16 de agosto de 2021

La campaña en el yacimiento aragonés de Mallén concluye con una muestra de materiales romanos recuperados

La investigación, realizada entre el 5 y el 30 de julio, se ha compartido con el público general en forma de conferencias y de jornada de puertas abiertas
Profesionales y estudiantes realizaron tres sondeos en el yacimiento.

Cuatro semanas ha durado la primera campaña de excavaciones en Mallén, en el yacimiento conocido como El Convento, que ha revelado “niveles de la Edad de Hierro, de época celtibérica, siglo IV a.C., y hasta la época altoimperial romana, siglo II d.C.”, según relata Marta Gómara Miramón, arqueóloga codirectora de esta excavación.

El proyecto ha sido financiado por el Ayuntamiento de Mallén y ha contado con el apoyo del Centro Asociado de Tudela de UNED, lo que le ha convertido en un proyecto de formación en el que han participado 12 alumnos de 5 universidades nacionales.

El equipo de profesionales y estudiantes realizaron tres sondeos en distintos puntos del yacimiento. El primero de ellos se llevó a cabo en la zona en la que se encuentra el peirón de San Antón, propiedad municipal, que nunca había sido objeto de investigación. En palabras del arqueólogo Óscar Bonilla Santander, codirector de la excavación, “va a aportar mucha información sobre las primeras etapas de la ocupación del yacimiento durante la Edad de Hierro”.

Los otros dos sondeos se realizaron en la zona protegida como Bien de Interés Cultural, propiedad de la Diputación General de Aragón. “Debemos solicitar la ampliación de la protección de este sector para que pueda preservarse en buenas condiciones, pues ha revelado niveles desde el siglo IV a.C. y hasta el siglo II d.C.”, comenta Ángel Santos Horneros, arqueólogo y tercer director de las excavaciones.

La última semana de campaña se dedicó a la limpieza, consolidación e inventariado de los materiales recuperados en los tres sondeos. Además, dentro del programa de formación del alumnado, se llevaron a cabo cinco charlas “que se abrieron también al público general como parte del trabajo de transmisión de la investigación y de socialización del patrimonio”, explica Marta Gómara. “En todas ellas, la presencia de vecinos y vecinas de Mallén fue muy significativa, por el interés que el yacimiento genera entre la población”, subrayó.

El pasado sábado 24 de julio se realizó la I Jornada de Puertas Abiertas a la que acudieron 68 personas que visitaron en grupos las excavaciones de la mano del equipo investigador y pudieron ver una muestra de los materiales más significativos en la Casa de Cultura de Mallén.

11 de agosto de 2021

Hallazgo casual en Sevilla de una cabeza tallada de época íbero-turdetana

El pasado 29 de abril, un vecino de la localidad sevillana de El Rubio acudió al Ayuntamiento portando lo que parecía ser una cabeza tallada en piedra de un tamaño similar a una cabeza humana manifestando que se trataba de un hallazgo fortuito mientras paseaba por un paraje situado en el término municipal de la localidad.

Tras ser depositada en el Consistorio, en ese mismo día fue retirada y custodiada por la Guardia Civil de Écija, encargada de transmitir la diligencia a la Fiscalía de Medio Ambiente para su estudio y catalogación. A día de hoy, la pieza se encuentra en el museo arqueológico de Sevilla a la espera de ser verificada.

Aunque el hallazgo no ha podido ser aún datado ni verificado, todo apunta a que se trata de una escultura íbera-turdetana. Esta cultura estuvo asentada en la Península Ibérica entre el siglo VI a. C. y el siglo I a. C.; un gran número de hallazgos íberos, como la figura de Leona Íbera encontrada en una finca de La Rambla, proceden de la Campiña Sur Cordobesa. En el caso de verificarse, se trataría de un importante descubrimiento para el municipio y toda la Sierra Sur Sevillana.

Anticipando la posibilidad de que la pieza pudiera tener valor arqueológico, el Ayuntamiento de El Rubio ha solicitado la autorización para su conservación y custodia a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.

La Beca Municipal de Arqueología cataloga más de 400 piezas de 46 excavaciones de Valencia

Revisión de piezas al microscopio
en las instalaciones del SIAM de Valencia.
La beca municipal de arqueología 2020 del Ayuntamiento de Valencia, que se ha convocado por primera vez después de 12 años y ha finalizado este mes de julio, ha permitido analizar más de 400 objetos hechos con materias duras animales, es decir, huesos, astas, cuernos, marfiles y caparazones de tortuga, procedentes de 46 excavaciones de la ciudad.

Más de la mitad de los restos, 251, proceden de la época romana, fundamentalmente agujas de coser, alfileres para el cabello o instrumentos para escribir sobre tablillas de cera. De la época islámica sobresalen piezas de los siglos VIII y XIII, como escápulas de bóvidos con alfabetos empleadas para el aprendizaje de la escritura árabe, flautas realizadas sobre huesos de aves rapaces o metatarsos de bovinos utilizados como yunques para afilar instrumentos metálicos. La edil de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, cree que los resultados de esta investigación han permitido poner en valor este tipo de hallazgos, olvidados en las cajas de restos de las intervenciones arqueológicas, y redescubrir matices de la historia.

De las más de 400 piezas analizadas gracias a la beca municipal de arqueología, 146 provienen de la Almoina, el proyecto que mayor número de materiales ha proporcionado, de cronologías romanas, visigodas e islámicas.

7 de agosto de 2021

Porcuna excavará en otoño su anfiteatro romano, uno de los mayores de España

La exhumación del anfiteatro romano de Obulco, construido en el siglo I antes de Cristo, comenzará el próximo otoño y concluirá, según las previsiones oficiales, en 2023. Sacar a la luz el coliseo, cuyo aforo es aproximadamente de 25.000 espectadores, es preceptivo para que el Ayuntamiento del municipio jiennense de Porcuna pida la declaración de Patrimonio de la Humanidad y el hermanamiento con Roma.
Ciudad romana de Obulco, en Porcuna (Jaén). FOTO: ABC

El anfiteatro será el monumento más relevante de Obulco, distinción que ahora ostenta la cisterna de La Calderona, la más importante de la Península Ibérica. Además, Porcuna cuenta con la ciudad romana y con 30.000 piezas de la época, hallazgos que la convierten, en opinión de su alcalde, Miguel Moreno, en uno de los principales yacimientos arqueológicos de Europa.

Las catas realizadas en el marco del proyecto de recuperación del anfiteatro de esta ciudad mimada por Julio César revelan la solidez de los muros y contrafuertes, lo que según los técnicos indica que la parte enterrada se encuentra en buen estado. A lo que ayuda la calidad de la piedra natural de las canteras de Porcuna que fue extraída para su construcción.

El Ayuntamiento lleva a cabo la restauración de la antigua iglesia de Santa Ana, ubicada en las proximidades de la cisterna y de la ciudad romana, para ubicar en ella el centro de recepción de visitantes de Obulco, un proyecto pertinente, dado que la Administración local pretende convertir al municipio en uno de los mayores destinos turísticos culturales de Andalucía.

Para conseguirlo, el Ayuntamiento simultanea la labor en el patrimonio. Así, la restauración de la antigua iglesia de Santa Ana se encuentra al 80 %, en tanto que en marzo comenzó el proyecto de consolidación de la cisterna de La Calderona, monumento que el alcalde califica de excepcional y que es el mejor conservado de la «gigantesca ciudad de Obulco».

Los trabajos para su puesta en valor se han iniciado con la excavación arqueológica de las áreas que ocuparán el edificio de recepción y el túnel, a través del cual los visitantes accederán a la cisterna por el camino de San Marcos. Está obra está coordinadas por el grupo de arqueólogos e investigadores de la historia de Porcuna y es realizada por la empresa Tragsa.

La rehabilitación de la cisterna se enmarca en el plan de recuperación del patrimonio histórico que desarrolla el Ayuntamiento desde hace más de una década, patente en las carnicerías municipales, en las galerías del pósito de Carlos IV, en una fachada del anfiteatro romano y en la Iglesia de Santa Ana.

La Junta analiza los daños causados al yacimiento de la Viñuela, en Almedinilla (Córdoba)


Arqueólogos de la Junta de Andalucía ya se han personado en el yacimiento arqueológico de La Viñuela, ubicado en el término municipal de Almedinilla y fechado en el siglo I antes de Cristo, para hacer un primer análisis de los daños y estudiar “cómo dar solución a lo causado, si se puede hacer desde el Ayuntamiento o actuaría la Junta”.


Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Gobierno regional, que han apuntado que al tratarse de daños sobre el patrimonio, la Junta de Andalucía es parte en la investigación y elaborará un informe sobre el yacimiento que facilitará a la Guardia Civil, todo ello tras “activar el protocolo común ante un daño como éste”.

Al respecto, la Benemérita ha abierto una investigación por la denuncia del director del Museo Arqueológico de Almedinilla y arqueólogo municipal, Ignacio Muñiz Jaén, por la destrucción del yacimiento situado en la Subbética con el objetivo de plantar olivos en la zona.

El martes se personó Muñiz en el enclave tras recibir el aviso de un vecino por unos movimientos de tierra que, supuestamente “sin permiso municipal”, se habían llevado a cabo en los últimos meses y que podían haber afectado a dicho yacimiento, catalogado en su día desde el propio Museo Histórico de Almedinilla como recinto fortificado de época ibérica.

Según indica el arqueólogo municipal, se trata de un recinto amurallado, “algo diferente a los documentados en la comarca”, dado que tiene forma rectangular -20 metros de anchura y 75 metros de longitud-, creando un espacio interno de 1.250 metros cuadrados. Situado en una cota a 900 metros de altitud, se ubica en el farallón rocoso que queda en lo alto de la cortijada de La Viñuela y su ermita, estando su cara sur defendida por un profundo corte en la roca caliza natural.

En este sentido, Muñiz señala que “aunque esta cara tiene restos de la fortificación, en la cara norte se conserva un alzado visible de dos metros de altura y 75 metros de longitud con una edilicia de sillarejo sobre piedras de carácter más ciclópeo”.

Una vez en el yacimiento, el arqueólogo comprobó que el muro principal del recinto, el de la cara norte, había quedado “totalmente arrasado con máquinas pesadas para, tan sólo, plantar una docena de olivos”, indicando que una serie de majanos con las piedras del muro desgajado, algunas ciclópeas, habían quedado esparcidas por la finca, “como huella de la destrucción y el expolio, así como fragmentos cerámicos ibéricos tardíos pertenecientes a ánforas ibero-púnicas, cuencos y lebrillos”.

Un yacimiento estudiado por la Universidad
Tras ello, se ha cursado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil y el servicio del Seprona y se ha comunicado a la Consejería de Cultura de la Junta, a la que se ha solicitado “una intervención arqueológica de urgencia en el yacimiento que permita documentar lo que haya quedado indemne”.

El yacimiento era estudiado desde el Museo Histórico de Almedinilla y la Universidad de Granada (UGR), habiéndose realizado en febrero de 2021 las planimetrías para próximamente ser comunicados los resultados a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. No obstante, era conocido por la vecindad y se habían publicado diferentes noticias al respecto.

En este sentido, Muñiz apunta que este yacimiento “al ser una fortificación emergente y visible entra dentro de la máxima protección que la Ley de Patrimonio de Andalucía establece para todo tipo de fortificaciones, protegidas en su totalidad como Bien de Interés Cultural por la Ley 14/2007, 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía”.

Así, precisa que el artículo 4 de la citada Ley dice que los ayuntamientos “tienen el deber de colaborar activamente con los organismos competentes en la protección, conservación, fomento y difusión del patrimonio histórico que radiquen en su término municipal, así como realzar y dar a conocer el valor cultural de los mismos, adoptando en caso de urgencia, las medidas cautelares necesarias para salvaguardar los bienes”.

Recuerda igualmente que el artículo 14 de dicha Ley, en referencia a los propietarios, titulares y poseedores, según el cual “tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos, además de permitir la visita pública gratuita, al menos cuatro días al mes”.

También, en su disposición adicional tercera, la normativa recoge que “quedan inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz los Bienes de Interés Cultural declarados conforme a la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español ubicados en Andalucía”. Disposición con la que todos los vestigios defensivos situados en territorio andaluz “se inscriben como Bien de Interés Cultural en el Catálogo General Andaluz”.

La restitución supondría unos 500.000 euros
De esta manera, destaca que todos los “vestigios defensivos” pasan a ser de competencia exclusiva de la Junta de Andalucía -Consejería de Cultura- y quedan inscritos como Bien de Interés Cultural (BIC) en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, protegidos por tanto en su totalidad, “tanto las partes conservadas como las que puedan aparecer en las excavaciones arqueológicas, considerándose una infracción muy grave y un delito penal su destrucción”, asevera Muñiz.

Además, afirma que, “si bien el daño está más que hecho, es de esperar que una pronta intervención arqueológica de urgencia pueda documentar lo no expoliado, así como plantear la restitución del muro norte conforme a las planimetrías realizadas, cuyo coste ascendería a una cantidad cercana a 500.000 euros”.

1 de junio de 2021

Incautan a un coleccionista de La Línea más de 500 útiles prehistóricos

Policía Nacional y Guardia Civil llevan a cabo la operación "Arrow" de forma conjunta. El presunto responsable, un octogenario, no ha sido detenido debido a su edad


La Guardia Civil y la Policía Nacional han recuperado en torno a un millar de piezas de gran valor arqueológico, la mayoría de las cuales se encontraba en un domicilio particular de La Línea de la Concepción (Cádiz).

Según han explicado hoy en la Comandancia de Algeciras (Cádiz) representantes de ambos cuerpos, un hombre ya octogenario había coleccionado estas piezas a lo largo de su vida, motivo por el cual es investigado, si bien no ha sido detenido debido a su avanzada edad.

La denominada “Operación Arrow” ha permitido recuperar en torno a mil piezas, de las cuales 534 tienen un alto valor y forman una importante colección de útiles prehistóricos procedentes de África (del Paleolítico y el Neolítico), de América (Arte Precolombino), China y Europa, en concreto de Francia, Italia y España.

La colaboración ciudadana permitió abrir la investigación, tras tener conocimiento de la posible existencia de la colección arqueológica en un domicilio ubicado en La Línea. Los agentes localizaron al propietario, una persona vinculada a coleccionismo de fósiles y minerales.

La Guardia Civil de Algeciras tuvo conocimiento de que la Comisaría de la Policía Nacional de La Línea investigaba el mismo asunto, por lo que las pesquisas continuaron de forma conjunta.

El pasado mes de mayo se llevó a cabo la inspección de un Centro Sociocultural de La Línea, donde se produjo una primera incautación de 25 útiles prehistóricos de posible valor histórico.

Tras un primer análisis del material, el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz José Ramos Muñoz ha confirmado que se trata de una serie de materiales líticos tallados y pulimentados de gran calidad técnica y de gran valor histórico y patrimonial.

En palabras de Ramos, “en conjunto, es una colección espectacular”, un “material de gran calidad que debería estar depositado y custodiado en un Museo Arqueológico para disfrute de la sociedad".

Los útiles prehistóricos han estado depositados en la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras para un primer análisis, a la espera de ser depositados en las dependencias del Museo Municipal de Algeciras, donde serán sometidos a estudios más precisos y pormenorizados por parte de expertos de la Universidad de Cádiz y de la Delegación Provincial de Cultura.

Así  lo ha explicado la delegada territorial de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía en Cádiz, Mercedes Colombo, quien ha explicado que de esta manera “se atiende una petición del propio Museo, que además dispone de una importante sala sobre Prehistoria muy adecuada para el depósito de las piezas”.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, que ha visitado la Comandancia de Algeciras para la presentación de la intervención, ha destacado la colaboración entre ambos cuerpos y de las administraciones.

(Fuente: Andalucía Información / Rubén Rosón )


31 de mayo de 2021

Descubren una nueva factoría de salazones, una taberna y otro edificio en Baelo Claudia

La fábrica está dispuesta en dos áreas, tiene ocho piletas en muy buen estado de conservación y era la tercera más importante de todo el conjunto arqueológico. Se trata de las excavaciones en extensión más relevantes de los últimos 20 años y abarca unos 500 metros cuadrados

Baelo Claudia puede presumir de ser la ciudad romana mejor conocida del mundo y de los grandes emporios de la explotación de productos del mar. Tanto, que ha aparecido otra nueva factoría de salazones, la tercera más importante de las diez que exhibe el yacimiento, además de una taberna y un tercer edificio cuya funcionalidad está aún por determinar.

Así lo confirma el catedrático de Arqueología de la UCA, Darío Bernal, que dirige estos trabajos junto a los subdirectores de la excavación Juan José Díaz, José Ángel Expósito y Macarena Lara. Detalla, de este modo, que la factoría que estuvo en funcionamiento 700 años (del II.a.C al Vd.C.) contaba con dos áreas, "una de saladeros y otra con ocho piletas que presentan muy buen estado de conservación, además de una plataforma de trabajo construida delante del edificio pavimentada en opus signinum". Sería una "de las 37 que estimamos que deber haber", relata, "lo que explica la importancia de la explotación de los recursos del mar en la ciudad romana".

Precisamente Baelo "es la ciudad romana de la que más y mejor conocemos de todo el mundo en cuanto a cómo funcionaban las fábricas conserveras y la explotación de recursos marinos".

Junto a la factoría han aparecido dos nuevos edificios, uno de ellos es una taberna orientada hacia una de las calles "y que se abandona muy pronto, en el siglo I.d.C., que es cuando se dedica a zona de vertederos de los edificios de alrededor". También han localizado algunos depósitos relacionados con la explotación de recursos como son ericeros.

Por último, el tercer edificio se ha excavado hasta el coronamiento superior de la estructura, aunque los trabajos continuarán en las tres semanas próximas, en las que se procederá "a limitar la compartimentación interior y luego a determinar la funcionalidad del edificio, para saber si era una fábrica de salazón o una casa".

Esta actividad arqueológica puntual que lleva a cabo el grupo de Investigación HUM-440 del Departamento de Historia, Geografía y Filosofía de la Universidad de Cádiz comenzó el pasado verano pero aún no habían trascendido los resultados. Se lleva a cabo gracias a la financiación de los proyectos de investigación Garum III, del Gobierno, y otro de la Junta de Andalucía, Arqueofish.

En el proyecto participan actualmente 26 personas entre profesores, investigadores, doctorandos, etc., aparte de unos 10 o 12 especialistas de diversas universidades españolas. Asimismo, hay tres alumnas de la Delegación de la Universidad Europea EU, procedentes de Malta y Polonia.

La mayor excavación en extensión en 20 años

La excavación, que cuenta con la autorización de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, se está llevando a cabo en la zona sureste del barrio meridional, la que los arqueólogos conocen como la cetárea 15. "Se trata de la excavación en extensión más grande realizada de los últimos 20 años, un área de unos 500 metros cuadrados cuya idea es preparar para un proyecto general de investigación a desarrollar en los próximos años, con el fin de investigar la funcionalidad urbanística y arquitectónica de la ciudad".
Exposición sobre los secretos del Garum

La trascendencia de la actividad pesquero conservera de la ciudad puede comprobarse en el propio circuito por la cuidad romana, pero antes de conocerla in situ viene bien la visita a la exposición Baelo Claudia y los secretos del Garum, que se exhibe en el edificio del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia. Una muestra impulsada por científicos de la Universidad de Cádiz con el apoyo de la Junta de Andalucía, donde se cuenta y recrea la vida milenaria de las almadrabas del Estrecho, de sus recursos marinos, de la industria pesquero-conservera y de la elaboración de la salsa Garum.

La exposición recoge los resultados de más de una década de investigaciones interdisciplinares entre arqueólogos y tecnólogos de los alimentos para la recuperación de la famosa salsa Garum. Sus comisarios son el catedrático de Arqueología de la UCA, Darío Bernal, el profesor titular de Tecnología de los Alimentos de la UCA, Víctor Palacios, el profesor ayudante doctor de Arqueología, José J. Díaz, y José Ángel Expósito Álvarez, del área de Difusión del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia.

28 de abril de 2021

La muralla norte de la Fortaleza Baja de Martos (Jaén) entra en la “Lista Roja” de Patrimonio

La Asociación Hispania Nostra advierte de su grave deterioro con seria amenaza de derrumbe que podría ocasionar un efecto cascada que causase el desplome de toda la muralla con la consiguiente pérdida patrimonial, además de poner en grave peligro las vidas de las numerosas familias que tienen sus viviendas bajo esta. Este elemento se suma en la Lista Roja a los castillos de La Peña y del Víboras.


La Asociación Hispania Nostra ha incluido en la Lista Roja del Patrimonio la Muralla Norte de la Fortaleza Baja de Martos (Jaén). Con su inclusión se suma al Castillo del Víboras y el Castillo de La Peña de Martos en la relación de bienes catalogados de interés cultural en la localidad y que por su deterioro progresivo, amenazan con desaparecer.

La Muralla Norte de la Fortaleza Baja de Martos pertenece al Castillo de la Villa, el emplazamiento que ocuparon los freires y maestres de la Orden de Calatrava tras el abandono del Castillo de la Peña. Además, fue visitado por grandes personalidades como los Reyes Católicos o el Emperador Carlos I. Con el final de la Reconquista, el castillo comenzó su declive, siendo reutilizadas sus estancias como teatro, albergue, frontón o cine; hasta el final de la Guerra Civil, cuando el espacio fue reutilizado para ser urbanizado. De hecho, varias murallas, sobre todo en la zona norte, fueron derruidas al no existir presupuesto para su conservación y ser estas un peligro para la población que vivía bajo ellas.

Según la asociación Hispania Nostra, los cubos y paños de las murallas de la fortaleza presentan un estado de abandono total y carecen de ningún tipo de conservación. A esto se le suma la presencia de varias grietas que recorren las esquinas de las murallas y la pérdida de sillares. Actualmente, el antiguo castillo de la Fortaleza Baja se encuentra ocupado en buena parte por viviendas familiares. Hispania Nostra justifica la inclusión de este elemento en su Lista Roja del Patrimonio por el “grave deterioro con seria amenaza de derrumbe que podría ocasionar un efecto cascada que causase el desplome de toda la muralla con la consiguiente pérdida patrimonial, además de poner en grave peligro las vidas de las numerosas familias que tienen sus viviendas bajo esta”.

En el término de Martos, el Castillo del Víboras engrosó la Lista Roja en julio de 2020. También las ruinas del Castillo de La Peña pasaron a la Lista Roja del Patrimonio en noviembre de 2012 por su total abandono, presentando desprendimientos y hundimientos constantes.

La Lista Roja del Patrimonio es una iniciativa de la Asociación Hispania Nostra, nacida en noviembre de 2007, con el fin dar a conocer y proteger aquella parte de nuestro Patrimonio cultural y natural que se encuentra en abandono y en peligro. Recoge aquellos elementos del Patrimonio Histórico español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Los criterios de inclusión en la Lista se basan, pues, en la importancia histórica y arquitectónica del elemento patrimonial en cuestión, en el estado en que encuentra y en el riesgo que recaiga sobre él, considerando no sólo sus valores objetivos sino, principalmente, los subjetivos que la sociedad le otorgue, de conformidad con el significado más actual de Patrimonio. La Lista Roja se elabora bajo supervisión de una comisión científica integrada por especialistas en la materia.

(Fuente: VIVIR MARTOS)