Mostrando entradas con la etiqueta Alberto Fernández Ordóñez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alberto Fernández Ordóñez. Mostrar todas las entradas

28 de abril de 2017

Una intervención consolidará los restos de la fortaleza de La Peña de Martos (Jaén)

La dotación municipal de 30.000 euros permitirá limpiar de vegetación algunos elementos de la fortaleza que amenazan derrumbe y realizar un sondeo de su superficie con georadar que servirá de hoja de ruta para futuras intervenciones.
Los expertos creen que bajo la fortaleza de La Peña de Martos puede haber evidencias de población desde el Neolitico.
El concejal de Urbanismo de la localidad jienense de Martos, Emilio Torres, informó de la creación de un equipo multidisciplinar que llevará a cabo los trabajos de limpieza y consolidación de algunas de las pocas estructuras que se mantienen en pie de la fortaleza de La Peña. De llevarse a cabo sería la primera vez en la historia que se acomete una inversión destinada a evitar el proceso destructivo de este castillo y su ciudadela, que en el S.XIV albergaron una de las mayores encomiendas de la Orden de Calatrava en la Península.

Según Emilio Torres, el equipo de trabajo multidisciplinar está integrado por los arquitectos Antonio David Miranda y Fernando Ortega, gran conocedor de las estructuras constructivas del castillo y por el arqueólogo municipal Alberto Fernández. En el equipo también figura Luis García, profesor de Arquitectura y Patrimonio de la Universidad de Málaga y que ha colaborado recientemente en los trabajos de recuperación del castillo del Cerro de Montejícar en Granada.

PROTECCIÓN DEL ALJIBE
Torres aseguró que se trata de una pequeña intervención, para la que se han destinado 30.000 euros, y con la que se pretende evitar el deterioro y el consiguiente riesgo de derrumbe de algunos paños de los restos de muralla y concretó que los trabajos se centrarán sobre todo en la eliminación de la vegetación que ponen en peligro estos elementos y la exploración de la superficie de su reciento con dispositivos electromagnéticos "que nos ayudará a desvelar lo que tenemos enterrado en la cima de La Peña". El concejal añade que si hubiera remanente del presupuesto "se podrían proteger también algunas de las zonas mejor conservadas como el aljibe de la fortaleza".

Pese a lo reducido de la inversión, Torres calificó esta iniciativa como "muy importante porque constituye el pistolezo de salida de lo que deberán ser los trabajos de recuperación que se hagan en esta fortaleza en años venideros".

Con los resultados del estudio del sondeo electromagnético que se realizará en la superficie de La Peña, Torres asegura que se marcará "la hoja de ruta" para futuras investigaciones arqueológicas que nunca se han realizado hasta la fecha en este enclave que cuenta con la calificación de Bien de Interés Cultural.

28 de agosto de 2015

Los arqueólogos descubren estructuras de época islámica junto a una iglesia en Jódar (Jaén)

Se trata de varias albercas o piletas hidráulicas que podrían estar asociadas a la antigua mezquita-aljama que se ubicó en el mismo solar que hoy ocupa la Iglesia de la Asunción junto a la que han aparecido los restos. Las construcciones están datadas en diferentes momentos entre las épocas califal y emiral y para su construcción se reutilizaron materiales como columnas, grandes sillares de piedra y piedras de molino. 
El arquitecto Manuel Ojeda Rozas comenta las novedades de la excavación con el arqueólogo Alberto Fernández Ordóñez.
Las obras de remodelación de la plaza Manuel Agudo Jimena de Jódar (Jaén) han sacado a la luz diferentes estructuras constructivas relacionadas con el agua junto a la fachada norte de la Iglesia de la Asunción, principal templo de la localidad edificado en el S. XVI sobre la anterior iglesia de Santa María y que a su vez se levantó sobre la mezquita mayor.

CONSTRUCCIONES HIDRÄULICAS
Según nos ha comentado el director de la excavación, Alberto Fernández Ordóñez, arqueólogo de la empresa Arq 13, los hallazgos realizados son diferentes construcciones hidráulicas que se corresponderían con diversos momentos históricos, aunque todas tienen en común la reutilización de materiales constructivos.
En las foto se aprecian algunas de las piletas construidas con materiales
reutilizados y el pozo adosado a uno de los tapiales.

La construcción más antigua descubierta, nos comenta Fernández, sería el muro que corre paralelo al de la iglesia, "que todavía no hemos podido datar". Este muro aparece roto por la construcción de un segundo muro que lo cruza y llega hasta la base del pozo que tiene una profundidad de 2 metros". En este muro, "y a pesar de que no hemos encontrado cerámica vidriada, sí podemos asegurar que su construcción se remonta a la época emiral (S. VIII-X d.C.)" asegura Fernández.  

COLUMNAS REUTILIZADAS
"Este segundo muro , cuenta el arqueólogo, tiene la peculiaridad de que dispone de dos piedras redondeadas (una en la parte superior y otra que se comunica con el fondo del pozo) con sendos orificios en su centro, que nos hicieron pensar en un primer momento que pudieran hacer la función de vasos comunicantes, aunque lo cierto es que a día de hoy sigue siendo una incógnita". Las dos piedras podrían corresponderse con piezas del fuste de alguna columna que se hubiera reutilizado en este momento a finales del S. X-XI, ya en la transición hacia la época califal.

A ésta época pertenecería también la tercera de las construcciones, en la que se realiza una nueva pileta empleando grandes sillares reutilizados y colocando una columna en su parte superior como sumidero de agua también en época califal.
Uno de los dos molinos encontrados en el interior
de las construcciones.
POSIBLE RELACIÓN CON LA MEZQUITA
"Todas estas construcciones vinculadas con el agua, podrían estar asociadas con la antigua mezquita que se asentó sobre este solar hasta la conquista cristiana entre 1227 y 1229, aunque todavía no podemos afirmarlo con seguridad", nos comenta el arqueólogo.

Y es que Jódar en el Siglo X  llegó a ser un importante núcleo urbano. Llamada Saudar por los musulmanes fue capital durante un tiempo de la Cora de Jaén. Convertida en centro político, en ella se edificó una gran Mezquita-Aljama sostenida por columnas de mármol y rodeada de fértiles huertas y jardines.

POZO Y NORIA DE ÉPOCA CRISTIANA
Entre los elementos constructivos que han salido a la luz se encuentra un pozo, con una profundidad de dos metros, construído con mampostería en seco y que está adosado al muro de tapial. Según el técnico, su construcción ya se correspondería con la época cristiana de la ciudad. 

En el interior del pozo, además de algunos restos cerámicos de escasa importancia también han aparecido cinco cangilones que servirían para la extracción de agua. "El hallazgo además de dos piedras de molino en ésta estructura también nos hacen pensar que en su día se haya empleado como molino de noria", nos comenta el arqueólogo.

Preguntado por la aparición de otro tipo de materiales asociados a las construcciones, Alberto Fernández nos comenta que han aparecido muy pocos restos cerámicos y algunas monedas de época islámica todavía pendientes de analizar, pero destaca el hallazgo de un candil y de un fragmento de hueso tallado que bien podría ser una flauta similar a la encontrada hace unos años en la también gienense localidad de Sabiote.

LOS RESTOS SE INTEGRARÁN A LA REMODELACIÓN DE LA PLAZA
El arquitecto municipal, Manuel Ojeda Rozas, consciente del valor patrimonial de la zona en la que se iban a realizar las obras de la plaza, encargó los trabajos arqueológicos previos que han dado como resultado la recuperación de estos nuevos elementos para conocer la historia de la localidad, y que -como nos asegura- se incorporarán a la remodelación total que se va a llevar a cabo en ésta plaza. "Son un magnífico complemento en la entrada al Conjunto Histórico declarado en Jódar", declara.

Según Manuel Ojeda, la remodelación de la plaza también recuperará e integrará la antigua Fuente del Pilón del S. XIX, de gran valor etnológico que ha permanecido cubierto durante los últimos 50 años y que también se redescubre gracias a esta intervención arqueológica.

Los trabajos realizados por Arq 13 son hoy por hoy, las primeras excavaciones arqueológicas realizadas en el centro urbano de Jödar.

19 de marzo de 2015

Los arqueólogos retoman la búsqueda de la piedra templaria de Montizón (Jaén)

En 2012 los arqueólogos descubrieron en un cortijo de este municipio gienense un bloque pétreo plano de 10 por 12 metros, con surcos de 12 centímetros de profundidad e indicios de grabaciones. Ahora comienza de nuevo la búsqueda de esta enigmática estructura con simbología templaria conocida como la "Piedra del Letrero", uno de los elementos novelísticos de Juan Eslava Galán propios del mejor guión cinematográfico.
Desde Asodeco han hecho un llamamiento en busca de voluntarios para excavar, igual que hiceron en 2012.
El pasado lunes comenzó en el paraje Cortijo Canuto de Venta de los Santos, término municipal de Montizón, la excavación arqueológica para buscar la 'Piedra del Letrero', enigmática estructura con simbología templaria que algunos historiadores sitúan bajo las ruinas del viejo cortijo en el que en verano de 2012 fue detectado un bloque pétreo plano de 10 por 12 metros, surcos de 12 centímetros de profundidad e indicios de grabaciones en la piedra. 

Aquel hallazgo motivó al Ayuntamiento de Montizón a redactar un proyecto de excavación para el que solicitó una subvención a la Asociación para el Desarrollo Rural del Condado, (Asodeco), que fue aprobada el 14 de junio de 2013 con una asignación de 7.335 euros, el 100 % de la inversión. Posteriormente el Ayuntamiento contrató a la empresa de arqueología 'Arq13' para la redacción de la propuesta de intervención arqueológica, que, una vez aprobado por la Secretaría General de Cultura, a través del departamento de Autorizaciones de Actividades Arqueológicas de la Junta de Andalucía, va a posibilitar los trabajos que se van a desarrollar.



LIMPIEZA DE LA ZONA Y SONDEOS
Con Alberto Fernández Ordóñez como arqueólogo director, la intervención consta de una primera fase de trabajo de campo de limpieza de la zona y la realización de varios sondeos secuenciales en áreas aledañas con el objetivo de secuenciar todas las fases históricas del enclave, documentando, catalogando e informatizando los restos y registros arqueológicos que aparezcan.

El tiempo estimado de esta fase es de un mes aunque dependerá de factores como la entidad de los restos arqueológicos que se registren, la potencia arqueológica existente en los sondeos y el número de operarios y voluntarios que se sumen al proyecto.

SEGUNDA FASE

La siguiente fase será la realización de la memoria que incluirá el trabajo de laboratorio, análisis de muestras, semillas, polen y aplicación del carbono 14. Finalmente se intentará que el espacio pueda ser visitado con elementos explicativos sobre sus valores literarios e históricos.

Desde Asodeco se realiza estos días una llamada en la comarca para que surjan nuevos voluntarios que se sumen a la iniciativa, tal como aconteció en el verano de 2012. En aquella ocasión, al coincidir con la época estival y el período vacacional de estudiantes de Historia y Arqueología, fue muy nutrido el grupo de voluntarios que secundaron la iniciativa.

(Fuente: Arqueología Medieval)