Mostrando entradas con la etiqueta Lorca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lorca. Mostrar todas las entradas

27 de mayo de 2020

Hallan el suelo original del claustro de Santo Domingo en Lorca

En un primer momento solo estaba previsto realizar unas catas, pero por la importancia del descubrimiento saldrá a la luz toda la superficie del claustro dominico del siglo XVII. El pavimento está formado por cantos rodados con sillares alineados de forma concéntrica
Excavación arqueológica en el claustro de Santo Domingo. / J. INSA / AGM
La excavación arqueológica previa a la operación de recolocación del claustro de Santo Domingo, desmontado como consecuencia de los terremotos de 2011, ha permitido hallar el suelo original de cantos rodados con sillares alineados de forma concéntrica. Los trabajos, financiados por la Comunidad Autónoma, «son de gran interés porque se conservan muy pocos restos de esta época en la ciudad» y más teniendo en cuenta las alteraciones que ha sufrido la zona a lo largo de su historia, dijo el arqueólogo Clemente López.

En el proyecto inicial solo se contemplaba la realización de catas arqueológicas, pero dado el interés del hallazgo se ha decidido profundizar en la excavación de toda la superficie del claustro dominico del siglo XVII, aunque eso retrase la colocación de los arcos.

Ahora falta por determinar si se dejará visible el suelo original o solo se documentará y protegerá adecuadamente. «Desde el punto de vista patrimonial sería muy importante para la ciudad dejarlo al descubierto, pero limitaría el uso de la plaza por los desniveles en su construcción para recoger el agua de lluvia», explicó el arqueólogo.


MONTAJE DE LOS ARCOS
Cuando concluya la excavación, que tienen un plazo de ejecución de un mes, comenzarán los trabajos de montaje del claustro. La estructura estaba anclada al edificio residencial anexo y tuvo que ser desmontada piedra a piedra tras los terremotos por riesgo de derrumbe. Después de nueve años guardados en un almacén, debidamente numerados, los arcos de piedra volverán a su lugar. La actuación tiene un presupuesto total de 250.000 euros. El proyecto se incluye en el Plan Director de Recuperación del Patrimonio Cultural.

18 de mayo de 2020

La consolidación de la muralla medieval de Lorca permite descubrir dos torres

Los expertos también han podido saber que la muralla sufrió transformaciones en los siglos XVII y XVIII y que uno de los tramos ha desaparecido en época moderna por construcciones posteriores.
El arqueólogo Clemente López frente a la muralla medieval en la que se realizan los trabajos. / JAIME INSA / AGM
Es el tramo más desconocido de la muralla medieval de Lorca y, aunque los trabajos de emergencia no permitirán ahondar en su recuperación y puesta en valor, la consolidación del monumento sí ha deparado algunas sorpresas a los arqueólogos, como el descubrimiento de dos torres y una posible tercera.

Parte del paño número cinco de la muralla medieval, que se encuentra en uno de los márgenes de la carretera RM-701 Lorca-La Parroquia, se vino abajo durante el episodio de intensas lluvias de la borrasca 'Gloria' el pasado 22 de enero, que obligó a cortar la carretera. Los trabajos de emergencia para evitar el avance de su deterioro comenzaron un mes después y no se han interrumpido durante el estado de alarma, ni siquiera cuando se suspendió toda actividad no esencial, al tratarse de obras de urgencia. La carretera sigue cortada desde entonces y los técnicos aún desconocen cuándo podrán concluir los trabajos. Los terrenos donde se encuentra la muralla son propiedad de la Dirección General de Carreteras, que es la que financia las obras, presupuestadas en 121.000 euros.

Se está actuando en un tramo de 70 metros de longitud y se han localizado dos torres, una en el extremo más alto de la intervención, de cuya existencia había sospechas y que ha sorprendido a los expertos por sus grandes dimensiones, y otra en el otro límite, donde comenzaron los trabajos. La prospección ha permitido hallar vestigios de una posible tercera torre en un punto equidistante entre ambas, relató a "La Verdad" el arqueólogo responsable de los trabajos, Clemente López. «Esta última no se puede confirmar al cien por cien porque la intervención arqueológica ha sido bastante superficial».

Los expertos también han podido saber que la muralla sufrió transformaciones en los siglos XVII y XVIII y que uno de los tramos ha desaparecido en época moderna por construcciones posteriores. El paño que se conserva tiene tres fases, dos de época andalusí y uno de época bajomedieval cristiana. Esta última se ubica justo en la zona donde se produjo el derrumbe. «Pensábamos que íbamos a a intervenir solo en una cortina pero en realidad son dos».

MATERIALES DE RELLENO
Uno de los mayores esfuerzos durante las obras de consolidación se centra en la retirada de materiales con los que se ha ido rellenando la muralla con el paso de los años, asociados a la construcción de la carretera a principios del siglo XX o debido a los arrastres de tierra de la ladera del castillo que se sitúa justo enfrente.

La transformación que ha experimentado la zona es «muy interesante», explica el arqueólogo, y la muralla sigue su curso junto a un molino adosado y también en la acequia de Alcalá, en las proximidades del Escarambrujo.

Los trabajos en curso solo servirán para la documentación de la estructura del paño y su consolidación, con el fin de frenar su deterioro hasta que se ejecute una intervención definitiva que permita poner en valor esta parte de la muralla, que está declarada Bien de Interés Cultural.

La concejal de Cultura, María de los Ángeles Mazuecos, dijo que aún no está prevista una segunda fase de la rehabilitación, aunque el Ayuntamiento buscará financiación para llevarla a cabo en las administraciones regional y estatal.

Durante la última década se han destinado más de un millón de euros, cofinanciados con fondos europeos y municipales, a la recuperación de la muralla, construida entre los siglos XII y XV.

12 de febrero de 2013

Un senderista encuentra en Lorca una columna miliaria romana del S. I a.C. en perfecto estado

La columna, de piedra caliza, mide 2,70 metros, ha aparecido completa y en su fuste es perfectamente visible una inscripción de seis líneas en latín, en la que figura el nombre del emperador Octavio Augusto, los cargos que ostentaba en el momento de ordenar su realización, el año 8 antes de Cristo, y la distancia en miles de pasos desde Eliocroca (Lorca) hasta Carthago Nova (Cartagena), un total de 48.000.
Detalle de la columna hallada tras las riadas
del pasado mes de septiembre.
Foto: Paco Alonso
Un senderista ha hallado en el cauce del río Guadalentín de Lorca una columna miliaria, empleada para la señalización de la Vía Augusta, con 2.021 años de antigüedad, 1.500 kilos de peso y casi tres metros de altura que se encuentra en perfecto estado de conservación.

El hallazgo arqueológico ha sido hecho público este martes por el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, que ha señalado que la riada del 28 de septiembre de 2012 desenterró parte de la columna, que fue avistada por un ciudadano durante uno de sus paseos por la ribera del Guadalentín el pasado 5 de febrero.

La columna, de piedra caliza, mide 2,70 metros, ha aparecido completa y en su fuste es perfectamente visible una inscripción de seis líneas en latín, en la que figura el nombre del emperador Octavio Augusto, los cargos que ostentaba en el momento de ordenar su realización, el año 8 antes de Cristo, y la distancia en miles de pasos desde Eliocroca (Lorca) hasta Carthago Nova (Cartagena), un total de 48.000.

Su estado de conservación es "muy bueno", según ha relatado el director del Museo Arqueológico de Lorca, Andrés Martínez, que ha explicado que ha sido localizada muy cerca del lugar en el que ordenó su instalación el emperador romano hace más de dos mil años.

Gemelo de otro miliario romano

Según ha expuesto, cumple con todos los estándares de los miliarios romanos y es el quinto ejemplo y más completo de este tipo de columna indicadora de las distancias durante el imperio que se localiza en Lorca, cuyo museo exhibe y conserva cuatro de ellas, mientras que la pieza restante puede verse en el Museo Arqueológico de Murcia.

La columna hallada ahora es la más parecida a la columna miliaria de San Vicente, localizada en el siglo XV y que desde 1411 se empleó, fuera del lugar en el que fue encontrada, como pedestal para colocar una escultura del santo dominico San Vicente Ferrer adosada a la casa de una familia nobiliaria y que desde hace años también se custodia en el arqueológico lorquino.

El destino de la nueva pieza, una vez que supere un proceso de secado de al menos 20 días y una posterior restauración, será ser exhibida en el museo arqueológico local junto a su gemela de San Vicente.

Martínez ha señalado que su descubrimiento acredita la teoría de que la Vía Augusta transcurría a su paso por Lorca de forma paralela al cauce del río Guadalentín, el lugar en el que ha sido localizada la pieza, por lo que no se descarta que en el futuro pudieran ser localizados más ejemplos de estos hitos de señalización imperial.

El responsable del hallazgo, Luis de la Puente Vinuesa, no ha ocultado hoy su satisfacción por la aparición de la columna, que avistó semienterrada en el fango durante varios días antes de avisar a los arqueólogos, una profesión que le ha despertado interés tras su descubrimiento.

Para el alcalde, se trata de un "hallazgo arqueológico excepcional" que se suma a los ya localizados este siglo XXI e incorporados al patrimonio lorquino, como una judería y una sinagoga del siglo XV única en España descubierta en el castillo de la ciudad y la localización de un palacio andalusí en el subsuelo del santuario patronal de la Virgen de las Huertas, que se encuentra en fase de excavación.

(Fuente: La Verdad / EFE)

25 de mayo de 2012

Arqueólogos sacan a la luz restos romanos y musulmanes en el centro de Lorca (Murcia)

Este solar de Lorca está calificado como de grado de protección A y de máximo riesgo arqueológico desde cota cero, es decir, desde nivel de calle, con lo cual será la primera vez que se sacará a la luz toda la serie estratigráfica de la zona.
Trabajos de excavación en el solar de la Fundación Santo Domingo
en Lorca (Murcia).
La empresa Gaia Arqueología, con sede en la Asociación de Jóvenes Empresarios de Cartagena y su Comarca (AJE), está excavando actualmente el solar colindante a la Iglesia de Santo Domingo, de Lorca, donde en un futuro próximo estará instalada la nueva sede de la Fundación Santo Domingo, con lo que se ha convertido en la primera empresa arqueológica ajena a Lorca que excava en esta ciudad tras el terremoto de mayo de 2011.

Gaia excava este solar, que es de grado de protección A y máximo riesgo arqueológico desde cota cero, es decir, desde nivel de calle, con lo cual será la primera vez que se sacará a la luz toda la serie estratigráfica de la zona.

No obstante, ya en apenas 60 centímetros de excavación se han encontrado restos que pertenecen a material islámico mezclado con romano, según fuentes de la empresa.

En opinión del gerente de Gaia, Santiago García Lorca, "ya hubo otras excavaciones en los años 90 donde se encontraron desde restos de época romana alto imperial, Siglo I D.C, hasta época argárica y Edad del Bronce, con lo que encontraremos esos mismo materiales".

Además, asegura que "se pretende bajar unos seis metros de profundidad, ya que la Fundación Santo Domingo quiere hacer en su nueva sede unos columbarios para poder guardar los restos de los cofrades del Paso Blanco".

Otra singularidad que tiene Gaia Arqueología es que ha formado a sus propios técnicos a través de cursos realizados en AJE Cartagena, de donde ahora ha seleccionado el personal para la excavación de Lorca.

Los cursos han sido principalmente de 'arqueomática', o lo que es lo mismo, de informática aplicada a la arqueología, de "donde se han sacado a los dos técnicos auxiliares que hemos empleado en Lorca", ha explicado García.

(Fuente: La Información)

28 de enero de 2012

Preparados los trabajos para proteger Medina Siyâsa (Murcia)

«Siyâsa es, tras Murcia y Lorca, la tercera ciudad islámica medieval en importancia de las que ocuparon en el territorio que hoy es la Región», lo afirma Joaquín Salmerón, codirector de la excavación de Medina Siyâsa y director del museo, que lleva ligado a este pedazo de historia desde las primeras excavaciones científicas a cargo de Julio Navarro, a mediados de la década de los ochenta. Doce hectáreas y media de terreno cargadas de información y sobre las que se extendían las estrechas calles y adarves que conformaban el complejo y planificado entramado de esta ciudad levantada sobre la ladera del cerro del Castillo, entre la antigua fortaleza y el barranco con caída libre a la vega del Segura.
Yacimiento de Medina Siyasa. Foto Guillermo Carrión
Casi todo por hacer
Dos barrios de una ciudad fortificada, que exigió una planificación urbanística que permitiera ir salvando el desnivel del terreno, aterrazándolo, para que la ciudad fuera creciendo; que estuvo dotada de canalizaciones para evacuar las aguas residuales y de pozos negros para almacenar las aguas fecales. Apenas se conoce un 2,42%, 19 casas de las 780 viviendas, además de zocos, cementerios, murallas y mezquitas que los especialistas calculan que hay en el poblado. En definitiva, casi todo está por hacer y durante dos décadas casi no se ha avanzado en su estudio ni se ha trabajado en su conservación y restauración, salvo en intervenciones de urgencia o en los campos de trabajo de verano, que en 2010 llegaron a su fin.
Tanto es así que, pese a que en diciembre de 2008, la Consejería de Cultura concedió una subvención de 1,7 millones de euros al Consorcio Turístico Desfiladero de Almadenes para la Restauración Integral del Yacimiento de Siyâsa -1,2 lo aportaba Cultura y 500.000 el Ayuntamiento-, todo permanecía parado pese a estar redactado el proyecto.
Hace ya un año que Juan Soria asumió la gerencia de la parte correspondiente a Siyâsa en el Consorcio y trató de revitalizar la recuperación, que ya contaba con el proyecto de Francisco Javier López. «A finales de 2010, nos reunimos con los técnicos responsables de la Consejería de Cultura en el yacimiento para definir cómo se llevaría a cabo la cubrición y se iniciaron los trámites necesarios», cuenta Soria que, como el director general de Turismo, Enrique Ujaldón, alega reparos técnicos y cuestiones arqueológicas para justificar la demora de cuatro años en iniciar unos trabajos que hubieran evitado parte del deterioro que los agentes atmosféricos han causado en este BIC.
Los muros de las casas milenarias de Siyâsa salieron de la tierra con unos imponentes alzados de hasta 3 metros -ahora muchos no alcanza el metro y medio- y la tierra también dejó al descubierto cientos de arcos y yeserías de la arquitectura doméstica. Esas paredes, enlucidas y relucientes cuando se excavaron en los años 80, hoy se desmoronan sobre sí mismas, han perdido el recubrimiento y las plantas echan raíces a sus anchas. La manzana de Siyâsa descubierta está en peligro ‘de muerte’, como afirmaban hace un año para ‘La Verdad’ expertos internacionales en arqueología andalusí.
Pero la solución empieza a vislumbrarse. La Dirección General de Bienes Culturales ha dado por fin el visto bueno al proyecto, subsanados todos los reparos, según confirman desde la Consejería, y en unas semanas saldrán a licitación las obras para cubrir la casa 6, una de las reproducidas en el Museo Siyâsa.
«Ahora estamos preparando el pliego para sacar a concurso estas obras y los arquitectos están redactando el proyecto para instalar un sistema de vigilancia por cámaras en el yacimiento, el recercado de la zona excavada de Siyâsa y cubrir el resto del yacimiento con geotextil para frenar el deterioro», comenta Soria, que confía que en el plazo de dos meses hayan comenzado, al fin, las obras y que «poco a poco se pueda musealizar y continuar excavando», confía Juan Soria. «La idea es que los dos proyectos se solapen», añade. ¿Y cuando se extinga el Consorcio (la fecha marcada es el 31 de marzo)? «El Ayuntamiento se hará cargo de los trabajos merced a un convenio plurianual firmado con Cultura, en el que las aportaciones se prolongan hasta 2015», informan desde la Consejería.
Según el concejal de Turismo, Matías Ríos, área para la que Siyâsa y su museo son estratégicos, «estas primeras obras son un proyecto piloto para extenderlo al resto del yacimiento». El coste de la primera intervención es de 170.000 euros y el importe total de las cuatro intervenciones que el Consorcio ya ha iniciado será de 362.000 euros.

1 de septiembre de 2010

El castillo de Lorca (Murcia) revelará la dieta gastronómica de sus moradores en la Edad Media

El equipo científico que realiza las excavaciones arqueológicas del castillo de Lorca, en el marco del plan director Parador-Fortaleza del Sol, ha encargado el análisis de restos orgánicos localizados en la alcazaba para definir la dieta y los hábitos gastronómicos que tuvieron sus moradores medievales.
Entre los análisis de laboratorio que ya se están realizando se encuentran estudios paleo-botánicos de los restos de semillas y carbones localizados durante las últimas excavaciones, así como estudios arqueo-zoológicos de los huesos y restos dentales identificados.
Fuentes del Ayuntamiento de Lorca han indicado que estas pruebas, cuyos resultados se conocerán en los próximos meses, aportarán "datos decisivos para conocer la dieta de los habitantes del castillo en la Edad Media", además de las características de la flora y la fauna del paisaje lorquino en esos siglos.
Los resultados de la segunda fase de las excavaciones arqueológicas en el área oriental del castillo ya se han presentado en forma de memoria científica a la Dirección General de Bellas Artes.
Los directores de la intervención en la alcazaba, el historiador Jorge Alejandro Eiroa y los arqueólogos Juan Gallardo y José Ángel González, explican en esa memoria que entre los restos localizados se encuentran los de un taller de producción de vidrio de los siglos XIV y XV.
Este taller ha permitido confirmar la existencia de un área artesanal en el extremo del barrio de la judería lorquina, junto a varias de las nuevas viviendas judías excavadas, y el estudio de sus restos ayudará a comprender cuál era el papel socioeconómico de los judíos en el contexto de la frontera bajo medieval.
Al respecto, los análisis de cerámica procedente de ambos lados de la frontera (se han hallado restos del interior del reino nazarí de Granada y de los talleres valencianos de Paterna y Manises) permitirá averiguar nuevos datos sobre la actividad comercial de la población judía.
Además las excavaciones han permitido localizar algunas estructuras que ayudarán a entender cómo era la fortaleza lorquina en el período andalusí y de que forma se produjo la creación del barrio bajomedieval de Alcalá en la segunda mitad del siglo XIII, tras la conquista castellana de la ciudad.
En la actualidad prosiguen los trabajos de excavación arqueológica en un nuevo sector del futuro parque arqueológico del castillo y de forma paralela prosiguen los trabajos de consolidación y adecuación para el uso turístico de los restos exhumados en la primera campaña, que serán visitables a partir de este mes.
Esta actuación se realiza en el marco del Plan Director Parador- Fortaleza del Sol, financiado por el Plan de Dinamización del Producto Turístico de Lorca en el que participan la administración local, regional y estatal.
Su objetivo es configurar, a medio plazo, un parque arqueológico que sirva de nexo de conexión entre el sector musealizado del castillo en el área del parque temático Lorca Taller del Tiempo y los restos hallados y conservados en el área del parador nacional de turismo en fase de construcción donde se encuentran los vestigios de una sinagoga del siglo XV, restos de una casa judía y restos almohades.
De este modo se establecerá un itinerario en el interior del castillo que permita la visita a los restos arqueológicos de mayor interés, incluida la iglesia de San Clemente y la Puerta del Pescado.
(Fuente: ABC)