13 de noviembre de 2018

El yacimiento tartésico del Turuñuelo gana la primera edición del "Premio Palarq"

El proyecto "Construyendo Tartesos", en el que se incluyen las excavaciones del yacimiento del Turuñuelo de Gaureña, ha ganado la primera edición del Premio Nacional de Arqueología y Paleontología de la Fundación Palarq. Este premio ha sido fallado en Barcelona y tiene una dotación de 80.000 euros.
EL edificio protohistórico es el mejor conservado del Mediterráneo Occidental.
El trabajo de excavaciones está liderado por el arqueólogo Sebastián Celestino Pérez, del CSIC, y ha sido escogido por unanimidad. El objetivo del galardón es estimular el estudio y las excavaciones sobre una cultura mítica como la tartésica.

El presidente de la Fundación Palarq, el empresario y filántropo Antonio Gallardo Ballart, ha explicado que "el proyecto ganador ilumina el mito de Tartesos trasladándolo a la realidad, acercando a la sociedad los resultados de una investigación arqueológica puntera".

Tiene como objetivo el estudio arquitectónico de las construcciones de época tartésica (siglo VIII-IV aC) y en este marco se insertan las excavaciones del yacimiento de Casas del Turuñuelo, en el valle del Guadiana. Hasta la fecha es el edificio protohistórico mejor conservado del Mediterráneo occidental, pues subsisten sus dos plantas, lo que lo convierte en un caso de estudio excepcional, informa la Agencia Efe.

A pesar de que tan solo se ha intervenido durante cuatro años, el yacimiento ha tenido ya una enorme repercusión dadas las novedosas técnicas constructivas utilizadas en su edificación, entre las que destaca el empleo por primera vez en la península del mortero de cal para la fabricación de los sillares con los que se levantó la escalinata monumental que conecta el piso superior con el patio.


SACRIFICIO DE ANIMALES
Se ha identificado un gran sacrificio de animales (hecatombe), entre los que destacan especialmente los 52 caballos en posición anatómica, es decir, con las partes del cuerpo donde corresponde, siendo la primera documentación de este tipo de ritual en todo el Mediterráneo.

La espectacularidad del yacimiento viene dada también por "el estado de conservación extraordinario de las estructuras de adobe y de material orgánico como madera, que ha llegado hasta hoy como si fuera un yacimiento submarino", ha explicado el portavoz del jurado, el director general de la Fundación Aga Khan, Lluís Monreal.

Esta investigación "pondrá la cultura de Tartesos sobre el mapa, ayudando a determinar la importancia y la extensión de una cultura que fue una entidad política plural, interrelacionada con todo el Mediterráneo".


PROYECTOS FINALISTAS
"Construyendo Tartesos" se ha impuesto a otros cinco proyectos finalistas de un total de 25 candidaturas presentadas en las últimas deliberaciones del jurado.

Dos de estos cinco finalistas eran trabajos arqueológicos en el extranjero: uno en Oldubai (Tanzania), liderado por Manuel Domínguez Rodríguez, de la Complutense; y otro en el Kurdistán iraquí sobre los orígenes de la agricultura y la ganadería en el Próximo Oriente, liderado por el arqueólogo Miquel Molist, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Los otros tres finalistas eran: proyecto de paleobiología y evolución de El Sidrón con vestigios de neandertales, dirigido por Antonio Rosas González (Museo Nacional de Ciencias Naturales); investigación sobre la cultura argárica, dirigido por Vicent Lull, Rafael Micó y Cristina Rihuete (UAB); y el proyecto "Ilit Auro" que coordina Juan Pedro Bellón, de la Universidad de Jaén, para una metodología de estudio de campos de batalla y asedio en la II Guerra Púnica.

El premio, de carácter bienal, se entregará el próximo día 26 de noviembre en el Museo Nacional de Arqueología de Madrid y se suma desde este año a las ayudas a misiones arqueológicas y paleontológicas españolas que la Fundación Palarq concede desde hace tres años, 23 en 2016, 32 en 2017 y 44 en 2018.

El jurado internacional del premio estaba formado por Yves Coppens, uno de los descubridores de la australopithecus Lucy en 1974; el arqueólogo británico Andrew Selkirk; Lluís Monreal; el arqueólogo barcelonés Josep Guitart, presidente del proyecto internacional Tabula Imperio Romano-Forma Orbis Romani; el director del MNAC, Pepe Serra; y el periodista Jacinto Antón.

(Fuente: El Diario)

8 de noviembre de 2018

Una iglesia visigoda bajo el santuario de Regla en Chipiona (Cädiz)

La cámara subterránea, de 15 metros de largo y 4,5 de ancho, se conserva bajo el actual monasterio y anexa a la actual iglesia, del siglo XX. Está cubierta con una gran bóveda de cañón con tres arcos de medio punto y fue construida en torno al siglo VII.
Hasta el momento se creía que el monasterio de Nuestra Señora de Regla tenía su origen en una fortaleza y una ermita donada en 1399 por Alonso Pérez de Guzmán.
El arqueólogo Antonio Ramos Millán ha visto la luz a través de una ventana. No ha sido literalmente sino, más bien, como “una metáfora cognitiva” con la que se ha asomado a una antigüedad desconocida del santuario de la Virgen de Regla, de Chipiona (Cádiz). El profesor del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada sostiene que el actual edificio esconde dos plantas de una iglesia visigoda del siglo VII que, posteriormente, fue reutilizada como castillo y mezquita almorávide, también desconocidos hasta ahora. El hallazgo destaca por su carácter “excepcional y singular”, a juicio de Ramos, tanto por la naturaleza del patrimonio descubierto como por su estado de conservación.

Hasta el momento se creía que el monasterio de Nuestra Señora de Regla tenía su origen en una fortaleza y una ermita donada en 1399 por Alonso Pérez de Guzmán. Pero Ramos y su equipo de arqueólogos rebaten esta datación oficial y retrotraen la antigüedad del inmueble a casi siete siglos antes, a partir del estudio de dos elementos arquitectónicos que estaban descontextualizados en el edificio: un ventanal con parteluz que se creía más moderno y una enigmática cámara subterránea cuya utilidad no estaba clara.

“Se sabía que eso estaba ahí, pero, siendo espacios conocidos nadie se percató de la trascendencia de lo que representaban”, explica el arqueólogo en referencia al hallazgo divulgado recientemente. Una vez conocida la hipótesis de Ramos, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía va a revisar el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del santuario —aún pendiente de publicación— para actualizarlo con los nuevos descubrimientos, según confirman desde la delegación provincial.

La cámara subterránea, de 15 metros de largo y 4,5 de ancho, se conserva bajo el actual monasterio y anexa a la actual iglesia, del siglo XX. Está cubierta con una gran bóveda de cañón con tres arcos de medio punto y fue construida en torno al siglo VII. En su interior conserva un pozo de agua junto a un arcosolio excavado en la pared, usado en las primeras iglesias como enterramiento de un mártir. “Su uso no era de cripta funeraria, sino de lugar de culto como herencia de las catacumbas de los primeros cristianos”, detalla el arqueólogo. Ramos sostiene que el espacio era la planta inferior de un edificio visigodo de dos niveles que tenía fines monacales.

El espacio era conocido de antaño por los monjes franciscanos que hoy habitan el edificio. “Se ha usado como bodega, como refugio o para esconder a la Virgen de Regla en la Guerra Civil. El hallazgo no es lo que estaba ahí sino lo que realmente es”, añade el investigador. Y lo mismo ha ocurrido con la ventana que dio inicio a su investigación, hace ahora diez años. El vano se compone de dos arcos de herradura apuntados y un parteluz y, hasta ahora, se ha considerado que el hueco era de origen mudéjar (arte hispano-musulmán desarrollado tras la Reconquista).

Sin embargo, Ramos considera que este hueco es muy anterior. El arqueólogo data su origen como una ventana de la planta superior del templo visigodo. Los mozárabes —cristianos que vivieron bajo dominación árabe— mantuvieron el uso cristiano del edificio, hasta que, a principios del siglo XII, los almorávides se hicieron con el control de Al-Andalus y deportaron a los cristianos del sur al Magreb. Después de este desalojo, el edificio se reconvirtió en un castillo o ribat de usos monásticos con una mezquita principal. Con el cambio, la ventana se redecoró al gusto almorávide, según la tesis de Ramos, sostenida también en su publicación De la memoria idrisiana y arqueológica del Ribat Al-Munastir almorávide de las mezquitas (Chipiona).

“Fue una ventana emblemática que permitió comprenderlo todo”, reconoce el arqueólogo. Sin embargo, su valor va más allá de la importancia que tuvo en la propia investigación. Su existencia corrobora la existencia del ribat que, pese a estar reconvertido de nuevo al culto católico, “se conserva en su práctica totalidad”, según Ramos. Para el experto, mención aparte merece la iglesia subterránea: “No se conocen criptas visigodas que se conserven en su integridad, caso destacado de una parte de la cripta de San Antolín, en la catedral de Palencia”.

Ahora este nuevo pasado rescatado será incorporado al futuro expediente BIC y, de momento, no está contemplado que pueda ser visitable a corto plazo. Pero el santuario de Regla aún guarda más secretos. “Aquí hay descubrimientos casi a diario”, explica el arqueólogo. Es lo que tiene indagar en un inmueble dedicado al culto y usos monacales de una y otra confesión desde hace más de 1.300 años. “La actual comunidad franciscana es heredera, por tanto, de toda esta tradición milenaria del monacato”, remacha Ramos.

6 de noviembre de 2018

Cae una red criminal acusada de expolio y falsificación de material arqueológico

Se han recuperado más de 30.000 objetos arqueológicos procedentes de yacimientos de Murcia y otras provincias. La Guardia Civil ha detenido a 13 personas en España y Bulgaria
La operación ha permitido recuperar más de 30.000 objetos arqueológicos.
La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al expolio y falsificación de material arqueológico y ha detenido a 13 personas entre España y Bulgaria. La operación ha sido llevada a cabo de manera conjunta con la policía búlgara en coordinación con Europol y Eurojust.

En un comunicado, el ministerio del Interior, ha informado que, fruto de la investigación, se han recuperado más de 30.000 objetos provenientes de expolio de yacimientos arqueológicos terrestres, además de 180.000 euros en metálico.

La operación, denominada 'SÁRDICA', se inició tras la solicitud de colaboración por parte de las autoridades búlgaras a la Guardia Civil para llevar a cabo conjuntamente la investigación.

Los delitos se cometían mediante la puesta a la venta de objetos de interés arqueológico, a través de conocidas páginas de venta en Internet, para lo que utilizaban perfiles de usuarios que concertaban entre ellos elevar los precios de las subastas de los objetos para obtener mayores beneficios económicos.

La Guardia Civil pudo constatar que, si bien los líderes de la organización en España estaban afincados principalmente en Valencia, mantenían estructuras y ramificaciones en las provincias de Alicante, Murcia, Segovia y Zaragoza, además de en Bulgaria.

(Fuente: ORM / Comunicado de Prensa)

5 de noviembre de 2018

Documentan una necrópolis con 20 túmulos ibéricos en Aguasvivas (Teruel)

Una prospección arqueológica ha localizado una necrópolis íbera en Aguaviva con veinte túmulos funerarios, uno de los cuales ha sido excavado y ha aportado restos humanos y piezas metálicas, entre ellas fragmentos de brazaletes. Los primeros datos apuntan a que se remonta al siglo VI antes de Cristo.
Excavación de uno de los túmulos funerarios de Aguasvivas. FOTO: C.P.I.A.
Esta semana finalizarán los trabajos de la primera campaña de estudio y excavación de la necrópolis de Vall dels Moliners de Aguaviva que fue detectada este año tras el hallazgo de fragmentos de piezas metálicas de adorno (en su mayor parte brazaletes) en un pequeño montículo en el que se realizaron recientemente movimientos superficiales de tierra para el acondicionamiento de caminos de acceso a unos campos de labor de la zona. Estos movimientos de tierra destruyeron algunos túmulos funerarios hasta ahora no documentados si bien todavía parecen conservarse, alineados en la parte superior del montículo, en torno a una veintena de tumbas de época ibérica.

Los enterramientos presentan características muy similares a los túmulos de la necrópolis de El Cabo de Andorra sobre los que el mismo equipo que interviene ahora en la Vall dels Moliners publicó una detallada monografía en el año 2015. La necrópolis descubierta en Aguaviva parece estar en relación, dada su proximidad, con un asentamiento ibérico de grandes dimensiones, denominado Vilarets, ubicado a apenas 1 kilometro al este de su núcleo urbano.

ANILLOS CONCÉNTRICOS

Los trabajos hasta ahora realizados en la Vall dels Moliners se han centrado en la excavación de un túmulo de planta circular de 3,80 metros de diámetro, construido mediante un empedrado de mampuestos de caliza dispuestos en dos anillos concéntricos, del que ha desaparecido su tramo meridional como consecuencia de la erosión y la pendiente del terreno. En el interior del túmulo, que no dispone de cámara sepulcral o cista ni, por el momento, de urna funeraria de cerámica, se han localizado restos de huesos humanos incinerados junto a algunos fragmentos de brazaletes y objetos metálicos de adorno de cobre o bronce también muy afectados por el fuego.

Además del túmulo se ha excavado y documentado un pequeño depósito de cenizas con numerosos fragmentos de piezas y adornos metálicos semi fundidos en el que están ausentes los restos de huesos y cerámicas y cuya funcionalidad, que ahora desconocemos, será objeto de estudio. Por las características de la necrópolis y los hallazgos hasta ahora efectuados parece probable que pueda datarse en torno al siglo VI a. C. si bien está previsto realizar dataciones por el método de carbono 14 para confirmarlo.
(Fuente: Heraldo)

31 de octubre de 2018

Todo a punto para excavar el anfiteatro de Cartagena

Los trabajos sacarán a la luz un cuadrante de esta edificación construida en el siglo I antes de Cristo y cuyos muros exteriores miden 11 metros de alto y su semicircunferencia se extiende a 108 metros aproximadamente.
En cuanto se atenúen los ecos del puente de Todos los Santos (1 al 4 de noviembre), los arqueólogos comenzarán a poner al descubierto la memoria que los romanos dejaron en forma de anfiteatro monumental, que el tiempo y la mano de sus descendientes han mantenido enterrado durante siglos. «Tras muchas vicisitudes, las excavaciones comenzarán en la semana del día 5 al 11 de noviembre», anunció el concejal de Cultura, David Martínez.

Los trabajos sacarán a la luz un cuadrante de esta edificación construida en el siglo I antes de Cristo y permitirán apreciar, por primera vez, algunos aspectos de su magnificencia. Los cálculos informáticos realizados a partir de un bombardeo de fotos aéreas efectuado en 2015 permitió concluir que sus muros exteriores tienen 11 metros de alto y su semicircunferencia se extiende a 108, aproximadamente.

La excavación de entre una tercera y una cuarta parte de esa sección será simultánea a los últimos toques que hay que darle al doble muro exterior de la plaza de toros, que fue edificada encima una vez que el monumento quedó en desuso y enterrado. En los últimos meses ha habido que consolidar ese cuadrante del coso, para que se tenga de pie, mientras la prospección tiene lugar debajo. También se ha previsto la instalación de una pasarela para recorrer el yacimiento, de lado a lado. Se trata de poner en marcha el proyecto turístico 'Abierto por obras' y hacer de las excavaciones una atracción para los visitantes. Para ello, la coordinadora municipal de Patrimonio Arqueológico, María del Carmen Berrocal, prepara una cartelería específica que permitirá señalizar lo que verán los turistas.

RETRASO

Todo va con alrededor de dos meses de retraso, por los problemas surgidos en la colocación del armazón y de los enganches metálicos que sostienen el doble muro de la plaza de toros. Ha tenido que ser reforzado con hormigón para que aguante durante la campaña. Así, las prospecciones, que estaba previsto que comenzaran en septiembre, lo harán en noviembre. Si nada se tuerce, durante el año que viene sacarán a la luz una de las partes que más interés suscita en los arqueólogos. Desde el pórtico, que está junto a la calle Doctor Fleming y pegado al cortado sobre la calle Gisbert, se trazará una recorrido similar a una cuña de queso, cuyo vértice estará en el centro de la arena, superando la zona en la que estaba el podio.

El extremo contrario al pórtico atravesará una zona en la que hay documentadas estancias que incluso conservan partes del techo, según los arqueólogos. Se trata del conjunto de espacios auxiliares con alzados de 3,80 metros y cubiertas abovedadas, que figura en planos de validez contrastada y realizados en el siglo XVIII. La excavación debe continuar bajo la calle Doctor Fleming, hasta los vestigios del monumento que se conservan, al aire libre, junto al antiguo Hospital de Marina (UPCT).

"PLAN DIRECTOR" EN DICIEMBRE
Martínez y Berrocal prefieren ser cautos y no dar un plazo concreto para completar la excavación. Más prisa les corre tener en su poder el plan director que definirá el proyecto de restauración del monumento en su conjunto, contratado por 30.000 euros. «Lo recibiremos en diciembre, para poder adjuntarlo al expediente de petición de fondos del Estado, en el programa 1,5 % Cultural», explicó Martínez. De su consecución depende la puesta en marcha de nuevas obras. La petición realizada asciende a 400.000 euros, que se unirían a 100.000 de aportación municipal para contratar y ejecutar, el año que viene, la recuperación de un nuevo sector, más amplio, de la construcción. Este lleva el nombre de 'Intervención en el cuadrante meridional del monumento y consolidación del doble muro del anillo de la plaza de toros, fase 2'.

«Se trata de un proyecto técnico novedoso y con vocación de futuro que, por sus características, se adecua perfectamente a los requerimientos del Ministerio», destacó Martínez. Además, será compatible con el mantenimiento de lo que queda de la plaza de toros. El coso taurino está en ruina técnica desde 1986. Hace diez años fue eliminado todo el graderío, pero el doble muro sigue en pie para delimitar y proteger el Anfiteatro.

Al quedarse sin apoyos, era necesario asegurar de alguna manera esa estructura y se hizo mediante unos andamios cuyo alquiler costaba muchos miles de euros al mes y que a la postre han acabado por dañar su estructura. La inyección de hormigón y el sistema de vigas y placas de metal evitarán un hundimiento que dañaría irreparablemente el monumento romano.

Al poner la directa en este proyecto, el municipio se convertirá en una de las cinco ciudades de la Península Ibérica que disponen de teatro y de anfiteatro. Solo cuatro de ellas, incluida también Cartagena, mantienen ambas construcciones con alzados monumentales.
Para visitar y para eventos

Además de ser visitable, el Anfiteatro debe poder acoger eventos en el futuro, según los planes municipales. Ése es uno de los principales objetivos que tendrá que cumplir el plan director. En el Área de Patrimonio están convencidos de que se puede restaurar de manera similar a como se ha hecho «en otras localidades de España», donde ha sido posible convertirlos en escenario de festivales de teatro, de fiestas populares y de otros eventos culturales.

29 de octubre de 2018

Arqueólogos de la UJA constatan un complejo monumental en torno al ‘Ianus Augustus’ en Mengíbar (Jaén)

La propia estructura del arco estaba acompañada de otros edificios, como una venta u otro edificio de culto. Además, han documentado la existencia de los cimientos de un puente sobre el río Guadalquivir.
Juan Pedro Bellón, María Isabel Moreno y Miguel Ángel Lechuga dieron a conocer los resultados de su trabajo.
Tras las últimas intervenciones realizadas en torno al ‘Ianus Augustus’, la puerta de entrada a la provincia romana de la Betica, localizado en Mengíbar, investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Íbera de la Universidad de Jaén van más allá y aseguran que se trata de un complejo monumental que sitúa al municipio jiennense “en el panorama de la arqueología a nivel nacional”.

Así lo ha afirmado Juan Pedro Bellón, que junto con Miguel Ángel Lechuga y María Isabel Moreno han dado a conocer en la Feria de "Tierra Adentro" los últimos resultados de las excavaciones realizadas en la zona. En este sentido, los arqueólogos de la Universidad de Jaén aseguran que la propia estructura del arco estaba acompañada de otros edificios, como una venta u otro edificio de culto. Además, han documentado la existencia de los cimientos de un puente sobre el río Guadalquivir.

“Esto es muy importante porque quiere decir que toda la viabilidad, cómo se gestionaba la frontera entre las provincias romanas de la Bética y la Tarraconense, pasaba por ese punto, por lo que seguramente habría magistrados destinados a controlar los productos y personas que pasaban”, explica Juan Pedro Bellón, que destaca “la enorme potencialidad” del lugar desde el punto de vista turístico y de proyección patrimonial.

SOBRE EL PROYECTO
Estos trabajos se enmarcan en el proyecto ILIT·AURO (Metodología para la investigación arqueológica de campos de batalla y asedios durante la Segunda Guerra Púnica: Iliturgi, Cástulo y Metauro), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, que tiene, entre otros objetivos, el análisis del territorio de la antigua Iliturgi (Mengíbar, Jaén).

Dentro del estudio de la configuración del territorio histórico de Iliturgi en época romana, el análisis de la viabilidad era uno de sus componentes más interesantes, puesto que en el mismo confluían dos de las vías romanas más importantes de la península ibérica: la Via Heraklea y la Via Augusta, además de contar con el propio río Guadalquivir, navegable hasta Sevilla.

Distintos datos, indicadores y elementos señalaban la existencia del Caput Viae (el punto inicial) de la Via Augusta en esta zona, lugar en el que además existiría un monumento conmemorativo: el Ianus Augustus, un hito en el territorio que marcaba el inicio de la calzada y que servía de referencia para la división de dos provincias romanas: la Betica y la Tarraconense.

Gracias al Ayuntamiento de Mengíbar y a la Asociación Amigos de los Iberos, el equipo de investigadores de la UJA ha podido iniciar una serie de trabajos focalizados en un punto con indicadores claros sobre la presencia de estructuras romanas monumentales que confirmaron en mayo de este año 2018 el hallazgo del Ianus Augustus, la Puerta de la Betica, además de otros elementos vinculados a un complejo monumental de primer rango construido en tiempos, y en conmemoración, del Emperador Augusto.

24 de octubre de 2018

El hallazgo de estructuras medievales en una vivienda facilitará localizar el trazado de la vía Augusta en Valencia

La excavación en una vivienda particular en lo que pudo ser el antiguo barrio mudéjar de la Pobla de Farnals permite descubrir restos de la baja Edad Media - La conexión al alcantarillado obligará a hacer prospecciones en el Camí Reial para tratar de documentar la Vía Augusta
La primera excavación arqueológica realizada en la zona que el Ayuntamiento de la Pobla de Farnals delimitó como área protegida ha permitido sacar a la luz estructuras constructivas de la baja Edad Media que podrían corresponder a una instalación para desarrollar actividades artesanales.

La vivienda se sitúa en el antiguo barrio de Moratall y la arqueóloga contratada por la propiedad para realizar los trabajos es Manuela Raga. Según diversas fuentes consultadas, los restos localizados corresponden a elementos de la época de transición entre la Edad Media y la Edad Moderna, de algún tipo de industria como la producción de esparto.

El alcalde de la población, Enric Palanca, ha valorado que el hallazgo puede indicar que el barrio del Moratall tuvo una forma distinta a como se había imaginado. «Queda mucho por descubrir y cada novedad abre nuevas preguntas. ¿Cómo sería nuestro pueblo cuando las tropas de Jaume I acamparon en el Castell del Puif en 1237? ¿Cómo será en 2237?», se pregunta el mandatario.

Por su parte, Manuela Raga ha confirmado este hallazgo, que considera «muy interesante» para conocer «el tránsito a la modernidad», especialmente teniendo en cuenta que es la primera excavación que se realiza en la Pobla de Farnals en ese punto, aunque ha preferido ser prudente a la hora de aportar más valoraciones sobre unos hallazgos arqueológicos que aún han de estudiarse con mayor profundidad.

Con todo, la experta apunta a que la excavación que se está realizando en este punto del Moratall abre la puerta a mayores descubrimientos en los próximos meses. La causa es que para construir la canalización hidráulica desde la casa hasta el colector general del municipio habrá que cerrar la calle, lo que permitirá excavar lo que se considera el antiguo Camí Reial, construido supuestamente sobre la Vía Augusta, como diversos investigadores defienden desde hace años. Según esta hipótesis, el trazado iría por el antiguo camino de València hasta Puçol, que pasa por ese punto de la Pobla de Farnals.

Raga indica que en los trabajos que se realicen tratarán de documentan la calzada romana y «ese será el nivel más antiguo al que se llegue en este proceso».

UNA PILA BAUTISMAL
Por otro lado, las excavaciones en la casa de Motarall han permitido localizar también una pieza de mármol de alabastro que ha abierto interrogantes sobre su uso y significado allí. «La piedra está labrada y tiene signos de ser una pila de agua bendita. Aunque está rota, podemos apreciar las curvas del recipiente y el bloque de la parte trasera, que sería el que se encajaría con el muro», ha informado el alcalde Palanca. «El hecho de ser de alabastro, un material noble como el mármol y más fácil de trabajar, descarta que la pieza fuera utilizada como bebedero de animales o para aseo personal», añade el mandatario, al tiempo que apunta que puede ser «un fragmento de un edificio religioso». La piedra ha sido hallada aislada, sin estar conectada a un muro ni a una estructura ya que «formaba parte de los bolos que se colocan sobre la tierra para dar drenaje y estabilidad», ha divulgado Enric Palanca.

Por ello, la hipótesis hasta la fecha es que para construir la vivienda se reutilizaron materiales de un lugar cercano desconocido donde habría una iglesia o ermita en ruinas. «¿Formaría parte de la antigua ermita de Sant Josep de 1739?», lanza como idea el alcalde sobre esta pieza.

18 de octubre de 2018

Descubren un pendón del S.XVIII durante el arreglo de una iglesia de Burgos

Se trata de un pendón de un metro de alto por 70 centímetros de ancho, en el que destacan dos pinturas al óleo que adornan sus dos caras, de unos 50 centímetros de alto y ancho representando a Santiago Matamoros y Santa Ana.
Las pinturas que adornan el pendón son óleos y se quiere evitar que se cuarteen por la humedad./  BC
La iglesia de Santa Columba de Riocavado de la Sierra (Burgos) se encuentra actualmente en obras para ser restaurada. Durante esta actuación se ha actuado sobre las goteras que caían sobre la sacristía del templo. Allí, entre mucha humedad y moho, se ha encontrado un pendón del pueblo que data del siglo XVIII, según el arqueólogo Iñaki Líbano. Este ha sido el responsable del hallazgo, ya que está vinculado al pueblo y lo visita a menudo.

En un gran mueble, entre libros y misales antiguos, con mucha humedad, porque caían goteras directamente en la sacristía, estaba el pendón. «Me costó mucho trabajo abrir el cajón en el que estaba porque estaba hinchado y deformado por la humedad. Allí, dentro, hecho un churro estaba la tela», explica Líbano.

Se trata de un pendón, un estandarte empleado como insignia distintiva, de un metro de alto por 70 centímetros de ancho. Lo que más destaca en la pieza son las dos pinturas que adornan sus dos caras, de unos 50 centímetros de alto y ancho. Estas pinturas son óleos, «unas pinturas muy realistas con muy buena definición que todavía no sabemos si tienen autoría», explica el arqueólogo. Una de las pinturas representa a Santiago y la otra a Santa Ana.


Líbano confirma, tras haberlo analizado y observado sus características, que el pendón data de finales del siglo XVIII. Aunque no se sabe el tiempo que ha pasado en ese cajón lleno de humedad. Este arqueólogo, tras hablar con vecinos del pueblo, explica que los más mayores dudan de si lo han visto o no en alguna procesión porque actualmente se emplea uno más moderno del siglo XX.

INTERVENCIÓN
Este arqueólogo, perteneciente a la asociación Edestiaurre, formada por profesionales y aficionados a la arqueología para promover su investigación, difusión, conservación y protección, se encargará de intervenir sobre el pendón para frenar su deterioro. Líbano se ha reunido con la restauradora del Museo Arqueológico de Bilbao para conocer el proceso a seguir. Por el momento, el pendón sigue en la iglesia porque no se puede cambiar de grado de humedad. «Las pinturas se pueden cuartear y se puede acelerar su degradación. La tela no corre mucho peligro porque es fuerte», explica este arqueólogo.

Por el momento, se ha quitado la mayor parte del moho blanco de la tela y se han avivado los colores. El objetivo principal ahora mismo es frenar su degradación. En un futuro se intentará una restauración total, si se consiguen fondos.