Mostrando entradas con la etiqueta Edad del Bronce. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Edad del Bronce. Mostrar todas las entradas

19 de octubre de 2017

Encuentran urnas funerarias de la edad de Bronce en las excavaciones de Vilanera (Girona)

Entre las 17 estructuras funerarias, hay tres que pueden atribuirse a la edad de Bronce Final caracterizadas por contener únicamente una urna cerámica con los restos de la cremación, en una diaclasa del subsuelo.
De las diecisiete estructuras hay tres que se atribuyen al Bronce final.
Las excavaciones en el yacimiento arqueológico de Vilanera, en el Alt Empordà (Girona), han encontrado 17 estructuras funerarias, entre las que hay tres que pueden atribuirse a la edad de Bronce Final caracterizadas por contener únicamente una urna cerámica con los restos de la cremación, en una diaclasa del subsuelo.

Las otras 14 estructuras pertenecen a la primera edad del Hierro, del siglo VII aC, y consisten en fosas excavadas en el subsuelo en las que se depositó una urna con restos humanos quemados, junto a un número variable de piezas cerámicas, ha explicado en un comunicado este miércoles la Conselleria de Cultura de la Generalitat.

Los hallazgos en las excavaciones, que han terminado la campaña esta semana, han confirmado que en el espacio se registró una "larga tradición funeraria", que empezó con la ocupación durante el Neolítico, alrededor del 4500 aC.

Después de un largo periodo de abandono, el espacio se reutilizó, desde los inicios del primer milenio antes de Cristo y hasta poco tiempo antes del establecimiento colonial griego de Emporion en el siglo VI aC.

Después de intervenciones en 1999 y 2000, las excavaciones en el yacimiento se retomaron en 2016, cuando esta colina y su área adyacente --situadas al oeste del término municipal de L'Escala (Girona)-- fueron declaradas Espacio de Protección Arqueológica por la Generalitat.

La Conselleria y el Ayuntamiento de L'Escala han impulsado los trabajos, que se han centrado en un sector situado en el límite sur de la colina, donde hay una necrópolis de cremación.

(Fuente: El Periódico)

18 de julio de 2017

Descubren una necrópolis prehistórica bajo otra visigoda en Sena (Huesca)

Un equipo de arqueólogos descubre un campo de urnas prehistórico de hace 3.000 años debajo de un cementerio visigodo del siglo V en la localidad oscense de Sena
Los arqueólogos y voluntarios trabajan contra reloj para recabar toda la información antes del próximo sábado. 
Una excavación arqueológica en una necrópolis visigoda en Sena (Huesca), ha revelado el hallazgo de un cementerio prehistórico anterior, perteneciente al rito funerario de los Campos de Urnas y que data aproximadamente del 1.000 a.C. Lo singular de los restos de cerámica encontrados en el asentamiento es que pertenecen a un rito importado de pueblos centroeuropeos y que en la península Ibérica se dio «de manera casi exclusiva en el noreste», explicó el arqueólogo Hugo Chautón, responsable de la asociación organizadora de la campaña, dedicada a la investigación arqueológica en la zona aragonesa de Los Monegros integrada por siete arqueólogos procedentes de universidades españolas en Guadalajara, Zaragoza y Madrid.

CAMBIOS CULTURALES
Los campos de urnas, que se encuentran ubicados en España en los territorios de lo que es ahora Aragón, La Rioja, Navarra, Cataluña o el norte de la Comunidad Valenciana, pertenecen a una época del paso de la Edad de Bronce a la Edad de Hierro, que conlleva una serie de cambios culturales muy relevantes «como son el paso a las inhumaciones en la cultura de la muerte» explico Chautón. «Dejaron de enterrar a los muertos y pasaron a incinerarlos. Los metían en urnas pequeñas en un agujero en el suelo», ilustró el arqueólogo.

El hallazgo de esta necrópolis prehistórica en el municipio monegrino de Sena fue posible gracias al descubrimiento de dos urnas y una tapadera en el mismo lugar en el que se ubicaba el cementerio visigodo del siglo V, objeto original de la excavación. «Teníamos indicios de que había algún tipo de asentamiento anterior cerca y este año hemos comprobado que estaba justo debajo de la necrópolis visigoda», señaló Chautón en cuanto a la campaña anterior, en la que ya localizaron algún fragmento de cerámica entre tumba y tumba.


Tal y como relató el arqueólogo, se trata de un hallazgo muy importante puesto que «va a permitir completar las investigaciones de los Campos de Urnas en los yacimientos que ya desde hace un siglo se han ido excavando en la zona» y que se une a los trabajos desarrollados por el mismo equipo en otra cercana necrópolis situada en Pallaruelo de Monegros, donde los iniciaron las excavaciones el pasado 27 de junio.

Las excavaciones concluirán este próximo sábado 22 de julio, lo que ha obligado a los profesionales a trabajar a contra reloj junto al voluntariado de la zona para recabar toda la información posible sobre esta necrópolis oculta entre restos visigodos antes de que venza el plazo. Tras lo cual quedará por delante todo un año para llevar a cabo analíticas, dataciones mediante carbono-14 y estudios de materiales.

20 de octubre de 2016

Sorprendente hallazgo de una necrópolis de la Edad del Bronce durante las obras de una carretera en Huelva

Se trata de uno de los pocos vestigios de ésta época encontrados en la campiña onubense. En el área de trabajo también se ha descubierto una necrópolis visigoda con enterramientos y ajuar de los s. V-VI d.C. un edificio agropecuario de los s. XVI-XVII y otras dos necrópolis romanas.
Estela megalítica del tercer milenio a.C. siendo desmontada para su traslado al Museo Provincial de Huelva.
Las obras de la variante de la N-435 a su paso por las localidades de Beas y Trigueros (Huelva) han sacado a la luz una necrópolis prehistórica, de la Edad del Bronce, con restos humanos y ajuar y que constituye uno de los pocos vestigios de esta época hallados en la campiña onubense.

Miguel Ángel Vargas, de Geryon Gabinete de Arqueología S.L., empresa encargada de los trabajos arqueológicos, preciso que la necrópolis se ha encontrado en un yacimiento de época moderna ya documentado denominado Los Torcales. Han sido las obras de control arqueológico llevadas a cabo a raíz de los movimientos de tierra por maquinaria pesada las que han permitido hallar esta necrópolis, a bastante profundidad.

Vargas ha resaltado que se trata de un hallazgo «interesante» y ha avanzado que los restos óseos hallados serán analizados por el Museo Arqueológico de Córdoba para determinar la procedencia de las personas allí enterradas. Asimismo, ha explicado que servirá para comprender «cómo funciona el Bronce Medio en relación con otras zonas de la provincia como la capital o la sierra, al entenderse la campiña, por sus propias características, como una zona de tránsito de mercancías entre el medio serrano y marino».

Ello, ha apuntado, permite determinar que la Campiña onubense, por dicha particularidad, ha sido testigo de la presencia de muchos núcleos habitados a lo largo de la historia que podrían permanecer ocultos bajo tierra, por debajo de los 40 centímetros, a la espera de ser descubiertos.



Enterramiento y ajuar de los s. V-VI d.C.
CUATRO HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS
Y ello es así porque, según ha apuntado, no ha sido éste el único yacimiento hallado durante estas obras, sino que a este se suma otras cuatro entidades arqueológicas más.


Uno de ellos se corresponde con un edificio agropecuario del siglo XVI-XVII bastante bien conservado y otro una necrópolis visigoda de los siglos VI y VII d.C. en cuyo interior se han encontrado enterramientos con bastante ajuar y restos óseos.

A estos se suman otras dos necrópolis romanas, una del siglo III a.C con un total de 25 enterramientos, que forma parte de la zona desconocida del yacimiento del Pozancón, y otra más modesta, que, según los arqueólogos, podría haber sido utilizada para el enterramiento de esclavos y trabajadores.

Por último, se han excavado hasta un total de 40 estructuras circulares o basureros, en cuyo interior se han encontrado restos de cerámica, útiles neolíticos o incluso enterramientos de perros familiares.

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
El equipo formado por los arqueólogos Esther Sordo, Ana Pajuelo y Miguel A. Vargas trabaja desde el mes de mayo de 2015 de la mano de un grupo de entre cuatro y ocho operarios –dependiendo en cada caso de la extensión y complejidad de la superficie objeto de estudio- analizando las entidades arqueológicas halladas una vez comenzadas las obras de construcción de la variante de la N-435 del punto kilométrico p.k 205,8 al 218, 8.
(Fuente: ABC / EFE)

6 de junio de 2016

Un taller de empleo recupera el yacimiento ibérico de Morrón del Cid (Teruel)

Los alumnos han desenterrado partes de las murallas de casi cinco metros de anchura y un aljibe de ocho de altura. El consistorio pide continuidad para el proyecto para rescatar todos los restos.
Integrantes del taller de empleo que han recuperado los restos del poblado ibérico. FOTO: EL PERIÖDICO DE ARAGÓN.
Todo el mundo en La Iglesuela del Cid, un pintoresco pueblo de Gúdar-Javalambre en el límite con Castellón, sabía hacía años que en sus alrededores había restos de un poblado romano o ibero, ruinas de gran valor arqueológico que durante años atrajeron a buscadores de monedas de tiempos remotos.

Sin embargo, hasta esta primavera no se ha podido desenterrar y sacar a la luz lo que queda del yacimiento iberorromano del Morrón del Cid, situado a las afueras de la localidad, entre barrancos y campos en escalera con muros de piedra.

Este hallazgo ha sido fruto del trabajo de un taller de empleo denominado "Un pasado con futuro" que ha financiado el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) y ha supuesto un gran paso adelante en la reconstrucción de la historia de la localidad. Pero, con todo, todavía queda mucho por hacer y el alcalde, Fernando Safont, pidió en la reciente clausura del proyecto que se sigan apoyando las acciones para rescatar el patrimonio, con gran efecto en la formación laboral.

El Ayuntamiento de La Iglesuela informó de que en la excavación trabajaron ocho alumnos de arqueología del taller de empleo que comparten con el vecino pueblo de Mirambel.

Los integrantes del equipo trabajaron a las órdenes del monitor y de los arqueólogos Javier Ibáñez y Rosa Loscos. Durante medio año excavaron una antigua ciudadela de la Edad de Bronce. El resultado fue que se pudo desenterrar unas murallas de casi cinco metros de anchura y un aljibe de ocho de altura.

La idea del consistorio es aprovechar el asentamiento, habitado desde el 1.500 antes de Cristo hasta el siglo IV, para la realización de visitas. Así, los restos se han convertido un nuevo atractivo turístico de la localidad.

La idea del consistorio es prolongar los trabajos para destapar totalmente el asentamiento, para garantizar la continuidad de la escuela taller y ayudar a recomponer el pasado del municipio.

La fortaleza se halla además junto al santuario de la Virgen del Cid, que está declarado bien de interés cultural (BIC). De hecho, según señaló el consistorio, la ermita alberga restos de un gran mausoleo romano del siglo II. El consistorio anunció que se catalogará el yacimiento para su protección.

15 de marzo de 2016

Descubren nuevos restos humanos de la Edad del Bronce en el yacimiento de Cap de Barbaria II (Formentera)

Son los restos de un hombre que se han encontrado junto a los de una mujer,de entre 25 y 30 años, que fue enterrada vestida junto con sus collares y algunos objetos cerámicos. Ambos datan de hace 3.800 años.
Los investigadores trabajan con la hipótesis de que se tratara de una zona de enterramientos con ritos funerarios.
Hace un año el equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento prehistórico de es Cap de Barbaria II dio a conocer a través de este periódico el hallazgo de los restos de una mujer,de entre 25 y 30 años, que fue enterrada vestida, junto con sus collares y algunos objetos cerámicos. Esos restos datan de hace 3.800 años y pertenecen a la Edad del Bronce.

Tras un año de investigación en laboratorio y en colaboración con distintas universidades nacionales y europeas, han podido certificar una hipótesis que ya manejaban en la pasada campaña y es que realmente en la cueva 127 de la Mola, como la denominan, no solo había una mujer sino también un hombre enterrado a su lado. Ese descubrimiento les permite seguir trabajando en esa cueva y en una galería más amplia en busca de más restos. La hipótesis es que podría tratarse de una zona de enterramientos con ritos funerarios, una suerte de necrópolis de la Edad de Bronce.

Los directores del proyecto son Pau Sureda, Edgar Camarós, Luis Teira y Marian Cueto y los organismos científicos que intervienen son la Universitat Pompeu Fabra, la Universidad de Tarragona, y la de Cantabria. El área de Patrimonio del Consell de Formentera facilita el alojamiento y la manutención a un equipo de 17 personas, y la misión cuenta con la colaboración del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera y de varias firmas comerciales.

CONTINUAR EXCAVANDO EN "CAP DE BARBARIA II"
Pau Sureda explica que este año los trabajos de campo que están realizando se centran «en continuar la excavación del poblado prehistórico de Cap de Barbaria II», que llevan investigando desde 2012, y también están trabajando «en la museización de las estructuras allí presentes».

De forma paralela, siguen con las tareas de prospección y sondeo en cuevas, especialmente en la 127, situada en un acantilado de la Mola. Edgar Camarós anuncia que, tras un año de estudio de los restos que extrajeron de esa cueva, han llegado a la conclusión de que «no solamente hay una muerta sino que también hay un muerto, es decir tenemos dos individuos, un hombre y una mujer de aproximadamente la misma edad».

Camarós afirma que este hallazgo les abre la puerta a que «quizá haya más enterramientos en la cueva 127», donde están excavando en una sala más grande. Lo que no saben todavía es si esos dos individuos fueron enterrados al mismo tiempo o en periodos distintos. Camarós avanza que están ante «los primeros pobladores de Formentera» y ahora esperan los resultados de los estudios de ADN, que servirán para desvelar la procedencia de los primeros formenterenses.

(Fuente: Diario de Ibiza / Carmelo Convalia)

9 de febrero de 2016

Rituales de banquetes y ofrendas en el complejo tumular de Castillejo del Bonete, en Terrinches (Ciudad Real)

La revista científica de investigación prehistórica MENGA publica un estudio sobre los materiales arqueológicos encontrados en Castillejo del Bonete, el complejo tumular de Terrinches (Ciudad Real), que evidencian la celebración ritual de banquetes y ofrendas durante la Prehistoria Reciente en una cueva monumentalizada mediante túmulos en el interior de la Península Ibérica.

El artículo científico, que se titula “Paleoecología y cultura material en el complejo tumular prehistórico de Castillejo del Bonete”, supone un avance de la investigación paleoecológica sobre las colecciones de carbón, polen y microvertebrados. Además se presentan cuentas de piedra y madera, colgantes de concha, material lítico, la colección cerámica, nuevas metalografías e industria metálica y botones de marfil.

Nicasio Peláez, alcalde de Terrinches y promotor de los trabajos, recuerda que en Castillejo del Bonete, el complejo tumular de la Edad del Bronce ocupado en fechas calcolíticas, y vinculado a la Cultura de las Motillas, donde se han recuperado materiales arqueológicos muy diversos asociados a las arquitecturas de lugar como túmulos, corredores o potentes muros, es una muestra del importante legado que atesora la localidad terrinchosa. Además, ha anunciado que el Ayuntamiento trabaja ya en la organización de las nuevas campañas de trabajo para este año 2016.


CONFIRMADO POR EXPERTOS
El artículo que ha publicado la revista MENGA, y que se puede descargar, está confirmado por numerosos expertos especialistas en diferentes áreas, encabezados por el director de los trabajos arqueológicos, Luis Benítez de Lugo, y por autores que trabajan y están adscritos a instituciones diversas como son el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, o las universidades Complutense y Autónoma de Madrid, de Granada, de Valencia, de Sevilla, el Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, el Museo Arqueológico Regional de Madrid o las consultoras de Arqueología Anthropos y Arqueonatura.

Este estudio de materiales complementa al estudio arquitectónico de Castillejo del Bonete, que ya fue presentado el pasado año en el volumen anterior de MENGA. Asimismo, este trabajo completa los estudios específicos de materiales que han sido ya publicados en otras revistas científicas como Complutum (cerámicas), Zephyrus (metales), Madrider Mitteilungen (marfiles), Revista Española de Antropología Física (isótopos en huesos humanos), Journal of Archaeological Sciences (varsicitas) y Mediterranean Archaeology and Archaeometry (orientaciones astronómicas de las arquitecturas).

El Ayuntamiento de Terrinches continúa dando pasos en la promoción de su patrimonio arqueológico y cultural en distintos foros. Hace unos días fue en la Feria de Turismo, Fitur de Madrid, donde se presentó el libro 'El Patrimonio Cultural de Terrinches' y un video explicativo de los trabajos realizados ya que Castillejo del Bonete se ha convertido en una pieza fundamental para avanzar en el conocimiento del Bronce de La Mancha y la Cultura de las Motillas.

8 de febrero de 2016

Descubren una cueva con restos humanos de hace 4.200 años bajo el Alcázar de Segovia

El equipo investigador del Abrigo del Molino, en su búsqueda de las primeras ocupaciones de Segovia, ha descubierto una cueva “en la misma roca del Alcázar” con restos humanos datados entre el 2.200 y el 2.400 a.C., lo que obliga a revisar la prehistoria de Segovia.
La roca del Alcázar de Segovia cuenta con numerosas cavidades, en una de las cuales han aparecido restos humanos datados por Carbono 14 hace más de 4.000 años. FOTO: JUAN MARTÍN.
Hasta ahora, los arqueólogos defendían que los primeros pobladores del solar donde hoy se ubica la ciudad de Segovia se establecieron allí en la llamada Edad del Hierro, pocos siglos antes de la llegada de los romanos. El documento sobre arqueología de Segovia incluido en el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), redactado en 2015, reconoce que “no se puede concretar si el actual espacio en el que se localiza el recinto amurallado ya daría cabida a efectivos asentados de forma permanente” en las dos épocas precedentes a la Edad del Hierro, o sea, el Calcolítico o Edad del Cobre y la Edad del Bronce.

Un hecho recientemente acaecido modificará el paradigma. El equipo investigador del Abrigo del Molino, en su búsqueda de las primeras ocupaciones de Segovia, ha descubierto una cueva “en la misma roca del Alcázar” con restos humanos de hace más de 4.000 años.

Aunque el arqueólogo David Álvarez prefiere no desvelar la ubicación exacta de la cavidad, en aras de su protección, sí explica que en ella se han realizado dos pequeñas catas, de un metro cuadrado. En la efectuada al exterior de la cueva se encontraron “muchísimos fragmentos cerámicos” y, entre ellos, algunos campaniformes, propios de los contextos funerarios del Calcolítico o Edad del Cobre.


ENTERRAMIENTO MÚLTIPLE Y RESTOS CERÁMICOS
Pero lo más interesante, sin duda, estaba en el interior. En el segundo sondeo, a unos 20 metros de la entrada de la cueva, descubrieron el mismo tipo de cerámicas y, además, lo que Álvarez interpreta como “un enterramiento múltiple”. Entre los restos óseos hallados figuraban varios fragmentos de cráneo y una costilla. Esta última fue remitida por los arqueólogos a un laboratorio para su datación por el método del Carbono 14. El resultado ha despejado toda duda. “La cronología que nos da es de entre 2.200 y 2.400 años antes de Cristo”, revela Álvarez. “Eso significa —agrega su compañera María de Andrés— que el primer poblamiento de Segovia no es de la Edad del Hierro, sino mucho más antiguo”.

A la espera de recibir un estudio detallado de los huesos aparecidos que se está llevando a cabo en la Universidad Complutense, Álvarez si quiere advertir de un detalla, curioso, de la excavación. “Aunque todo el material descubierto es coetáneo, está removido, y debajo de ese paquete hallamos, para sorpresa nuestra, un fragmento de terra sigillata —cerámica romana— y otro de una tegula, también romana”. Los arqueólogos manejan, como hipótesis, que en algún momento del Bajo Imperio romano, en una época de crisis, alguien entrara en la cueva y excavara, tal vez con la intención de esconder sus riquezas allí. Para Álvarez, esta rareza de hallar un nivel ‘moderno’ debajo de uno más antiguo (“una estratigrafía invertida”, como apunta De Andrés) no invalida la importancia del yacimiento. “La cerámica campaniforme descubierta —subraya—concuerda con la datación de la costilla”.

Los dos arqueólogos sostienen, al unísono, que aunque en el casco histórico de Segovia “todavía no hay evidencias arqueológicas” de poblamiento en la Edad del Cobre o la del Bronce, la existencia de varias cuevas con uso funerario de esa época en su entorno (La Tarascona y la recientemente descubierta en la roca del Alcázar) “invita a pensar que en Segovia tuvo que haber población” y máxime teniendo en cuenta que, a inicios de la Edad del Bronce, la mayor parte de los poblados se ubicaban en lugares destacados del paisaje, buscando una fácil defensa, una condición que, sin duda, cumplía con creces la zona de mayor altitud de la actual ciudad de Segovia.

Álvarez y De Andrés tienen de intención de publicar, antes de verano, un artículo científico sobre este hallazgo, que promete dar un vuelco a la prehistoria final en la ciudad de Segovia. Y después, volver al campo en el que realmente son especialistas, el Paleolítico.

OTROS YACIMIENTOS EN LA PROVINCIA
Segovia cuenta con un buen número de yacimientos del Calcolítico o Edad del Cobre, y de la Edad del Bronce. Entre los yacimientos en los que se ha constatado la presencia de cerámica campaniforme figuran los de la cueva de Arevalillo de Cega y la de La Vaquera, ésta última en Losana de Pirón (Torreiglesias).

Por lo que respecta a yacimientos con ocupación en el primer momento de la Edad del Bronce, se han considerado como tales la cueva de Los Huesos, en Pedraza de la Sierra; la de Los Enebralejos, en Prádena; y la de Fuentebuena, en Matabuena, que fue descubierta de forma casual hace no demasiados años.

No todos los yacimientos de estas épocas se sitúan en cueva; también hay al aire libre, como es el caso del conocido como La Mesa, en término de Zamarramala, o Las Zumaqueras, en La Lastrilla. En ambos casos, debieron empezar en el Calcolítico y perdurar hasta bien entrada la Edad del Bronce.
(Fuente: 

23 de octubre de 2015

Sale a la luz un importante yacimiento Calcolítico en Arbuniel (Jaén)

Miles de restos cerámicos de hace más de 4.000 años y cientos de fragmentos de sílex han aflorado en los tres sondeos que hasta el momento han realizado los arqueólogos en las proximidades de Arbuniel, localidad gienense pedánea de Cambil. Otros elementos del neolítico, de la Edad del Bronce y romanos convierten a este paraje en un yacimiento arqueológico de primera magnitud y nos dan idea de una secuencia de población continuada desde hace miles de años.
Los arqueólogos David Expósito y Maica Cortés con los vecinos de Arbuniel que trabajan en los sondeos.
La intervención en la zona conocida como Banco y Torcal de Arbuniel ha superado con creces las expectativas del equipo de arqueólogos que desde principios de octubre trabajan en este paraje, realizando una intervención arqueológica puntual promovida por el Ayuntamiento de Cambil-Arbuniel y que tiene como objetivo la realización de una prospección intensiva con recogida de materiales y la realización de cuatro sondeos, de los cuales tres ya se han concluido.

YACIMIENTO DE PRIMERA MAGNITUD
Lo primero que llama la atención, nos comenta el arqueólogo David Expósito, es que los restos de cerámica y de útiles de silex afloran por toda la superficie del terreno, por lo que una simple apreciación visual ya nos da una idea de la importancia del yacimiento. Los miles de restos cerámicos que hemos recuperado y los centenares de piezas de silex apuntan a que nos encontramos ante un yacimiento prehistórico de primera magnitud.
Fragmento de cerámica con mamelones recuperado en el sondeo.

Y así, en las tres catas realizadas de 2 x 2 metros han aparecido miles de piezas cerámicas e industrias líticas de la Edad del Cobre, sobre todo piezas de silex como cuchillos, dientes de hoz,  lascas, molinos barquiformes y algunas hachas completas además de fragmentos de huesos de fauna trabajados e incluso una cuenta de collar de caliza blanca pulida. "Todo ello sumado al hallazgo de restos del neolítico y de transición a la Edad del Bronce, además de restos de materiales romanos de almacenamiento confirman una secuencia de población más o menos estable en la zona desde hace miles años", concluye.

Según nos comenta Expósito durante nuestra visita a la zona de trabajo, durante la realización del tercer sondeo hemos podido comprobar niveles de arrastre de materiales de la Edad del Cobre. De hecho éste blog ha sido testigo de la obtención de varios kilos de materiales en las poco más de dos horas de trabajo que ha durado nuestra visita al sondeo.
Momento del hallazgo de un cuchillo de silex en el sondeo.

MATERIALES LÍTICOS EXÓGENOS
De los centenares de piezas de silex que hemos recuperado en estos sondeos, nos comenta David Expósito, hemos podido constatar que una buena parte de ellos no proceden de la zona, lo que nos viene a confirmar la existencia de fuentes exógenas de distribución y comercio  de estos materiales a gran escala. Y así nos recuerda por ejemplo que en la vecina Alcalá la Real también se constataron piezas procedentes de lugares tan distantes como Loja o Montefrío (ambas en la provincia de Granada).

YACIMIENTO SALVADO "IN EXTREMIS"
Sobre las razones que justifican la intervención puntual del Ayuntamiento de Cambil-Arbuniel en esta zona, David Expósito nos comenta que en 2008 se presentó en el Ayuntamiento un proyecto para la implantación de una cantera de mármol traventino en ésta zona cuyo informe de impacto ambiental no daba cuenta de las especies animales que habitan estos parajes ni de la importancia de los restos arqueológicos que afloraban sobre el terreno. Esto provocó la movilización de los vecinos de Arbuniel y fueron los técnicos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía quienes realizaron un primer peritaje y concluyeron la necesidad de realizar un estudio más en profundidad de la zona.
El arqueólogo Diego López en pleno proceso de limpieza y clasificación
de cerámica.

Ahora ha sido el propio Ayuntamiento, el que ha demostrado su interés en realizar este proyecto  que debe servir como herramienta de protección para la zona. Y así nos puntualiza Maica Cortés, se espera que con la presentación de la Memoria de estos trabajos el Ayuntamiento pueda incluir el Banco y Torcal de Arbuniel en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana y reforzar así su protección como zona arqueológica.

El equipo de trabajo, en el que participan cuatro vecinos de Arbuniel con la supervisión de Maica Cortés y David Expósito está dirigido por el arqueólogo Diego López.

22 de septiembre de 2015

Descubren importantes elementos constructivos de la Edad del Bronce en Alhambra (Ciudad Real)

Entre los descubrimientos más significativos realizados en el Cerro Bilanero destacan estructuras de gran tamaño como un edificio cuadrangular en la acrópolis del yacimiento, lienzos de muralla, estructuras de almacenamiento y un gran conjunto de materiales excepcionalmente bien preservados como industria ósea, cerámicas, industria lítica e incluso adornos.
Parte del equipo de trabajo durante la excavación. FOTO: PROYECTO ARQUEOLÖGICO CERRO BILANERO
En la pasada campaña se ha excavado un yacimiento de la Edad del Bronce de La Mancha en Alhambra (Ciudad Real). El equipo dirigido por Alfonso Monsalve Romera y Margarita Sánchez Romero (ambos de la Universidad de Granada) han sacado a la luz importantes restos materiales y estructuras pertenecientes a la Edad del Bronce. 
  • Según los arqueólogos, estos hallazgos pueden conducir a una reinterpretación de esta cultura debido a la importancia de los hallazgos producidos que tienen una antigüedad aproximada de 4000 años. 
DESCUBRIMIENTOS MÁS SIGNIFICATIVOS
Los trabajos de excavación han tenido lugar entre el 10 de agosto y el 10 de septiembre en tres sectores diferente del yacimiento conocido como "Cerro Bilanero". Entre los descubrimientos más significativos destacan estructuras de gran tamaño como un edificio cuadrangular en la acrópolis del yacimiento, lienzos de muralla, estructuras de almacenamiento además de un gran conjunto de materiales excepcionalmente bien preservados como industria ósea, cerámicas, industria lítica e incluso adornos.


RESTOS HUMANOS
Una de las piezas cerámicas recuperadas.
FOTO: PROYECTO ARQUEOLÖGICO CERRO BILANERO
"Entre estos materiales, también se han localizado restos humanos por lo que en próximas campañas no se descarta el hallazgo de tumbas o sepulturas en el interior del yacimiento", según nos informan los arqueólogos en un comunicado. 

Así mismo nos informan que los materiales descubiertos "muestran la capacidad técnica de esta cultura de la que aún poco o nada sabemos debido a la falta de investigación y suficientes yacimientos excavados".

SOCIALIZACIÓN DEL PATRIMONIO
El equipo totalmente abierto a las visitas, apuesta por la socialización del patrimonio. Durante la campaña hubo varios días de puertas abiertas con una gran cantidad de público. En estas visitas se pudo disfrutar de una introducción en el museo arqueológico de Alhambra y una visita al yacimiento acompañada de una explicación por parte del equipo de arqueólogos.

En estos 30 días y con la presencia de diferentes especialistas y voluntarios venidos desde casi todo el territorio nacional se augura un buen panorama para la investigación y desarrollo de nuevas excavaciones. 


Aun así, el equipo del proyecto anima a todos aquellos inversores y entidades públicas a que inviertan en el desarrollo científico y excavaciones del Cerro Bilanero. El equipo de investigación también da las gracias a todos aquellos donantes, empresas e instituciones que han participado activamente del proyecto.

14 de septiembre de 2015

Los arqueólogos descubren una vasija de 5.000 años en la Cova del Rander, en Pedreguer (Alicante)

Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad en perfecto estado de conservación. El recipiente mide 70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca y estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso en una zona de habitación humana.
Este vaso sitúa a la Cova del Randero como "uno de los principales
yacimientos para el conocimiento de la vida cotidiana
 en el IV milenio a.C".
Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad de grandes dimensiones y en perfecto estado de conservación que por sus características se considera "fundamental" para la obtención de datos sobre el IV milenio a.C. en la fachada mediterránea.

Los trabajos, dirigidos a tres bandas por el director de Exposiciones del MARQ, Jorge Soler, y las también arqueólogas del museo, Consuelo Roca de Togores y Olga Gómez, están centrados ahora en extraer con todas las garantías de conservación e investigación este recipiente que es el primero de ese tamaño --70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca--, que se ha descubierto entero en el interior de una cueva.

El vaso hallado estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso y la cercanía de un agujero de poste hace pensar en un área de habitación humana. La investigación, orientada a la delimitación funcional de los diferentes espacios que integran la cueva, ha descubierto varias estancias: un ámbito principal o sala de entrada donde se protegía al ganado, una galería central que, por los restos hallados podría haber estado dedicada a la cría de animales, y un espacio más recóndito, o sala interior, reservado a los humanos.

INACCESIBLE EN LA EDAD DE BRONCE
Según los análisis del manto estalagmítico, el equipo arqueológico ha determinado que esta última estancia en la que convivían las personas permaneció inaccesible durante la Edad de Bronce. El verano pasado consiguieron abrir el acceso y comprobar la ordenación, el buen estado de la estratigrafía y la adecuación del registro material con la temporalidad neolítica.

En el proyecto de investigación, además del MARQ, está implicado el Ayuntamiento de Pedreguer que proporciona alojamiento y apoyo al equipo de voluntarios formados en distintas universidades españolas y europeas. Estos hallazgos impulsan la continuación de los trabajos en este yacimiento que "se ha convertido en una referencia para el conocimiento del Neolítico en las tierras de la orilla occidental del Mediterráneo".

(Fuente: La Información)

28 de julio de 2015

Se buscan mecenas para investigar la Edad de Bronce en Alhambra (Ciudad Real)

Las primeras valoraciones en superficie del yacimiento del Cerro Bilanero han llevado a la catalogación de diferentes materiales, entre los que destacan restos cerámicos con decoración y carenas, industria lítica como molinos barquiformes y lascas además de algún elemento óseo y malacológico.

El rastro de los posibles pobladores prehistóricos de Alhambra se encuentra en el Cerro Bilanero. Este montículo en medio del Campo de Montiel fue, muy posiblemente, hogar y testigo de un asentamiento milenario desde el que se controlaba la vista del valle y de varios promontorios de alrededor, un lugar idóneo para entender el paisaje de la comarca en tiempos prehistóricos. 

Un tesoro arqueológico virgen que un grupo de jóvenes investigadores de entre 25 y 34 años de varias universidades trabajarán durante el mes de agosto con el objetivo de conocer mejor una cultura de la que apenas se sabe nada: el Bronce de La Mancha.

Esta campaña arqueológica nace auspiciada por varias instituciones, pero impulsada gracias a la iniciativa particular de Alfonso Monsalve, un joven doctorando de la Universidad de Granada, vecino de Manzanares y su profesora Margarita Sánchez. 


EN BUSCA DE MECENAS
Su equipo y ellos precisan de los nuevos 'Médici' —micromecenas que aporten pequeñas cantidades— para cubrir los gastos de la excavación. Con este fin han lanzado su proyecto en la plataforma Verkami para intentar recaudar los 2.500 euros que les permitan trabajar en el yacimiento durante 4 semanas.

Cerámicas, restos de industria lítica y otras herramientas encontradas en la superficie dieron la pista a Monsalve hace un año del posible valor histórico del Cerro Bilanero. El joven de 26 años intentó abrir el yacimiento entonces, pero no fue posible debido a la falta de financiación. Este año, gracias a la ampliación de su equipo y a la concesión de los permisos, se ha embarcado en la aventura de datar las huellas de los pobladores y conocer cómo era su vida en las inmediaciones de Alhambra.

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS
El equipo de Monsalve ha planteado desde el principio la necesidad de acercar la arqueología a los vecinos de municipio. Para ello, los responsables del proyecto han programado unas jornadas de puertas abiertas en el yacimiento el 22 y 29 de agosto y 5 de septiembre a las 19:00 horas. Las visitas se iniciarán en la plaza del Ayuntamiento con una breve charla introductoria sobre la localidad y su historia.

El proyecto cuenta con la ayuda de instituciones (Ayuntamiento de Alhambra, Universidad de Granada, Laboratorio de Poblaciones Pasadas de la Universidad Autónoma de Madrid), asociaciones (Asociación Alhambra Tierra Roja), empresas (Vinícola de Castilla) y otros profesionales (PAR. Teconologías de representación gráfica del Patrimonio y Virtua Nostrum).

9 de junio de 2015

Descubren un santuario de origen celta en Gete (Burgos)

Se trata de un altar rupestre con escaleras que acoge una cubeta donde se hacían los ritos sagrados y orientado hacia la salida y la puesta de sol en los equinoccios. Para poder conocer más datos sobre este lugar sagrado se ha presentado en la Junta de Castilla y León un proyecto solicitando autorización para proceder a su excavación y limpieza
El yacimiento de Gete está datado, según los primeros estudios, entre el año 1000 y el 750 a.C. FOTO: J.P.
De niña, María Victoria Palacios había jugado y merendado sobre ella con otros niños de Gete. Ahora, sabe que esa roca donde ha pasado parte de su infancia es un santuario celta y que pertenece a finales de la época de la Edad de Bronce o a principios de la Edad del Hierro, lo que le sitúa entre el 1000 y el 750 antes de Cristo. Su curiosidad por este mágico lugar se ha despertado hace poco, mientras estudia Historia en la Uned. «Por una coincidencia pensé que podía ser algo importante y se lo comenté a un profesor», recuerda Palacios. 

ELEMENTOS TÍPICOS DE LOS ALTARES RUPESTRES
Fue cuando el arqueólogo y miembro de la Academia, Ignacio Ruiz Vélez, le acompañó a ver el lugar y observaron en él una serie de elementos típicos que presentan este tipo de altares y que son estar sobre una roca, tener unas escaleras y acoger un lóculo o laciculo, o lo que es lo mismo, una cubeta donde se hacían los ritos sagrados por los celtas. Otra característica más es su orientación, hacia la salida y la puesta de sol en los equinoccios.


Todo ello ha conducido a afirmar que se trata de un altar rupestre, con más de dos mil setecientos años, aunque como otros ejemplares hallados en la península, ha podido tener un uso posterior, incluso hasta la época romana. Para poder conocer más datos sobre este lugar sagrado y para poderlo poner en contexto con otros descubrimientos de la zona, como unos grabados aparecidos en Carazo, se ha presentado en la Junta de Castilla y León un proyecto solicitando autorización para proceder a su excavación y limpieza.
 

LABORES DE LIMPIEZA PREVIA
Este altar celta se encuentra en la localidad de Gete, perteneciente al municipio de Pinilla de los Barruecos. Está en una finca pública, a la que se accede a través de fincas privadas, y se sitúa próximo al núcleo urbano de Gete. Actualmente está rodeados de árboles y maleza, por lo que para poder seguir investigando sobre él es necesaria una limpieza previa. La idea del equipo que está trabajando en este proyecto es poder llevar a cabo esas labores durante el próximo mes de agosto. Otra de las líneas que se investigará es si se trata de un santuario fronterizo.

Dos de los santuarios celtas más importantes que se encuentran en la península son el de la localidad portuguesa de Panoias y el de Ulaca, en Ávila. Ahora habrá que esperar a los estudios para conocer la relevancia de este gran hallazgo en Gete, que podría ser un atractivo turístico para la zona y podría revelar más datos sobre los pobladores que habitaron en ella hace casi tres mil años.

(Fuente: DIario de Burgos / B. Antón)

21 de mayo de 2015

La Junta incoa un expediente para declarar BIC el yacimiento arqueológico del Carambolo, en Camas (Sevilla)

La zona a proteger abarca 29.450 metros cuadrados del cerro del Carambolo, incluyendo los sitios denominados "Carambolo Alto" y "Carambolo Bajo", e identificando diferentes fases de ocupación, entre los que destaca el Santuario del S. VIII a.C. La resolución también recuerda el descubrimiento del famoso "tesoro del Carambolo", formado por 21 piezas de oro de 24 quilates en 1958.
Arqueólogos y colectivos han alertado periódicamente del abandono del cerro y los vertidos incontrolados de basura en el mismo.
La Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha incoado finalmente un procedimiento para incluir el yacimiento arqueológico del cerro del Carambolo, enclavado en Camas (Sevilla) y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro homónimo, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como bien de interés cultural (BIC), según una resolución de la Secretaría General de Cultura emitida este pasado martes. 

El cerro de El Carambolo, donde antiguamente se ubicaba la Sociedad de Tiro Pichón, fue el 30 de septiembre de 1958 el escenario de uno de los mayores descubrimientos del pasado de la provincia y de toda Andalucía; las ruinas de una antiquísima construcción y de un tesoro de 21 piezas de oro labradas al estilo oriental y cuyo origen se remonta a los siglos VII y VIII antes de Cristo. Se trata, como no, del famoso tesoro del Carambolo

Los suelos del cerro fueron adquiridos en el año 2000 por el grupo promotor de Gabriel Rojas, al objeto de construir un hotel de 150 habitaciones que integraría las ruinas del santuario, —principalmente vestigios de cimentaciones de adobe—, mediante un centro de interpretación. 

No obstante, las restricciones dictadas desde la Consejería de Cultura a esta iniciativa motivaron que en 2009, el citado grupo inmobiliario ofertase los terrenos a la Administración autonómica al considerar truncado su proyecto. Tres años después, ya en 2012, trascendió que Gabriel Rojas había emprendido una reclamación patrimonial contra la Junta de Andalucía, a cuenta de los perjuicios derivados del fracaso de su proyecto de hotel, extremo a su vez fruto de las restricciones urbanísticas impuestas sobre los terrenos, que seguirían en poder del grupo promotor. 

MÚLTIPLES AVISOS
Entretanto, los arqueólogos y colectivos conservacionistas han alertado periódicamente del abandono del cerro y los vertidos incontrolados de basura en el mismo, reclamando insistentemente medidas de protección para el yacimiento arqueológico, que fue sellado después de la última excavación e investigación científica. 
El tesoro de 21 piezas de oro se remonta a los siglos VIII-VII a.C.

Recientemente, de hecho, el pleno del Ayuntamiento de Camas aprobaba por unanimidad de sus fuerzas políticas reiterar a la Junta de Andalucía la petición de que el yacimiento arqueológico fuese declarado de una vez como bien de interés cultural, para que el mismo cuente con la debida protección. Finalmente, la Secretaría General de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha emitido una resolución este pasado martes, acordando incoar "el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como bien de interés cultural, con la tipología de zona arqueológica, del yacimiento del Carambolo". 

La mencionada resolución, recogida por Europa Press, señala el descubrimiento del yacimiento y del famoso tesoro del Carambolo, formado por 21 piezas de oro de 24 kilates, allá por 1958, así como las primeras excavaciones arqueológicas dirigidas por Juan de Mata Carriazo y Juan Maluquer de Motes, extremo que supuso "un revolucionario incremento del conocimiento sobre la protohistoria del suroeste peninsular". 

"UN IMPORTANTE SANTUARIO" 
La resolución rememora además "las excavaciones e investigaciones realizadas a partir de 1989 y las mas recientes de 1997", según las cuales el yacimiento guarda los vestigios de "un importante santuario con las dependencias propias de los enclaves sacros, un lugar de culto erigido por los fenicios hacia mediados del siglo VIII antes de nuestra era, sobre el que se habrían construido edificaciones que perpetuaron el carácter sagrado del lugar durante algo más de doscientos años". 

Así, dicho documento detalla que la zona a proteger abarca 29.450 metros cuadrados del cerro del Carambolo, incluyendo los sitios denominados "Carambolo Alto" y "Carambolo Bajo", e identificando diferentes fases de ocupación, comenzando por la de la Edad del Cobre, una fase de ocupación humana correspondiente al periodo tardío o final de la Edad del Bronce y una fase correspondiente a la protohistoria, entre los siglos IX y VI antes de Cristo, fase a la que correspondería la creación del mencionado santuario.

"En el momento actual de las investigaciones, se atribuye al yacimiento arqueológico de El Carambolo un significado de centro ceremonial con amplia proyección territorial y un lugar de culto de referencia para la navegación en la rutas que unían el Guadalquivir con el Atlántico y el Mediterráneo, pudiendo tratarse del principal santuario de la comunidad fenicia que ocupaba la antigua ría bética", expone la resolución.
(Fuente: 20 Minutos / Europa Press)

26 de marzo de 2015

Aparecen nuevas galerías subterráneas en el yacimiento de Castillejo de Bonete, en Terrinches (Ciudad Real)

La nueva galería une entre sí dos de los túmulos funerarios de la Edad del Bronce y. según los arqueólogos, constituye "una reserva arqueológica de primera magnitud".
La  nueva galería descubierta entre los túmulos constituye una reserva arqueológica de primera magnitud.
Los estudios de los túmulos de Castillejo del Bonete, promovidos por el Ayuntamiento de Terrinches bajo la supervisión de la Dirección General de Cultura, están suponiendo «un avance espectacular para el conocimiento de las costumbres funerarias de la Cultura de las Motillas, al haberse descubierto nuevas galerías subterráneas bajo los túmulos prehistóricos», según anunció el alcalde Nicasio Peláez sobre este Bien de Interés Cultural de Castilla-La Mancha desde el pasado noviembre.

Los directores de las investigaciones, los arqueólogos Luis Benítez de Lugo y Norberto Palomares, señalaron que la nueva cueva constituye una reserva arqueológica de primera magnitud y gran relevancia científica. «Su contenido va a permitir reconstruir tanto el medio ambiente de aquella época como aspectos culturales y simbólicos de la comunidad que construyó las motillas, que eran desconocidos hasta el momento. 


NADA PARECIDO
En cuarenta años de estudios sobre las motillas nunca antes se había encontrado nada parecido», añadieron.

Peláez recordó que, con la primavera, el Ayuntamiento dinamizará las visitas turísticas guiadas a estos enclaves del Campo de Montiel, y que intentará continuar descubriendo nuevos datos relevantes para la ciencia y la sociedad a lo largo de 2015. «Nuestro objetivo último es conseguir una buena rentabilidad social del patrimonio arqueológico, de forma que sea puesto al servicio del pueblo y del desarrollo comarcal», indicó.


El yacimiento prehistórico del Castillejo de Bonete es Bien de Interés Cultural en Castilla-La Mancha desde noviembre. Las primeras excavaciones arqueológicas fueron promovidas por el Ayuntamiento en 2003. Se trata de un conjunto monumental prehistórico, de la Edad del Bronce, con varios túmulos conectados entre sí por corredores subterráneos.

(Fuente: La Tribuna de Ciudad Real)

7 de enero de 2015

Catalogan quince grandes túmulos del Neolítico y nuevos petroglifos en Orense

El Grupo de Acción Ecoloxista Outeiro ha catalogado más de quince rocas con manifestaciones de arte rupestre en el Concello de Vilamarín (Ourense). Un hallazgo extraordinario en una Galicia donde los yacimientos arqueológicos están abandonados a su suerte. 
La historiadora Chelo Montaner con Juanjo Álvarez y el arqueólogo Jorge Lamas junto al petroglifo de Vilamarín recientemente descubierto. FOTO: FARO DEVIGO.
El Grupo Ecologista Outeiro ha descubierto en el año 2014 nuevos yacimientos arqueológicos en Ourense, como grandes tumbas neolíticas en el Concello de Cea. Siendo el túmulo de Aguaceiros uno de los más grandes de la comarca de O Carballiño y o Ribeiro. Tamaño compartido con los túmulos de Coto da Mina, en el propio concello de Cea, el túmulo de Coto Frío en Piñor y el Coto da Mámoa de Moreiras en Boborás, además de nuevos petroglifos de la edad de bronce descubiertos en Vilamarín, presentados en el congreso del Centro de Estudios Chamoso Lamas, junto a las conclusiones sobre la investigación e incidencias de los incendios forestales en los yacimientos arqueológicos, 

Asimismo, destaca la colaboración con el Instituto de Estudos Miñoranos, participando en la excavación de Portomaior (Arbo), un yacimiento extraordinario por la calidad y cantidad de información de los primeros gallegos, los homínidos que habitaron estas tierras hace 500 mil años.

VIGILANCIA DE LOS YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS
Su labor se centra en la investigación y vigilancia de los yacimientos arqueológicos, actividad que le ha llevado a presentar diversas denuncias ante el Seprona de la Guardia Civil, por agresiones contra el patrimonio, entre las que destacan la destrucción del Túmulo de Ardesende (Concello de Cea), así como obras sin control arqueológico sobre la muralla del castro catalogado da Barreira (Madarnás-Carballiño), o el abandono y deterioro del monumento nacional y bien de interés cultural que es la iglesia visigótica de Santa Comba de Bande, que en los últimos días de noviembre de 2014 ha recibido la visita de los responsables del servicio de patrimonio, quienes confirmaron el deterioro de las pinturas y demás hechos denunciados.

Todo ello ha sido posible gracias a los miembros del Grupo Ecoloxista Outeiro: Paco Valeiras, Juanjo Álvarez, José Luis Diz, Adolfo Otero, J. M. Míguez, Jacobo de Nóvoa y un buen número de colaboradores repartidos por toda Galicia, que comparten con los arqueólogos del Centro de Estudios Chamoso Lamas, Jorge Lamas y Xosé Luís Sobrado el interés por la divulgación y protección del patrimonio natural e histórico siendo colaboradores en todas las acciones.

En el mes de diciembre de 2014, terminaron la catalogación y estudio de los túmulos (tumbas neolíticas) de la comarca de O Carballiño. Dicho trabajo será publicado próximamente. En estos momentos preparan los equipos de vigilancia, ponen a punto los todo terrenos y renuevan las ilusiones de "buscar, encontrar, divulgar y vigilar". 

Petroglifo descubierto y documentado en Vilamarín.
FOTO: FARO DEVIGO.

Durante el año 2013 descubrieron 5 petroglifos en Santa Uxía de Lobás (Concello de Carballiño) y Anllo (Concello de San Amaro), hallazgos inéditos, siendo B.I.C (Bienes de Interés Cultural) por ley, de los que solicitan catalogación a las autoridades de patrimonio, que a día de hoy no han dado respuesta.

Desde este mismo año, el Grupo Outeiro y Centro de Estudios Chamoso Lamas participan en la realización de rutas culturales revalorizando los yacimientos arqueológicos, en colaboración con asociaciones culturales y de vecinos con la de Madarnás, que consiguió una gran afluencia de público. En este mismo año, se realizó la revisión de estudio de impacto ambiental de la línea eléctrica Mesón-Fontefría, presentando las oportunas alegaciones.

25 YACIMIENTOS INÉDITOS
En el año 2011 procede a la revisión del catálogo del Concello de Irixo, realizando correcciones en los datos y aportando 25 yacimientos inéditos, como túmulos y petroglifos. Destaca por su importancia mediática la localización de arte rupestre y minería romana en la zona donde estaba propuesta la ubicación de la polémica incineradora. Presentaron los datos en la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta, así como en el propio concello.

Desde el año 2009, el grupo colabora con empresas dedicadas a la reforestación, realizando labores de vigilancia preventiva de los yacimientos arqueológicos, labor que se intensifica en los meses de verano, colaborando con los agentes del medio ambiente para señalizar yacimientos y evitar su destrucción por paso de maquinaria pesada.

29 de diciembre de 2014

Localizan un yacimiento arqueológico inédito en Begur (Girona)

Los restos cerámicos indican que el lugar se frecuentaba durante el calcolítico-Bronce inicial, aunque los arqueólogos calculan que cuando tuvo una actividad más importante fue en el periodo de transición entre la Edad del Bronce y la del Hierro antiguo, momento en el que al parecer hubo un asentamiento que ocuparía la parte alta del cerro y su vertiente meridional, como mínimo.
Estructura de piedra seca en el yacimiento de Begur. FOTO: EFE
Un equipo de arqueólogos y geólogos gerundenses han localizado un nuevo yacimiento del periodo de transición entre la edad de bronce y la de hierro entre el Turó d'Aiguablava y Sa Punta d'es Mut, en Begur (Girona), según se ha publicado en la revista del Institut d'Estudis del Baix Empordà. Centenares de restos arqueológicos se encuentran dispersos en una gran extensión de unos 70.000 metros cuadrados propiedad del Parador Nacional d'Aiguablava, lo que ha evitado que se construyera en la zona y que se hayan podido conservar los restos.

El origen de la investigación está en el hallazgo por parte de uno de los arqueólogos de del equipo, de una postal en la Biblioteca de Catalunya que el pre-historiador Lluis Pericot i Garcia (1899-1978) mandó a un maestro y discípulo de Begur, Lluis Esteva i Cruañas (1906-1994) informándole que "els amics de Girona" habían encontrado cerámica a mano y a torno. Las indicaciones que le dio en una segunda carta apuntan a la localización en torno al espacio que ocupa el Parador de Turismo, inaugurado en febrero de 1966.

Las visitas hechas a la zona por los arqueólogos gerundenses, Francesc Aicart, Enriqueta Pons, Xavier Rocas y por el geólogo Carles Roqué, constataron la existencia de vestigios antiguos que documentan la presencia humana en este lugar en distintas épocas. Los restos cerámicos indican que el lugar se frecuentaba durante el calcolítico-Bronce inicial, aunque calculan que cuando tuvo una actividad más importante fue en el periodo de transición entre la edad del bronce y la del Hierro antiguo, momento en el que al parecer hubo un asentamiento que ocuparía la parte alta del cerro y su vertiente meridional, como mínimo.

ESTRUCTURAS DE PIEDRA SECA
A pesar de que por motivos desconocidos el asentamiento se abandono en el siglo VI antes de Cristo, también se ha constatado que en la primera mitad del siglo XVIII la zona fue transformada por cultivos de bancales, donde todavía se conservan algunas paredes de piedra. La ubicación del asentamiento, con acantilados al sur y al este, y la imposibilidad de acceder a él por tierra por el oeste, lo hacían de fácil defensa, y sus rellanos naturales y el estar a cubierto del viento de tramontana lo convertían en un buen lugar para establecer un asentamiento humano.

Sobre la vertiente sur del cerro se han identificado varias estructuras de piedra seca que coinciden con los lugares donde hay más restos arqueológicos, y los expertos creen que podrían ser restos de zócalos de cabañas o de otras estructuras relacionadas con la actividad agrícola. En los lugares donde aparecen vestigios de muros antiguos y donde hay una mayor concentración de restos arqueológicos han parecido fragmentos de arcilla y paja que podrían corresponder a restos de tapia de antiguas construcciones, y se han localizado una abundante presencia de guijarros elipsoidales redondeados de entre 3 y 9 cm de diámetro que podrían haber sido pavimentos de suelo de las cabañas.

También han aparecido fragmentos de cerámica a mano de ollas, vasos de grandes dimensiones y bandejas, datados de entre el 2.200 a.C hasta el S.VI aC, y cerámica hecha con torno de finales del S.VII y la primera mitad del S.VI aC. Según señala la publicación, los expertos han estudiado e inventariado unas setenta piezas de cerámica, y parte de ellas han quedado en el Archivo Municipal de Begur (Girona).

9 de octubre de 2014

Los arqueólogos documentan en La Almoloya (Murcia) el primer recinto político de la Edad de Bronce

El yacimiento argárico de La Amoloya está fechado entre los años 2200 y 1550 a.C. La investigación ha sacado a superficie un peculiar edificio público, con bancos, un hogar ceremonial y un podio de carácter simbólico. También se ha encontrado una tumba principesca con ofrendas y un extraordinario ajuar funerario, con una diadema de plata, cuatro dilatadores de oreja (dos de oro y dos plata), anillos, brazaletes, pendientes, un puñal y un punzón de cobre y plata.
En el yacimiento se ha descubierto un edificio de unos 70m2 con una estructura de bancos donde cabían alrededor de 64 personas. FOTO: UNIVIERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA.
Un equipo de arqueólogos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) presenta esta tarde en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, una investigación sobre una construcción que es, hoy por hoy, el edificio de gobierno más antiguo que se conoce en la Europa continental.

EXTRAORDINARIO AJUAR FUNERARIO
Se trata del asentamiento de La Almoloya, en Pliego -Murcia-, fechado entre los años 2200 y 1550 antes de Cristo. Además de una potente estructura urbana, la investigación ha sacado a superficie decenas de tumbas (la mayoría con ofrendas) y una extraordinaria colección de ajuar funerario, con una diadema de plata, cuatro dilatadores de oreja (dos de oro y dos plata), anillos, brazaletes, pendientes, un puñal y un punzón de cobre y plata.


El yacimiento, en un promontorio en el municipio murciano de Pliego desde el que se controla un amplio territorio, ofrece abundante información de la cultura de El Argar, representativa de la Edad del Bronce en la Península Ibérica.

Se ha descubierto un edificio de unos 70 metros cuadrados, con una estructura de bancos donde cabrían alrededor de 64 personas; los elementos centrales son un gran hogar ceremonial y un podio de carácter simbólico. Para el equipo de arqueólogos, esta estructura pudo ser una sala de audiencias o de reuniones de gobierno; algo así como la Moncloa de la época.

Junto a la cabecera de la sala de audiencias ha aparecido una tumba con restos de una mujer y un hombre, enterrados en flexión y rodeados de una treintena ofrendas en metales nobles y piedras semipreciosas.

TÉCNICA ARQUITECTÓNICA INUSUAL
La técnica arquitectónica es inusual en la Europa de ese momento, y es únicamente comparable a la de Oriente Próximo. En la meseta de La Almoloya aparecen diversos complejos residenciales de entre 8 y 12 habitaciones cada uno. Las paredes, de gran robustez, presentan por primera vez en edificios de esta edad decoraciones geométricas y naturalistas.


En muchos de ellos se han recuperado objetos de metal, piedra, hueso, fibras textiles y cerámica en un estado de conservación excepcional. Uno de los más relevantes es una diadema de plata del cráneo de la mujer. Las cuatro diademas de la cultura argárica descubiertas en España aparecieron hace más de 130 años y ninguna está actualmente en un museo español.


ORFEBRERÍA EN PLATA
Una de las piezas más delicadas es un recipiente cerámico con el borde y el cuerpo cubiertos por láminas de plata finísimamente ajustadas que constituye un ejemplo pionero de orfebrería en este metal.

En opinión de los investigadores, todos estos los hallazgos tienen una enorme relevancia histórica y patrimonial, más allá de la escala española.


El equipo a cargo de las investigaciones arqueológicas de La Almoloya está dirigido por los profesores de la UAB Vicente Lull, Rafael Micó, Cristina Rihuete y Roberto Risch. La excavación fue posible por la financiación conjunta del grupo empresarial CEFU, SA, propietario de los terrenos donde se encuentra el yacimiento, y de la UAB.

(Fuente: La Vanguardia / Ignacio Orovio) Fotos: Universidad Autónoma de Barcelona.

15 de septiembre de 2014

Documentan una gran vasija de la Edad de Bronce en unas excavaciones en Toledo

La vasija, de boca ancha, tiene unos 75 centímetros de altura, sus paredes abarcan centímetro y medio de espesor y carece de base La pieza estaba enterrada a poca profundidad, a unos 25 centímetros de la superficie y se encontraba de pie rellena con unos sesenta kilos de tierra que ahora se analizan en busca de restos de semillas y pólenes.
Los arqueólogos documentan el lugar donde ha aparecido esta singular vasija. Fito: JUAN MANUEL ROJAS.
Un equipo de arqueólogos ha encontrado en una excavación en Toledo una vasija de gran tamaño, muy bien conservada y datada a comienzos de la Edad del Bronce, que ha sido hallada de pie y en el mismo lugar en que se colocó casi cuatro mil años atrás para utilizarla como recipiente de almacenamiento.

Los arqueólogos Juan Manuel Rojas y Alejandro Vicente y su equipo encontraron esta vasija, "singular" por sus dimensiones y su estado de conservación, la pasada primavera, durante una excavación realizada en un barrio de Toledo, según ha explicado a Efe Rojas.

La pieza estaba enterrada a poca profundidad, a unos 25 centímetros de la superficie, y se encontraba de pie, llena por tierra que los arqueólogos han guardado para buscar restos de semillas y pólenes. En total, han extraído de su interior unos 60 kilos de tierra que ahora analizarán.

RECIPIENTE DE ALMACENAMIENTO
La vasija, de boca ancha, tiene unos 75 centímetros de altura, sus paredes abarcan centímetro y medio de espesor y carece de base, posiblemente para que el agua pudiera filtrarse en la tierra sobre la que apoyaba y no se estropeara el producto almacenado.


No tiene asas, pero cerca del borde se situaron unos apéndices que en este tipo de enseres está relacionado con la sujeción con cuerdas para tapar el contenido.

Uno de los aspectos destacados de este hallazgo, además de su tamaño, es que estaba "estaba enterrada de pie, en el sitio en que la habían colocado para estarla utilizando como recipiente de almacenamiento", subraya Rojas.

Los yacimientos de los comienzos de la Edad del Bronce no son frecuentes en Toledo, una ciudad patrimonio de la humanidad en la que para hablar de esta época se suele tomar como referencia el Cerro del Bú, donde, precisamente, el Consorcio de Toledo actuará en breve para acometer un proyecto de recuperación.

OTROS ELEMENTOS DE COCINA ENCONTRADOS
En la misma excavación de Toledo, los arqueólogos han encontrado otros objetos de menor tamaño -una cazuela, un puchero- que eran utilizados como elementos de cocina en el mismo período, entre 1.800 y 1.700 años antes de Cristo.

La vasija ha sido depositada, para su limpieza y tratamiento, en el Centro de Restauración y Conservación de Castilla-La Mancha y de ahí pasará al Museo de Santa Cruz.

A raíz de este hallazgo, Juan Manuel Rojas explica que cada vez se va sabiendo más sobre la Edad del Bronce, en particular en Oriente Próximo y Europa, y fruto de estos conocimientos se ha avanzado en las relaciones sociales, en las jerarquías que se establecían y en el reparto de trabajos.

"Los avances tecnológicos normalmente van relacionados con un crecimiento económico, y el crecimiento económico es la sociedad la que lo soporta", destaca el arqueólogo.

(Fuente: Terra / EFE)

16 de julio de 2014

Localizan tres sepulturas de la cultura argárica en Callosa de Segura (Alicante)

Las sepulturas halladas en el interior de una vivienda, son de un menor de dos años -enterrado dentro de un vaso de cerámica-, de un hombre adulto y de un niño de unos 6 o 7 años de edad, junto al que han aparecido dos botones de marfil. Entre los hallazgos materiales más sorprendentes se encuentran dos figuritas de terracota con forma de toro, piezas excepcionales de las que apenas existen paralelos en otros poblados argáricos de la península.
Los enterramientos en el interior de las viviendas eran una práctica habitual. Foto: MARQ
Tres sepulturas de la época argárica, cultura que pobló el sur de la provincia alicantina hace más de 4.000 años, han sido localizadas en la última campaña de excavaciones del Museo Arqueológico de Alicante (Marq) realizada en el yacimiento de la Ladera del Castillo en Callosa del Segura.

Esas sepulturas, halladas en el interior de una vivienda, son de un menor de dos años -enterrado dentro de un vaso de cerámica-, de un hombre adulto y de un niño de unos 6 o 7 años de edad, junto al que han aparecido dos botones de marfil, según han informado hoy fuentes de la Diputación Provincial.

Los descubrimientos se produjeron el pasado junio durante los trabajos de la tercera campaña de excavaciones que impulsa la Diputación de Alicante, a través del Marq, en el yacimiento de las Laderas del Castillo, en el municipio de Callosa del Segura.

UNA PRÁCTICA HABITUAL
Los enterramientos dentro de las viviendas era una práctica habitual de la antigua cultura argárica, han señalado las mismas fuentes.

La denominada cultura del Algar corresponde a la Edad del Bronce y ocupó el área sudoriental de la península ibérica. 

Participantes de la campaña de excavación de 2013
en el yacimiento de la Ladera del Castillo.
Foto: LA VERDAD / Alberto Aragón.

El yacimiento de Las Laderas del Castillo fue explorado por primera vez a principios del siglo XX por el jesuita Julio Furgús y, más tarde, por el arqueólogo catalán Josep Colominas. Sin embargo, años después, el yacimiento quedaría abandonado.

Tras comprobar el proceso de deterioro de los restos, la Diputación de Alicante decidió impulsar un proyecto de documentación y excavaciones que se vienen desarrollando desde 2012.

Los diversos trabajos de recuperación, promovidos a través del Marq, han puesto de manifiesto que la aldea era uno de los principales centros poblacionales de la fachada mediterránea, ya que acogía a un millar de habitantes en una extensión superior a las dos hectáreas.

OTROS HALLAZGOS MATERIALES
Entre los hallazgos materiales más sorprendentes se encuentran dos figuritas de terracota con forma de toro, piezas excepcionales de las que apenas existen paralelos en otros poblados argáricos de la península.


En las tres campañas de excavación desarrolladas en el citado yacimiento alicantino ha participado, hasta el momento, personal de la Diputación de Alicante, del Ayuntamiento de Callosa del Segura y licenciados y estudiantes de las universidades de Alicante, Murcia, Valencia y Autónoma de Madrid.

La continuidad de las excavaciones permitirá seguir profundizando en el conocimiento de las sociedades arcaicas de la provincia de Alicante y el origen y costumbres de sus primeros habitantes.

(Fuente: La Vanguardia / EFE)