Mostrando entradas con la etiqueta Diego Ruíz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diego Ruíz. Mostrar todas las entradas

1 de noviembre de 2016

Nuevos trabajos de consolidación y excavación en el Santuario Ibérico del Tossal de la Malladeta, en Villajoyosa

Los trabajos de restauración han consistido fundamentalmente en la consolidación y acondicionamiento de cinco estancias del Santuario fechadas en el siglo I a.C. Los trabajos también han permitido localizar nuevas estructuras del santuario a unos 30 metros de distancia de los restos excavados
Los trabajos permiten observar las estructuras excavadas entre 2004 y 2009 que hasta ahora estaban tapadas.
El Ayuntamiento de Villajoyosa, a través de su departamento de Arqueología, está llevando a cabo durante estas tres últimas semanas a cabo nuevos trabajos en el Santuario Ibérico del Tossal de la Malladeta, financiados gracias a una campaña de micromecenazgo promovida por el arqueólogo Antonio Selles, codirector de los trabajos, junto con Diego Ruiz (Vilamuseu) y Miguel Sánchez.

Los trabajos de restauración coordinados por la restauradora MªJosé Velazquez (Vilamuseu) han consistido fundamentalmente en la consolidación y acondicionamiento de 5 estancias del Santuario fechadas en el siglo I a.C. Estos trabajos permitirán dejar a la vista para la visita pública estas estructuras excavadas entre el 2004 y 2009 que hasta ahora permanecían tapadas para evitar su deterioro.

NUEVAS ESTRUCTURAS
En cuanto a los trabajos de excavación realizados han permitido localizar nuevas estructuras del santuario a unos 30 metros de distancia de los restos excavados hasta ahora. Ello amplía considerablemente la extensión que conocíamos del santuario, y nos habla de unas dimensiones enormes, lo que confirma su importancia dentro del contexto de la arqueología ibérica peninsular.

Finalmente, a los pies de la torre de finales del siglo XIX existente en el cerro del Tossal se ha localizado una estructura perteneciente a este periodo cronológico. La torre fue construida por el psiquiatra Don Jose María Esquerdo para su uso como oficina realizando en el mismo momento esta estructura identificada como letrina aprovechando los recortes de la roca en la parte alta del cerro. La limpieza de esta estructura era necesaria para conocer su antigüedad y su función, además de para acondicionar un punto del sendero de acceso al yacimiento.

En los trabajos han participado un nutrido grupo de estudiantes de arqueología y restauración de todo el ámbito nacional junto con personal de Vilamuseu y los servicios Técnicos del Ayuntamiento de Villajoyosa, el cual también ha aportado sus instalaciones e infraestructura.

(Fuente: Villajoyosa TV)

17 de mayo de 2016

Identifican el nombre del personaje enterrado en la torre funeraria romana de Sant Josep, en Villajoyosa (Alicante)

Es un hallazgo de gran importancia arqueológica, porque es la única inscripción que se conserva de las tres grandes torres funerarias romanas conservadas en la Península Ibérica. La inscripción está dedicada a Lucio Terencio Mancino, hijo de Marco que debió ser un personaje principal de la época de esplendor del municipium romano de Allon (Villajoyosa)
La inscripción está tallada en un bloque de mármol de Buixcarró (Valencia),
El equipo científico que investiga la torre funeraria romana de Sant Josep, en Villajoyosa, ha descubierto la inscripción que, con toda probabilidad, da el nombre del difunto allí enterrado entre 150 y 170 d. C. Es un hallazgo de gran importancia arqueológica, porque es la única inscripción que se conserva de las tres grandes torres funerarias romanas conservadas en la Península Ibérica.

Curiosamente, la inscripción llevaba años depositada en los fondos de Vilamuseu, y solo una serie de proyectos de investigación concatenados ha permitido este descubrimiento.
Los trabajos de recuperación del monumento comenzaron en 2008 con la demolición de la casa adosada, y siguieron varias campañas de excavaciones desarrolladas por el Servicio Municipal de Arqueología y la Universidad de Alicante dentro del proyecto Villajoyosa Romana. Se hallaron 25 nuevos sillares procedentes del monumento, que según el cronista Escolano se desmontaron en 1543 para obtener piedra para reparar las murallas de La Vila, destruidas ese año por corsarios turcos; pero los sillares nunca llegaron a trasladarse a La Vila y se quedaron en las inmediaciones de la torre.

Estas nuevas piezas fueron cruciales para la restauración del monumento, realizada y patrocinada en 2015 por la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Villajoyosa, con el copatrocinio de Elaine Evans, que también ha costeado los jardines funerarios romanos recién inaugurados. Se realizó la fotogrametría y 3D de la torre, y se publicó todo el proyecto en la revista Lucentum de la Universidad de Alicante, lo que aportó una gran cantidad de datos y mediciones de los que antes se carecía.


Durante la preparación de la publicación del trabajo de Fin de Grado de Historia de Antonio Sellés y Antonio Espinosa, director de Vilamuseu, al dibujar una inscripción que durante siglos estuvo en la finca de la Almiserà, a 2 Km de la torre, se descubrió que tanto ésta como dos bases de pedestales de piedra que había en la zona procedían, muy probablemente, de la torre de Sant Josep.

TRABAJO CONJUNTO
Se trabajó conjuntamente con los arqueólogos Diego Ruiz, codirector de las excavaciones, y Ana Charquero, especialista en virtualización del patrimonio, y se comprobó que todas las mediciones coincidían exactamente, y que el tipo de inscripción era característico de estos monumentos funerarios. La inscripción está tallada en un bloque de mármol de Buixcarró (Valencia), que sobre todo se usó desde mediados del s. I y durante el s. II, precisamente cuando se construyó la torre. La inscripción debió estar empotrada en la cara norte de la torre, y solo encaja exactamente en la 7ª hilada, que tiene la misma altura que el epígrafe, 68 cm., y el fondo necesario para entrar. Es justamente la hilada en la que se suponía que estuvo la inscripción. Eso explicaba que las letras de la inscripción fuesen de gran tamaño, porque debían ser leídas a 5 m de altura.

LUCIO TERENCIO MANCINO
La inscripción está dedicada a Lucio Terencio Mancino, hijo de Marco, y solo se ha perdido la mención de su tribu (en las que se dividía el pueblo romano para ejercer su derecho al voto). Por el momento no se sabe más de este Terencio, que debió ser un personaje principal de la época de esplendor del municipium romano de Allon (Villajoyosa), a juzgar por la costosísima tumba que se mandó construir, rodeada de uno de los mayores recintos funerarios conocidos en Europa.

Estas investigaciones se presentarán en una conferencia durante las jornadas sobre la Torre de Sant Josep que tendrán lugar en el salón de actos del Centro Social, los días 17 y 18 de mayo, para celebrar el Día Internacional de los Museos, este año con el lema ‘Museos y Paisajes Culturales’, ya que la torre y su jardín funerario, recién restaurados, forman uno de los paisajes culturales más atractivos y relevantes de Villajoyosa. Las jornadas contarán con la presencia de arqueólogos tan prestigiosos como Manuel Bendala y Lorenzo Abad, catedráticos de Arqueología de las Universidades Autónoma de Madrid y de Alicante, respectivamente, que publicaron el primer estudio sobre la torre en 1984.

(Fuente: El Periodic)