Mostrando entradas con la etiqueta Castillo de Locubín. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Castillo de Locubín. Mostrar todas las entradas

1 de julio de 2018

‘Reaparece’ en Jaén el busto de la Minerva de Encina Hermosa

Después de más de treinta años “deslocalizada”, la pieza ha sido encontrada en el interior de una caja de los almacenes del Museo Provincial de Jaén, junto a otras piezas descubiertas en el yacimiento durante la excavación de urgencia realizada en 1986.
La terracota ha pasado más de treinta años en una caja junto a otros objetos procedentes de la excavación.
El alcalde de la localidad jienense de Castillo de Locubín, Cristóbal Rodríguez, informóde la reciente “reaparición” del busto de Minerva, encontrado en 1986 durante las primeras excavaciones realizadas en el yacimiento arqueológico de la Cabeza Baja de Encina Hermosa (Castillo de Locubín) y que ha permanecido deslocalizada durante más de treinta años en los almacenes del Museo de Jaén.

Poco después de su descubrimiento durante una excavación de urgencia en 1986, se organizó una exposición temporal en el Museo Provincial de Jaén con los diferentes elementos hallados en el yacimiento de Cabeza Baja de Encina Hermosa. Con el desmontaje de la exposición temporal ya nunca más se volvió a saber del paradero del busto, ni de las otras piezas, contenidas en 37 bolsas que no pudieron ser catalogadas en los propios inventarios museísticos. Según informó Rodríguez, la imagen de Minerva ha reaparecido junto a los otros objetos de aquella exposición de 1986 en el interior de una caja desclasificada en los almacenes del propio Museo Provincial.

En las excavaciones de urgencia realizadas en 1986 aparecieron diversas terracotas de época romana, entre ellas el busto de la diosa Minerva junto a otra que representa el Rapto de Europa, ambas representaciones figurativas de la religiosidad romana durante el Alto Imperio y que formaron parte de la exposición cuyas piezas fueron “deslocalizadas”. La pieza está datada en el siglo II y mide 20,4 cm de alto y 15 cm de ancho.

3 de marzo de 2016

Espeleólogos documentan una nueva atalaya medieval en Alcalá la Real (Jaén)

La torre medieval de Acamuña se había dado por desaparecida durante la Guerra Civil.Se trata de una atalaya medieval de planta circular similar de la que únicamente se conserva parte de su núcleo interior (migajón) y algún mampuesto de su paramento.
Espeleólogos de GesPriego en el entorno donde se ha redescubierto la torre de Acamuña. FOTO: GESPRIEGO
El proyecto “Las Entrañas de la Acamuña” llevado a cabo en la Sierra Sur de Jaén por el GesPriego (Grupo de Exploraciones Subterráneas de Priego de Córdoba) y la AECCL (Asociación de Estudios Culturales de Castillo de Locubín, de Jaén) sigue dando buenísimos resultados.

La localización en superficie de varias trincheras y túneles de la Guerra Civil les llevó a aumentar la carga de trabajo en la zona de Acamuña, de los que  GesPriego pretende realizar la topografía, reportaje fotográfico y estudio generalizado. Han sido precisamente las pesquisas llevadas a cabo en esta línea las que llevaron al descubrimiento de los restos de la que podemos identificar como torre de la Acamuña (o Camuña), atalaya medieval de planta circular similar a otras existentes en los municipios jienenses de Alcalá la Real, Castillo de Locubín o Priego de Córdoba.

AUSENCIA DE RESTOS CATALOGADOS
La identificación de los restos, en la ladera SE de la Sierra de la Acamuña, fue realizada el pasado 21 de febrero y, en cumplimiento de lo estipulado en el art. 50.1 de la ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico de Andalucía, el hallazgo fue puesto en conocimiento del Ayuntamiento de Alcalá la Real, cuyo arqueólogo municipal confirmó la ausencia de los restos de dicha torre en el catálogo de yacimientos arqueológicos del municipio.


Aunque hay testimonios documentales, historiográficos y orales de la existencia de dicha torre, se había dado por desaparecida a consecuencia de su destrucción por los disparos artilleros que sobre las posiciones de la Sierra de la Acamuña realizaban las baterías situadas en la fortaleza de la Mota durante la Guerra Civil. Sin embargo esta ruina de la fortificación no llegó a ser absoluta, quedando actualmente parte de su núcleo interior (migajón) y algún mampuesto de su paramento.

EXPONENTE DEL PAISAJE DE LAS ATALAYAS
Desde finales de la contienda bélica se habían perdido totalmente las referencias de esta torre, que ha vuelto a ser localizada gracias a las actividades del GESPriego con la colaboración de la AECCL. Así pues, a día de hoy podemos ubicar su situación exacta e incorporarla al estudio de un espacio medieval de frontera singular que tiene uno de sus mayores exponentes, precisamente, en las torres atalayas que jalonan su paisaje.

10 de marzo de 2015

Nuevos hallazgos del Neolítico en la Sierra Sur de Jaén

Espeleólogos del Grupo de Exploraciones Subterráneas de Priego (GesPriego) han descubierto una nueva sima en el término municipal de Castillo de Locubín (Jaén) en cuyo interior, y en una primera exploración, han descubierto depositada en una repisa, una vasija cerámica en muy buen estado de conservación y numerosos restos cerámicos fraccionados, además de una serie de restos óseos humanos, entre ellos dos cráneos que los técnicos han datado en el Neolítico Antiguo.
Uno de los espeleólogos se adentra en la sima descubierta.
Si hace unas semanas el foco de atención arqueológico de Jaén estaba en Porcuna y en el descubrimiento de un anfiteatro romano, la mirada se desvía, ahora, hasta la Sierra Sur, donde se han hallado restos pertenecientes al Neolítico Antiguo.

Así lo anuncia el grupo de espeleología GesPriego, responsable del hallazgo mientras realizaba un proyecto en Castillo de Locubín, en colaboración con la Asociación de Estudios Culturales del municipio. Según ha podido saber este periódico se haya en el límite con Alcalá la Real, en el cerro La Camuña. 


En sus labores, los espeleólogos descubrieron una nueva sima sin explorar que, según uno de sus miembros, Raúl Montes, “está dando muchas satisfacciones”. La cavidad fue hallada el 4 de octubre del año pasado de forma fortuita, mientras se prospectaba la zona para localizar una segunda boca de una cueva que ya estaba en exploración. Según GesPriego, se trata de una sima a la que se accede a través de un pozo vertical de unos 15 metros.



UN PROYECTIL DE LA GUERRA CIVIL
Durante sus incursiones, se toparon con un proyectil de mortero perteneciente a la Guerra Civil que estaba sin detonar. Tenía 38 centímetros de largo por 12 de grosor y se dio parte para activar el protocolo de intervención policial para ser detonado. De la misma manera, en la primera exploración de la sima se descubrió, depositada en una repisa, una vasija cerámica en muy buen estado de conservación y numerosos restos cerámicos fraccionados, además de una serie de restos óseos humanos, entre ellos dos cráneos. 

Técnicos del Tedax se hicieron cargo del proyectil sin detonar.

Según GesPriego, los materiales cerámicos fueron cedidos a la Guardia Civil para su entrega al Museo Provincial de Jaén. A las semanas, la Delegación de Cultura puso el hallazgo en conocimiento de un grupo de arqueólogos de la Universidad de Granada, tal y como relata el grupo.

INTERVENCIÓN DE URGENCIA
Desde un principio, se valoró la importancia del descubrimiento y se planteó una intervención de urgencia, dirigida por Jesús Gámiz Caro, investigador del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Facultad de Filosofía y Letras de Granada. Todo hace indicar que el material pertenece al Neolítico Antiguo. Todavía está en fase de investigación, unas pesquisas en las que colaboraron arqueólogos de Alcalá.
(Fuente: Diario Jaén / Esperanza Calzado)