Mostrando entradas con la etiqueta Marroquies Bajos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Marroquies Bajos. Mostrar todas las entradas

21 de marzo de 2017

No todo vale

Tras la expectación generada por la reciente publicación de un reportaje que sitúa la mítica Atlántida de Platón en el yacimiento de los Marroquíes Bajos de Jaén, traemos a colación este artículo de Manuel Molinos, director del Instituto Universitario de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén.
Manuel Molinos Molinos.

Cuando alguien se define como atlantólogo podría suponerse que se trata de un especialista en Atlanthropus mauritanicus, el Homo erectus norteafricano, o de un estudioso de la cordillera del Altas tunecino-argelino-marroquí, o de un especialista en los fondos del mar Atlántico. Pero si me dicen que se trata de un autonombrado especialista en la Atlántida platónica, me quedo asombrado de que alguien pueda decir tanta tontería sin ruborizarse, y que otros puedan tomarlo en serio. Es el caso de Georgeos Díaz-Montexano o de su colega Simcha Jacobovici, el 'descubridor' de los clavos de Cristo, de la tumba de Caifas, de la cripta familiar de Jesús, con María Magdalena y el común hijo de ambos; también de la sepultura del apóstol Santiago: un verdadero especialista en hallazgos de primer nivel que acabaron demostrándose, tampoco hubo que indagar mucho, simples falsedades. Toda una vida de estudio no bastaría para analizar tanta basura.

¿Existió alguna vez la Atlántida? Seguro que sí: en la filosofía de Platón, en la mitología, o en la retórica literaria: existió para sueños nacionalistas, especialmente el alemán de los años posteriores a la Primera Guerra Mundial que desembocó en el nazismo,. Ha habido muchas Atlántidas, en la literatura y en la ficción. Existe en la cabeza de Georgeos Díaz-Montexano. Pero dicho esto, la Atlántida, como realidad, no estuvo en Jaén, tampoco sus supuestos centros secundarios, ni sus templos, ni sus construcciones. Ni aquí, ni en ningún lugar del planeta Tierra, sencillamente porque una Atlántida histórica, no existió nunca, jamás. No hay arqueólogo ni historiador medianamente serio, que sostenga esa afirmación. Lo diga Georgeos Díaz, Simcha Jacobovici o el afamado cineasta James Francis Cameron.

Las afirmaciones que hemos leído estos días en los medios de comunicación, tienen trampa y esconden un olímpico desprecio a la ciencia al intentar argumentar que existen dos clases de arqueologías: una académica, encerrada entre los infranqueables muros de la universidad y otra para la que no son necesarios ni títulos ni método. Basta con autoproclamar la existencia de una supuesta ciencia bautizada como 'atlantología'. Más de veinte años de investigación, que como tal ha sido modélica aunque las autoridades no hayan hecho sus deberes, especialmente en lo que se refiere a la puesta en valor de las parcelas que se destinaron a ese fin, pueden quedar reducidos a cenizas por una estrafalaria, inconsistente o, incluso, falsaria 'opinión'. Y en ciencia no existen opiniones. Los arqueólogos no opinan sobre el pasado, construyen hipótesis a partir de una información fosilizada en la tierra. Y cuando tienen las evidencias suficientes las convierten en tesis hasta que nueva información modifique o incluso revoque las anteriores conclusiones. Ese es el método científico.

Pero vayamos a la Atlántida: Platón (427-347 a.n.e.) al escribir sus Diálogos de Critias y de Timeo, pretendía exponer sus críticas posiciones político-filosóficas sobre el Estado Ateniense. El personaje central del relato, al que Platón parece tener en alta estima, explica a Sócrates el fabuloso mundo de la Atlántida. Se trata de Critias, un oligarca ateniense, responsable de asesinatos y deportación de ciudadanos de su propia ciudad, al que Filostrato llamó «el mayor malvado de todos los hombres», tirano depravado que para Platón fue un hombre refinado, un aristócrata distinguido. Con estos principios Platón construye su universo ideal, una sociedad donde los campesinos y artesanos trabajaban, los guerreros vigilaban y los gobernantes-aristócratas tomaban sabias decisiones en beneficio de la comunidad. En realidad, su modelo de sociedad ideal sería similar al de Esparta, muy alejado del que tenía Atenas en el momento mismo del nacimiento del filósofo, herencia principal del recién fallecido Pericles (429 a.n.e.). Y de ahí nace el mito de la Atlántida, según algunos investigadores una metáfora del imperio Aqueménida con el que los griegos habían mantenido un largo y doloroso enfrentamiento. La Atlántida habría sido un fabuloso reino donde la virtud, el sentido de la justicia y la sabiduría de sus gobernantes, habrían creado un continente ideal, que sólo los dioses, enojados por la soberbia que con el tiempo caracterizaron a la monarquía atlante, habrían truncado mediante una gigante y catastrófica ola.

El filósofo, que creaba el mito para defender su filosofía política, describió ampliamente el lugar como si de un escenario real se tratase, una enorme isla, en realidad un continente, una metáfora narrada como si de una historia verdadera se tratara: A Critias se la contó su padre, que la escuchó de Solón, y que se remontaba a los orígenes del universo griego, unos nueve mil años antes de Platón ¡En el Mesolítico! Las cronologías obtenidas para las estructuras de los fosos de Marroquíes, con metodología científica (C14), cifran su origen, fosos 0 y 1, en torno al 2800 a.n.e., más de seis mil años después de la supuesta destrucción del mítico continente. Es decir los atlantes, en su caso, estarían todos muy calvos antes de la construcción del extraordinario, magnífico, espectacular, asentamiento Calcolítico de Jaén.

EL ORIGEN
Efectivamente y ahí estoy de acuerdo con Georgeos Díaz-Montexano, un espacio verdaderamente excepcional, digno de recibir mucha más atención de la que se le dio una vez realizadas las excavaciones arqueológicas. Tan excepcional que no necesita de florituras literarias ni su identificación con el universo mitológico atlantista. Marroquíes está en el origen de lo que somos los hombres y mujeres que habitamos esta tierra. Esa sí es nuestra identidad y no la fabulosa leyenda de un reino de atlantes aristocráticos y antidemocráticos al gusto platónico; en Jaén tenemos una historia repleta de momentos álgidos que deberían servir para aumentar nuestra autoestima como pueblo, sin necesidad de recurrir a absurdos inventos formulados no está claro con qué propósito, salvo el de vender exclusivas en los medios de comunicación.

Ese mensaje debería calar entre nuestros políticos, que en su mayoría han ignorado el patrimonio histórico de la ciudad. Un sencillo ejemplo: Yo llevo treinta y seis años investigando en el oppidum ibero de Puente tablas; ¿saben cuantos alcaldes(a) de Jaén han mostrado su interés por el sitio? ¿Cuántos han preguntado o solicitado información sobre uno de los asentamientos más emblemáticos, conocidos y publicitados de la provincia? Ninguno.

Ahora vienen unos freelance, con el pedigrí de un medio de difusión internacional y se les hace el culo agua y se plantean hasta revisar las licencias de obra en el lugar, en vez de suspender, en interés general, ese sí, urgente y objetivo, la licencia de obras de la cantera de la Fuente de la Peña, por ejemplo. Pero como lo dicen desde fuera hay que darles más crédito que a las docenas de arqueólogos que han trabajado en Marroquíes Bajos. Por otro lado, en muchos ciudadanos, verdaderamente interesados en el patrimonio de la ciudad, se ha creado la ilusión de que esta situación puede ayudar a defender ese patrimonio. «Bueno -dicen- es una barbaridad, pero puede contribuir a proteger nuestra historia» ¡No! Junta y Ayuntamiento deberían establecer los mecanismos para la puesta en valor del Marroquíes, para el uso social, también como recurso económico, de ese extraordinario patrimonio. Pero de la fábula no puede surgir nada bueno. No podemos resolver nuestros problemas con la falsedad, con la mentira. No a cualquier precio.


Manuel Molinos
Catedrático de Arqueología de la Universidad de Jaén

8 de marzo de 2017

Hoteleros de Jaén reclaman la puesta en valor del yacimiento de Marroquíes Bajos

Hoteleros de la ciudad piden a la Junta de Andalucía que ponga en valor el yacimiento calcolítico como atractivo turístico. Asociaciones culturales y vecinales vienen advirtiendo de su importancia desde hace décadas
El yacimiento calcolítico confirma a Jaén como la ciudad más antigua de Europa.  
La Asociación de Empresas de Alojamientos de la Provincia de Jaén ha pedido a la Junta de Andalucía que busque otra ubicación para la futura Ciudad de la Justicia en Jaén capital con el fin de rentabilizar la actual parcela ubicada sobre parte del yacimiento arqueológico de Marroquíes Bajos, justo el lugar donde un documental de National Geographic ubica como posible enclave de la Atlántida de Platón.

"No es nada nuevo, porque nuestra asociación y otras muchas ya lo dijimos hace más de una década, pero ahora con la expectación y el aval de National Geographic, es inexcusable que la administración autonómica debe poner en valor la parcela de la futura Ciudad de la Justicia", ha indicado Juan Manuel Camacho, miembro de la junta directiva de la asociación.

Camacho ha apuntado en un comunicado que si esta situación se diera en Sevilla u otra capital andaluza, "sin duda alguna la Junta habría invertidos millones de euros en redescubrir y poner en uso cultural y para los turistas lo que hay sepultado".

APROVECHAR 'EL TIRÓN'
Para la Asociación, se trata de aprovechar el mito de la Atlántida que, "independientemente de ser cierto o no, es un filón, como lo es el balcón de Romeo y Julieta, en Verona. Pero además, el gran valor arqueológico de la zona es "motivo de por sí para que desde mañana mismo se pongan manos a la obra con una excavación ambiciosa y con una gran dotación presupuestaria que no lo prolongue en el tiempo".

Los empresarios de hoteles creen que ya se perdió "mucho" sepultando prácticamente todo bajo viviendas y por ello ven "de obligado cumplimiento que en el solar de la Ciudad de la justicia no se levante ni un solo ladrillo".

Han recordado que para la Ciudad de la Justicia ya se barajó en su día levantarla nueva, con más alturas, en su actual ubicación y ese planteamiento "hay que volver a retomarlo".

En cualquier caso, los hoteleros defienden que lo que sí está claro es que esa parcela del Bulevar "debe ser un parque arqueológico de primera magnitud, libre de edificación, y debe ser redescubierto como un recurso más de la historia para fomentar la atracción turística y el respeto a algo único en Europa como es la ciudad más antigua de la que se tengan datos".

3 de octubre de 2016

Doce objetos arqueológicos de Jaén formarán parte de una exposición europea itinerante

Los objetos seleccionados son el sarcófago paleocristiano de Martos (siglo IV), un fuste de columna de La Guardia (final del siglo V), pendientes y broche de cinturón de La Guardia (siglo VII), moneda carolingia y dírhem omeya del Tesorillo de Marroquíes Bajos de Jaén (siglos VIII-IX), olla de Cerro Miguelico de Torredelcampo (siglos IX-X), candil y jarra de Puente Tablas (siglos IX-X), capitel de la Campiña Sur (siglo X), diadema del Tesoro de Charilla de Alcalá La Real (siglo X), candil de bronce de Jimena (siglos X-XI), Dinar del Tesoro de Marroquíes Altos de Jaén (siglo XI) y una albanega hallada en el Castillo de Santa Catalina de Jaén (siglo XII).
Sarcófago paleocristiano del siglo IV de Martos (Jaén). 
La Universidad de Jaén y el Museo de Jaén acogieron una reunión del proyecto europeo CEMEC, en el que participaron instituciones de investigación, museos y entidades especializadas en la generación de recursos y herramientas para la visualización de objetos arqueológicos, que ha reunido nueve colecciones de objetos pertenecientes a la Alta Edad Media para formar parte de una exposición itinerante que podrá verse en Amsterdam, Atenas y Bonn en los próximos años.

El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica y el Área de Historia Medieval de Universidad de Jaén, junto con el Museo de Jaén, como miembros del proyecto, han sido las instituciones encargadas de seleccionar los doce objetos que formarán parte de esta muestra, bien físicamente o en formato digital. Se trata de los siguientes: sarcófago (Martos, siglo IV); fuste de columna (La Guardia, final del siglo V-inicios del siglo VI); pendientes y broche de cinturón (La Guardia, siglo VII); moneda carolingia y dírhem omeya del Tesorillo de Marroquíes Bajos (Jaén, siglos VIII-IX); olla de Cerro Miguelico (Torredelcampo, siglos IX-X); candil, Puente Tablas (Jaén, siglo IX-X); jarra, Puente Tablas (Jaén, siglo X); capitel (Campiña Sur, siglo X); diadema del Tesoro de Charilla (Aldea de Charilla, Alcalá La Real, siglo X); candil de bronce (Jimena, siglos X-XI); Dinar del Tesoro de Marroquíes Altos (Jaén, siglo XI); albanega, Castillo de Santa Catalina (Jaén, siglo XII).

CARÁCTER REPRESENTATIVO
La selección de estos objetos se realizó por su carácter representativo para la historia de la Península Ibérica durante época visigoda e islámica y por su capacidad de complementar el discurso histórico general elaborado por CEMEC en relación con las otras colecciones europeas. A través de ellos, se observan diferentes elementos esenciales en la temática global y su evolución en el tiempo. Junto a ello, y al mismo tiempo, se ha tratado de presentar aspectos clave de la originalidad de la Península Ibérica, sobre todo en época islámica.


NUEVE COLECCIONES DE TODA EUROPA
En total, entre todos los socios del proyecto, se han reunido nueve colecciones de objetos arqueológicos pertenecientes a la Alta Edad Media (300-1000 d.C.) y procedentes de diferentes partes de Europa. La creación de una red de colaboración e intercambio de ideas entre los diferentes miembros del proyecto tendrá como efecto el diseño y puesta en marcha de una exposición itinerante centrada en la Alta Edad Media. Esta exposición tiene como una de sus líneas de actuación principal la superación de la visión tradicional que definía esta fase de la historia de Europa como un periodo de decadencia y estancamiento cultural.

La exposición de CEMEC, corrigiendo los errores del pasado, presenta la Alta Edad Media como un período de cambio que afecta a objetos, personas e ideas. En relación con ello, bajo el nombre ‘Cruce de Caminos’, el tema principal de la exposición será conectividad, diversidad y movilidad. La exposición mostrará, por tanto, las conexiones entre las diferentes culturas regionales a través de Europa y el Mediterráneo, desde Irlanda a Egipto desde España a Hungría y Grecia. La exposición comenzará en Amsterdam (desde octubre 2017 hasta marzo 2018) y podrá visitarse también en Atenas (de abril a septiembre de 2018) y Bonn (de octubre de 2018 a abril de 2019).

El proyecto CEMEC (Connecting Early Medieval European Collection / Conectando las colecciones de la Alta Edad Media) es un proyecto europeo bajo la supervisión de la Agencia Ejecutiva en el ámbito Educativo, Audiovisual y Cultural (EACEA) y perteneciente al programa Europa Creativa. Su duración es de cuatro años.

5 de febrero de 2016

Entierran restos del yacimiento calcolítico de Marroquíes Bajos en un solar protegido de Jaén

En 1998 la Junta de Andalucía anunció un proyecto para musealizar estos restos del yacimiento calcolítico de Marroquíes Bajos y ahora, la comunidad de propietarios dueña de los terrenos ha decidido enterrarlos ante la situación de abandono del solar.
Cultura anunció un proyecto para la musealización de los restos que ahora están siendo enterrados.
FOTO: ANDALUCÍA INFORMACÓN.
A través de una resolución de fecha 1 de diciembre de 1998, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía estableció la preservación integral de la parcela de la calle Cataluña, en el Bulevar, donde aparecieron importantes restos arqueológicos. Poco después, Cultura anunció un proyecto para musealizar esos restos, enclavados en el epicentro del yacimiento de Marroquíes Bajos. Pues bien, ahora, cuando han pasado más de tres lustros desde el anuncio de la Junta, los restos arqueológicos están siendo enterrados.

La comunidad de propietarios Bulevar Jardín, que recibió la cesión gratuita de la parcela por parte de sus dueños (dos conocidas firmas promotoras de Jaén), ha iniciado los trabajos para sepultar los restos arqueológicos. Ayer fueron cubiertos con lonas, pero la intención es rellenar de tierra la parcela hasta la cota de la calle y el residencial. Los vecinos del residencial colindante han justificado la intervención en la situación de abandono del solar, los riesgos de insalubridad e incendio y para evitar futuros litigios por denuncias con la limpieza y mantenimiento de la parcela. Con todo, la cesión del solar y la actuación posterior, ha estado condicionada hasta obtener la conformidad de la Delegación de Cultura a un proyecto de conservación de los restos.

A partir de ahora, y dado que la parcela no tiene ningún aprovechamiento urbanístico al estar catalogada, la comunidad de propietarios podrá aprovechar ese solar para cualquier otro fin no lucrativo, aunque en principio tan solo persiguen el adecentamiento de la zona.

PARQUE ARQUEOLÓGICO INEXISTENTE
La parcela catalogada de la calle Cataluña se encuentra a escasos metros de otro solar, mucho más grande, en la calle Miguel Castillejo, donde la Junta anunció hace casi dos décadas un parque arqueológico al aire libre para aprovechar los restos aparecidos en el yacimiento de Marroquíes Bajos, que data de la Edad del Cobre. De ese parque nada se sabe y el deterioro y abandono de esa parcela es cada vez mayor. La calle Cataluña es también la del acceso al centro de salud, donde la Junta ha requerido al Ayuntamiento a pavimentarla, previo estudio arqueológico.

16 de abril de 2012

«Jaén va a tener una red arqueológica ibera realmente extraordinaria»

Arturo Ruiz, director del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CCAI), asegura que los últimos hallazgos en el oppidum de Puente Tablas han cambiado la historia que conocíamos de los iberos.
Arturo Ruíz, director de Centro Andaluz de Arqueología Ibérica (CCAI).
Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Jaén, Arturo Ruiz es desde el año de su creación, 1998, director del Centro de Andaluz de Arqueología Ibérica (CCAI), un organismo dependiente de la institución universitaria jienense que es el culpable de la mayor parte de los descubrimientos en torno a los iberos que los últimos tiempos se han hecho en la provincia. En torno a una veintena de personas trabajan en este centro donde el tiempo con frecuencia se detiene en torno a los restos de una vasija de barro o, como ocurre actualmente, en torno a una diosa ibera.

-Debe ser apasionante dirigir un centro así en una provincia como la de Jaén
-Lo es. En realidad, son varias provincias las que acumulan los mayores conjuntos patrimoniales de época ibérica. Estaríamos hablando de Alicante, Valencia, Murcia, Albacete, Jaén, Córdoba y Granada. Pero sí es cierto que en nuestra provincia ha habido un enorme desarrollo de la investigación en los últimos 30 años, fruto del propio CAAI y también de otras universidades. Jaén es el referente de los ibéricos a nivel internacional, aunque también aparezcan restos en las provincias vecinas, pero ninguna con la variedad de la nuestra.

-Lo último que hemos conocido del trabajo del CAAI está en el oppidum de Puente Tablas, ¿dónde radica la importancia de lo hallado allí?
-Ha sido lo más espectacular de los últimos tiempos. En el marco del Viaje al Tiempo de los Iberos, la Diputación nos propuso hacer una intervención en Puente Tablas para convertirlo un poco en el referente de lo que es una ciudad ibérica, ya que en Andalucía no hay muchos casos excavados. Se hizo un proyecto de restauración y hemos estado excavando desde mayo del año pasado, primero el palacio, que ha sido extraordinario porque tiene unas características que no se conocían en toda el área ibérica y que recuerda mucho a los palacios que se cuentan en Odisea de Homero. Luego, en el mes de septiembre, comenzamos con la puerta, que ha sido una auténtica sorpresa, ya que son varias puertas superpuestas y una de ellas tiene un valor añadido, al ser la única puerta que está absolutamente orientada al Este y con una estela de una diosa que es iluminada por el sol durante los días del equinoccio de primavera, todo un culto la fecundidad.

-¿Seguirán excavando allí?
-Seguramente en mayo o junio volveremos otra vez, ahora lo que queremos es definir muy bien el espacio abierto en el que está la diosa con objeto de que se pueda ya anualmente experimentar el momento de la llegada del sol de primavera a la diosa y ver cómo la ilumina. Al mismo tiempo, estamos también estudiando todo este mundo religioso ibero que desconocíamos bastante. La verdad es que ha sido un descubrimiento que ha cambiado para siempre el concepto de Puente Tablas, que sobre todo era conocido por las fortificaciones y porque tenía un urbanismo muy ordenado.

-Aunque Puente Tablas sea ahora mismo el más importante, ¿qué otros trabajos lleva a cabo el CCAI?
-Algunos son muy conocidos, como el tema de la Batalla de Baécula, cuya primera fase terminamos con el congreso que se hizo el pasado mes de noviembre y ahora vamos a comenzar con la segunda. Por otra parte, estamos trabajando también en Cástulo, más en la parte romana. Asimismo, estamos estudiando en laboratorio dos excavaciones de las que hemos hecho en los últimos años, que son la Noria en Fuente Piedra (Málaga), que es una necrópolis tarteso-ibérica, de túmulos. Y también estudiamos Piquía, que es la necrópolis ibérica de Arjona, y en Tútugi, en Granada, donde hay una necrópolis ibérica.

-¿Y en cuánto a investigación?
-A nivel nacional, tenemos un proyecto para articular en red una serie de grupos que trabajan en arqueología, tanto en materia de conservación como de investigación. También hay otro proyecto de Química de I+D nacional, en el que se sigue desarrollando la línea que tenemos de Química y Física aplicada a la arqueología. Y también tenemos un proyecto para intervenir en Giribaile, en Vilches, aunque estamos a la espera de que venga el dinero. Y a nivel europeo tenemos dos proyectos para exportar todo lo que tenemos en 3D en el centro a una página web europea, que va a tener toda la cerámica ibérica que ha aparecido en Jaén, más de un millar de piezas.

-¿Ha crecido mucho en los últimos tiempos el patrimonio arqueológico ibérico de la provincia de Jaén?
-Ha crecido muchísimo, la ventaja que tiene el patrimonio ibérico en Jaén es que es muy rico, conforme más investigas, más posibilidades tienes de conocer nuevos sitios a través de la prospección. En 1989, teníamos 545 yacimientos en la provincia, hoy día puede rondar el millar perfectamente.

-¿La sociedad jienense es consciente de todo el patrimonio ibérico que hay en la provincia?
-Cada vez más, por suerte hay mucha gente que me para por la calle y me pregunta por los últimos hallazgos de los que ha oído hablar, también cuándo los van a poder ver ellos, algo fundamental. En el caso de Puente Tablas, yo creo a finales de este año tendrá el Centro de Recepción de Visitantes y se habrá hecho la restauración, se habrá convertido en uno de los sitios visitables más importantes.

-¿Considera que se hace el tratamiento adecuado con los restos arqueológicos cuando se construyen nuevos edificios?
-Ahora, ya por fin, sí. Quizás no se aplique por igual en todos los pueblos de la provincia, pero en Jaén, el caso de Marroquíes Bajos ha sido muy pedagógico, hay un protocolo que funciona normalmente bien.

-En el caso del parking provisional que se habilitó en el Bulevar, hubo cierta polémica porque no se tuvo en cuenta que podía haber restos, ¿se hizo mal?
-Sí, porque siempre hay que hacer la excavación, aunque se remueva poco, aunque parezca que no va a afectar a nada, incluso aunque se haga aporte de tierra, siempre hay que hacer un informe arqueológico. Ahora, por ejemplo, me preocupa lo que queda del antiguo campo de fútbol porque tiene que haber restos arqueológicos que hay que excavar también. Por suerte, tenemos una ciudad con muchos yacimientos arqueológicos, que espero que algún día sean visitables, pero para ello hay que hacer un buen tratamiento. Está claro que es lento y costoso y que necesita de inversión, pero el turismo es de lo poco que se mantiene relativamente bien, por lo que merece la pena.

-Hablando de turismo, ¿el Museo de Arte Ibero, cuando esté concluido, será un revulsivo?
-Es la joya del patrimonio arqueológico ibérico. Estarán en él dos de los conjuntos arqueológicos de escultura más importantes de España, como son El Pajarillo y Cerrillo Blanco. Ya partiendo de ahí, si le vamos sumando todo lo que vamos conociendo de yacimientos, urbanismo, palacios, santuarios, cultos, exvotos, etc., será un punto de referencia internacional. Y encima si se le articula el Viaje al Tiempo de los Iberos haciendo que sea una red territorial y que se puedan visitar también los inmuebles donde aparecieron los restos que estarán expuestos en el museo, puede ser un ejemplo muy interesante.

-El consejero Paulino Plata hablaba de que se querían traer colecciones externas, ¿es necesario que haya colecciones de fuera además de las de Jaén para que el Museo tenga mayor prestigio?
-Yo participé en un recorrido de todos los museos andaluces para ver qué material podía venir y la conclusión primera que saqué es que lo más importante ya lo tenemos aquí. Luego hay conjuntos de materiales que proceden de Jaén y están fuera, por ejemplo, los exvotos ibéricos que están en Madrid, en el Museo Arqueológico Nacional. Yo creo que eso se podría traer. Y luego creo que es un ejercicio de salud que vengan materiales de otras provincias, que a veces son reintegraciones de materiales de Jaén, como el toro de Arjona, que está en el Museo de Granada. Es bueno que se tome conciencia de que este no es sólo el Museo Ibérico de Jaén, sino de toda la cultura ibérica de Andalucía, por lo que debe haber cosas de Granada, Málaga y Córdoba. De fuera de Andalucía es más difícil porque cada comunidad autónoma administra sus bienes, pero tampoco hay que destacar visitas temporales, como la Pátera de bronce de Santisteban del Puerto, que está el Arqueológico Nacional.
(Fuente: Ideal / Mónica Lopera)

25 de enero de 2012

Una necrópolis romana en pleno centro de Jaén

Una nueva necrópolis hallada en el límite entre el barrio jienense de el Bulevar y el polígono industrial de Los Olivares arroja más luz sobre el cortijo de Los Robles, la villa romana más importante que se ha estudiado en el entorno de Marroquíes. El equipo arqueológico trabaja, en estos momentos, en su documentación.
Uno de los trabajadores limpia uno de los enteramientos.
Bastante se conoce ya sobre el cortijo de Los Robles, un asentamiento que se estima perduró desde la época imperial romana (siglo I) hasta la tardo-romana e, incluso visigoda y que perdió toda funcionalidad con la conquista musulmana a partir del siglo VIII. Sin embargo, una nueva necrópolis que se ha hallado en el entorno de esta villa arrojará más luz sobre las costumbres de estos jiennenses. Un equipo arqueológico dirigido por Estela Pérez documenta los hallazgos y los pone en relación con lo que ya se conoce de la zona. 


La necrópolis se ha descubierto en las prospecciones necesarias para la construcción de dos naves industriales. En concreto, sobre una parcela de 1.200 metros cuadrados de la que se trabaja en la mitad de ella. Estela Pérez destaca la alta densidad de enterramientos que hay en el terreno ya que sólo se ha excavado un 10 por ciento del subsuelo —el necesario para los muros y la cimentación de la nave— y se han contabilizado quince tumbas. 
Explica que la tipología de las sepulturas no es homongénea. Así hay restos en doble fosa con una prefosa que hace de caja y una fosa interior excavada en la piedra con la forma humana y hay otros que se encuentran en enterramientos simples sellados con grandes piedras o no.
tipología. La mayoría de las sepulturas corresponden a adultos, aunque hay también tres de niños. Se da también el caso de que existen algunos enterramientos que están superpuestos. La arqueóloga detalla que se tiene conocimiento de hasta cinco necrópolis vinculadas al cortijo de Los Robles. Ello se debe al largo periodo de tiempo, entre cinco y seis siglos, que esta villa mantuvo su actividad eminentemente agrícola. 


En concreto, el cortijo de Los Robles se encuentra bajo un montículo de tierra convertido en parque infantil al final del Bulevar. El cementerio que ahora se ha encontrado está un poco más abajo, en el límite de “Los Olivares”, y los enterramientos se encuentran paralelos a la villa. La experta explica que la manera de estos pobladores de preparar a los difuntos era similar a la actual ya que los esqueletos están bocaarriba, con las manos sobre el pecho.
Tienen los pies hacia el sureste y la cabeza orientada al noreste. Apunta, además, que algunas de las fosas fueron expoliadas en los siglos posteriores, probadamente para obtener las hebillas de los cinturones y los pendientes con los que se solía amortajar a los difuntos. Por los estudios que se han realizado del cortijo de Los Robles se conoce que era un punto de especial actividad. Contaba con seis piedras de molino en línea para molturar aceituna y silos de cereales. Los arqueólogos consideran que con el aceite que se producía se abastecía a una población mucho mayor que la de la zona. 


Además, las parcelas estaban ricamente irrigadas por los arroyos que bajaban desde La Magdalena y que, en este punto, se bifurcaban. Por ello, se estima que, a lo largo de los siglos, fue numerosa la población que llegó a residir en las inmediaciones de la villa. Estela Pérez subrayó que debido a que no a aparecido ningún tipo de estructura, los restos se documentarán y se trasladarán al Museo Provincial.
(Fuente: Diario Jaén / Irene Bueno)

19 de agosto de 2010

Jaén: Lo que ocultaba el trazado del tranvía

25.000 piezas halladas, recuperadas y catalogadas. De ellas, 10.000 son huesos, la mayoría de animales, pero también de 120 cuerpos humanos. Eso es exactamente lo que ocultaba el trazado por donde en sólo unas semanas circulará el tranvía. No es ni mucho menos todo el patrimonio que hay en el subsuelo de Jaén (Marroquíes Bajos es uno de los mayores yacimientos de la Edad del Cobre de Europa), pero sí «más incluso de lo que era necesario por la obra». Un equipo de hasta 15 arqueólogos de la empresa Arqlantis, dirigidos por Juan Nicás y su socia Fernanda García, han trabajado en diez excavaciones y han recuperado una parte del pasado de esta tierra en una obra que puede considerarse, según Nicás, «un ejemplo del respeto por la arqueología».

Buena parte de esas piezas están en estos momentos repartidas por varias universidades andaluzas, donde se están estudiando. Otras, sobre todo las de cerámica, ya han sido limpiadas, clasificadas y fichadas. Respecto a los restos humanos, aquí el proceso se alarga. Son necesarios estudios antropológicos y pruebas de Carbono 14. Para ello, los fósiles hallados en las excavaciones han sido enviados ya a Upsala, Suecia. En total será un año y medio de trabajo. Desde junio de 2009 hasta finales de este año, cuando los arqueólogos hayan elaborado el informe completo y los restos lleguen a manos del Museo Provincial, donde todo indica que se organizará una exposición y se publicará un catálogo auspiciado por la Consejería de Obras Públicas, que es quien ha financiado la obra. Eso a nivel divulgativo porque, tal y como explica Nicás, «los resultados de estas excavaciones los presentaremos también en varios congresos».
Organización
El arqueólogo no permite que se dude del trabajo que se ha hecho sobre el patrimonio a lo largo y ancho de esta obra. «Aquí lo que ha habido ha sido organización. Cultura ha funcionado con nosotros como con cualquier otra excavación y los plazos se han cumplido porque había comunicación. Si se excavaba por un lado, por el otro se continuaba la obra», afirma Nicás.
Grandes descubrimientos
Pero, ¿qué valor tiene lo que se ha encontrado? Según el jefe de arqueología, aunque muchas de las piezas halladas tienen un gran valor, casi todo entra dentro de los cálculos que habían hecho previamente los expertos, excepto el descubrimiento a la altura de Bariloche y en el Paseo de la Estación, a la altura de la Caja Rural, que los ha sorprendido.
Una a una, las excavaciones han sido: en la rotonda de Jaén por la paz; en la subestación eléctrica; en el cruce de Andrés Segovia; a la altura de Bariloche; en el aparcamiento disuasorio; en el Banco de España; en el Paseo de la Estación, a la altura de Burger King; en el Paseo de la Estación, a la altura de Caja Rural; y en García Triviño, donde se abrieron dos.
El primer descubrimiento con el que no contaban ha sido en la parte alta del Paseo de la Estación (Caja Rural). Allí han encontrado una casa de campo islámica con murales califales y almohades. «Descubrimos sólo una parte: la entrada, el patio, un pozo..., pero la casa se metía hacia la acera y decidimos no tocar», explica Nicás. El segundo descubrimiento y seguramente el de mayor importancia ha sido el de Bariloche. Allí se ha hallado una necrópolis, fuera del poblado calcolítico que se mostraba en las otras excavaciones. «Era de una estructura grande, circular, de entre 8 y 9 metros de diámetro, y en torno a la que había tumbas pequeñas en las que hemos encontrado los restos de 80 individuos».
En el Banco de España el hallazgo fue un foso prehistórico. Primero se dio con los restos de la muralla calcolítica, hecha de adobe y piedra, y justo debajo de esta, en una zanja de dimensiones pequeñas, a un metro y medio de profundidad, los restos humanos de 20 individuos. Restos prehistóricos que habían sido enterrados sin ritual funerario alguno.
'Jaén por la paz'
En la rotonda de 'Jaén por la paz' se han descubierto parte de casas y calles islámicas, de época califal y almohade, y bajo ellas, estructuras prehistóricas, también de la época calcolítica. En la subestación aparecieron de nuevo restos islámicos y calcolíticos y una tumba con dos individuos, de época prehistórica. También se sacaron a la luz piezas cerámicas.
Los restos de otros 20 individuos se hallaron en García Triviño, junto a la tumba de una mujer datada en el 1.600 Antes de Cristo. Al final de esta misma calle, cerca ya de Donantes de Sangre, se han sacado a la luz los restos de un niño en una cabaña prehistórica.
En el aparcamiento disuasorio, tal y como explica Nicás, se documentaron restos romanos de estructuras hidráulicas, que se volvieron a enterrar. También se pusieron al descubierto estructuras hidráulicas en el Paseo de la Estación, a la altura del Burger King, donde además se encontró cerámica romana en la superficie y cerámica prehistórica en una excavación más profunda.
(Fuente: ideal.es)

13 de agosto de 2010

Jaén: La Junta salvará de las aguas y acondicionará la muralla calcolítica de Marroquíes Bajos

El tramo más grande que se conoce de la muralla de Marroquíes Bajos, enclavado en lo que hoy es el barrio de Expansión Norte de la ciudad de Jaén, sigue parcialmente bajo las aguas, lo que demuestra que su inundación no era sólo de las abundantes lluvias del pasado invierno sino también de las aguas subterráneas que fluyen en la zona, que ahora quedan estancadas a causa de la edificación en los solares vecinos, tras el reciente desarrollo urbanístico de la tercera fase del SUNP-1, como ya apuntó en su día el director de la excavación arqueológica, Antonio Crespo, de la empresa Conatus.

Viabilidad económica
Un problema añadido, por tanto, y que requiere una solución dada la entidad de los restos arqueológicos. La novedad es que la propietaria del terreno, que es la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), ha encargado al arqueólogo que presente una propuesta técnica y económica para solventar la evacuación del agua. Una propuesta que sirva ahora y en un futuro. En ello trabaja ya Crespo, que la semana que viene tiene previsto reunirse con dos empresas para conocer el presupuesto que tendría dicha actuación, para a su vez trasladarlo a la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura con el fin de obtener su autorización, y a EPSA para que le dé el visto bueno.
Pero el encargo de la administración pública va más allá de esta solución técnica para evitar nuevas inundaciones. Contempla también la terminación del estudio arqueológico como había propuesto el director de la excavación, dirigido a excavar un poco más y conocer, entre otras cosas, por qué sus moradores construyeron una segunda puerta a pocos metros de la primera y más grande (la hipótesis que se quiere confirmar es que fue para mejorar el acceso, quizá a través de un puente o plataforma, pues han aparecido pilares dentro del foso asociado a la muralla).
La intención es también consolidar el lienzo de muralla sacado a la luz y su puesta en valor para que la ciudadanía pueda visitar sus inmediaciones y conocer sus características, función e historia.
Todo ello condicionado a que sea «viable» económicamente, según le ha indicado EPSA al arqueólogo, quien no obstante alberga esperanzas de que el hallazgo sea finalmente restaurado, conservado y puesto en valor. Aunque teme que eso no sea posible del todo antes de que lleguen las lluvias del próximo otoño, por lo que trabaja con el supuesto de que la muralla volverá a inundarse totalmente, si bien confía en que al menos pueda ejecutarse la solución técnica para evacuar el agua cuando se anegue.
Relevancia
Los resultados de la excavación arqueológica se dieron a conocer en noviembre pasado. Desde el primer momento hubo coincidencia en resaltar su entidad. El asentamiento de Marroquíes Bajos, uno de los más importantes de toda Europa y que está datado mediante la prueba del carbono 14 entre los años 2.450 al 2.125 a. C, ha sido bien documentado por los arqueólogos, pero apenas se conservan edificaciones relevantes 'in situ' ya que el reciente desarrollo urbanístico de la principal zona de expansión de Jaén coincidió con los comienzos del 'boom' inmobiliario.
Así, por ejemplo, el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Jaén y director del Centro Andaluz de Arqueología Ibera, Arturo Ruiz Rodríguez, indicó que la muralla aparecida es «una pieza espectacular, un tramo tan amplio que tienes la posibilidad de ver en perspectiva el lienzo, las torres, las puertas... Difícilmente hay en España un caso similar del periodo Calcolítico. Difícilmente se puede justificar que no se conserve ahí».
El subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro Téllez , calificó los restos de «primera magnitud», lo que obliga a construir en otro solar la nueva sede de la Agencia Tributaria. Y el actual secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías Arévalo, se pronunció en el mismo sentido y abogó por musealizar dichos restos arqueológicos.
(Fuente: elideal.es)

26 de abril de 2010

Hallados en Jaén dos ídolos prehistóricos con 4.500 años

Las excavaciones arqueológicas realizadas en el solar donde se construirá la futura Ciudad de la Justicia de Jaén, en el yacimiento de Marroquíes Bajos, han sacado a la luz valiosos restos del Calcolítico además de abundante material cerámico de épocas prehistórica e islámica y varias necrópolis. De entre todos ellos destaca una pareja de ídolos antropomorfos con 4.500 años que, a juicio del director de la excavación, el arqueólogo Vicente Barba, "suponen un gran avance en la investigación de estas estatuillas en los periodos calcolíticos, ya que son pocos los ejemplos que se conservan en todo el país". Las piezas, realizadas en hueso y con una altura de 11 y 12 centímetros, vienen a significar el cambio social de las estructuras de poder que tiene lugar a mediados del tercer milenio antes de nuestra actual era. Las estatuillas aparecieron en el interior de una cabaña junto a otros útiles de piedra.

Idolos antropomorfos de Marroquies Bajos (Jaén)

La pareja de ídolos prehistóricos se han expuesto hasta hoy 25 de abril, en el Museo Provincial de Jaén dentro de una exposición junto a otros hallazgos. Entre ellos destaca una gran vivienda de los siglos VIII-IX excavada en su totalidad , con todos sus objetos conservados y recuperados; una de las más importantes y extensa necrópolis encontradas en Jaén; dos fosos prehistóricos; silos de estructura subterránea, y abundantes piezas arqueológicas.

Basamento de la muralla de Marroquíes Bajos


La muestra, que ha permanecido abierta desde mediados de marzo ha permitido al visitante hacer un recorrido por la Prehistoria, descubriendo los modos de vida, los objetos hallados en el solar y sus representaciones más simbólicas. La exposición la ha financiado la Consejería de Justicia.

La intención de la Junta de Andalucía, según avanzó el secretario general para la Justicia, Pedro Izquierdo, es aglutinar en un mismo espacio la nueva sede judicial junto con parte de los hallazgos arqueológicos. Se integrarán algunos de los valiosos restos encontrados en la parcela donde se edificará la Ciudad de la Justicia, cuyo proyecto ya se está redactando. Los arqueólogos apuestan por integrar en la futura construcción la vivienda y los fosos prehistóricos por su importancia para explicar la historia del yacimiento de Marroquíes Bajos.

publicado por Guillermo Caso de los Cobos
elpais.com