10 de septiembre de 2012

Identifican la basílica civil en el foro romano de Torreparedones, en Baena (Córdoba)

El edificio estaba destinado a la administración de justicia de la colonia Virtus Iulia Ituci y a las operaciones comerciales. Se han conservado los pilares de las 20 columnas que rodeaban la nave central.
Trabajos de excavación en la zona donde ha salido a la luz
la basílica civil de Torreparedones. Foto: M. Ariza
Los trabajos arqueológicos que se llevan a cabo en Torreparedones desde finales de julio han puesto al descubierto los restos de la basílica civil en el foro. El arqueólogo municipal de Baena, José Antonio Morena, explica que ahora el complejo forense de la ciudad se podrá reconocer en su totalidad, ya que han quedado definidos la mayor parte de los edificios exhumados.

Descubrir los restos de uno de los edificios más significativos de una urbe romana era el objetivo principal que se perseguía con esta campaña de excavaciones en el centro monumental de la colonia Virtus Iulia Ituci, localizada en el yacimiento de Torreparedones y que fue autorizada por la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía. El director de la excavación añade que, "pese al estado de conservación de los restos, se ha logrado identificar como pertenecientes a la basílica civil". En este edificio se realizaban importantes operaciones comerciales pero, sobre todo, "primaba la acción judicial". También servía como lugar de reunión de los ciudadanos para tratar diversos asuntos, protegidos de las inclemencias del tiempo.

Morena explica que debido a la topografía del sector oriental del foro en la que se encuentran los nuevos vestigios, que presentan una pendiente acusada en sentido norte-sur y oeste-este, y como consecuencia de la erosión tanto natural como antrópica, no se ha conservado ni tan siquiera el pavimento, aunque sí los muros de cierre y los pilares donde apoyaban las columnas que rodeaban la sala interior. Es de planta rectangular, con una superficie de unos 350 metros cuadrados y dispuesta con el lado mayor en sentido norte-sur, de modo que cerraba la plaza forense por el lado oriental, quedando justo enfrente del templo. La basílica se convertía así en un elemento delimitador del conjunto del foro dentro del marco arquitectónico-urbanístico del mundo romano, en un esquema que se repite en otras ciudades del Imperio.

El pavimento, posiblemente de mármol, no ha llegado hasta nuestros días pero quedan evidencias de la cota a la que estaba (superior a la de la plaza) y también se han conservado los 20 pilares que sustentaban las columnas de la peristasis (8x4) que rodeaba la gran nave central, conformando a su vez un pasillo o deambulatorio de 2,8 metros de anchura. Se conserva parte del alzado de los muros oeste y norte con fábrica de opus vittatum , y se han recogido fragmentos de estuco pintado en diversos colores que revestían las paredes, mientras que del resto solo quedan las cimentaciones. Disponía como mínimo de tres puertas de acceso desde la plaza del foro: una central más ancha, de la que se conserva un peldaño del escalón inferior; y otras dos laterales que permitían el ingreso al pasillo en sus extremos norte y sur, y tenía, como suele ser habitual en este tipo de construcciones, dos plantas en altura.

Estos trabajos forman parte del proyecto Baniana II y suponen más de 2.500 jornales.

(Fuente: Diario Córdoba / Mari Luz Ariza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario