20 de enero de 2023

La Junta de Andalucía estudia el valor de la cueva hallada en Torremolinos

Mientras la construcción sigue en marcha, varios expertos evaluarán si la gruta merece ser protegida o no como bien de interés cultural
Los técnicos enviados por el Ayuntamiento vieron una cueva con estalactitas y estalagmitas. FOTO: SUR

El repentino descubrimiento de una cueva en un solar en construcción en el centro de Torremolinos está causando revuelo. Se trata de una caverna aún de dimensiones desconocidas que se halló hace apenas unos días en la calle Loma de los Riscos, haciendo esquina con la avenida San Francisco y en la que se está cimentando lo que será un bloque de viviendas de siete plantas llamado Las Lomas.

Los vecinos de la zona fueron los primeros en atisbar la aparición de esta cueva, que comenzó a circular por grupos de Facebook y de Whatsapp. El rumor llegó a oídos del ayuntamiento local, que el lunes envió a dos inspectores a la parcela para verificar lo sucedido. Y sí, encontraron la entrada a una cueva con estalactitas y estalagmitas, por lo que se procedió a noticiar, informe mediante, a la Junta de Andalucía, entendiendo que, ante la posibilidad de un hallazgo que quizá merezca ser estudiado, es el ente autonómico quien debe mover fichas.

Así las cosas y como este periódico pudo comprobar, ayer, una de las principales arqueólogas de la delegación malagueña de la Junta acudió al solar de la empresa promotora Progofer SL y en el que está actuando, como constructora, Aseycon SL, ninguna de las cuales notificó de esta 'incidencia' al consistorio local ni a la Junta. Esta profesional comenzó a elaborar ayer el informe correspondiente sobre la cueva, aunque todo indica a que el proceso, ahora, será tedioso. Y es que durante los próximos días los expertos evaluarán si la gruta tiene el suficiente valor arqueológico o histórico como para que pueda ser considerado un bien de interés cultural, y por tanto, se pueda proteger. Por el momento, la promotora no cesa en su labor de construcción, aunque lo hace en una parte del solar diferente a la entrada a la gruta, para que ésta pueda seguir siendo evaluada.

Precedentes
Curiosamente, no es la primera vez que se da esta situación en en la misma calle. En 2014, cuando el Ayuntamiento procedió a excavar para soterrar unos contenedores, también encontró una cueva. Sin embargo, ésta no recibió la valoración suficiente como para ser protegida, por lo que se continuó con la labor inicial.

Además, otra historia curiosa, unas manzanas más arriba en Loma de los Riscos, la alberga el bar La Cueva. Un local que lleva años cerrado al público, que llegó incluso a ponerse en venta en una inmobiliaria, y que posee una entrada única a otra galería con estalactitas y estalagmitas que los clientes disfrutaban visitando. A día de hoy, aunque el cartel y el negocio siguen allí, permanece cerrado. Y es que, esta céntrica zona de Torremolinos, según puede observarse en los mapas del suelo de la ciudad, aunque es terreno urbanizable, también se encuentra a sólo unos metros de la zona reconocida como de 'vigilancia arqueológica'. De hecho, en el área del bar mencionado, se observa la distinción de 'zona de vigilancia con sondeo' por la presencia de la Cueva Loma de los Riscos.

¿Qué determina si la gruta es tan valiosa como para protegerla»
Contactamos con uno de los mayores expertos de la provincia para solventar una duda: ¿Qué factores determinan si una cueva es lo suficientemente valiosa como para protegerla? Responde el conservador arqueólogo de la Cueva de Nerja, Luis Efrén Fernández, quien también asesora a la Junta en ocasiones. «Si tiene algún tipo de arte rupestre, automáticamente se convierte en bien de interés cultural (BIC), la máxima distinción. También se tiene en cuenta si tiene yacimiento, restros antropológicos, vasijas, instrumental o restos de ocupación medieval y romana». Y continúa: «El arte rupestre Paleolítico, Postpaleolítico, Neolítico, de las Edades del Cobre y del Bronce, son lo que más se defiende». A nivel meramente geológico, aún queda trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario