17 de diciembre de 2012

Pontevedra tendrá un Centro Arqueológico de Cultura Castreña

Un equipo analizó fortificaciones en todos los concellos mediante un sistema con georradar, pionero en Europa - El complejo para la Cultura Castreña, incluído en el proyecto depoDeza y dotado con 5,6 millones de euros, se instalará en Lalín o en Liñares, donde se catalogarán restos arqueológicos de la provincia.
Los técnicos han terminado el trabajo de campo relativo a la inspección de una docena de castros en los seis municipios de la comarca de Deza (Pontevedra). Estas fortificaciones fueron seleccionadas por distintas cuestiones para tener una referencia sobre la riqueza patrimonial de este tipo de fortificaciones milenarias, de las que solo en Lalín están catalogadas más de una treintena.
Roger Sala explica el funcionamiento del georradar a las autoridades
desplazadas hasta Quintela. Foto: Bernabé / JavierLalín 

El proyecto forma parte del plan depoDeza, que cuenta con un presupuesto de 5,6 millones de euros, de los que el 70% proceden de la Unión Europea, y persigue poner en valor recintos como el del lugar de Quintela, en la parroquia lalinense de Catasós, en el que se finalizaron las investigaciones. El equipo coordinado por Roger Sala emplea una técnica pionera en Europa en la que, valiéndose de un georradar, se puede averiguar qué tipo de restos arqueológicos hay en el subsuelo hasta cinco metros de profundidad.


 "Este proyecto es de lo más innovador que existe en Europa. Solo conozco un caso semejante, en Austria, donde se buscaban restos de la cultura romana"; explicó el profesional al presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, y al alcalde de Lalín, José Crespo, que vieron sobre el terreno el método de trabajo del dispositivo que va arrastrado por un pequeño todo terreno y cuyo coste supera los 100.000 euros.

Ya con el trabajo de campo finalizado, Crespo explicó que estos castros se recrearán en tres dimensiones para que vecinos y turistas conozcan más detalles sobre la cultura castreña. En principio se plantea que este complejo museístico pueda ubicarse en una de las dependencias exteriores del consistorio, "el otro castro tecnolóxico", apuntó Louzán, o en el Pazo de Liñares. En esta casona ya se pondrá en marcha un centro de investigación y catalogación de los múltiples restos arqueológicos del Museo Provincial.

En el recinto de Quintela los técnicos indicaron tener constancia de que en la corona del castro se habían detectado posibles construcciones en el subsuelo a varios metros de profundidad, aunque el trabajo del georradar debe completarse luego con la precisión de los arqueólogos que determinan con más precisión las particularidades de cada caso.

En Lalín, además del mencionado, se trabajó sobre la estructura de los castros en el de las parroquias Goiás y Gresande. En Silleda fue en la conocida y recuperada fortificación situada en Toiriz; en Agolada en los de Hermida y Esperante; en Vila de Cruces (Brandariz y Coto do Castrelo), en el de Dozón y en el de Casares de Pena Grande, en Rodeiro.

Crespo celebró el éxito de esta pionera iniciativa y dijo que espera sirva para divulgar el rico patrimonio castreño de la comarca, además de favorecer el turismo. "Muchos querrán conocer luego a pie de campo estos castros, luego de verlos en el museo", comentó. Louzán, por su parte, indicó que el inventario realizado por los técnicos favorecerá su divulgación y valoró la propuesta de que el complejo museístico se ubique en el consistorio, el Castro Tecnolóxico ideado por Mansilla y Tuñón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada