Mostrando entradas con la etiqueta Ullastret. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ullastret. Mostrar todas las entradas

13 de febrero de 2018

Descubren un objeto de plomo con inscripción ibérica en Ullastret (Gerona)

La pieza, que se ha localizado en los niveles que cubrían el foso defensivo del yacimiento, pesa 65 gramos y mide 40 centímetros de largo y unos 25 centímetros de ancho aproximadamente.
El objeto de plomo descubierto en el yacimiento de Ullastret. FOTO: ACN
Los arqueólogos que trabajan en las excavaciones del foso defensivo del Puig de Sant Andreu de la ciudad ibérica de Ullastret (Gerona) han descubierto un objeto de plomo de pequeñas dimensiones, con una inscripción ibérica. Se trata de un hallazgo “excepcional” y actualmente está en proceso de restauración en el laboratorio del Museu d’Arqueologia de Catalunya en Girona donde se realizará una primera evaluación y un estudio más detallado.

La pieza se ha localizado en los niveles que cubrían el foso, pesa 65 gramos y mide 40 centímetros de largo y unos 25 centímetros de ancho aproximadamente. Según el estudio preliminar realizado por el investigador Joan Ferrer, las inscripciones que tiene corresponderían a la escritura nororiental dual de 16 signos, estructurada en dos líneas.

Las excavaciones del foso defensivo del yacimiento de Ullastret comenzaron el pasado mes de noviembre de 2017 con una duración prevista de cuatro meses. Forman parte del proyecto de restauración de las murallas de la ciudad ibérica que lleva a cabo la Direcció General de Patrimoni Cultural del Departament de Cultura, que permitirá recuperar 130 metros lineales del foso que protegía la banda suroeste de la fortificación. La restauración de la muralla y la parte descubierta del foso mostrará uno de los sistemas defensivos más importantes del mundo ibérico y se prevé que potencie la imagen y visita del yacimiento, que forma parte del Museu d’Arqueologia de Catalunya.

El próximo domingo 25 de febrero al mediodía se ha organizado una visita con las explicaciones de los arqueólogos para enseñar los trabajos que se están realizando en el foso durante estas excavaciones. La actividad es gratuita con reserva previa.

22 de noviembre de 2013

Descubren un foso defensivo en la ciudad íbera del Puig de Sant Andreu, en Ullastret (Gerona)

El empleo de la tomografía eléctrica en 3-D ha permitido descubrir un foso defensivo en la ciudad Ibérica del Puig de Sant Andreu de Ullastret (Baix Emporda, Gerona). El enclave data del siglo VI a.C y sus dimensiones y profundidad lo convierten en un elemento defensivo singular y poco habitual en las fortificaciones Ibéricas. La muralla tiene una longitud de 1,5 kilómetros.
Se estima que la muralla perimetral alcanzó una longitud de 1,5km. Actualmente están documentados 825 metros.
Según el responsable de la institución, Gabriel de Prado, el enclave data del siglo VI a.C y sus dimensiones y profundidad lo convierten en un elemento defensivo singular y poco habitual en las fortificaciones Ibéricas.

CAPITAL DE LOS INDIKETES
De Prado señala que el conjunto arqueológico de época ibérica de Ullastret está formado por dos grandes núcleos de hábitat (Puig de Sant Andreu e Illa d’en Reixac) que conforman conjuntamente la capital de un territorio de unos 2.775 km² que las fuentes antiguas atribuyen al pueblo ibero de los indigetes o indiketes.

Los dos asentamientos ocupaban una extensión conjunta superior a las15 hectáreas y constituyen el núcleo poblacional más importante de la cultura ibérica y uno de los más relevantes del mediterráneo noroccidental durante la edad del hierro.

La fortificación del Puig de San Andreu dispone de un sistema defensivo, la singularidad e importancia del cual se ha puesto de manifiesto reiteradamente en la bibliografía científica. El asentamiento se fortificó inicialmente a finales del siglo VI a.C con la construcción de una muralla, flanqueada por seis torres, que protegía la vertiente occidental de la colina.

LONGITUD APROXIMADA DE 1,5 KM

Durante la primera mitad del siglo IV a. C se amplió la superficie del oppidum de manera considerable, con la construcción de un nuevo recinto amurallado que incorporó al asentamiento la zona norte y la vertiente oriental de la colina, reformándose también de manera integral la anterior fortificación.

Se puede estimar que la muralla perimetral alcanzó una longitud aproximada de 1,5 Km. En la actualidad están documentados unos 825 m, señala el arqueólogo.

A pesar de que el Puig de Sant Andreu ha sido objeto de una investigación continuada desde el año 1947, no se habían documentado estructuras defensivas avanzadas tipo foso. No obstante, la variedad y complejidad hipológica de elementos defensivos representados en esta fortificación hacía prever la existencia de un elemento de estas características.
El Puig de Sant Andreu reúne, además, los dos factores que están presentes en las fortificaciones protohistóricas donde este elemento está representado. Por una parte dispone de un flanco muy accesible en el cual un foso representaría un elemento defensivo de gran eficacia.

Por otra parte, el tipo de suelo geológico, formado por areniscas y margas, no comporta que la extracción de la piedra para excavar el foso fuera de una gran dificultad. Partiendo de estas premisas, el año 2011 se realizaron diversos sondeos estratigráficos en el exterior del trazado occidental de la muralla.

Los resultados no fueron concluyentes, de forma que el año 2012, en el marco de una reunión de trabajo internacional, celebrado en Ullastret, sobre las diferentes técnicas de prospección geofísica aplicables a la arqueología, se decidió utilizar una de estas técnicas en la búsqueda de este posible foso.

TOMOGRAFÏA ELÉCTRICA EN 3-D
La técnica aplicada fue la tomografía eléctrica 3D utilizando un equipo de última generación operado por el ingeniero italiano Gianfranco Morelli de la empresa Geostudi Astier. Esta técnica permite determinar la distribución de la resistividad eléctrica del subsuelo obteniendo perfiles e imágenes en tres dimensiones y está especialmente indicada para la detección de estructuras negativas como es el caso de un foso.

Las anomalías detectadas en las dos tomografías realizadas en el exterior de la muralla occidental (torres I y II) permitieron confirmar la existencia de un foso avanzado a la muralla de unas dimensiones considerables.

FOSO EN PERFIL DE "U"
El foso, estructuralmente, presenta un perfil en U, dispone de una anchura mínima en la parte inferior de 8,10 m y una anchura máxima en la parte superior de 11,85 m, con una profundidad que alcanza en algunos puntos los 3,71 m. A partir de las prospecciones geofísicas, de los sondeos realizados y de algunas observaciones sobre el terreno, se puede intuir que el foso formaría parte de la estructura defensiva de la primera fortificación del siglo VI a.C. Este tendría una longitud total aproximada de 350 m y protegería completamente el flanco occidental del asentamiento en aquel comento.

En una primera estimación, se calcula que el volumen de piedra extraído en la construcción de este elemento defensivo podría haber llegado a los 12.500 m³, asegura el responsable del museo.

L’oppidum del Puig de Sant Andreu dispone de un sistema defensivo formado por la fortificación más compleja y elaborada de la cultura ibérica, que muestra numerosos elementos defensivos fuertemente influenciados por la arquitectura defensiva mas avanzada del mediterráneo central i oriental en aquel periodo.

El descubrimiento de un foso defensivo de esta magnitud, excavado enteramente en la roca, enfatiza mas si cabe la importancia de todo el conjunto que, sin duda, habría tenido una función defensiva y un aspecto disuasorio para los atacantes.

No obstante, por su monumentalidad, también habría sido un elemento simbólico, de prestigio y de demostración del potencial de la comunidad que lo construyó, concluye de Prado.

8 de noviembre de 2012

Los cráneos perforados hallados en el yacimiento íbero de Ullastret datan del S. III a.C.

Los dos cráneos perforados con clavos, que se han descubierto junto a cinco más, se exhibían como trofeos de guerra en una de las calles principales de la antigua ciudad íbera. Ahora los arqueólogos aspiran a reconstruir sus rostros con tecnología 3-D.Los arqueólogos datan en el siglo III aC los dos cráneos enclavados que se han descubierto en el yacimiento de Ullastret (Baix Empordà -Gerona-) y esperan poder reconstruir su rostro con tecnología 3D. Se cree que los restos correspondían a dos hombres de entre 20 y 40 años, que eran enemigos de los antiguos íberos que habitaban en el Puig de Sant Andreu.
Los dos cráneos enclavados aparecidos en el yacimiento gerundés de Ullastret.
Foto: La Vanguardia
Los dos cráneos perforados con clavos, que se han descubierto junto a cinco más, se exhibían como trofeos de guerra en una de las calles principales de la antigua ciudad. El director del MAC-Ullastret, Gabriel de Pardo, destaca que es un hallazgo "excepcional" en Europa. Hasta ahora todo el continente sólo se han encontrado cinco más, de los cuales dos de ellos en este yacimiento del Baix Empordà.

Los dos cráneos perforados se han encontrado durante la última campaña de excavaciones realizada este verano en el yacimiento del Puig de Sant Andreu. En esta ocasión, los arqueólogos excavaron el lado este del antiguo poblado, la única vertiente de la colina donde todavía no se ha documentado la muralla que cerraba las casas.

Hallazgos excepcionales en Europa
No obstante, a la hora de excavar los arqueólogos no iban a ciegas. Y es que en el año 2006, en este lugar, se hizo una prospección geofísica -como una especie de radiografía- que permitió ver los restos de construcciones que se escondían en el subsuelo. Sin embargo, como ha concretado el director del MAC-Ullastret, el hallazgo de los cráneos ha sido "del todo inesperado", porque este sistema no permite detectarlos.

Los arqueólogos los encontraron mientras excavaban un área de aproximadamente nueve metros cuadrados, donde esperaban encontrar una de las calles principales del yacimiento. Además de confirmar sus hipótesis, sobre el pavimento de pequeños guijarros que formaban la calle, los arqueólogos encontraron restos humanos.

Se trata de siete cráneos, de los cuales sólo dos -los que han aparecido perforados por un clavo- estaban enteros. Según concreta Gabriel de Pardo, los dos cráneos datan del siglo III aC y se cree que pertenecían a iberos de entre 20 y 40 años. El director del MAC-Ullastret precisa que, muy probablemente, eran enemigos de los habitantes del poblado muertos en combate, y de los que se expuso la cabeza en público como trofeo de guerra.

Íberos contra íberos
"Esto demuestra que los iberos de aquí estaban influenciados por la práctica celta de las cabezas cortadas ", indica de Pardo. Aunque fueran enemigos del poblado de Ullastret, el director del museo también cuenta que con toda seguridad los muertos eran íberos, y no hombres de otra civilización. "En aquella época, más que guerras, lo que solía haber estaban batallas de supervivencia y razzias entre poblados vecinos", concreta.

El descubrimiento de estos dos cráneos hace que Ullastret se convierta en un yacimiento único en Europa. Y es que, hasta ahora, sólo se habían localizado cinco cráneos enclavados enteros en todo el continente. Y de éstos, dos de ellos -que estaban perforados por una espada- se desenterraron en 1969 en este mismo yacimiento. En cuanto a los tres restantes, uno de ellos también se encontró en Catalunya (en concreto al poblado de Puig Castellar de Santa Coloma de Gramenet). Los otros dos, en Francia y Alemania.

Hasta ahora, las diferentes campañas de excavaciones que se han hecho en el yacimiento ibérico de Ullastret han permitido desenterrar entre 40 y 50 cráneos (entre los cuales, los cuatro perforados). Sin embargo, casi nunca se ha encontrado el resto del cuerpo (excepto casos puntuales de individuos del siglo II aC lanzados dentro de silos). Esto se debe al hecho, como concreta de Pardo, que la práctica habitual de los íberos era la incineración. Por eso, más allá de los cráneos que se exponían en público, "no hay restos que nos permitan saber cómo era la constitución de los hombres y mujeres de la época", indica el director del MAC-Ullastret.

Aparte de los dos cráneos perforados , los arqueólogos también estudiarán ahora los restos de los otros cinco cráneos. Gabriel de Pardo también indica que, de hecho, no todos los cráneos que se exponían en público se perforaban. Sólo los de los enemigos. Aunque falta estudiar si esto también se daba en Ullastret, algunos íberos exponían las cabezas de ancestros y caudillos en plena calle para mostrar el poder de la comunidad.

(Fuente: La Vanguardia )