27 de septiembre de 2013

Encuentran restos de una ermita del S. XVI en el yacimiento de Torreparedones, en Baena (Córdoba)

La construcción, de la que se conservan restos de muros y el altar, sufrió el terremoto de Lisboa y pudo estar dedicada a la advocación de las santas mozárabes Nunilo y Alodia.
Vista del foro romano de Torreparedones con el castillo de Castro Viejo al fondo.
La intuición de los expertos que estudian y trabajan en el Parque Arqueológico de Torreparedones de la ciudad de Baena no ha fallado y, tras unos meses de trabajo, las excavaciones han conseguido sacar a la luz los restos de la ermita conocida como "Las Vírgenes".

El arqueólogo municipal, José Antonio Morena, mostró ayer su satisfacción por este "importante" hallazgo porque "se trata de una ermita pequeña y rural de la que se conservan los muros perimetrales y la pista nos la dan los restos hallados del altar, que conserva parte de un revestimiento de azulejos".

En este sentido, Morena explicó que "nos han dado un indicio cronológico muy importante porque están hechos con la técnica denominada de aristas, que es propia de la primera mitad del siglo XVI, y no se fabrican así en la siguiente centuria". "Esta pista arqueológica coincide con las fuentes que dicen que la ermita data del siglo XVI y que llegaría hasta mediados del XVII, cuando debió de verse afectada por el terremoto de Lisboa", precisó.

Santas mozárabes Nunilo y Alodia
Asimismo, el arqueólogo municipal subrayó que "otra cuestión es comprobar si el famoso martirio de las santas mozárabes Nunilo y Alodia tuvo lugar aquí o no, pero sin duda lo realmente interesante es que hemos podido confirmar que fue el último testimonio de la ocupación del yacimiento, incluso posterior al castillo".

Morena puso un ejemplo de ello y relató que hay un escrito del "Caballero Venticuatro de la ciudad de Córdoba, que vino en 1644 a reconocer la ermita y el sitio de Castro el Viejo y dice que a 21 de noviembre de 1644 visitó la ermita de las Vírgenes de Nunilo y Alodia" y "describe el yacimiento tal y como se encuentra hoy en día". Insistió en que "es muy interesante poner en valor y arreglar los muros de la ermita y protegerlos, ya que es parte de la historia del yacimiento y apunta a que la excavación no ha terminado todavía".


Origen romano del edificio
Por otro lado, el arqueólogo director, Javier Ariza, subrayó que ahora "el objetivo es buscar el origen romano de las estructuras del edificio sobre el que se construyó la ermita, que son unos muros muy potentes y que tenemos ya". "Esperamos que a lo largo del próximo mes podamos encontrar resultados", dijo.

 Los trabajos están siendo realizados por el taller de empleo del municipio y "nos encontramos con una colaboración del módulo de arqueología con la excavación y el de restauración consolidando los muros".

Por último, el alcalde de Baena, Jesús Rojano, insistió en que "Torreparedones no es solo los edificios que se descubren sino que hay muchas formas de vida detrás de sus muros y muchos son los que participan en la vida e historia de este yacimiento". La ermita "tiene mucha de esta historia y de leyenda".

No hay comentarios:

Publicar un comentario