5 de junio de 2022

Las catas del castillo de Montalbán aportan materiales desde el periodo íbero a las guerras carlistas

Termina el taller de empleo que ha realizado seis sondeos en la fortaleza turolense y en la que se han desenterrado materiales de un convento y una iglesia asociados a la fortaleza.
Los directores del taller de empleo, con responsables institucionales durante la visita a la cata arqueológica de la iglesia del castillo. FOTO: RUBÉN SÁEZ

Las seis catas realizadas en el castillo de Montalbán durante el desarrollo del taller de empleo Montalbán Perspectivas, que acaba de finalizar, han revelado el potencial arqueológico de los 5.000 metros cuadrados que ocupaba la fortaleza, de la que, en la superficie, apenas quedan restos. Las prospecciones han aportado materiales que van desde el periodo ibérico, en la Antigüedad, hasta las guerras carlistas, cuando la fortificación fue escenario de combates.

El arqueólogo Javier Ibáñez y el historiador Rubén Sáez, participantes en las excavaciones, han mostrado este viernes el resultado de las catas a distintos responsables institucionales, como el alcalde, Carlos Sánchez; el vicepresidente de la DPT, Alberto Izquierdo; el delegado territorial de la DGA, Benito Ros; y el subdelegado de Defensa, José Antonio Almela. Sáez ha explicado que los sondeos querían "abrir ventanas" que permitan conocer la importancia de los materiales enterrados. El resultado ha sido "magnífico", según el investigador.

Las excavaciones han permitido descubrir restos de las estancias del convento asociado al castillo, que fue la sede de la Encomienda de la Orden de Santiago, con jurisdicción sobre Aragón, Valencia y Cataluña. Una de las catas ha exhumado vestigios de suelos y paredes "de buena calidad" del monasterio. También han aflorado vestigios de la iglesia que formaba parte del mismo complejo en la Edad Media y que fue sustituida en el siglo XVIII por una ermita en su mismo emplazamiento.

Otro sondeo en los accesos a la fortificación ha desenterrado munición del periodo carlistas y también fragmentos de un cañón de bronce que reventó en el mismo periodo. La cata realizada en el antiguo cementerio aportó un cadáver que estaba boca abajo y maniatado que puede corresponder a una víctima de las guerras carlistas.

Rubén Sáez ha explicado que una de las principales referencias documentales para investigar las estructuras del castillo y del convento asociado es el informe del visitador de la Orden de Santiago del siglo XV.

El historiador explica que esta fortaleza, que figuró entre las más importantes del sur de Aragón, es actualmente una gran desconocida y hasta ahora no se había realizado ninguna investigación arqueológica para localizar restos sobre el terreno. Es un castillo "olvidado", según Rubén Sáez, a pesar de su potencial. Sáez se fija como prioridad para continuar con la ejecución del plan director la mejora de los accesos y la excavación de la iglesia, del siglo XIII y en la que reposan, según la documentación, los restos del hijo ilegítimo de Jaime I de Aragón, Pedro Fernández de Híjar, cuya tumba no ha sido localizada.

El taller de empleo, promovido por el Ayuntamiento y financiado por el Instituto Aragonés de Empleo, ha cualificado profesionalmente a un grupo de alumnos para su inserción en el mercado laboral.

Encuentran restos de un silo del Calcolítico en Almendralejo (Badajoz)

Patrimonio ha pedido a la empresa la paralización temporal de las obras para el estudio de los restos arqueológicos
Los restos arqueológicos encontrados han sido precintados por la empresa y la Policía Local. / GLORIA CASARES

La localidad de Almendralejo no es Mérida en cuanto a restos arqueológicos de la cultura romana, pero sí tuvo cierta relevancia en cuanto a los asentamientos en la Edad del Cobre o el Calcolítico.

Esas poblaciones buscaban sobre todo agua y tierras fértiles para cosechar el grano del que se alimentaban. Y eso lo encontraron en buena medida en la zona donde se asienta Almendralejo. No en vano, la capital es núcleo de varios arroyos y ríos subterráneos, como hemos comprobado con las últimas lluvias torrenciales. Sobre la fertilidad de las tierras, ya es conocido y se muestra en su potencial agrícola.

Ya lo han dicho muchos arqueólogos, que aparte de Huerta Montero y el Cabezo de San Marcos es de suponer que en el subsuelo de Almendralejo haya otros muchos restos arqueológicos de esa época puesto que está constatado que hubo asentamientos en todo el término y durante muchos años.

El último descubrimiento ha sido con las excavaciones realizadas en la travesía de la carretera de Fuente del Maestre durante las obras de remodelación de esa vía, que se convertirá en una avenida hasta la glorieta de la circunvalación. Apenas dos semanas de iniciarse la obra, la empresa ha tenido que paralizarlas por el hallazgo de unos restos prehistóricos.

Desde la Consejería de Cultura confirman que se trata del resto de un antiguo silo donde los viejos pobladores guardaban el cereal, «posiblemente de época prehistórica».

Otros arqueólogos confirman que se trataría, con casi toda seguridad, de restos del Calcolítico, que se suman a los que ya están en valor en el antiguo poblado de las Vegas del Harnina. De hecho, apuntan a que se estima que son numerosos los restos de esa época que hay en todas las márgenes de lo que sería la correntía de agua de ríos desde lo alto del término hasta San Marcos. El propio alcalde, José María Ramírez, desveló en la emisora municipal que en la urbanización de viviendas junto a San Roque también habían aparecido unos restos.

Ante tal hallazgo, la Dirección General de Patrimonio Cultural ha remitido al constructor de la obra las medias correctoras a llevar a cabo y que consisten en «un control arqueológico a través de la excavación completa de la estructura hallada y la documentación de la misma, para concretar su datación y características».

Una vez realizado este seguimiento arqueológico por parte del promotor con la remisión del informe correspondiente a la citada Dirección General, se procederá, en su caso, al levantamiento de la paralización.

31 de mayo de 2022

La Universidad de Cádiz recibe el legado documental "Perdigones-Lavado"

El legado está compuesto por más de 2.000 documentos y unas 7.000 imágenes inéditas procedentes de más de 50 excavaciones arqueológicas dirigidas en Cádiz, su provincia y, puntualmente, en otras zonas de Andalucía, tanto por María Luisa Lavado como por su difunto marido, Lorenzo Perdigones Moreno, tras toda una vida profesional dedicada a la Arqueología.
El rector ha agradecido a la arqueóloga María Luisa Lavado la cesión al área de Arqueología del Departamento de Historia, Geografía y Filosofía para su custodia, digitalización, estudio y publicación

El rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella, ha recibido a la arqueóloga María Luisa Lavado para agradecerle personalmente la cesión a la Universidad de Cádiz del Legado documental Perdigones-Lavado para su custodia, conservación, estudio y publicación de la documentación inédita existente. Dichos trabajos serán coordinados por Darío Bernal Casasola, catedrático de Arqueología y José Juan Díaz Rodríguez, profesor ayudante doctor, ambos del Departamento de Historia, Geografía y Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras, a través del Grupo de Investigación HUM-440.

El legado está compuesto por más de 2.000 documentos y unas 7.000 imágenes inéditas procedentes de más de 50 excavaciones arqueológicas dirigidas en Cádiz, su provincia y, puntualmente, en otras zonas de Andalucía, tanto por María Luisa Lavado como por su difunto marido, Lorenzo Perdigones Moreno, tras toda una vida profesional dedicada a la Arqueología.

La documentación entregada recoge cuatro décadas de la arqueología gaditana y su evolución no sólo en la forma de desarrollar el método de estudio, sino también en la manera de registrar la documentación, esto es, desde los medios analógicos (dibujos de planimetrías y materiales a mano y a tinta a distintos tamaños y escalas, descripciones manuscritas de los restos arqueológicos, imágenes en papel o diapositivas) a los medios informáticos (disquetes, Cds, cintas VHS y pen drives).

El legado contiene documentación inédita de yacimientos tan significativos para la arqueología gaditana como los alfares y villa romana de Puente Melchor en Puerto Real (en donde se documentaron numerosas estancias con pinturas murales o el famoso mosaico de Baco actualmente expuesto en el Museo de Cádiz) o solares de la ciudad de Cádiz localizados en los antiguos cuarteles de Varela, el antiguo chalet de Comes, en la calle Arcángel San Miguel o en la avenida San Severiano, en los que se documentaron numerosas tumbas y otras edificaciones vinculadas con el área de necrópolis fenicio-púnica y romana de la antigua Gadir/Gades.

También destacan las excavaciones desarrolladas en el antiguo Hospital Real de Cádiz, en el castillo de Santiago, en Sanlúcar de Barrameda, en las obras del tren a su paso por San Fernando, en los trabajos ejecutados en el entorno de la pedanía jerezana de Guadalcacín o en la autovía de Jerez- Los Barrios, en donde se documentaron yacimientos arqueológicos muy interesantes desde el punto de vista científico como Cerro del Pradillo.

En cuanto a los periodos históricos, aunque la mayor parte de la documentación se refiere a vestigios púnicos y romanos, también hay documentación de restos prehistóricos, fenicios, medievales o de época moderna, correspondiente a diversas tipologías de yacimientos: zonas de hábitat, áreas sepulcrales, alfares o fortificaciones). Toda esta documentación ha sido depositada en las dependencias del Laboratorio de Arqueología y Prehistoria de la Universidad de Cádiz para ser digitalizada y analizada,

Para el rector, Francisco Piniella, esta cesión supone “un ejemplo de generosidad, buenas prácticas y responsabilidad por parte de la arqueóloga María Luisa Lavado para que todo este legado no se pierda y pueda ser analizado y estudiado por los investigadores de la UCA, como institución garante de la preservación y custodia de esa documentación generada tras tantos años de trabajo”.

Para los investigadores responsables de su digitalización y posterior investigación, Darío Bernal y José Juan Díaz, este legado es una oportunidad única para poder volver a “excavar en el laboratorio” yacimientos muy relevantes de la provincia de Cádiz. Han recordado que la excavación arqueológica es una actividad destructiva, en el sentido de que conforme esta avanza “el registro estratigráfico que contiene toda la información de esos restos, se va eliminando y solo queda lo que los arqueólogos registren en notas, planimetrías o imágenes. Y ahora, gracias al celo por parte de María Luisa Lavado, esas excavaciones antiguas volverán a tener una segunda vida para poder ser analizadas, publicadas y conocidas por la sociedad”. Así, estiman que la calidad e importancia de los documentos inéditos que contiene este legado dará lugar a más de una quincena de trabajos monográficos y alguna futura tesis doctoral en los próximos años.

Jaén prepara una nueva edición del Campo Arqueológico de Voluntariado en Marroquíes Bajos

Del 5 al 10 de junio estará abierto el plazo de inscripción. Las plazas ofertadas se distribuyen en dos turnos de 25 participantes cada uno: el primero, del 4 de julio hasta el 15 de julio y el segundo, del 18 de julio hasta el 29 de julio. El concejal de Cultura, José Manuel Higueras, subraya la importancia de continuar con esta iniciativa que “va a permitir seguir conociendo la historia de nuestra ciudad, que se condensa en esta parcela con vestigios de más de 5.000 años de antigüedad”
Foto de archivo de uno de los equipos de voluntarios que participaron en la campaña del año pasado.

El Ayuntamiento de Jaén, a través del Patronato de Cultura y con la colaboración de Construcciones Calderón, ultima el III Campo Arqueológico de Voluntariado ´Descubriendo los Orígenes de Jaén 2022´ en el Parque Arqueológico de Marroquíes Bajos, con una oferta de 50 plazas para este verano y tras el éxito de las dos anteriores ediciones, en las que hubo participantes en lista de espera al cubrirse todas las plazas ofertadas. El concejal de Cultura, José Manuel Higueras, ha anunciado que el plazo de inscripción será del 5 al 10 de junio, ambos inclusive, a través de la web www.marroquiesbajos.es. Las plazas ofertadas se distribuyen en dos turnos de 25 participantes cada uno: el primero, del 4 de julio hasta el 15 de julio y el segundo, del 18 de julio hasta el 29 de julio. “Seguimos apostando por esta iniciativa con la que se continua conociendo la historia de nuestra ciudad, que se condensa en esta parcela de 8.000 metros cuadrados con vestigios de más de 5.000 años de antigüedad”, ha subrayado el concejal, quien ha recordado que el año pasado también hubo voluntarios de países como Italia o Alemania.

Higueras ha destacado “el amplio programa de actividades de naturaleza y ocio ofertado como un atractivo más para los participantes que también tendrán la oportunidad de disfrutar de Jaén, con su patrimonio histórico y su entorno natural”. Así se han programado visitas guiadas para conocer el patrimonio de la ciudad de Jaén a través de sus monumentos y museos, además de su gastronomía. Entre éstas, una visita guiada a la Casería de Jesús para realizar una cata de aceite, escalada con profesionales en el entorno natural próximo o una visita a las pinturas rupestres cercanas. Por lo que, ha insistido el edil, tras el éxito de los dos últimos años, “vuelve esta experiencia participativa que traerá nuevas sorpresas” de la mano de nuevos patrocinadores como Casería de Jesús y Rocasur, además de los patrocinadores que continúan este año como: Somuvisa, Agua Sierra de Jaén, Cafetería La Marquesina, Asociación Cultural Marroquíes Bajos, además de Iuventa.

El Parque Arqueológico de Marroquíes Bajos cuenta con una extensión de más de 8.000 metros cuadrados y constituye parte de uno de los asentamientos más importantes del sur peninsular, al ser el centro y origen del poblado calcolítico. En la actualidad trabaja en ella un equipo técnico del Ayuntamiento del que forman parte varios arqueólogos y una decena de operarios. Junto a ellos se incorporan de forma intermitente personal que procede de colaboraciones con universidades de distintos puntos de España y Andalucía, incluida la UJA.
(Fuente: VIVIR JAÉN)

30 de mayo de 2022

Comienzan las intervenciones en el santuario ibero de la Cueva de la Lobera, en Castellar (Jaén)

El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universiodad de Jaén (UJA) y el Ayuntamiento de Castellar inician las intervenciones en el santuario ibero de la Cueva de la Lobera. Se trata de un espacio arqueológico de referencia para el análisis de la religiosidad y de la ritualidad ibera
Interior de la Cueva de la Lobera, en Castellar (Jaén). FOTO: UJA

El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén ha iniciado las excavaciones en el santuario de Castellar, enmarcadas en el proyecto de investigación ‘Estudio arqueológico integral del santuario ibero de la Cueva de la Lobera (Castellar, Jaén): nuevas estrategias de investigación desde la interdisciplinariedad’ (Proyecto ARQCULT), financiado por la convocatoria de Ayudas a Proyectos de I+D+i, en el marco del Programa Operativo FEDER Andalucía 214-2020, con la colaboración del Ayuntameitno de Castellar.

Este proyecto tiene como objetivo reforzar la investigación de un espacio arqueológico de referencia para el análisis de la religiosidad y de la ritualidad ibera, como es el santuario de la Cueva de la Lobera, “siendo conscientes de la necesidad de abordar el estudio de este espacio de manera integral, con nuevas preguntas y métodos de análisis contextual”, indica la investigadora de la UJA y directora del proyecto, Carmen Rueda.

Una de las actuaciones principales de este proyecto es la excavación en este santuario, considerando que se trata de un espacio con “gran potencialidad”, ampliando los análisis a otras áreas, como la Cueva Horadada. “Tras distintas fases de investigación y actuaciones puntuales para su puesta en valor, desarrolladas en los últimos años, se retoman las excavaciones después de las últimas intervenciones dirigidas por el profesor Gérard Nicolini, hace 30 años. El objetivo principal es abordar una actuación integrada, orientada a la documentación exhaustiva y completa de todos los aspectos del registro votivo, que puedan ser analizados desde una óptica interdisciplinar acorde al estado de desarrollo de la metodología arqueológica”, explica Carmen Rueda.

El equipo que coordina estas investigaciones está formado además por María Isabel Moreno, como directora de la intervención, Carmen Rísquez, Ana B. Herranz, Miguel A. Lechuga, Juan P. Bellón y Mario Gutiérrez. “El equipo del proyecto posee un amplio barage y conocimiento de este espacio de culto, desde distintas perspectivas. Además, este tipo de experiencias ponen de relieve las sinergias que se generan, en el marco de la investigacion y el desarrollo patrimonial de nuestra provincia, entre la propia Universidad de Jaén y diferentes municipios. En este caso, el Ayuntamiento de Castellar, con su alcalde a la cabeza, Pedro García Anaya, viene manifestando una apuesta clara por la potenciación y puesta en valor de su patrimonio ibero”, declara Carmen Rueda.

28 de mayo de 2022

Hallan un tesorillo de 50 monedas romanas en una cueva de Galicia

El hallazgo de piezas ha permitido documentar un nivel de ocupación desde la segunda mitad del siglo IV d.C. en la Cueva de las Cabras de Triacastela



Todo apunta a que alguien las escondió allí, pensando en regresar un día a por ellas. Y no pudo volver. Las excavaciones en la cueva de las Cabras, en el municipio lucense de Triacastela, recuperaron este verano un tesorillo de 50 monedas romanas ocultas en el fondo de la cavidad, a unos 20 metros de la entrada, según ha dado a conocer esta semana la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

«Se ha recuperado un tesoro de unas 50 monedas romanas que permite documentar un nivel de ocupación desde la segunda mitad del siglo IV d.C., hasta la fecha, no registrado en Cova Eirós u otros yacimientos de alrededor«, apuntan desde el equipo de investigación formado por miembros del Grupo de Estudios de Prehistoria del Noroeste, Arqueología, Antigüedad y Territorio de la USC, el Instituto Catalán de Paleocología Humana y Evolución Social de Tarragona y la Universitat Rovira i Virgili, en convenio con la Consejería de Cultura, Educación y Universidad de la Xunta de Galicia.

El estudio numismático realizado por el arqueólogo Santiago Ferrer Sierra identificó varios de ellos como follis de bronce pertenecientes a Constancio II (341-346 d. C.) y Valentiniano o Valente (367-375 d. C.).

Su hallazgo en el fondo de la Cueva de las Cabras, un lugar de difícil acceso, indica «la clara intención de su ocultamiento«, según destacan en la USC. Lo más probable es que estas monedas estuvieran guardadas en una bolsa anudada, ya fuera de tela o de cuero, ya que los arqueólogos no han encontrado, por ahora, ningún tipo de hebilla.

«Este tipo de tesoro no es ajeno a otros contextos rupestres cántabros, y es relativamente frecuente en castros (Valencia do Sil, Viladonga) y yacimientos tardorromanos de la Gallaecia, destacando el ambiente de inestabilidad política y social que definió al Imperio Romano durante el siglo IV«, explican los expertos.

Actualmente se encuentran en proceso de restauración en la Escuela de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural de Galicia para posibilitar el posterior estudio de la colección completa.

El hallazgo de este tesorillo fue el descubrimiento más notable en la Cueva de las Cabras, aunque no el único. En la entrada se excavó una pequeña cata de dos metros cuadrados, donde se recuperaron numerosos restos de ovicápridas y fragmentos cerámicos de época medieval. Estas evidencias arqueológicas revelan que la cueva fue utilizada como refugio de ovejas y cabras durante la Edad Media, en los siglos XII y XIII d.C. Este uso, como el propio nombre de la cavidad indica, fue continuado por los vecinos de Cancelo (parroquia donde están las cuevas) hasta hace unas décadas.

Campamento de neandertales
En esta campaña de 2021 se intervino asimismo en la vecina Cueva de Eirós, donde prosiguieron las excavaciones de los niveles del Paleolítico Medio que están ayudando a profundizar en el conocimiento sobre los neandertales que habitaron las Sierras Orientales hace más de 45.000 años. Estos homínidos usaban la cueva como campamento durante temporadas relativamente largas.

En este yacimiento se han encontrado lascas, raspadores y restos de su manufactura en cuarzo y cuarcita, utilizados para procesar los animales que cazaban (ciervos, rebecos o caballos), sus pieles y para la fabricación de otras herramientas.

Los restos óseos muestran que la Cueva de Eirós también fue ocupada alternativamente por carnívoros, en un momento de enfriamiento en el que los osos de las cavernas, rinocerontes, corzos, o jabalíes abundaban en esa zona.

Además, se llevaron a cabo trabajos de fotogrametría para realizar levantamientos en 3D de los paneles que contienen arte en el interior de la cueva, y un estudio etnológico de los 'grafitti'.

Tanto en la Cueva de las Cabras y en la de Eirós, las excavaciones han permitido ampliar los periodos de ocupación humana de ambas cavidades.
(Fuente: ABC)

27 de mayo de 2022

Importante inversión para la rehabilitación de las ruinas de la Iglesia de San Miguel de Jaén

Está previsto llevar a cabo, en una primera fase, 20 catas arqueológicas tanto en el interior como en los alrededores con el fin de encontrar posibles restos de culto musulmán, anteriores a la etapa cristiana
Autoridades municipales y representantes de diferentes asociaciones junto a los edificos que rodean las ruinas de la Iglesia de San Miguel de Jaén. / Ayuntamiento de Jaén

El alcalde de Jaén, Julio Millán, junto a varios miembros del equipo de gobierno, han visitado el entorno de la iglesia de San Miguel donde está previsto desarrollar un proyecto para su rehabilitación como ruina arqueológica que contará con un presupuesto de 1,5 millones de euros costeados con fondos europeos dentro de los famosos fondos DUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado). Junto a los responsables municipales también han estado miembros del comité de técnicos y expertos encargados de la iniciativa así como varios representantes de asociaciones culturales y colectivos vecinales.

El objetivo municipal es terminar con el estado de abandono en el que se encuentra el templo, actualmente rodeado de varios edificios que fueron adquiridos recientemente por el consistorio, y, además, descubrir nuevos restos que nos lleven a épocas anteriores a la construcción del actual recinto. De hecho, está previsto realizar en una primera fase 20 catas arqueológicas tanto en el interior como en los alrededores con el fin de encontrar posibles restos de culto musulmán, anteriores a la etapa cristiana. A la vez, se pretende "que la ciudadanía tenga el mayo acceso posible a estas labores" tal y como se puede leer en la nota del consistorio para que "puedan ser testigos de la evolución de los hallazgos" algo similar a lo que se está haciendo en Marroquíes Bajos y que se conoce con el concepto de "abierto por obras".

Millán ha remarcado la importancia de esta intervención recordando "que tiene más sentido aún si cabe en un barrio como este, que precisa un especial esfuerzo para lograr su regeneración". Además, ha adelantado que será en verano cuando se ejecuten las primeras intervenciones en los restos así como en las cinco viviendas que lo rodean. Por otra parte, el próximo 7 de junio termina el plazo para que las empresas interesadas puedan presentar ofertas a la licitación del proyecto de intervención arqueológica y puesta en valor de las ruinas. Todo ello con un coste de 334.000 euros y con un tiempo máximo de ejecución de cuatro meses.

Para llegar a esta fase, previamente el comité de expertos llevó a cabo una importante investigación que permitió concretar los inmuebles que rodean a la antigua iglesia y en los que "se ha constatado la presencia de vestigios importantes" como pinturas, hornacinas y altares. De hecho, a lo largo de los próximos meses se espera demoler de manera controlada las viviendas, previa localización y protección de los restos arqueológicos así como el análisis de los paramentos interiores y exteriores, esto es, las parte más superficial de los muros. Será entonces cuando se analicen los resultados obtenidos en los sondeos así como encontrar las patologías que puedan afectar a las ruinas para luego establecer su conservación.

Cabe recordar que la iglesia de San Miguel estuvo abierta al culto hasta el siglo XV y cuenta con una gran influencia gótica mientras que fue en el XVI cuando se amplió. El templo contaba con una planta basilical y tres naves y permaneció abierto hasta 1874, año en el que vendió y demolió, de manera parcial. Hasta nuestros días han llegado restos del ábside, el muro de la sacristía, la cripta lateral y el arranque de una de las torres.

Cinco nuevas campañas de excavaciones arqueológicas en la provincia de Segovia

Autorizados los trabajos en los yacimientos de Domingo García, Aguilafuente, Duratón, Otero de Herreros y el ‘Abrigo de San Lázaro’ y la cuenca del río Eresma en Segovia


La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Segovia ha tomado conocimiento de cinco resoluciones de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta, por las que concede autorización para realizar excavaciones en otros tantos enclaves arqueológicos de la provincia, en el marco de diferentes proyectos.

En concreto, las autorizaciones concedidas corresponden a la realización de una actuación arqueológica en el yacimiento de Domingo García; la campaña 2022 de excavaciones en el yacimiento musteriense del ‘Abrigo de San Lázaro’ y prospección en la cuenca del río Eresma, en Segovia; campaña arqueológica 2022 en la villa romana de ‘Santa Lucía’, en Aguilafuente; campaña 2022 de excavaciones arqueológicas en el marco del proyecto de investigación de la ciudad romana de ‘Confloenta’, en Duratón; y campaña 2022 de las excavaciones arqueológicas en el cerro de ‘Los Almadenes’, en Otero de Herreros.