18 de noviembre de 2012

El Conjunto Arqueológico busca nueva financiación para 'Cástulo Siglo XXI'

El proyecto busca complementar las investigaciones de 'Fórum MMX' a través de apoyos exteriores.
El Conjunto Arqueológico de Cástulo quiere mantener la investigación arqueológica en el yacimiento linarense más allá del proyecto 'Fórum MMX'. Para ello, la dirección ha desarrollado un nuevo documento sobre los trabajos de futuro que podrían desarrollarse en la ciudad íbero-romana en el plazo de cuatro años, una vez finalicen las investigaciones financiadas por la Consejería de Innovación, que se desarrollan con el apoyo de la Universidad de Jaén.
Parte del equipo de voluntarios de la Asociación "28 de Febrero" que han participado activamente en las excavaciones de Cástulo.
De esta forma, según destaca el director del conjunto, Marcelo Castro, las previsiones a cinco o seis años pretenden que, junto a la apuesta pública por parte de la Administración andaluza, nuevas fuentes de financiación exterior permitan realizar «otras actuaciones más allá de Fórum MMX». «Lo que se pretende es dar a conocer algunas líneas de investigación que se encuentran sobre la mesa gracias a los resultados de Fórum MMX y, de esta manera, conseguir apoyo exterior que garantice el trabajo dentro del yacimiento», argumenta.
En este sentido, y a la espera de conocer la posible financiación de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo para los trabajos de investigación del próximo año -una cantidad que el Ayuntamiento confía que sea similar a las anteriores «ante los buenos resultados de las investigaciones»-, Castro destaca que es el papel del voluntariado «una pieza fundamental en el futuro del yacimiento», «Más allá de la financiación, mucho de lo conseguido es gracias a un trabajo fuera del presupuesto que han desarrollado los voluntarios», subraya.

Documentación
De forma paralela a la búsqueda de apoyo exterior a las futuras investigaciones, el grupo de arqueólogos que desde hace dos años trabajan en el yacimiento linarense desarrollan desde hace semanas la documentación de las diferentes piezas halladas en los trabajos de excavación: monedas, cerámica, joyas, huesos o restos de enseres, entre otras piezas.
Un trabajo, el menos conocido, que es absolutamente necesario, registrando todas y cada unas de las piezas encontradas desde una moneda hasta el trozo más pequeño de cerámica. Desde la primera semana de octubre hasta abril, se limpian, pesan, miden y relacionan con el lugar estratigráfico donde fueron encontradas, como si de una nube de puntos se tratara.
Los resultados en ocasiones permiten hacer cambios o precisar cronológicamente los hallazgos, que esconden la historia de los habitantes de esa ciudad, situada a cinco kilómetros de Linares, lugar de paso de varias vías romanas, construida en el siglo I y abandonada entre el siglo II y el IV.

Es el caso de objetos como unos dados de marfil y fichas de juego, una llave en forma de ele encontrada junto a una puerta escondida bajo un ladrillo, o el engaste de un anillo de ágata con un 'bonus eventus' (figura protectora romana, utilizada como sello). También es curioso un grupo de monedas del bajo imperio romano, por ser la primera vez que se encuentra un conjunto completo asociado a un estrato.

Se trata de la segunda parte del estudio arqueológico, al que aún le seguiría una tercera, consistente en la publicación y difusión de los hallazgos, conclusiones con las que se reescribe la historia de la ciudad íbero-romana.

(Fuente: Ideal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario