Mostrando entradas con la etiqueta poblado talayótico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poblado talayótico. Mostrar todas las entradas

17 de julio de 2014

Baleares destina 120.000 euros a la restauración del poblado talayótico de Montefí (Menorca)

Las obras de restauración del poblado talayótico de Montefí, declarado Bien de Interés Cultural y la habilitación de una zona de aparcamiento en la zona se prolongarán durante seis meses. Los trabajos cuentan con un presupuesto de 120.901 euros.
Montefí es propiedad del Consell y está integrado por un extenso poblado talayótico. Foto: MENORCA
"Montefí es propiedad del Consell, un yacimiento que está formado por un extenso poblado talayótico. Es uno de los más grandes de la Isla y todavía conserva diferentes talayots, restos y un hipogeo", ha subrayado Maruja Baíllo, consejera de Patrimonio Cultura y Educación del Gobierno Balear.

INCLUíDO EN LA LISTA DELA UNESCO
Asimismo, la consejera ha recordado que Montefí tiene categoría de Bien de Interés Cultural y forma parte de los 32 monumentos escogidos como representativos de la cultura talayótica de Menorca que han sido incluidos en la lista indicativa de la Unesco para ser declarados Patrimonio Mundial.

La primera actuación que se llevará a cabo será la recuperación del talayot más grande, uno de los más afectados por el paso del tiempo. "La adecuación de la zona del yacimiento es básica ya que con las obras de la Ronda Sur de Ciutadella se descubrieron nuevos restos", ha manifestado Baíllo.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA
Para la recuperación del yacimiento se realizarán todo tipo de intervenciones, principalmente arqueológicas. En este punto, retirar la vegetación incrustada en el yacimiento es una de las intervenciones más complicadas.

La consejera ha destacado que durante los trabajos se eliminará el vértex geodésico,que sirve para colocar el instrumental topográfico para hacer mediciones. "La construcción de esta señal sobre los talayots o 'taulas' ha afectado negativamente a estos monumentos", ha explicado.

Por su parte, la habilitación de una zona de estacionamiento contemplará la delimitación de una zona para estacionar los vehículos de los usuarios que visiten el yacimiento con el fin de evitar el estacionamiento de coches en caminos o zonas no acondicionadas y poco seguras.

(Fuente: Menorca / Europa Press)

2 de noviembre de 2012

Descubren un segundo cementerio islámico en el yacimiento de Almallutx (Mallorca)

En la campaña de este año también se han descubierto un gran poblado talayótico con murallas, así como a una cueva de enterramiento prehistórica, que podría situarse entre la época talayótica y la naviforme.
Algunos de los enterramientos en la necrópolis aparecida em Almallutx.
Las primeras lluvias devuelven las aguas al Gorg Blau mientras Almallutx despide su primera campaña arqueológica hasta la próxima temporada. Unas prospecciones que, como asegura uno de sus directores, Jaume Deyà, han arrojado "resultados espectaculares" y un gran número de estructuras descubiertas en este asentamiento de 60.000 metros de cuadrados. Sin duda uno de los hallazgos más importantes es el de un segundo cementerio islámico que lo convierte en un caso excepcional en España.

Apenas el 50% de yacimiento sumergido estudiado demuestra que Almallutx es mucho más de lo que los expertos esperaban. "El nivel del agua en el embalse ha bajado menos este año, y esa diferencia de tres menos ha impedido que pudiéramos ampliar la zona de trabajo", señalaba ayer el arqueólogo Jaume Deyà, codirector de los trabajos junto a Pablo Galera. El pasado mes de septiembre iniciaron esta primera campaña en la que se priorizaron las tareas en la zona sumergida, que alcanza un 80% del asentamiento.

La primera sorpresa fue el nivel de estructuras, que afecta no sólo al asentamiento musulmán del siglo XIII sino también al descubrimiento de un gran poblado talayótico con murallas, así como a una cueva de enterramiento prehistórica, que podría situarse entre la época talayótica y la naviforme.

Segundo cementerio
Sin embargo Deyà asegura que el gran hallazgo de estas labores ha sido el de un segundo cementerio islámico, situado a unos 300 metros del que ya se conocía. "Es muy extraño que existan dos lugares de enterramiento en un espacio tan reducido", asegura. Algo que convierte a Almallutx no sólo en un caso "muy peculiar" sino que podría ser uno de los pocos ejemplos existentes en España.

Para el arqueólogo esta particularidad podría tener dos explicaciones:"Que cada cementerio perteneciera a un clan distinto o que se tratara de zonas de dos momentos históricos", resume. Uno del periodo anterior a la Conquista de Jaume I, y el segundo tras su llegada y la conversión de Almallutx en un lugar de resistencia musulmana en el que vivieron cerca de 2.000 personas.

Otra de las sorpresas es la cercanía de una de estas necrópolis a las casas, ya que la primera vivienda se sitúa a apenas un metro de un enterramiento. Por otro lado, Deyà subraya que los cuerpos se han encontrado enterrados según la tradición musulmana: "La cabeza orientada hacia el sur, los pies al norte y la cara mirando a La Meca".

Can Xoroi, en Fornalutx, será a partir de ahora el laboratorio para el estudio de la documentación y los mapas elaborados. "Nuestra intención es determinar el tipo de población y su distribución en el terreno", explica el arqueólogo. Una estructura que apuntan ya pistas como la disposición de algunas paredes en relación con el torrente o las zonas de cultivo. También comenzará la clasificación de los materiales y piezas recolectados como cerámicas y objetos de bronce como herraduras, llaves y muñequeras de arquero.

Otro de los datos por confirmar es el uso de uno de los edificios descubiertos y que los expertos señalan como la posible mezquita del conjunto. A la recuperación de fragmentos de un bacín almohade –una especie de pila de agua bendita– se suma ahora la determinación de que una de sus paredes y sus accesos están orientados a La Meca.

12 de octubre de 2012

Inician las excavaciones en el poblado pre-talayótico de Cala Morell (Menorca)

El poblado de Es Coll, en Cala Morell estuvo habitado hasta el 1250 a.C, y estaba ideado para defenderse.
Los arqueólogos Montserrat Anglada, Magdalena Sales, Damiá Ramís
y Antoni Febrer en la "naveta" excavada en el yacimiento de Cala Morell . Foto J. Bagur
No es un yacimiento único, pero tampoco muy común. Un poblado pretalayótico, de dimensiones considerables (si se compara con otros de la misma época), situado en un extremo de la Isla, en una zona de difícil acceso y rodeado de una muralla. Así es el poblado de Es Coll de Cala Morell (Ciutadella) cuyas excavaciones arqueológicas se iniciaron hace ahora un año y se retomaron de nuevo ayer.

Los trabajos van a cargo del proyecto Entre Illes dirigido por un equipo de arqueólogos formado por Antoni Ferrer, Montserrat Anglada, Damià Ramis y Magdalena Sales.

La característica que mejor define a este poblado, que estuvo habitado hasta el 1400-1250 a.C., es la defensiva: «Sus primeros ocupantes buscaron un lugar que no fuera accesible, y escogieron éste por una cuestión defensiva», asegura Antoni Ferrer. Otros hechos que demuestran el carácter defensivo del poblado es sin duda la muralla que rodea el yacimiento, y que ésta se construyera antes que las casas (que están adosadas a la muralla), lo que demuestra que «lo prioritario era defenderse». Lo extraño es que se venía de una época «en que los poblados no tenían estructuras defensivas, y de repente aquí nos encontramos que se construye un poblado en un lugar inaccesible y rodeado de una muralla».

¿Pero de quién se querían defender? De momento no hay respuesta, y será difícil que la haya. De momento, todo son suposiciones. Se trata de un poblado que se abandonó a finales de la Edad del Bronce (entre el 1400 y el 1250 a.C), justo antes del surgimiento de la cultura talayótica. ¿Puede ser que coexistieran comunidades con rasgos culturales diferentes, y unas quisieran imponerse sobre las otras? Sigue sin haber respuesta. Pero lo que tienen claro los arqueólogos es que la aparición de estructuras defensivas «puede estar relacionado con cambios en la estructura social» de la Menorca de finales de la Edad del Bronce. Lo cierto es que poco después se impuso en Menorca la cultura talayótica, caracterizada por unas estructuras sociales más complejas y jerarquizadas, y también con más tensiones sociales.

El poblado tiene al menos 12 navetas, todas ellas de residencia. De momento se ha excavado una, donde se ha hallado material diverso, sobre todo cerámica, una base de piedra de moler, una estructura para encender fuego, un par de bancos de piedra y restos de fauna doméstica.

Ahora, y durante las tres semanas que duran los trabajos, se procederá a acabar de excavar esta naveta, e iniciar la excavación del exterior. Además también prevén empezar con otra naveta, así como iniciar la excavación de dos cavidades artificiales, que podrían ser balsas para recoger agua.

El proyecto de Entre Illes es trianual, y además de la excavación del yacimiento de Cala Morell, también se trabaja en un poblado de Mallorca, el de Sa Ferradura en Manacor, un yacimiento también fortificado y situado en cabo costero. El objetivo, es estudiar si existen paralelismo entre ambos poblados.

Pero no sólo se trata de un proyecto de investigación, ya que el equipo de arqueólogos también quiere difundir los resultados del proyecto. Por ello, quiere en un futuro próximo organizar una exposición itinerante con el material y unas primeras conclusiones, así como adecuar de señalítica el yacimiento para que pueda ser visitado de una manera autoguiada.