Mostrando entradas con la etiqueta Menorca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Menorca. Mostrar todas las entradas

29 de agosto de 2016

Hallan un plato de lujo de Cartago en la ciudad romana del puerto de Sa Nitja (Menorca)

Se trata de una pieza única que se ha encontrado entre los restos de un edificio de la ciudad romana del que tan solo se han excavado 200 metros cuadrados a día de hoy
Contreras ha afirmado que el plato, del que se han recuperado
 tres fragmentos, data del siglo VI y probablemente 
fue fabricado entre los años 530 y 560 en Cartago, 
una importante ciudad en el norte de África a 17 kilómetros 
de donde hoy se encuentra Túnez.
Los arqueólogos de la asociación cultural Sanisera, que desde el pasado mes de mayo excavan en la ciudad romana del puerto de Sa Nitja de Menorca, han hallado fragmentos de un plato de lujo procedente de Cartago, ha explicado a Efe el director de las excavaciones, Fernando Contreras.

Se trata de una pieza única que se ha encontrado entre los restos de un edificio de la ciudad romana del que tan solo se han excavado 200 metros cuadrados a día de hoy, por lo que no se descartan más hallazgos de este tipo en los próximos días.


“En aquella época Sanisera, la ciudad romana de Sa Nitja, tenía mucho contacto por vía marítima con el norte de África y especialmente con la zona de Túnez, por lo que llegaban a Menorca muchos materiales procedentes de allí”, ha señalado.

El plato encontrado está decorado con figuras humanas que, según el director de las excavaciones, probablemente rodean a la imagen de un santo y pueden representar a feligreses o cristianos que están venerando a un apóstol.

"Es una decoración muy típica del siglo VI, pero nunca habíamos encontrado algo así en Menorca”, ha recalcado Contreras.

La ciudad romana del puerto de Sa Nitja, ubicada en el cabo de Cavalleria, en el término municipal de Es Mercadal, fue construida hacia el siglo IV y tuvo vida durante 300 años, hasta que fue abandonada con la llegada de los primeros musulmanes a la isla en el año 830.

Las excavaciones en la zona se prolongarán hasta el próximo 30 de octubre.

(Fuente: Menorca Info / EFE)

17 de julio de 2014

Baleares destina 120.000 euros a la restauración del poblado talayótico de Montefí (Menorca)

Las obras de restauración del poblado talayótico de Montefí, declarado Bien de Interés Cultural y la habilitación de una zona de aparcamiento en la zona se prolongarán durante seis meses. Los trabajos cuentan con un presupuesto de 120.901 euros.
Montefí es propiedad del Consell y está integrado por un extenso poblado talayótico. Foto: MENORCA
"Montefí es propiedad del Consell, un yacimiento que está formado por un extenso poblado talayótico. Es uno de los más grandes de la Isla y todavía conserva diferentes talayots, restos y un hipogeo", ha subrayado Maruja Baíllo, consejera de Patrimonio Cultura y Educación del Gobierno Balear.

INCLUíDO EN LA LISTA DELA UNESCO
Asimismo, la consejera ha recordado que Montefí tiene categoría de Bien de Interés Cultural y forma parte de los 32 monumentos escogidos como representativos de la cultura talayótica de Menorca que han sido incluidos en la lista indicativa de la Unesco para ser declarados Patrimonio Mundial.

La primera actuación que se llevará a cabo será la recuperación del talayot más grande, uno de los más afectados por el paso del tiempo. "La adecuación de la zona del yacimiento es básica ya que con las obras de la Ronda Sur de Ciutadella se descubrieron nuevos restos", ha manifestado Baíllo.

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA
Para la recuperación del yacimiento se realizarán todo tipo de intervenciones, principalmente arqueológicas. En este punto, retirar la vegetación incrustada en el yacimiento es una de las intervenciones más complicadas.

La consejera ha destacado que durante los trabajos se eliminará el vértex geodésico,que sirve para colocar el instrumental topográfico para hacer mediciones. "La construcción de esta señal sobre los talayots o 'taulas' ha afectado negativamente a estos monumentos", ha explicado.

Por su parte, la habilitación de una zona de estacionamiento contemplará la delimitación de una zona para estacionar los vehículos de los usuarios que visiten el yacimiento con el fin de evitar el estacionamiento de coches en caminos o zonas no acondicionadas y poco seguras.

(Fuente: Menorca / Europa Press)

10 de abril de 2014

El dragado del puerto de Mahón saca a la superficie restos cerámicos de los S. XVI y XVII

El dragado del puerto de Mahón (Menorca) sigue sacando a la superficie restos de interés histórico. Las últimas piezas encontradas son cerámicas de los siglos XVI y XVII procedentes de Italia. Estos hallazgos se suman a la pieza de origen francés que se encontró la semana pasada.
Según el equipo arqueológico que supervisa el dragado, la situación estratégica en general de la isla de Menorca para el comercio naval a lo largo de la historia, y el refugio natural que representa la ría de Mahón en particular, se ve reflejado en los fondos de su puerto a través de las numerosas producciones de cerámicas recuperadas hasta el día de hoy en los trabajos de dragado.

COMERCIANTES ITALIANOS
Entre finales del siglo XVI y principios del siglo XVII destacan las producciones italianas procedentes de Pisa. Italia es el principal país exportador para este periodo; las cerámicas valencianas, que hasta el momento habían dominado el mercado mediterráneo, entran a lo largo del siglo XVI en pleno declive, debido a los continuos conflictos bélicos en los que está inmersa España. Este vacío lo saben aprovechar los comerciantes italianos para llenar los puertos europeos con sus productos.

El comercio de los productos italianos necesita de puertos de escala para sus buques. Mahón se convierte así en uno de los puertos esenciales para su distribución, ya que es punto de reabastecimiento de víveres y agua.

CERÁMICAS MARMORIZZATA y GRAFFITO
Las producciones pisanas documentadas en los trabajos arqueológicos son las de tipo marmorizzatta y graffito

La cerámica tipo marmorizzatta se caracteriza por una decoración sobre esmalte blanco de dos o mas colores haciendo aguas, esto se consigue haciendo una mezcla de éstos cuando están bastante líquidos, recreando una decoración que recuerda el mármol (de ahí su nombre). Al exterior se recubre con un melado casi transparente. Las formas más frecuentes son las abiertas: platos y fuentes.

La cerámica tipo graffito siempre aparece asociada a la cerámica marmorizzatta (el pecio de la Ballenera, Algeciras, es uno de esos claros ejemplos). La técnica se consigue con un punzón fino antes de la cocción de las piezas, y los motivos más frecuentes son los florales y geométricos concéntricos. Hay dos tipos de producciones que se documentan en el puerto de Mahón, las policromas (con verdes y amarillos sobre esmalte blanco) y las monocromas (con vedrío melado amarillento).

Todo el material se trasladará al Museo de Menorca.

(Fuente: Menorca al Día)

11 de diciembre de 2013

Hallan una necrópolis islámica en Alaior (Menorca)

Las obras de mejora del Camí de Torralba han destapado seis tumbas de época islámica a poca distancia del yacimiento prehistórico de Alaior. La hipótesis inicial es que se trata de una necrópolis de alguna comunidad rural de época islámica, por lo que las sepulturas podrían datar entre el año 900 y el 1200 d.C
Las obras de mejora del Camí de Torralba han destapado seis tumbas de época islámica. Según confirma el director insular de Patrimonio, Cristóbal Marqués, el hallazgo se produjo el pasado viernes, cuando al limpiar el margen de la carretera se detectó la presencia de una tumba excavada en la roca. 

Estos días, se ha procedido a la limpieza y delimitación de la zona con la identificación de las seis tumbas, que aún no han sido excavadas. Las arqueólogas Montserrat Vivó y Elena Sintes son las co-directoras de la excavación, contratadas por la empresa adjudicataria, y se encargarán de exhumar los esqueletos, que serán depositados e investigados en el Museu de Menorca.

AL LADO DEL YACIMIENTO
Las tumbas han aparecido en la finca de So Na Caçana, a poca distancia del yacimiento prehistórico. La hipótesis inicial es que se trata de una necrópolis de alguna comunidad rural de época islámica, por lo que las sepulturas podrían datar entre el año 900 y el 1200 DC. 


Según informa Montserrat Vivó, en un primer sondeo arqueológico, de los seis esqueletos uno parece corresponder a una mujer adulta y otro a un adolescente. Las arqueólogas están a la espera de obtener los permisos para iniciar la excavación. También apunta que las sepulturas están excavadas en la roca y que se trata de los típicos enterramientos de época islámica, en que los cuerpos fueron enterrados de lado y orientados hacia el sur-este, similares a la necrópolis de POIMA IV fase.

Según el director insular, aunque hay posibilidad de que la necrópolis puede ser más extensa en el entorno, la excavación se centrará únicamente en las seis tumbas descubiertas en la zona de las obras.

(Fuente: Menorca Info)

12 de octubre de 2012

Inician las excavaciones en el poblado pre-talayótico de Cala Morell (Menorca)

El poblado de Es Coll, en Cala Morell estuvo habitado hasta el 1250 a.C, y estaba ideado para defenderse.
Los arqueólogos Montserrat Anglada, Magdalena Sales, Damiá Ramís
y Antoni Febrer en la "naveta" excavada en el yacimiento de Cala Morell . Foto J. Bagur
No es un yacimiento único, pero tampoco muy común. Un poblado pretalayótico, de dimensiones considerables (si se compara con otros de la misma época), situado en un extremo de la Isla, en una zona de difícil acceso y rodeado de una muralla. Así es el poblado de Es Coll de Cala Morell (Ciutadella) cuyas excavaciones arqueológicas se iniciaron hace ahora un año y se retomaron de nuevo ayer.

Los trabajos van a cargo del proyecto Entre Illes dirigido por un equipo de arqueólogos formado por Antoni Ferrer, Montserrat Anglada, Damià Ramis y Magdalena Sales.

La característica que mejor define a este poblado, que estuvo habitado hasta el 1400-1250 a.C., es la defensiva: «Sus primeros ocupantes buscaron un lugar que no fuera accesible, y escogieron éste por una cuestión defensiva», asegura Antoni Ferrer. Otros hechos que demuestran el carácter defensivo del poblado es sin duda la muralla que rodea el yacimiento, y que ésta se construyera antes que las casas (que están adosadas a la muralla), lo que demuestra que «lo prioritario era defenderse». Lo extraño es que se venía de una época «en que los poblados no tenían estructuras defensivas, y de repente aquí nos encontramos que se construye un poblado en un lugar inaccesible y rodeado de una muralla».

¿Pero de quién se querían defender? De momento no hay respuesta, y será difícil que la haya. De momento, todo son suposiciones. Se trata de un poblado que se abandonó a finales de la Edad del Bronce (entre el 1400 y el 1250 a.C), justo antes del surgimiento de la cultura talayótica. ¿Puede ser que coexistieran comunidades con rasgos culturales diferentes, y unas quisieran imponerse sobre las otras? Sigue sin haber respuesta. Pero lo que tienen claro los arqueólogos es que la aparición de estructuras defensivas «puede estar relacionado con cambios en la estructura social» de la Menorca de finales de la Edad del Bronce. Lo cierto es que poco después se impuso en Menorca la cultura talayótica, caracterizada por unas estructuras sociales más complejas y jerarquizadas, y también con más tensiones sociales.

El poblado tiene al menos 12 navetas, todas ellas de residencia. De momento se ha excavado una, donde se ha hallado material diverso, sobre todo cerámica, una base de piedra de moler, una estructura para encender fuego, un par de bancos de piedra y restos de fauna doméstica.

Ahora, y durante las tres semanas que duran los trabajos, se procederá a acabar de excavar esta naveta, e iniciar la excavación del exterior. Además también prevén empezar con otra naveta, así como iniciar la excavación de dos cavidades artificiales, que podrían ser balsas para recoger agua.

El proyecto de Entre Illes es trianual, y además de la excavación del yacimiento de Cala Morell, también se trabaja en un poblado de Mallorca, el de Sa Ferradura en Manacor, un yacimiento también fortificado y situado en cabo costero. El objetivo, es estudiar si existen paralelismo entre ambos poblados.

Pero no sólo se trata de un proyecto de investigación, ya que el equipo de arqueólogos también quiere difundir los resultados del proyecto. Por ello, quiere en un futuro próximo organizar una exposición itinerante con el material y unas primeras conclusiones, así como adecuar de señalítica el yacimiento para que pueda ser visitado de una manera autoguiada.

26 de junio de 2011

Las excavaciones en Cap de Forma (Menorca) descubren una cisterna talayótica

Un equipo de ocho estudiantes de arqueología de la Universidad de Sassari y tres doctorandos, uno de ellos de la Universidad de Córdoba, ha excavado en el yacimiento durante tres semanas
El asentamiento costero de Cap de Forma presenta dos estructuras de hábitat, de forma rectangular, adosadas a un muro ciclópeo y orientadas de norte a sur, que fueron ocupadas por hombres y mujeres de la cultura talayótica que vivieron en la Isla hace 3.300 años. Las excavaciones realizadas en esta campaña han permitido constatar que la habitación oeste tenía unas dimensiones de 6 por 3,5 metros. Tanto esta habitación como la que está adosada a su lado este -que todavía no está completamente excavada- tienen su propia zona de combustión, ubicada cerca de la muralla. Las excavaciones han permitido recuperar restos de cerámica pertenecientes a las vasijas que los moradores utilizaban en la vida diaria, así como dos ‘molons’ o molinos de mano para moler los cereales. Además, han aparecido huesos de animales que formaron parte de su dieta alimenticia, entre ellos cabras, ovejas y cerdos.
La estructura militar o fortín de 1700, a la izquierda, se construyó sobre una habitación
prehistórica.  A la derecha, estudiantes universitarios de arqueología - Toni Segu
Las excavaciones han aclarado que el supuesto pozo ubicado en la habitación este es, en realidad, una cisterna que ocupa una superficie de cuatro metros cuadrados y que posiblemente fue utilizada de forma compartida por los habitantes de ambas viviendas. En las proximidades de la cisterna, que aún no ha sido excavada, ha aparecido un vaso de cerámica de pequeñas dimensiones, lo que induce a pensar que fue utilizado en ceremonias rituales, además de otros dos ejemplares de tamaño normal.
La catedrática Anna de Palmas y la arqueóloga Giovanna Fundoni, que realiza el doctorado de esta disciplina científica, señalan que posiblemente la cala de Canutells era el puerto natural de este asentamiento costero, que se levanta en un cabo fortificado con una muralla caracterizada por su gran anchura. Hace más de 2.000 años este enclave era perfecto para controlar la rutas marítimas de la costa sur de la Isla, puesto que incluso se divisa la costa de Mallorca cuando la visibilidad es elevada.
La actual campaña también ha permitido realizar trabajos de investigación en el fortín o estructura militar situada al oeste de las dos habitaciones. La construcción data de alrededor de 1.700 de nuestra era, aunque se desconoce con exactitud si fue construido por los españoles y reutilizado por los británicos o construido directamente por éstos sobre una habitación similar a las dos anteriores de época talayótica. También está documentado con testimonios orales que el fortín fue utilizado durante la Guerra Civil de 1936-1939. Durante la campaña de noviembre de 2010, financiada por el Consell insular, se excavó este recinto y en su ángulo noreste se descubrió un hogar o fogón de reducidas dimensiones, en el que seguramente se utilizaban brasas en vez de fuego. También aparecieron restos de mortero en una de sus paredes, por lo que cabe suponer que el interior del edificio estaba enlucido, así como restos de vasijas de cerámicas, que están en fase de estudio, y de platos de estilo inglés que se fragmentaron con el derrumbe del tejado del edificio. Este año se ha averiguado que el pavimento del fortín estaba formado por tierra apisonada.
La habitación oeste de época talayótica, adosada al fortín, estaba cubierta por un estrato formado por grandes piedras y tierra, puesto que en torno el año 1.700 los militares rellenaron el desnivel existente en la zona. Las excavaciones han sacado a la luz cerámicas y tejas fragmentadas y botones de uniformes militares.
La excavaciones han sido realizadas por un equipo formado por ocho estudiantes de arqueología de la Universidad de Sassari y tres doctorandos, dos de la Facultad de Letras de la citada universidad italiana y una de la Universidad de Córdoba. La campaña ha sido financiada por la Fundación Banco di Sardegna.
(Fuente: Menorca.info)