Mostrando entradas con la etiqueta Museo Arqueológico de Alcoy. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Museo Arqueológico de Alcoy. Mostrar todas las entradas

18 de julio de 2016

Descubren un tramo de muralla y el aljibe de la fortaleza islámica de El Castellar, en Alcoy

La defensa de la antigua Alquy tiene un metro de potencia y formaba parte de la antigua fortaleza. El aljibe está construido en mampostería y tiene una profundidad de 3,5 metros.
En este espacio arqueológico no se habían realizado intervenciones desde 1970.
Casi cuarenta años después, un grupo de 15 arqueólogos ha llevado a cabo dos sondeos en el yacimiento del Castellar, en Alcoy. Las excavaciones han permitido conocer más detalles sobre la primera ocupación de la época medieval.

Quince estudiantes y arqueólogos han participado en una actuación impulsada por el Museo Arqueológico Municipal de Alcoy en el yacimiento del Castellar. El proyecto lo ha dirigido el arqueólogo Germán Pérez Botí, quien, además, es autor de diferentes estudios sobre el mismo y profesor del colegio Carmelitas.

MURALLA Y ALJIBE
Los trabajos se han basado en dos sondeos que han permitido descubrir un nuevo tramo de muralla y un aljibe. Con la información recabada, los expertos podrán profundizar y ampliar el conocimiento sobre la primera ocupación que en época medieval ocupó esta fortificación.

Cabe recordar que el punto en el que se encuentra es estratégico, ya que permite dominar y controlar todo el antiguo distrito de «Alquy». Asimismo, las murallas del castillo islámico son de un metro de grosor y se han localizado en la vertiente sureste. A partir de ahí están el resto de casas en las que hace mil años habitó toda una comunidad de campesinos. La información facilitada por el propio Ayuntamiento de Alcoy, data dicha ocupación entre los siglos X y XI.

El segundo sondeo, asimismo, lo han llevado a cabo en la zona alta de la montaña, justo al lado del acceso norte del yacimiento. Es en este punto en el que el grupo ha localizado un aljibe construido de mampostería y con capas de enlucido de mortero de cal.

El antiguo espacio que servía para recoger y almacenar agua cuenta con una profundidad superior a los 3'5 metros y hasta la fecha «se desconocía la existencia de esta tercera cisterna en el Castellar». El estado en el que se encuentra es totalmente cubierta de piedras y tierra.


TRABAJOS DE LIMPIEZA Y RESTAURACIÓN
Los trabajadores del Museo Arqueológico iniciará la próxima semana los trabajos de limpieza y restauración de los materiales, que son, en su mayoría, de fragmentos de cerámica. Acto seguido, los expertos pasarán a procesar la información obtenida durante la investigación arqueológica.

El concejal de Cultura, Raül Llopis, ha visitado el yacimiento para conocer los avances realizados y el estado del yacimiento, un espacio arqueológico en el que no se había realizado ninguna intervención desde la década de los 70. Por ello y, vistos los avances, Llopis ha manifestado el interés del Ayuntamiento en esta nueva investigación en el Castellar y se ha comprometido a que el departamento que dirige financie y apoye futuras actuaciones y estudios.

2 de julio de 2014

Confirman que el poblado íbero del Cabeçó de Mariola fue arrasado por los romanos entre los siglos II y I a.C.

Las excavaciones que se están llevando a cabo en el Cabeçó de Mariola, en el término municipal de Alfafara (Alicante), han revelado que el importante poblado íbero situado en este enclave fue destruido como consecuencia de un ataque de los romanos.
El profesor Ignacio Grau, destaca que la importancia de este poblado venía dada por su situación estratégica.
Foto: DIARIO INFORMACIÓN
Los trabajos llevados a cabo han sacado a la luz vestigios de destrozos e incendios que avalan esta conclusión. También han salido a la luz restos de una muralla de 70 metros de longitud, así como de casas adosadas a la misma.

Por segundo verano consecutivo se están llevando a cabo excavaciones en el Cabeçó de Mariola. Bajo el amparo del Museo Arqueológico de Alcoi, y con la dirección de su responsable, José María Segura, y del profesor de la Universidad de Alicante, Ignacio Grau, se trabaja en intentar conocer los máximos aspectos posibles de este importante poblado íbero de 4,5 hectáreas de extensión que, según se ha podido averiguar, estuvo habitado durante cinco siglos y llegó a tener más de 700 vecinos.
Vestigios de destrozos e incendios en el poblado ibérico.

Grau destaca que la relevancia de este asentamiento radicaba en su situación estratégica: controlaba el acceso a las actuales comarcas de l'Alcoià y El Comtat y se supone que tendría una importancia notable a nivel comercial y económico. Esa trascendencia llamó la atención de los romanos.

Las excavaciones que se están llevando a cabo han permitido constatar signos evidentes de incendios y destrucción, lo que apunta a que el poblado íbero, según Grau, fue arrasado como consecuencia de un ataque registrado entre los siglos II y I antes de Cristo.

22 de julio de 2013

Las excavaciones confirman que el poblado del Cabezo de Mariola estuvo habitado entre los siglos IV y I aC

Los resultados preliminares corroboran la existencia de este enclave fortificado que, al parecer, estuvo habitado desde el siglo IX al I a.C.
Los arqueólogos y estudiantes de la UA trabajando 
en la excavación del Cabeçó de Mariola.
Foto: Información
Una excavación realizada por arqueólogos y estudiantes de la Universidad de Alicante (UA) y el Museo Arqueológico de Alcoy confirma la existencia un antiguo poblado en la cima del Cabeçó de Mariola, entre los términos de Alfafara y Bocairent (entre las provincias de Alicante y Valencia).

Los directores de estos trabajos arqueológicos, Ignasi Grau y Josep Maria Segura, han avanzado que los resultados preliminares corroboran la existencia de este enclave fortificado que, al parecer, estuvo habitado desde el siglo IX al I antes de Cristo.

Un equipo formado por expertos y estudiantes de la UA ha estado trabajando durante tres semanas en el yacimiento del Cabeçó de Mariola para investigar sobre el asentamiento ibero-romano. Esta primera intervención arqueológica en este enclave del parque natural ya ha dado sus primeros frutos puesto que los directores han avanzado los resultados preliminares, en los que se confirma «la existencia de un poblado fortificado en la cima del Cabeçó, de larga duración, que se inició a finales de la Edad de Bronce (siglo IX antes de Cristo), y que perduró durante toda la época ibérica, hasta el siglo I antes de Cristo», apuntan fuentes municipales.

Excavación en la parte oriental de la muralla
Buena parte de los trabajos de esta primera campaña se han centrado en la fase que muestra los restos mejor conservados, que pertenecían al tiempo entre la última ocupación ibérica y el inicio de la dominación romana (siglos II-I antes de Cristo), según la información facilitada por Grau y Segura. En concreto, los expertos han excavado un sector de muralla en el extremo oriental del poblado y cinco departamentos adosados a la fortificación.

Paco Agulló, edil de Cultura y de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Alcoy ha indicado que «sin duda es una gran noticia para el patrimonio histórico de nuestras comarcas el hecho de que museo y universidad colaboren para llevar a cabo una excavación que contribuirá a ampliar información y el conocimiento sobre nuestra historia». «Esperemos -añade- que en los próximos años continúen las campañas para ampliar todavía más el estudio de esta zona y así poder disponer de más datos sobre nuestro pasado».

(Fuente: Información / M. Vicedo)