Mostrando entradas con la etiqueta Écija. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Écija. Mostrar todas las entradas

17 de julio de 2019

La Guardia Civil recupera un valioso busto del emperador Adriano del siglo II

La pieza estaba oculta en una finca privada de la localidad de Écija con el objetivo de venderla por una cantidad en torno a los 500.000 euros
Busto de Adriano recuperado por la Guardia Civil. (ABC)
La Guardia Civil ha recuperado en Sevilla un busto del emperador Adriano del siglo II después de Cristo, con un «incalculable valor histórico, cultural y arqueológico». La pieza estaba oculta en una finca privada de la localidad de Écija con el objetivo de venderla por una cantidad en torno a los 500.000 euros.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, la investigación se inició a principios de año, cuando se tuvo conocimiento del posible comercio de esta pieza arqueológica, y, tras averiguar la identidad de la persona intermediaria que la estaría ofreciendo a posibles compradores –residente en El Rubio (Sevilla)– se inició una «intensa y continua» vigilancia para detectar la posible ubicación y localización de dicho busto.

Tras «numerosos dispositivos» operativos realizados con esta persona, se pudo identificar a varias de una misma familia que «siempre» iban en compañía del intermediario cuando se producían las reuniones y/o citas con otras personas interesadas, y de quienes se sospechó que pudieran tener en posesión el busto del emperador.

Tras centrar la investigación en esta familia y cubrir una cita entre los investigados, el intermediario y otras personas, la Guardia Civil averiguó la posible situación de la pieza en una finca privada agrícola de Écija propiedad del padre de los investigados, siendo el lugar «idóneo» para esconder el busto romano.

Con los indicios hallados durante la fase de investigación, y tras la pertinente solicitud, el juzgado de guardia de Écija concedió a la Benemérita orden de entrada y registro en la finca, a la que los agentes accedieron el pasado 14 de junio, a la vez que al dueño de la propiedad se le notificaron los motivos de esa diligencia.

Tras varias horas de registro se localizó, en una nave dedicada a uso agrícola, una zona en la que se observaba que la tierra había sido removida recientemente, por lo que los agentes policiales presentes en el registro procedieron manualmente a realizar una pequeña excavación, hallando a pocos centímetros del nivel del suelo la cabeza del busto del emperador Adriano, que se encontraba «totalmente enterrado».

Tras finalizar el desentierro, la pieza fue trasladada a dependencias de la Guardia Civil de Sevilla, donde quedó depositada a efectos de recibir el primer informe pericial emitido por la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que en dicho documento ha destacado la «autenticidad e importancia» de la pieza recuperada, incluyendo una valoración económica estimada en torno a 500.000 euros, según detalla el Instituto Armado.

TRASLADO AL MUSEO
Ya el pasado lunes, 8 de julio, y con autorización judicial, agentes del Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica Policía Judicial (UOPJ) de Sevilla efectuaron el traslado del busto al Museo Arqueológico hispalense, donde se encuentra actualmente depositado para su estudio por la comunidad científica y para la exposición pública.

La explotación de la denominada operación «Bustiano», dirigida y coordinada por la Fiscalía de Urbanismo y Medio Ambiente de Sevilla y por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Écija, ha culminado con la imputación como investigados de tres miembros de una misma familia –identificados como A.R.Q, J.R.Q. y C.S.R.Q; los dos primeros, de 50 años y nacidos en Osuna (Sevilla), y el tercero, de 43 años y nacido en Écija–, y de otra persona que responde a las siglas P.J.C.M., de 43 años de edad y originaria de El Rubio. A todos ellos se les imputa un presunto delito de apropiación indebida y otro contra el patrimonio histórico.

Desde la Guardia Civil han puesto de relieve que la recuperación de esta pieza de «tremendo valor histórico, cultural y arqueológico» permitirá realizar «estudios específicos sobre el sentido y significado de las características de uno de los emperadores con más reputación de la época romana», Adriano.

(Fuente: ABC)

1 de junio de 2016

La falta de financiación frena la restauración de los mosaicos de El Picadero, en Écija (Sevilla)

La restauración «está parada desde agosto del pasado año», según el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils.
Trabajos en la recuperación de uno de los mosaicos de la Plaza de Armas de Écija. FOTO: MANUEL RODRÍGUEZ
No hay dinero para restaurar los mosaicos desenterrados en las excavaciones arqueológicas de Plaza de Armas, el Picadero. Ni el mosaico báquico, destrozado en marzo de 2015, ni ‘Los amores de Zeus’, el mosaico de cuarenta metros cuadrados desenterrado en julio del año pasado, están siendo rehabilitados porque no hay financiación para ello.

Según el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, ambos hallazgos están almacenados en el Palacio de Peñaflor, divididos en piezas y conservados en espera de ser restaurados y devueltos a su emplazamiento original. Pero para esa restauración no hay dinero alguno, y el proceso de recuperación está paralizado desde agosto del año pasado, según el arqueólogo.

“La restauración del mosaico báquico de doble cara se paró al aparecer el de ‘Los amores de Zeus’, pero una vez que los dos están en Peñaflor, conservados, no corre prisa su recuperación, porque no se van a deteriorar al estar protegidos”, matiza García-Dils.

El mosaico de doble cara – del que solo hay tres ejemplos más en todo el mundo – fue destrozado en marzo de 2015. Para su restauración se inició un micromecenazgo, que no ha cubierto el presupuesto.

(Fuente: El Correo Web / Manuel Rodríguez)

18 de mayo de 2015

Hallado en Écija un impresionante mosaico romano sobre los amoríos de Zeus

El paño ocupa 40 metros cuadrados y representa 12 escenas mitológicas con más de 30 personajes. Está datado en el S. III d.C. y para su realización varios artistas utilizaron de forma masiva la pasta vítrea para recrear azules, naranjas, turquesas.
El equipo de arqueólogos y restauradores durante el hallazgo del mosaico. FOTO: SERGIO GARCÍA-DILS.
Como los dioses nacidos de las entrañas del universo, un mosaico de 40 metros cuadrados ha resurgido de entre las tierras astigitanas para volver a brillar 1.800 años después. Son los amoríos de Zeus, miles de teselas colocadas con delicadeza por artesanos del siglo III de nuestra era para dar forma a las aventuras y desventuras del máximo dios de la mitología clásica. En apenas una semana, a cerca de 40 grados centígrados, el equipo de profesionales comandado por el arqueólogo y espeleólogo Sergio García-Dils ha retirado escombros y estucos de las paredes caídas en la Plaza de Armas de la localidad sevillana de Écija para descubrir a la humanidad su patrimonio aún escondido.

Aparece Europa desnuda subiéndose al dorso de Zeus convertido en un imponente toro unos segundos antes de ser raptada, se aprecian claroscuros de teselas que dan curvas a la espalda de Dánae, que gira los brazos y abre las manos para palpar las gotas de lluvia de oro en la que se convirtió el dios… Es visible el héroe Ganímedes, embaucado por la divinidad en forma de águila para atraparlo y llevarlo al monte Olimpo tras enamorarse perdidamente de él. Revive la deidad como un sátiro que cautivó a Antíope o como cisne que sedujo a Leda...

Son 30 personajes representados que se conservan intactos en 12 de las 15 escenas que componen el mosaico, que previsiblemente ocupaba una estancia de una vivienda doméstica de algún personaje adinerado de la colonia romana en la zona, rica por el aceite de oliva en los tiempos en los que Écija fue capital de la Bética y atrajo hasta sus tierras a militares de hasta tres legiones del ejército romano.
 
CALIDAD EXTRAORDINARIA
“La calidad del mosaico es extraordinaria. Las imágenes tienen una expresividad brutal. Los artesanos no se limitaron a representar las escenas, intentaron dar volumen, giros expresivos, movimiento, detalles... El principal interés es que es una obra narrativa y por su calidad recuerda a los de Túnez”, explica todavía con emoción García-Dils, que trabaja en la excavación desde 1999, cuando se abrió por primera vez para estudiar el enclave, que había sido un barrio de infraviviendas desde 1950. Los habitantes del siglo pasado desconocieron entonces el valioso lecho sobre el que descansaban.

Según los primeros análisis, se ha usado de forma masiva la pasta vítrea para recrear azules, naranjas, turquesas... los colores que no se encuentran en la naturaleza. “Estas piezas son mucho más delicadas y poco frecuentes, pero en este caso se conservan muy bien, y se compaginan, por ejemplo, con las teselas ocres de terracota, que se desgastan con facilidad”, detalla García-Dils, que añade que es previsible que hubiese un taller musivo en los alrededores y fabricaran las piedras ex profeso para este mosaico. “Se observan además varias manos en el trabajo”, adelanta.

LO QUE QUEDA POR EXCAVAR PUEDE SER "ESPECTACULAR"
Serán ahora las manos de los profesionales del siglo XXI las que retomen el testigo de esos artesanos y durante al menos dos años estudien este mosaico, lo restauren y lo reubiquen en la Plaza de Armas, que será en el futuro un parque arqueológico por el que se paseará sobre miles de años en 5.840 metros cuadrados. “Lo que todavía está por excavar puede ser espectacular”, vaticina García-Dils. 


Este mosaico se suma a las sorpresas descubiertas en lo que va de año. En enero quedaron asombrados con el hallazgo de otras tres estancias: una con paredes estucadas color granate que pueden alcanzar los dos metros y medio de altura decoradas con trazos florales y datadas en el siglo I que podrían asemejarse a las de Pompeya; otra habitación de suelos de mármoles traídos desde las canteras del Mediterráneo y un impluvium. “Las expectativas son enormes”, repite Dils, que comparte opinión con las arqueólogas Ana Santa Cruz y Cristina Cívico, que también forman parte del equipo.

La Plaza de Armas, situada en un cerro, sepulta historia desde el siglo VIII antes de Cristo y entre los grandes descubrimientos se encontraba un mosaico del siglo II con un rostro de doble lectura de los que solo se conocen cuatro en el mundo. Pero en este año de luces, un hombre, que ha sido encarcelado, ennegreció el patrimonio en la madrugada del 10 de marzo y lo destrozó por completo. Oscuridad del universo humano.

(Fuente: El País / Ángeles Lucas)

17 de marzo de 2015

Micromecenazgo para recuperar el mosaico destrozado en Écija (Sevilla)

Una vez que la policía ha recuperado las piezas expoliadas del mosaico romano "de doble cara" y los autores del destrozo ya están en la cárcel, los arqueólogos impulsan desde el pasado lunes una campaña de ‘crowdfunding’ para recaudar unos 100.000 euros «para dejar el mosaico al menos como estaba».
La campaña tratará de recabar fondos entre particulares, empresas y entidades.
Con los vándalos detenidos y en prisión, Écija quiere retomar la calma. Pero, para lograrlo, se han marcado antes un reto: recomponer todo lo destrozado en el yacimiento arqueológico de El Picadero. Con ese cometido, desde el lunes se ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding o micromecenazgo para recaudar fondos con los que costear los trabajos de reconstrucción del mosaico de doble cara de la Plaza de Armas, el Picadero. El punto de partida es elevado, ya que el proyecto puede llegar a costar en torno a los 100.000 euros.

UNO DE LOS CUATRO ÚNICOS DEL MUNDO
El arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, ha explicado que la campaña va a tratar de recabar la ayuda económica tanto de particulares como de empresas o entidades, recogiendo sus donaciones para costear la reconstrucción de los restos arqueológicos dañados la madrugada del pasado martes, fundamentalmente el mosaico romano del siglo II con motivos báquicos y el original juego visual que lo convertía en una de las cuatro piezas únicas en todo el mundo.

Los expoliadores pretendían vender las piezas sueltas del mosaico.

Por la gravedad de los destrozos, «estamos ante un trabajo sin precedentes», ha advertido García-Dils, que ha avanzado la dificultad y la magnitud del citado proyecto. El dinero que se recoja para la reconstrucción de esta importante pieza arqueológica se va a gestionar a través de la tesorería de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras Luis Vélez de Guevara.


YA HAN COMENZADO LOS TRABAJOS
Los trabajos previos sobre el terreno, en el yacimiento del Picadero, ya han comenzado. De ellos se están encargando los restauradores Beatriz Taboada y David Asencio. Dentro de ese laborioso trabajo, el primer paso ha consistido en recoger las piezas sueltas que quedaban sobre el mosaico y tomar las primeras fotografías de diagnóstico. «Tendremos que utilizar para su reconstrucción fotogrametría y técnicas informáticas avanzadas», ha manifestado el arqueólogo municipal.


De su parte, el alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano, también se ha posicionado al pedir la colaboración de las administraciones autonómica y central para que aporten su granito de arena en la restauración del mosaico destruido «y dejarlo por lo menos como estaba».

(Fuente: El Correo Web / Manuel Rodríguez)

11 de marzo de 2015

Atentado patrimonial con destrozos irreparables en el yacimiento de "El Picadero" de Écija

El atentado, «premeditado y criminal» cometido la madrugada del martes en el yacimiento de "El Picadero" de Écija (Sevilla), destruye el mosaico romano de doble cara casi único en el mundo que fue descubierto hace pocas semanas.  También ha resultado dañada una tumba musulmana y un 'impluvium'. La Policía analiza las imágenes de las cámaras de seguridad.
Columna romana destrozada en el yacimiento. FOTO: ÉCIJA WEB
En la madrugada del pasado lunes el yacimiento arqueológico de la Plaza de Armas de Écija ha sufrido un «grave atentado patrimonial» que se ha saldado con la destrucción de diversas estructuras arqueológicas de gran valor, entre ellas, el célebre mosaico romano de la doble cara del que sólo existían cuatro ejemplares conocidos en todo el mundo.

TESELAS "PULVERIZADAS"
Este mosaico doble, según afirma el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, «se ha perdido para siempre», pues el nivel de destrozo causado «hace que su recuperación sea prácticamente imposible». De hecho, la figura central, ocupada por la doble cara de un anciano y un joven dispuesta en un curioso efecto óptico, está «totalmente destruida» y las teselas que la configuraban, pulverizadas.

También se han causado importantes daños en una tumba islámica ubicada cerca del mosaico, la cual ha sido prácticamente arrasada y esparcidos los huesos humanos que contenía «por toda la excavación». Además, el patio de la casa romana descubierta recientemente, cuya imagen ha dado la vuelta al mundo, ha sufrido «graves daños estructurales», así como en la pintura que cubre los muros.


«Esto no es vandalismo, son actos criminales premeditados contra un patrimonio que es de todos, no sólo de los ecijanos, sino que es patrimonio de la humanidad», ha lamentado el arqueólogo.
 

LOCALIZACIÓN DEL RESPONSABLE
En estos momentos, la Policía se encuentra visionando las imágenes que han grabado las cámaras de seguridad instaladas en el recinto, de modo que, según ha indicado el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Écija, Rafael Benítez, la localización del responsable «va a ser muy rápida».

Mientras tanto, efectivos de la Policía Nacional y Local, así como personal de seguridad privada, vigilará la zona durante los próximos días, ante el temor de que otros asaltantes «intenten continuar con lo que no pudieron terminar anoche», en palabras del concejal.

(Fuente: ABC / Ángela Lora)

24 de febrero de 2015

Nuevos hallazgos confirman la importancia del edificio romano descubierto en Écija (Sevilla)

El suelo de una de las habitaciones del colosal edificio romano descubierto, está decorado con ricos mármoles siguiendo la técnica del "opus sectile" propia del mosaico romano. Este mosaico se encuentra en la parte deambulatoria de la estancia y en él se han detectado mármoles procedentes de Túnez y Esparta, entre otros de las principales canteras del Mediterráneo.
Según los arqueólogos, el suelo revela la riqueza del edificio y la importancia de sus propietarios. 
Los hallazgos en el futuro parque arqueológico de El Picadero superan las expectativas iniciales. En los últimos días se ha desenterrado el suelo de una de las habitaciones del colosal edificio romano descubierto, decorado con ricos mármoles siguiendo la técnica del opus sectile propia del mosaico romano.

MÁRMOLES DE TÚNEZ Y ESPARTA
Se trata de una verdadera filigrana de materiales ricos y de diversa procedencia, según los arqueólogos que trabajan en el yacimiento del antiguo arrabal ecijano, que han detectado mármoles de Túnez y Esparta «entre otros de las principales canteras del Mediterráneo».

Pero más que la variedad y la importancia de los materiales, llama la atención el dibujo del suelo desenterrado. El arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, que dirige la excavación, destacó «la riqueza de colores y la finura excepcional del diseño». 


"OPUS SECTILE"
La técnica empleada consiste en combinar piezas de poco grosor para dibujar con ellas motivos que, en el caso del edificio de la Astigi romana, siguen criterios geométricos. Así, se observan teselas de mármol de diversos colores con forma de rombo que van dibujando lo que parece una W, junto con losas más grandes de diferentes colores y un círculo perfecto encajado en una placa cuadrada.

Según García-Dils, el suelo revela la riqueza del edificio y sus propietarios que, aún está por determinar, podría ser el propio poder civil de la Colonia Augusta Firma Astigi si se confirma que la colosal construcción hallada –con muros de 2,5 metros de altura y ricamente decorados– era un edificio público. 

OTRO DATO QUE REVELA LA IMPORTANCIA DEL HALLAZGO 
El rico opus sectile descubierto «está en la parte deambulatoria de la habitación, es decir, es una zona de paso; y los romanos reservaban la decoración más vistosa para el centro de sus estancias», explicó el arqueólogo que aventuró que «conforme se avance en la excavación pueden aparecer restos aún más extraordinarios que estos que, a pesar de su finura, eran paños de relleno».

MÁRMOLES
En el mismo suelo ya aparecieron losas de mármol de un metro por 0,75 centímetros y trozos de mármol anclados a los muros, otro indicativo de la riqueza de la vivienda. Una de las paredes del edificio está decorada con pinturas con motivos florales que muestran un formidable estado de conservación. 

Restos de una decoración diferente han aparecido en la parte derrumbada del edificio, en la que se desenterraron estampas con motivos heráldicos que podrían haber estado en la parte superior de los muros, completando con lo que parece ser un escudo las flores, aves y motivos geométricos descubiertos con anterioridad. «Una vez reconstruyamos la decoración nos iremos haciendo una idea de cómo eran las paredes del edificio», avanzó el arqueólogo.

17 de febrero de 2015

Descubren un gran edificio público romano en Écija (Sevilla)

Los trabajos en la Plaza de Armas de Écija desentierran un patio interior con ‘impluvium’ y muros de 2,5 metros de altura de lo que fue un edificio público de la Astigi romana. Las paredes conservan sus pinturas murales casi intactas (estucos policromados con motivos vegetales). También se ha desenterrado el suelo de mármol de un edificio del que apenas se ha descubierto una octava parte, unos 100 metros cuadrados.
El arqueólogo Sergio García-Dils compara la conservación del edificio a la de Pompeya. FOTO: EUROPA PRESS.
Las excavaciones arqueológicas que se llevan a cabo en la Plaza de Armas de Écija, en la zona popularmente conocida como El Picadero, han desenterrado dos nuevos tesoros: el impluvium del patio interior de una domus, una casa romana, y los muros y el suelo casi intactos de un edificio también de la Écija romana que presentan un estado de conservación espectacular, según los expertos.

DECORACIÓN INTACTA
Ambas estructuras han sido desenterradas con su decoración prácticamente intacta y con un nivel de conservación que el equipo de dos restauradores y tres arqueólogos que trabajan en los 5.500 metros cuadrados de El Picadero. En el caso del impluvium, se conservan la decoración esquemática de los muros y el suelo de mármol en perfecto estado. Y no sólo eso: también se ha encontrado el desagüe, con su tapón, por el que el agua de lluvia que se recogía en esta estructura se derivaba a una cisterna y se utilizaba en la ‘domus’ romana.


«Así sabemos ya dónde debía estar la cisterna y podemos excavar para dar con ella», señala el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, que coordina al resto de expertos que están encargados de excavar, investigar, documentar y musealizar los restos que van apareciendo en El Picadero, para documentar la redacción del plan director que debe dar el definitivo empujón a la conversión de lo que fue hace años un barrio degradado en un parque arqueológico que «cuente» la historia milenaria de la ciudad de Écija.

SÓLO SE HA DESCUBIERTO UNA OCTAVA PARTE
Pero, aunque el impluvium es un hallazgo importante, según los expertos, palidece al lado de los restos descubiertos apenas unos metros más allá, donde se han desenterrado muros de 2,5 metros de altura, de lo que todo parece indicar que fue un edificio público de la Astigi romana. Y, junto a las paredes que conservan sus pinturas murales casi intactas (estucos policromados con motivos vegetales), también se ha desenterrado el suelo de mármol de un edificio del que apenas se ha descubierto una octava parte, unos 100 metros cuadrados.

Los dos hallazgos se encuentran en la misma zona de El Picadero, la franja noroeste del yacimiento, el impluvium al sur y el edificio al norte. Este último es excepcional «por la cantidad de lo conservado y el nivel de conservación, por el tamaño de la estructura y por su calidad», según García-Dils. «No es normal que unos restos arqueológicos alcancen semejante altura ni que estén tan bien conservados», enfatiza. Lo confirman sus compañeros de excavación, que coinciden en calificar de «espectacular» el edificio a tener de los muros desenterrados y lo excepcional de que se hayan conservado en tan buen estado estucos y pinturas que tienen 2.000 años.

CARÁCTER PÚBLICO DEL EDIFICIO
A esa espectacularidad también suman los expertos el presumible carácter público del edificio, construido en el punto más alto de Écija, en el cerro que dominaba la ciudad y donde –los restos turdetanos desenterrados en el centro de El Picadero lo atestiguan– se instalaron los primeros pobladores de la ciudad del sol antes de que Augusto fundara la Colonia Augusta Firma Astigi con los veteranos de las guerras cántabras. Desechada la idea de que fuera el edificio de la curia, la sede del primitivo gobierno municipal de Astigi, García-Dils se inclina porque fuera el edificio de una corporación o un gremio.

Quizá el del aceite, toda vez que está documentada la importancia capital de Écija como centro productor y difusor del aceite de la Bética para todo el imperio romano. «Es de difícil interpretación pero de una espectacularidad incuestionable», insiste el arqueólogo municipal, que aventura a datar la construcción en el cambio de era, entre el siglo I y II d. C., «pero es algo que no sabremos hasta que no excavemos por debajo y la cota inferior nos permita datarlo con garantías», matiza.

«Ahora tenemos elementos sueltos, todo desarticulado, y hay que ir uniendo el puzle», explica García-Dils y sus compañeros de excavación no tienen prisa en ese sentido. «La tarea es investigar y musealizar; conservar los hallazgos que van apareciendo», resume el arqueólogo, que se muestra convencido de que las excavaciones en El Picadero seguirán sacando a la luz hallazgos que superarán las expectativas iniciales.

18 de noviembre de 2010

Écija (Sevilla) iniciará las obras de adecuación del yacimiento de "El Picadero" antes de final de año

Las obras del futuro Parque Arqueológico de la Plaza de Armas de Écija, conocido popularmente como 'El Picadero', que pondrá a disposición de los visitantes un recorrido por los vestigios del primitivo poblado ibero-turdetano de Astigi, la época romana y el alcázar medieval, comenzarán antes de final de año.
"El Picadero" de Écija.
   Según han informado a Europa Press desde el Ayuntamiento de Écija, están a la espera de que el Servicio Público Estatal de Empleo (SPEE), que financia un alto porcentaje del proyecto, dé su visto bueno definitivo al mismo para iniciar los trabajos, posiblemente entre finales de noviembre y principios de diciembre.

   Con esta actuación se pretende integrar el entorno de la Plaza de Armas en la trama urbana de la ciudad, potenciando la actividad turística de la misma y poniendo en valor y funcionamiento un espacio arqueológico desconocido. Además, ayudará a reiniciar la actividad científica y arqueológica de la zona, compatibilizando ésta con el turismo.
   Concretamente, el proyecto tiene un coste de 385.000 euros, de los cuales el SPEE financiará 217.000 euros, dentro de las subvenciones a Proyectos Generadores de Empleo Estable, y la Junta de Andalucía, la Diputación y el Consistorio astigitano aportarán el resto.

   Con la subvención solicitada al SPEE se pretende financiar los costes salariales y cotizaciones empresariales a la Seguridad Social de las 86 contrataciones previstas de trabajadores desempleados. La duración del proyecto se estima en diez meses.

   Entre noviembre de 2001 y octubre de 2002 se realizó una intervención arqueológica puntual en la plaza de Armas de Écija, conocida popularmente como El Picadero, que sirvió como estudio previo para la recuperación y puesta en valor de esta zona bajo tres premisas: recuperar el espacio público erradicando el barrio marginal que allí se ubicaba, documentar la secuencia cronológica de Écija desde sus orígenes y musealizar este espacio para integrarlo en la actividad turística de Écija.

   A partir de esto, con la intención de poner en valor la zona, se pretende crear un centro de interpretación fuera del recinto amurallado, pero integrado en la ordenación y accesos del yacimiento arqueológico.

   El proyecto abarca la adecuación de los cerramientos exteriores del yacimiento, creación de un edificio que albergue el centro de interpretación y la integración del complejo arqueológico en los recorridos turísticos. Además, se colocará un sistema de videovigilancia en el recinto junto a un nuevo cerramiento en el flanco sur, en concreto, en la medianera de las viviendas que dan a La Merced.

   El centro de interpretación ubicado en el flanco oeste de la ordenación tendrá acceso directo desde el exterior y desde él se accederá al recinto amurallado y los yacimientos arqueológicos. Se organizará en tres alturas: planta baja --cota de la Plaza de Armas--, donde se ubica el control y acceso, tienda, aseos públicos, ascensor y taller de arqueología; planta alta --cota pasarelas interiores--, para la sala de exposición y la de audio; y planta ático, donde habrá un bar y una terraza mirador.

   Las previsiones de contratación directa que se estiman una vez puesto en funcionamiento el centro de formación son numerosas, entre guías turísticos, técnicos de restauración, arqueólogos, administrativos, dependiente de pequeño comercio, conserje-guarda y personal de limpieza. Asimismo, también se prevé la creación de muchos puestos de trabajo indirectos ante la ampliación del sector turístico.

MOSAICO DOBLE

   En concreto, el yacimiento conserva restos del primitivo pueblo turdetano, la acrópolis romana y el alcázar musulmán. Uno de los ejemplares más valiosos conservados 'in situ' es el Mosaico Doble, que presenta un juego óptico: si se mira por un lado se un anciano calvo y barbado y, si se mira por el otro, un niño.

   Se trata de personajes relacionados con el cortejo de Baco. El anciano es un sileno y el niño podría ser el propio dios, ambos portando atributos báquicos, como el cayado de pastor y el tympanon o pandereta báquica.
Fuente: Europa Press

19 de junio de 2010

Hallan dos mosaicos romanos de gran factura durante unas obras en Écija (Sevilla)



El primero, que se podrá disfrutar en el museo una vez restaurado, es una exedra, un semicírculo de tres metros de diámetro, con motivos geométricos simulando una concha marina. Según los expertos, decoraba el suelo de una habitación semicircular con dos pilastras, "dos pequeñas columnas a los lados, una típica estancia de terma doméstica", en palabras del arqueólogo municipal Sergio García-Dils.
El mosaico que queda enterrado es distinto. En temática y en tamaño. Para empezar sólo se desenterraron unos seis metros de una pieza que no se sabe qué longitud puede tener pero que sobresalía con mucho del solar en que se encontró y se prolongaba por una calle cercana, lo que hizo imposible su extracción. "No podemos desenterrarlo sin cargarnos literalmente la calle", precisó el arquitecto municipal. Y eso, además, sin tener la certeza de que el mosaico esté integro ni seguridad acerca de lo que se pueda hallar rebasando los límites del solar donde está la pieza.
Esa dificultad insalvable hizo a los expertos decidir que el mosaico permaneciera enterrado. La obra que está proyectada en el solar no le va a afectar, según sus propietarios, y el mosaico lleva siglos -si no milenios- en ese sitio, por lo que su conservación sería óptima. "Como al fin y al cabo el fin de la arqueología es que los restos se conserven, sacar los trozos desenterrados hubiera supuesto mutilar el mosaico", dijo.
El mosaico en cuestión representa una escena circense. Los arqueólogos opinan que conmemora una carrera de cuadrigas o carros: se observa perfectamente una victoria alada y dos figuras masculinas, además de dos nombres, Amandus y Pinna, que podrían ser de aurigas. También se intuye parte de la spina, el centro del hipódromo, que pudiera ser el circo de la antigua Astigi.
Piezas como la descubierta en Écija solían conmemorar alguna carrera famosa, "y por eso tienen esos nombres las figuras que aparecen", continuó el arqueólogo municipal, quien comparó la importancia de estos espectáculos con los partidos de fútbol. "Las carreras de carros eran el balompié de la época, al menos la afición era la misma", aseveró. 
Esa importancia llevó a un vecino de la Écija romana a colocar en el suelo de su vivienda la representación de una carrera para dar prueba palpable (y, ahora, arqueológica) de su afición.
Tras este importante descubrimiento, que todavía tiene que ser terminado de estudiar por los expertos, la ciudad de las torres reivindica su pasado y sigue brindando sus tesoros para los amantes de la arqueología y para la ciudadanía en general, que tiene así más posibilidades de saber de su pasado, merced a un interés por conservar el patrimonio y profundizar en su conocimiento y divulgación, como una manera también de implicarse en su conservación. (Fuente: elcorreoweb.es)