Mostrando entradas con la etiqueta Felipe Criado Boado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Felipe Criado Boado. Mostrar todas las entradas

18 de octubre de 2019

Documentan dos dólmenes a 2.100 metros en el Pirineo Aragonés

Un equipo de arqueólogos liderado por el Instituto de Ciencias del Patrimonio (CSIC, Santiago de Compostela), ha concluido el trabajo de investigación iniciado este verano en el Parque Natural de los Valles Occidentales con el hallazgo de dos dólmenes situados a más de 2.100 metros de altitud, probablemente los situados a mayor altura en todo el Pirineo aragonés.
La investigación dirigida por Jorge Canosa contribuirá a que estos y otros 50 monumentos prehistóricos conocidos previamente pasen a ser incluidos en el inventario del Gobierno de Aragón, convirtiendo al parque natural en una de las zonas del Pirineo con mayor densidad de sitios arqueológicos documentados. El equipo de trabajo ha estado integrado además de por arqueólogos del CSIC por personal de la Universidad Pompeu Fabra (Cataluña) y de la Universidad de Leicester (Reino Unido).

Los trabajos de localización e inventariado se enmarcan un proyecto de investigación sobre los primeros pastores del Pirineo y su forma de ocupar y entender los espacios de alta montaña. El proyecto forma parte del trabajo de tesis doctoral de Jorge Canosa, dirigida por Felipe Criado y Pastor Fábrega.

“Los dos dólmenes identificados durante la prospección arqueológica se encuentran junto al puerto Bernera (Aragüés del Puerto) y de camino al puerto de Aísa, a 2.120 metros y 2.117 metros de altitud respectivamente. Están formados por un túmulo circular de unos 15 metros de diámetro a base de rocas calizas grises y una cámara
sencilla de grandes losas anaranjadas. La estructura de ambos está completamente desmoronada y ninguna de las losas sigue en pie, pero, pese a todo, no hay signos evidentes de saqueo, por lo que no se puede descartar la posibilidad de que todavía se conserven restos humanos y de ajuar en su interior”, explica Jorge Canosa.

Junto a estos hallazgos, se han reconocido otros 50 monumentos prehistóricos que no estaban incluidos en el inventario oficial del Gobierno de Aragón, la mayoría de ellos dólmenes, pero también se han encontrado menhires, cistas y círculos de piedras. “La gran tradición montañera en la zona ha permitido que durante las últimas décadas se hayan encontrado numerosos monumentos nuevos, pero el conocimiento de estos se había limitado al boca a boca y ahora, tras la prospección, todos estos monumentos pasarán a tener reconocimiento y protección legal”, destaca el arqueólogo.

PASTOS PARA EL GANADO
Los pastos de la montaña pirenaica fueron aprovechados por los rebaños de los grupos humanos neolíticos que levantaron estos dólmenes para enterrar a sus difuntos. Pero los lugares donde ubicaron las sepulturas no fue casual. Como ahora, la dureza del clima de alta montaña impedía pastar a los rebaños durante los meses fríos, por lo que la presencia de estos grupos humanos era solo temporal. A falta de fronteras, reglamentos y límites municipales, una forma de reclamar el derecho a explotar los mismos pastos al año siguiente era demostrando con estas tumbas que tus parientes habían estado allí con anterioridad, por lo que la localización de los dólmenes es estratégica.

Las investigaciones llevadas a cabo este verano por el CSIC muestran cómo estos monumentos megalíticos se distribuyen a lo largo de las fronteras de los diferentes valles, situados muchos de ellos en caminos de acceso a collados o en los propios puertos de montaña, algunos formando parte, incluso, de fronteras administrativas actuales. En los próximos años, los trabajos se orientarán a deducir la utilidad de estos monumentos más allá su función funeraria y por qué fueron construidos allí.

Los hallazgos se suman al recientemente encontrado A casi 1.900 metros de altitud, en la Peña del Mediodía, en un lugar próximo al ibón de la Basa de la Mora, en el Bal de Chistau.

30 de septiembre de 2014

La crisis económica hace estragos en el sector de la Arqueología en España

"Los datos son espeluznantes". El 42% de las compañías de arqueología y el 66% de los puestos de trabajo asociados a este sector en España desaparecieron durante la crisis, en un periodo en el que aumentó la precariedad de sus empleados, según se recoge en el proyecto 'Descubriendo los arqueólogos de Europa' (DISCO).
EL coordinador del estudio DISCO Kenneth Aitchson y el director del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit-CSIC), Felipe Criado durante la presentación del informe. FOTO: EUROPA PRESS
Estos son algunos de los datos de este proyecto --en el que han participado más de 20 entidades europeas-- que se han dado a conocer este miércoles en Santiago de Compostela, en una rueda de prensa que ha ofrecido el coordinador del estudio DISCO, Kenneth Aitchison; acompañado, entre otros, por el director del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit-CSIC), el gallego Felipe Criado Boado.

Este informe se ha realizado en 21 países de Europa para conocer el impacto de la crisis en la arqueología, y el caso español lo ha estudiado el Incipit-CSIC, con sede en Santiago, que ha identificado que en el año 2009 había 273 compañías arqueológicas que pasaron a ser 158 en 2013. Por su parte, en este periodo se destruyeron 1.562 puestos de trabajo--hubo una reducción desde 2.358 trabajadores en 2009 a 796 en 2013--.

Así, Rocío Varela Pousa, técnica del Incipit, ha sido la encargada de informar sobre los datos de España, en donde ha remarcado que "la estrecha vinculación entre el sector de la arqueología y de la construcción", así como con la ingeniería civil, ha hecho que el impacto en el país haya sido superior a otros lugares.

Al respecto, Felipe Criado ha llamado la atención sobre que la arqueología se encuentra "en una situación realmente problemática, incluso precaria" tras el impacto de la crisis, a lo que se unen los recortes de la Administración, aunque subraya que "sigue siendo un sector muy importante", ya que "no es pequeño". Así ha puesto en valor su relevancia para "la generación de contenidos culturales" y como "ejemplo de la economía del conocimiento".


RADIOGRAFÍA DEL SECTOR EN ESPAÑA
El perfil mayoritario de las compañías de arqueología en España es el de una microempresa con menos de 10 empleados, en el que un 56% de ellas tiene una facturación inferior a 200.000 euros anuales, las cuales operan mayoritariamente en ámbito autonómico o estatal (sólo el 14% de forma internacional).

El 56,8% de los trabajadores son hombres, mientras que el 56,5% del total de empleados tiene entre 30 y 39 años. En concreto, las nuevas generaciones menores de 30 años son principalmente mujeres, "así que el futuro de la arqueología está en manos de las mujeres", ha explicado Rocío Varela.

Por su parte, el 96% de los trabajadores son españoles, mientras que el 1,3% son de la UE, y el 2,6% son latinoamericanos. El 60% tiene un título universitario y el 15% son doctores. Además, sólo el 0,37% de los empleados tienen algún tipo de discapacidad.

En cuanto al nivel de precariedad, el 56% de los contratos son temporales, mientras que "el salario no se corresponde con el nivel formativo", ya que el 39% de las empresas pagan a los arqueólogos "menos de 15.000 euros al año", por debajo de los 24.900 euros de media en Europa, y "lejos" de la media de salario que se alcanza en Dinamarca de unos 56.000 euros al año.

Ante esta situación de crisis, se detecta que hay cambios con una diversificación de su actividad, de forma que antes se dedicaba todo su tiempo a un único servicio y ahora se ha ampliado, al tiempo que se buscan nuevos clientes entre el sector privado, más allá de que la Administración Pública y las empresas de la construcción siguen siendo sus principales clientes. En este sentido, la innovación está tomando impulso, así como las reestructuraciones organizativas, como "gran potencial" de futuro.

Respecto al sector en Galicia, Felipe Criado ha explicado que no se presentan datos por autonomías, y se ha limitado a señalar que las tres universidades gallegas continúan en la actualidad con un intenso programa de trabajo, aunque ha reconocido que afectan los recortes al igual que en otras autonomías, ya que "se están amortizando plazas" de investigadores que se jubilan sin que haya reposición.

DATOS EUROPEOS
En lo tocante a los datos a nivel europeo desgranados por el coordinador del proyecto DISCO, Kenneth Aitchison, en 2009 había 27.550 personas trabajando en arqueología en los 21 países europeos del estudio que se redujeron a 25.000 en 2012. Se estima que en toda Europa existen alrededor de 32.000 trabajadores, al contar los países que no han participado en el estudio.

Al respecto, Aitchison ha lamentado que los trabajadores vinculados a la arqueología "no están bien pagados" respecto a otros empleados de su nivel, y ha llamado la atención sobre que países como Irlanda perdieron el 75% de los empleos del sector en los últimos cinco años, mientras que en Reino Unido hubo un descenso de un tercio de la masa de trabajadores.

En contraposición, mientras en países del Sur de Europa como España se reduce el empleo, existen fenómenos como los de Países Bajos, en el que hubo un incremento de un 43% de trabajadores.

Para ejemplificar esta situación, en esta rueda de prensa ha intervenido Miguel Lago, de la Associaçao Profissonal de Arqueólogos de Portugal, quien ha señalado la precariedad que se vive en su país, con sueldos medios de menos de 10.000 euros anuales y en donde la empresas del sector se redujeron desde 80 a 25 en los últimos años.

Así las cosas, la clasificación europea de países con mayor número de arqueólogos está encabezado por países como Reino Unido o Alemania con más de 4.300 profesionales, frente a los últimos puestos ocupados por Letonia o Bosnia con menos de 100 arqueólogos en el país.

Con todo, Aitchison ha subrayado el papel "significativo" a nivel cultural o medioambiental de la arqueología, a la vez que ha llamado la atención sobre la importancia de un sector cuyo coste total de horas laborales en Europa supone unos 1.000 millones de euros anuales.

También ha incidido el coordinador del proyecto 'Descubriendo los arqueólogos de Europa' en que la mayoría de los jóvenes del sector son mujeres, de tal forma que "hay un cambio significativo" respecto al "cliché de Indiana Jones como arqueólogo".

El Incipit pondrá en marcha una página web en la que se recogerán todos estos datos, las diversas legislaciones de cada comunidad sobre patrimonio, junto a los contactos de todas las empresas para facilitar su acceso por parte de los clientes.

(Fuente: Europa Press)