Mostrando entradas con la etiqueta Ribadeo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ribadeo. Mostrar todas las entradas

27 de enero de 2016

Descubren un depósito de restos arqueológicos de los siglos XVII-XIX en Ribadeo (Lugo)

Anclas, jarrones, vasijas, piezas de cerámica e, incluso, una escudilla «intacta» forman parte del hallazgo realizado por los buzos de la Armada. Todas las piezas están datadas entre los siglos XVII y XIX. Los responsables de la intervención aseguran que "no hay constancia de ningún pecio en la zona".
Algunas de las piezas recogidas durante la intervención. FOTO: LA VOZ DE GALICIA.
La ría del Eo sigue deparando sorpresas. Buzos de la Armada iniciaron ayer los trabajos para analizar los restos arqueológicos hallados en el fondo arenoso a unos ocho metros de profundidad bajo el Puente de los Santos. Estos restos, que en un principio se creía que podrían pertenecer a un pecio, corresponden en realidad a varios barcos hundidos en la zona entre el siglo XVII y mediados del XIX. Así lo dio a conocer el arqueólogo subacuático encargado de la inmersión, Miguel San Claudio, quien añadió que «son restos de importancia arqueológica» y que podrán ayudar a profundizar en el estudio de las diferentes naves que alberga la ría.

En este nuevo punto donde se acumulan las piezas encontradas han aparecido restos de madera de grandes dimensiones, así como vasijas, jarrones y diversas cerámicas que aparentemente se encuentran en muy buen estado ya que algunas conservan incluso su color original. Entre los objetos destaca un plato de porcelana inglesa que conserva el sello de fabricación. «Tenemos que estudiar de dónde procede», señaló San Claudio.

Miguel San Claudio en el momento de una de las inmersiones.
FOTO: EL COMERCIO.

Los submarinistas han podido observar además lo que a primera vista parece un cañón lanzacabos, un frasco de cristal de un botiquín de uno de los navíos, así como varias anclas que tienen ciertas particularidades. Por ejemplo una de las anclas es fija, por lo que se podría haber utilizado en el cargadero de mineral que se encuentra en la ría. Además hay dos anclas admirantadas, uno de ellas es antigua, y la otra está modificada.

A UN MUSEO DE PONTEVEDRA
En este nuevo tesoro submarino no solo hay restos, sino también objetos que están en perfecto estado sin ningún tipo de rotura o deterioro. Es el caso de una escudilla que, según el arqueólogo subacuático, está «intacta» y que probablemente se le cayó por la borda a algún marinero. Además han conseguido rescatar varios platos enteros, procedentes de la vajilla de algún galeón, y que contienen dibujos que pueden ser muy interesantes para darán a conocer su procedencia. También han extraído de la ría tres botijas que se utilizaban entonces para el transporte de diversas mercancías, como aceites, agua o aceitunas.

Todos los objetos fueron inventariados utilizando técnicas de exploración y métodos no destructivos, realizaron fotografías e inspecciones visuales. Gran parte ellos fueron recuperados ayer para evitar su expolio y trasladados por parte de la Consejería de Cultura gallega, a través de su dirección general de Patrimonio Cultural, al Museo Masso de Bueu en Pontevedra.

DESALINIZAR LOS RESTOS
Los expertos que ayer realizaron la inmersión en la zona del hallazgo tendrán que desalinizar los restos para posteriormente proceder a su estudio y conocer con detalle la procedencia de los mismos.

Miguel San Claudio, arqueólogo encargado de la inmersión aseguró que «no hay presencia de un pecio», aunque la inspección realizada ha permitido descubrir una gran cantidad de material arqueológico en un nuevo punto que permitirá conocer nuevos detalles de la historia de la ría del Eo.

Estos restos fueron descubiertos por los buceadores del Centro de Actividades Subacuáticas Costa de Lugo, que realizaron una inmersión para despedir el año 2015, durante las pasadas navidades, encontrándose con el tesoro. Los buzos, que ya son conocedores de que «la ría está repleta de embarcaciones hundidas», alertaron a la Xunta de Galicia cuando pudieron ver estos restos de importante valor arqueológico. Julio Vázquez, encargado del Centro de actividades subacuáticas del Club Náutico de Ribadeo, cree que este hallazgo fue posible ya que «los temporales marítimos de finales de año hicieron aflorar estos restos», que hasta ahora estaban tapados por la arena, y de los que no se tenía constancia.

3 de diciembre de 2011

Un nuevo pecio del S. XVI se suma al inventario de Ribadeo

Tan solo unas horas después de la presentación, el pasado martes en el Club Náutico ribadense, de la finalización de las prospecciones submarinas ordenadas por la Consellería de Cultura e Turismo en esta localidad, así como en las de Viveiro y Xove, para inventariar sus fondos, el arqueólogo que viaja a bordo de la draga que opera desde octubre en la ría de Ribadeo, hizo parar las máquinas tras detectar los restos de otro pecio, inédito hasta la fecha.
Suarez Barcía muestra la zona de la Ría donde se halló el pecio.


Tras este último hallazgo, que nada tiene que ver con las prospecciones realizadas en el puerto deportivo de Porcillán entre el 28 de septiembre y el 17 de octubre, en las que se habían localizado los restos de tres navíos hundidos en Ribadeo, las consellerías de Mar y de Cultura se coordinan ahora para garantizar la continuidad del dragado en el canal de acceso al puerto de Mirasol, al tiempo que se protegen los materiales encontrados en las últimas horas.

Portos de Galicia debe suspender de forma temporal, como ya anunció tras recibir la notificación del descubrimiento, una parte del citado dragado del canal de acceso al puerto de Mirasol, ya que el pecio fue detectado en el lateral de la zona delimitada para la actuación, en un área de la ría cuya jurisdicción pertenece a Galicia. Por eso, el dragado solo se va a suspender en la citada superficie, mientras que puede continuar en el resto del canal.
Portos, que está ultimando el dragado en Ribadeo, y que apura asimismo la obra de ampliación del puerto comercial de Mirasol, con el objetivo de que esté lista a comienzos del próximo verano, extraerá en total 100.000 metros cúbicos de arena de este estuario, cuyo destino serán algunos arenales barreirenses, con el fin de regenerarlos.
Con estos trabajos, el ente gallego busca optimizar la competitividad de este muelle, así como ampliar el calado en la zona, para mejorar su operatividad.
Descubrimiento
La Consellería de Cultura e Turismo notificó que fue el pasado martes, día 29, por la tarde, cuando el arqueólogo que viaja en la draga, vigilando que no se dañe el patrimonio de los fondos en la extracción, le comunicó a los responsables de los departamentos autonómicos de Portos y de Patrimonio la aparición de restos arqueológicos en un lateral del canal de entrada, lo que hizo que se paralizase el dragado en la zona donde se encuentra el pecio.
Parece ser que el arqueólogo y los encargados de la draga vieron en el fondo de la ría, desde la embarcación, restos de madera y de plomo, por lo que decidieron parar las máquinas y comprobar de qué se trataba. La Xunta de Galicia prefiere no aportar datos sobre los restos, ni sobre su localización, para evitar su expolio, pero, según informaciones a las que tuvo acceso este periódico, los materiales hallados dan pie a pensar que se trata de un galeón del siglo XVI.
Advertencia
Los miembros del club de submarinismo ribadense Illa Pancha, que le facilitaron a los arqueólogos contratados por la Consellería de Cultura e Turismo para realizar las prospecciones que ya terminaron, las posibles localizaciones de varios pecios, admitieron ayer desconocer la existencia de estos últimos restos hallados. Señalan que, a pesar de sus habituales inmersiones por la ría, «justo en esa zona en la que se encontró este último pecio» no suelen sumergirse, porque «es un área de tránsito de los barcos que entran y salen del puerto de Mirasol y podría ser peligroso».
De todas formas, el club hace una llamada a la prudencia, porque «ya en su momento se advirtió de lo peligroso que era dragar sin que hubiesen terminado los trabajos arqueológicos y es que las autoridades podrían estar incurriendo, al dragar, en un delito contra el patrimonio histórico, tipificado en los artículos 323 y 324 del Códiga Penal, con penas de cárcel y sanciones; la ley advierte de que se penará incluso si se obra por imprudencia. Asimismo, la norma de Patrimonio de Galicia también recoge estos supuestos».
A este respecto, la Consellería de Cultura e Turismo aclara que «el pasado mes de octubre, cuando Portos decide realizar el dragado en el canal de navegación de acceso al puerto de Mirasol y ante la posibilidad de que en la zona hubiese restos de arqueología subacuática, la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural obliga a realizar una prospección en el lugar» y añaden que «una vez recibido el informe de esa primera prospección, Patrimonio autoriza el dragado, con la condición de que un técnico vaya en el barco, realizando un control y un seguimiento de los trabajos, con la potestad de parar la draga si observa algún resto arqueológico», como finalmente ha ocurrido.
Procedimiento
En este momento, Portos de Galicia y el departamento autonómico de Patrimonio están estudiando las medidas cautelares que se van a adoptar para garantizar el cuidado y la preservación del pecio. «Vaise estudar a posibilidade de encargar un proxecto en profundidade do estado do pecio e dos restos arqueolóxicos, xa que se o proxecto de documentación determina que existen achádegos que puideran ser obxecto de espolio, poderán ser retirados», concluye el comunicado enviado ayer por la citada consellería, que dio a conocer este nuevo hallazgo patrimonial.
Asimismo, insisten en que «o estudio tamén determinará a necesidade ou non de realizar algunha medida para mellorar a conservación do pecio, como pode ser a de tapar parte do mesmo».
El regidor ribadense, Fernando Suárez, agradeció que la Consellería de Cultura le avisara ayer de este hallazgo y le prestó «toda a colaboración que precisen», dijo.
(Fuente: El Progreso)