14 de agosto de 2015

Los arqueólogos documentan dos salas de baño en la villa romana de Sant Gregori, en Burriana (Castellón)

La quinta edición de las excavaciones en la villa romana de Sant Gregori, llevadas a cabo por el Área de Historia Antigua y Arqueología de la Universitat Jaume I (UJI), ha descubierto dos de las salas de los baños privados del propietario de la casa. Hasta el momento, se sabe que una era la habitación caliente de los baños y, para futuras campañas arqueológicas, se deja por descubrir la sala templada y la más fría.
Una de las habitaciones descubiertas era el "caldarium" de los baños privados. FOTO: MARTÍ / MEDITERRÁNEO
Actualmente, solo se había localizado el peristilo (jardín) del palacete con el estanque, un monumento funerario y varias estancias con gran contenido en restos de pintura mural romana, suelos, cerámica y otros tesoros más.

Estas excavacaciones han sido codirigidas por Josep Benedito y en ellas han participado alumnos del curso de posgrado sobre Arqueología Clásica, estudiantes del grado de Historia y Patrimonio, arqueólogos titulados y otros colaboradores interesados.

DESCUBRIR EL RESTO DE LAS ESTANCIAS
Junto a la sala caliente se ha descubierto otra estancia, pero aún no se han podido reunir los datos suficientes como para determinar de cuál de las tres partes básicas de los balnearios romanos se trata. Y es que si bien es cierto que los baños disponen de estas localizaciones, varían de un lugar a otro tanto en su distribución como ubicación y dimensiones, dependiendo del espacio que había para construirlas. Por este motivo, se presupone que los baños constaban de tres estancias, pero los expertos consideran que “aún hay trabajo por delante hasta descubrirlas y catalogarlas”.

COMPLEJO SISTEMA PARA CALENTAR EL AGUA
Benedito explicó que sabían “que en ese punto debían estar los descubrimientos ya que muy cerca de esa localización había aparecido el mortero de construcción de baños romanos” y ahora han “podido confirmarlo”. La sala caliente contaba con un complejo sistema por el que se calentaba el aire a través del fuego y un conducto de cerámica por el cual circulaba hasta la parte inferior de la pieza ahora excavada.

La villa romana de Sant Gregori no para de dar alegrías a los arqueólogos y sigue sin alcanzarse los límites de la edificación. La de esta localidad es una de las más importantes que existen en la Comunitat Valenciana y está datada entre el cambio de era y el siglo IV d.C., a pesar de que los profesionales declaran que “experimentó una transformación importante entre los siglos II y III d.C”, puntualizan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada