15 de julio de 2010

Tarragona: los trabajos de búsqueda del templo de Augusto en la Catedral encuentran vestigios de la caída de Tarraco

Un pedazo de ánfora destinada a guardar vino pero que una mano visigoda recicló para levantar un muro sobre el recinto romano ha permitido precisar la fecha de la caída de Tarraco: el siglo VI. “Entonces los visigodos romanizados arrasaron con todo y empezaron a construir sobre la vieja ciudad”, detalló ayer Imma Teixell, arqueóloga municipal que codirige la excavación en la catedral de Tarragona que pretende hallar restos del templo de Augusto, del siglo I.

Los expertos estiman que esta construcción, único recinto romano de Tarragona del que se desconoce su localización exacta, se encuentra bajo la catedral. Su rastro sigue sin aparecer, pero de las entrañas de la iglesia brotan trozos de mármoles, cerámicas y ánforas que permiten reconstruir partes del rompecabezas de la historia de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario