Mostrando entradas con la etiqueta Escipión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Escipión. Mostrar todas las entradas

21 de mayo de 2019

La Junta destina 70.000 euros al yacimiento celtibérico de Numancia

La Junta de Castilla y León ha aprobado, en diversas partidas, un presupuesto de 68.656 euros para invertir en materia de patrimonio durante este año en el yacimiento de Numancia, ubicado en Garray, a cinco kilómetros de Soria.
El importe irá destinado a la campaña de excavaciones, restauración de materiales cerámicos y adecuación del área pedagógica y mantenimiento de estructuras y espacios reconstruidos en el yacimiento. Además se contará, al igual que el año pasado, con un campo de trabajo. 

La inversión prevista para los trabajos de investigación arqueológica que dirige el profesor Alfredo Jimeno, que se centrarán en la manzana XXIV con el fin de documentar la urbanística celtibérica de la Numancia destruida por Escipión, es de 17.966 euros. 

El objetivo es continuar, en la próxima campaña de este verano, la excavación de la manzana (unos 400 metros cuadrados) para delimitar con precisión la misma y conocer su compartimentación general con el fin de hacer la determinación de muros y estructuras a localizar y conservar. En esta línea, se investigará también la distribución interna de la manzana romana y celtibérica, la diferenciación de casas y patios, la organización interna de los espacios domésticos, discriminación de tiendas, talleres, etc. Asimismo, se espera poder controlar las características estratigráficas, tratando de constatar los niveles de la ciudad romana, el nivel de la ciudad destruida en las Guerras Sertorianas y conocer su estructura, así como el nivel correspondiente a la ciudad destruida en el 133 antes de Cristo 

En esta campaña se propone rematar la aportación del nivel de la ciudad celtibérica de época sertoriana para alcanzar el nivel de la ciudad celtibérica destruida por Escipión en el 133 antes de Cristo, de la que se tienen indicios por la información que ha aportado el nivel celtibérico de la manzana contigua. Los criterios y planteamientos técnicos serán similares a los de las campañas anteriores. 

RESTAURACIÓN DE CERÁMICAS
En el verano de 2018 se descubrió, por debajo del nivel de la ciudad romana, la ciudad celtibérica destruida en época sertoriana por Pompeyo (75-72 antes de Cristo). La excavación fue muy fructífera, ya que además de documentar las características de la ciudad una de las casas proporcionó en dos de sus estancias una gran acumulación de cerámicas, aplastadas por la caída de sus techumbres. Una de ellas estaba repleta de grandes vasijas monocromas de almacenamiento, y la estancia colindante llena de jarras, copas, cuencos, bock y otras, que todavía no han sido diferenciadas por el amontonamiento y fracturación de las cerámicas. 

El Centro de Restauración de Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León está restaurando en la actualidad un grupo de casi treinta cerámicas monocromas halladas en la manzana XXIV del yacimiento de Numancia en las campañas de 2017 y 2018. La Junta de Castilla y León ha contratado un restaurador especializado en cerámicas, con un presupuesto de 15.600 euros, para dichos trabajos. El objetivo de esta intervención es doble: que las piezas puedas ser expuestas en el Museo Numantino y que los investigadores estudien las mismas con una mayor facilidad. 

ADECUACIÓN DE LOS RECURSOS DIVULGATIVOS 
Estas inversiones en Numancia se complementan con las ya adjudicadas por la Junta, a la empresa soriana de arqueología experimental Areco, S.C.L., por un importe de 35.090 euros, para el mantenimiento de estructuras y espacios reconstruidos entre los años 1999 y 2000 (una casa romana, una celtibérica y dos tramos de muralla). Estas obras de adecuación y mantenimiento se verán acompañadas de otras intervenciones para mejorar los recursos didácticos y divulgativos del yacimiento, que en 2018 fue visitado por 48.162 personas.
(Fuente: 20 Minutos)

19 de mayo de 2016

Las excavaciones de Numancia buscarán la ciudad arrasada por Escipión

La investigación de este verano se centrará en el asentamiento numantino más antiguo del que se tiene constancia. El refuerzo de personal permitirá que las excavaciones de este año sean más amplias que las de ediciones anteriores.
Veintidós estudiantes participarán en el campus de Arqueología este verano.
El equipo de excavación del yacimiento de Numancia buscará este verano la distribución urbana de la ciudad celtíbera del 133 antes de Cristo que arrasó Escipión. Los trabajos se centrarán en el sureste de los restos de la antigua ciudad, ubicada en el cerro de Garray. Esta campaña se enmarca dentro del Proyecto de Investigación de Numancia que contará en esta edición con la ayuda de 22 estudiantes y aficionados a la arqueología que participarán en un campus de arqueología.

Las excavaciones se desarrollarán entre el 15 de julio y el 15 de agosto. En la primera quincena trabajarán solo los miembros del equipo investigador y en la segunda quincena se incorporarán los participantes en el campus de trabajo. Este refuerzo de personal permitirá que las excavaciones de este año sean más amplias que las de ediciones anteriores que a causa del escaso presupuesto no han sido muy extensas. El campus de trabajo se ha organizado gracias a la aportación de la Diputación al proyecto de más de 7.200 euros que se sumará a los 9.000 euros que aportará la Junta de Castilla y León a Numancia.

El objetivo es abrir una superficie amplia de terreno en la manzana 24 de la ciudad para dar continuidad a la manzana 23, según explicó el director de las excavaciones, Alfredo Jimeno. En las anteriores campañas, los arqueólogos de Numancia han conseguido llegar al nivel de las edificaciones de la ciudad celtíbera que se encontró Escipión. «En las recientes zonas que hemos abierto hemos conseguido llegar al nivel de las edificaciones de las casas de este periodo, pero necesitamos saber cómo estaba distribuida la ciudad».

Jimeno confía en que los trabajos de este verano permitan avanzar en el conocimiento de la Numancia que ha pasado a la posteridad por su hazaña y su resistencia a la conquista del Imperio Romano.

La investigación de este verano se centrará en el asentamiento numantino más antiguo del que se tiene constancia. A lo largo de las diferentes campañas se ha constatado un asentamiento celtíbero anterior a la conquista romana. Posteriormente, después de Escipión la ciudad se repobló con indígenas pero fue destruida entre los años 72-75 antes de Cristo. Jimeno subrayó que las dos ciudades celtíberas no están documentadas. Existe un mayor conocimiento de lo que fueron los dos periodos de asentamientos romanos que «son las ruinas que están abiertas a la visita del público», dijo Jimeno.

El director de Numancia aseguró que la celebración del campus de trabajo abre una oportunidad para el yacimiento. Aseguró que durante los 15 días el trabajo de campo se completará con explicaciones de cómo se procesa la información arqueológica y cómo se trabaja de documentación.

(Fuente: Diario de Soria)

25 de septiembre de 2013

Confirman la localización del segundo campamento romano tras la batalla de Baécula, en Santo Tomé (Jaén)

Los arqueólogos del Instituto Universitario de Estudios de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén han encontrado restos de ánforas "destruídas in situ" y una moneda cartaginesa en el interior de los hoyos practicados por diferentes "contubernium" romanos junto a los restos de una gran pira con materiales carbonizados. 
Juan Pedro Bellón junto a parte del equipo que trabaja en el Proyecto Baecula de la Universidad de Jaén y una muestra de los restos cerámicos aparecidos.
Estos últimos hallazgos en la ladera del Cerro de las Albahacas, en la localidad jienense de Santo Tomé, se han producido a escasos metros de donde el año pasado los investigadores encontraron cinco hornos de fundición de metales, con puntas de flecha y pilum romanos en el interior de alguno de ellos. Estas nuevas evidencias confirman el lugar exacto donde se ubicó el campamento que los romanos establecieron al finalizar la batalla de Baécula.

Un campamento para después de la batalla
En opinión de Juan Pedro Bellón, coordinador de las excavaciones "estos hallazgos, aunque muy reducidos en número son suficientes para confirmar la ubicación del segundo campamento que el general romano Publio Cornelio Escipión "el Africano" estableció una vez finalizada la batalla de Baecula, lo que ya sabíamos por las fuentes historiográficas de Polibio y Tito Livio, que describieron con detalle el transcurso de esta batalla".  Se trata de un campamento sin empalizada "en el que el ejército romano instaló tiendas de campaña y se reorganizó una vez concluida la batalla" .
Otra parte del equipo de Proyecto Baécula continúa "peinando" con
detectores de metales las más de 400 hectáreas del campo de batalla.

"Es lógico que el ejército romano estableciera este segundo asentamiento después de la batalla y una vez renunciada la persecución de los restos del ejército cartaginés de Asdrúbal Barca, que huyeron hacia el Norte, hacia la Vía Heraclea, los soldados romanos deberían reorganizarse, recoger los cuerpos de sus camaradas caídos en la batalla, así como las armas que podrían reutilizar o fundir para ser utilizadas más adelante, curar sus heridas y reparar sus impedimentas", comenta Juan Pedro Bellón.


 "Los restos de cerámica destruídos "in situ" también tienen su lógica, ya que los soldados necesitarían abastecerse de alimentos en el oppidum ibérico próximo de Baécula (actual aldea de Turruñuelos) y la cerámica es un envase demasiado complicado de transportar para la tropa, frente a otros más ligeros y resistentes a los golpes", apunta Bellón.

Limitaciones del terreno
"Nos gustaría encontrar la fosa común o los restos de los soldados caídos en la batalla, pero tenemos la limitación de estar trabajando en un terreno particular dedicado al olivo y las catas que podemos hacer están limitadas a este claro del terreno donde el año pasado ya hicimos la primera excavación y en la que obtuvimos como resultado el hallazgo de los cinco hornos de fundición de hierro y cobre".

Incógnitas sobre el primer campamento cartaginés
Respecto a la localización del primer campamento de Asdrúbal Barca que era el primer objetivo de la campaña de este año en el Cerro de las Albahacas, Juan Pedro Bellón nos confiesa que no ha habido suerte con las catas realizadas en las proximidades del poblado de Turruñuelos y de momento su ubicación exacta sigue siendo una incógnita para los investigadores
Un colgante, presumiblemente romano, encontrado en el campo de batalla.
La Batalla de Baecula
La Batalla de Baecula fue un enfrentamiento armado que tuvo lugar en el año 208 a. C., durante la Segunda Guerra Púnica, entre el ejército cartaginés, comandado por Asdrúbal Barca, y el ejército romano, a las órdenes de Publio Cornelio Escipión "el Africano". La batalla supuso el primer enfrentamiento a gran escala de Escipión "el Africano" contra los cartagineses, después de que hubiese tomado el mando del contingente romano en la Península Ibérica.

La batalla, planteada con la intención de frenar la marcha de Asdrúbal hacia Italia, se saldó con una victoria romana, si bien el ejército cartaginés pudo finalmente escapar hacia el norte. Otra de las consecuencias fue que el ejército romano pudo tomar una posición vital para proseguir la conquista del valle del Guadalquivir.


Para saber más sobre la Arqueología de la Batalla de Baécula recomiendo leer este enlace del diario EL PAÍS y el visionado del siguiente vídeo:

6 de diciembre de 2010

Las lluvias dejan al descubierto un fragmento de la muralla de Escipión en Cartagena


El cerro del Molinete no deja de sorprender, ni siquiera a los arqueólogos que conocen al mílimetro cada uno de sus rincones. El último hallazgo ha sido un fragmento de la muralla que previsiblemente construyó el general Escipión cuando tomó la ciudad en el siglo II antes de Cristo. Ni siquiera se sospechaba que estaba allí, pero un hecho inesperado, la caída de parte del lienzo del Deán provocada por las abundantes lluvias de enero, la dejó al descubierto. 
Las lluvias facilitaron la detección de la muralla.

«La documentación existente decía que aquí había restos de viviendas indígenas del siglo II antes de Cristo, de época púnica. Al caer parte de la muralla del Dean descubrimos esta construcción, que previsiblemente hizo Escipión. Él entró a la ciudad por la zona norte del Molinete y lo primero que hizo fue reforzar las defensas. Este lienzo tiene una estructura parecida a la de la Muralla Púnica», explica María José Madrid, directora de las excavaciones arqueológicas del cerro.

Esta muralla se está consolidando y rehabilitando para formar parte del parque arqueológico del Molinete, que está llamado a convertirse en uno de los más importantes de Europa tanto por su extensión de más de veinte mil metros cuadrados, como por su situación en pleno centro histórico de la ciudad.

La muralla de Escipión se integra dentro del parque que se está construyendo en la zona, al igual que los dos molinos que se están rehabilitando y los restos arqueológicos de viviendas púnicas, de un templo itálico de los siglos II a I a. C. y al templo de Atargate, divinidad siria de la salud, que data del siglo III antes de Cristo. 

El templo de Atargate se ha identificado gracias a una inscripción que hay en el suelo y en la que se puede leer de forma parcial: «Atargate. Salute et eo melius».

Estos restos se están recuperando y tratando para que los visitantes del parque arqueológico puedan disfrutarlos. «La idea es que haya elementos explicativos que permitan a los visitantes conocer lo que están viendo sin necesidad de guías. Las murallas se van a consolidar para que no sea necesario cubrirlas y que de esta forma los visitantes puedan contemplarlas directamente», explica María José Madrid.

El hallazgo del lienzo de Escipión no ha sido el único, ya que los arqueólogos también han localizado un baluarte de la Muralla del Deán que ha obligado a modificar por completo los accesos al parque. «Antes la cota de entrada iba a ser más baja y hemos tenido que subirla para poder recuperar este baluarte, que se protegerá con una estructura de cristal que permitirá al público contemplarlo desde arriba», explica el concejal de Urbanismo, Joaquín Segado.

Junto a este baluarte se construirá una plataforma que recreará a las de artillería del siglo XVII y que contará con dos cañones de la época.
La construcción del parque marcha a buen ritmo, aunque los hallazgos han obligado a modificar el proyecto en varias ocasiones. La fecha de 
finalización de las obras no se ha fijado, «ya que lo primero es garantizar que se va a hacer bien», añade Segado.

El parque contará con tres entradas por las calles San Fernando, Honda y Maestro Francés. 

En principio se está preparando para que se pueda cerrar por las noches, aunque el Ayuntamiento todavía no ha tomado una decisión definitiva.
El parque contará con un bar y con un área de juegos infantiles. «La idea es que sea un espacio que los ciudadanos disfruten. No que vengan a visitarlo un día y después no vuelvan», señala Segado.

De momento habrá que esperar a que los trabajos finalicen.