28 de julio de 2022

Excavaciones en el yacimiento de Fuente Álamo, en Alcalá la Real (Jaén)

Los jóvenes voluntarios que participan del campo de trabajo arqueológico han localizado una canalización de aguas y pavimento en buen estado de conservación.
Este año son veinte jóvenes los que participan del Campo de Trabajo. FOTO: AYUNTAMIENTO

El campo internacional de voluntariado arqueológico que se desarrolla hasta el 2 de agosto en el municipio jiennense de Alcalá la Real excava, como novedad, en el yacimiento de Fuente Álamo.

En esta nueva edición del Campo Internacional de Voluntariado, los trabajos de campo arqueológicos se están desarrollando en dos espacios diferentes pero complementarios entre sí, como es la antigua ciudad amurallada de la Fortaleza de la Mota y, como novedad, la atalaya de Fuente Álamo, uno de los elementos de comunicación y vigilancia que rodea a la ciudad en el territorio municipal.

Esta iniciativa es una de las más longevas en políticas de juventud y patrimonio del Ayuntamiento y que cuenta con la colaboración de la Junta de Andalucía a través del IAJ. Son 20 los voluntarios que participan en esta edición y que durante 15 días realizarán tanto trabajos arqueológicos como actividades de ocio, así como talleres por el municipio y visitas guiadas a las ciudades de Jaén y Granada.

En torno a los resultados preliminares de las actividades arqueológicas, se han encontrados diferencias entre las dos zonas. En el Cortijo La Torre, en el interior de uno de los espacios habitados, se ha localizado un nivel de pavimento en buen estado de conservación, fabricado en canto rodado y que se extiende por toda la superficie. En el extremo noreste se han realizado varios movimientos de tierra, que han consistido en catas para conocer el sustrato arqueológico y ver la evolución del terreno. Hasta ahora, se han hallado algunos niveles del terreno original, similares con campos de excavación de principios de este siglo, dando como resultado la localización de una maqbara en el exterior.

Por último, los voluntarios han actuado en el entorno de la Torre Atalaya, donde han podido documentar una serie de pavimentos que la rodean, los cuales presentan diversas formas y facturas, tanto en tamaño de las piedras como en su disposición. Por otro lado, en el interior del Conjunto Monumental de la Mota, se han desarrollado trabajos de limpieza de materiales, documentación y talleres con piezas arqueológicas, además de una aproximación a la metodología de trabajo de campo arqueológico.

El alcalde y concejal de Patrimonio, Marino Aguilera, ha visitado a los jóvenes durante las labores arqueológicas, valorando la doble oportunidad que ofrece la experiencia de vivir un campo de trabajo. “Los voluntarios se enriquecen con la aproximación al patrimonio y la convivencia durante 15 días, en tanto a nosotros nos dejan un extraordinario trabajo arqueológico que nos permite avanzar en el proyecto de rehabilitación del Cortijo La Torre”, ha apuntado Aguilera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario