23 de julio de 2014

Hallada una necrópolis medieval en Sarriguren (Navarra)

Se trata de 38 enterramientos de los siglos XII a XVIII en el entorno de la antigua iglesia de Santa Engracia, en Sarriguren (Navarra) y que se suman a los 12 aparecidos en las obras de reforma en el interior del templo. La mayoría de los cuerpos corresponden a gente joven y algunos de ellos portaban un pequeño ajuar. También han aparecido cuatro estelas discoidales,  que se exponen dentro de la antigua iglesia, donde se encontraron otros dos monolitos. 
Los cuerpos siguen el ritual cristiano de enterramiento, por inhumación y orientación este-oeste.
Foto: Ayuntamiento del Valle de Egüés. 
En la Edad Media, algunos escritos de la época señalan a Sarriguren como una pequeña aldea, donde a principios del siglo XIII estaban instalados al menos tres hogares de labradores, además de la residencia de un hidalgo. Ahora, en julio de 2014, en torno a la iglesia de Santa Engracia, que data del siglo XII, los trabajos previos a unas obras de urbanización han descubierto una necrópolis medieval, con 38 cuerpos encontrados que se suman a los 12 hallados durante las obras de rehabilitación y consolidación de esta parroquia.

Estas “prospecciones arqueológicas”, según el Ayuntamiento del Valle de Egüés, comenzaron el 12 de junio y aún están pendientes de finalizar. El objetivo de los trabajos es la urbanización del Pueblo Viejo de la localidad (con un presupuesto que ronda el millón de euros), que se destinará a un espacio cultural y de esparcimiento.

CUERPOS DE "PERSONAS JÓVENES"
La hallada es una necrópolis medieval, en torno a la antigua iglesia Santa Engracia de Sarriguren, propia de la época y muy similar a otras encontradas en otros pueblos de la Comarca. Estos cuerpos descubiertos son de los siglos XII-XVIII (en 1787 se prohibieron los enterramientos dentro de los pueblos y se ordenó la construcción de cementerios a las afueras), y sorprende que la mayoría de los cadáveres correspondan a “personas jóvenes”, explica María García Barberena, técnica de estos trabajos arqueológicos, realizados por el Gabinete Trama. “Hay un par de niños de unos cinco años, y algún otro que ronda los ocho”, añade. La razón, probablemente, es que los cuerpos se agrupaban por edades, aunque desde Trama señalan que es un hecho que se investigará.

La antigua iglesia de Santa Engracia en Sarriguren tras los trabajos.
Foto: Iban Aguinaga. 

Los 38 cuerpos seguían el ritual cristiano de enterramiento por inhumación, con orientación este-oeste, “para que pudieran ver salir el sol”, cuentan desde el Ayuntamiento. Los restos más antiguos se encontraban dentro de cámaras funerarias, compuestas por bloques irregulares de piedra con cubiertas hechas de una sucesión de lajas, jamás por una única pieza de piedra; los cuerpos más modernos fueron enterrados en fosas simples o en ataúdes. 

Según los estudios realizados, muchas de estas sepulturas fueron reutilizadas, lo que indica una saturación del espacio funerario. 

ESTELAS DISCOIDALES
A su vez, se encontraron cuatro estelas discoidales, una cifra “sorprendente, no suelen encontrarse tantas”, explica la técnica de Trama, que se exponen dentro de la antigua iglesia, donde se encontraron otros dos monolitos. Además, fueron hallados en algunos de los cuerpos pequeños enseres: un rosario y dos collares de cuentas de pasta vítrea.

Estos cuerpos reposarán en el Museo de Navarra, y si alguna institución requiriera más información sobre los mismos, se llevarían a cabo estudios osteoarqueológicos con el fin de conocer más sobre la forma de vida de estos pueblos: saber qué trabajos hacían por la información de marcas de esfuerzo en los huesos, qué dietas llevaban a cabo o qué enfermedades padecían.

Ahora, el trabajo que queda es rehabilitar los tejados y fachadas de los otros dos edificios que quedarán en pie del Pueblo Viejo, la casa-torre y la llamada casa grande que, de momento, seguirán en manos públicas. Aun así, el Ayuntamiento no descarta solicitar para su uso para desarrollar en ellas actividades locales.

(Fuente: Diario de Navarra / Nazareth Bernhard)

No hay comentarios:

Publicar un comentario