Mostrando las entradas para la consulta Pizzo ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Pizzo ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

3 de marzo de 2017

El Puente de Alcántara se levanta sobre otra construcción anterior

Un estudio del CSIC revela que una de las pilas del puente romano contiene restos reutilizados de un puente anterior por datar. El hallazgo ayuda a entender la importancia de esta zona de la Península relacionada con la explotación minera romana.
El puente de Alcántara está considerado como uno de los símbolos de la "romanización" de Hispania.FOTO: INGENIERÍA EN LA RED
El Puente romano de Alcántara, en Cáceres, que data de la época del emperador Trajano (siglo II d.C.), está construido sobre restos de un puente más antiguo (de fecha por determinar), según demuestra un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El estudio, publicado en la revista Arqueología de la Arquitectura, abre nuevas vías de investigación para confirmar la importancia estratégica temprana de estos territorios y la necesidad de grandes infraestructuras públicas en una zona de la Península Ibérica relacionada con la explotación minera ya desde los inicios de la presencia romana.

“El Puente de Alcántara está considerado como uno de los símbolos de la “romanización” de Hispania y una de las obras maestras de la arquitectura de todo el mundo romano”, señala Antonio Pizzo, Científico Titular del CSIC en el Instituto de Arqueología-Mérida, que ha dirigido el estudio. “El hallazgo se ha producido en una de las pilas del puente, situada en la margen izquierda del río. Allí se ha evidenciado la presencia de parte de un puente anterior que permanece visible y fue reutilizado en la estructura de época de Trajano”, explica Pizzo. “Se trata de una evidencia muy clara que ha sido establecida por una amplia serie de indicios que confirman la idea de que el puente de Alcántara actual es un segundo proyecto y que hubo un intento de construir un puente en época anterior”, añade.


HIPÓTESIS
Este dato abre dos hipótesis. La primera apunta a que se trataría de un puente construido anteriormente que se derrumbó por alguna crecida del río. Esta es una hipótesis posible pero poco probable, según Pizzo, ya que los restos de material se podrían haber reutilizado en la fábrica actual. “La segunda hipótesis, y la más probable, -indica el investigador- sugiere que los restos hallados pertenecerían a un proyecto fallido que empezó ejecutándose y se suspendió por causas que desconocemos y que podrían relacionarse con la utilización de un modelo arquitectónico poco adecuado para las circunstancias geográficas del entorno.”

En el trabajo se ha efectuado un análisis del monumento centrado en reconstruir la historia del puente desde su edificación hasta la actualidad. Se han planteado diversas hipótesis sobre las restauraciones sufridas, a pesar de que algunas de ellas se hayan perdido en la gran reforma del monumento a mediados del siglo XIX, explica Pizzo.

IMPORTANCIA ESTRATÉGICA  Y CULTURAL
El Puente de Alcántara es un foco de atención de gran interés debido a la solicitud de declaración de este conjunto como Patrimonio de la Humanidad. “Los resultados de la investigación podrían ser parte importante de esta propuesta, ya que atribuyen a esta zona de la península una importancia estratégica en una época anterior a la construcción del puente conservado en la actualidad”, indica el investigador.

“Este espectacular edificio se ha interpretado tradicionalmente como una construcción de época de Trajano, por la presencia de una inscripción relacionada con este emperador y otras inscripciones relativas a pueblos locales que habrían financiado esta obra de ingeniería colosal. Esta interpretación sigue siendo válida.” Pizzo ha dirigido el estudio sobre el Puente de Alcántara dentro del proyecto de investigación La arquitectura romana de la Lusitania. Producción y economía de los procesos de perduración, trasformación e innovación técnica. Su objetivo es una nueva lectura de la arquitectura romana basada en los aspectos constructivos, tecnológicos y de gestión de los grandes complejos monumentales de la Lusitania romana.

22 de junio de 2022

Descubren un complejo termal en el Arco de Augusto en Mengíbar (Jaén)

El Instituto de Arqueología Ibérica de la UJA documenta un complejo termal de época romana, con parte del tepidarium y caldarium en buen estado de conservación.

El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén, con el apoyo del Ayuntamiento de Mengíbar (Jaén), ha acometido durante los meses de mayo y junio una nueva campaña de excavaciones en el entorno del Arco de Augusto (Ianus Augustus), en el marco del Proyecto de Investigación PAIDI2020 denominado ‘Iliturgi: de Escipión a Augusto’.

En concreto, las excavaciones se han centrado en la localización de los restos de un posible puente romano sobre el río Guadalquivir, hipótesis planteada tras la realización de una prospección con georadar en 2019. Además, se pretendía realizar la documentación de los edificios que también revelaban los resultados de la citada prospección, realizados por el CAI de la Universidad Complutense de Madrid y, más recientemente, por el Instituto de Arqueología de Mérida (CSIC).

Las excavaciones han sacado a la luz los restos de un complejo termal de época romana, con parte del tepidarium y caldarium de las mismas, en buen estado de conservación, si bien, las dimensiones de los sondeos realizados no han permitido obtener una visión completa de la configuración del edificio.

“El sitio, localizado en la orilla del Guadalquivir, es más complejo. El georadar muestra la existencia de un enorme edificio de más de 40 metros de lado, con distintas dependencias, el cual se encuentra parcialmente soterrado bajo una carretera local. Tanto su localización, a escasos metros del Arco de Augusto, en plena Via Augusta, en la frontera de la Betica y Tarraconense, como su distribución y dimensiones nos sitúan ante un edificio de servicios, probablemente relacionado con la función propia de la calzada romana”, explica el responsable del proyecto Juan Pedro Bellón, junto a Miguel Ángel Lechuga, en el que participan además Mª Isabel Moreno, Mario Gutiérrez, Carolina Castuera, Darío Garrido y José Luís Pérez, investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la UJA. Junto a estos, Antonio Pizzo, director de la Escuela Española de Historia y Arqueología en Roma (CSIC), realizaba en mayo el análisis arquitectónico de los restos del arco romano.

Tras la excavación, se va a proceder al estudio de materiales, para fijar la cronología de las estructuras excavadas y su correlación con el complejo monumental del Ianus Augustus. Los trabajos arqueológicos han servido para la realización del Practicum en el Grado Interuniversitario de Arqueología de la Universidad de Jaén, contando con la participación de alumnado de este título, así como del Máster Interuniversitario en Arqueología de los Paisajes Culturales.

17 de febrero de 2012

Odyssey pide "rescate" a España por el tesoro de "La Mercedes"

Los cazatesoros acuden esta tarde a una vista ante el juez, en la que recibirán instrucciones sobre cómo devolver las monedas expoliadas

Odyssey Marine Exploration está dispuesta a montar un espectáculo final digno de Broadway ante el tribunal de Tampa. Anoche, el juez Mark Pizzo denegó una petición insólita de los cazatesoros: querían llevar a su propio estenotipista «independiente» para «producir» su propia transcripción «independiente» de la audiencia que tendrá lugar esta tarde, hora española.
Numismatic Guaranty Corporation exige el pago
en concepto de "guarda y custodia" de las monedas.
En dicha audiencia el magistrado sentenciará cómo debe producirse la devolución de las 590.000 monedas de oro y plata de la fragata «Mercedes» que la compañía expolió en aguas del Estrecho de Gibraltar. Además ha presentado otra moción en la que pide que España le pague unos 412.000 dólares, en concepto de custodia del «tesoro».
Recientemente, la empresa numismática que guarda las monedas, NGC, exigió por carta a España 185.159 dólares, por sus gastos en la custodia desde 2007 hasta noviembre de 2011. Llama la atención que esa suma se duplique hasta 412.000 dólares en tan sólo un trimestre a los ojos de los cazatesoros de Odyssey.
Esta previsto que hoy, viernes, el juez federal de Tampa (Florida) comunique a las partes las condiciones para la entrega de las 17 toneladas de monedas y otros restos que Odyssey extrajo en mayo de 2007 del pecio de la «Mercedes».
Para pedir que España asuma el coste del mantenimiento y almacenaje de las monedas, Odyssey ha solicitado juez que «emita una orden dirigida al Reino de España para que le reembolse los gastos derivados de la 'custodia legis', unos 412.000 dólares».
La 'custodia legis' es el mandato del juez, a petición de Odyssey, que les permite mantener las monedas durante el proceso. Para lograr ser nombrados custodios, los responsables de Odysseyse comprometieron en una declaración jurada a correr con todos los gastos que acarrease su nombramiento.
Tras la insistencia de Odyssey y su juramento de que correría con los gastos, los cazatesoros han cambiado de opinión al perder en este litigio en todas las instancias, tanto en el tribunal de Distrito, como en el de Apelación y en el Supremo.
Invocan, entre otras cosas, para pedir el pago, que esta compañía, con sede en Tampa, «recupero el cargamento de las profundidades del Atlántico a expensas suyas». Detrás de este eufemismo se esconde uno de los mayores expolios de la historia, puesto que la «Mercedes» era un buque de Estado y nadie debería haberlo «rescatado» sin permiso de España.
E insisten: «En virtud de los fallos en este caso la realidad es que la recuperación (del tesoro) fue para beneficio de España», aunque no dicen que han litigado hasta la extenuación por lo contrario y que han obligado a España a gastar una importante suma de dinero en la defensa española del caso. El abogado James Goold apuntó en una reciente moción que el tesoro «fue retirado del fondo del mar del Atlántico y transportado (a EEUU) sin autorización».
(Fuente: ABC / J.G. Calero)