6 de abril de 2020

Arqueología en tiempos de pandemia

La Universidad de Alicante (UA) inició la cuarta campaña de excavación arqueológica con el proyecto Domus-La Alcudia "Vivir en Ilici". Las excavaciones comenzaron el 2 de marzo en el sector 4F del Yacimiento arqueológico de La Alcudia de Elche “con grandes expectativas”, según Sonia Gutiérrez, investigadora principal del proyecto. La intervención, que ha visto detenida su actividad de arqueología de campo estos días por el COVID-19 continúa, sin embargo, como arqueología en casa

La Universidad de Alicante (UA) inicia la cuarta campaña de excavación arqueológica con el proyecto Domus-La Alcudia. Vivir en Ilici, que se lleva a cabo en el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico (INAPH). Las excavaciones comenzaron 2 de marzo en el sector 4F del Yacimiento arqueológico de La Alcudia de Elche “con grandes expectativas”, según ha manifestado Sonia Gutiérrez, investigadora principal del proyecto. La intervención, que ha visto detenida su actividad de arqueología de campo estos días por el COVID-19 continúa, sin embargo, como arqueología en casa en lo que, tomando prestada la metáfora de Gabriel García Márquez, ha dado en llamar su directora principal “arqueología en tiempos de pandemia”. Domus-La Alcudia. Vivir en Ilici se desarrolla en el marco financiado por el Programa propio de ayudas del vicerrectorado de Investigación y Transferencia de Conocimiento, con el apoyo del Ayuntamiento de Elche, y con la participación de estudiantes del Grado de Historia y del Máster de Arqueología Profesional y Gestión Integral del Patrimonio de la UA.

El objetivo general del proyecto es documentar la historia de la ciudad a través de la secuencia arqueológica completa en un sector nunca excavado, indica el equipo, que cuenta esta vez con cuatro directores de la excavación: a la catedrática de Arqueología Sonia Gutiérrez se suman los investigadores Jesús Moratalla y Julia Sarabia, y el técnico Víctor Cañavate, aunque el equipo de investigación implicado es mucho más amplio e incluye profesores de las áreas de arqueología, prehistoria y construcciones arquitectónicas de la UA, de la Universidad de Murcia, investigadores del INAPH y del CSIC, entre otros.

En las campañas previas encontraron testimonios de ocupación islámica temprana, visigoda y romana bajoimperial, en concreto restos de una calle y algunas viviendas, y “este año aspirábamos a dar un salto más en la secuencia histórica del sitio”, señala Gutiérrez. De hecho, durante la primera semana de trabajo “empezamos a vislumbrar, a una profundidad de dos metros respecto al paisaje actual, la trama urbana correspondiente posiblemente al momento de la fundación de la Colonia Iulia Ilici Augusta”. Los derrumbes de las casas de esta época, construidas con muros de tierra sobre gruesos zócalos de piedra, proporcionan abundantes cerámicas, metales, monedas y todo tipo de objetos domésticos correspondientes al periodo Julio-Claudio (en torno al 20-60 d.n.e.), como detalla la catedrática. La excelente conservación de la estratigrafía en este sector y la proximidad al lugar donde aparecieron algunos de los vasos más emblemáticos de La Alcudia, como el de la famosa ‘Tonta del Bote’, en un potente nivel de incendio, generó “una gran expectativa e ilusión en el equipo, que esperaba poder documentar contextos similares a los hallados por Alejandro Ramos Folqués en la década de los años 40 del siglo XX. Y, por qué no, llegar a los niveles romanos republicanos e ibéricos antes de concluir los trabajos. Sin embargo, no contábamos con el enemigo silencioso y volátil que nos ha golpeado”, confiesa Gutiérrez.

Es por este motivo, en el marco de la alerta por coronavirus COVID-19 y siguiendo las instrucciones del gobierno y las autoridades académicas, la dirección del proyecto Domus-La Alcudia suspendió temporalmente su actividad arqueológica el viernes 13 de marzo, “con apenas dos semanas de trabajo de campo, para garantizar la seguridad de todos los miembros del equipo (estudiantes, investigadores, técnicos y peones), se protegieron in situ los vestigios descubiertos y se notificaron las medidas adoptadas a las autoridades competentes”, declara la investigadora.

ARQUEOLOGÍA EN TIEMPOS DE PANDEMIA
Pero dejar de excavar no significa dejar de investigar. En espera de poder retomar las excavaciones en mejores circunstancias y antes de marcharse a casa, el equipo recogió toda la documentación que genera una excavación en curso, tanto virtual como material, incluidos los materiales pendientes de limpieza y catalogación que se trasladaron con el equipo. Para continuar con el trabajo iniciado, han diseñado una estrategia de investigación compatible con el periodo de confinamiento. Desde entonces Domus “ha abierto las puertas de numerosas casas y ordenadores, los de todo el equipo, para seguir trabajando unidos en lo fundamental”, apunta la investigadora. Así, por ejemplo, Víctor Cañavate gestiona la información estratigráfica y fotogramétrica, realizando fichas, matrices, planos y ortofotos de lo excavado; Raquel Bujalance, con la colaboración de Violeta Martínez y Victoria Amorós, lleva al día el inventario de los materiales y cataloga los nuevos materiales; mientras Carolina Doménech estudia los repertorios numismáticos, ambas tareas cruciales para datar los contextos arqueológicos. Julia Sarabia y Sonia Gutiérrez trabajan en la memoria científica del proyecto, que en breve se ofrecerá en abierto a la comunidad científica en el Repositorio universitario, como en años anteriores (fase II y fase I).

Por su parte, Jesús Moratalla ha lavado, ordenado y estudiado los materiales de la última unidad excavada, crucial para establecer la cronología de los últimos restos arqueológicos hallados en la excavación, al tiempo que ha organizado un proyecto colaborativo a través de WhattsApp – el Programa “Tu cerámica me suena”- para que los estudiantes puedan seguir sus prácticas de forma no presencial, catalogando desde casa las piezas cerámicas que podían ser determinantes para la datación de esos restos. Para ello, cada uno ha recibido la fotografía de una pieza para que descubriera la forma, su origen y su cronología, de acuerdo a la bibliografía recomendada.

Las conclusiones han sido de calado, señala Jesús Moratalla, pues varias piezas corresponden al primer tercio del siglo I d.n.e (sigillatas sudgálicas y cerámicas de paredes finas, especialmente, el vaso decorado con un rostro humano, datable entre los años 25-75 d.n.e), “lo que nos permite situar la importante reforma arquitectónica del sector excavado en el gobierno de la dinastía Julio-Claudia. Como por debajo de estos niveles empezaba a aparecer una nueva fase arquitectónica, podemos suponer que la Colonia Iulia Ilici Augusta y los enigmas que su fundación entraña, están esperando que leamos una nueva página del libro de la tierra donde se compila su historia”, concluye Sonia Gutiérrez, resumiendo el sentir del equipo con esta afirmación: “volveremos nuevamente a La Alcudia, a las aulas y a las calles; pero entre tanto el proyecto Domus-La Alcudia sigue ‘abierto por excavaciones’ desde las ventanas virtuales y físicas de las domus de todos sus colaboradores y colaboradoras”.

3 de abril de 2020

Un paseo por Cástulo en pleno confinamiento

La Junta de Andalucía y Google ofrecen en Maravillas de Andalucía más de 2.300 obras de arte para visitar de forma virtual y recoge esta ciudad como uno de los increíbles hallazgos arqueológicos de la región
Visita guiada a Cástulo. Mosaico de los Amores. FOTO: IDEAL
La provincia de Jaén esconde infinidad de tesoros arqueológicos dignos de visitar, también en cuarentena sin necesidad de movernos del sofá. Maravillas de Andalucía es un proyecto de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Google Arts&Culture que ofrece más de 2.300 obras de arte mediante colecciones virtuales de museos como los de Granada, Huelva o Jaén, además de diversos conjuntos arqueológicos y monumentales.

En el apartado 'Desenterrando el pasado' figura la ciudad de Cástulo como uno de los increíbles hallazgos arqueológicos de la región andaluza, un paseo por su legado desde la Prehistoria hasta hoy. El origen de Cástulo puede fecharse en el Neolítico (5.000 a.C. - 2.000 a.C.), un periodo caracterizado por el desarrollo de la agricultura, la ganadería y por avances tecnológicos como el uso de la piedra pulida o la cerámica. En el II milenio, durante la Edad de Bronce Medio, Cástulo se consolida como un importante núcleo de población vinculado con las explotaciones mineras de Sierra Morena.

Desde entonces cada periodo histórico ha ido dejando su impronta en Cástulo, por eso este paseo comprende ocho etapas en total: Prehistoria, periodo orientalizante, época ibérica, romana, visigoda, islámica, Edad Moderna y Edad Contemporánea, todas ellas con descripciones, fotografías y recursos audiovisuales para profundizar en la materia.

MOSAICO DE LOS AMORES
Así pues, de la época ibérica podemos ver cráteras griegas, usadas en los ritos funerarios, una falcata y un exvoto de bronce (500 a. C. - 200 a. C.). De la época romana destaca el mosaico de los Amores, una sala de 70 metros cuadrados en excelente estado de conservación perteneciente a un edificio que posiblemente iba a estar destinado al culto imperial a Domiciano. La mayor parte del mosaico está compuesto por teselas de piedra, aunque también hay de pasta de vidrio.

Otra curiosidad de Cástulo es que alberga los restos de uno de los edificios cristianos más antiguos de la Península Ibérica, fechado en el siglo IV d.C.; en él se encontró la patena de Cristo en majestad, la representación de Cristo más antigua documentada en la península y una de las piezas de este tipo mejor conservadas del mundo.

La ciudad de Cástulo está situada a seis kilómetros de Linares y junto con el Museo Arqueológico conforman el Conjunto Arqueológico de Cástulo, lugares que como hemos visto se pueden disfrutar en cualquier momento.

2 de abril de 2020

La Guardia Civil desarticula una red de tráfico de restos arqueológicos

En total hay siete personas detenidas acusadas de delitos de receptación de bienes pertenecientes al Patrimonio Arqueológico. Las estelas robadas en yacimientos del País Vasco, Castilla-León y Guadalajara eran vendidas en portales de internet.
Expertos han pedido ver las estelas para determinar su procedencia exacta.
El Grupo de Apoyo a la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) en el País Vasco, desde el mes de octubre de 2019, ha venido desarrollando una investigación relacionada con la comercialización ilegal de restos arqueológicos.

La investigación se inició en 2016 tras denunciarse que se había robado una réplica de una estela funeraria en el conjunto funerario de Argiñeta en Elorrio, uno de los monumentos más importantes del País Vasco.

Buscando esta réplica la Guardia Civil descubrió que estaban a la venta otras siete estelas funerarias que nada tenían que ver con la robada. Algunas estaban en portales de internet, en tiendas de antigüedades de Bilbao y en casas de subastas.

Tras pedir la opinión de expertos se comprobó que esas lápidas funerarias estaban consideradas bienes arqueológicos y que eran de dominio público. De las 7 estelas recuperadas se ha podido confirmar que una de ellas procede de Burgos, donde fue sustraída y se está buscando el origen del resto.

Según confirma la Guardia Civil una de esas lápidas funerarias podría proceder de Guadalajara ya que por su simbología es similar a otras de la zona. De momento todas las lápidas se encuentran depositadas en el Museo de San Telmo de San Sebastián y ya hay varios arqueólogos que han pedido verlas para determinar el yacimiento de donde pueden haber sido robadas.

Como resultado de esta operación se ha detenido a 7 personas tres vizcaínos, un guipuzcoano, un alavés, un cántabro y un madrileño. Se les acusa de delitos de receptación de bienes pertenecientes al Patrimonio Arqueológico Vasco.

(Fuente: Guadalajara Diario / Guardia Civil)

1 de abril de 2020

Recursos digitales para disfrutar de la cultura y el patrimonio andaluz desde casa

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía quiere acercar la cultura andaluza a todos los hogares poniendo a disposición de la ciudadanía los numerosos recursos virtuales de sus conjuntos, enclaves y espacios culturales, que no han cesado su actividad para que la cultura no pare.

Exposiciones online, recorridos virtuales, cuentacuentos en vídeo, vistas de los paisajes de Andalucía y hasta un trivial monográfico con el que compartir conocimientos son algunos de los recursos más destacados.

Ya la semana pasada, la Consejería anunciaba la apertura del sistema eBiblio  a todos los ciudadanos andaluces de manera gratuita.

El catálogo de la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía contiene más 7.100 libros, 530 audiolibros (MP3) y 25 revistas en formato electrónico entre las que elegir.

Otra de las iniciativas es visita guiada a través de redes sociales del rico patrimonio andaluz, como es el caso del Conjunto Arqueológico de Itálica, que ofrece paseos virtuales en vídeo 360º en su página de Facebook.

También el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) pone a disposición de la ciudadanía su Repositorio de Activos Digitales y la Guía Digital del Patrimonio Cultural, donde acceder a recursos como fotografías, documentos, vistas de paisajes singulares, etc.

De igual forma, parte de los fondos del Centro de Documentación Musical de Andalucía (CDMA)  son accesibles a través de su página web, donde podemos encontrar desde los ejemplares de la revista “Música oral del sur” hasta el catálogo de instrumentos del CDMA pasando por una exposición virtual sobre los inicios de la fonografía o una selección de piezas de instrumentos de barro.

Por su parte, el Centro Andaluz de las Letras (CAL) mantiene en abierto diferentes iniciativas como PoetiCAL, poesía andaluza narrada por autores andaluces en formato audio, o el Escaparate Literario Virtual donde diferentes autores leen fragmentos de sus obras desde el refugio de sus bibliotecas.

Además, cuentan con obras literarias online disponibles en su página web.

Por último, “Maravillas de Andalucía” , el proyecto de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Google Arts&Culture, ofrece más de 2.300 obras de arte mediante colecciones virtuales de museos como los de Granada, Huelva o Jaén.

Además pueden visitarse conjuntos arqueológicos como Baelo Claudia (Cádiz), Medina Azahara (Córdoba), los Dólmenes de Antequera (Málaga) o Itálica (Sevilla) o el conjunto monumental de la Alcazaba de Almería, entre otros.

También pueden verse con todo lujo de detalles legajos, mapas, dispensas o actas documentales conservadas en los archivos de Andalucía dependientes de la Consejería.
(Fuente: Utreraonline

31 de marzo de 2020

El Museo Arqueológico de Porcuna se ubicará en el Real Pósito

El singular monumento del siglo XVIII albergará una sala de la época romana. En una segunda fase se contará con otras salas específicas de la cultura ibérica y las de las civilizaciones prehistóricas que pasaron por esta zona de la campiña jienense
El Ayuntamiento de Porcuna restauró años atrás las instalaciones del antiguo Pósito.
La declaración del estado de alarma supone la paralización de numerosos procesos de contratación de las administraciones. Sin embargo, aunque queda paralizada la iniciativa, el Ayuntamiento ya ha lanzado el pliego para la licitación de un proyecto singular, fundamental para los planes de crecimiento económico y diversificación del equipo de Gobierno que dirige Miguel Moreno, de Cs. Se trata de la creación del Museo Arqueológico en las instalaciones del Pósito Real de Carlos IV.

Todo apunta a que la ejecución, pese al contratiempo que supone la irrupción del coronavirus será rápida, pues se estipula un plazo de solo un mes desde que se formalice la adjudicación. El presupuesto máximo previsto es algo superior a 53.000 euros, con el IVA incluido. El objetivo es acondicionar el monumental espacio, situado en la parte baja del Ayuntamiento en un espacio museístico, concretamente una sala con materiales de la época romana.

La concesión se refiere al suministro de materiales especiales o de alta calidad para el montaje de vitrinas y demás elementos expositivos y su instalación. Las galerías, un monumental espacio del siglo XVIII, fueron restauradas años atrás por la Administración local porcunense. De esta manera, el espacio cuenta con todas las infraestructuras técnicas necesarias para albergar el museo, como videovigilancia, seguridad en el acceso, iluminación y ventilación.

AMPLIO CATÁLOGO EXPOSITIVO
La idea es poner en valor la riqueza histórica y patrimonial de Porcuna, que se corresponde con Obulco, un asentamiento romano con hondas raíces ibéricas. De hecho, las excavaciones en el anfiteatro augura que se trataba de uno de los mayores de Hispania. El museo contará con un análisis del territorio —topografía, ubicación de la ciudad, evolución urbana y vías—. También se reflejarán los lugares públicos de la época —calles, templos, abastecimiento de agua y edificaciones para espectáculos—, con material como esculturas, columnas o inscripciones. En cuanto al ámbito doméstico, se abordará la distribución de la casa. Se contará con piezas escultóricas y arquitectónicas, así como enseres. Un cuarto apartado corresponderá a los ritos funerarios, con un recorrido por esta cultura y por las características de las tumbas. El visitante podrá ver esqueletos, ajuares, urnas, aras y estatuíllas. Finalmente, el museo municipal porcunense detallará el modo de vida en la civilización romana. En el caso del ámbito rural se describirán las villas y los usos de la agricultura y la ganadería en el periodo. Igualmente se reflejarán el comercio, facilitado por las vías de comunicación y la numismática, y la minería, una de las riquezas aportadas por Hispania al mundo romano. En este caso, los vestigios aportados para exhibirse serán esculturas, vajillas y monedas.

Como recoge el proyecto, esta primera sala será el comienzo de un proyecto mucho más ambicioso. De hecho, tras la sala romana se contará con otras específicas de la cultura ibérica y las de las civilizaciones prehistóricas que pasaron por esta zona de campiña, transitada desde hace milenios por su ubicación estratégica.

27 de marzo de 2020

Llamativo hallazgo en el Puerto de Algeciras

Se ha localizado el denominado como pozo de Umm Hakim. Un pozo de agua dulce datado en el siglo XII al que se le perdió el rastro en el siglo XX.
El pozo, muy ligado a la historia de la localidad se trató de localizar sin éxito en 2006.
Un llamativo hallazgo se ha producido en la localidad gaditana de Algeciras. Ha sido en el pozo fuerte de Isla Verde, en el interior del Puerto de la ciudad.

Allí se ha localizado el denominado como pozo de Umm Hakim. Un pozo de agua dulce datado en el siglo XII que se le perdió el rastro en el siglo XX. Así, dentro del proyecto para la recuperación de la antigua fortificación se ha hallado el mismo.

El presidente de la APBA, Gerardo Landaluce, dijo al respecto: “Se trata de un descubrimiento histórico. Este pozo data del siglo XII y, en principio, los historiadores hablaban de este pozo con el nombre de una princesa que daba el anterior nombre a la que hoy conocemos como Isla Verde”.

Juan Antonio Patrón, jefe del Área de Desarrollo Sostenible del Puerto de Algeciras, explicó: “En el fuerte de Isla Verde, en la antigua isla de Umm Hakim, se localizaba un pozo con este nombre. Sería anterior al siglo XII, pero es entonces cuando se localizan los primeros registros históricos que hacen referencia a él. Este pozo estaría operativo hasta la destrucción y abandono de la ciudad y se recuperó en el siglo XVIII con la creación de la nueva Algeciras y la fortificación de la isla”.

“A partir de esa fecha, en torno a 1920, se le perdió la pista y no ha sido hasta las actuaciones que desarrollamos ahora cuando se ha localizado, hace escasamente tres semanas. Se intentó localizar fallidamente en 2006. Ahora hemos tenido la ocasión de localizarlo”.

“No podemos recuperar la isla, pero en la apuesta para hacer visitable este enclave desconocido para los algecireños y que es Bien de Interés Cultural, la APBA va a recuperar prácticamente el 100% del antiguo recinto amurallado en toda su magnitud”, finalizó Patrón.

25 de febrero de 2020

Sorprendidos expoliando un yacimiento ibero-romano en Gérgal (Almería)

La Unidad de Policía Adscrita a la Junta investiga a las tres personas a las que incautaron instrumental y equipos técnicos después de ser localizados infraganti sobre el terreno sin autorización
La policía intervino los detectores de metales empleados en el yacimiento de Gérgal.
Agentes del Grupo de Medio Ambiente y Protección del Patrimonio de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía en Almería sorprendieron “in fraganti” a tres personas, utilizando detectores de metales y realizando excavaciones en un yacimiento arqueológico ibero-romano, ubicado en el término municipal de Gérgal. La actuación tuvo lugar en una rambla del municipio a finales del pasado año, cuando una patrulla localizó en las inmediaciones del yacimiento arqueológico a tres personas, presuntamente prospectando el terreno con detectores de metales y otras herramientas utilizadas para la excavación sin autorización.

Los agentes de la Unidad Adscrita identificaron a los presuntos infractores y constataron que estaban utilizando estos aparatos, además de tener en su poder unas 70 piezas metálicas. Entre el material, monedas, fíbulas y otros efectos de interés arqueológico obtenidos de forma ilícita. Así las cosas, los tres investigados carecían de cualquier tipo de autorización para realizar esta actividad sobre el terreno. Y es que, toda prospección del suelo con carácter arqueológico ha de tener su correspondiente permiso. Sin esta autorización, el usuario de detectores de metales puede ser acusado de un delito contra el patrimonio.

ALTO GRADO DE ESPECIALIZACIÓN
Entre el material intervenido figura, además de las piezas extraídas, tres detectores de metales, barras de posicionamiento de detectores, equipos de radio, linternas frontales de luz, material para limpieza de las piezas extraídas como cepillos o equipamiento técnico. Además, en el vehículo utilizado por los investigados se encontró más instrumental relacionado con esta actividad ilícita. El numeroso y diverso material incautado pone en relieve el grado de especialización que tienen los sospechosos. Los presuntos autores de los hechos han sido denunciados por infracción recogida en la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía y que recoge en su artículo 60 una regulación del uso de aparatos detectores de metales, lo que permite un uso controlado sin riesgos de afección al Patrimonio Histórico.

Así, actualmente sólo es posible utilizar detectores de metales en las playas andaluzas (salvo en enclaves puntuales por su proximidad a zonas arqueológicas) previa autorización de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico. Las infracciones al respecto se sancionan con multas que pueden alcanzar los 200.000 euros. Además, una arqueóloga de la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico acudió al yacimiento expoliado para evaluar los daños ocasionados. Por otro lado, examinó las piezas localizadas con los detectores para emitir un informe que será incorporado al atestado policial para su remisión a la autoridad judicial.

19 de febrero de 2020

Documentan 200 ánforas de época romana en una fuente submarina de Alcudia

El hallazgo se ha realizado en una fuente submarina de la Bahía de Alcudia
Los arqueólogos siguen perplejos ante el descubrimiento de un misterioso yacimiento romano bajo las aguas de la bahía de Alcudia, en Mallorca. Han descubierto unas 200 ánforas de la época romana en una cueva submarina de agua dulce, y ahora tratan de investigar si se trataba de un punto de suministro o de un sitio para ofrendas a los dioses.

La Fuente de Ses Aiguades está a solo unos metros del mar. Es una fuente de agua dulce que a 14 metros de profundidad alberga una cámara en donde los arqueólogos submarinistas han hallado hasta 200 ánforas de la época romana.

Esta fuente ya era conocida por los investigadores, pues en 1998 ya se habían extraído de la zona 198 ánforas de época romana republicana, islámica y de los siglos XVIII y XIX.

PRIMEROS POBLADORES
Ahora, el proyecto IASCM (Investigación arqueológica subacuática en las cuevas de Mallorca), codirigido por el arqueólogo Manel Fumás con la colaboración de la Asociación Nacional de Arquelogía Subacuática (Sonars), la empresa Submarins y la Sociedad Arqueológica Balear (SAB), estudia sin necesidad de extraer las piezas el yacimiento, que podría dar la clave de los orígenes de los primeros pobladores de Mallorca, según informa el diario Última Hora. Los investigadores usan técnicas de geolocalización fotogrametría 3D.

Las hipótesis principales que se manejan en torno al descubrimiento son dos. La primera es que la fuente abasteciera de agua dulce a los barcos que cubrían la ruta entre las penínsulas itálica e ibérica, y que en las operaciones de extracción con poleas se hayan caído varias al agua.

Sin embargo, los investigadores consideran que 200 son demasiadas ánforas como para que se deba aun error, por lo que también manejan la teoría de que la fuente era un santuario en el que se arrojaban los recipientes como homenaje a los dioses.

El equipo continuará sus trabajos y el próximo octubre prevé la incorporación de investigadores estadounidenses.

(Fuente: 20 Minutos)