices marcadas en el proyecto de obras de rehabilitación y puesta en valor del sendero, redactado por el arquitecto Manuel de Toro Codes”, declaran los investigadores de la UJA.

Según las primeras interpretaciones, este sendero, que discurría ascendiendo por el interior de un amplio recinto amurallado, presentaba en su inicio una evidente bifurcación que deja constancia de la existencia de un riguroso control, al separar aquellos transeúntes que ascendían a pie, de aquellas otras personas que lo hacían con carretas u otros medios de transporte, confluyendo ambas vías en un punto estratégico del interior, a partir del cual el camino se unificaba. 

TRANSFORMACIONES DEL S.XIX
Paralelamente, esta actuación ha permitido conocer y verificar no solo el origen medieval de sus estructuras, sino que también ha puesto de manifiesto las profundas transformaciones a las que fue sometido en la primera mitad del siglo XIX, tras la ocupación de la ciudad por las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia. “Nos referimos a los elementos defensivos creados entre 1809 y 1811, con el fin de consolidar y reforzar las defensas de la primitiva alcazaba medieval, aislándola de manera significativa del núcleo urbano. Son todas ellas estructuras que quedaron perfectamente reflejadas en la cartografía histórica de la época elaborada tanto por ingenieros militares franceses como españoles”, asegura Juan Carlos Castillo, catedrático de Historia Medieval de la UJA.

“Desgraciadamente son muchos los interrogantes y estructuras que aún están soterradas en toda la ladera norte del cerro, las cuales deberán recuperarse e integrarse en un amplio proyecto que tenga como cometido principal la revitalización de este amplio espacio periurbano de la ciudad de Jaén, un sector que cuenta con unos importantes valores patrimoniales tanto a nivel histórico como natural”, declara Juan Carlos Castillo. En este sentido, los investigadores de la UJA apuntan que aunque los resultados obtenidos han sido “bastante significativos y elocuentes de la riqueza arqueológica de este enclave”, esta actuación supone solo el inicio “debido al empaque y la complejidad de las estructuras allí existentes, lo que por otro lado, ha evidenciado la inviabilidad de que su absoluta recuperación pudiera lograrse en un marco temporal tan corto, cuatro meses, que es el periodo de duración de la formación del alumnado de la Escuela Taller del IMEFE”.

13 de agosto de 2020

Salen a la luz restos de los palacios islámicos de Jaén

El descubrimiento se ha realizado en el interior de la iglesia del Convento de Santo Domingo y los restos encontrados se corresponderían a la decoración del pórtico de acceso al patio de uno de los palacios almohades de los siglos XII-XIII
A lo largo de las últimas semanas se ha producido el descubrimiento, sin precedentes, de unas yeserías islámicas en Jaén en el interior de la iglesia del Convento de Santo Domingo. Su excepcionalidad viene dada no solo por su excelente conservación, sino también porque se trata de la primera vez que son identificados restos de estas características en la ciudad. 

Según describe la arqueóloga, Mercedes Navarro, los restos hallados corresponden a la decoración del pórtico de acceso al patio de uno de los palacios almohades (ss. XII-XIII) que ya fueron descubiertos hace más de una década en los solares contiguos/anejos. Por lo tanto, su documentación confirma las hipótesis que se formularon en su momento sobre la existencia de varios pabellones que conformarían un “espacio de poder” en pleno centro del casco histórico. 

Esta actuación se enmarcó en un contexto de transformaciones urbanas: se amplió la ciudad y su amurallado, se construyó un raudal subterráneo para el abastecimiento de agua y se levantó una nueva mezquita aljama (bajo la actual Catedral). El engrandecimiento y embellecimiento de la ciudad que se produjo durante este periodo almohade, llevó aparejada la construcción de nuevos edificios palaciegos de los que formaban parte las yeserías descubiertas. Sus paralelos más cercanos se encuentran en algunos de los palacios que conformaron el Alcázar de Sevilla, como el palacio del Yeso o el de la Contratación.

OTRAS ESTRUCTURAS DOCUMENTADAS
Además de estos restos, se han documentado otras estructuras que evidencian la transformación de la ciudad tras la conquista cristiana en 1246, primero, y posteriormente, tras la construcción del convento de Santo Domingo. Por lo tanto, esta excavación muestra evidencias únicas del devenir histórico de la ciudad de Jaén y de su progresiva evolución a lo largo de los siglos medievales y modernos.

La excavación de estos restos corresponde a la intervención arqueológica que está realizando el Área de Hª Medieval de la Universidad de Jaén, dirigida por Irene Montilla, y en la que participan Mercedes Navarro, Ana Visedo, Vicente Salvatierra y Juan Carlos Castillo. Esta actuación se encuadra en las obras de emergencia que se están llevando a cabo en la iglesia del Convento de Santo Domingo por parte de la Delegación Provincial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de Jaén.

25 de julio de 2020

Hallazgos calcolíticos, romanos e islámicos en las excavaciones de Marroquíes Bajos (Jaén)

Entre los hallazgos destacan el de una vivienda islámica y enterramiento romano de una mujer adolescente de cuyo cráneo ha brotado un árbol. 

El alcalde de Jaén, Julio Millán, ha visitado la parcela en la que voluntarios de distintos puntos de España excavan en dos turnos los restos romanos, visigodos, calcolíticos y árabes que se encuentran en la parcela C del barrio del Bulevar, que esconde en apenas 8.000 metros cuadrados más de 5.000 años de la historia de Jaén.

El regidor, junto al concejal de Patrimonio, José Manuel Higueras, ha conocido de cerca de la mano del equipo técnico que dirige los trabajos los primeros hallazgos, entre los que destacan puntas de flecha intactas de sílex del Calcolítico, que comparten antigüedad con un foso de esa época, una vivienda islámica del siglo X, con vasijas, tejas y cerámicas junto a ella y en su interior, un aljibe y un pozo singular de dos entradas de época romana y un enterramiento de una adolescente de esta misma época, con unos 1.600 años de antigüedad, que ha aparecido en los últimos días.

HALLAZGOS DE GRAN VALOR
Millán ha subrayado que todos son hallazgos “de un valor incalculable para explicar, conocer y poner en valor en el presente y a futuros el gran pasado de Jaén cuya evolución se explica casi sin salir de la parcela. “Son unos hallazgos de gran valor, como el trabajo que han realizado el Patronato de Cultura y estos voluntarios y voluntarias, que ahora ceden el testigo a una segunda remesa que trabajará hasta la primera semana de agosto”.

Millán ha confirmado la voluntad del Ayuntamiento de seguir apostando por esta zona. En este sentido, el edil de Patrimonio, José Manuel Higueras, ha manifestado que el campo arqueológico tendrá continuidad y que el objetivo es convertir esta parcela con apoyo económico en una zona visitable, unos restos musealizados que sirven como aliciente para la promoción cultural, educativa y turística de Jaén, para lo que ya se cuentan con las primeras partidas con cargo al Plan Turístico de Grandes Ciudades

El campo de voluntariado es la primera acción de este tipo en la que se involucra el Ayuntamiento de Jaén y supone retomar el trabajo de excavación en la zona casi 20 años después de las últimas intervenciones en la misma.

Los voluntarios, que proceden de distintos puntos de Jaén, Granada, Córdoba e incluso de las Islas Canarias, han centrado sus primeras intervenciones en la excavación de un foso del Calcolítico llamado “foso cero” del poblado de Marroquíes, re-excavando y limpiando la zona, localizando restos romanos únicos en la Península e interviniendo en una zona de enterramientos de época visigoda que no se excavaron, así como parte de una vivienda musulmana.

Se trata de una parcela de 8.000 metros cuadrados en la que los expertos coinciden en destacar que se concentran los grandes vestigios de la historia de Jaén en los últimos 5.000 años.

Este campo arqueológico se lleva a cabo gracias a un convenio suscrito por el Colectivo Gentes y la Asociación Cultural Marroquíes Bajos con el Ayuntamiento.

16 de julio de 2020

Voluntarios de la UJA trabajarán en Cástulo en septiembre

El plazo de inscripción está abierto hasta el 24 de julio, se ofertan diez plazas y la actividad se desarrollará del 1 al 15 de septiembre en el yacimiento.
Los voluntarios recibirán formación específica en el propio yacimiento. NOVACIENCIA  
El yacimiento arqueológico de Cástulo volverá a abrir sus puertas, este año, al voluntariado juvenil procedente de la Universidad de Jaén. Y es que el Vicerrectorado de Estrategia y Gestión del Cambio de la UJA, a través de la Oficina de Cooperación al Desarrollo y Voluntariado, impulsa una nueva convocatoria de su Programa de Voluntariado Universitario en el enclave íberorromano. Esta actividad cultural se desarrollará del 1 al 15 de septiembre y se trata de la quinta edición ya de una iniciativa que la UJA realiza desde 2016, en colaboración con la dirección del Conjunto Arqueológico linarense.

El plazo de inscripción permanecerá abierto hasta el día 24 de julio y en total se ofertan diez plazas, dirigidas a estudiantes de la Universidad de Jaén pertenecientes a las titulaciones de Arqueología, Historia del Arte, Geografía e Historia, Máster en Estudios Avanzados en Patrimonio Cultural: Historia, Arte y Territorio, así como todas las titulaciones de las EPS de Jaén y Linares.

Los participantes colaborarán con el personal técnico de Cástulo en la realización de trabajos y actividades de recuperación y conservación. Para ello, previamente, realizarán una formación sobre el terreno que les permita el adecuado desarrollo de las actuaciones. Además, se desarrollarán diferentes acciones en el Museo Arqueológico de Linares. Asimismo, disfrutarán de la experiencia de la convivencia y práctica diaria en el desarrollo de las actividades de campo.


LABOR ALTRUISTA
Los voluntarios culturales de la UJA son estudiantes que, de forma altruista y sin ánimo de lucro, dedican parte de su tiempo libre a realizar tareas de recuperación o conservación de la identidad cultural, la difusión de los bienes culturales o la promoción de actividades artísticas, siempre bajo supervisión técnica y académica.

Entre sus derechos se encuentran el estar debidamente acreditados, recibir una formación adecuada a las tareas que realizarán, ser informados de las actividades propuestas, recibir un certificado de participación o cesar libremente en su condición de voluntario. Y entre sus deberes más importantes se encuentran el usar las acreditaciones e indumentarias identificativas facilitadas por la organización y desarrollar, en el lugar y horarios voluntariamente aceptados, las labores acordadas.

Desde que en el año 2011 se creara el Conjunto Arqueológico de Cástulo por parte de la Junta de Andalucía, las investigaciones, prospecciones y excavaciones llevadas a cabo sacaron a la luz restos de diferentes edificaciones, materiales y otros objetos de esta importante ciudad íbero-romana, cuya ocupación se remonta al año 3.000 antes de Cristo. El objetivo principal de esta actividad es establecer un orden secuencial de ocupación de este ámbito de la ciudad, lo que proporcionará una información gráfica y escrita que repercutirá en el conocimiento de la historia de Cástulo.

5 de junio de 2020

Los arqueólogos documentan una Villa Romana en Mengíbar (Jaén)

Una excavación arqueológica de urgencia saca a la luz en Mengíbar (Jaén) restos constructivos que podrían estar asociados a una villa romana junto a la Vía Augusta a orillas del Guadalquivir y a escasos 200 metros del Arco de Jano Augusto de Mengíbar. Entre otros materiales han aparecido teselas de mosaico, fragmentos de cerámica y vidrio así como restos de estuco.
La villa romana se corresponde al periodo alto imperial. FOTO: CRISTÓBAL PÉREZ BAREAS
Según ha podido saber VIVIR JAÉN, una intervención arqueológica de urgencia en Mengíbar sacó a la luz el pasado mes de marzo, restos muebles y constructivos asociados a un asentamiento rural de carácter agropecuario y correspondientes a época alto imperial romana (siglos I-II dC).

La excavación de urgencia dirigida por el arqueólogo Cristóbal Pérez Bareas, a instancias de la Delegación de Cultura de la Junta, vino motivada por una avería en la red de agua de la Comunidad de Regantes de Mengíbar y se centró en un tramo de canalización de 30 metros de largo y 6,5 metros de ancho, además de un área de aproximadamente 40 metros cuadrados. “Se trata de una pequeña superficie, donde hemos realizado una excavación de registro en una zona de la que ya se habían documentado restos a nivel superficial, pero nunca se había excavado en profundidad”, dijo Pérez Bareas a VIVIR.

Se trata de una zona de gran afección arqueológica, a doscientos metros del Arco de Jano Augusto -que descubrió la Universidad de Jaén en 2018-próxima a la ciudad ibero-romana de Iliturgi y casi a orillas del río Guadalquivir.

Del trabajo de los arqueólogos, que se extendió a lo largo de un mes, antes de la declaración del estado de alerta sanitaria, se han documentado depósitos arqueológicos que se remontan a la prehistoria y que incluyen evidencias constructivas relacionadas con un asentamiento romano de comienzos de la época imperial, con sucesivas modificaciones que se corresponden con diferentes fases de ocupación en las que se re-aprovecharon materiales constructivos como grandes sillares de piedra, de hasta 1,5 metros de diámetro.Según explica Pérez Bareas, “el complejo también sufrió un largo periodo de abandono hasta que se vuelve a re-ocupar entre los siglos IV y V dC, ya en época tardo romana”.

Según explica el arqueólogo,entre los restos han aparecido teselas, que se relacionan con mosaicos, cerámica, vidrio y restos de estuco en paredes.

“Nosotros hemos documentado un área muy pequeña de excavación, y muy compleja ya que en la instalación del sistema de riego, que en algunos puntos llega a los dos metros de profundidad, se rompieron las secuencias estratográficas del terreno”, concluyó el arqueólogo que también agradeció el trabajo realizado en la excavación por los operarios de la empresa Tragsa.

La Universidad de Jaén reanudará sus trabajos arqueológicos en el Arco de Augusto y en el oppidum ibero

El Instituto de Arqueología Ibérica de la UJA, en el marco del "Proyecto Iliturgi" que desarrolla en Mengíbar (Jaén), habría constatado la existencia de un complejo monumental de edificaciones (un posible altar monumental, edificios administrativos y un puente) en torno al Arco, antes del cese de los trabajos por la pandemia. 
El Instituto de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén va a reanudar los trabajos de investigación que desarrolla en Mengíbar, dentro del Proyecto ILITURGI, cuya actividad cesó motivado por la pandemia. Los trabajos se retomarán interviniendo en la zona del Arco de Augusto (Ianus Augustus), para la cual el Ayuntamiento de Mengíbar ha solicitado una ayuda para la conservación del patrimonio arquitectónico al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Además, está prevista una intervención en el oppidum ibero de Iliturgi, centrada en la excavación de su fortificación y del interior del asentamiento destruido al final de la Segunda Guerra Púnica.

Previamente a su paralización motivada por la pandemia, el equipo de arqueólogos de la UJA se encontraba trabajando en la documentación de los pilares de un puente romano que cruzaba el Guadalquivir a la altura del Arco de Augusto. En este sentido, a la estructura del puente se asocian no sólo la Vía Augusta, sino toda una serie de restos de edificaciones, relevados parcialmente mediante georrádar, que subrayan la entidad del complejo monumental construido por el Emperador Augusto en los últimos años del cambio de era.

Así, los investigadores han constatado que el Arco de Augusto no se encontraba solo, sino que junto a él se dispone un posible altar monumental, edificios administrativos y un puente, que articulan el cruce de la Vía Augusta con el río Guadalquivir, “otra vía de comunicación, en este caso fluvial, de primer orden”, apunto el director del proyecto, el investigador de la UJA Juan Pedro Bellón. Según los trabajos realizados hasta el momento, los edificios que se están documentando podrían formar parte de una mansio o una mutatio, áreas de servicio acondicionadas y situadas cada cierta distancia en la calzada romana con el objetivo de ofrecer descanso, provisiones y animales para el correo imperial. “No obstante, es necesario proseguir con la intervención arqueológica para aclarar estos aspectos, definir las funciones de los edificios con mayor precisión y comprender la complejidad del sitio, sin lugar a dudas, todo un laboratorio para avanzar en el conocimiento de las fronteras provinciales del Imperio Romano”, indica Juan Pedro Bellón.

Como otros sectores, el de la Arqueología también se ha visto afectado por la declaración del Estado de Alarma. En este sentido, Juan Pedro Bellón indica que “cuando se habla de recuperación económica y futuras inversiones públicas, no cabe duda de la potencialidad de la arqueología, porque la investigación, conservación y puesta en valor del patrimonio generan conocimiento y recursos estratégicos para la economía”. En el caso del Proyecto ILITURGI, destaca que Mengíbar “es buen ejemplo de ello y la colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad de Jaén están sentando las bases para la definición de un enclave patrimonial muy interesante desde ese punto de vista”.

26 de mayo de 2020

Importante hallazgo de una cabeza de mármol del siglo IV d.C. en Cástulo

Datada  en el siglo IV dC, se podría corresponder, según los primeros estudios, a una figura masculina del dios Marte o a la femenina de la diosa Minerva, documentada reiteradas veces en la ciudad romana próxima a Linares (Jaén).
La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha asistido este lunes en el Conjunto Arqueológico de Cástulo, en Linares (Jaén), al desenterramiento de una cabeza de mármol localizada en el yacimiento, que podría datar del siglo IV d.C., y que podría corresponder, según los primeros estudios, a una figura masculina del dios Marte o a la femenina de la diosa Minerva, documentada reiteradas veces en la ciudad romana de Cástulo.

“Volvemos a encontrarnos con un hallazgo que coloca de nuevo a Cástulo y a la provincia de Jaén en la primera línea de la arqueología y de la historia. Estamos ante una escultura que fue enterrada a posta para mantener su dignidad y simbolismo en el Cástulo de hace 1600 años”, ha señalado la consejera, acompañada en su visita por la secretaria general de Patrimonio Cultural, Macarena O’Neill.

En este sentido, Del Pozo ha indicado que el hallazgo “nos permitirá conocer mucho más la historia del conjunto arqueológico y una zona que, por su morfología no había sido tan estudiada hasta el pasado verano”. Así, ha explicado que los trabajos “continuarán y ampliarán en los próximos meses, dotando a Cástulo de los recursos necesarios para situar el yacimiento al nivel de su importancia histórica para Linares y para toda la provincia de Jaén”.

Asimismo, la titular de Cultura ha recordado que en la actualidad hay consignados 600.000 euros de la ITI de Jaén para el conjunto “pero estamos trabajando en aumentar la inversión con la reprogramación de fondos en las mesas de negociación y alcanzar los 4 millones de euros”.

La cabeza de la estatua será trasladada al Museo Arqueológico de Linares donde los técnicos procederán a su estudio en profundidad, ha explicado la consejera, que ha insistido en la apuesta del Gobierno andaluz por impulsar este conjunto arqueológico. En este sentido, ha detallado que se está trabajando en una superficie de 50 hectáreas y que seguirá avanzando porque para Cultura “es una prioridad seguir trabajando en Cástulo”.

El hallazgo se produjo hace unos días por debajo del nivel del pavimento de una calle principal de Cástulo, que conectaba la Puerta Norte (o Argentaria) con el centro urbano en época romana. En concreto, las excavaciones de pasado verano recuperaron un tramo de esa calle hasta llegar a su pavimento, aquel que discurre ante la fachada de un pórtico monumental presidido por un posible templo, que se construyó en la primera imperial (en tiempos del emperador Augusto, hacia el cambio de era), y estuvo en uso un largo período de tiempo, al menos hasta el siglo IV d.C., cuando fue desmantelada la mayor de edificio.

POSIBLE CONJUNTO ESCULTÓRICO
La cabeza ahora encontrada, como otros fragmentos anteriores que fueron hallados en el transcurso de las excavaciones, formaría parte del programa decorativo de este edificio imperial. De hecho, en el patio central de pórtico se han conservado diez basamentos que su día sostendrían otras tantas esculturas, tanto ecuestres en un lado, como «pedestres» en el otro.

Las últimas lluvias, así como la ausencia de una de las losas del pavimento de esa calle recuperada, arrastraron una mínima capa de tierra que ocultaba esta cabeza. Según los técnicos, esta cabeza fue intencionadamente enterrada y, aunque presenta daños en la cara, que apuntan a una expresa destrucción, se encuentra en buen estado para su estudio. En cuanto a la identificación, podría tratarse de una mujer con gorro o casco, que tal vez corresponda a la diosa Minerva o de la figura masculina del dios Marte.

21 de mayo de 2020

Autorizan la intervención arqueológica en Marroquíes Bajos

La Junta de Andalucía ha dado luz verde a la intervención del Ayuntamiento de Jaén en una de las parcelas del yacimiento de Marroquíes Bajos con una inversión de 86.226 euros y que incluirá un campo de voluntariado en julio de 2020
Visita guiada en el yacimiento calcolítico de Marroquíes Bajos de Jaén.
La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía ha dado luz verde a la intervención arqueológica preventiva en la parcela C del Parque Arqueológico de Marroquíes Bajos en Jaén, una zona con una de las secuencias culturales más completas y complejas de la arqueología de España, relacionada con la leyenda de la Atlántida.

El proyecto, promovido por el Ayuntamiento de la capital y ahora aprobado, tuvo entrada en la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico el pasado 23 de marzo y se ha resuelto favorablemente con fecha de 18 de mayo, con una inversión de 86.225,59 euros en 2020.

Por un lado, se financia la excavación arqueológica del campo de voluntariado, que se ejecutará en el mes de julio, por un total de 36.225,59 euros, y por otro, una partida de 50.000 euros se invertirá en la puesta en valor del sitio arqueológico.

Dichos fondos proceden del Plan Turístico de Grandes Ciudades, aprobado recientemente por la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía para la ciudad de Jaén.

PARQUE ARQUEOLÓGICO
La parcela C, abandonada durante quince años, fue reservada hace años para la construcción de un parque arqueológico, de hecho, en diciembre de 1996 la Junta de Andalucía hizo público el proyecto y un detallado informe, elaborado por el Departamento de Protección del Patrimonio Histórico, en el que se exponían los pormenores para lograr la conservación integral del área central de la zona arqueológica.

El alcalde de la ciudad, Julio Millán, recordaba en el mes de septiembre, cuando se realizaron labores de limpieza en la parcela, que sólo está excavado un 15 % de la superficie total que abarca unos 6.000 metros y sólo había catas hechas en algunas zonas concretas.

En esa parcela se encuentra el origen del yacimiento y ahí está el primer círculo de Marroquíes Bajos, lo que se ha denominado foso número 0.

Marroquíes Bajos, con más de 130 hectáreas, incluye uno de los asentamientos calcolíticos más importantes de Europa y las almazaras más grandes conocidas del Imperio Romano.

Durante años fue zona de huertos y se encontraba en el extrarradio, ahora, en parte, está bajo los cientos de edificios que se construyeron cuando comenzó la expansión urbana de la ciudad en 1994 y que obligó a realizar cientos de excavaciones arqueológicas de urgencia, gracias a las cuales se pudo comprobar la riqueza que alberga.

Sólo se ha excavado una mínima parte de la zona, otra se encuentra bajo el parque de El Bulevar, las zonas verdes, o en solares sin urbanizar, algunos de ellos con una especial protección para que en tiempos mejores sean puestos en valor.

29 de abril de 2020

Documentan una fortificación iberorromana bajo el castillo de La Guardia (Jaén)

La fortaleza está considerada como una de las primeras fortificaciones árabes de la Península tras la invasión del año 711. Es la primera vez que se encuentran indicios arquitectónicos "in situ" que evidencian la existencia de esa fortificación iberorromana.
El castillo sufrió una importante transformación entre los siglos XV y XVI.
Los primeros resultados de los trabajos arqueológicos realizados por el grupo investigación 'Patrimonio Arqueológico de Jaén' de la Universidad de Jaén (UJA) en el castillo de La Guardia (Jaén) confirman la existencia de una fortificación iberorromana bajo su estructura, considerada una de las primeras fortificaciones árabes de la Península tras la invasión del año 711.

El catedrático de Historia Medieval de la UJA, Juan Carlos Castillo, ha explicado en un comunicado que "anteriormente habían aparecido indicios de materiales cerámicos y elementos constructivos realizados en las murallas que podían indicar el origen iberorromano de esa fortificación, pero es la primera vez que encontramos indicios arquitectónicos in situ que evidencian la existencia de esa fortificación iberorromana".

"Las evidencias arqueológicas de los restos de estas estructuras defensivas han sido localizadas en un solo sondeo porque el resto de áreas excavadas están muy alteradas por las cimentaciones de los edificios medievales y renacentistas, lo que dificulta determinar el origen y la composición de las mismas", "sin embargo, en ese corte han aparecido varias líneas de muralla que pueden relacionarse con fortificaciones iberorromanas", ha añadido.

A través de sus trabajos, los investigadores de la UJA tienen como objetivo analizar el origen del recinto amurallado y los usos de esta fortificación durante la Edad Media.

De esta manera, han determinado que la antigua fortificación se convirtió en la base de los nuevos elementos defensivos construidos sobre ella; así como la enorme transformación sufrida a finales de la Edad Media y a principios de la Edad Moderna, entre los siglos XV y XVI, por parte de los señores de La Guardia de Jaén, los Mesías.

IGLESIA DE SANTA MARÍA
El catedrático ha dicho que han constatado que "la antigua iglesia de Santa María, que se construyó dentro del recinto amurallado, tuvo dos fases constructivas: una medieval, correspondiéndose con un templo pequeño que adapta su cabecera absidal al interior de una bestorre; y otra un poco posterior de mayor tamaño al incorporar criptas funerarias y capillas en los laterales".

El plan de actuación del grupo de investigación actualmente se está centrando en la recuperación del alcázar del castillo, abarcando la restauración de sus cuatro torres y lienzos de muralla.

Paralelamente, se está llevando a cabo el análisis arqueológico y la recuperación de los sondeos realizados en investigaciones anteriores entre 1995 y 1997, que fueron las primeras actuaciones, en las que ya colaboró la UJA.

NUEVAS ÁREAS DE EXCAVACIÓN
A su vez, se han abierto dos nuevas áreas de excavación con el objetivo de seguir profundizando en el conocimiento de la evolución histórica del conjunto fortificado de La Guardia y también determinar el grado de conservación de todos sus elementos.

El equipo de la UJA que lidera Juan Carlos Castillo y lo conforman Mercedes Navarro, María Victoria Gutiérrez, Vicente Salvatierra, Irene Montilla, José Luis Castillo, Miguel Ruiz Calvente, Carlos Cid, Ana Visedo y Eva María Alcázar, trabaja con la técnica conocida como Arqueología de la Arquitectura.

Esta misma técnica han empleado en el estudio de los castillos de Lopera, Villardompardo, o Alcaudete, entre otros, así como en el análisis de un sector de las murallas de Jaén, Beas de Segura, Sabiote o Arjona, entre otras.

El proyecto en el castillo de La Guardia arrancó en junio de 2019 y el trabajo de campo se extenderá en principio hasta el verano de 2020, se iniciarán todos los estudios de laboratorio, para culminar con la realización de la memoria final, prevista para 2021.

(Fuente: EFE)

3 de abril de 2020

Un paseo por Cástulo en pleno confinamiento

La Junta de Andalucía y Google ofrecen en Maravillas de Andalucía más de 2.300 obras de arte para visitar de forma virtual y recoge esta ciudad como uno de los increíbles hallazgos arqueológicos de la región
Visita guiada a Cástulo. Mosaico de los Amores. FOTO: IDEAL
La provincia de Jaén esconde infinidad de tesoros arqueológicos dignos de visitar, también en cuarentena sin necesidad de movernos del sofá. Maravillas de Andalucía es un proyecto de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Google Arts&Culture que ofrece más de 2.300 obras de arte mediante colecciones virtuales de museos como los de Granada, Huelva o Jaén, además de diversos conjuntos arqueológicos y monumentales.

En el apartado 'Desenterrando el pasado' figura la ciudad de Cástulo como uno de los increíbles hallazgos arqueológicos de la región andaluza, un paseo por su legado desde la Prehistoria hasta hoy. El origen de Cástulo puede fecharse en el Neolítico (5.000 a.C. - 2.000 a.C.), un periodo caracterizado por el desarrollo de la agricultura, la ganadería y por avances tecnológicos como el uso de la piedra pulida o la cerámica. En el II milenio, durante la Edad de Bronce Medio, Cástulo se consolida como un importante núcleo de población vinculado con las explotaciones mineras de Sierra Morena.

Desde entonces cada periodo histórico ha ido dejando su impronta en Cástulo, por eso este paseo comprende ocho etapas en total: Prehistoria, periodo orientalizante, época ibérica, romana, visigoda, islámica, Edad Moderna y Edad Contemporánea, todas ellas con descripciones, fotografías y recursos audiovisuales para profundizar en la materia.

MOSAICO DE LOS AMORES
Así pues, de la época ibérica podemos ver cráteras griegas, usadas en los ritos funerarios, una falcata y un exvoto de bronce (500 a. C. - 200 a. C.). De la época romana destaca el mosaico de los Amores, una sala de 70 metros cuadrados en excelente estado de conservación perteneciente a un edificio que posiblemente iba a estar destinado al culto imperial a Domiciano. La mayor parte del mosaico está compuesto por teselas de piedra, aunque también hay de pasta de vidrio.

Otra curiosidad de Cástulo es que alberga los restos de uno de los edificios cristianos más antiguos de la Península Ibérica, fechado en el siglo IV d.C.; en él se encontró la patena de Cristo en majestad, la representación de Cristo más antigua documentada en la península y una de las piezas de este tipo mejor conservadas del mundo.

La ciudad de Cástulo está situada a seis kilómetros de Linares y junto con el Museo Arqueológico conforman el Conjunto Arqueológico de Cástulo, lugares que como hemos visto se pueden disfrutar en cualquier momento.

31 de marzo de 2020

El Museo Arqueológico de Porcuna se ubicará en el Real Pósito

El singular monumento del siglo XVIII albergará una sala de la época romana. En una segunda fase se contará con otras salas específicas de la cultura ibérica y las de las civilizaciones prehistóricas que pasaron por esta zona de la campiña jienense
El Ayuntamiento de Porcuna restauró años atrás las instalaciones del antiguo Pósito.
La declaración del estado de alarma supone la paralización de numerosos procesos de contratación de las administraciones. Sin embargo, aunque queda paralizada la iniciativa, el Ayuntamiento ya ha lanzado el pliego para la licitación de un proyecto singular, fundamental para los planes de crecimiento económico y diversificación del equipo de Gobierno que dirige Miguel Moreno, de Cs. Se trata de la creación del Museo Arqueológico en las instalaciones del Pósito Real de Carlos IV.

Todo apunta a que la ejecución, pese al contratiempo que supone la irrupción del coronavirus será rápida, pues se estipula un plazo de solo un mes desde que se formalice la adjudicación. El presupuesto máximo previsto es algo superior a 53.000 euros, con el IVA incluido. El objetivo es acondicionar el monumental espacio, situado en la parte baja del Ayuntamiento en un espacio museístico, concretamente una sala con materiales de la época romana.

La concesión se refiere al suministro de materiales especiales o de alta calidad para el montaje de vitrinas y demás elementos expositivos y su instalación. Las galerías, un monumental espacio del siglo XVIII, fueron restauradas años atrás por la Administración local porcunense. De esta manera, el espacio cuenta con todas las infraestructuras técnicas necesarias para albergar el museo, como videovigilancia, seguridad en el acceso, iluminación y ventilación.

AMPLIO CATÁLOGO EXPOSITIVO
La idea es poner en valor la riqueza histórica y patrimonial de Porcuna, que se corresponde con Obulco, un asentamiento romano con hondas raíces ibéricas. De hecho, las excavaciones en el anfiteatro augura que se trataba de uno de los mayores de Hispania. El museo contará con un análisis del territorio —topografía, ubicación de la ciudad, evolución urbana y vías—. También se reflejarán los lugares públicos de la época —calles, templos, abastecimiento de agua y edificaciones para espectáculos—, con material como esculturas, columnas o inscripciones. En cuanto al ámbito doméstico, se abordará la distribución de la casa. Se contará con piezas escultóricas y arquitectónicas, así como enseres. Un cuarto apartado corresponderá a los ritos funerarios, con un recorrido por esta cultura y por las características de las tumbas. El visitante podrá ver esqueletos, ajuares, urnas, aras y estatuíllas. Finalmente, el museo municipal porcunense detallará el modo de vida en la civilización romana. En el caso del ámbito rural se describirán las villas y los usos de la agricultura y la ganadería en el periodo. Igualmente se reflejarán el comercio, facilitado por las vías de comunicación y la numismática, y la minería, una de las riquezas aportadas por Hispania al mundo romano. En este caso, los vestigios aportados para exhibirse serán esculturas, vajillas y monedas.

Como recoge el proyecto, esta primera sala será el comienzo de un proyecto mucho más ambicioso. De hecho, tras la sala romana se contará con otras específicas de la cultura ibérica y las de las civilizaciones prehistóricas que pasaron por esta zona de campiña, transitada desde hace milenios por su ubicación estratégica.

28 de enero de 2020

Jaén tendrá un campo de voluntariado internacional de arqueología en Marroquíes Bajos

La intervención se desarrollará en la parcela C de esta zona arqueológica en el barrio de Expansión Norte, un suelo propiedad del Ayuntamiento de Jaén que cuenta con más de 8.000 metros cuadrados de terreno dedicado exclusivamente a esta conservación por su alto valor simbólico al ser el centro del poblado calcolítico
El Patronato municipal de Cultura, Turismo y Patrimonio ha presentado ante el Instituto Andaluz de Juventud de la Junta de Andalucía el proyecto de un campo de voluntariado con carácter internacional dedicado a la arqueología denominado ‘Descubriendo los orígenes de Jaén. Arqueología en Marroquíes Bajos’ que persigue la recuperación y puesta en valor de los restos arqueológicos de Marroquíes Bajos para la creación de un Parque Arqueológico que permita conocer el pasado histórico de la ciudad. La iniciativa del ente cultural del Ayuntamiento se ha coordinado además con las áreas de Medio Ambiente y Juventud.

El concejal de Cultura y Patrimonio, José Manuel Higueras, explica que el entorno de intervención se desarrollará en la parcela C de esta zona arqueológica de Marroquíes Bajos, en el barrio de Expansión Norte, un suelo propiedad del Ayuntamiento de Jaén que cuenta con más de 8.000 metros cuadrados de terreno dedicado exclusivamente a esta conservación por su alto valor simbólico al ser el centro del poblado calcolítico “y por tanto uno de los asentamientos más importantes del Sur peninsular, ya que contiene una de las secuencias culturales más completas y complejas de la Historia de la Arqueología de España”.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS
En este proyecto presentado se especifica que el trabajo de este grupo de voluntariado no requiere necesariamente a personal voluntario especializado, lo que será un ejemplo muy importante para el resto de ciudadanos. Una de las claves del Patronato de Cultura es acercar esta parte del patrimonio de Jaén a los propios jiennenses, elemento clave para su puesta en valor y recuperación. Para dicha puesta en valor, el proyecto también plantea la realización de actividades complementarias que permitirán un conocimiento profundo de cómo vivían nuestros antepasados.

Además, incluye actividades lúdico-recreativas y socioculturales que, en colaboración con la concejalía de Juventud y asociaciones sin ánimo de lucro, estarán dirigidas a fomentar la cohesión social y la participación de todos los voluntarios de dicho campo, como rutas de senderismo por los entornos más inmediatos de la capital, incluso rutas didácticas por senderos de Otíñar, Madroñales, Alcandoras y Cruz de la Chimba, u otras con fin meramente lúdico, como juegos de mesa o de rol.

Higueras ha destacado la apuesta y el intenso trabajo que se realiza desde el área de Patrimonio del Ayuntamiento “para que consigamos que nuestro patrimonio sea valorado y conocido dentro y fuera de nuestras fronteras, pues resulta una pieza clave y fundamental que contribuirá a fomentar el desarrollo turístico como recurso económico, además de elevar el nivel de calidad de vida de los jiennenses”.

(Fuente: Hora Jaén)

16 de abril de 2019

El centro 'PaleoMágina' abre sus puertas en Bedmar (Jaén)

Se trata de un lugar donde conocer y descubrir la prehistoria y la evolución humana de forma dinámica y documentada.
La localidad jienense de Bedmar concluye uno de los proyectos de dinamización histórica y cultural más esperados del municipio. Se trata del centro PaleoMágina, un lugar donde conocer y descubrir la prehistoria y la evolución humana de forma dinámica y documentada. El espacio consta de tres plantas y cuatro exposiciones. En la primera se encuentra el laboratorio y la sala de conferencias destinada a encuentros temáticos; la segunda, alberga la entrada principal y los espacios destinados a talleres infantiles, además de patios con cuevas y zonas para que los más pequeños conozcan y hagan sus propias excavaciones arqueológicas.

ZONA EXPOSITIVA
La tercera planta es la propia sala expositiva, que en la actualidad alberga cuatro exposiciones de las colecciones de la Fundación Atapuerca y la Universidad Autónoma de Madrid. La primera está conformada por veinticuatro acuarelas de Fernando Fueyo sobre Atapuerca. La segunda, también de la Fundación Atapuerca, supone un paseo por las teorías de Darwin y la evolución humana a través de su biografía y la representación de los hitos más importantes. En ella aparece el Beagle, el barco que utilizó Darwin para llegar hasta las Islas Galápagos o una representación de Lucy, la australopithecus afarensis más famosa del mundo, entre otros iconos representativos, como escenas caníbales que ayudan a comprender la línea evolutiva del ser humano.

La tercera exposición se centra en el tema de la sexualidad y la reproducción a través de la Historia. La cuarta y última, de la Universidad Autónoma de Madrid, narra los momentos principales de la vida Neanderthal, con esqueletos, cráneos e infografías con toda la información necesaria para comprender todos los detalles de este espécimen, e incluso conocer cómo se alimentaban y vivían.

HORARIOS
Durante esta Semana Santa, en horario especial, el centro abrirá sus puertas a los visitantes en horario de lunes a miércoles santo de 10:00 a 13:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas. El sábado santo abrirá de mañana, de 10:00 a 13:00 horas. Las personas interesadas en concertar una visita guiada con el arqueólogo responsable del centro, Marco Antonio Bernal, pueden hacerlo contactando por teléfono en el 605 582 228.

(Fuente: Hora Jaén)

15 de abril de 2019

Representaciones teatrales en los yacimientos iberos de la provincia de Jaén

Estas propuestas, que se realizarán durante Semana Santa, forman parte del programa especial que la Diputación ha impulsado este año con motivo del 20 aniversario del Viaje al tiempo de los iberos
Una actriz hace las veces de princesa íbera en el yacimiento de Puente Tablas. FOTO: EL MUNDO
Estos días de Semana Santa, la Diputación de Jaén organiza visitas teatralizadas y excursiones para dar a conocer el rico patrimonio ibero de la provincia. El programa titulado "Que vienen los iberos" coincide este año con el 20 aniversario del producto turístico Viaje al tiempo de los Iberos. "Queremos poner a disposición de la ciudadanía, tanto de turistas y visitantes como de los propios jiennenses, los yacimientos iberos con los que cuenta esta ruta turística para que sean disfrutados por el mayor número de personas posible aprovechando que en Semana Santa la gente tiene días de asueto y nos vienen a conocer un buen número de visitantes", ha explicado el diputado de Turismo, Manuel Fernández.

Las actividades previstas tienen carácter gratuito y para participar en las mismas es preciso inscribirse en la web del Viaje al tiempo de los Iberos o el teléfono 953 229668, de lunes a viernes. El día 17 de abril está prevista una visita teatralizada a la ciudad fortificada de Giribaile. El día 18, una visita guiada que, bajo el nombre de "Las batallas en Ipolca a través de la historia", "posibilitará conocer la necrópolis de Cerrillo Blanco de Porcuna y participar en un taller de fabricación de falcatas", según concreta Fernández.

Para el día 19 de abril se ha preparado una visita guiada al santuario ibero de los Altos del Sotillo de Castellar en la que los participantes también estarán acompañados por personajes de distintas generaciones. El día 20 será el turno del oppidum de Puente Tablas y el Museo de Arte Ibero, donde un arqueólogo dirigirá la visita para hacer más comprensible la realidad del mundo ibero y su civilización. Finalmente, el 21 de abril concluirá este programa especial de actividades para Semana Santa con una visita teatralizada a la ciudad ibero-romana de Cástulo, que va a cobrar vida a través de personajes históricos y de la mano de un guía profesional.

Estas propuestas forman parte del programa especial que la Diputación ha impulsado este año con motivo del 20 aniversario del Viaje al tiempo de los iberos, una programación que incluye más de 60 citas desde el equinoccio de primavera hasta la Navidad que, entre otras, contempla espectáculos musicales, visitas teatralizadas, guiadas con expertos o talleres infantiles, entre otras.

(Fuente: El Mundo)