2 de octubre de 2015

Descubren restos cerámicos en posición original en una intervención en la Ría de Arousa (Pontevedra)

Una intervención arqueológica realizada en el islote de Guidoiro Areoso, en A Illa de Arousa (Pontevedra), ha permitido sacar a la luz varios restos de cerámica situados en posición original y que no fueron movidos por el efecto de las mareas.
En este islote se conocen un total de cinco monumentos megalíticos (mámoas), de finalidad funeraria, así como abundantes indicios de ocupación durante el Neolítico y la Edad de Bronce. FOTO: DIARIO DE AROUSA
En concreto, Guidoiro Areoso es un islote de unas ocho hectáreas de superficie. Aunque hoy se sitúa en el medio de la Ría de Arousa, a unos 1.400 metros en línea recta de A Illa de Arousa, hasta hace unos 3.500 años, formaba parte de una península unida al continente.

Al mantenerse aislado desde entonces, nunca cultivado y cubierto en su mayor parte por una duna, conserva restos arqueológicos prehistóricos en muy buenas condiciones. Así, se conocen un total de cinco monumentos megalíticos (mámoas), de finalidad funeraria, así como abundantes indicios de ocupación durante el Neolítico y la Edad de Bronce (fundamentalmente cerámicas y huesos de animales).

RECUPERACIÓN Y CONSERVACIÓN
La actuación ha sido llevada a cabo por la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria a través de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y, en ella, también se han excavado tres estructuras arqueológicas de tipo 'cista' --pequeñas cajas hechas con piedras-- para poder confirmar su funcionalidad, probablemente funeraria.

Según ha informado el departamento que dirige Román Rodríguez en un comunicado, además de la recuperación y evaluación de los diferentes materiales, otro de los puntos fundamentales de esta intervención era la conservación.

De este modo, se realizó un tapado provisional parcial en las inmediaciones del muro que protege la 'mámoa 4', para evitar la entrada de agua durante las mareas vivas en el interior del dolmen. También se trasladaron las losas que formaban otro dolmen para impedir el desgaste al que se veían sometidas por la acción del mar.

Tras estas actuaciones, la empresa adjudicataria del proyecto también se encargará de realizar las actividades de divulgación necesarias para que la comunidad local y el resto de interesados conozcan los resultados obtenidos en esta intervención, así como los valores propios de este yacimiento arqueológico.

(Fuente: El Correo Gallego)

No hay comentarios:

Publicar un comentario