14 de octubre de 2012

Las excavaciones sólo han destapado el 10% del conjunto arqueológico de la ciudad islámica de Vascos

La ciudad árabe fortificada de Vascos, en Navalmoralejo (Toledo), tenía una superficie de unas ocho hectáreas. En este sentido, todavía se conservan los restos de dos cementerios y de un arrabal. Asimismo, el yacimiento ha revelado determinados aspectos de la vida cotidiana de sus habitantes tanto en la parte pública como en la privada.
La ciudad árabe de Vascos se encuentra en una finca particular del municipio toledano de Navalmoralejo.
El catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Castilla-La Mancha y director de las excavaciones en Ciudad de Vascos desde hace tres décadas, Ricardo Izquierdo, se mostró ayer en palabras a este diario favorable a un proyecto turístico de estas características, teniendo en cuenta que actualmente no hay guías, por ejemplo, en el yacimiento ubicado en el término municipal de Navalmoralejo.

El investigador apuntó que actualmente se ha destapado entre el 8 y el 10 por ciento del conjunto arqueológico, pues se trata de una ciudad amurallada muy grande y que requiere de un trabajo minucioso.

Desde antes de estos trabajos, estaban a la vista la muralla y la alcazaba, pero no se podía observar los edificios restantes que están ahora a la luz. La actividad, sin embargo, se ha parado desde hace dos años por la falta de subvenciones.

El yacimiento arqueológico de origen andalusí cuenta con una página de internet especializada en Ciudad de Vascos (www.ciudaddevascos.com), en la que han colaborado la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Universidad de Castilla-La Mancha y la Universidad de Santiago de Compostela.

La ciudad fortificada tenía una superficie de unas ocho hectáreas. En este sentido, todavía se conservan los restos de dos cementerios y de un arrabal. Asimismo, el yacimiento ha revelado determinados aspectos de la vida cotidiana de sus habitantes tanto en la parte pública como en la privada.

La fecha de la creación de la ciudad no son exactas, pero se baraja una horquilla entre los años 930 y 950. A finales del siglo XI, las tierras donde se asienta Ciudad de Vascos se entregaron a los cristianos, puesto que se han encontrado monedas en la alcazaba correspondientes a este reinado. Paulatinamente, se abandonó el lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario