25 de septiembre de 2013

Confirman la localización del segundo campamento romano tras la batalla de Baécula, en Santo Tomé (Jaén)

Los arqueólogos del Instituto Universitario de Estudios de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén han encontrado restos de ánforas "destruídas in situ" y una moneda cartaginesa en el interior de los hoyos practicados por diferentes "contubernium" romanos junto a los restos de una gran pira con materiales carbonizados. 
Juan Pedro Bellón junto a parte del equipo que trabaja en el Proyecto Baecula de la Universidad de Jaén y una muestra de los restos cerámicos aparecidos.
Estos últimos hallazgos en la ladera del Cerro de las Albahacas, en la localidad jienense de Santo Tomé, se han producido a escasos metros de donde el año pasado los investigadores encontraron cinco hornos de fundición de metales, con puntas de flecha y pilum romanos en el interior de alguno de ellos. Estas nuevas evidencias confirman el lugar exacto donde se ubicó el campamento que los romanos establecieron al finalizar la batalla de Baécula.

Un campamento para después de la batalla
En opinión de Juan Pedro Bellón, coordinador de las excavaciones "estos hallazgos, aunque muy reducidos en número son suficientes para confirmar la ubicación del segundo campamento que el general romano Publio Cornelio Escipión "el Africano" estableció una vez finalizada la batalla de Baecula, lo que ya sabíamos por las fuentes historiográficas de Polibio y Tito Livio, que describieron con detalle el transcurso de esta batalla".  Se trata de un campamento sin empalizada "en el que el ejército romano instaló tiendas de campaña y se reorganizó una vez concluida la batalla" .
Otra parte del equipo de Proyecto Baécula continúa "peinando" con
detectores de metales las más de 400 hectáreas del campo de batalla.

"Es lógico que el ejército romano estableciera este segundo asentamiento después de la batalla y una vez renunciada la persecución de los restos del ejército cartaginés de Asdrúbal Barca, que huyeron hacia el Norte, hacia la Vía Heraclea, los soldados romanos deberían reorganizarse, recoger los cuerpos de sus camaradas caídos en la batalla, así como las armas que podrían reutilizar o fundir para ser utilizadas más adelante, curar sus heridas y reparar sus impedimentas", comenta Juan Pedro Bellón.


 "Los restos de cerámica destruídos "in situ" también tienen su lógica, ya que los soldados necesitarían abastecerse de alimentos en el oppidum ibérico próximo de Baécula (actual aldea de Turruñuelos) y la cerámica es un envase demasiado complicado de transportar para la tropa, frente a otros más ligeros y resistentes a los golpes", apunta Bellón.

Limitaciones del terreno
"Nos gustaría encontrar la fosa común o los restos de los soldados caídos en la batalla, pero tenemos la limitación de estar trabajando en un terreno particular dedicado al olivo y las catas que podemos hacer están limitadas a este claro del terreno donde el año pasado ya hicimos la primera excavación y en la que obtuvimos como resultado el hallazgo de los cinco hornos de fundición de hierro y cobre".

Incógnitas sobre el primer campamento cartaginés
Respecto a la localización del primer campamento de Asdrúbal Barca que era el primer objetivo de la campaña de este año en el Cerro de las Albahacas, Juan Pedro Bellón nos confiesa que no ha habido suerte con las catas realizadas en las proximidades del poblado de Turruñuelos y de momento su ubicación exacta sigue siendo una incógnita para los investigadores
Un colgante, presumiblemente romano, encontrado en el campo de batalla.
La Batalla de Baecula
La Batalla de Baecula fue un enfrentamiento armado que tuvo lugar en el año 208 a. C., durante la Segunda Guerra Púnica, entre el ejército cartaginés, comandado por Asdrúbal Barca, y el ejército romano, a las órdenes de Publio Cornelio Escipión "el Africano". La batalla supuso el primer enfrentamiento a gran escala de Escipión "el Africano" contra los cartagineses, después de que hubiese tomado el mando del contingente romano en la Península Ibérica.

La batalla, planteada con la intención de frenar la marcha de Asdrúbal hacia Italia, se saldó con una victoria romana, si bien el ejército cartaginés pudo finalmente escapar hacia el norte. Otra de las consecuencias fue que el ejército romano pudo tomar una posición vital para proseguir la conquista del valle del Guadalquivir.


Para saber más sobre la Arqueología de la Batalla de Baécula recomiendo leer este enlace del diario EL PAÍS y el visionado del siguiente vídeo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario