Mostrando entradas con la etiqueta Maica Cortés. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Maica Cortés. Mostrar todas las entradas

23 de octubre de 2015

Sale a la luz un importante yacimiento Calcolítico en Arbuniel (Jaén)

Miles de restos cerámicos de hace más de 4.000 años y cientos de fragmentos de sílex han aflorado en los tres sondeos que hasta el momento han realizado los arqueólogos en las proximidades de Arbuniel, localidad gienense pedánea de Cambil. Otros elementos del neolítico, de la Edad del Bronce y romanos convierten a este paraje en un yacimiento arqueológico de primera magnitud y nos dan idea de una secuencia de población continuada desde hace miles de años.
Los arqueólogos David Expósito y Maica Cortés con los vecinos de Arbuniel que trabajan en los sondeos.
La intervención en la zona conocida como Banco y Torcal de Arbuniel ha superado con creces las expectativas del equipo de arqueólogos que desde principios de octubre trabajan en este paraje, realizando una intervención arqueológica puntual promovida por el Ayuntamiento de Cambil-Arbuniel y que tiene como objetivo la realización de una prospección intensiva con recogida de materiales y la realización de cuatro sondeos, de los cuales tres ya se han concluido.

YACIMIENTO DE PRIMERA MAGNITUD
Lo primero que llama la atención, nos comenta el arqueólogo David Expósito, es que los restos de cerámica y de útiles de silex afloran por toda la superficie del terreno, por lo que una simple apreciación visual ya nos da una idea de la importancia del yacimiento. Los miles de restos cerámicos que hemos recuperado y los centenares de piezas de silex apuntan a que nos encontramos ante un yacimiento prehistórico de primera magnitud.
Fragmento de cerámica con mamelones recuperado en el sondeo.

Y así, en las tres catas realizadas de 2 x 2 metros han aparecido miles de piezas cerámicas e industrias líticas de la Edad del Cobre, sobre todo piezas de silex como cuchillos, dientes de hoz,  lascas, molinos barquiformes y algunas hachas completas además de fragmentos de huesos de fauna trabajados e incluso una cuenta de collar de caliza blanca pulida. "Todo ello sumado al hallazgo de restos del neolítico y de transición a la Edad del Bronce, además de restos de materiales romanos de almacenamiento confirman una secuencia de población más o menos estable en la zona desde hace miles años", concluye.

Según nos comenta Expósito durante nuestra visita a la zona de trabajo, durante la realización del tercer sondeo hemos podido comprobar niveles de arrastre de materiales de la Edad del Cobre. De hecho éste blog ha sido testigo de la obtención de varios kilos de materiales en las poco más de dos horas de trabajo que ha durado nuestra visita al sondeo.
Momento del hallazgo de un cuchillo de silex en el sondeo.

MATERIALES LÍTICOS EXÓGENOS
De los centenares de piezas de silex que hemos recuperado en estos sondeos, nos comenta David Expósito, hemos podido constatar que una buena parte de ellos no proceden de la zona, lo que nos viene a confirmar la existencia de fuentes exógenas de distribución y comercio  de estos materiales a gran escala. Y así nos recuerda por ejemplo que en la vecina Alcalá la Real también se constataron piezas procedentes de lugares tan distantes como Loja o Montefrío (ambas en la provincia de Granada).

YACIMIENTO SALVADO "IN EXTREMIS"
Sobre las razones que justifican la intervención puntual del Ayuntamiento de Cambil-Arbuniel en esta zona, David Expósito nos comenta que en 2008 se presentó en el Ayuntamiento un proyecto para la implantación de una cantera de mármol traventino en ésta zona cuyo informe de impacto ambiental no daba cuenta de las especies animales que habitan estos parajes ni de la importancia de los restos arqueológicos que afloraban sobre el terreno. Esto provocó la movilización de los vecinos de Arbuniel y fueron los técnicos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía quienes realizaron un primer peritaje y concluyeron la necesidad de realizar un estudio más en profundidad de la zona.
El arqueólogo Diego López en pleno proceso de limpieza y clasificación
de cerámica.

Ahora ha sido el propio Ayuntamiento, el que ha demostrado su interés en realizar este proyecto  que debe servir como herramienta de protección para la zona. Y así nos puntualiza Maica Cortés, se espera que con la presentación de la Memoria de estos trabajos el Ayuntamiento pueda incluir el Banco y Torcal de Arbuniel en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana y reforzar así su protección como zona arqueológica.

El equipo de trabajo, en el que participan cuatro vecinos de Arbuniel con la supervisión de Maica Cortés y David Expósito está dirigido por el arqueólogo Diego López.

19 de diciembre de 2014

Descubren un gran horno cerámico de los S. XVI-XVII en pleno centro de Jaén

Entre los materiales encontrados destacan diferentes atifles y una terracota de pequeñas dimensiones que representa a un monje. Una vez excavados y documentados los restos, se ha procedido a su preservación cubriéndolo con malla geotextil y una gruesa capa de arena y zahorra.
Entrada a la cámara de combustión de 8m2.  FOTO: HIMILCE ARQUEOLOGÍA
El hallazgo se ha producido en el transcurso de una intervención dirigida por la arqueóloga Maica Cortés López en en un solar del popular barrio de San Ildefonso en la capital gienense. La propia directora de la excavación nos ha comentado que aunque no se ha podido localizar restos de parrilla, ni determinar el tipo de cerramiento superior, sí se han podido documentar la totalidad de la planta y gran parte de los alzados de la cámara de combustión.

El horno, excavado en el propio sustrato geológico, tiene unas medidas documentadas de 4,80 x 3,30 metros y presenta una forma de bañera achatada en los extremos situando su entrada en uno de los laterales.
Vista cenital de la planta del horno.
FOTO: HIMILCE ARQUEOLOGÍA
Sus paredes están forradas por muros de adobes y junto al pavimento conforman la cámara de combustión de 8m2. 

El pavimento del horno se apoya sobre una fina capa de ceniza cuya finalidad, en opinión de la directora de la intervención "podría ser aislar de humedades el pavimento y con él la cámara de combustión".

Según nos comenta Maica Cortés, "la colmatación del horno está formada por varios niveles de ceniza adscritos a su momento de funcionamiento y atendiendo al estudio del material cerámico registrado, el periodo de funcionamiento de éste podría situarse entre los siglos XVI-XVII."

MATERIALES CERÁMICOS ENCONTRADOS
Entre los diferentes materiales cerámicos encontrados destacan por su profusión, los atifles, todos con la misma forma y dimensiones. Algunos aún poseen los restos del vidriado de las cerámicas que en ellos apoyaron. También se ha registrado, nos comenta Cortés, una terracota de pequeñas dimensiones que representa a un monje.
Figura en terracota que representa a un monje.
FOTO: HIMILCE ARQUEOLOGÍA


El resto de piezas encontradas responden a variedad de formas, sobre todo de cerámica de mesa, vidriadas en melado, verde y marrón. Entre las tipologías más frecuentes, nos dice la arqueóloga, también se han encontrado platos, fuentes, jarras, jarros, escudillas y otras formas de cerámica no vidriada.

PRESERVACIÓN DE LOS RESTOS
Una vez excavados y documentados los restos, se ha procedido a su preservación. Según nos comenta Maica Cortés "la entidad de los mismos propició el cambio del proyecto de obra, consistente en elevar la cota de cimentación en esta zona, evitando así su destrucción". 

Las medidas de conservación se han completado con la cubrición del horno con malla geotextil y una gruesa capa de arena y zahorra.

LARGA HISTORIA ALFARERA EN SAN ILDEFONSO
El reciente descubrimiento aporta un dato más a la historia alfarera del popular barrio de San Ildefonso. El solar intervenido se sitúa al sureste de la ciudad, fuera del recinto amurallado islámico, y dentro de los límites de la muralla cristiana del siglo XV.

En el arrabal de San Ildefonso de Jaén vivía gente de muy diferente condición social y diversos artesanos como ha quedado constancia en el nombre de diversas calles: Azulejos, Lizaderas, Peso de la Harina, etc. Uno de los oficios más documentados desde época bajomedieval es el alfarero. En este sentido, han sido numerosas las excavaciones en las que se ha documentado hornos, lugares de extracción de arcilla, y material cerámico asociado a estas labores (fallos de horno, atifles, royos de alfarero, etc.).