Mostrando entradas con la etiqueta Ibiza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ibiza. Mostrar todas las entradas

13 de marzo de 2017

Finaliza la primera fase de la excavación del cementerio bizantino de Sa Capelleta, en Ibiza

Han aparecido un total de nueve cuerpos correspondientes a cinco adultos y cuatro menores enterrados en tres tumbas. Junto a los cuerpos se encontraron cuentas de collar y una jarra cerámica.
María José Escandell y Ricard Marlasca trabajando en el yacimiento. FOTO: PILAR MARTÍNEZ
Los arqueólogos que descubrieron a principios de mes la existencia de un cementerio romano del siglo VII, época bizantina, en un solar particular de Sant Francesc, dan por concluida la primera fase de su trabajo, con la excavación, documentación y extracción de un total de nueve cuerpos inhumados en cuatro fosas reutilizadas. Estos nueve restos humanos corresponderían a cinco adultos y cuatro menores, enterrados en tres de las tumbas. En la cuarta, que apareció vacía, suponen que se dio sepultura a un niño muy pequeño cuya osamenta, más frágil que la de los adultos, habría desaparecido consumida por la acidez de la tierra.

La arqueóloga María José Escandell, a cargo de la excavación, explicó ayer a este diario que la escasa existencia de objetos de ajuar, que se limita a una pequeña jarra cerámica y unas cuentas de collar, confirman su primera impresión de que se trata del cementerio de una familia rural muy humilde. Los restos de la jarra y el collar servirán para datar el hallazgo con más precisión.

ZANJAS AGRÍCOLAS
Además de las cuatro tumbas, descubiertas casi por azar durante un seguimiento arqueológico preventivo, en el solar también ha aparecido un grupo de sèquies de conreu, unas zanjas abiertas por los campesinos en la piedra para alcanzar la tierra y plantar árboles. Estos orificios son posteriores al enterramiento bizantino, pero hará falta un estudio más preciso para detallar cuándo se hicieron.

Escandell y el resto de arqueólogos de la empresa Posidònia fueron los responsables del descubrimiento del yacimiento de Sa Capelleta, y desde su experiencia se atreven a asegurar que el camposanto es mucho más amplio, extendiéndose hacia un aparcamiento situado junto al área excavada.

7 de enero de 2016

Las obras de una carretera descubren una villa romana en Ibiza

La villa abarca los tres períodos púnico, romano y bizantino, por el hallazgo de cerámicas de las tres épocas, asociadas a las estructuras de la casa. Se trata una villa agrícola utilizada para la producción de vino o aceite,
La aparición de los restos era totalmente inesperada, y  ha sido fruto del seguimiento arqueológico al que se ven obligadas todas las obras realizadas en las áreas calificadas como zonas arqueológicas de Ibiza.
Las obras de la travesía de Jesús (Ibiza) han dejado al descubierto una villa o casa púnico-romana-bizantina que ha sido utilizada durante 800 años, entre el siglo II a.C y el VI d.C. También se han encontrado tres enterramientos o inhumaciones de época bizantina, una de ellas de un individuo infantil, cuyos restos se encontraban en el interior de un ánfora.

El director de la excavación, Josep Torres, ha explicado que se trata una villa agrícola utilizada para la producción de vino o aceite, ya que se ha encontrado una cuba hecha de hormigón antiguo que podía servir para el almacenamiento. Sin embargo, ha indicado que aún no se sabe cuál de las dos producciones se llevaban a cabo porque todavía no se ha hallado ningún elemento o utensilio que pueda definir si la producción era de vino o aceite.

Torres, que comparte la dirección de la excavación con Elise Marliere, ha detallado que el hallazgo no es importante a “nivel monumental” porque “los muros están muy arrasados”, aunque sí a nivel de información científica.

El yacimiento ha sido bautizado como el de Sa Torre Tombada, en referencia al nombre de la finca donde se ha producido el hallazgo.

PERIODOS PÚNICO, ROMANO Y BIZANTINO
Según el director de la excavación, se ha podido conocer que la villa abarca los tres períodos púnico, romano y bizantino, por el hallazgo de cerámicas de las tres épocas, asociadas a las estructuras de la casa.

Los restos arqueológicos han aparecido en la carretera de acceso a Jesús (en el margen derecho en dirección al pueblo) entre las dos casas que existen junto a la vía. Se han encontrado durante las excavaciones de apertura de zanjas para instalar la tubería que irá junto a la carretera.

El arqueólogo ha asegurado que se desconocen las dimensiones de la villa, ya que continúa del otro lado de la vía, y ha explicado que esa zona quedará sin excavar para futuras investigaciones.

En cuanto al futuro de los hallazgos, ha asegurado que si la Comisión de Patrimonio no dice lo contrario, se conservarán in situ cubiertos con una tela geotextil. En todo caso, ha destacado que el yacimiento no se va a destruir sino que quedará soterrado.

Por último, Torres ha explicado que la aparición de los restos era totalmente inesperada, y que ha sido fruto del seguimiento arqueológico al que se ven obligadas todas las obras realizadas en las áreas calificadas como zonas arqueológicas de Ibiza.

CAMBIO DEL TRAZADO DE LA OBRA
La consellera de Mobilitat, Pepa Marí, ha explicado que la aparición del yacimiento obligará a cambiar el trazado de la tubería, que se desplazará en forma de U para rodear la villa encontrada.

El retraso será de quince días, un plazo que considera importante, ya que el objetivo es tener la obra lista para antes de la temporada turística.

Aún así, ha explicado que este retraso entra dentro de “los márgenes de lo previsible” y no afecta al conjunto de la reforma de la carretera.
(Fuente: Nou Diari)

7 de abril de 2015

Investigan el hallazgo de una torre y puerta de época medieval en Ibiza

Podrían tratarse de los elementos del triple recinto musulmán que ya se catalogaran en el S. XVI para construir las nuevas murallas de la ciudad de Ibiza. Los arqueólogos también han detectado un posible foso defensivo frente a la puerta.
Los arqueólogos también han detectado un posible foso frente a la puerta, que pudo ser rellenao en época medieval.
FOTO: J.M. / L.R.


El Ayuntamiento de Vila ordenó hace tres meses parar las obras de restauración de la casa derruida de la calle Santa Faç, 3 (frente a l´Hospitalet, en Dalt Vila) después de que los arqueólogos contratados por la empresa responsable de esos trabajos consideraran que podrían haber topado con los restos de una torre y de una puerta de la época medieval, un hallazgo que, de confirmarse, podría convertirse en uno de los mayores descubrimientos patrimoniales de los últimos años. 

José Torres, codirector de la excavación junto a Elise Marliere (responsables de la empresa Antiquarium Arqueología y Patrimonio), advierte de que, de momento, solo se trata de hipótesis, pero que en esa pequeña parcela de superficie triangular podrían hallarse tanto la torre XIX como la "puerta E" del triple recinto musulmán, tal como las catalogó Gianbattista Calvi en los planos que dibujó a mediados del siglo XVI para construir las murallas nuevas y que Antoni Costa Ramon divulgó en 1961 en el libro ´La triple murada de l´Eivissa àrab´.

Torres explica que en esos planos se aprecian muy bien ambas estructuras, las dos cercanas: «Coincide con el lugar donde estamos excavando, donde faltan por determinar las ubicaciones de una torre y de una puerta». De lo aparecido hasta ahora, una estructura «podría ser la puerta», si bien Torres advierte de que aún «falta excavar y trabajar para confirmarlo». La torre, sin embargo, «es una mera hipótesis, pues hay allí un edificio que podría serlo o podría no serlo», avisa.

UN POSIBLE FOSO
También han detectado «lo que podría ser un foso delante de la posible puerta». Insiste el arqueólogo en que es solo «una hipótesis», si bien especula con la posibilidad de que hubiera sido «rellenado en la época medieval cristiana». Se trataría de «un foso defensivo, pues hay un recorte en la roca delante de la posible puerta», añade.

Los arqueólogos hallaron esos restos en diciembre, cuando apenas llevaban un mes trabajando. La edil de Cultura de Ibiza, Lina Sansano, mostró a la prensa las obras de restauración de la vivienda abandonada de la calle Santa Faç, 3 el 22 de octubre, un proyecto que preveía construir unos aseos públicos y un mirador y que tendría que haber acabado en marzo, pero que ya carece de plazo. Los arqueólogos excavaron hasta que su presupuesto (que suele ser minúsculo pese a que cualquier obra en Dalt Vila corre el riesgo de encontrarse restos de suma importancia) se consumió. Entonces el Consistorio decidió parar la obra y licitar los nuevos trabajos arqueológicos, que según Sansano salieron a concurso por 50.000 euros.

El arqueólogo José Torres se muestra extremadamente cauteloso a la hora de dar su opinión sobre los restos: «Igual haces un rebaje de medio metro más y has de cambiar todas las hipótesis preliminares», advierte al respecto. Torres recuerda que Calvi dibujó los planos hace cuatro siglos y medio «a mano alzada», de manera que «puede haber bastante diferencia entre lo que en ellos aparece y la realidad. Que en esa zona había una puerta y una torre, seguro. Que sea lo que se ha encontrado, es otra cosa».

(Fuente: Diario de Ibiza)

23 de abril de 2014

Las obras del cable eléctrico destapan un yacimiento romano en Ibiza

Las obras de canalización del segundo enlace eléctrico con Mallorca han puesto al descubierto un yacimiento arqueológico en la parcela donde se halla la subestación eléctrica de es Torrent, en Puig d´en Valls, La Consejería de Cultura y Patrimonio no puede dar más detalles sobre los restos hallados hasta que Red Eléctrica presente en el Consell el correspondiente informe arqueológico, pero podría tratarse de restos de una villa romana con molino de aceite de entre los siglos I y II d.C.
Parte de los muros, y a la derecha el fragmento del contrapeso del trull romano. Foto: J.A. RIERA
En una parte del yacimiento se pueden ver muros con un buen nivel de conservación (ver las imágenes) que, según las fuentes consultadas, podrían ser los vestigios de un antiguo edificio (una villa probablemente) de época romana. De hecho, entre los restos hallados destaca, según las mismas fuentes, un fragmento (una piedra) del contrapeso de un trull de aceite romano (siglos I-II d. C.). La superficie de la excavación es amplia.

PARTE DE UN ACUEDUCTO ROMANO
Las cartas arqueológicas marcan esta zona como un punto donde podría haber un yacimiento. De hecho, durante la construcción de la subestación eléctrica de es Torrent se hallaron en superficie restos de cerámica de todas las épocas, desde púnica hasta romana. Este tipo de restos son indicativos del posible hallazgo de alguna estructura próxima. Aparte de la cerámica y las zanjas de cultivo, la excavación que se hizo en su día descubrió parte del acueducto romano que llega hasta Vila (se han encontrado partes de este en la zona de Can Misses).

CAMBIO DE UBICACIÓN DE LA SUBESTACIÓN ELÉCTRICA
Se cree que el origen de este acueducto se halla en Sant Rafel. De todas las partes de esta estructura que se han encontrado hasta ahora la de es Torrent es la más alejada de Vila. La compañía Gesa-Endesa modificó el proyecto (movió la subestación sobre la parcela) para no afectar al acueducto y, pese a que se presentó una propuesta para museizarlo, finalmente el Consell optó por conservarlo pero bajo tierra. La subestación eléctrica se halla en la parte de la parcela más alejada del Camí vell de Sant Mateu. La excavación actual se encuentra en la entrada desde la carretera.

(Fuente: Diario de Ibiza)

9 de enero de 2014

Hallan más zanjas de cultivo tardopúnicas en Puig d´en Valls (Ibiza)

Estas zanjas excavadas en la roca se usaron desde el siglo II a. C. y durante el periodo de dominación romano para plantar vides y son muy abuntantes en la isla.
Los arqueólogos han hallado numerosas zanjas de cultivo de época tardopúnica y romana en terrenos de Puig d´en Valls, en la zona frente al colegio S´Olivera y junto al Decathlon. Estas zanjas excavadas en la roca se usaron desde el siglo II a. C. y durante el periodo de dominación romano para plantar vides y son muy abuntantes en la isla. De hecho, estas características estructuras que semejan canalizaciones también se encontraron en Santa Gertrudis y en Sant Miquel, cuando se amplió la carretera; en Can Misses, donde se construye el nuevo hospital; en las obras de la balsa de drenaje de la autovía del aeropuerto y en otros lugares. 

Los expertos sostienen que entre el barrio de Can Misses y Puig d´en Valls el terreno está lleno de este tipo de zanjas, vestigio de la importancia de la producción de vino en la isla en la época tardopúnica y romana.

En los terrenos en los que se han encontrado las zanjas en Puig d´en Valls se promueve la construcción de un edificio de viviendas de protección oficial en régimen de cooperativa y una gran superficie comercial. Ahora corresponde al Consell de Ibiza decidir si los proyectos de urbanización siguen adelante o deben ser modificados, en función de la importancia monumental de los restos hallados.

GRAN VALOR DOCUMENTAL
Hasta ahora, este tipo de zanjas se han excavado y documentado arqueológicamente y su aparición no ha impedido el desarrollo de proyectos urbanísticos, ya que se considera que no tienen valor monumental, aunque sí documental para estudiar la forma de vida de los antiguos pobladores. Los arqueólogos documentan de forma exhaustiva los hallazgos antes de que se inicie la construcción.

Eivissa basó su riqueza en la producción y exportación de vino –hasta Plinio habla en sus escritos del vino balear–, que se distribuyó por todo el Mediterráneo occidental, tal y como se ha constatado gracias a las ánforas ibicencas encontradas tanto en las otras islas de Baleares como en lugares como el sur de Francia. 

El técnico de Arqueología del Consell, Joan Ramon, sostiene que «la isla está tapizada de zanjas de cultivo de viña porque el monocultivo del vino fue el factor clave de la economía de época púnica y una parte del alto imperio romano. No dejaron ningún espacio sin cultivar vid».
(Fuente: Diario de Ibiza)

27 de febrero de 2011

El Consell de Ibiza limpia el yacimiento romano de Can Servent una vez al año


El Consell limpia las hierbas que invaden el yacimiento arqueológico de Can Servent, en Sant Jordi (una cámara subterránea que servía para calentar las habitaciones o bañeras de una villa en la época romana y que se denomina hipocausto) una vez al año «cuando acaba la temporada de lluvias». Un portavoz de la institución explica que dentro de algo más de un mes, cuando se dé por terminada la época de lluvias, se retirará la maleza.
La maleza invade las instalaciones (Foto: Vicent Marí).

El hipocausto, que se encuentra entre el hipódromo y la autovía del aeropuerto, presenta un aspecto de abandono pese a estar protegido con la figura de Bien Catalogado (BC) y ser hasta hace poco el único que se conservaba en la isla. Fue descubierto durante las obras de la autovía. La excavación arqueológica del solar donde se construirá el nuevo colegio de sa Bodega, en la zona de es Clot, ha desenterrado ahora otro hipocausto, mucho mayor que el de Can Servent. En este caso, el Consell aún no ha decidido si se debe conservar también in situ. El proyecto del nuevo centro educativo afecta a este yacimiento.

Aparte del estado de abandono por las malas hierbas, la puerta de la verja de protección del yacimiento está abierta pese a tener un candado. Cualquier persona puede acceder al interior del hipocausto, aunque resulta bastante complicado llegar hasta el yacimiento. La valla de seguridad de la autovía que circunda la zona del hipódromo impide llegar hasta la verja que protege el hipocausto. Existe una puerta cerrada con un candado en el camino de sa Gamba Roja, paralelo al hipódromo, justo en el punto donde quedó cortado por la autovía. Para llegar hasta el yacimiento, se debe ir hasta el enlace de acceso a ses Salines o el aeropuerto. De allí, pasar por el lateral de la autovía en dirección hacia Vila: por la zona más próxima al asfalto sobre un drenaje de hormigón en forma de ´V´ y luego remontar un talud de tierra de pendiente muy pronunciada o bien ir pegado a la valla de protección por el cauce de otra canalización recubierta de vegetación que sirve también para drenar el agua de las lluvias.

Contradicción entre instituciones
El Consell explica que la mejora del acceso al yacimiento depende de una obra de la autovía que la conselleria balear de Obras Públicas debe ejecutar. Sin embargo, una portavoz de la conselleria asegura que no hay ninguna actuación prevista en esta zona ni la mejora del acceso al hipocausto. «Se han seguido las recomendaciones de Patrimonio y no se ha comunicado ningún cambio de criterio», apuntan las fuentes consultadas, que agregan que, en principio, se preveía que el acceso fuera solo para «arqueólogos o profesionales» y no del público en general. 

La conselleria balear de Obras Públicas asegura que ha cambiado varias veces los candados que se han roto de la puerta de la valla de seguridad situada junto al hipódromo, cuyas llaves están en manos del Consell.

La puerta está abierta
Pese a que el hipocausto está protegido por una verja de hierro, la puerta de entrada está abierta. Más complicado es llegar hasta el yacimiento después de sortear la valla de seguridad de la autovía y caminar por encima de los canales de drenaje situados en los laterales.
(Fuente: Diario de Ibiza)


18 de febrero de 2011

Cimientos púnicos para una escuela de Ibiza

La excavación arqueológica del solar del antiguo aparcamiento de la calle Murcia en el que se está construyendo el nuevo colegio de Sa Bodega ha puesto al descubierto estructuras de edificios de época púnica y romana con cerámica asociada a estos periodos históricos. Inicialmente, los arqueólogos detectaron una escombrera con restos de cerámica bizantina y parte de unos muros. Ahora se puede ver una estructura arquitectónica que abarca una amplia zona del solar con potentes muros de piedra.

Los restos en el solar del nuevo colegio de Ibiza.
Las estructuras aparecidas son los cimientos de antiguas construcciones, lo que complica su datación ya que resulta más difícil encontrar restos de cerámica y de la vida de los habitantes de estos inmuebles en un nivel tan bajo. Por debajo de los muros se encuentra ya la roca madre. Las obras están paralizadas en esta zona del solar mientras los arqueólogos siguen excavando el yacimiento. 

En la zona donde se está excavando el yacimiento se proyecta ubicar parte del edificio del nuevo colegio

Desde el departamento de comunicación del Ayuntamiento de Ibiza se informa de que aún es pronto para sacar conclusiones y avanzar nada sobre los restos hallados. Los técnicos aún no han emitido ningún informe. En la zona donde se está excavando el yacimiento se proyecta ubicar parte del edificio del nuevo colegio, cuya construcción acumula algunos años de retraso. La Comisión Insular de Patrimonio (Ciotupha) deberá pronunciarse sobre el futuro de los restos arqueológicos y, si es el caso, podría forzar la modificación del proyecto del nuevo colegio para que el yacimiento, o parte del mismo, se pueda conservar e integrar en el mismo centro. 
  • Aparte de los muros de época púnica y romana desenterrados, también se han encontrado ladrillos sueltos, que, parece ser, también podrían datar de la dominación romana de la isla

La hipótesis que se maneja es que se podrían tratar de los restos de alguna villa aislada de la antigua ciudad de distintos periodos. Aparte de los muros de época púnica y romana desenterrados, también se han encontrado ladrillos sueltos, que, parece ser, también podrían datar de la dominación romana de la isla. Todos estos detalles deben concretarse con el estudio detallado de los restos de cerámica asociados a las distintas estructuras. 

Durante la época púnica, el núcleo de la ciudad se localizaba en Dalt Vila y la zona que ocupa el barrio de la Marina. Existía una área industrial, donde se localizaba la actividad de los herreros y joyeros, entre otros oficios, y que se extendía desde la parte que hoy ocupa Vara de Rey hasta la actual sede del Consell de Ibiza, aproximadamente. Además, había villas aisladas por toda la zona de es Pla de Vila asociadas fundamentalmente a la explotación agraria.

  • Antiguos yacimientos muy cerca

Se da la circunstancia de que a apenas unos metros del solar del nuevo colegio de Sa Bodega, en la finca es Clot de Baix, se descubrió en 1979 una antigua estructura arquitectónica. La construcción de un edificio de viviendas entre la calle Aragón y la calle Valencia cortó parcialmente este yacimiento, según explica la Enciclopèdia de Eivissa y Formentera. Diez años después, en 1989, otra excavación de urgencia afectó a un sector no muy lejano del anterior, más cerca aún del solar del nuevo colegio. En esta segunda excavación se hallaron los restos de la estructura de una villa romanobizantina. Se excavaron tres habitaciones yuxtapuestas, cuya planta se pudo reconstruir casi totalmente. También se desenterraron vestigios de otras dos dependencias que no fueron excavadas, pero se conservan en el subsuelo del edificio, ubicado también en la calle Valencia. 



En esta excavación, dirigida por la responsable del servicio de arqueología del Ayuntamiento de Ibiza, Rosa Gurrea, se desenterró en una de las habitaciones un conjunto de tres bañeras y, justo debajo, un hipocausto que se utilizaba para calentar el agua. La Enciclopèdia de Eivissa y Formentera explica, en un texto del jefe de servicio de arqueología del Consell, Joan Ramon, que estas estructuras podrían corresponder a las termas (en este caso modestas) de la villa. En otra de las dependencias que, al parecer, se utilizaba como almacén, aparecieron ánforas de gran tamaño. La misma voz de la Enciclopèdia señala que los orígenes de la villa hallada en la finca de es Clot de Baix podría remontarse a la época púnica. De hecho, se sabía de antemano que en el solar del colegio, dada su proximidad, había muchas posibilidades de hallar restos arqueológicos similares.
(Fuente: Diario de Ibiza)

27 de enero de 2011

El templo romano de Ibiza "asoma" la cabeza


Junto a la estructura de la antigua ciudad fenicia, uno de los secretos mejor guardados en las entrañas del Castillo de Vila es un templo romano, cuya planta se conserva entera. Los arqueólogos sostienen que el edificio se utilizó entre el siglo I a. C y I. d. C., pero necesitan excavar hacia el fondo para conocer más detalles. De momento, la excavación está parada, pese a que solo se ha desenterrado 'la 'cabeza' del yacimiento y no se ha alcanzado el suelo del recinto. Las imágenes muestran que algunos de los micropilotes instalados para soportar la estructura del patio interior de la Casa del Gobernador afectan a parte de las paredes del templo.



El templo romano descubierto en el Castillo durante las obras de construcción del Parador tiene una longitud máxima de 16,1 metros y una anchura de 5,8 metros, que aumenta hasta los 8,8 metros si se suma el espacio que ocupan la gradas laterales, que tienen 1,5 metros por cada lado. El informe arqueológico entregado al Consell de Ibiza señala que el área de uso de este edificio era de unos 62 metros cuadrados.

Algunos micropilotes insertados en las paredes de piedra.


Dos de los cinco pilares que han de sostener el patio interior de la Casa del Gobernador afectan a parte de los muros de esta estructura. En las imágenes a las que ha tenido acceso este diario se puede ver como algunos de los micropilotes instalados para sujetar la estructura del patio han quedado insertados dentro de parte de las paredes de piedra.



Turespaña decidió suspender en noviembre la excavación arqueológica a la espera de que el Consell decida si el proyecto puede seguir adelante tal como se había previsto o si se debe cambiar. Turespaña defiende ante el Consell que la construcción del patio interior, en el que se debe reconstruir el doble arco de época renacentista y otros ornamentos arquitectónicos que en su día fueron derribados, es compatible con la conservación y museización de la planta del templo.



El informe arqueológico apunta que la excavación no ha llegado hasta el pavimento o nivel de uso; es decir, del suelo del edificio. Los arqueólogos consideran que cabe la posibilidad de que el suelo interior estuviera elevado con respecto a la cota del suelo exterior, aunque también apuntan que es muy probable que algunas de los compartimentaciones que crean los muros desenterrados (dividen el espacio en tres naves transversales) tengan un pavimento a una cota inferior a modo de semisótano.



A partir de los restos de cerámica que se han hallado en el relleno en el que se apoya por el exterior el tramo inferior de la grada, los expertos sostienen que el edificio pudo utilizarse entre finales del siglo I a. C. e inicios del I d. C. Por ahora, y a la espera de que el Consell resuelva si se debe seguir excavando el yacimiento, el informe de los arqueólogos apunta que el templo era un edificio de carácter público, con una función religiosa o bien administrativa. El mismo informe señala que los objetos o restos arquitectónicos que se pudieran desenterrar podrían ayudar a conocer las características de los compartimentos interiores, su cronología más exacta y su funcionalidad.



Aljibes y canalizaciones
El área de excavación abarca un espacio de 125,8 metros, en la que, además, han salido estructuras de época moderna (después de la Edad Media), entre las que destacan dos aljibes en los que desembocan sendos trazados sinuosos y fondos convexos. Las construcciones de época moderna también cubren y cortan varios estratos de relleno y algunos muros probablemente de época almohade. Todas las estructuras se superponían. En uno de los rellenos se ha hallado cerámica de los siglos XII y XIII.



En el sótano de la antigua Casa del Gobernador se ha excavado un área de casi 42 metros cuadrados, en la que se han hallado diferentes construcciones fenicias de entre finales del siglo VII y mediados del VI a. C. Se trataría de los restos del origen de la ciudad de Vila después de que los fenicios abandonaran el poblado de sa Caleta. En el patio de armas se ha desenterrado otra parte más amplia de la arquitectura fenicia, un descubrimiento excepcional, según los arqueólogos. También se ha hallado una estancia a la que se accede a través de unos escalones de origen púnico. En el sótano se han hallado estratos de arcilla rojiza de cronología púnica, en la que se ha filtrado una gran cantidad de cemento líquido.

(Fuente: Diario de Ibiza)

18 de octubre de 2010

Arqueología submarina: hallan restos de un naufragio del S. XVI en el puerto de Ibiza

Las aguas de Ibiza, al igual que las del resto del archipiélago balear, esconden importantes yacimientos arqueológicos. El último hallazgo se ha producido esta semana en la zona del Botafoc del puerto de Ibiza, donde se están construyendo los nuevos muelles. Unos operarios que llevaban a cabo las labores de dragado recuperaron del fondo marino de la zona de obras un cañón y restos de maderamen la semana pasada. Tras tener constancia del hallazgo, la Autoridad Portuaria de Balears (APB) ha informado al Consell y como medida preventiva ante la posible aparición de nuevos restos, la dirección de la obra ha procedido a delimitar y proteger el área donde se han encontrado los materiales y continuar las obras de dragado a una zona alejada del área delimitada.
Los operarios que realizaron el descubrimiento, iban a bordo de la embarcación Santamar 222 y cumpliendo con lo establecido en materia de control arqueológico con el Consell Insular de Ibiza, se paralizaron los trabajos de dragado en esa zona y se trasladó la draga a otra área alejada de la anterior, de modo que los posibles restos sumergidos no se vieran afectados.
Debido a la paralización de los trabajos de dragado durante esta semana por causas meteorológicas, se ha procedido a dos inspecciones submarinas por parte de los arqueólogos responsables de la obra en las que se han encontrado más restos de madera pero no de armamento. Por este motivo, se delimitará la zona mediante el uso de boyas y se efectuarán en breve más inmersiones para establecer la posible existencia de más restos y su estado de conservación. El cañón, una posible culebrina de los siglos XVI o XVII, y el maderamen se encuentran actualmente sumergidos en agua salada a la espera de ser trasladados donde designe el Consell, según informa la Autoridad Portuaria

Dragado del Botafoc

La APB realiza desde el 5 de octubre las obras de dragado en la zona del Botafoc del puerto de Ibiza, siguiendo las prescripciones de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), de los requerimientos adoptados por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, reunido en Brasilia el pasado mes de julio, así como de las prescripciones del Consell en materia de arqueología.

Las principales medidas preventivas que se están llevando a cabo y que han sido comunicadas al Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco y de acuerdo con el Estudio de Impacto, el Plan de Vigilancia y la DIA, son la utilización de draga con control de rutas y sin rebases, lonas sobre cajas de los camiones (en tierra) y barreras antiturbidez (en el mar), partes diarios de control de las actividades de dragado y vertido, monitorización y controles periódicos de la calidad del agua y paralización temporal de las actividades en situaciones críticas.
Para evitar la posible expansión de la Caulerpa racemosa a consecuencia del dragado, se están extrayendo en primer lugar los materiales más superficiales situados a veinte centímetros, depositándolos en las cántaras sin rebose de las dragas, siendo estos materiales superficiales los que se vierten en primer lugar en el punto de vertido acordado por la DIA. En las obras de dragado se está utilizando la draga Gefion R., de succión en marcha, de 96 metros de eslora y cuatro de calado, y la draga de apoyo Santamar 222, de 54 metros de eslora, que dispone de una cuchara bivalva utilizada para el dragado de las zona con poco fondo. Ambas embarcaciones dragan por capas horizontales, vierten el material en el punto autorizado y en ellas se realiza el control arqueológico establecido según las prescripciones de la DIA, los requerimientos adoptados por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco reunido en Brasilia el pasado mes de julio y de la Comissió Insular de Ordenació del Territori, Urbanisme i Patrimoni Historicoartístic (CIOTUPHA).
(Fuente: El Mundo)