18 de febrero de 2011

Cimientos púnicos para una escuela de Ibiza

La excavación arqueológica del solar del antiguo aparcamiento de la calle Murcia en el que se está construyendo el nuevo colegio de Sa Bodega ha puesto al descubierto estructuras de edificios de época púnica y romana con cerámica asociada a estos periodos históricos. Inicialmente, los arqueólogos detectaron una escombrera con restos de cerámica bizantina y parte de unos muros. Ahora se puede ver una estructura arquitectónica que abarca una amplia zona del solar con potentes muros de piedra.

Los restos en el solar del nuevo colegio de Ibiza.
Las estructuras aparecidas son los cimientos de antiguas construcciones, lo que complica su datación ya que resulta más difícil encontrar restos de cerámica y de la vida de los habitantes de estos inmuebles en un nivel tan bajo. Por debajo de los muros se encuentra ya la roca madre. Las obras están paralizadas en esta zona del solar mientras los arqueólogos siguen excavando el yacimiento. 

En la zona donde se está excavando el yacimiento se proyecta ubicar parte del edificio del nuevo colegio

Desde el departamento de comunicación del Ayuntamiento de Ibiza se informa de que aún es pronto para sacar conclusiones y avanzar nada sobre los restos hallados. Los técnicos aún no han emitido ningún informe. En la zona donde se está excavando el yacimiento se proyecta ubicar parte del edificio del nuevo colegio, cuya construcción acumula algunos años de retraso. La Comisión Insular de Patrimonio (Ciotupha) deberá pronunciarse sobre el futuro de los restos arqueológicos y, si es el caso, podría forzar la modificación del proyecto del nuevo colegio para que el yacimiento, o parte del mismo, se pueda conservar e integrar en el mismo centro. 
  • Aparte de los muros de época púnica y romana desenterrados, también se han encontrado ladrillos sueltos, que, parece ser, también podrían datar de la dominación romana de la isla

La hipótesis que se maneja es que se podrían tratar de los restos de alguna villa aislada de la antigua ciudad de distintos periodos. Aparte de los muros de época púnica y romana desenterrados, también se han encontrado ladrillos sueltos, que, parece ser, también podrían datar de la dominación romana de la isla. Todos estos detalles deben concretarse con el estudio detallado de los restos de cerámica asociados a las distintas estructuras. 

Durante la época púnica, el núcleo de la ciudad se localizaba en Dalt Vila y la zona que ocupa el barrio de la Marina. Existía una área industrial, donde se localizaba la actividad de los herreros y joyeros, entre otros oficios, y que se extendía desde la parte que hoy ocupa Vara de Rey hasta la actual sede del Consell de Ibiza, aproximadamente. Además, había villas aisladas por toda la zona de es Pla de Vila asociadas fundamentalmente a la explotación agraria.

  • Antiguos yacimientos muy cerca

Se da la circunstancia de que a apenas unos metros del solar del nuevo colegio de Sa Bodega, en la finca es Clot de Baix, se descubrió en 1979 una antigua estructura arquitectónica. La construcción de un edificio de viviendas entre la calle Aragón y la calle Valencia cortó parcialmente este yacimiento, según explica la Enciclopèdia de Eivissa y Formentera. Diez años después, en 1989, otra excavación de urgencia afectó a un sector no muy lejano del anterior, más cerca aún del solar del nuevo colegio. En esta segunda excavación se hallaron los restos de la estructura de una villa romanobizantina. Se excavaron tres habitaciones yuxtapuestas, cuya planta se pudo reconstruir casi totalmente. También se desenterraron vestigios de otras dos dependencias que no fueron excavadas, pero se conservan en el subsuelo del edificio, ubicado también en la calle Valencia. 



En esta excavación, dirigida por la responsable del servicio de arqueología del Ayuntamiento de Ibiza, Rosa Gurrea, se desenterró en una de las habitaciones un conjunto de tres bañeras y, justo debajo, un hipocausto que se utilizaba para calentar el agua. La Enciclopèdia de Eivissa y Formentera explica, en un texto del jefe de servicio de arqueología del Consell, Joan Ramon, que estas estructuras podrían corresponder a las termas (en este caso modestas) de la villa. En otra de las dependencias que, al parecer, se utilizaba como almacén, aparecieron ánforas de gran tamaño. La misma voz de la Enciclopèdia señala que los orígenes de la villa hallada en la finca de es Clot de Baix podría remontarse a la época púnica. De hecho, se sabía de antemano que en el solar del colegio, dada su proximidad, había muchas posibilidades de hallar restos arqueológicos similares.
(Fuente: Diario de Ibiza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada