Mostrando entradas con la etiqueta Jávea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jávea. Mostrar todas las entradas

28 de junio de 2016

Recuperan el yacimiento de la Cueva de las Brujas de Benitachell (Alicante)

En el proceso han salido a la luz interesantes restos cerámicos y material constructivo de época ibérica hasta los primeros pobladores cristianos, destacando la presencia andalusí.  Abandonada a finales del siglo XIII pasó a convertirse en guarida de bandoleros
El yacimiento fue localizado en 1987 en el Tossal Gros por Joaquin Bolufer.
La concejalía de Cultura de Benitachell apuesta por retoma las excavaciones de la Cueva de las Brujas y poner en valor el patrimonio arqueológico municipal. La primera fase de los trabajos ha sido conducida por los arqueólogos Miquel Sánchez y Josep Ahuir, y se ha centrado en la limpieza del área con seguimiento arqueológico ya que la cueva se hallaba cubierta de maleza.

En el proceso han salido a la luz interesantes restos cerámicos y material constructivo que se enviarán al Museo Arqueológico de Jávea, donde se unirán a los hallazgos de excavaciones anteriores. “En este yacimiento tenemos presentes algunas de las culturas que han pasado por este municipio, desde los íberos hasta los primeros pobladores cristianos, destacando la presencia andalusí. Su recuperación nos puede decir muchas cosas de la vida cotidiana de nuestros ancestros” ha apuntado Manolo Segarra.
La cueva, que formaba parte de la alquería del Abiar y cuya primera ocupación data de cerca de 2200 años, fue utilizada como corral y vertedero en el periodo ibérico, romano y andalusí. Las excavaciones del 2001 ya sacaron a la luz interesantes hallazgos como cerámicas ibéricas pintadas, sigillatas y otras importadas de la zona de la Campania italiana. Entre ellas cabe destacar una pieza completa de cerámica íbera. Está en el Museo Arqueológico de Jávea y aparece también en el cartel promocional del yacimiento.


El yacimiento fue localizado en 1987 en el Tossal Gros por Joaquin Bolufer. Según la historiografía local, a finales del siglo XIII, ya abandonada, pasó a convertirse en la guarida perfecta de bandoleros. La leyenda también sugiere que los contrabandistas ahuyentaban a la gente haciéndoles creer que allí habitaban brujas. Para ello derramaban azufre que producía misteriosas llamas alrededor de la cavidad. Sería, por tanto, el miedo lo que llevó a los habitantes de El Poble Nou de Benitatxell a llamarla “Cova de les Bruixes”.

RUTAS GUIADAS
Cuando finalicen los trabajos arqueológicos, la cueva se abrirá por primera vez en la historia al público. Se creará, además, un espacio de interpretación y divulgación de una cueva que, como una cápsula del tiempo, puede ayudar a comprender la vida cotidiana de nuestros ancestros. De momento, desde el departamento de Turismo se han organizado unas rutas guiadas hasta la entrada. Comenzarán este mismo viernes, 1 de julio, a las 18:30. Con todo, la ruta guiada histórica y etnológica de la Cova de les Bruixes, se unirá este año al interesante programa de rutas estival que incluye la Ruta de los Acantilados y la de Terra del Moscatell. Las reservas deberán realizarse en el departamento de Turismo o llamando al teléfono 966493646.

(Fuente: Xábia al día)

12 de mayo de 2016

Rescatan un ancla de 1.500 años en aguas de Jávea (Alicante)

La pieza de 200 kilos de peso fue izada en aguas del Portitxol y arrastrada hasta el Club Náutico. En su recuperación participaron miembros del Centro de Arqueología Subacuática de la Comunidad Valenciana en colaboración con el Museo Arqueológico y la Policía Local.
MIembros del equipo de rescate posan con el ancla a su llegada al Club Náutico de Jávea. FOTO: RAFAEL MARTOS.
Nuevo hallazgo arqueológico en aguas de la Marina Alta, siempre muy prósperas en estos encuentros con la historia. Durante la mañana del miércoles miembros del Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat Valenciana en colaboración con el Museo Arqueológico y la Policía Local de Xabia rescataron del fondo marino del Portixol un ancla lítica de unos 200 kilos de peso y unos 1.500 años de antigüedad.La pieza estaría fechada en el último periplo del Imperio Romano o al principio de la Alta Edad Media.

Del hallazgo han informado tanto el Club Náutico de Xàbia en su página de Facebook como el submarinista y fotógrafo Rafael Martos en su blog. Martos agregó que la existencia de este ancla lítica se conocía desde hace varias semanas. Y añade que en la expedición de rescate estaba integrada la lancha de la Policía Local.

Describe además los pormenores de este rescate arqueológico. Así, el ancla se encontraba sumergida a unos veinte metros y una vez que los submarinistas completaron la inmersión y llegaron hasta el fondo se pasó un cabo por uno de los dos orificios del ancla y se amarraron tres globos que, una vez llenos de aire comenzaron a elevar la roca.

Según relata Martos, por cierto, hubo alguna dificultad debido a una fuga de aire o rotura que provocó que la pieza volviera a depositarse con violencia en el fondo. No obstante, el problema pudo solventarse con rapidez debido a que los globos aún conservaban el aire y el cabo ya se encontraba en la superficie por lo que los tripulantes de la embarcación lograron arrastrarlo. Una vez que el ancla fue izada, se aseguró su flotabilidad con varias boyas de defensa de la embarcación y fue arrastrada hasta el Club Náutico, donde se extrajo con la ayuda de una grúa.

Martos agrega que este tipo de artilugios de piedra se usa desde los orígenes de la navegación para fondear embarcaciones debido a que era el material más abundante, económico y fácil de trabajar. Después se evolucionó a anclas de piedra con más orificios y a otras que combinaban la piedra con otros materiales, como la madera. No obstante, tanto la procedencia como la datación exacta de la pieza, que pasará a engrosar los fondos del Museo Arqueológico, están aún por determinar.

(Fuente: La Marina Plaza)

16 de mayo de 2013

Hallado un segundo estrato de tumbas en la necrópolis calcolítica del Montgó, en Jávea (Alicante)

Hasta ahora habían salido a la luz paquetes funerarios que correspondían a ocho personas. La Universidad de Meinz (Alemania) está realizando un estudio de genética para saber si tenían vínculos familiares. Mientras, las pruebas de carbono 14 sitúan los enterramientos entre los años 2.670 y 2.250 a. de C.
Un recorrido en 3D permite ahora colarse en los estrechos pasillos.de la Cova del Migdía.
Casi era de locos pensar que una cueva tan angosta guardara tanta historia. Pero uno de los pocos que le tenían fe a esta cueva del Montgó, descubierta en 1989 por el Centre Espeleològic de Gata de Gorgos, era Enric Martínez, el presidente de la Fundació Cirne de Xàbia. Esta fundación inició en 2009 las excavaciones en un yacimiento colgado de los riscos del Montgó y que, en el tercer milenio antes de Cristo (periodo calcolítico o eneolítico), fue una suerte de santuario funerario. 

Ahora se ha realizado la cuarta campaña y la cueva se ha convertido en un pozo sin fondo de sorpresas arqueológicas. "Al acabar la campaña realizamos una cata para saber qué podía haber debajo de los enterramientos y, tras retirar unos 20 centímetros de tierra, descubrimos más tumbas", explicó ayer el arqueólogo Joan de Déu Boronat.

Hasta ahora habían salido a la luz paquetes funerarios que correspondían a ocho personas. La Universidad de Meinz (Alemania) está realizando un estudio de genética para saber si tenían vínculos familiares. Mientras, las pruebas de carbono 14 sitúan los enterramientos entre los años 2.670 y 2.250 a. de C. "Estas otras inhumaciones pueden ser 300 ó 400 años más antiguas", puntualizó el arqueólogo municipal, Joaquim Bolufer.

Los investigadores confían en encontrar en esas tumbas todavía por excavar respuestas a los misterios de la Cova del Barranc del Migdia. Este yacimiento es de los pocos de la Comunidad que tiene asociados una necrópolis y pinturas rupestres. Los arqueólogos han hallado un trozo de cerámica pintada, que podría tener relación con las representaciones parietales. Esperan dar con más fragmentos y reconstruir la vasija.

Pero en esta campaña también han salido a la luz agujas de hueso, hachas de piedra, cuentas de collar realizadas con caracoles de mar y puntas de flecha cuidadosamente labradas. Formaban parte de los ajuares de los muertos. También ha aparecido un punzón de cobre. Esta pieza de metal, así como las hachas de piedras metamórficas, debieron llegar al Montgó desde tierras muy lejanas. 

Antes de entrar en la Cova del Migdia hay que trepar Montgó arriba. Es difícil acceder. Pero las nuevas tecnolgías ayudan. Un recorrido en 3D permite ahora colarse en sus estrechos pasillos. Este audiovisual transmite la sensación de claustrofobia de una cueva en la que los arqueólogos deben reptar y hacer escorzos para excavar. Además, se ha realizado un documental de 36 minutos que se presentará al festival de cine científico de Barakaldo.

(Fuente: Información / A.P.F.)

24 de mayo de 2012

El Montgó, banco de pruebas para la Arqueología del futuro

La cueva del Barranco del Migdia ha bajado a Xàbia para que el Montgó revele sus secretos arqueológicos de hace más de 4.000 años.
Los hallazgos calcolíticos han sido escaneados en 3-D.

La Fundació Cirne de Xàbia muestra ahora los hallazgos de este yacimiento valenciano, que esconde una necrópolis del periodo calcolítico. La exposición se titula Art i Mort al Montgó. La Cova del Barranc del Migdia y sorprende, sobre todo, la reproducción a tamaño natural de las paredes de piedra en las que hay pinturas rupestres de estilo esquemático.

Las pinturas y la cueva se pueden así hasta tocar. De otra forma, sería difícil trasladar al gran público, principalmente a los alumnos de colegios e institutos, la singularidad del yacimiento. La cueva está en los acantilados de la escarpada cara sur del Montgó. Su acceso es complicadísimo. Y luego hay que reptar por un estrecho pasadizo. El lugar, que tiene mucho de mágico, pues al mediodía se cuela un haz de luz del sol que ilumina toda la gruta, estaba predestinado a convertirse en la prehistoria en un referente sagrado. El panteón que los arqueólogos descubrieron en 2009, en la primera campaña de excavaciones, así lo ha confirmado.

La exposición, que se puede visitar en la sede de la fundación de la avenida d'Alacant de Xàbia, ha contado con una subvención de 69.504 euros del Ministerio de Cultura. Antes la Fundació Cirne lo había financiado todo: las tres campañas de excavaciones y una investigación arqueológica en la que se ha recurrido a las técnicas más modernas de escaneado en 3D. La Cova del Migdia es un banco de pruebas de la arqueología del futuro.
El presidente de Cirne, Enric Martínez, explicó ayer que Art i Mort al Montgó combina paneles divulgativos de todo el proceso de excavación, vitrinas en las que se muestran los hallazgos y, como elemento más novedoso, la reproducción de la cueva. "Nuestro objetivo era bajar la cueva al pueblo". Los alumnos que entren en esa gruta virtual se sentirán como auténticos hombres prehistóricos. Se les entregará una unidad didáctica y, entre otras actividades, pintarán arte esquemático.

Mientras, el arqueólogo y director del Museo Soler Blasco de Xàbia, Joaquim Bolufer, recalcó que este yacimiento es único. Su singularidad radica en esconder una necrópolis asociada a pinturas rupestres. 

Por su parte, el también arqueólogo Marco Aurelio Esquembre anunció que todo el equipo está ultimando un documental sobre la Cova del Migdia que se presentará en un festival internacional de cine arqueológico.

Pero no acaba ahí la proyección del yacimiento. El experto en documentación arqueológica Dani Tejerina está trabajando "un programa informático que nos permitirá recorrer la cueva". Será como un videojuego.
(Fuente: Levante / A. Padilla)