Mostrando entradas con la etiqueta Banyoles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Banyoles. Mostrar todas las entradas

3 de noviembre de 2015

Las excavaciones desvelan una instalación termal en la villa romana de Villauba (Girona)

Los baños se mantuvieron en uso hasta mediados del S. IV d.C. Algunas estancias como el caldarium y la sudatio, disponían de una cámara de aire debajo del pavimento que facilitaba la circulación del aire caliente proveniente de los hornos del área de servicio.
Excavaciones en Villauba (Camós, Pla d'Lestany). FOTO: AYTO. DE BANYOLES
Las actuaciones realizadas se incluyen dentro del plan de trabajo previsto para el año 2015, en el marco del convenio de colaboración entre las instituciones co-propietarias del yacimiento arqueológico (los ayuntamientos de Banyoles, Camós, Porqueres y el Centre d’Estudis Comarcals de Banyoles) y la Diputació de Girona. Las últimas excavaciones han puesto al descubierto un área termal.

La modificación del trazado de la carretera GI-524, que hasta el año 2013 pasaba por medio del yacimiento de Vilauba, ha permitido continuar descubriendo nuevos restos arqueológicos hasta ahora escondidos bajo el camino y pertenecientes a la antigua villa romana que explotaba agrícolamente esta parte. La campaña de este año ha permitido completar por la parte norte la planta del balneum o área termal asociada a la edificación principal, dejando al descubierto la canalización perimetral que recogía las aguas pluviales y también de las diferentes salas de baño, hecha con una base de tejas y ladrillos y bien delimitada por pequeños muretes hechos con travertino y ribera.

La excavación ha servido para constatar también que los constructores romanos aprovecharon las características del terreno natural, en clara pendiente hacia el sur y el este, para emplazar allí todo una buena parte del conjunto termal, dado que algunas estancias de los baños, como ahora el caldarium o sala de baño caliente y la sudatio o sauna, disponían de una cámara de aire debajo del pavimento que facilitaba la circulación del aire caliente proveniente de los hornos del área de servicio. Los materiales arqueológicos recuperados en los estratos que inutilizaban esta canalización demuestran que los baños se mantuvieron en uso hasta, como mínimo, en torno a mediados del siglo IV dC.

HORNOS DE FUNDICIÓN
Los trabajos arqueológicos han aportado igualmente valiosas informaciones sobre las diferentes etapas y reformas que sufrió esta instalación termal a lo largo de su historia. Siguiendo las modas y costumbres de la época, el balneum se añadió a la casa en el siglo II dC, paralelamente a la construcción de una nueva galería porticada que completó así el área residencial de la villa que, en su momento álgido llegó a ocupar una superficie próxima a los 900 m².

La excavación del área del antiguo trazado de la carretera ha permitido completar la planta de muchas estancias asociadas a diferentes etapas del yacimiento. Destaca la "redescubierta" de algunos depósitos documentados durante las tareas de construcción del primer camino en 1932. Sus características y dimensiones sugieren que podrían corresponder, probablemente, aparte de unas instalaciones agrícolas ligadas a la producción de aceite.

Finalmente, se ha podido empezar a destapar el área exterior que se extendía al pie de la edificación, donde se han identificado los rastros de las diferentes actividades que se realizaban en estos patios. Destaca el hallazgo de numerosos hornos domésticos destinados a la reparación de herramientas y utensilios metálicos. Este sector se encuentra alterado parcialmente por una trinchera que podría corresponder a una antigua delimitación de los campos, quizá de época medieval.

(Fuente: La Vanguardia)

8 de julio de 2013

Descubren un taller de joyas del neolítico en el yacimiento de La Draga de Banyoles (Gerona)

La excavación en el yacimiento se ha realizado en un sector nuevo de 80 m² para obtener información sobre las construcciones de piedra.
La campaña arqueológica de este verano en el yacimiento de la Draga de Banyoles ha permitido descubrir un pequeño taller de joyas del neolítico, con decenas de piezas de collares hechos sobre todo de conchas. Durante cinco semanas y hasta el 5 de julio, unas setenta personas tendrán excavados unos 80 m² en un sector diferente a otros años que se corresponde a la zona más elevada.
En este nuevo sector excavado se han encontrado decenas de piezas
de collares hechos, sobre todo, de conchas de mar.
Foto: ACN

Durante los años noventa, ya se hicieron las primeras prospecciones pero ahora se ha querido profundizar en este punto para saber más sobre las construcciones hechas con piedra de travertino posteriores a las cabañas de madera de roble. "Tenemos dudas del funcionamiento del yacimiento que confiamos aclarar en los próximos años", explica el co-director del yacimiento.

Los habitantes del yacimiento neolítico de la Draga de Banyoles se preocupaban por su aspecto tal y como demuestra el descubrimiento de un pequeño taller de joyas durante la campaña de excavaciones que durará hasta este viernes. En este nuevo sector excavado, se han encontrado decenas de piezas de collares, hechos sobre todo de conchas de mar -que habrían ido a buscar a más de treinta kilómetros de distancia-, que se suman a los numerosos elementos de ornamentación encontrados en anteriores campañas.

Cabañas neolíticas
Destacan por ejemplo fragmentos de un brazalete de mármol, anillos, cuentas de collar y colgantes, que configuran el conjunto mejor conservado de toda Cataluña y uno de los más importantes del neolítico antiguo de la península. Esta vez, sin embargo, se han encontrado conchas trabajadas en diferentes fases, un hecho que confirma a los arqueólogos la presencia de un taller. También se han encontrado numerosos restos de fauna que los habitantes del poblado habrían consumido, un dato que aportará más información sobre su alimentación, así como herramientas de sílex.
Los elementos de ornamentación se suman a los encontrados
en anteriores campañas. Foto: ACN
Aparte de este sector nuevo, también se ha aprovechado para acabar de extraer los pilares de madera que sustentaban las cabañas neolíticas en el sector abierto en 2010. Algunos de estos pilares miden dos metros de largo y se encuentran en un estado de conservación excepcional, gracias a los lodos de la zona lacustre en que se encuentra el yacimiento.

Según los expertos, el descubrimiento de cientos de pilares, estacas y tablones ha permitido identificar sobre el terreno estructuras de madera, vestigios de las antiguas construcciones que son inéditas en la Península Ibérica donde los elementos arquitectónicos conservados son de piedra. El estudio de los elementos arquitectónicos permitirá documentar las técnicas constructivas de hace 7300 años y los conocimientos tecnológicos para el trabajo de la madera.

Cabañas de piedra
El codirector del yacimiento, Antonio Palomo, explica que precisamente se ha decidido excavar en este sector nuevo porque es donde durante los años noventa detectaron numerosas estructuras de piedra de travertino, procedente del lago de Banyoles que queda cerca. Más de veinte años después, se ha querido profundizar en este punto para determinar si realmente se utilizaron dos técnicas de construcción diferentes, las cabañas de madera y posteriormente las de piedra.

En la campaña de este verano, se ha podido documentar una gran construcción con bloques de travertinos que ocupa buena parte del sector. Entre las hipótesis, está que se trate de un gran derrumbe de un zócalo de una cabaña o un acondicionamiento del suelo para poder pasar. También se han encontrado otros elementos como focos. "Pensamos que en algún momento de la ocupación de la Draga, el estanque tuvo ciertas fluctuaciones que obligaron a reorganizar todo el espacio", añade Palomo, que confía en que en los próximos años tendrán datos definitivos sobre el tipo de construcciones y usos.

Los arqueólogos confían encontrar debajo de estas piedras nuevos restos vegetales de cabañas hechas de madera. "Sabemos que cuando sacamos las piedras, saldrán los negativos de los pilares de madera donde estaban clavados los postes y saldrán perfectamente marcados", explica el codirector.

El yacimiento de la Draga es excepcional por su antigüedad , que lo sitúa entre los más antiguos del Neolítico Peninsular pero también por tratarse de un asentamiento al aire libre con una cierta continuidad de la ocupación. El hecho más destacado, sin embargo, son sus excelentes condiciones de conservación. El nivel arqueológico se encuentra cubierto por el nivel freático y por este motivo se dan condiciones anaeróbicas que favorecen la conservación de la materia orgánica.
(Fuente: La Vanguardia / ACN)

2 de julio de 2012

Hallado en Banyoles (Gerona) el arco neolítico más antiguo de Europa

La pieza es de madera de tejo, tiene más de 7.200 años y se ha conservado intacta gracias a que permaneció bajo el agua.
 Una arqueóloga trabaja con el arco de madera de tejo
fechado alrededor de 5.400-5.200 a. C.
que ha sido hallado en Banyoles.
 ROBIN TOWNSEND | EFE  
Las investigaciones arqueológicas que desde hace dos décadas se desarrollan en el yacimientoneolítico de La Draga, junto al lago de Banyoles (Pla de l'Estany), han permitido el descubrimiento este año de una pieza única. Se trata de un arco completo, extraordinariamente bien conservado, con una antigüedad estimada de entre 7.400 y 7.200 años, lo que constituye la pieza de su tipo más antigua hallada en Europa.

Hace unos siete milenios, un artesano de una pequeña comunidad neolítica asentada en los alrededores del lago de Banyoles fabricó un sencillo arco de madera que acabó abandonado en unaciénaga por un motivo que se desconoce, quizá por un extravío o quizá por el derrumbe de una casa. En una situación normal, la madera se habría deshecho con el paso del tiempo hasta no quedar el más mínimo rastro, pero en Banyoles el agua obró el milagró: hace 15 días, unos arqueólogos desenterraron el arco prácticamente intacto.



SIN OXÍGENO
"Las condiciones anaeróbicas, sin oxígeno, han favorecido la conservación de la materia orgánica de forma extraordinaria", resume Antoni Palomo, investigador del CSIC y codirector en el yacimiento arqueológico de La Draga. "En años anteriores (2002 y 2005) habíamos encontrado dos fragmentos de arco, pero localizar uno completo es algo excepcional", añade Raquel Piqué, investigadora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y también codirectora de las excavaciones.

Aunque en Escandinavia y Rusia se han descubierto arcos más viejos vinculados a pueblo nómadas, se trata del instrumento de su tipo más antiguo recuperado en Europa atribuible a una sociedad neolítica, ya sedentaria. De hecho, como destaca otra de las coordinadoras, María Saña (UAB), el arco pertenece a una comunidad totalmente ganadera y agricultora. "Aunque abatían jabalís o toros salvajes, la caza era una actividad secundaria en su alimentación", dice Saña, mientras enseña algunos de los innumerables huesos encontrados junto al arco, la mayoría de ovejas y otros animales domésticos. Posiblemente, añade, el arco pudo tener también un carácter simbólico, ornamental o incluso ser un arma de ataque o defensa contra otros pueblos.
Un grupo de arqueólogos trabaja en el yacimiento del
Parque Neolítico de la Draga en Banyoles.
MADERA DE TEJO
Según la datación científica, el arco fue construido hacia el 5.400 o 5.200 antes de Cristo. Está hecho de madera de tejo, un material de gran calidad por su resistencia y su capacidad para recuperar la forma una vez empleado.

La pieza fue tallada por un solo lado, más los extremos, y se utilizó previsiblemente con una cuerda hecha de intestinos de animales. Esta mañana descansaba cubierta en agua ante la mirada curiosa de las autoridades que visitaron el yacimiento de La Draga, encabezadas por el 'conseller' de Cultura,Ferran Mascarell, y el alcalde de Banyoles, Miquel Noguer. El arco mide 108 centímetros, pequeño para abatir grandes piezas, pero útil posiblemente para aves, dice Piqué.


ANALIZADO EL 10%
Aunque los arqueólogos trabajan desde hace más de dos décadas en el parque de La Draga, todavía solo se ha podido investigar a fondo el 10% del territorio con señales de ocupación neolítica, unos 8.000 metros cuadrados. Una parte está sumergida actualmente bajo las aguas del lago.

Entre otros hallazgos en La Draga en los últimos años destacan 170 objetos de madera o fibra vegetal como cucharones, hoces, peines, flechas y cestos. "Es un yacimiento excepcional por su antigüedad, por tratarse de una asentamiento al aire libre y por sus excelentes condiciones de conservación", ha afirmado Palomo.

La investigación está financiada por el Departament de Cultura de la Generalitat y el Ministerio de Economía y Competitividad. Se trata de un proyecto de investigación coordinado desde elMuseu Arqueològic Comarcal de Banyoles en el que participan la UAB, el CSIC, el Museu d'Arqueologia de Catalunya y el Centre d'Arqueologia Subaquàtica de Catalunya.