Mostrando entradas con la etiqueta Badajoz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Badajoz. Mostrar todas las entradas

3 de julio de 2017

Veinticinco jóvenes arqueólogos se suman a la recuperación de la ciudad romana de Regina (Badajoz)

Los alumnos procedentes de diferentes comunidades autónomas como Madrid, Galicia, Castilla La Mancha, Castilla y León, Andalucía y Asturias, aparte de Extremadura participarán hasta el día 21 en la nueva campaña de excavaciones que permitirá avanzar en la excavación del foro de la ciudad romana.
Veinticinco alumnos de toda España se suman a una nueva temporada de excavaciones en el X Curso de Arqueología de Regina, el yacimiento romano localizado en el término municipal de Casas de Reina.

Se trata de una iniciativa promovida por la Junta de Extremadura que se desarrollará entre el 3 y el 21 de julio. Hasta el momento ha formado a más de 200 estudiantes de historia, que han aprendido la metodología arqueológica, así como el estudio y el análisis del material arqueológico.

El curso está dirigido por tres arqueólogos de la Dirección General de Patrimonio de la Secretaría General de Cultura, organizadora junto al Ayuntamiento de Casas de Reina de un curso que ha permitido avanzar en la zona foral de Regina así como en el edificio del Mercado.

Este curso es, además, 'punta de lanza' para trabajos posteriores y han sacado a la luz piezas tan valiosas como el busto sedente de la Diosa Juno o diversos bustos hallados en la zona del pozo.


LOS TRABAJOS
Comienzan hoy lunes y para este año se han preparado diversas actividades. Así, el sábado 8 de julio de 8:00 a 13:00 horas se llevará a cabo en el propio yacimiento la Jornada de Participación Ciudadana, donde quien así lo desee podrá convertirse por un día en integrante del equipo de arqueólogos, realizando tareas de excavación y documentación en el yacimiento. Para poder participar, hay que inscribirse previamente en http://patrimoniocultural.gobex.es/ciudadregina/.

El viernes 14 de julio, a partir de las 22:00 horas, se celebrarán las III Jornadas romanas, en las que los alumnos del curso invitarán a los visitantes a sumergirse en un viaje de dos mil años en el tiempo. Se desarrollarán talleres abiertos a la participación sobre prácticas artesanales y modos de vida en la antigua Roma: creación de mosaicos, moldeo de lucernas y antefijas, juegos romanos de tablero, elaboración y degustación de platos de la gastronomía romana o creación de peinados, entre otros.

El sábado 15 de julio, desde las 10:30 horas, se celebrará el Día de Puertas Abiertas, jornada en la que se podrá conocer de mano de los propios arqueólogos que investigan el yacimiento las últimas informaciones sobre los hallazgos realizados durante la campaña de excavación. La clausura del Curso será el viernes 21 de julio a las 23:30 horas en el patio de la Escuela de Casas de Reina.

CONCIERTO EN EL TEATRO ROMANO
Paralelamente, y para conmemorar los diez años de estos cursos arqueológicos, el Teatro Romano de Regina acogerá un concierto sinfónico a cargo de la Orquesta de Extremadura (OEX).

El concierto será mañana martes, a partir de las 22:30 horas, con entrada libre y gratuita hasta completar aforo y el programa estará conformado por cuatro obras populares de carácter nacionalista y folklórico. 

29 de junio de 2017

Hallan restos de animales sacrificados en el templo tartésico del Turuñuelo (Badajoz)

El yacimiento tartésico del Turuñuelo de Guareña (Badajoz) sigue revelando espectaculares evidencias arqueológicas. El CSIC acaba de dar a conocer el hallazgo de los restos de un gran sacrificio de animales a los pies de la escalera monumental que lleva a la segunda planta del edificio. Además de los restos de 16 caballos, dos toros y un cerdo, se ha encontrado también un conjunto de objetos de bronce con todo lo necesario para celebrar un banquete ceremonial.
Todavía queda por descubrir más del 90% de la estructura del edificio monumental.
Un equipo de investigadores del Instituto de Arqueología de Mérida del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha hallado restos de 19 animales y un ajuar de bronce para la celebración de un banquete, que se utilizaron en un ritual de sacrificio a los dioses en el santuario tartésico de El Turuñuelo (Badajoz).

Los restos serían de un costoso ritual celebrado justo antes de la destrucción y abandono del templo en el siglo V a. C. En el sacrificio se han encontrado restos de 16 caballos, dos toros y un cerdo, un ajuar de bronce que incluía un caldero, jarros, una parrilla, pinchos para la carne, un quemaperfumes y coladores. Según el equipo del CSIC, se trata de una joya arqueológica que por sus «novedosas» técnicas arquitectónicas y por su estado de conservación, «sigue revelando secretos que muestran su pasado esplendor».

Los restos de los animales estaban junto a la escalinata del templo donde fueron sacrificados en un costoso ritual de clausura antes de la destrucción final del santuario. El CSIC señala que El Turuñuelo se ha convertido en un modelo para estudiar la cultura tartésica del interior, y aporta información muy valiosa sobre su organización social, sus mecanismos comerciales y sus rituales.

El director de la excavación y director del Instituto de Arqueología de Mérida, Sebastián Celestino, y la investigadora Esther Rodríguez, han precisado que el sacrificio consistió en una gran ofrenda a los diosesantes de abandonar definitivamente el lugar. Además, han añadido que el sacrificio animal da idea de la enorme riqueza del sitio, puesto que el caballo era un elemento de prestigio. Asimismo, además de los animales hallados hasta ahora, han aparecido ánforas y cestos con cereales y otros elementos de gran valor, lo que da idea de la importancia de ese sacrificio final, previo a la destrucción del monumento y su posterior amortización.

Celestino ha destacado que «quizá lo más llamativo» sea la existencia de un ajuar completo para la celebración de un banquete de comensalidad en la habitación sur. Así, ha dicho que se trata de un conjunto de muy buena calidad entre los que destaca un enorme caldero, dos jarros, una parrilla, varios pinchos para la carne, un quemaperfumes, coladores... Todos realizados en bronce. Igualmente, se han hallado gran cantidad de platos y vasos pintados con bandas rojas y las copas de imitación griega y en el entrono de la habitación hay muchos huesos y conchas «resultado del festín final».


CONSERVACIÓN DEL TEMPLO
Los investigadores estiman que el propio ritual final contribuyó a la buena conservación del templo. No obstante, el santuario fue incendiado una vez realizados los rituales de clausura, tras el sacrificio de animales y el banquete final y fue, precisamente, el propio incendio el que solidificó las paredes de adobe, mientras que el rápido echado de tierra para sepultar el edificio propició la conservación de los materiales metálicos. Asimismo, señalan que la potente anchura de los muros de adobe, de hasta tres metros en algunos sitios, ha contribuido a su excelente estado de conservación.

Hasta ahora los investigadores solo han excavado un 10% de la superficie total del túmulo, aunque teniendo en cuenta que se conservan las dos plantas del edificio se debe rebajar «sensiblemente» esta cifra. Los investigadores subrayan que la aportación de la Diputación Provincial de Badajoz permite trabajar un par de meses al año, pero eso significa seis o siete meses de análisis y estudio antes de abordar una nueva campaña. Con ese ritmo, estiman que se podrá ver todo el edificio exento en aproximadamente una década.

Otra de las características del santuario de El Turuñuelo es que destaca por sus «novedosas técnicas constructivas» y lo más sorprendente es la utilización de un mortero de cal, arena y arcilla, para confeccionar los sillares cuadrangulares con los que construyeron buena parte de la escalinata que da acceso al monumento; con ese mismo mortero realizaron también la «bañera».

El uso de esta técnica de construcción ha sorprendido a los investigadores porque era desconocida en la Península hasta la llegad de los romanos. «Estos grandes edificios se organizaban junto al Guadiana y tenían una intensa relación comercial entre ellos; conocemos ya un poblado en altura rodeado de una potente muralla que haría de lugar central desde donde se organizaría el comercio hacia el exterior a través del río», añade Celestino.


RIQUEZA ARQUITECTÓNICA
El responsable de la excavación valora que El Turuñuelo ofrece una riqueza arquitectónica y material desconocida hasta el momento en esta fase final de Tarteso; y le llama «poderosamente» la atención los rituales que se llevaron a cabo, hasta ahora también inéditos y de gran complejidad; sobresale el sacrificio o hecatombe producida en el patio principal del monumento previo a su destrucción.

Este yacimiento se ha convertido en el «mejor» exponente para entender los últimos años de la cultura tartésica y Celestino señala aunque es pronto para saber qué papel jugaba el santuario dentro de la cultura tartésica, es probable que hubiese sido un lugar de peregrinación, puesto que «los santuarios en la antigüedad tenían como función principal el intercambio comercial, pero también era el lugar donde se celebraban rituales de cohesión social a través de la veneración a los dioses».

La cultura tartésica se origina hacia el siglo VIII a.C. en el Bajo Guadalquivir. Es la consecuencia del impacto que supuso la llegada de los colonizadores mediterráneos (principalmente fenicios) en los pueblos indígenas, que transformaron la base económica y social del sur peninsular. El resultado de ese encuentro es la conformación de una nueva cultura que denominamos Tarteso, explica Celestino. «A mediados del siglo VI a. C. el núcleo de Tarteso, ubicado en Huelva y la desembocadura del Guadalquivir, sufrió una fuerte crisis que logró minar su emergente cultura. Buena parte de la población se trasladó al valle del Guadiana, en el interior, donde volvió a resurgir con fuerza y con una renovada personalidad», añade.

9 de junio de 2017

300.000 euros para el yacimiento de La Alcazaba de Badajoz

La Junta de Extremadura y el Ayuntamiento pacense ultiman el texto del convenio para los trabajos de conservación del yacimiento. La aportación la realizarán las dos administraciones a partes iguales y asumen su conservación y protección.
Las malas hierbas invaden el yacimiento que se abrió al público hace nueve meses. FOTO: CASIMIRO MORENO.
El yacimiento arqueológico de la Alcazaba, que representa uno de los tesoros más notorios descubiertos recientemente en el Cerro de la Muela, está a punto de recibir el mimo que merece. La Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Badajoz están ultimando el texto del convenio de colaboración que garantizará el mantenimiento y conservación del parque arqueológico, consolidado a espaldas de la Biblioteca de Extremadura.

Sobre la mesa, 300.000 euros aportados a partes iguales por las dos administraciones para proteger los restos arqueológicos durante dos años.

Esta colaboración es el resultado del guante lanzado por el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso, y recogido por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en septiembre del año pasado cuando visitaron el resultado de la última intervención en la Alcazaba, que incluía la apertura al público del yacimiento arqueológico de la zona del Alpéndiz. Entonces el alcalde pacense pidió el apoyo del Gobierno regional para mantener los restos y Vara se comprometió a ello.

Las dos administraciones se sentaron en febrero y en ella, explican desde Patrimonio, "el Consistorio pacense se comprometió a enviar una propuesta de convenio para el mantenimiento y conservación de los restos arqueológicos de la Alcazaba de Badajoz durante este ejercicio y el próximo".

El texto llegó a la Junta la semana pasada y en él el Ayuntamiento propone «un acuerdo muy básico», califica el concejal de Turismo, Francisco Javier Gutiérrez Jaramillo. Con este convenio, se pretende que las dos administraciones sostengan económicamente los trabajos de conservación y protección del yacimiento arqueológico durante dos años.

El Ayuntamiento, además, sería el encargado de promover el concurso para la concesión de este servicio a una empresa especializada en la limpieza y mantenimiento del patrimonio histórico.

«Se trataría no solo de garantizar la limpieza y el decoro del yacimiento arqueológico, sino también de tener capacidad de reparar cualquier desprendimiento o desperfecto que se pudiera producir de forma inmediata», detalla Gutiérrez.

Para ello, cada administración va a aportar 75.000 euros anuales y el dinero se destinará exclusivamente al parque arqueológico.

AL AIRE LIBRE
El yacimiento de la Alcazaba está al aire libre y, por tanto, expuesto a numerosas amenazas desde su apertura hace nueve meses. La lluvia, los ataques vandálicos, la basura y más recientemente el crecimiento de vegetación no solo dificultan la correcta interpretación de los restos arqueológicos y ofrece una imagen de descuido de uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad, sino que además pueden dañarlos y comprometer su conservación. «El objetivo del convenio es precisamente que el yacimiento arqueológico esté en perfecto estado siempre», dice Gutiérrez.

En este parque se exhiben restos que van desde el siglo XI, como el complejo de baños árabes vinculado al palacio de época taifa, vestigios de viviendas que se unieron a la casa fuerte de Hernán Gómez de Solís del siglo XV, hasta llegar a mediados del XIX con la recuperación de parte de las cimentaciones del antiguo Hospital Militar.

Actualmente, la Junta de Extremadura está estudiando el texto del convenio, pero el responsable municipal de Turismo cree que su firma será una realidad en breve porque el gobierno autonómico, dijo, «es el primer interesado en la conservación del patrimonio histórico».

PANELES INFORMATIVOS
La falta de mantenimiento no es la única deficiencia que tiene el yacimiento arqueológico aunque sí la más acuciante. Desde su apertura, se viene reclamando que se ofrezca información sobre el parque, para facilitar el conocimiento e interpretación de los restos a los visitantes y turistas.

En este sentido, el responsable de Turismo ha avanzado que cuentan con una partida de 50.000 euros que se va a destinar a la museografía de la Alcazaba. Con este dinero, el Ayuntamiento tiene previsto actualizar los datos de los paneles informativos del recinto amurallado, para incorporar los hallazgos de la última rehabilitación, y reponer los que han sufrido ataques vandálicos. Aquí se incluiría la instalación de paneles explicativos del yacimiento arqueológico.

Turismo ya está trabajando en el contenido de los nuevos paneles, pero aún no hay fecha para su instalación en la Alcazaba.

29 de mayo de 2017

Los arqueólogos certifican la grandeza hidráulica del castillo de Capilla (Badajoz)

Las excavaciones arqueológicas realizadas en el aljibe, con una capacidad de almacenamiento de 200.000 litros, arrojan nuevos datos sobre su origen andalusí y la calidad de su sistema hidráulico
Vista aérea del patio inferior del Castillo de Capilla. FOTO: EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA
La excavación arqueológica del aljibe del Castillo de Capilla (Badajoz) ha finalizado esta pasada semana, unos trabajos que se iniciaron a principios del pasado mes de marzo y en los que el equipo de operarios que dirige el arqueólogo Diego Sanabria se ha centrado en la realización de dos sondeos de valoración en el entorno del aljibe para conocer más datos sobre la construcción de esta estructura y, principalmente, en la excavación del interior del mismo.

Los trabajos se enmarcan dentro de las tareas de consolidación de las estructuras arqueológicas y adecuación para visita del público de los interiores de la fortaleza medieval, cuyo coste asume íntegramente el Ayuntamiento de Capilla, con una dotación presupuestaria de 50.000 euros, que ha permitido contratar a varias personas del propio municipio para trabajar en las obras.

El aljibe se halla bajo el suelo del patio inferior del castillo, y recogía agua de lluvia para su almacenamiento. Se trata de un depósito, de más de 10 metros de longitud, 3,5 de anchura y más de 6 de profundidad, con planta rectangular y dos potentes arcos de descarga en los que se apoyan tres bóvedas de buena factura.

La capacidad de almacenamiento ronda los 200.000 litros, y el estado de conservación es "excelente", por lo que en su tiempo debió ser una "espectacular infraestructura hidráulica". Asimismo, cuenta con una "magnífica" escalera de acceso desde el exterior hasta el propio pavimento del depósito, y todo en la estructura se hizo siguiendo "un cuidado y minucioso sistema de construcción hidráulico".

ORIGEN ANDALUSÍ
En cuanto a su origen, la estratigrafía apunta a un origen andalusí, y en todo caso debió ser el elemento más importante del castillo. En su interior, y especialmente en la capa de fango que se ha encontrado en el fondo, se han llevado a cabo minuciosas labores de lavado y revisado con un sistema de cribas diseñadas especialmente para tal fin, lo que ha permitido hallar una gran cantidad de material arqueológico.


Destaca un buen número de cerámicas del siglo XV, monedas, restos de armamento, un nutrido conjunto de objetos cotidianos y gran cantidad de semillas y huesos de frutos, materiales que en este momento se encuentran en estudio y que desvelarán nuevos datos de la vida cotidiana en el castillo de Capilla.

La alcaldesa de Capilla, Alfonsa Calderón, ha destacado la importancia de los trabajos que se están llevando a cabo, que no tienen otro objetivo que recuperar el patrimonio cultural del municipio. Una apuesta que el actual gobierno local está haciendo para mejorar los recursos turísticos de Capilla, para que pueda ser un sector de creación de empleo y bienestar para la localidad.

En este sentido, el año pasado el propio Ayuntamiento sufragó los gastos de la excavación arqueológica que pusieron al descubierto toda la planta interior del castillo, y que también permitieron la contratación de vecinos del municipio para participar en esos trabajos.

Las tareas de consolidación de la estructura del edificio medieval, continuarán previsiblemente hasta finales de julio y concluirán con la apertura del castillo al público para que todos puedan conocer la rica historia y patrimonio de Capilla.

17 de abril de 2017

La excavación en Turuñuelo descubre un edificio tartésico único en el Mediterráneo occidental

Investigadores del Instituto de Arqueología del CSIC hallan una escalinata monumental de hace 2.500 años en Turuñuelo de Guareña (Badajoz) que apunta a una insólita construcción de dos plantas
Escalinata monumental de época tartésica en Las Vegas del Guadiana (Badajoz). FOTO: SANTI BURGOS / EL PAÍS
Fuera de contexto, la imagen de unos escalones en mitad de un gran agujero que acompaña este texto podría no decir mucho. Sin embargo, su contexto —la excavación de un enorme edificio tartésico de hace 2.500 años en la comarca de Las Vegas del Guadiana, en Badajoz— los convierte en un descubrimiento extraordinario. Y no solo porque esa escalinata monumental de dos metros y medio de altura apuntan a una insólita edificación de dos plantas del siglo V a.C., la primera que se conserva de aquella época; sino porque están construidas con unas técnicas y unos materiales que se pensaba que no se habían utilizado en todo el Mediterráneo occidental hasta mucho tiempo después.

ESCALONES A MODO DE SILLARES
La mitad de los escalones están hechos a modo de sillares, es decir, colocando unos bloques rectangulares a continuación de otros y luego unos encima de otros. Pero no utilizan grandes piezas de piedra cortada, como se hacía en construcciones similares de la época en el Mediterráneo oriental (en Grecia, por ejemplo), sino una especie de mortero de cal y granito machacado, probablemente encofrado después (la mezcla se colocaba a fraguar entre tablas hasta que se secara). Algo así como un protocemento, solo que un siglo antes de que apareciera el primer material de este tipo documentado hasta ahora: el opus caementicium del Imperio Romano.

El yacimiento del Turuñuelo de Guareña, cuya excavación arrancó en 2015, ya había sorprendido a los investigadores por su tamaño (es el más grande localizado de aquella época, en torno a una hectárea), la riqueza de materiales encontrados y su extraordinario estado de conservación. Todo tipo de joyas, puntas de lanza, recipientes, semillas, restos de tejidos, parrillas de bronce o calderos enormes prometían desde el principio arrojar nueva luz sobre la cultura de Tartesos. Una civilización prerromana que ocupó el suroeste de la Península Ibérica en el primer milenio antes de Cristo sobre la que se ha levantado todo tipo de mitos y leyendas (sobre todo, en torno a su misteriosa decadencia y su abrupto final), debido, entre otras cosas, a la escasez de restos materiales. Una escasez que la excavación dirigida por los arqueólogos del CSIC Sebastián Celestino —que también es director del Instituto de Arqueología de Mérida— y Esther Rodríguez está compensando a marchas forzadas, y eso que apenas se ha desenterrado hasta el momento el 10% de la construcción.

ELEMENTO ARQUITECTÓNICO ÚNICO
“Una escalinata constituye un elemento arquitectónico único de algo, además, que no pensábamos que fueran capaces de ejecutar. Existen escaleras durante la protohistoria en la Península, pero ya en época posterior. De esta cronología como máximo había dos o tres escalones de piedras y adobe para salvar un desnivel”, explica Rodríguez. En este caso, son 10 escalones (al menos; todavía puede haber alguno más) de 2 metros de largo, 40 centímetros de anchura y 22 de altura. Los cinco superiores están cubiertos por lajas de pizarra y los inferiores son los que están hechos a modo de sillares cuadrangulares con mortero de granito machacado envuelto en cal.

“Lo más sorprendente ha sido su profundidad. Dos metros y medio significa que debajo hay otra planta, que estamos accediendo a una planta superior sobre-elevada”, completa Celestino. Se había especulado sobre la existencia de este tipo de edificaciones en época tartésica, a partir de textos de la Biblia, pero nunca se había encontrado ninguno. “Este edificio será el primero que conserva las dos plantas”, insiste.

10 de marzo de 2017

Aparecen restos del siglo X en una parcela de Badajoz

El hallazgo constata la existencia de un arrabal fuera de la Alcazaba poco tiempo después de su fundación. Han encontrado piezas de cerámica andalusí, algunas casi intactas.
Las excavaciones han dejado al descubierto vertederos del S. X FOTO: CASIMIRO MORENO
En la calle Costanilla, en El Campillo, existía desde los años 30 del pasado siglo un solar que los vecinos conocían como ‘la casa caída’. La llamaban así porque decían que durante la Guerra Civil una bomba destruyó la vivienda ubicada a mitad de esta calle, desde la que se ven los jardines de La Galera. Ahora esta parcela, de apenas 80 metros cuadrados, ha revelado una historia mucho más antigua. Bajo la superficie han aparecido utensilios del hogar de barro del periodo andalusí.

Los restos arqueológicos descubiertos durante las obras proyectadas para la construcción de una vivienda privada vienen a constatar la ocupación de la ciudad más allá de la Alcazaba ya en el siglo X. Esto significa el desarrollo temprano del arrabal de Badajoz, teniendo en cuenta que Ibn Marwan fundó la ciudad en el último tercio del siglo IX (año 875).

LA EXTENSIÓN DE BATALIUS
«Se ha encontrado cerámica del siglo X que atestigua que hubo ocupación en un punto lejano de lo que fue la primera cerca de la Alcazaba, más pequeña que la que hoy conocemos que es de época almohade», cuenta Pedro Delgado, arqueólogo de la obra. La importancia de este descubrimiento –valora– es que «en esta zona se puede hallar desde cuándo se está desparramando Batalius fuera de los límites de la Alcazaba».

El descubrimiento se produjo durante los trabajos de cimentación del solar. Tras la tierra, apareció lo que en la jerga arqueológica se conoce como sustrato arqueológico, es decir, el primer nivel sobre la roca madre. «De ahí no ha pasado el hombre, por eso cuando llegamos a ese punto hay que acabar la excavación», explica Delgado.

A partir de ahí, el arqueólogo, que ha hecho un seguimiento de la obra desde su inicio al tratarse de un solar ubicado en la zona de máxima protección según la normativa municipal, detectó dos agujeros, uno de más de dos metros y otro más pequeño, que habían sido usados como contenedores.

En ellos se han hallado «restos de la vida cotidiana como ollas, cántaros, jarras y cazuelas, todos de cerámica andalusí del califato Taifa, restos de animales, trozos de tejas y ceniza», relata Delgado. Estas piezas, algunas casi intactas, ahora las documentará y las enviará al Museo Arqueológico.

Estos vertederos, que el arqueólogo entiende que debían estar en un espacio abierto exterior de la calle –ya que en el solar no hay estructuras de muros que permitan vincularlo a un espacio de ocupación–, podrían ser, en realidad, silos reutilizados de un periodo anterior.

INTERPRETACIÓN
«Esta es una de las interpretaciones. No tiene sentido que en aquella época se hiciera un agujero para rellenarlo de desperdicios, simplemente hubiesen hecho un montón», por eso –añade Pedro Delgado– «una explicación viable es que fuesen silos de almacenamiento de granos reutilizados como vertederos por generaciones posteriores», explica y agrega que, si bien en el ámbito rural es muy fácil constatarlo, no es así en la arqueología urbana porque el terreno se ve perturbado durante cientos de años.

La posibilidad de que fueran silos viene avalada además porque son fácilmente identificables por su forma circular, porque antes se hacían bajo tierra y porque su tamaño es el que solía emplearse en núcleos urbanos. En cualquier caso, a este respecto no hay certeza arqueológica.

Delgado concluirá hoy la toma de datos sobre el terreno y elaborará un informe donde documentará el hallazgo para remitirlo a Patrimonio. Entretanto, la obra permanecerá parada hasta que la Junta de Extremadura dicte las normas que deberá regir la posterior edificación.

16 de noviembre de 2016

La excavación del Turuñuelo sacará a la luz el mayor yacimiento de Tartessos

Según los investigadores el yacimiento de Guareña (Badajoz) tiene una extensión tres veces mayor que la de Cancho Roano y se encontraría en un "magnífico estado de conservación".
Excavaciçon en el yacimiento de Casas del Turuñuelo, en Guareña (Badajoz). FOTO: EL CULTURAL.
Esto es algo que tiene muy claro el director del Instituto de Arqueología de Mérida (IAM) y uno de los responsables de la excavación, Sebastián Celestino, quien ha destacado que el estado de conservación del Turuñuelo es "magnífico", con "paredes encaladas y bien lucidas de hasta dos metros y medio de altura".

Celestino, responsable también de la excavación del santuario de Cancho Roano, situado a diez kilómetros de la localidad pacense de Zalamea de la Serena y hasta ahora considerado como el yacimiento tipo del mundo tartésico en Extremadura, ha explicado que el Turuñuelo es el "triple de grande", pues se calcula que tiene una hectárea de extensión.

LUZ SOBRE TARTESSOS
Si en Cancho Roano aparecieron más de 30.000 piezas arqueológicas, la riqueza del nuevo yacimiento de Guareña, que este verano ha vivido su segunda campaña de excavaciones, puede ser incalculable y arrojará mucha luz sobre la enigmática civilización de Tartessos.

Ubicado entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, el reino de Tartessos, surgido de la unión de fenicios e íberos y con "un sabor mediterráneo muy fuerte", sufre una profunda crisis en el siglo VI que le hace emigrar hacia una zona rica y más protegida, como el Valle del Guadiana, donde están localizados unos 12 yacimientos de esta civilización.

Según el director del Instituto Arqueológico de Mérida, este pueblo ha dejado sus vestigios más importantes en Extremadura, porque cuando empiezan a ser invadidos por los pueblos del norte, por los celtas, "entierran y sellan sus lugares sagrados para que no sean violados", de ahí la magnífica conservación de yacimientos como Cancho Roano y el Turuñuelo.

MUY POCO EXCAVADO
En éste último, lo excavado hasta ahora, que "es muy poquito", ha sacado a la luz un habitáculo de unos 70 metros cuadrados que era el espacio de culto del enclave, "con un altar en el centro, bancos corridos" y una bañera, considerada como uno de los hallazgos más extraordinarios de la excavación, un elemento "hasta ahora desconocido" y que se podría dedicar a hacer "algún ritual relacionado con el agua".


También han aparecido numerosas piezas relacionadas con la comida: un gran caldero, asadores o jarros, todo ello de bronce, lo que "llama mucho la atención, porque estamos en la primera edad del hierro y casi todo se hace ya en ese material".

Sin embargo, el bronce, según Celestino, "sigue siendo un metal que se dedica mucho al culto", al igual que el marfil y otros elementos "bastante suntuosos" que también han aparecido.

PIEZAS DE CERÁMICA
En el Turuñuelo se han hallado, asimismo, un centenar de piezas de cerámica "en un estado de conservación magnífico", lo que permite fijar claramente la fecha exacta de su fabricación, a finales del siglo V, ya que "las cerámicas griegas permiten conocer hasta los talleres donde se hacían en Atenas".

Sebastián Celestino ha explicado que la cerámica en aquella época venía de Grecia a través de Ampurias y luego se distribuía por toda la Península Ibérica, donde existían centros de distribución como la ciudad ibero romana de Cástulo, en Jaén; y probablemente el Turuñuelo, en Badajoz, ya que "el comercio siempre ha funcionado así".

En ese sentido, el director de la excavación considera que probablemente el resto de las edificaciones del yacimiento de Guareña tengan "un carácter más administrativo o de almacenes".

Las numerosas piezas aparecidas hasta ahora en el Turuñelo se han trasladado al Instituto de Arqueología de Mérida, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Junta de Extremadura, donde están siendo estudiadas y catalogadas.

BRONCES
Los bronces, sin embargo, para conservarlos mejor y que no se oxiden, se han llevado al Laboratorio de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid, para su restauración y preparación antes de ser trasladados al Museo Arqueológico de Badajoz.

Mientras tanto, Sebastián Celestino y su compañera Esther Rodríguez, que dirige con él los trabajos en el Turuñuelo, buscan financiación para continuar con esta "costosa" excavación, financiada hasta ahora por la Junta de Extremadura en su primera campaña, con fondos Feder; y por el Ministerio de Economía y Competitividad, en su segunda, con las inversiones para I+D.

28 de julio de 2016

Nuevos hallazgos en el yacimiento de el Turuñuelo desvelan la vida de los tartesos en Extremadura

Su buen estado de conservación ha permitido recuperar vigas de madera, restos de estucados de colores, piezas de cerámica, hierro y bronce, además de elementos más curiosos como bisagras de puertas, esteras de esparto y cereales de hace más de 2.500 años.
La secretaria de Cultura de la JUnta visitó el yacimiento del Turuñuelo. FOTO: JUNTA EXTREMADURA
Este yacimiento pacense es un ejemplo más del poblamiento tartésico en Extremadura, y más concretamente en las vegas altas del Guadiana, que se suma a otros ya conocidos como Cancho Roano, en Zalamea de la Serena y destaca por su buena conservación.

El yacimiento de "Turuñuelo", en Guareña (Badajoz), tiene unos 2.500 años de antigüedad y allí desarrollan trabajos arqueológicos el Instituto de Arqueología de Mérida (IAM), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Junta.

El buen estado de conservación de "El Turuñuelo" ha permitido recuperar vigas de madera, restos de estucados de colores, piezas de cerámica, hierro y bronce, además de elementos más curiosos como bisagras de puertas, esteras de esparto y cereales.

Aunque es pronto para saber cuál era la función de este edificio tartésico aislado, el director del IAM considera que probablemente fuera "una residencia de prestigio, con un carácter simultáneo de palacio y santuario, ya que en la habitación excavada ha aparecido un altar en forma de piel de toro extendida".

NUEVO PUNTO DE INTERÉS ARQUEOLÓGICO
La secretaria general de Cultura, Miriam García, ha destacado en su visita que cuando el yacimiento arqueológico tartésico de "El Turuñuelo" sea conocido "atraerá sin duda a los investigadores, que colocarán un punto más en el mapa científico de Extremadura".

Los trabajos, coordinados por los expertos Sebastián Celestino y Esther Rodríguez, se enmarcan dentro de la segunda campaña de excavaciones arqueológicas en "El Turuñuelo", insertas en el Proyecto de Investigación I+D+i "Construyendo Tarteso: Análisis constructivo, espacial y territorial de un modelo arquitectónico en el valle medio del Guadiana".


La secretaria general de Cultura ha estado acompañada en su recorrido por el director general de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urbán; el alcalde de Guareña, Abel González; y el director del Instituto de Arqueología de Mérida (IAM) y responsable de la excavación, Sebastián Celestino, entre otras personalidades.

Sebastián Celestino ha asegurado que, aunque solo lleva dos años excavándose es el edificio de la cultura tartésica "mejor conservado de los que conocemos tanto en Andalucía, como en Extremadura", además de ser el más grande ya que ocupa una superficie de dos hectáreas. De ahí que, en opinión del director del IAM, "se tardará todavía mucho tiempo en acabar el trabajo arqueológico" en este lugar.

Lo prioritario para próximas campañas, ya que de momento solo se ha excavado completa la habitación principal, es conocer la planta del edificio ya que se trata de una estructura arquitectónicamente compleja que, para Celestino, refuerza la idea de que la cuenca media del río Guadiana tenía una importancia muy superior en la cultura tartésica de lo que se creía hasta ahora.

(Fuente: El Diario)

1 de marzo de 2016

La Guardia Civil requisa 77 piezas arqueológicas durante un expolio en Valencia del Ventoso (Badajoz)

Entre las piezas incautadas hay monedas romanas y medievales, alguna de plata, anillos, denarios, fíbulas, botones y otros elementos de plomo, de distintas épocas.
La Guardia Civil andaba tras la pista de los detenidos cuando fueron sorprendidos. FOTO: SEPRONA.
La Guardia Civil intervino 77 piezas arqueológicas en Valencia del Ventoso, cuando eran expoliadas por tres vecinos de Sevilla, que, provistos de un detector de metales, se habían hecho con monedas romanas y medievales, entre otros restos. La operación la llevó a cabo el Seprona de Fuente de Cantos, en colaboración con el puesto de Valencia del Ventoso y de Medio Ambiente de Fregenal de la Sierra.

La Guardia Civil venía investigando posibles expolios en lugares de interés arqueológico en Valencia del Ventoso, cuando sorprendió a los hombres, dos de los cuales se dieron a la fuga, que fueron identificados poco después.

A los presuntos infractores se les intervinieron 77 piezas entre las que había monedas romanas y medievales, alguna de plata, anillos, denarios, fíbulas, botones y otros elementos de plomo, de distintas épocas.

A la zona se desplazaron técnicos de Cultura de la Junta de Extremadura para evaluar los daños en el yacimiento arqueológico. Las piezas, el detector y dos azadas utilizadas para la extracción de las piezas fueron entregadas en la Dirección General de Cultura de la Junta de Extremadura, que abrirá un expediente sancionador por vulneración de la Ley de Patrimonio Histórico de Extremadura.

La Guardia Civil continúa con la investigación y elaboración de informes, en espera de conocer la valoración de piezas y daños en el yacimiento, por si los hechos fueron constitutivos de delito, lo que sería comunicado a la autoridad judicial.

(Fuente: El Periódico de Extremadura


EL EXPOLIO NOS PERJUDICA A TODOS

La extracción arqueológica es una actividad que, cuando se hace sin la metodología adecuada, daña los estratos del terreno, los altera e impide el estudio científico. Por otra parte, los hallazgos arqueológicos son de propiedad pública y forman parte del Patrimonio Cultural..

20 de noviembre de 2015

Nuevos hallazgos de diversas épocas junto al teatro romano de Medellín (Badajoz)

Entre los hallazgos se han documentado 16 enterramientos de época cristiana (siglos XIII-XIV), subestructuras de época musulmana (siglos XII al XIII), estancias de época romana previas a la construcción del teatro, así como un nuevo tramo de cloaca y restos de dos calzadas empedradas y materiales de la Edad del Hierro que están en proceso de estudio.
Equipo de trabajo en la zona de excavaciones junto a las autoridades que visitaron el parque arqueológico. FOTO: R.HABA.
La campaña de excavaciones que se está llevando a cabo actualmente en el parque arqueológico de Medellín ha sacado a la luz nuevos e importantes hallazgos de diversas épocas históricas. Así se ha puesto de manifiesto en la visita realizada ayer a dicha población por parte de la secretaria general de Cultura de la Junta de Extremadura, Miriam García Cabezas.

Entre los hallazgos se han documentado 16 enterramientos de época cristiana (siglos XIII-XIV), subestructuras de época musulmana (siglos XII al XIII), estancias de época romana previas a la construcción del teatro, así como un nuevo tramo de cloaca y restos de dos calzadas empedradas, y materiales de la Edad del Hierro que están en proceso de estudio. Asimismo, las excavaciones en las estructuras romanas monumentales han propiciado conocer con más detalle sus dimensiones o la técnica empleada en su construcción y han hecho posible establecer la hipótesis, a falta de completar los estudios al respecto, de que se trata de una gran terraza artificial. Los nuevos restos se integrarán en los circuitos de visita.

OTROS MATERIALES DE PEQUEÑO TAMAÑO
El convenio suscrito por la Junta y el Ayuntamiento de Medellín, ha permitido, entre otras cosas, mejorar los accesos al teatro, limpiar de vegetación todo el parque arqueológico o acondicionar dependencias del castillo y han propiciado la excavación de más de 750 metros cúbicos de tierra, parte de la cual se ha cribado para evitar perder materiales de pequeño tamaño, como monedas o cuentas de collar. Estos trabajos arqueológicos se han ejecutado tanto en el espacio del postscaenium del teatro romano, como en las estructuras romanas monumentales que existen al sur del teatro.

RECUPERACIÓN DEL ESPACIO ESCÉNICO
Dentro del proyecto Ciudades romanas de Extremadura en Medellín se está llevando a cabo en la zona del graderío del teatro romano una estructura metálica escalonada y forrada exteriormente con madera tecnológica, que permite recuperan unas 284 plazas más de aforo. Esto supone que el edificio dispondrá de casi 1.150 localidades, con vistas a su uso como espacio escénico.

(Fuente: El Periódico de Extremadura / Raúl Haba)

28 de octubre de 2015

Descubren restos de un palacio andalusí en la Alcazaba de Badajoz

Los restos del complejo andalusí se enmarcan el siglo XII y tenía los baños con los juegos tallados en la sillería de piedra. Los arqueólogos han comprobado que la Alcazaba acogió mucho antes un asentamiento prerromano y después de la etapa árabe tras la conquista cristiana de la ciudad, sufrió varias reformas.
Jugaban al tres en raya mientras se bañaban. Lo hacían los árabes que vivieron en un palacio que hoy se ubicaría en las traseras de la Biblioteca Regional, dentro del recinto de la Alcazaba. Es uno de los secretos que las excavaciones arqueológicas que comenzaron en junio han dejado al descubierto. Pero hay más curiosidades, como que, muchos años después, sobre esa piscina se construyó un corral para ganado, posiblemente para la casa de Gómez de Solís. 

VARIAS REFORMAS
Las excavaciones enfilan el último tramo, así que el alcalde, Francisco Javier Fragoso, y la secretaria general de Cultura, Míriam García, acudieron ayer a conocer parte de esos tesoros de la ciudad. Las dos administraciones financian con un millón de euros cada una las obras, que terminarán el 15 de noviembre. Montserrat Girón les guió el recorrido. Ella es la coordinadora de la empresa de arqueología que realiza la actuación. Han comprobado que la Alcazaba acogió mucho antes un asentamiento prerromano y mucho después de la etapa árabe, tras la conquista cristiana de la ciudad, sufrió varias reformas.

COMPLEJO ANDALUSÍ
Los trabajos han visto el abaluartamiento del castillo y que varias edificaciones, como el hospital militar del XIX, se relacionaban entre sí. «Hemos registrado todos estos niveles, por lo que hay una lectura completa de la Alcazaba y el cerro de la muela», indicó. Para ella, lo más destacado son los restos del complejo andalusí, que se enmarcan el siglo XII, y esa construcción palaciega que tenía los baños con los juegos tallados en la sillería de piedra. En segundo lugar, el complejo de los siglos XIV y XV que pertenece a la casa de Hernán Gómez de Solís, que se apropió de la Puerta del Alpéndiz. «Se ve que había algunas casas fuertes previas que Hernán Gómez de Solís une y amuralla». 

MANTENER LA COTA ISLÁMICA
Montserrat Girón señaló que los trabajos están a punto de terminar. «No vamos a ahondar más y mantendremos la cota islámica como recuperación. Eso no quiere decir que el yacimiento esté a punto de acabar, queda más área y profundidad». 

El alcalde, Francisco Javier Fragoso, se mostró satisfecho con los trabajos. Sobre todo, por el hecho de que se deja al aire un parque arqueológico donde se aprecia el punto de conexión de la muralla musulmana, la medieval y la del siglo XVII. Cree que los hallazgos, algunos incluso del siglo XI, suponen un salto a la hora de valorar el patrimonio de la ciudad y plantear futuras intervenciones de recuperación. Señaló, asimismo, que el Ministerio ha licitado recientemente las obras de recuperación de dos torres junto a la Biblioteca Regional.

MUSEALIZACIÓN
La actuación ha tenido que incluir la creación de un muro de hormigón que servirá de contención, y se hará una escalera para subir al adarve de forma que los visitantes puedan recorrer por partes el baluarte con su forma y geometría inicial. Esta obra también incluirá parte de la musealización que explicará a los visitantes qué se ha encontrado y cuál era su función. Se dejará un espacio arqueológico para que los pacenses y turistas puedan interpretar el pasado de la ciudad.
(Fuente: Hoy / Rocío Romero)

23 de septiembre de 2015

El templo oculto de Mitra en Mérida

El enigma sobre la existencia de un santuario dedicado al dios Mitra bajo los cimientos de la plaza de toros de Mérida sigue sin resolverse pese a las últimas intervenciones arqueológicas realizadas con motivo de las obras de mejora del coso.
La plaza de toros de Mérida; uno de los lugares con más interés de la ciudad desde el punto de vista arqueológico.
FOTO: EL PERIÓDICO DE EXTREMADURA.
Varias generaciones de arqueólogos y estudiosos llevan décadas intentando dar respuesta al enigma de la Plaza de Toros de Mérida: la existencia de un templo dedicado al dios Mitra bajo tierra. Por el momento, el director científico del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, Miguel Alba, sigue sin descartar esta hipótesis. El investigador ha llegado a esta conclusión tras los recientes estudios que se han realizado en una zanja de más de 150 metros de extensión en la plaza de San Albín, aprovechando las obras de mejora que se estaban haciendo en el coso y que requerían abrir acometidas para el agua.

"No hemos hallado ningún indicio escultórico que nos aclare que el templo esté allí o no, porque lo que han aparecido son muros de viviendas", explica Alba, quien asegura que "esto no quiere decir que a partir de esta intervención se descarte el templo, ya que esta posibilidad sigue abierta". De hecho, y según las investigaciones, lo ideal sería que se pudiesen hacer intervenciones arqueológicas en la zona del albero, que es el núcleo del edificio.

CONJUNTO ESCULTÓRICO MITREICO
Las actuaciones que se llevaron a cabo durante la construcción del coso taurino, que el pasado año cumplió un siglo de historia, sacaron a la luz el conjunto escultórico más importante de la península ibérica relacionado con el culto a Mitra, que actualmente se puede admirar en el Museo Nacional de Arte Romano. De ahí, las hipótesis sobre si estos hallazgos respondían a que había un templo dedicado a esta deidad en las proximidades o porque los cristianos habían optado por ocultar en ese lugar las esculturas.


ZANJA DE 150 x 1,5 m
Antes de realizar cualquier intervención de obras en Mérida es preceptivo hacer un seguimiento o excavación arqueológica si se necesita el subsuelo, por lo tanto, y como en esta las actuaciones para habilitar unos locales comerciales en las bóvedas de la plaza lo requerían, durante los cuatro meses que ha durado la obra, la arqueóloga de seguimiento, Sara Rodríguez, con la supervisión del coordinador de arqueológica, Gilberto Sánchez, y dos operarios especializados del Consorcio, han trabajado en una zanja de 150 metros y 1,5 metros de ancho.

ELEMENTOS DE TIPO DOMÉSTICO
"A partir del ancho de la zanja, en función de la estratigrafía, los restos romanos están muy arriba, porque es un punto alto de la ciudad, y era previsible que estuviesen ahí", sostiene Alba. En concreto, los elementos que han aparecido son de tipo doméstico, de viviendas romanas que fueron reocupadas en la época visigoda. "Cuando los árabes asediaron Mérida, los emeritenses habían derribado las viviendas más próximas a la muralla para crear un corredor defensivo y defenderse. Aquí, al igual que en el perímetro de la ciudad, se confirma que derribaron las casas para hacer este corredor", argumenta el director científico. "Lo que sale a relucir encima es un vertedero, que bajo el punto de vista de la intervención arqueológica es muy importante, porque aporta mucho material, con cerámicas del siglo VIII", afirma Alba, que informa de que todos los restos se ha recogido para hacer un inventario y estudiarlos.


Entre otras acciones, los investigadores del Consorcio intentaron localizar parte de la muralla, porque la acometida también salía de la plaza de toros hacia la red general. No obstante, el problema estriba en que en la zona baja del coso, lo que sería el faldón, hay tal la cantidad de tierra, que de la misma forma que en la parte superior había poca profundidad hasta los restos romanos, en esa zona excavaron cinco metros de profundidad y no encontraron restos romanos. "En esa zona nos estaría diciendo que estamos extramuros, fuera de la ciudad, pero no hemos llegado más abajo, porque excavar más de cinco metros de profundidad es peligroso porque hay unas normativas laborales que no lo permiten", puntualiza Alba.

DOCUMENTAR Y TAPAR
Por otra parte, en un punto correspondiente a la acometida abierta en la salida de la plaza, ha aparecido un muro curvo típico de la arquitectura más noble del siglo IV, de las grandes casas, con amplios salones y comedores. "Ahí ampliamos la excavación para sacar toda la estancia y profundizamos para llegar al suelo, pero como no encontramos ningún mosaico o pavimento especial decidimos documentarlo y taparlo", explica el investigador, y es que "afortunadamente tenemos muchos muros curvos de la ciudad".

Con los datos encima de la mesa, Alba destaca que ahora se conoce mejor la secuencia arqueológica de la zona, que es muy parecida a las de otros puntos de la ciudad, como en la Alcazaba, en morerías, por el cuartel de la guardia civil. La incógnita del templo a Mitra, sigue más abierta que nunca.

28 de mayo de 2015

Salen a la luz nuevos elementos romanos y medievales en Badajoz

En la finca pacense de "El Rebellao" se han documentado lanzas, vasijas, muros y piedras de moler de época romana, además de sepulturas, cerámica y utensilios de los siglos XI y XII junto a la iglesia de la finca. Durante los ultimos trabajos también se ha documentado un dólmen de hace 6.000 años que se suma a los dos existentes.
Algunos de los restos encontrados durante los trabajos arqueológicos. FOTO: FUNDACIÓN DOLORES BAS DE ARÚS.
El proyecto arqueológico que la Fundación Dolores Bas de Arús desarrolla en la finca El Rebellao (Badajoz) ha permitido desenterrar nuevos restos romanos, e incluso anteriores, y del siglo XI y XII en el entorno de la Iglesia de San Ildefonso.

"Los resultados han sido magníficos", ha comentado el presidente de la Fundación Dolores Bas de Arús, Pedro Arias, pues entre otras se han descubierto tumbas funerarias, cerámica y utensilios del siglo XI y XII junto a la Iglesia.

Los restos de la Iglesia se encuentran en la ubicación donde estaba durante ese periodo Valverde de Leganés, como ha dicho Arias, a la que se unen otras 26 hectáreas con restos romanos y de época anterior.
 

VILLA ROMANA
En la zona romana se han encontrado lanzas, vasijas, muros y piedras de moler, en lo que supone el "inicio" de lo que se espera hallar en esta zona del término municipal de Badajoz, aunque junto a la carretera que une Valverde de Leganés con Almendral.

Las próximas actuaciones permitirán conocer más sobre esta villa romana, supuestamente destinada al cultivo de tierras, y si puede arrojar nuevas sorpresas.


Los informes en relación a las tumbas encontradas en la Iglesia de San Ildefonso serán presentados en la Dirección General de Patrimonio, debido al "valor" que tienen, ha indicado Pedro Arias.

Los dólmenes son uno de los principales atractivos arqueológicos de la finca.

En su opinión, estos trabajos son "pioneros" y sirven para demostrar el "potencial" arqueológico de esta finca de más de 500 hectáreas, donde también se han encontrado otros hallazgos "muy importantes". 

NUEVO DÓLMEN
No en vano, los últimos trabajos han permitido incorporar un tercer dolmen a los hallados anteriormente, todos con más de 6.000 años de antigüedad y en muy buen estado gracias a la protección histórica ejercida por un regato cercano.

"Se trata de unos hallazgos muy importantes que permiten hablar de una finca fundamental para entender distintas etapas históricas de la zona y de la comunidad autónoma extremeña", ha subrayado.

(Fuente: El Periódico de Extremadura)

6 de mayo de 2015

Dos millones de euros para la Alcazaba de Badajoz

El Gobierno de Extremadura y el Ayuntamiento modifican el Convenio para extender su vigencia hasta 2016 y prorrogar los plazos de financiación y de ejecución de las obras. La Junta de Extremadura aportará un millón de euros para continuar con el proyecto de rehabilitación de la alcazaba de Badajoz que se suma a otro millón aportado por el municipio  para la creación de un Parque Arqueológico en el interior del recinto. 

El Consejo de Gobierno autorizó también la firma del acuerdo de ampliación del convenio firmado con el ayuntamiento de la ciudad. Dicho acuerdo del Consejo es para subvencionar la rehabilitación del monumento que "merece la máxima consideración". Y por ello la Consejería de Educación y Cultura aportará el millón de euros.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Cristina Teniente, explicó que la necesidad de llevar a cabo una serie de excavaciones para confirmar las cotas en las que se encuentran los distintos restos arqueológicos no documentados con anterioridad, además de constatar su estado de conservación. Estos trabajos han impedido que se pudiera adjudicar la obra antes del cierre de final de 2014.


PRÓRROGA DE LOS PLAZOS
Ante este hecho, y estando ambas instituciones interesadas en mantener el compromiso, acuerdan la modificación del convenio para extender su vigencia y prorrogar los plazos de financiación y de ejecución de las obras. Por ello, se amplía hasta el año 2016 y la Junta hará efectivo el primer pago, de 500.000 euros este año.

La obra de restauración se llevará a cabo desde la Puerta del Alpendiz a la Torre de Espantaperros y permitirá el recorrido completo del adarve, como explicó el 6 de marzo pasado el arquitecto Julián Prieto.


EJECUCIÓN EN CINCO MESES
En la citada fecha se anunció la licitación del proyecto, que se ha visto pospuesta por las razones señaladas, y tendrá un plazo de ejecución de cinco meses. Ya entonces, Prieto preveía que se alargara por la complejidad de la intervención, pues la actuación incluye los estudios arqueológicos y el seguimiento del proceso hasta el traslado de la red de media tensión.

  • El coste de esta fase asciende a dos millones, sufragados a partes iguales por el Ayuntamiento y la Junta, en el marco formalizado con el Ministerio de Fomento de 2006.
Hay una parte en la que los lienzos que harían posible el recorrido histórico no existen, por lo que se plantea la colocación de pasarelas metálicas paralelas al adarve, desde donde se podrán visitar y apreciar las partes históricas de la zona.
CREACIÓN DE UN PARQUE ARQUEOLÖGICO
Se anunció que se establecerán tres tipos de recorrido: uno libre en el adarve por toda la alcazaba; otro con una restricción parcial de visita con el mismo horario que los jardines de La Galera, que permitirá bajar a la puerta del Alpendiz; y un tercero especial, dada la protección que requiere el yacimiento arqueológico, desde los jardines a través de la Torre de la Madre Vieja hasta el interior de la alcazaba.

Así mismo, se creará un parque arqueológico de 1.500 metros cuadrados entre Biblioteconomía y el trazado de la muralla por detrás de las cañoneras. Este yacimiento será musealizado y tendrá horario de visitas restringido o abierto a investigadores con permisos especiales.

La obra permitirá al visitante, por primera vez, "descubrir todo el territorio, el horizonte de la ciudad desde la altura del cerro de la Muela", de forma que "podrá entender todos los barrios y todo el desarrollo urbano de la ciudad desde la alcazaba".

El recorrido posibilitará además ofrecer al visitante una explicación de todo lo que se ha ido encontrando hasta ahora. 

(Fuente: El Periódico Extremadura)

6 de abril de 2015

Hallan una necrópolis romana del siglo IV en Granja de Torrehermosa (Badajoz)

Se han descubierto 25 fosas, con huesos de adultos y niños, que datan del año 320 d. C. en la carretera que une Granja de Torrehermosa y Peraleda del Zaucejo.
Las fosas están cubiertas con tégulas.

La Campiña Sur no deja de aportar historia en cuanto a la época romana se refiere. La aparición de restos humanos en la carretera entre Granja de Torrehermosa y Peraleda del Zaucejo ha dejado al descubierto una necrópolis romana de la primera mitad del siglo IV, aproximadamente del año 320 D.C. 

En total se han descubierto 25 fosas, con restos óseos perfectamente conservados de personas adultas y niños.

El doctor en historia y arqueólogo Marcos Hunt, del estudio de arqueología y patrimonio Arqueo-pro que está trabajando en la zona, dice que las fosas están cubiertas con tégula y con abundantes ajuares funerarios asociados, depositados como ofrendas, «entre los que se encuentran recipientes cerámicos, aunque también han aparecido vasos de vidrio y algunos elementos metálicos: de hierro, de base cobre y algunos podrían ser de bronce, lo que se determinará tras someterlo al estudio pertinente». Se trata de un yacimiento arqueológico de cierta importancia por su extensión.

Ahora cinco arqueólogos, dos de ellos especializados en épocas romanas, y un equipo de antropólogos físicos excavan y trabajan en el área que ha quedado al descubierto tras las obras de ensanche y reforma de la carretera BA-159.

«La intervención no se va a limitar a la zona de afección de la carretera sino también a una banda de dos metros que corresponde a la zona de expropiación», informó Hunt.

UN ASENTAMIENTO MÁS AL ESTE

La necrópolis está relacionada con un asentamiento que se encontraría más al este, entre la carretera y el río Zújar, y que aún está por excavar y descubrir. Se trataría de un asentamiento romano de cierta relevancia arqueológica que solo se puede conocer de momento a través de los restos que hay en superficie.

«Son varias hectáreas que tienen una ocupación a lo largo de muchos siglos: hay cerámicas que se pueden adscribir a épocas romanas republicanas y algunos elementos incluso anteriores y la fase final se puede prolongar hasta el siglo VI o VII, lo que tiene una perduración de bastantes siglos», según el arqueólogo.

Al final de la intervención se realizará un informe técnico que se remitirá a la dirección de Patrimonio Cultural para que se establezcan las medidas oportunas de protección para este nuevo yacimiento.

La aparición de la necrópolis romana no afectará al desarrollo de las obras, «puesto que se excavan y se estudian los restos 'in situ' y luego se extraen», explicó Marcos Hunt. 

(Fuente: Hoy / José Miguel Amaya)

26 de noviembre de 2014

El yacimiento de Nertóbriga ya es de propiedad pública

El Ayuntamiento de Fregenal de la SIerra (Badajoz) ha acordado por unanimidad la compra de las 15 hectáreas de terreno en las que se asienta este importante yacimiento romano. Este proceso facilitará que las diferentes administraciones públicas puedan invertir fondos en el yacimiento y "garantizar un buen número de empleos en los próximos años".
Edificio alto-imperial y aljibe vistos desde la parte alta del yacimiento.
FOTO: HOY FREGENAL.
La corporación municipal del Ayuntamiento de Fregenal de la Sierra aprobó con la unanimidad de todos los grupos políticos la adquisición de dieciséis hectáreas de terreno en las que se encuentra el yacimiento arqueológico de Nertóbriga (la Concordia Iulia romana).

Se trata de quince hectáreas que incluyen el propio yacimiento, declarado Bien de Interés Cultural por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura el 24 de mayo de 2013, así como una hectárea más, para enlazar el yacimiento con el camino de Fuentes, evitándose en un futuro pasar por el cortijo para llegar hasta él al crearse un nuevo acceso que va justo hasta la colina en la que se encuentran los restos.

PRECIO ACORDADO
El coste de esta adquisición, acordado con la propiedad, es de 107.200 euros, que se corresponde con el justiprecio indicado por los técnicos de la Diputación de Badajoz a razón de 6.700 euros por hectárea y la adquisición será abonada con fondos propios del Ayuntamiento de Fregenal de la Sierra, procedentes de los remanentes de tesorería de los años anteriores, sin necesidad de acudir a un préstamo.

UN PROYECTO PARA GENERAR EMPLEO
Tal y como valoraba el Gobierno Local: "La compra del yacimiento abre un nuevo horizonte al potencial arqueológico y turístico de Nertóbriga, también en materia de empleo al tratarse de uno de los yacimientos más importantes de Extremadura. Para ello ya se tiene elaborado el proyecto para presentar la solicitud de un programa formativo, contando con el apoyo de la Dirección General de Patrimonio, que proyecta igualmente diversas actuaciones en este espacio. El hecho de que Nertóbriga sea de propiedad pública, es determinante para que las distintas administraciones puedan invertir fondos públicos en el yacimiento, lo que permitirá que se generen un buen número de empleos en los próximos años".

6 de octubre de 2014

Las catas en la Alcazaba de Badajoz destapan un portillo almohade y cañoneras del siglo XIX

El portillo se ha localizado en la franja del muro cercana a la cafetería de la Facultad de Comunicación, en el subsuelo en una abertura que se encontraba cegada. Las cañoneras del siglo XIX han salido a la luz en la parte oriental de la zona. Por otra parte, en la torre que aún permanece en pie en este espacio se ha identificado cimentaciones del antiguo Hospital Militar, construido a mediados del siglo XIX sobre lo que fuera el Hospital del Rey donde también se han encontrado una puerta y unas escaleras que posiblemente correspondiesen al citado hospital.
También se han identificado las cimentaciones del Hospital Militar del S. XIX. FOTO: HOY
Las máquinas y los movimientos de tierra han vuelto al entorno de la Alcazaba de Badajoz. Los estudios arqueológicos para recuperar la zona entre el Alpéndiz y la Galera han comenzado y en pocos días están arrojando los primeros resultados. Las catas se están llevando a cabo en el área de tierra que se utiliza como aparcamiento de la Biblioteca de Extremadura, en el sector más próximo a la muralla.

Los trabajos arqueológicos han destapado construcciones históricas de importancia, como un portillo de época islámica o unas cañoneras del siglo XIX. La puerta se ha localizado en la franja del muro cercana a la cafetería de la Facultad de Comunicación, en el subsuelo. Esta abertura se encontraba hasta este momento cegada. El acceso comunica la zona intramuros de la Alcazaba con la torre Vieja, lo que permite conectar el interior del recinto árabe con los jardines de La Galera recientemente rehabilitados.

CAÑONERAS EN LA PARTE ORIENTAL
Las cañoneras del siglo XIX han salido a la luz en la parte oriental de la zona. Cerca de ella ha aparecido otra torre semicircular. Las excavaciones en el subsuelo tienen el objetivo de localizar las líneas interiores de la muralla y el coronamiento de las estructuras medievales que se conservan. De hecho, en varios puntos se han descubierto diferentes muros de esta época, que están siendo objeto de estudio.Durante estas labores se ha retirado mucha vegetación, cuyas raíces dañan el monumento

Por otro lado, en la torre que aún permanece en pie en este espacio se ha identificado cimentaciones del antiguo Hospital Militar, construido a mediados del siglo XIX sobre lo que fuera el Hospital del Rey. También ha salido a la luz una puerta y unas escaleras que posiblemente correspondiesen al citado hospital.

CATAS SOBRE EL LIENZO DE LA MURALLA
Aparte de los sondeos en el suelo, también se están llevando a cabo catas arqueológicas sobre el lienzo. Gracias a estas labores se ha conseguido documentar las distintas fases históricas en esta parte del monumento, desde la época taifa hasta la primera mitad del siglo XX.

Estos sondeos comenzaron el 15 de septiembre y tendrán una duración de un mes aproximadamente. Por lo tanto, está previsto que los trabajos finalicen a mediados de octubre. Posteriormente la empresa Tera, encargada de realizar esta tarea, elaborará el informe arqueológico que se tendrá en cuenta para la redacción del proyecto de rehabilitación.


Se trata del estudio arqueológico previo que se tiene que realizar antes de que se retome los trabajos de recuperación de la muralla de la Alcazaba. La restauración del conjunto islámico se reanudará por el entorno del Alpéndiz. La intención del Ayuntamiento pacense es que esta reparación empiece antes de que finalice el año.

UN MILLÓN DE EUROS
La próxima obra se ejecutará en el muro de la Alcazaba que discurre entre esta puerta almohade y el tramo ubicado en los jardines de la Galera, recuperado hace pocos meses. El objetivo es arreglar este sector para conectar ambos puntos. Esto permitirá, además, unir la franja de lienzo rehabilitada en la primera fase (efectuada entre Puerta de Carros y Puerta del Alpéndiz) con la ejecutada recientemente en los jardines de la Galera.

La financiación de la próxima intervención llega desde la Junta de Extremadura, que aporta un millón de euros. Esta inversión nace de un acuerdo que se realiza a dos bandas, entre el Ayuntamiento y la Administración regional. Cada una aporta la misma cantidad de dinero en virtud de dicho convenio, que tendrá una duración de dos años.

Los primeros trabajos consistirán en sanear la parte del muro sobre la que se va a actuar. La idea es recuperar en la medida de lo posible el paseo de ronda, tal y como se ha estado haciendo en las diferentes obras que se han ejecutado ya en este monumento para que los visitantes puedan realizar el recorrido por encima del lienzo. El fin es que esta parte del recinto amurallado sea visitable y transitable.

Esta nueva intervención permitirá también limpiar y consolidar los elementos arquitectónicos y arqueológicos del enclave, que ayudarán a mejorar la lectura y comprensión histórica del conjunto.

DETERIORO
Esta zona del recinto está en delicadas condiciones. La muralla se encuentra muy deteriorada en esta zona de la Alcazaba. Sufre numerosos daños por desprendimientos originados por la falta de cuidado y mantenimiento. La suciedad, la vegetación y las grietas se extienden por el entorno del conjunto del Alpéndiz.

De hecho, uno de los mayores problemas que afecta al monumento es la presencia del árbol 'Ailanthus altissima'. Se trata de una especie invasora originaria de China que fue introducida en Europa, concretamente en Inglaterra, en el año 1751. Es un árbol que tiene un crecimiento rápido y de gran resistencia. Crece en la muralla y es de muy difícil erradicación. De hecho, durante las labores arqueológicas se han retirado muchas de estas plantas.

(Fuente: Hoy / Tania Agúndez)

27 de enero de 2014

Las excavaciones en el castillo de Zalamea de la Serena (Badajoz) descubren una muralla y las torres

En esta fase también se ha vaciado de ripios el aljibe hasta su piso original.
Vista del patio del castillo. Foto: V. Pozo
El castillo de Arribalavilla de Zalamea de la Serena se encuentra en su tercera campaña de excavaciones, que se inició en diciembre del 2012 y que está previsto que finalice el próximo 29 enero. Las anteriores excavaciones se realizaron en el 2007 --con cinco catas en el patio-- y en el 2010, centradas en el palacio de Juan de Zúñiga, del que solo se conserva la fachada adosada al castillo.

En esta tercera fase se están quitando escombros, limpiando el recinto amurallado y recobrando la portada principal que se encuentra en la calle Santa Prisca, hasta ahora oculta por una casa adosada a la fortificación que compró el ayuntamiento para acceder al castillo y excavar en la parte oeste.


MURALLA ALTO IMPERIAL ROMANA
Los restos descubiertos, que se pretenden consolidar para la visita e interpretación de los orígenes del castillo, son una especie de muralla alto imperial de época romana del siglo I después de Cristo y las torres. Estaban cegadas por escombros y heces de palomos y se han adecuado haciendo accesible el paseo de ronda a través de la torre mocha. También se ha vaciado de escombros el aljibe hasta su piso original.

El siguiente paso será identificar el siglo que pertenecen los hallazgos, para lo que se enviarán las piezas al Museo Arqueológico. Según el arqueólogo Jesús Alonso, sería conveniente una nueva campaña de excavación para el acceso total a las murallas del recinto. Las excavaciones se hacen a través del taller de empleo promovido por el ayuntamiento.

3 de enero de 2014

Concluye la recuperación del sepulcro calcolítico de Huerta Montero, en Almendralejo (Badajoz)

Huerta Montero destaca entre los 34 yacimientos catalogados en el término municipal (la mayoría de ellos romanos) por ser el que está mejor conservado. Ahora se suman los restos recuperados de la muralla también Calcolítica que hay en lo alto de San Marcos
 El sepulcro colectivo de Huerta Montero tiene más de 5.000 años. Foto: PLACERES Y MÁS 
La puesta en valor de este yacimiento ha coincidido con unas jornadas realizadas durante el solsticio de invierno que han desbordado todas las expectativas de asistencia.de público. Una de las peculiaridades de este sepulcro se da cada 21 de diciembre. Es el día más corto del año y al mismo entran a primera hora de la mañana los rayos del sol por el corredor permitiendo la iluminación de toda la cámara. Era una forma de ofrecer a los muertos los primeros "del nuevo sol" y darles así luz.

Pero como recordaba el historiador Paco Blasco, el yacimiento arqueológico de Huerta Montero «no es el más importante, pero sí el mejor conservado».

Y es que en el término municipal de Almendralejo hay nada menos que 34 yacimientos arqueológicos catalogados, la mayoría de época romana.

El más destacado, por los motivos citados, es el de Huerta Montero, ya que en los trabajos incluso de hallaron las dos losas de entrada al sepulcro, intactas, y eso que data de hace casi cinco milenios.

SEPULCRO COLECTIVO
Este sepulcro colectivo se cree que pertenecía a una especie de aldea o poblado en las afueras de un término, en el que el núcleo principal estaba en el Cabezo de San Marcos, en el altozano que precisamente hace pocos meses se han rehabilitado y puestos en valor sus restos. Sin embargo, en ese Cabezo de San Marcos los restos están muy deteriorados, como reconoce el propio Blasco, aunque también se puede visitar, a pesar de estar en propiedad privada.

En el sepulcro de Huerta Montero se hallaron los restos de 109 personas, halladas en dos fases durante las excavaciones, restos que ahora están en los almacenes del Museo Arqueológico de Badajoz y, por tanto, no están expuestos.


La idea, por tanto, sería la de que el Ayuntamiento de Almendralejo pidiera una muestra de esos restos para ser expuesta en la ciudad. Sin embargo, Blasco cree que debería habilitarse una sala expresamente para exponer los restos de Huerta Montero que ahora no están en la ciudad, una sala que podría estar en el centro cultural San Antonio.

PRUEBAS CON GEORADAR
Dada, por tanto, la importancia que podría tener la ciudad en cuanto a los yacimientos, prosiguen los estudios, aunque de una forma lenta. Así, aún se está a la espera de tener los resultados de la prueba que se realizó hace algunos meses con un georadar y por parte de estudiosos de las universidades de Extremadura y de Évora.

Según avanzó Blasco, los primeros resultados apuntan a que hay 'reflexiones', que significa que hay algo en el subsuelo de los terrenos que rodean a Huerta Montero. Sin embargo, ello podría ser una sola piedra, sin más valor patrimonial, cuestión que se dirimirá dentro de unos meses, cuando se conozcan los resultados.

(Fuente: Hoy / Gloria Casares)