Mostrando entradas con la etiqueta Ana Arancibia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ana Arancibia. Mostrar todas las entradas

7 de octubre de 2020

Hallan en Málaga un enterramiento con más de 300 cuerpos de la Reconquista

Se trataría de los cuerpos de más de 300 caballeros cristianos que lucharon en 1487 el cerco de la medina musulmana a la orilla de la muralla

Ha pasado un año desde el inicio de la demolición de uno de los edificios más emblemáticos, por su localización, del centro turístico de Málaga. La parcela que anteriormente ocupaban los cines Astoria y Victoria ha dejado al descubierto restos de diversas épocas. El hallazgo más relevante: un enterramiento cristiano datado en torno a 1487, año de la conquista de Málaga por el ejército de Isabel I de Castilla.

Más de 300 sepulturas de caballeros que lucharon en el cerco de la medina musulmana a la orilla de la muralla. El descubrimiento, aunque relevante, dista mucho de la principal esperanza de arqueólogos e historiadores, que esperaban encontrar en esta localización el circo o el anfiteatro romano. En una visita a las obras este lunes, el equipo arqueológico a cargo de la actuación ha sido tajante: “No hay restos del anfiteatro”. Ana Arancibia, miembro de la dirección del proyecto, ha afirmado que también hay elementos pertenecientes a un arrabal industrial musulmán de la ciudad.

La localización de la manzana en estudio es, actualmente, el centro del turismo malagueño: a pocos metros se encuentran la Casa Natal de Picasso, hacia el norte, y el Museo Picasso, hacia el sur. Además, es la puerta de entrada al Centro Histórico por la calle Granada y la calle Alcazabilla, donde se encuentran el Teatro Romano y las vistas a la Alcazaba. Es, por tanto, un eje monumental en el que, sin lugar a dudas, se esperaba encontrar restos de interés.

Sin embargo, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, cree que los descubrimientos realizados “no son apasionantes o brillantes” como para condicionar los futuros proyectos de esta parcela. El Ayuntamiento, que gastó 21 millones en adquirir el edificio en 2010 a la empresa Baensa (liquidada en 2012), ha proyectado un equipamiento cultural que incluye un auditorio subterráneo.

CONTINUAR EXCAVANDO
Los expertos afirman que la presencia de restos de un enterramiento romano, que también ha aparecido en este estudio, pueden señalar a la presencia de la calzada de entrada a la ciudad. En este sentido, este lunes se han pronunciado tanto los partidos de la oposición como la socia de gobierno del PP en Málaga, Noelia Losada, de Ciudadanos. Todos coinciden en que estas excavaciones son sólo el principio y hay que seguir trabajando en ellas.

Sin embargo, desde el Área de Urbanismo se han dado por concluidos los trabajos. Ahora toca esperar a que antes de final de año la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía se pronuncie sobre el informe del equipo arqueológico. Desde el Ayuntamiento se justifica el fin de los trabajos por una causa: aparecen corrientes de agua que, con el paso de los siglos, se han llevado otros posibles restos.

EN MANOS DE LA JUNTA
Ahora que el Ayuntamiento ha dado por terminadas las labores arqueológicas, los restos han quedado tapados como parte de la conservación. Es en este momento en el que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía toma las riendas del futuro de estos restos. Desde la delegación de Málaga, se confirma que a lo largo de este mes recibirán el informe y la memoria de la intervención. La consejera ya adelantó que la respuesta estaría antes de que acabe 2020.

Asimismo, aseguran que los restos descubiertos son muy superficiales, algo que “impide que se pueda seguir excavando, porque se ponen en peligro los hallazgos realizados” hasta el momento. En cualquier caso, a partir de la respuesta de la Junta empieza la cuenta atrás para uno de los proyectos estrella del sexto mandato de Francisco de la Torre en Málaga.

13 de noviembre de 2017

Málaga pondrá en valor la mayor industria alfarera romana de la provincia

El Ayuntamiento de Málaga quiere poner en valor los restos encontrados el año pasado durante la excavación de varios sótanos en Martiricos. Los restos de ese complejo cerámico pudo estar en funcionamiento entre los siglos I y IV después de Cristo
Ánforas apiladas del complejo cerámico aparecido en Martiricos. FOTOS: DIARIO SUR
Nadie podía sospechar que en un lugar tan relativamente alejado de la ciudad antigua aparecería un hallazgo de esa magnitud. Los restos arqueológicos encontrados el año pasado durante las excavaciones para el proyecto residencial previsto en los suelos que ocuparon las naves de Citesa, junto al paseo de Martiricos, demostraron que este lugar albergó una importante industria alfarera de la época romana que, misteriosamente, cesó su actividad dejando prácticamente intactos hornos y ánforas apiladas.

Los restos de ese complejo cerámico pudo estar en funcionamiento entre los siglos I y IV después de Cristo. Las imágenes demuestran la importancia del hallazgo. Se aprecia el principal horno encontrado, de grandes dimensiones, con una cámara de combustión de planta circular centrada por un pilar también circular. También otros hornos de menores dimensiones y balsas de decantación en las que acumulaban el barro para que la arcilla más pura quedara al fondo.


El horno principal, en el que se fabricaban ánforas salsarias, puede datar del siglo I después de Cristo. Contaba con zonas de servicio anexas y grandes naves a su alrededor. En el siglo II se reformó el espacio y se construyeron dos nuevos hornos, dos piletas de decantación y una de agua. También se encontró un camino que tenía asociada una necrópolis con incineraciones e inhumaciones, y una infraestructura para la traída de aguas, sustentada por pilares sobre la vaguada de un arroyo. La proximidad al cauce del Guadalmedina hizo que los malagueños de la época romana se decantaran por este lugar para establecer esta importante fábrica de vasijas que, de forma inexplicable, cesó su actividad.

UN CONJUNTO ÚNICO
Según la arqueóloga responsable de la empresa que realizó las excavaciones, el Taller de Investigaciones Arqueológicas, Ana Arancibia, no se apreciaron en los restos signos de que una crecida del río o alguna catástrofe natural hubiera provocado el cierre de esta industria alfarera. “No sabemos qué pudo pasar, pero está claro que nos encontramos ante un conjunto único en la provincia de Málaga que, si se pusiera en valor, supondría un punto de atracción para la zona de Martiricos”, dijo esta experta.

La Consejería de Cultura dictaminó la documentación y el cubrimiento de los restos con una capa geotextil para mantenerlos soterrados bajo el patio o jardín central del futuro edificio de viviendas protegidas que está previsto en esta zona, y cuyas obras ya se han retomado tras adaptar la huella de las plantas de sótano, de manera que respeten el lugar de los hallazgos. Sin embargo, el Ayuntamiento, especialmente la sección de Arqueología de la Gerencia Municipal de Urbanismo, dirigida por Carmen Peral, aboga por actuar de manera que este singular 'tesoro' del pasado de la ciudad pueda quedar a la luz de algún modo, para ser visitado y conocido por los malagueños.