Mostrando entradas con la etiqueta Ramiro Pérez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ramiro Pérez. Mostrar todas las entradas

29 de noviembre de 2016

Descubren una necrópolis islámica del S.X en Morella (Castellón)

Las tres inhumaciones encontradas se presentan en fosas simples delimitadas con un cordón de piedras y sin ajuar. Los cuerpos enterrados estaban orientados hacia el oeste, lo que hace pensar que estarían datados en la época califal, hacia el S. X 
Los arqueólogos hallaron restos cerámicos junto a los huesos. FOTO: TENA
Las obras de mejora que está ejecutando el Ayuntamiento de Morella en la calle Verge del Roser han deparado una gran sorpresa en el municipio en estas últimas jornadas. El hallazgo de tres cadáveres, probablemente de época islámica, ha supuesto la paralización de los trabajos durante varios días. Habitualmente, cuando se realizan obras en viales de la capital de Els Ports es necesario llevar a cabo un seguimiento arqueológico, del que en este caso se ha encargado el equipo dirigido por Ramiro Pérez.

Realmente, junto a los cuerpos enterrados se encontraron también restos cerámicos. Una vez limpiado todo el material ya han sido trasladados a Valencia, donde se está realizando un exhaustivo estudio antropológico forense. La intención es seleccionar la parte ósea de los esqueletos, que será mandada hasta Londres para intentar conseguir su datación. Según este arqueólogo morellano, en la calle Verge del Roser se han encontrado «tres inhumaciones en fosa simple, delimitadas con un cordón de piedras. No se presenta ajuar junto a los restos óseos».

EXPECTACIÓN
El hallazgo de estos cuerpos durante las obras en esa calle de la zona baja del municipio ha levantado gran expectación entre los vecinos de Morella. En palabras del arqueólogo, «en principio este tipo de entierros serían de época andalusí, pero al no haber ajuar habrá que esperar a los análisis. Los cuerpos estaban enterrados hacia el oeste, cuando normalmente los musulmanes entierran hacia el este, mirando a la Meca». Según el experto, «solamente hay un periodo de tiempo muy concreto, cuando se instala el Califato de Córdoba en el siglo X, en el que entierran hacia el oeste en dirección a la propia Córdoba», puntualiza Pérez.

IMPORTANCIA
El hallazgo arqueológico cuenta con un incuestionable valor arqueológico. «Aunque estemos hablando de la época califal, no tenemos prácticamente ninguna información de esta etapa en Morella. Sean de época andalusí o anterior, nos ofrecerán muchos datos», sostiene el arqueólogo. Al encontrarse los tres cuerpos enterrados, los trabajos en el vial tuvieron que pararse y excavar manualmente para determinar si había más cadáveres en la fosa. 

(Fuente: Mediterráneo)

24 de septiembre de 2015

Las obras de una carretera destapan un yacimiento del S. VII a.C. en Benicarló (Castellón)

Está a sólo dos kilómetros de la línea de costa en una zona plana y en él se han podido determinar dos tipos de estructuras: murallas de piedra por un lado y agujeros excavados en el subsuelo por otra, que servirían para almacenar alimentos o material. Respecto a los materiales localizados, se han encontrado objetos de cerámica, de metal, conchas marinas y piedras de molino, entre otros.
Algunas de las piezas recuperadas del nuevo yacimiento de Mas de Fabra, en Benicarló.
Los trabajos de construcción de la variante de la N-340 han sacado a la luz un yacimiento arqueológico en la partida del Mas de Fabra datado del siglo VII antes de Cristo. Un hallazgo que los directores de la campaña arqueológica, Miguel Vicente y Ramiro Pérez, han calificado de «excepcional», no tanto por la infraestructura o los materiales descubiertos sino por el hecho de estar ubicado en una zona plana, al contrario que la mayoría de asentamientos de los alrededores, que están en alto». De hecho, según los arqueólogos, se trataría del único yacimiento de estas características localizado en toda la costa que va desde Tarragona hasta Castellón. 
  • «Este yacimiento es especialmente valioso por la información que nos aporta, porque representaría la interacción entre indígenas de la Península Ibérica con los primeros fenicios que llegaron vía marítima para introducir sus productos elaborados en cambio de materias primas».
UN YACIMIENTO DIFERENTE
Los trabajos arqueológicos que se han llevado a cabo en la zona han sido unos trabajos denominados de urgencia, dada la necesidad de compaginarlos con las obras de la variante. Aun así, se han podido documentar y georeferenciar los restos y a partir de ahora se abre todo un proceso de estudio que permitirá contextualitzar el yacimiento y determinar su función y sus posibles habitantes. Según el arqueólogo Ramiro Pérez, «tenemos la oportunidad de empezar a conocer otro tipo de yacimiento, diferente del que hemos visto siempre, que nos dará una visión diferente de este periodo y de la gente que vivió».


El concejal de Cultura, Josep Barberà, ha manifestado la voluntad del Ayuntamiento de poner en valor el nuevo yacimiento. «Esperaremos los resultados de las catas arqueológicas y de los estudios previos, pero nuestra intención es habilitar la zona para las visitas. Tenemos que aprovechar el hecho que este es un yacimiento único, que nos diferencia del resto de yacimientos de la zona, y lo tenemos que explicar», ha dicho Barberà.

De momento, no se han facilitado los datos exactos de la ubicación del yacimiento para evitar posibles expolios o visitas de curiosos. El concejal de Cultura ha confirmado que «una vez finalizados los estudios necesarios, la zona se podrá visitar sin problemas».

UN YACIMIENTO VINCULADO AL COMERCIO CON LOS FENICIOS
Según han explicado los arqueólogos responsables de las excavaciones, la cronología del yacimiento correspondería en el siglo VII antes de Cristo, durante la llamada edad de hierro antiguo. Por los restos localizados, el asentamiento, ubicado a sólo 2 kilómetros de la línea de costa, estaría vinculado al mundo fenicio y con los intercambios comerciales con esta cultura del norte de África.

En el yacimiento se han podido determinar dos tipos de estructuras: murallas de piedra por un lado y agujeros excavados en el subsuelo por otra, que servirían para almacenar alimentos o material. Respecto a los materiales localizados, se han encontrado objetos de cerámica, de metal, conchas marinas y piedras de molino, entre otros.

(Fuente: Castellón diario)

13 de mayo de 2015

‘Cazatesoros’ expolian las excavaciones de la ciudad romana de Lesera (Castellón)

Si la semana pasada nos haciámos eco en éste blog del comienzo de las excavaciones en la ciudad romana de Lesera, en Forcall (Castellón) hoy tenemos que denunciar el expolio perpetrado en el yacimiento en los últimos días y en el que los asaltantes han aprovechado las acciones realizadas por los arqueólogos para conseguir sus objetivos.
Los hechos se descubrieron en la mañana de ayer con el regreso de los arqueólogos a la zona. FOTO: MEDITERRÁNEO.
La ciudad romana de Lesera, en el término de Forcall, ha sido víctima de un importante expolio por parte de ladrones cazatesoros. El botín se desconoce pero, presumiblemente, robaron monedas de gran valor de hace unos 2.000 años. También podrían haberse llevado metales preciosos o clavos, entre otros objetos, de aquella época. Los hechos se descubrieron ayer por la mañana, cuando los alumnos-trabajadores del taller de ocupación de la Mancomunitat de Els Ports dedicado a la arqueología llegaron al yacimiento donde están trabajando, en la Moleta dels Frares, y se encontraron 17 agujeros.

DETECTORES DE METALES
Casualmente, no trabajaban en el espacio desde el pasado martes, ya que la semana pasada se dedicaron a estudiar una zona en Vilafranca. El director del taller, Ramiro Pérez, señalaba que los expoliadores de este patrimonio histórico “robaron en algún momento entre el martes por la tarde al domingo, posiblemente, aprovechando las horas solares, justo unos días que no estábamos en Forcall”. Al respecto del modus operandi, Pérez y los encargados de las excavaciones tienen muy claro que “lo hicieron con detectores de metales, como los que se gastan en las playas, y cuando detectaron algo, excavaron”.

Francesc Duarte, monitor y responsable de la excavación, señalaba con resignación que “ahora será muy difícil recuperar el material. Es un hecho muy grave. Nosotros ya no lo encontraremos en esta excavación, perderemos la información que podían aportar, así como un importante valor artístico, y pasará al mercado negro de compraventa de numismática”. 


"HAN PERJUDICADO LA INVESTIGACIÓN"
Además, los asaltantes aprovecharon las acciones realizadas hasta el momento. “Todo lo que habíamos tratado de forma metodológica y con riguroso cuidado ha ayudado al objetivo de los ladrones”, indicaba Duarte. Por otra parte, los cazatesoros han perjudicado la investigación. Ramiro Pérez explicaba que, a nivel científico, “han mezclado distintos niveles históricos, de periodos distintos, lo que dificulta el trabajo que estamos desarrollando”. Un agente de la Guardia Civil del cuartel de Morella visitó ayer el yacimiento y la denuncia se trasladará al Seprona.
(Fuente: El Periódico Mediterráneo / Miguel Agost)