Mostrando las entradas para la consulta Esther Chávez ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Esther Chávez ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

12 de julio de 2017

Buscan el campamento militar que dio origen a la ciudad romana de Pollentia (Mallorca)

El descubrimiento de una fosa de un campamento militar confirmaría que la ciudad romana es posterior al 123 a.C. Un centenar de arqueólogos y voluntarios se afana en desvelar los secretos de esta ciudad romana.
Un centenar de arqueólogos y voluntarios trabajan en las excavaciones de Pollentia. FOTO: MAR PÉREZ.
Los investigadores del yacimiento de Pollentia están cada vez más cerca de confirmar la verdadera edad de la ciudad romana. Sospechan que la metrópolis situada en Alcúdia data del 70 a.C. y no del 123 a.C. como recogen las fuentes escritas. Los arqueólogos, que siempre han sospechado de esta discordancia entre las fuentes arqueológicas y las documentales, basan esta hipótesis en el hallazgo de una fosa de un campamento militar"Siempre pensamos que quizás en el primer momento de conquista romana crearon un campamento y que, en generaciones posteriores, se levantó la ciudad que conocemos ahora", detalla el codirector del yacimiento Miquel Àngel Cau.

El inicio de esta excavación y el posterior estudio confirmarán la verdadera edad de la ciudad. Después se decidirá la estrategia de cómo proseguir con los estudios de Pollentia.

Durante las campañas extensivas de 2015 y 2016 se realizó un programa de prospección y oficio de geofísica en el que se encontraron los restos de la fosa del campamento que en estos momentos se está empezando a excavar.

Por otra parte, el equipo que se encuentra en el yacimiento desde el pasado 3 de julio y que estará excavando hasta día 28, se distribuye en diversos puntos de la ciudad: en los foros; en la fortificación tardía y en la necrópolis del sur para encontrar restos de enterramientos y obtener información de cómo vivían. La novedad este año está en la zona norte, donde se encuentra la fosa militar, denominada Campament de'n França.

Más de 90 personas participan estos días en la XIX Edición del Curso de Arqueología Antonio Arribas. El equipo está formado por estudiantes, profesionales, colaboradores y voluntarios de diferentes partes del mundo que vienen a pasar el verano a la ciudad romana de Alcúdia bajo la dirección de Cau, del ICREA y la Universitat de Barcelona, y de Esther Chávez de la Universidad de La Laguna. Desde ArchaeoSpain de Connecticut, de la Universidad de Portland, de Portugal, Francia, Italia y toda España llegan expertos y estudiantes dispuestos a averiguar la verdadera historia y edad de Pollentia.


UNA ESCUELA DE ARQUEOLOGÍA
"Queremos aprovecharnos de vuestro trabajo", exclama el alcalde Alcúdia, Antonio Mir, quien agradeció la ilusión a todos los participantes de este verano. El estudio de Pollentia dentro de la arqueología romana es muy importante: "Este lugar es una escuela. Por aquí han pasado muchas generaciones que trabajan ahora en arqueología romana por España", explica Cau. "Sin el apoyo del Consorcio de Pollentia formado por Ayuntamiento de Alcúdia, el Govern Balear y el Ministerio de Cultura, no serían posibles estas excavaciones", continúa el investigador. Además, este año han contado con apoyo local. "Cualquier tipo de ayuda es buena" prosigue. "El Grupo Garden nos aporta una parte de la comida de los participantes", detalla.

Los responsables de Pollentia reinvindican un museo propio. Una idea que ha evolucionado y que ahora se materializaría en un centro de investigación de la época romana con el fin de dinamizar y mostrar el trabajo que se lleva a cabo en Mallorca. Es un proceso muy lento: "Un proyecto que va por fases, igual que esta excavación. Pero queremos poner la primera piedra en esta legislatura", dice el alcalde.

6 de junio de 2014

Encuentran una basílica del S. XIII en una iglesia de Alcudia (Mallorca)

Los arqueólogos buscarán indicios en el subsuelo de la iglesia de Santa Ana que permitan comprobar si estas estructuras descubiertas se asientan sobre otras anteriores de carácter religioso o incluso una necrópolis de la Pollentia tardo antigua.
La Iglesia de Santa Ana, en Alcudia será objeto de intervención arqueológica. Foto: ÚLTIMA HORA.
Las obras de embaldosado encargadas por el Obispado en la iglesia de Santa Ana de Alcúdia han sacado a la luz lo que parecen ser los restos de una basílica del siglo XIII. Tras el hallazgo de los primeros restos, el Consorcio de Pollentia (integrado por el Ayuntamiento, Consell, Gobierno balear y el Ministerio de Cultura) ha habilitado una partida extraordinaria de 5.000 euros para realizar una intervención arqueológica en el templo que linda con el yacimiento de Pollentia.

PAVIMENTO ORIGINAL
Las excavaciones, dirigidas por el arqueólogo Migue Ángel Sastre, comenzaron el pasado 22 de mayo y, de momento, se ha retirado y datado todo el enlosado que se había instalado durante una reforma en 1903. Se han hallado restos de un pavimento de marés bajo el enlosado (aún pendiente de datación) y bajo este suelo varios restos estructurales que podrían corresponder con los muros originales de la iglesia primitiva, de menores dimensiones, que conservaría también el pavimento original. Asimismo, se ha excavado una tumba en la que se han hallado huesos humanos de un varón que serán sometidos a la prueba del carbono 14, con el objetivo de datar el enterramiento que está relacionado con las losas de marés encontradas.

La intervención arqueológica en la iglesia de Santa Ana forma parte de la investigación que se desarrolla en la ciudad romana y tardo antigua de Pollentia de Alcúdia, un proyecto dirigido por Miquel Àngel Cau y Esther Chávez.

(Fuente: Última Hora)

21 de septiembre de 2022

inicio de la tercera fase de las excavaciones arqueológicas en El Rubicón (Lanzarote)

Los trabajos, que han comenzado este martes, se llevan a cabo en las zonas fabril y habitacional
Tercera fase de las excavaciones arqueológicas en Rubicón. 

Un equipo de veinte personas comenzó este martes la tercera fase de la investigación arqueológica en el Yacimiento de San Marcial de Rubicón (Yaiza), junto a las playas de Papagayo, con el objetivo de dar continuidad a los trabajos de excavación de la campaña pasada, que no solo descubrió estructuras soterradas de trabajo, hábitat y defensivas de este enclave de alto nivel científico y patrimonial que muestra los primeros contactos entre la cultura europea y nativa canaria en el siglo XV, sino que halló materiales de origen aborigen y también europeo como cerámica y las monedas más antiguas dentro de un contexto arqueológico en Lanzarote.

El alcalde de Yaiza, Óscar Noda, que visitó la zona objeto de investigación junto a la concejala de Patrimonio de Yaiza, Silvia Santana, y ediles del gobierno municipal, destaca “este nuevo y trascendental paso que nos llevará a descubrir nuevos hallazgos para alcanzar el gran objetivo de promover el conocimiento y sobre todo la conservación y protección del yacimiento. Agradezco el trabajo e ilusión de todas las personas comprometidas en esta misión, incluidos los operarios municipales que están a pie de obra”.

Óscar Noda asimismo agradece, por supuesto, “la disposición de Nona Perera, directora de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, que como técnica y como responsable política ha materializado su interés para ayudar a llevar a buen puerto este proyecto, fruto del convenio suscrito por el Gobierno, el Ayuntamiento y las dos universidades públicas canarias”.

Responsables técnicos del proyecto guiaron a la expedición municipal por las primeras zonas de trabajo de esta nueva fase: la denominada zona fabril, en el flanco oriental del barranco de los pozos , y la zona habitacional, en el flanco occidental, ambas zonas que ya fueron objeto de excavaciones el año pasado con resultados altamente productivos.

La excavación arqueológica que se lleva a cabo actualmente está dirigida por María del Cristo González y Esther Chávez, arqueólogas de las universidades de Las Palmas de Gran Canaria y de La Laguna, respectivamente, y el arqueólogo de la empresa Baraka Arqueólogos, Miguel Ángel Hervás, equipo del que también forman parte técnicos de Baraka, estudiantes y graduados de las dos universidades canarias, trabajadores de la empresa Lumar y personal municipal que desde el inicio del proyecto colabora con los trabajos de campo de la investigación.

(Fuente: La Provincia)