Mostrando entradas con la etiqueta Olga Gómez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Olga Gómez. Mostrar todas las entradas

22 de septiembre de 2017

Arqueólogos del MARQ descubren un cráneo completo de 5.000 años en Pedreguer

La campaña del Museo Arqueológico de Alicante (Marq) deja nuevos e interesantes hallazgos que han impulsado la investigación del uso de la cueva de Pedreguer como espacio funerario de finales del neolítico
La base del cráneo estaba calzada sobre el sedimento y orientada hacia el techo de la caverna.
Un equipo arqueológico del MARQ ha descubierto un cráneo completo de hace 5.000 años en la Cova del Randero de Pedreguer. Este descubrimiento se ha hecho dentro de la XI Campaña de Excavaciones del MARQ. Y como han explicado desde la Diputación de Alicante, una temporada más, “este emplazamiento arquitectónico deja nuevos e interesantes hallazgos que han impulsado la investigación del uso de la cueva como espacio funerario”.

El proyecto ha sido dirigido por el equipo arqueológico del MARQ, formado por Jorge A. Soler, Consuelo Roda de Togores, Olga Gómez y Elisa Domènech. Además, cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Pedreguer y han participado una veintena de profesionales y estudiantes de universidades de León, Pamplona, Valencia y Alicante.

La exploración como recinto funerario de esta zona se inició en la campaña de 2016. El cráneo completo, el mayor hallazgo de esta temporada, se ha encontrado en la Galería y se conservaba guardando una disposición vertical, es decir, calzada la base craneal en el sedimento y orientada su cara hacia el techo de la caverna.

VASOS CERÁMICOS
Además, según explican desde la diputación, “también se han podido documentar fragmentos de vasos cerámicos, colgantes realizados con conchas perforadas y puntas de flecha realizadas en sílex, materiales de los ajuares y ofrendas que acompañaban a los difuntos”.

Este tipo de rituales funerarios son característicos del Neolítico Final-Calcolítico. En este periodo, según han señalado los expertos, “los cráneos recibían un tratamiento ritual especial, como se ha podido constatar en la Cova del Randero”.

A partir de ahora comienzan los trabajos de laboratorio que realizarán los especialistas del MARQ para profundizar sobre las características de los objetos encontrados. “En 2015 el hallazgo de un gran vaso neolítico de unos 6.000 años fue un aliciente para continuar los trabajos” lo que supone “una valiosísima información para conocer los modos de vida de estas primeras sociedades de la provincia de Alicante”.

14 de septiembre de 2015

Los arqueólogos descubren una vasija de 5.000 años en la Cova del Rander, en Pedreguer (Alicante)

Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad en perfecto estado de conservación. El recipiente mide 70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca y estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso en una zona de habitación humana.
Este vaso sitúa a la Cova del Randero como "uno de los principales
yacimientos para el conocimiento de la vida cotidiana
 en el IV milenio a.C".
Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad de grandes dimensiones y en perfecto estado de conservación que por sus características se considera "fundamental" para la obtención de datos sobre el IV milenio a.C. en la fachada mediterránea.

Los trabajos, dirigidos a tres bandas por el director de Exposiciones del MARQ, Jorge Soler, y las también arqueólogas del museo, Consuelo Roca de Togores y Olga Gómez, están centrados ahora en extraer con todas las garantías de conservación e investigación este recipiente que es el primero de ese tamaño --70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca--, que se ha descubierto entero en el interior de una cueva.

El vaso hallado estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso y la cercanía de un agujero de poste hace pensar en un área de habitación humana. La investigación, orientada a la delimitación funcional de los diferentes espacios que integran la cueva, ha descubierto varias estancias: un ámbito principal o sala de entrada donde se protegía al ganado, una galería central que, por los restos hallados podría haber estado dedicada a la cría de animales, y un espacio más recóndito, o sala interior, reservado a los humanos.

INACCESIBLE EN LA EDAD DE BRONCE
Según los análisis del manto estalagmítico, el equipo arqueológico ha determinado que esta última estancia en la que convivían las personas permaneció inaccesible durante la Edad de Bronce. El verano pasado consiguieron abrir el acceso y comprobar la ordenación, el buen estado de la estratigrafía y la adecuación del registro material con la temporalidad neolítica.

En el proyecto de investigación, además del MARQ, está implicado el Ayuntamiento de Pedreguer que proporciona alojamiento y apoyo al equipo de voluntarios formados en distintas universidades españolas y europeas. Estos hallazgos impulsan la continuación de los trabajos en este yacimiento que "se ha convertido en una referencia para el conocimiento del Neolítico en las tierras de la orilla occidental del Mediterráneo".

(Fuente: La Información)