Mostrando las entradas para la consulta Arqueovitis ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Arqueovitis ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

18 de mayo de 2017

Las excavaciones confirman una gran fortificación ibérica en el Puig del Cocodril (Barcelona)

Destaca el hallazgo de un gran foso defensivo, una muralla y un barrio de casas en un estado de conservación excepcional. También han salido a la luz restos relacionados con la cultura de la vid como tres ánforas ibéricas enteras, varias jarras para servir el vino y cerámicas importadas de Grecia, Italia e Ibiza.
Arqueovitis ha realizado la campaña de excavaciones durante la primera quincena de mayo.
La cooperativa Arqueovitis ha confirmado hoy, tras 12 días de investigación arqueológica, que el Puig del Cocodril, en Subirats, acogió una de las fortificaciones ibéricas más potentes de la Cosetania oriental, de más de una hectárea de extensión.

De estos trabajos destaca un gran foso defensivo, una muralla y un barrio de casas en un estado de conservación excepcional, según la cooperativa Arqueovitis, que ha descubierto restos relacionados con la arqueología de la viña y el vino, como tres ánforas ibéricas enteras, varias jarras para servir el vino y cerámicas importadas de Grecia, Italia e Ibiza.

CENTRO DE PODER
El Puig del Cocodril podría cumplir las funciones de centro de poder y de control del territorio de la Cosetania Oriental, con varios yacimientos, como la Fuente de la Caña de Avinyonet, que estaba bajo su órbita.

El yacimiento del Puig del Cocodril se conoce desde el año 1899 y fue el segundo yacimiento arqueológico descubierto en el Penedès, después del de Sant Miquel d'Olèrdola.

Las primeras intervenciones se produjeron a principios de los años 1930 y constatan la existencia de un poblado fortificado de época ibérica y, años más tarde, se confirmó que se trata de un poblado de considerable extensión.

DOS LINEAS DE MURALLA
La nueva intervención arqueológica ha podido asegurar la existencia de un gran despliegue urbanístico y constatar un gran recorte en la roca natural y dos anillos de piedra que rodean la parte más alta de la colina que podrían corresponder a un foso y dos líneas de muralla, así como abundantes restos materiales de vajilla cerámica.

La campaña de excavaciones de este año ha consistido en desbrozar parte del monte, condicionar el camino de acceso y realizar cuatro sondeos arqueológicos, que han permitido documentar una ocupación de época ibérica (siglos IV-III a. C.) en diferentes puntos del monte y comprobar la excepcional potencia estratigráfica del yacimiento, que conserva restos a más de 1,50 metros de profundidad.

Los resultados más espectaculares pertenecen al primer sondeo, donde se ha destapado un potente muro y una puerta correspondiente a una casa o almacén del siglo III a. C. que contiene al menos tres ánforas que, si bien rotas, se conservan en su totalidad.

En los próximos meses, se realizará un estudio para averiguar si estas ánforas contenían vino, y en caso positivo, si era vino tinto o blanco.

3 de febrero de 2022

Encuentran los restos de una prensa de vino de los siglos III a I aC en Cunit (Tarragona)

Es la primera vez que se encuentran elementos de este tipo ‘in situ’ en la zona del Penedés. También han aparecido tres ánforas romanas de estilo itálico clavadas en el suelo.


Un equipo de arqueólogos ha encontrado en Cunit (Baix Penedès) los restos de una prensa de vino fechada entre los siglos III y I aC. Se trata de un hallazgo singular pues los restos han apareció ‘in situ’, es decir, en su lugar originario, y no apartados como suele ser habitual.

Los restos se han encontrado en el en el yacimiento Puig Pelós, situado en medio de un barrio residencial, donde en los últimos años está aflorando una masía ibérica con una destacada actividad comercial.

La primera excavación en este yacimiento se realizó en 2018 y, desde entonces, se han realizado tres campañas arqueológicas a cargo de la Cooperativa Arqueovitis. Estas campañas han permitido encontrar numerosos restos que no han dejado de sorprender a los propios investigadores. Las últimas excavaciones, realizadas en colaboración con la UB y la Generalitat, terminaron en diciembre.

"La aparición de hasta 26 ánforas ibéricas en tan sólo un metro cuadrado hace tres años ya nos puso en alerta", ha explicado el responsable de la excavación, Dani López, en la presentación de los hallazgos. . De esas primeras 26 ánforas, han pasado a identificar ya todo un recinto de uso agrícola dedicado principalmente al mercadeo, según las primeras conclusiones.

Producción de vino antes de los romanos

Los restos encontrados son una "evidencia clarísima" de la producción de vino en el Penedès antes incluso de la llegada de los romanos, según ha destacado. Y es que entre los numerosos restos cerámicos que han aparecido, los arqueólogos destacan un gran fragmento de una prensa de vino. "Es la joya de la corona", aseguró López, ya que nunca hasta ahora habían encontrado restos en el mismo sitio donde se había utilizado una prensa. En el Penedés, fragmentos similares sólo habían aparecido fuera de su sitio original. López ha apuntado que en toda Catalunya tan sólo ha habido dos casos similares al de Cunit: en Gandesa (Terra Alta) y en Verdú (Urgell).

Según los expertos, los yacimientos excavados recientemente en el Penedès han hecho crecer la hipótesis sobre la existencia de una importante producción de vino antes de la llegada de los romanos. El reciente hallazgo de la prensa en Puig Pelós es una "evidencia clarísima" de la consolidación del vino en la zona "mucho antes de la conquista". "Es probable que la prensa quedara inutilizada a finales del siglo III", apuntó, pendiente de profundizar en el análisis de los hallazgos.

Tres ánforas romanas

También ha sido insólita la aparición de tres ánforas romanas de estilo itálico clavadas en el suelo, de las que los investigadores desconocen su utilidad. Todo este material ha aparecido en un recinto donde ha aflorado una gran rampa de piedra ubicada en medio de la instalación, lo que lleva a los arqueólogos a concluir que el espacio se utilizaba para hacer entrar y salir mercancías.

López ha resaltado la importancia del yacimiento "porque permite estudiar la base de la economía de los íberos". Estas masías y puntos de distribución eran espacios modestos pero cruciales para el comercio de aquella época. "Estudiar este espacio permite conectar con la antigüedad vitivinícola de Cunit", ha afianzado, mientras ha celebrado que en los próximos meses ya está previsto realizar una nueva campaña. La intención, entre otros, es poder identificar dónde se ubicaba exactamente la bodega.
Espacio visitable

La próxima excavación se realizará antes del verano y coincidirá con las tareas de adecuación del espacio para hacerlo visitable. El alcalde de Cunit, Jaume Casañas, ha celebrado la cantidad de restos hallados en el yacimiento. La intención es explotarle como reclamo turístico "pero también como reclamo identitario para los vecinos y como elemento didáctico para las escuelas". "Queremos que toda la gente que ha venido a vivir a Cunit en los últimos años conozca la historia de este sitio", ha añadido.

Casañas ve estos restos como una ocasión para religar la historia del Penedès "y demostrar cuál es el movimiento natural de las relaciones internas". Recordó que en las últimas décadas el territorio se ha desarrollado siguiendo la AP-7 y la línea del ferrocarril, "pero la cultura íbera demuestra que el Penedès funcionaba de norte a sur, y esto ahora se puede redescubrir". El alcalde se ha comprometido a fomentar el espacio, junto a los otros yacimientos que tiene el municipio.