Mostrando entradas con la etiqueta Esperanza Martín. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Esperanza Martín. Mostrar todas las entradas

16 de octubre de 2018

Salen a la luz unas termas romanas en el yacimiento de Lugo de Llanera (Asturias)

Las excavaciones realizadas en el último mes en el yacimiento arqueológico de Lugo de Llanera han dejado al descubierto los restos de un edificio de grandes dimensiones que corresponde a las termas de una estación balnearia del asentamiento romano Lucus Asturum.


El inmueble constaría de cuatro estancias y los restos hallados permiten determinar que entre ellas había una sala calefactada y otra con suelo hidrófugo. El equipo arqueológico dirigido por Esperanza Martín continuará trabajando en la zona hasta finales de semana y ayer recibió la visita del viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez; la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo; el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz; y el concejal de Cultura, Alfredo Rodríguez.

«Determinar el tipo de asentamiento es arriesgado, pero sin duda el hallazgo es importante», apunto Martín. No obstante, la arqueóloga lamentó el expolio sufrido en la zona, que hizo desaparecer numerosos restos.

Por su parte, el regidor garantizó que el Ayuntamiento continuará apostando por el yacimiento y contribuirá a hacer posibles más excavaciones. Por el momento, ya ha destinado 15.000 euros. «Este hallazgo marca un punto de inicio para trabajar y confiamos en contar con el apoyo del Principado», señaló.

Por otro lado, durante la jornada de hoy el yacimiento estará abierto al público con visitas a las once y doce de la mañana y a las cuatro y cinco de la tarde. Asimismo, visitarán la excavación los alumnos de sexto de Primaria del Colegio Público de Lugo de Llanera.

19 de septiembre de 2018

La excavación de Lucus Asturum empieza a dar frutos

El equipo que dirige Esperanza Martín encuentra en su primer día de trabajo materiales romanos y medievales en el yacimiento de Llanera (Asturias)
Esperanza Martín, directora de las excavaciones, en una de las zonas delimitadas. FOTO: IMANOL RIMADA
Ayer, a primera hora de la mañana, el equipo de diez arqueólogos y voluntarios que trabajan en la excavación del asentamiento de Lucus Asturum, donde permanecerán durante un mes, ya había encontrado «material romano casi en superficie. Ojalá sea una buena señal». Este material se encontraba mezclado con restos medievales y otros contemporáneos.

Ayer fue el primer día de trabajo en la Castañera, finca a las afueras de Lugo de Llanera. Los estudios previos por georradar y fotografía aérea realizados por Fotoasturias y la Universidad de Oviedo parecían establecer ya la existencia de una estructura de la que, sin embargo, se desconocen su época, tipología y tamaño exacto.

Los trabajos se centran ahora en confirmar la presencia romana y, asimismo, en establecer si Lucus Asturum era un enclave de gran tamaño o la unión de núcleos dispersos. Esperanza Martín, directora de las excavaciones, señaló ayer que «la fotointerpretación de los datos del georradar nos permite establecer una serie de estancias que esperemos que se confirmen. Uno de los mayores miedos de cualquier arqueólogo es que el arado se haya llevado parte de estas superficies», destacó, aunque, de acuerdo con sus estimaciones, habrá que excavar «más de medio metro».

La financiación de los trabajos asciende a 15.000 euros, que proceden de las arcas municipales en su totalidad. Alfredo Rodríguez Iglesias, concejal de Cultura, Deportes y Turismo de Llanera, explicó que «el primer día, el objetivo es la delimitación de los aproximadamente cien metros cuadrados de superficie de excavación». En este sentido se congratuló de que ya hubieran aparecido «bastantes materiales de construcción y alguna cerámica, pero falta saber la cronología».

Recalcó por último que una disciplina como la arqueología «da resultados con el tiempo. Hay que tener paciencia». «Probablemente Lucus Asturum era un emplazamiento importante, pero modesto», concluyó.

(Fuente: El Comercio / Marcos Gutiérrez)

21 de abril de 2016

Primeras excavaciones en la vertiente leonesa de La Carisa

Junta de Castilla y León y Ayuntamiento de Villamanín se unen para realizar las primeras prospecciones arqueológicas en la zona leonesa de la Carisa en busca de un castro romano excepcional que podría ser capital para el futuro turístico de la zona.
Reconstrucción del campamento de La Carisa.
Villamanín se encomienda a la Carisa y al yacimiento romano que se esconde bajo su territorio. El Ayuntamiento cree que esta zona esconde todo un tesoro.

Junta y Ayuntamiento se unen para realizar las primeras prospecciones arqueológicas en la zona leonesa de la Carisa en busca de un castro romano que el edil de la localidad, José Luis García Oblanca, califica como «excepcional». Lo importante, remarca, es que «por fin se van a hacer prospecciones arqueológicas en el campamento romano de la Carisa en la zona de León, en concreto de Pendilla perteneciente al Ayuntamiento de Villamanín».

Las excavaciones darán inicio tras un trabajo previo realizado con una aportación de 6.000 euros realizada por Junta y Ayuntamiento. «Es una inversión que nos permitirá acometer lo que podríamos denominar la radiografía de la zona y a partir de ahí avanzar», ha recordado el edil.

José Luis García Oblanca ha agradecido la colaboración de «la arqueóloga que va a llevar las excavaciones Esperanza Martín Hernández que sin el apoyo de ella y el conocimiento de la zona no se podía haber hecho». Los trabajos de este año comenzarán si el tiempo lo permite en junio y tendrán una duración de 2 meses. En esos trabajo se acometerá el desbroce del campamento, levantamiento topográfico y prospección con metalodetección.

EL CAMPAMENTO
El Campamento romano de La Carisa es un yacimiento arqueológico situado junto a la vía de La Carisa, en el cordal de Carraceo entre los concejos asturianos de Aller y Lena. Tiene un origen romano y probablemente militar, como lo demuestran el medio centenar de objetos encontrados: dos monedas, puntas de jabalina y pilum y algún dardo del tipo del de las balistas.

La vía de la Carisa atraviesa la cordillera Cantábrica de sur a norte a través del cordal de Carraceo, entre los concejos de Aller y Lena. El camino comienza en Pendilla (Villamanín) y transcurre por la cima del cordal, evitando los valles y collados. Su origen es romano y por sus características puede considerarse una vía estratégica desde el punto de vista militar.

Destaca la pervivencia del topónimo Carisa, que la relacionan con el general romano Publio Carisio, legado en Lusitania entre los años 26 a. C. y 22 a. C. que intervino en las guerras contra los Astures. Este topónimo aparece documentado por primera vez en el archivo catedralicio de Oviedo, en una donación a la Iglesia de Oviedo del año 1036 en la que se hacen referencia a diversos lugares de Aller y Lena situándolos «sub monte Carisa».

10 de octubre de 2013

Importantes hallazgos prolongan las excavaciones en La Carisa (Asturias)

Entre el material encontrado hay nuevas piquetas, material bélico y otro tipo de herramientas. El enclave se posiciona como el primer lugar donde los romanos dejaron su huella dentro del territorio que actualmente ocupa Asturias.
Las arqueólogas Elena Quintanal y Esperanza Martín trabajando sobre el terreno.
El Picu L.lagüezos, en la Carisa, guarda una construcción clave para conocer el avance de las legiones romanas hacia Asturias. La campaña de investigación arqueológica que se está desarrollando en el enclave se está prolongado ante la relevancia de los hallazgos y no finalizó el 1 de octubre, tal y como estaba previsto. El equipo ha descubierto nuevo material de origen romano que da más pistas sobre el paso de los romanos por la región.

El enclave fue descubierto en 2010. Fue entonces cuando varios expertos, que viajaban a bordo de una avioneta para elaborar un mapa sobre las guerras de Hispania, visualizaron en el Picu L.lagüezos una construcción circular semienterrada en el alto del monte, que separa el concejo de Lena del municipio leonés de Villamanín.

Los arqueólogos Esperanza Martín y Jorge Camino se dirigieron al Ayuntamiento de Lena y encontraron el respaldo del alcalde, Ramón Argüelles. El regidor pidió apoyo a Aller y Villamanín y los responsables municipales comprometieron una partida para iniciar una investigación. La arqueóloga Esperanza Martín se puso al frente, bajo la coordinación de Camino, y halló evidencias claras sobre el pasado del Picu L.lagüezos. El enclave se posicionó entonces como el primer lugar donde los romanos dejaron su huella dentro del territorio que actualmente ocupa Asturias.

Hacía falta una excavación más amplia y costosa para confirmar esta teoría y la Consejería de Cultura, Educación y Deportes sorprendió a los expertos el pasado mes de agosto. Por primera vez, el Principado se comprometió a financiar una campaña arqueológica en el enclave.

El compromiso de Cultura
Los trabajos comenzaron poco después. En un principio, los arqueólogos buscaban un "agger fossaque" (una muralla con un foso) pero la campaña que se está desarrollando está dando sorpresas. Entre el material encontrado, los arqueólogos avanzan que hay nuevas piquetas, material bélico y otro tipo de herramientas.

El final de la campaña está cerca, pero aún hay mucho por conocer en el enclave. El director general de Patrimonio, Adolfo Asensio, aseguró hace unos días que "la investigación de la Carisa continuará, por su importancia". Reafirmaba así un anuncio que ya había hecho en una visita al Picu L.lagüezos. Por aquel entonces, Asensio aseguró que Cultura tiene varios proyectos para el próximo ejercicio sobre la mesa. Uno de ellos, relacionado con este emblemático enclave.

30 de agosto de 2013

Todo listo para comenzar a trabajar en los enclaves romanos de La Carisa (Asturias)

Es la primera vez que el Principado aporta financiación para investigar los yacimientos de La Carisa. Los arqueólogos tratarán de evaluar con precisión la construcción del asentamiento romano en Picu Llagüezos y relacionarla con el campamento de Curriellos y la calzada romana.
Elena Quintanal y Esperanza Martín durante la última campaña
arqueológica en el Picu Llagüezos. Foto: Fernando Geijo
Los arqueólogos volverán a investigar en La Carisa a mediados de septiembre. La Consejería de Cultura, Educación y Deportes aprobó ayer el documento contable que permitirá hacer frente al proyecto presentado por la arqueóloga Esperanza Martín y que coordinará en la parte científica Jorge Camino, responsable de las primeras excavaciones en la paraje lenense. Los trabajos incluyen prospecciones y excavaciones en el Picu L.lagüezos, el monte que separa Lena del municipio leonés de Villamanín y que guarda el que podría haber sido el primer asentamiento romano en el territorio que ocupa actualmente Asturias. Es la primera vez que el Principado aporta financiación para investigar los yacimientos de La Carisa.


Limpieza previa del entorno
La tramitación ya está lista y solo faltan unos días para que arranquen las labores. Los trabajos previos de acondicionamiento de la zona comenzarán la próxima semana. Los operarios limpiarán el entorno para dejar vía libre a los trabajos arqueológicos, que incluyen una primera inspección con sistemas de posicionamiento de alta precisión. Los expertos localizarán los puntos en los que podrían concentrarse los restos más importantes para esta campaña. El siguiente paso será la teledetección y por último una serie de excavaciones.


Posible continuidad en 2014
Los arqueólogos trabajarán en esta primera fase de la campaña a contrarreloj. El mes de septiembre es el último del año en el que resulta posible trabajar en La Carisa, un enclave que alcanza los 1.500 metros de altitud en algunos puntos. El viento y las precipitaciones empiezan a ser demasiado fuertes con la llegada del otoño. El Gobierno regional no descarta que, tras esta primera toma de contacto, en 2014 pueda habilitarse una partida para seguir con la investigación.


Evidencias del avance romano desde León
El equipo que se desplazará en las próximas semanas a La Carisa está formado por cuatro arqueólogos, que trabajarán sobre el terreno para conseguir evidencias sobre el avance romano hacia el territorio de Asturias. Los expertos comienzan esta nueva campaña con una hipótesis a corroborar: las legiones entraron en Asturias desde León a través de la Vía Carisa y construyeron un asentamiento provisional en el Picu Llagüezos. A cinco kilómetros de distancia, se asentaron con posterioridad en el campamento de Curriellos. Un enclave que, sin que la investigación en Llagüezos haya concluido, parece de mayor envergadura.


Refuerzo de laboratorio
Los arqueólogos tienen por delante la tarea de evaluar con precisión la construcción del Picu Llagüezos y relacionarla con Curriellos y la calzada romana. No será tarea fácil y contarán con un equipo de refuerzo en el laboratorio, dedicado al análisis de restos y la reconstrucción histórica. En total, sin contar con los operarios que desbrozarán el monte, el proyecto de los arqueólogos precisará la implicación de diez expertos en distintas áreas.


Es un proyecto ambicioso, pero no tanto como el que querían en un principio los arqueólogos. Esperanza Martín presentó un primer borrador que más tarde tuvo que ajustar a las posibilidades económicas de la Administración regional. Los responsables del Principado le comunicaron ayer mismo que la tramitación ha terminado y ella ya tiene listas las herramientas para que empiece el trabajo de campo.
(Fuente: La Nueva España / C.M. Basteiro)

20 de marzo de 2013

El yacimiento de la Carisa no encuentra financiación para nuevas excavaciones

La Consejería de Cultura del Principado descarta retomar este verano las investigaciones arqueológicas en el enclave romano del Picu Llagüezos
Las arqueólogas Elena Quintanal y Esperanza Martín buscan restos
en un yacimiento de la Carisa.
La Consejería de Educación, Cultura y Deporte no tiene previsto financiar ningún nuevo proyecto de excavación en la Carisa. Tampoco encabezará ningún plan para seguir adelante con la investigación, aunque matiza que tampoco tiene en sus manos propuesta alguna de arqueólogos interesados. Estas afirmaciones ponen más difícil todavía la continuación de la investigación en el Picu Llagüezos, el lugar donde una excavación preliminar sacó a la luz una antigua fortificación y restos de «inequívoco» origen romano.

Fortificación romana
Los alcaldes de Aller, Lena y Villamanín, los tres municipios en los que converge la Carisa, encabezaron la última excavación en el enclave. Juntos abonaron 6.000 euros para que un equipo de arqueólogos, encabezado por Esperanza Martín y coordinado por Jorge Camino, iniciara la investigación en el Picu L.lagüezos. Los trabajos comenzaron en verano de 2011 y, una semana después de iniciar la teledetección de metales, la tierra habló. Los expertos encontraron material bélico de origen romano y una moneda -un denario de plata- emitido entre los años 80 y 90 antes de Cristo. Es la moneda más antigua que se ha encontrado hasta el momento en Asturias y, por lo tanto, sitúa a la Carisa como el primer enclave romano en el territorio que actualmente ocupa la región. Los arqueólogos consideran que el Picu Llagüezos alberga una antigua fortificación romana denominada «agger fossaque» pero tendrán que trabajar más en la zona para confirmar esta teoría.

Investigaciones inconclusas
El presupuesto de los ayuntamientos se agotó y los regidores de Aller y Lena, David Moreno y Ramón Argüelles, anunciaron que acudirían al Gobierno regional para buscar apoyo. Hasta ahora, la Consejería de Cultura no ha participado en ningún trabajo relacionado con el enclave. Hubo dos campañas, que finalizaron hace más de un lustro, en las que los arqueólogos descubrieron el campamento romano de Curriellos y el poblado astur-visigodo de Homón de Faro.

Los expertos consideran que la investigación en la Carisa «está inconclusa» y que hace falta un nuevo esfuerzo para conocer el Picu L.lagüezos y su relación con el resto de fortificaciones en el enclave. Los primeros indicios apuntan a que los romanos entraron por el territorio que ocupa actualmente Villamanín y se asentaron por primera vez en el Picu L.lagüezos. El enclave de Curriel.los podría ser posterior, y un asentamiento más firme dentro del avance hacia el territorio asturiano.