Mostrando entradas con la etiqueta Alicante. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alicante. Mostrar todas las entradas

13 de noviembre de 2015

Inician la nueva campaña de excavación en el pecio romano "Bou Ferrer" frente a Villajoyosa (Alicante)

Los trabajos a 23 metros de profundidad tendrán una duración de aproximadamente tres semanas e incluyen el levantamiento de un plano tridimensional con técnicas de fotogrametría.
La conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha puesto en marcha una nueva Campaña de excavación arqueológica submarina en el pecio Bou Ferrer, el gran mercante romano del siglo I d. C. que naufragó frente a la costa de Villajoyosa, en Alicante.

Los trabajos, que tendrán una duración de aproximadamente tres semanas, está siendo realizados por un equipo de arqueólogos y técnicos coordinados por una acción conjunta entre tres instituciones, la Generalitat Valenciana que promueve y patrocina la excavación a través de la Dirección General de Cultura, la Universitat d’Alacant que coordina los trabajos y el Museo de Villajoyosa, que gestiona la restauración y exposición de los materiales arqueológicos.

En esta campaña se trata de alcanzar el costado del barco sobre el que quedó posado en el fondo marino. Las hipótesis apuntan a que podría estar bien conservada esa parte del barco, enterrada en el sedimento y cubierta por docenas de ánforas. Si se confirma este extremo, los datos de esta campaña aportarían una información muy valiosa sobre las dimensiones del buque que permitirían avanzar en el conocimiento del tipo de barco y su arquitectura naval.

El equipo está trabajando a 27 metros de profundidad, literalmente en el interior de la bodega del barco, en unas condiciones de visibilidad complicadas. El progreso de la excavación es muy lento porque, a medida que se avanza, se levanta un plano tridimensional con técnicas de fotogrametría.

El yacimiento Bou Ferrer fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el pasado mes de octubre, lo que eleva su grado de relevancia y protección dado su valor científico y patrimonial.

Cabe destacar que el navío transportaba una carga de unas tres mil ánforas y lingotes de plomo que se encuentran en perfecto estado de conservación. Todo apunta a que se trata de un flete del emperador romano, de un barco de unos 32 metros de eslora, que viajaba probablemente desde Cádiz a Roma, y que habría naufragado mientras intentaba buscar refugio en el fondeadero de Villajoyosa.

Se trata de la sexta campaña de excavaciones subacuáticas que se realizan en el Pecio, desde que en 2006 comenzaran los trabajos en este yacimiento, en los que la Generalitat ha invertido cerca de 150.000 euros.

PRESENTACIÓN DE RESULTADOS EN EL MAN
El Museo Arqueológico Nacional ha programado para el próximo 26 de noviembre una jornada dedicada al Pecio Bou Ferrer en la que se presentarán los resultados de la campaña que se está desarrollando actualmente.

Durante la jornada también se cederá un lingote de plomo perteneciente al Bou Ferrer para su exposición en el Museo Arqueológico Nacional, y se proyectará un video realzado tras el descubrimiento. Además, está prevista la participación de los técnicos responsables del proyecto, que explicarán tanto el estado actual de las investigaciones como la gestión del patrimonio cultural subacuático; y de las dos personas que descubrieron el pecio.

(Fuente: Valencia Noticias)

14 de septiembre de 2015

Los arqueólogos descubren una vasija de 5.000 años en la Cova del Rander, en Pedreguer (Alicante)

Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad en perfecto estado de conservación. El recipiente mide 70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca y estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso en una zona de habitación humana.
Este vaso sitúa a la Cova del Randero como "uno de los principales
yacimientos para el conocimiento de la vida cotidiana
 en el IV milenio a.C".
Las excavaciones que lleva a cabo el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) han sacado a la luz, en la Cova del Randero de Pedreguer, una vasija de unos 5.000 años de antigüedad de grandes dimensiones y en perfecto estado de conservación que por sus características se considera "fundamental" para la obtención de datos sobre el IV milenio a.C. en la fachada mediterránea.

Los trabajos, dirigidos a tres bandas por el director de Exposiciones del MARQ, Jorge Soler, y las también arqueólogas del museo, Consuelo Roca de Togores y Olga Gómez, están centrados ahora en extraer con todas las garantías de conservación e investigación este recipiente que es el primero de ese tamaño --70 centímetros de altura por 50 de diámetro en la boca--, que se ha descubierto entero en el interior de una cueva.

El vaso hallado estaba enterrado en una fosa que se hizo exprofeso y la cercanía de un agujero de poste hace pensar en un área de habitación humana. La investigación, orientada a la delimitación funcional de los diferentes espacios que integran la cueva, ha descubierto varias estancias: un ámbito principal o sala de entrada donde se protegía al ganado, una galería central que, por los restos hallados podría haber estado dedicada a la cría de animales, y un espacio más recóndito, o sala interior, reservado a los humanos.

INACCESIBLE EN LA EDAD DE BRONCE
Según los análisis del manto estalagmítico, el equipo arqueológico ha determinado que esta última estancia en la que convivían las personas permaneció inaccesible durante la Edad de Bronce. El verano pasado consiguieron abrir el acceso y comprobar la ordenación, el buen estado de la estratigrafía y la adecuación del registro material con la temporalidad neolítica.

En el proyecto de investigación, además del MARQ, está implicado el Ayuntamiento de Pedreguer que proporciona alojamiento y apoyo al equipo de voluntarios formados en distintas universidades españolas y europeas. Estos hallazgos impulsan la continuación de los trabajos en este yacimiento que "se ha convertido en una referencia para el conocimiento del Neolítico en las tierras de la orilla occidental del Mediterráneo".

(Fuente: La Información)

26 de agosto de 2015

Descubren la primera puerta de acceso al recinto amurallado de la Pobla Medieval d'Ifach, en Calpe (Alicante)

Presenta un estado de conservación excelente, alcanza más de seis metros de altura en alguna de sus partes y muestra un enlucido perfecto que permite distinguir distintos grafitis. La puerta muestra, además, un alzado en sillería labrada del que se conservan más de dos metros de altura y que se encuentra situada en el extremo de un largo corredor que acaba en una cámara cubierta con doble puerta que cuenta con acceso a una torre avanzada.
Más de 40 licenciados y estudiantes participan en la campaña de excavación de este año.
El presidente de la Diputación de Alicante y alcalde de Calpe, César Sánchez, visitó ayer el yacimiento de la Pobla Medieval d'Ifach para conocer de primera mano los resultados de la campaña estival de excavaciones que está llevando a cabo el MARQ en este enclave arqueológico durante julio y agosto. Más de 40 licenciados y estudiantes procedentes de distintas universidades participan en estos trabajos que han permitido descubrir la primera puerta de acceso a esta importante ciudad medieval.

EDIFICIO JUNTO AL ACCESO MEDIEVAL
Asimismo, el equipo de excavación ha terminado de descubrir el edificio que halló el verano pasado junto al sistema de acceso a la ciudad medieval. El inmueble, de unos 20 metros de longitud, está dotado con sólidos muros de tapial de mampostería y sillería en las esquinas, puerta y ventanas.

En el interior se han localizado multitud de piezas de sillería labrada, doce ménsulas que sostenían la cubierta del techo, quicialeras con decoraciones, así como los restos de dos ventanas geminadas y de una trilobulada que sugieren que este edificio, considerado inicialmente como un Cuerpo de Guardia dedicado a funciones defensivas, tuviese otras funciones relacionadas con el poder señorial a tenor del tamaño e importancia de los restos de piedra tallada encontrados en la zona.

Esta iniciativa cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Calp y la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

AMPLIACIÓN DEL ÁREA DE LA NECRÓPOLIS
Entre los avances que se han realizado este verano destaca también la consolidación de un lienzo de seis metros de la muralla Norte. Además, los voluntarios han continuado las tareas de ampliación del área de la necrópolis, un espacio situado en la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, construida entre los años 1320-1340. Se trata de uno de los edificios emblemáticos del yacimiento, descubierto en el año 2008. Estas labores han permitido confirmar que se ha llegado al final del espacio funerario y encontrar, entre otros hallazgos significativos, dos tumbas infantiles, además de otra de un adulto, un nicho de una mujer que parece portar un niño pequeño en brazos y un enterramiento doble con dos infantes de corta edad.

Hasta el momento, gracias a las intervenciones llevadas a cabo en las sucesivas campañas de excavaciones, se han contabilizado cerca de noventa inhumaciones documentadas en la necrópolis, dando lugar a un valioso archivo de datos que permitirá conocer a fondo detalles del ciclo vital, dieta y circunstancias de la vida cotidiana de los pobladores d'Ifach.

«El patrimonio arqueológico que existe en este yacimiento lo convierte en un enclave especial y único con enormes posibilidades», puntualizó  el director de la excavación José Luis Menéndez.

(Fuente: Las Provincias)

22 de julio de 2015

Los arqueólogos sacan a la luz nuevas estancias en el yacimiento de la Penya Negra, en Crevillent (Alicante)

Las excavaciones han permitido descubrir una sala dentro de una vivienda que ayudará a identificar la importancia de este núcleo urbano donde convivieron tartesios y fenicios hasta el S. VI a.C.
Penya Negra fue un núcleo comercial muy destacado hasta el S. VI d.C que fue abandonado. FOTO: INFORMACIÓN.
Crevillent sigue excavando el yacimiento arqueológico de la Penya Negra, un antiguo poblado donde convivieron tartesios y fenicios hasta el siglo VI, periodo denominado bronce final o del hierro antiguo.

Según Alberto Lorrio Alvarado, catedrático de Historia en la Universidad de Alicante y doctor en Prehistoria, la importancia que este poblado alcanzó en su día fue notable, puesto que llegó a ser «un núcleo comercial muy destacado debido a su localización. La Penya Negra sirvió de lugar de redistribución comercial porque está en una zona de paso». En él se han encontrado «platos, joyas y evidencias de una orientalización en la forma de vestir, la gente adoptó la moda de Oriente próximo, es decir, las zonas que ahora conocemos como Siria, Palestina, etc...», explicó el profesor, quien indicó que eso evidencia la importancia comercial y comunicacional del poblado.

ABANDONADO SIN RAZÓN APARENTE EN EL S. VI a.C.
Fue en el siglo VI a.C. cuando la Penya Negra se abandona «sin ninguna razón aparente», según Lorrio, quien añadió que «hemos encontrado hasta incluso un tesoro oculto, lo que significa que nadie se preocupó en volver para recuperarlo». Y es que dicho siglo, tal y como manifestó el experto, significó una época de «inestabilidad en el Mediterráneo» en el que la Penya Negra quedó a su suerte mientras la ciudad de Illice (la actual Elche) «se convierte en el núcleo urbano y ciudad ibérica y romana más importante de la zona».

A pesar de que los yacimientos no se empezaron a excavar hasta los años 70, en los años 50 ya se tenían nociones de su existencia. «Las excavaciones como tal empiezan en el año 1977 hasta 1987, dirigidas por el profesor de Historia de la UA Alfredo González Prats», afirmó Alberto Lorrio. «La actividad continuó hasta finales de los 90, cuando se pararon las investigaciones, porque ya no había un interés social por los yacimientos» señaló.

PROCESO ACTUAL
El profesor destacó que las antiguas excavaciones se encontraban en un estado muy degradado, «debido al paso de tiempo, los robos y las expoliaciones», pero que de todos modos han conseguido «identificar una nueva estancia en una de las viviendas que se encontraron». La actual excavación lleva activa desde el día 28 de junio y durará hasta el 30 de julio, haciendo una parada en el mes de agosto debido a las temperaturas, que dificultan enormemente el trabajo de los arqueólogos.

En septiembre se retomará el trabajo de investigación para desvelar el misterio de por qué se paralizó la vida urbana en la Penya Negra, en un proyecto que ha sido financiado con una ayuda de 15.000 euros, al igual que el año pasado, provenientes de la Generalitat Valenciana.
(Fuente: Diario Información / Carmen Asensio)

12 de junio de 2015

Descubren una "extraordinaria" necrópolis del S. VI a.C. con valiosos ajuares en Villajoyosa (Alicante)

La cronología de los enterramientos llegan hasta época tardoromana. Entre los ajuares se han encontrado huevos de avestruz decorados, anillos, pendientes y collares de oro, broches, tallas de alabastro, herramientas, armas, cerámicas, objetos de plata, lanzas de hierro, piezas de bronce, vidrios y monedas, entre otras piezas.
Se trata de uno de los espacios funerarios más relevantes excavados en la provincia de Alicante.
Las obras de una carretera en Villajoyosa (Alicante) han propiciado el hallazgo de un cementerio del siglo VI antes de Cristo con 150 tumbas, en las que se han encontrado numerosos objetos de valor de oro y plata.

Según ha informado el Ayuntamiento, esta "extraordinaria" necrópolis ha sido descubierta con motivo de la construcción de la conexión viaria entre la carretera de la ermita con la fábrica de Chocolates Valor, durante los últimos meses.



Huevo de avestruz decorado.
UN TESORO EXTRAORDINARIO
Entre los restos mortales se han encontrado huevos de avestruz decorados, anillos, pendientes y collares de oro, broches, tallas de alabastro, herramientas, armas, cerámicas, objetos de plata, lanzas de hierro, piezas de bronce, vidrios y monedas, entre otras piezas.

También se han descubierto enterramientos extraños, como el de un bebé en un ánfora o el de una hombre con una argolla al cuello.

El consistorio ha señalado que la excavación arqueológica se ha desarrollado desde el pasado enero "con extrema discreción dada la importancia de los hallazgos" ya que creen que se trata de uno de los espacios funerarios más relevantes excavados en la provincia de Alicante, el cual pertenece a la gran necrópolis de Casetes, de más de 700 metros de longitud.

Las labores han sido complejas porque las tumbas se cortaban unas a otras y se ha dado el caso de que en una superficie de cuatro metros cuadrados existían 5 tumbas superpuestas de diferentes épocas.



Tumba de época orientalizante.
INFLUENCIA FENICIA Y CARTAGINESA
Las tumbas más antiguas se fechan en el s. VI a. C., la llamada época Orientalizante, en la que la población indígena está bajo fuerte influencia fenicia y más tarde cartaginesa.

Entre ellas destacan dos cámaras rectangulares enlucidas y con bancos corridos en el fondo delimitando un crematorio que a la vez sirve de tumba.

Las tumbas de esta época han ofrecido ajuares de un interés excepcional como huevos completos de avestruz decorados; amuletos egiptizantes de piedra de talco (esteatita), como una hipopótama y un Ptah Pateco; un frasco de perfume de tipo egipcio tallado en alabastro (alabastrón); una plaquita de plata con inscripción fenicia; anillos, pendientes y pequeños collares de oro; y otras cerámicas feniciopúnicas como platos de pescado.
 

OTRAS TUMBAS DE ÉPOCA IBÉRICA
Otras tumbas se pueden fechar entre los siglos V y IV, ya en época Ibérica, entre ellas parte de un túmulo de piedra escalonado y otras numerosas tumbas que han arrojado piezas como un extraordinario 'guttus' (vaso cerámico para aceites perfumados) en forma de pato, cuchillos afalcatados, lanzas de hierro, copas griegas, broches para ropa (fíbulas) o broches de cinturón de bronce.

Del Ibérico final o época iberorromana han aparecido tumbas con las cenizas en vasos íberos llamados cálatos, con decoración pintada en rojo.

El yacimiento sigue muy activo en el Alto Imperio romano, con enterramientos en ollas y un bebé enterrado en un ánfora, así como superficies rectangulares donde se queman y se entierran los huesos del difunto, junto a finas cerámicas y numerosos frascos de perfume de vidrio romanos, algunos de ellos perfectamente conservados, así como monedas y otros objetos.

A partir del siglo II después de Cristo y durante la época tardorromana hay una decena de tumbas de inhumación, en las que los difuntos ya no se queman.

Enterramiento múltiple.

TUMBAS INSÓLITAS
Algunas de ellas son insólitas, como los restos de un individuo que apareció con una argolla de hierro alrededor del cuello; y otras en las que se ve claramente que la fosa se fue abriendo para reutilizarla, puesto que dentro aparecen una mujer con un niño y a los pies los restos recogidos de dos individuos más, que se habían amontonado en un extremo para hacer sitio a aquellos.


TRES CALZADAS
Otro de los hallazgos más importantes son tres calzadas: una de ellas, la principal, repavimentada en la segunda mitad del siglo I de nuestra Era, probablemente coincidiendo con la concesión del estatuto de municipium a la ciudad romana de Allon (Villajoyosa) por el emperador Vespasiano en 73/74 d.C. y con la construcción de las termas monumentales de la calle Canalejas.

Esta calzada se asienta sobre otra muy antigua, que conectaba el puerto y la ciudad antigua de Villajoyosa con los valles de Alcoy, mientras que los otros dos caminos son secundarios.

Restos de un cráneo con un hierro al cuello.

HORNO CERÁMICO
Por último, al oeste del camino se han excavado restos muy arrasados de un horno cerámico que pertenecía al cinturón industrial de época ibérica que rodeaba a la ciudad, a modo de los actuales polígonos industriales, y anteriormente documentado también en otras excavaciones.

La ingente cantidad de piezas bien conservadas y de altísimo interés pasa a enriquecer aún más los fondos de Vilamuseu, que posee una de las principales colecciones arqueológicas de la Comunitat Valenciana.

Dada la importancia del hallazgo, el ayuntamiento ha organizado visitas guiadas por los arqueólogos.
 

FUTURO DEL YACIMIENTO
Debajo del gran círculo central de la rotonda se va a conservar, bajo una capa de tierra muy espesa que impide su expolio, buena parte de la necrópolis y la calzada, que en un futuro se podrán excavar y conservar in situ.

De las tumbas más relevantes se han extraído algunos elementos constructivos de interés y se ha hecho fotogrametría que permitirá una futura recreación física o virtual en tres dimensiones. 

(Fuente: ABC / EFE) Fotos: LA MARINA PLAZA

22 de mayo de 2015

El hallazgo de cerámicas del S. XV alerta sobre la existencia de un pecio en Dénia (Alicante)

El material encontrado consiste en cinco platos, escudillas y una jarra fragmentaria procedentes de un taller valenciano del S. XV.  El Centro de Arqueología Subacuática de la Generalitat prestará asistencia técnica para la inspección del lugar y evaluar la existencia de otros restos vinculados a pecios
Las piezas del S. XV proceden de un taller valenciano y se encuentran en buen estado de conservación.
Jean Castera ha descubierto un lote de cerámicas del siglo XV, así como las restos probables de un derrelicto. Se trata de vestigios de un nuevo yacimiento arqueológico subacuático, cerca de la escollera norte del puerto de Dénia. Este hallazgo subacuático, consistente en seis piezas cerámicas, ha sido ingresado recientemente en el fondo del Museo Arqueológico de la Ciudad de Dénia por el propio autor del descubrimiento fortuito.

Después de una primera evaluación de las piezas, el arqueólogo municipal, Josep Antoni Gisbert, destacó que el conjunto de seis piezas cerámicas, cinco de ellas platos y escudillas, están completas y se encuentran en buen estado de conservación.


PROCEDENTES DE PATERNA O MANISES
Además, cuentan con detalles tipológicos y tecnológicos que sugieren la pertenencia a un mismo centro alfarero, o al menos a la mano de un solo alfarero. Contaban originalmente con una cubierta vidriada blanca, por aplicación de barnices derivados de óxidos de plomo. Proceden de un taller valenciano, probablemente de Paterna o Manises, y la fecha que sugiere el conjunto es la segunda mitad del siglo XV. La pieza restante es una jarra fragmentaria de cuerpo esférico y con una asa. Del cuello y asa sólo queda el arranque.

Según Gisbert, es un conjunto cerámico ciertamente homogéneo. En las escudillas y platos, la semejanza de detalles inherentes al proceso de modelado parece indicar que forma parte de un cargamento de cerámica de mesa, adscrita al comercio y que, probablemente, proviene de un barco que se hundió o que perdió parte de esa carga.

El Museo Arqueológico de Dénia ha comunicado al Centro de Arqueología Subacuática de la Generalitat el hallazgo y ha pedido asistencia técnica para la realización de una inspección del lugar donde se localizaron estas piezas de cerámica. El fin es evaluar la existencia de otros restos vinculados a pecios. Este hallazgo arqueológico descubierto de forma fortuita por Jean Castera ofrece un vínculo interesante con la cerámica de mesa y, por extensión, con el 'attrezzo' que rodea la mesa y la gastronomía de hace cinco siglos. 

(Fuente: La Verdad)

23 de abril de 2015

Sale a la luz un antiguo poblado del S. XVII en Crevillente (Alicante)

Las obras de acondicionamiento paisajistico que el Ayuntamiento de Crevillent está realizando junto a la ermita de San Cayetano han sacado a la luz un antiguo poblado del Siglo XVII. Se trata de un importante asentamiento estable de población, formado por casas-cueva que todavía está por excavar al 100%.
El poblado se asentó alrededor de la ermita y está formado en su mayoría por casas-cueva. FOTO: RAFAEL CEBRIÁN
Con las obras de acondicionamiento paisajístico ejecutadas en un 70%, el arquitecto Juan María Boix se ha encontrado con una mayor superficie y entidad los restos arqueológicos que estaban bajo tierra, sacando a la luz un poblado levantado alrededor de la ermita.

El alcalde, César Augusto Asencio, explicó que «aunque los trabajos aún no han terminado, ya se puede anunciar la importancia de la recuperación del antiguo poblado que se asentó alrededor de la ermita, cuyos restos con casas-cuevas y estructuras han salido a la luz en parte, gracias a las obras de limpieza y restauración que se están realizando».


POBLACIÓN DE 200 HABITANTES
Para el alcalde, «los hallazgos pueden determinar incluso nuevas sorpresas a las faldas de la sierra». El elemento más singular que se está restaurando es el aljibe, que por su magnitud hace suponer que la zona llegó a albergar una población residente de unas 200 personas. También se han descubierto unas estructuras anexas, más de las que se habían previsto inicialmente, por lo que el conjunto residencial sería muy importante y singular, con interés histórico y arqueológico.

El arqueólogo municipal Julio Trelis ha destacado que estos restos del siglo XVII del núcleo habitado han sido toda una sorpresa, aunque los restos estaban muy degradados y se están restaurando tras una limpieza previa.

Asencio manifestó que «por el interés histórico y arqueológico, habrá que suplementar algo más el coste de la obra debido al incremento de algunas actuaciones adicionales para asegurar los trabajos, pero que se tendrá que redactar otro proyecto próximamente para desarrollar el resto de catas arqueológicas y ejecutar el proyecto de recuperación y restauración del nuevo poblado descubierto».

(Fuente: Diario Información / José A. Más)

8 de abril de 2015

El MARQ excavará diez enclaves arqueológicos de Alicante

El Plan de excavaciones del Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) lo ejecutarán 120 voluntarios, todos ellos estudiantes, licenciados y graduados en Historia y Arqueología de España y del extranjero, que participarán en esta edición entre los meses de mayo y septiembre. La Diputación de Alicante destinará un total de 119.500 euros para impulsar estas intervenciones arqueológicas.
El objetivo de esta acción es el de proseguir con la investigación de la prehistoria, la cultura ibérica, la romana y la medieval-moderna en puntos estratégicos de la provincia. FOTO: JUAN CARLOS SOLER
El Museo Arqueológico de Alicante (Marq) ultima su plan de excavaciones de este año, que se extenderá por diez enclaves de la provincia, repartidos de norte a sur, según ha anunciado la Diputacion Provincial.
 
El objetivo de esta acción es el de proseguir con la investigación de la prehistoria, la cultura ibérica, la romana y la medieval-moderna en puntos estratégicos de la provincia.

EMPLAZAMIENTOS
El equipo de arqueólogos del museo alicantino intervendrá en los emplazamientos de Cabezo Pardo y Cabezo de los Ojales, en San Isidro, Granja de Rocamora y Albatera; Laderas del Castillo, en Callosa de Segura; la Cova del Randero, en Pedreguer; la Cova de L'Or, en Beniarrés, y el Penyal d'Ifac, en Calp. También trabajará en la Bahía de la Albufereta y el Tossal de Manises, en Alicante; la Illeta dels Banyets, en El Campello; el Barranco del Juncaret, en Mutxamel, y la Parcela 604 del Polígono 16, en Monforte del Cid.

El diputado provincial de Cultura, Juan Bautista Roselló, ha señalado que el Marq continua este año con su programa de excavaciones arqueológicas, considerado por los profesionales uno de los más completos y rigurosos de la Comunitat, tanto por los periodos históricos que abarca como por el extenso ámbito territorial en el que se ejecuta.

«Para llevar a cabo estas tareas contaremos con el apoyo logístico de los ayuntamientos de Callosa de Segura, Calp, Pedreguer y Monforte del Cid mediante varios convenios de colaboración con la Diputación de Alicante», ha concretado Roselló.

119.500 EUROS PARA LAS INTERVENCIONES
La Diputación de Alicante destinará un total de 119.500 euros para impulsar las intervenciones arqueológicas, así como los trabajos y estudios multidisciplinares correspondientes en estas áreas de trabajo.

La finalidad de esta actuación es documentar y realizar una amplia investigación científica de los hallazgos que se recuperen, además de avanzar en el conocimiento de las antiguas civilizaciones que poblaron distintos enclaves de la provincia de Alicante.

Los objetivos y plan de trabajo en Cabezo Pardo y Cabezo de los Ojales se mantienen en los ámbitos ya intervenidos anteriormente.

En el primero de ellos actuando para comprobar la posible existencia de una maqbara en la zona y en el segundo para constatar la documentación de un edificio de planta rectangular, posible complejo artesanal.


Las labores que se realizarán en las laderas del Castillo de Callosa se concentrarán en la parte baja de la zona I para completar el registro de estructuras exhumadas de la Edad del Bronce durante la pasada campaña

Mientras, en la cueva prehistórica del Randero se dará continuidad a los trabajos en la galería central y sala de la entrada y se ultimará el inventario y dibujo de los materiales, analíticas y estudios de laboratorio.

En Cova de L'Or (Neolítico), los voluntarios se dedicarán a la realización de la planimetría de toda la cavidad.

Por otra parte, en el Penyal d'Ifac, uno de los puntos estratégicos de la provincia, se procederá a impulsar la undécima campaña de excavaciones en el Parque Natural con trabajos de campo que consistirán en la ampliación de los ya iniciados y delimitados en la puerta, la muralla oeste, la iglesia, la necrópolis y la muralla norte.

En la Bahía de Alicante destacarán las labores de prospección subacuática y los sondeos para la confección de la Carta Arqueológica Subacuática, en tanto que en el Tossal de Manises el objetivo será el de localizar la Puerta Occidental de la ciudad antigua, situada en la vertiente del yacimiento que desciende hacia el mar.

Además, en la Illeta dels Banyets se comprobará que la evolución del tramo de la calle 3 del barrio suroeste que linda con el edificio del Templo B es similar a la del resto de las calles ya documentadas.

En el Barranco del Juncaret se llevará a cabo la documentación arqueológica de los escasos restos conservados de una cisterna romana, mientras que en el Polígono 16 de Monforte se actuará en la parcela contigua que descubrió una necrópolis de época ibérica, junto al camino del Río y en el área de la Huerta.

Esta campaña cuenta con la colaboración de la Fundación CV MARQ en la difusión de las actividades realizadas y en el apoyo a las tareas de investigación. 
(Fuente: ABC / EFE)

25 de febrero de 2015

Descubren parte de un santuario ibérico en la Plaza de la Iglesia de Villajoyosa (Alicante)

Es un espacio complejo con varias habitaciones entre las que destaca un muro con revestimiento de cal pintado de rojo, al que se le adosa un pequeño banco (vasar) sobre el que se depositarían las ofrendas a la divinidad. En el interior del edificio se han hallado piezas de gran riqueza datadas en el S. V a.C. y que podrían tratarse de ofrendas, todas ellas de carácter orientalizante.
La arqueóloga Ana Martínez Sánchez  y el alcalde de Villajoyosa muestran la cabeza de terracota del dios Hermes y un fragmento de crátera orientalizante encontradas en la excavación. FOTO: DIARIO INFORMACIÓN.
Recientes actuaciones arqueológicas en el casco antiguo de Villajoyosa, bajo la dirección de la arqueóloga Ana Martínez, han sacado a la luz un yacimiento extraordinario: parte de un área sagrada ibérica, datada entre el s. V y el III a. C.

LUGAR DE CARÁCTER SAGRADO
Los espacios excavados, que son reducidos al encontrarse dentro de una vivienda antigua, formarían parte de un edificio de mayores dimensiones: bien la capilla doméstica de la residencia de un aristócrata local o, muy probablemente, un templo urbano, ya que se trata de un espacio complejo con varias habitaciones en las que se han hallado piezas singulares de gran calidad y se encuentra en el punto más alto del cerro del casco antiguo, algo frecuente en estos lugares sagrados públicos. De hecho, a escasos metros se ubica la iglesia fortaleza gótica de la Asunción, que ha mantenido el carácter sagrado del lugar, y es probable que debajo de ella se conserven restos de algún templo del foro del municipium romano de Allon, que se situaba en la inmediata Plaza de la Generalitat.

ESTRUCTURAS DESCUBIERTAS
Las estructuras exhumadas (muros y banco para ofrendas) están realizadas íntegramente en tapial y adobes, es decir, muros encofrados de tierra arcillosa y ladrillos sin cocer, materiales ampliamente empleados en la cultura ibérica.


Destaca un muro con revestimiento de cal pintado de rojo, al que se le adosa un pequeño banco (vasar) sobre el que se depositarían las ofrendas a la divinidad, pintado de blanco. También ha aparecido un pavimento realizado con tierra batida mezclada con cal, donde también se observan restos de pigmento rojo, un color atestiguado en otros edificios y elementos religiosos íberos, como el templo de la Alcudia de Elche.

RIQUEZA DE LAS PIEZAS
La riqueza de las piezas encontradas hace pensar que se trata precisamente de ofrendas: destacan varios vasos cerámicos completos o grandes fragmentos, entre ellas vasos de figuras rojas procedentes del mundo griego, de gran calidad y algunas de las cuales se datan en el s. V a. C. Entre estas últimas se encuentra la representación de una amazona a caballo, algo característico de piezas fabricadas en la zona del Mar Negro, donde se creía que vivía esta tribu de mujeres guerreras. 

También destacan algunas cerámicas decoradas íberas y ebusitanas propias de lugares religiosos o funerarios, o un anillo de plata.

INFLUENCIA GRIEGA
Este templo pertenecía a una ciudad principal de la que ya hay testimonios desde al menos el s. VII a. C. y que ocupaba el cerro del casco antiguo de Villajoyosa. A los lados de los caminos de salida de esta ciudad se han excavado dos grandes cementerios con cientos de tumbas desde los s. VII a. C. al final de la época tardorromana. Esta ciudad sería la Alonís que aparece mencionada en los textos griegos antiguos como “isla y ciudad de Massalia”, una de las tres “colonias” griegas de la zona alicantina, junto con Hemeroskopeion y Akra Leuké. 


La riqueza, abundancia y antigüedad de muchas piezas griegas aparecidas en Villajoyosa, que ahora refuerzan estos hallazgos en la plaza de la iglesia, es acorde con los textos, aunque la mayoría de los investigadores apuestan por barrios helenos en ciudades íberas mejor que colonias propiamente dichas. Esta influencia griega directa, que en Villajoyosa parece cada vez más evidente, dio lugar en la zona alicantina a la creación de los primeros sistemas de escritura íberos, basados en el alfabeto griego, entre otros rasgos.

CABEZA DE TERRACOTA


Una de las piezas más destacables de esta excavación es precisamente una pequeña cabeza de terracota que representa a un joven con pelo rizado y sombrero de ala. Está realizado con gran detalle y precisión, en un estilo clásico que nos llevaría al s. V o comienzos del IV a. C., y que sitúa a esta terracota en una de las de mejor factura conocidas en la Contestania. Todo apunta a que podría ser Hermes, el dios Mercurio de los romanos, por el sombrero de ala que lleva, llamado “petasos”, al que en épocas más avanzadas se le añadieron alas. Era el mensajero de los dioses, y dios patrón de los viajeros que las cruzaban fronteras, del ingenio, el comercio y la riqueza.

LEBES GÁMICO
Otra de las piezas más raras es un lebes gámico (también llamado “nupcial”), una vasija griega antigua, característica de los siglos VI y V a. C., que se utilizaba exclusivamente para las ceremonias nupciales. Se trata de una pieza de buena calidad decorada en pintura roja, cuyos paralelos más similares en una primera apreciación procederían en las colonias griegas de Italia, aunque todavía está en estudio.


RESTAURACIÓN DE LOS RESTOS "IN SITU"
Vilamuseu colaborará en las tareas de restauración de los restos in situ y facilitará la realización de réplicas de las mejores piezas de modo que puedan ser contempladas en el mismo lugar.

Este es, sin duda, uno de los hallazgos científicamente más importantes de la arqueología de Villajoyosa, y podríamos decir que también de la arqueología ibérica alicantina, de los últimos años. 

El descubrimiento demuestra la importancia que en una ciudad del calado histórico y patrimonial de Villajoyosa, una de las principales ciudades monumentales valencianas, puede tener cualquier pequeña intervención arqueológica como esta. Es una auténtica fortuna que se hayan conservado en tan buen estado los niveles del Ibérico Antiguo y Pleno en este lugar, y que la ciudad medieval no los arrasara. 

El Ayuntamiento ha esperado para dar la noticia a que acabaran las excavaciones y se cubriera el yacimiento por motivos de seguridad y con el fin de evitar molestias e inconvenientes a la promotora.
(Fuente; El Periodic / FOTOS: Villajoyosa TV)

27 de enero de 2015

El hallazgo de unos huesos pone rostro a la incendiaria toma de Alicante por los romanos

El inesperado hallazgo en el Tossal de Manises de una treintena de fragmentos de huesos humanos quemados ayuda a poner rostro a los antiguos habitantes de la Alicante cartaginesa que, a finales del siglo III antes de Cristo, murieron a manos de las tropas romanas en la toma de la ciudad, violentamente arrasada e incendiada.
Una investigadora observa una de las piezas encontradas. FOTO: EFE.
Aquel episodio bélico enmarcado dentro de la Segunda Guerra Púnica, que los arqueólogos e historiadores datan en el año 209 antes de nuestra Era, puso fin a la civilización cartaginesa en el sureste de la península ibérica.

Al mismo tiempo que fue destruida la ciudad alicantina (yacimiento del Tossal de Manises), cayó la capital de esa civilización a este lado del Mediterráneo, Cartagena y el resto de poblaciones que formaban parte de la retaguardia, con habitantes íberos y llegados del norte de África.

Los restos óseos descubiertos a dos metros de profundidad bajo el posterior Foro romano fueron extraídos en verano por un grupo de arqueólogos dirigido por Antonio Guilabert, Eva Tendero y Manuel Olcina, director técnico del Museo Arqueológico Provincial (MARQ), dependiente de la Diputación de Alicante.

PUBLICACIÓN CIENTÍFICA
El trabajo posterior de la antropóloga de este museo, Consuelo Roca, ha permitido verificar que son huesos humanos de uno o varios individuos de edad adulta que proceden del cráneo, costillas, fémur y otro tipo de huesos largos, un hallazgo que por lo "insólito" será objeto de publicación científica.

En declaraciones a Efe, la antropóloga ha relatado que cada hueso presenta un grado distinto de exposición al fuego, lo que se refleja en una gama de colores marrón-negro-gris-blanco (de menos a más temperatura).


Por su parte, Olcina ha explicado que en esa batalla los romanos debieron valerse de torres de asalto y rampas para lanzar ingenios incendiarios al interior de la ciudad con el fin de "sembrar el terror más absoluto", y las llamas afectaron a las zonas más cercanas a la muralla y menos al centro de la urbe.

ATRAPADOS EN EL DERRUMBE DE SU VIVIENDA
Los restos han sido datados a partir del estrato que ocupaban y se ha constatado que el individuo o individuos murieron posiblemente atrapados al derrumbarse su vivienda durante el asalto de la ciudad y quemados por las llamas.

Esto es así por el patrón de fractura de los restos óseos puesto que, en palabras de la antropóloga, el hueso "fresco" se rompe con el fuego mediante roturas transversales y una deformación de la pieza, lo que en algunos de los fragmentos "se ve clarísimo".

Esta víctima de las legiones romanas de Escipión vivía en la ciudad construida por los cartagineses a 400 metros del antiguo poblado íbero y a 3,5 kilómetros de la Alicante actual.

Para Olcina, la constatación del nivel de incendio y destrucción es "una auténtica novedad" desde el punto de vista científico y sirve para "iluminar" ese episodio que puso punto y final a una civilización.

Tras la destrucción en el 209 a.C., el enclave estuvo deshabitado más de un siglo hasta que, en un periodo de revueltas internas, los romanos decidieron aprovechar la situación elevada para erigir un acuartelamiento militar, y no fue hasta el año 26 antes de Cristo cuando el emperador Augusto, desplazado a Tarragona, otorgó el título de ciudad con el nombre de Lucentum.

(Fuente: ABC / EFE / A. Marín)

9 de diciembre de 2014

Hallan nuevas pinturas del Neolítico en el abrigo de Pinos de Benissa (Alicante)

Se trata de cuatro nuevos paneles con distintas figuras antropomórficas y geométricas. La Conselleria de Cultura prepara una Ruta Turística para promocionar el arte rupestre de la Comunitat Valenciana al tiempo que incorporará las fichas de las nuevas pinturas a la candidatura que avala el reconocimiento del arte levantino como Patrimonio Mundial de la Unesco. 
El arqueólogo Rubén Vidal muestra la figura de la Eva Pinera, de apenas unos centímetros, en la zona en sombra bajo su mano.
No estaba sola. A la famosa figura femenina pintada en el Neolítico en el abrigo de Pinos en Benissa (Alicante), conocida como la "Eva Pinera", le ha salido compañía. Es el resultado de la campaña de investigación llevada a cabo en los últimos años por la Conselleria de Cultura en colaboración con el Ayuntamiento de Benisser, que ha sacado a la luz cuatro nuevos paneles con distintas figuras antropomórficas y geométricas. La Dirección General de Patrimonio de la Generalitat ha anunciado que los nuevos hallazgos se incorporarán al repertorio de fichas del arte rupestre del arco mediterráneo declarado como Patrimonio Mundial de la Unesco.

La "Eva Pinera" es una de las primeras representaciones conocidas de una mujer en el arte rupestre levantino. Por eso recibe el nombre de Eva -como la primera mujer del paraíso- y el apellido Pinera, como habitante de la partida rural de Pinos. 

El calco de la "Eva Pinera".

De apenas unos pocos centímetros, figura espigada y con los brazos en jarra, descansa desde hace 6.000 años sobre la roca del abrigo de Pinos en el que quedó inmortalizada. Ahora, tras los trabajos de investigación que arrancaron en el año 2009, han salido a la luz otros habitantes de aquel jardín del Edén hoy conocido como Pinos.

El lugar donde se resguardan las pinturas sigue siendo, por cierto, todo un paraíso desbordante de naturaleza y un placer para la vista. Uno de esos lugares que todavía quedan en la Marina Alta que han permanecido ajenos a la transformación urbanística de la comarca. Le faltaba un complemento como un patrimonio cultural de primer orden para convertirlo en lugar de visita obligada.

PROYECTO FINALIZADO
Es por ello, también, que ni la conselleria ni el consistorio han dejado escapar la ocasión de darlo a conocer. El proyecto de investigación del abrigo y restauración de las pinturas ha concluido, y ahora los fondos que provienen de las ayudas autonómicas para arte rupestre se van a redirigir hacia el camino de la difusión de unos hallazgos que sitúan a Benissa, según Alonso, “como referente de un turismo cultural de calidad”.

La directora general de Patrimonio de la Generalitat ha recordado que el de Pinos es “uno de los abrigos más importantes de la provincia de Alicante”, por lo que se va a incluir en una ruta conjunta que está preparando la conselleria para promocionar el arte rupestre de la Comunitat Valenciana. En este sentido, se van a actualizar los paneles explicativos ubicados junto al yacimiento, incorporando las nuevas figuras localizadas, y se elaborará una ruta virtual que permita conocer el abrigo haciendo uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Paralelamente, se realizarán calcos de los nuevos hallazgos para incorporar sus fichas a la candidatura que avala el reconocimiento del arte levantino como Patrimonio Mundial de la Unesco.

Los trabajos realizados desde el año 2009 no sólo se han centrado en investigar y recuperar las pinturas. También se ha restaurado un antiguo refugio de pastor ubicado a sólo unos metros, y que quedará “como testimonio de una forma de vida antigua”, según explicó el alcalde.

En total, la cantidad invertida hasta ahora en todos los trabajos ronda los 17.000 euros. De ellos, casi 13.000 los ha aportado la Generalitat, y el resto el Ayuntamiento de Benissa.

El director de los trabajos de investigación y recuperación de las pinturas, el arqueólogo Rubén Vidal, señaló que de los cuatro nuevos conjuntos pictóricos descubiertos “destaca el panel central, formado por cuatro antropomorfos”, cuatro individuos que se muestran cogidos de la mano. En otro lugar de la pared ha aparecido también una figura humana, mientras que el resto de las pinturas son motivos geométricos.

(Fuente: La Marina Plaza)

2 de diciembre de 2014

Reconstruyen en 3-D el fortín ibérico destrozado por una excavadora en el Campello (Alicante)

Los arqueólogos han hecho una propuesta de reconstrucción virtual en tres dimensiones (3D) de un antiguo fortín ibérico descubierto en la costa de El Campello (Alicante), un yacimiento que ha sido arrasado ilegalmente hace unos meses con el uso de una máquina excavadora.

Se trata de un pequeño recinto militar de planta trapezoidal de 350 metros cuadrados formado por un patio de armas y tres estancias no comunicadas entre sí que albergó una pequeña guarnición para la vigilancia y defensa contra los piratas entre los siglos V y IV antes de Cristo.

Con un perímetro amurallado de piedra de un metro de anchura, este recinto se ubica en el entorno del yacimiento de la Illeta dels Banyets y se utilizó para controlar el tráfico marítimo del litoral comprendido entre el cabo de las Huertas (Alicante) y la serra Gelada (Benidorm).

UN YACIMIENTO "ÚNICO"
Una de las arqueólogas, Feliciana Sala, ha explicado a EFE que, pese a sus reducidas dimensiones, se trata de un yacimiento "único" porque es el primero de estas características y cronología que se encuentra en el litoral mediterráneo español.

Debía haber más recintos fortificados de este tipo porque todo apunta a que formaba parte de una red para vigilar la costa -"uno sólo no era operativo", según Sala- y el hecho de conocer el "modelo" de El Campello facilitará hallar otros en el futuro.

Los arqueólogos han presentado el hallazgo y la propuesta de reconstrucción en un congreso internacional organizado el pasado octubre en Madrid por la cátedra de Historia Militar de la Universidad Complutense.

El yacimiento se sitúa en una parcela privada no urbanizable sobre una colina de 30 metros de alto frente a la playa de Cala Piteres, en la partida de Aigües Baixes, y fue descubierto en 2003 aunque no fue hasta el verano de 2013 (del 16 al 26 de julio) cuando se efectuó una excavación arqueológica que permitió documentar el conjunto con ortofoto y en 3D.


Además de Sala, el equipo de excavación estuvo formado por los arqueólogos Fernando Prados y Jesús Moratalla (Universidad de Alicante) y por Ana Valero y David López (empresa Estrats, Treballs d'Arqueología SL), además de alumnos universitarios y voluntarios.

Se efectuó la limpieza superficial de los muros perimetrales y se documentaron las estructuras mediante un alzado topográfico, fotografía aérea con un dirigible y una ortofoto con escáner láser 3D, tras lo cual se cubrió todo con una malla geotextil y una capa de tierra para su protección.

La prospección fue autorizada por la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, con el consentimiento del propietario de la parcela.

DESTRUIDO POR UNA EXCAVADORA
Sin embargo, todos los muros y estructuras descubiertas en el verano de 2013 fueron destruidas ilegalmente con el uso de una máquina excavadora entre enero y febrero de 2014.

A causa, según creen los arqueólogos, de supuestos "intereses y expectativas urbanísticas" y a fin de evitar la inminente declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) -el pleno del ayuntamiento de El Campello ya lo había solicitado a Cultura-, los infractores dejaron al descubierto la protección y arrasaron los restos, que han quedado esparcidos por los alrededores.

Se interpuso denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil y un juzgado de Alicante, el de Instrucción número 7, ha abierto una causa por un presunto delito contra el patrimonio arqueológico en la que ya han declarado dos personas imputadas, mientras sigue la práctica de diligencias.

El equipo científico se propone pedir a la Generalitat Valenciana un permiso de excavación de salvamento para, a continuación, reconstruir el fortín "piedra a piedra" hasta volver a alcanzar el aspecto inicial.

Los restos están inventariados tanto en el catálogo de yacimientos arqueológicos de la Conselleria como en el de bienes protegidos del Plan General de Ordenación Urbana de El Campello, donde aparece como Bien de Relevancia Local, por lo que se encuentra al amparo de la legislación sobre patrimonio cultural.

Enterado de lo sucedido, el Consell Valencià de Cultura ha expresado su apoyo a los arqueólogos y ha solicitado que este "atentado contra el patrimonio histórico de los valencianos no quede impune".

(Fuente: La Vanguardia / EFE)

3 de octubre de 2014

Los arqueólogos descubren un pozo en la villa romana de Villena (Alicante)

Se encuentra a escasa distancia de la zona de los baños descubiertos en 2007. Se encontraba completamente colmatado con tierra, piedras y materiales diversos. La cota de profundidad excavada hasta el momento es de unos 5 metros.
El vaciado del pozo quedará pendiente para las excavaciones del próximo verano. FOTO: MUSEO DE VILLENA.
Durante el pasado verano, el personal del Museo Arqueológico “José María Soler” ha llevado a cabo la V campaña de excavación arqueológica en la villa romana de Casas del Campo, situada en el término municipal de Villena (Alicante). Estos trabajos forman parte de un proyecto de investigación iniciado por el Museo en 2006 sobre el poblamiento antiguo en los valles de Villena.

UTILIZADO COMO BASURERO
En la presente campaña se halló un pozo de agua a escasa distancia de los baños descubiertos en 2007. Estaba colmatado con tierra, piedras y materiales diversos de época romana, actualmente en estudio. También se halló en su interior el esqueleto casi completo de un equino, arrojado al igual que el resto de objetos cuando el pozo perdió su funcionalidad y comenzó a utilizarse como basurero. La cota de profundidad excavada es de unos 5 m, quedando pendiente la finalización del vaciado del pozo para el próximo verano.


De gran interés para la investigación que se viene realizando es el conocimiento de los recursos acuíferos, máxime cuando existen edificaciones destinadas a baños que necesitarían un aporte extra. 


Por este motivo el descubrimiento de la presente campaña se considera por parte del personal investigador del Museo de especial interés para el conocimiento de la captación de agua en época romana.

27 de agosto de 2014

Hallan 11 tumbas en el yacimiento de la Pobla Medieval de Ifach, en Calpe (Alicante)

El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) prosigue con la campaña estival de excavaciones en el yacimiento de la Pobla Medieval de Ifach, donde ya se han localizado once nuevas tumbas que elevan el número de enterramientos documentados hasta las 53 inhumaciones. 
Destaca la identificación de una segunda tumba doble y varios enterramientos infantiles. Foto: PROYECTO IFACH
Entre los descubrimientos realizado este verano en el área de la necrópolis destaca la identificación de una segunda tumba doble en posición primaria, varios enterramientos infantiles, así como algunas tumbas que fueron vaciadas con el objetivo de generar nuevos espacios. Precisamente, esta masificación obligó a colmatar el nivel de enterramientos y volver a colocar tumbas nuevas, teniendo la precaución de dejar señalizadas las antiguas para impedir que se colocara una sobre otra. 
Dos de las estudiantes que participan en la
campaña 2014 junto a una de las tumbas.
Foto: LAS PROVINCIAS.

OTROS HALLAZGOS INTERESANTES
Junto a las nuevas tumbas se han localizado, además, diversos objetos que pudieron pertenecer a estos colonos como un colgante de bronce con forma de concha, diversas cuentas de collar o monedas, algunas de ellas pertenecientes al reinado de Pedro IV de Aragón entre los años 1336 y 1387.

Según apuntaron los responsables del proyecto, «los trabajos realizados han permitido determinar algunos de los niveles sociales de la época, ya que en las excavaciones se han localizado individuos como un prohombre o un cargo eclesiástico que portaba entre sus manos un grial hecho de peltre al estilo de numerosos enterramientos localizados en el área catalana, origen más que probable de los colonos que ocuparon Ifach».

(Fuente: Las Provincias)

8 de agosto de 2014

Las excavaciones confirman que Lucentum (Alicante) fue fundada por los cartagineses en el siglo III a.C.

Las excavaciones en Lucentum (Alicante), llevadas a cabo por el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) en el yacimiento del Tossal de Manises, indican que fue fundada por los cartaginenses en el siglo III a.C, Los arqueólogos han constatado que la ciudad fue arrasada por un devastador incendio a finales de ese mismo siglo III a.C. y que no se recuperó como espacio urbano hasta 200 años después.
Destruida esta primera fase urbana a finales de la Segunda Guerra Púnica, en torno al año 200 a. C., el Tossal vivirá un largo período de abandono y dejadez. Foto: MARQ
En la zona trabajan quince voluntarios, estudiantes y licenciados universitarios, y que ha permitido corroborar, entre otros aspectos, que la ciudad fue levantada durante la segunda mitad del siglo III a.C. por los cartagineses.

El director técnico del MARQ, Manuel Olcina, que dirige la excavación, ha señalado que se ha constatado que la ciudad fue arrasada por un devastador incendio a finales de ese mismo siglo III a.C. y que no se recuperó como espacio urbano hasta 200 años después.

Luisa Pastor, presidenta de la Diputación de Alicante, ha destacado que el Tossal de Manises --declarado Monumento Histórico-Artístico en 1961-- es "uno de los yacimientos más destacados de la Comunitat Valenciana debido a su importante legado arqueológico. Conscientes de su relevancia, desde la Diputación de Alicante impulsamos programas de investigación, conservación y restauración que permiten recuperar parte de la historia de nuestros orígenes y nos ayudan a entender las costumbres de las civilizaciones que habitaron nuestra provincia".


TRANSFORMACIÓN DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS
En el sondeo realizado junto a la muralla oriental se ha hallado una estructura a modo de cubeta que podría interpretarse como una superficie de pisado o prensado para la transformación de productos agrícolas como la uva o la aceituna en líquido. Con el objetivo de conocer qué se elaboraba en su interior, el museo alicantino realizará análisis de las tierras que contenía para detectar trazas de elementos orgánicos.

En la época de Augusto se modificó el foro de la ciudad.
Foto: MARQ.

Por su parte, los trabajos llevados a cabo junto al acceso monumental de la plaza del foro han permitido comprobar que, durante los últimos años del mandato del emperador Augusto --en la primera quincena de nuestra Era--, se modificó el antiguo foro, creado un cuarto de siglo antes, con la ampliación de la plaza, la creación de pórticos columnados y la construcción del edificio judicial. Además, se cambió el acceso al complejo arquitectónico, derribando el muro que lo delimitaba por el noroeste y levantando un arco honorífico y grandes altares y pedestales para estatuas. También en este momento se pavimentó la plaza del foro con losas de piedra, se trazaron las cloacas y se levantaron las primeras termas documentadas.

TEMPLO DEDICADO A AUGUSTO
Durante el mandato del siguiente emperador, Tiberio, entre el 15 y el 25 d.C. aproximadamente, se levantó el área sacra, frente a la plaza forense y separada de ella por la llamada 'calle del foro'. Este nuevo conjunto arquitectónico se componía de un templo precedido por una gran plataforma elevada y otros dos edificios. "Dada la cronología de esta obra, pensamos que el templo pudo estar dedicado al emperador Augusto divinizado, culto que se desarrolló tras su muerte y que se extendió con rapidez por todo el Imperio", ha explicado Olcina, quien ha añadido que "este año se cumple el bimilenario de la muerte de Augusto, quien concedió a Lucentum el estatuto de municipio y le permitió integrarse en el sistema político y administrativo del Imperio Romano".

El sondeo en el foro ha revelado una vez más la ausencia de entidad urbana entre la ciudad prerromana de época cartaginesa y el municipio romano creado por Augusto. Entre ambas hubo un establecimiento militar que sirvió como base de operaciones y defensa del territorio de la costa, entre el Cabo de la Nao y el Cabo de Palos, durante las guerras civiles romanas de la primera mitad del siglo I a.C.

La Diputación ha anunciado que "a pesar de que la campaña de excavaciones ya ha terminado, el museo alicantino continuará trabajando durante los próximos meses en la conservación y consolidación de los restos constructivos hallados en el enclave".

(Fuente: Europa Press)

29 de julio de 2014

Descubren una tumba paleocristiana intacta en el yacimiento de Banys de la Reina, en Calpe (Alicante)

Los expertos creen que es la tumba de un personaje destacado, ya que se encuentra en la cabecera de la iglesia. Se trata de un enterramiento intacto bajo losas de piedras en el que se ha encontrado un sencillo ajuar de época cristiana. Anteriormente se habían encontrado otros cuatro enterramientos, todos ellos expoliados. 
Los voluntarios participantes en la excavación proceden de España, Armenia, Francia, Polonia y Turquía.
Foto: CALP DIGITAL
Los trabajos arqueológicos que se están realizando en el yacimiento de Banys de la Reina, en Calpe, han sacado a la luz una tumba en la cabecera de la iglesia cubierta con piedra de mampostería. 

La ubicación de este sepulcro en un lugar tan privilegiado de la basílica hace pensar a los expertos que pueda tratarse de un personaje destacado de esta sociedad a caballo entre la época romana y la disolución del Imperio, según ha señalado el Ayuntamiento. En los próximos días se estudiará el tipo de material que acompaña a este enterramiento.

Banys de la Reina es un yacimiento de época romana datado de los siglos I y VI d. C. En la actualidad el proyecto se centra en los restos de estructuras de una iglesia paleocristiana, situada sobre la vivienda romana. Esta campaña, además de en la cabecera de la iglesia, también se ha centrado en el descubrimiento del muro perimetral.

Los vestigios exhumados a lo largo de las campañas arqueológicas han demostrado que el yacimiento fue un importante enclave comercial. Al respecto, la directora del campo, Alicia Luján, ha declarado que “el hecho de que exista una basílica nos habla de un núcleo de población; tenemos pocos registros, pero parece que la desocupación del lugar se produce a partir del s. VII”.


UNA CISTA INTACTA
Alicia Luján explicó que se trataba de una cista, es decir, de un enterramiento cubierto con losas de piedra. Apuntó también que todo hacía pensar que la sepultura estaba, esta vez, intacta. Antes se habían hallado tres sarcófagos, pero estaban vacíos y expoliados. Y en 2004, se encontró otra tumba en el interior del templo, aunque tampoco estaba completa.


Pero la cista descubierta ayer sí parece haberse librado del saqueo que durante siglos sufrió este yacimiento. «El ajuar de la época cristiana era bastante sencillo, pero confiamos en encontrarlo y datar con precisión la tumba», avanzó Luján, que recordó que la cronología del yacimiento abarca desde el siglo I antes de Cristo hasta el VII de nuestra era.

Los trabajos se centran este verano en sacar a la luz los muros de la derruida basílica paleocristiana, que se construyó en el siglo VI sobre la villa romana. Los voluntarios excavaban ayer la cimentación de lo que fue el ábside. 

Los 25 voluntarios participantes, de entre 18 y 23 años, proceden de puntos muy diversos: así mientras la mitad proceden de España, el resto ha viajado desde Armenia, Francia, Polonia o Turquía.
(Fuente: Levante / La Marina Plaza)



16 de julio de 2014

Localizan tres sepulturas de la cultura argárica en Callosa de Segura (Alicante)

Las sepulturas halladas en el interior de una vivienda, son de un menor de dos años -enterrado dentro de un vaso de cerámica-, de un hombre adulto y de un niño de unos 6 o 7 años de edad, junto al que han aparecido dos botones de marfil. Entre los hallazgos materiales más sorprendentes se encuentran dos figuritas de terracota con forma de toro, piezas excepcionales de las que apenas existen paralelos en otros poblados argáricos de la península.
Los enterramientos en el interior de las viviendas eran una práctica habitual. Foto: MARQ
Tres sepulturas de la época argárica, cultura que pobló el sur de la provincia alicantina hace más de 4.000 años, han sido localizadas en la última campaña de excavaciones del Museo Arqueológico de Alicante (Marq) realizada en el yacimiento de la Ladera del Castillo en Callosa del Segura.

Esas sepulturas, halladas en el interior de una vivienda, son de un menor de dos años -enterrado dentro de un vaso de cerámica-, de un hombre adulto y de un niño de unos 6 o 7 años de edad, junto al que han aparecido dos botones de marfil, según han informado hoy fuentes de la Diputación Provincial.

Los descubrimientos se produjeron el pasado junio durante los trabajos de la tercera campaña de excavaciones que impulsa la Diputación de Alicante, a través del Marq, en el yacimiento de las Laderas del Castillo, en el municipio de Callosa del Segura.

UNA PRÁCTICA HABITUAL
Los enterramientos dentro de las viviendas era una práctica habitual de la antigua cultura argárica, han señalado las mismas fuentes.

La denominada cultura del Algar corresponde a la Edad del Bronce y ocupó el área sudoriental de la península ibérica. 

Participantes de la campaña de excavación de 2013
en el yacimiento de la Ladera del Castillo.
Foto: LA VERDAD / Alberto Aragón.

El yacimiento de Las Laderas del Castillo fue explorado por primera vez a principios del siglo XX por el jesuita Julio Furgús y, más tarde, por el arqueólogo catalán Josep Colominas. Sin embargo, años después, el yacimiento quedaría abandonado.

Tras comprobar el proceso de deterioro de los restos, la Diputación de Alicante decidió impulsar un proyecto de documentación y excavaciones que se vienen desarrollando desde 2012.

Los diversos trabajos de recuperación, promovidos a través del Marq, han puesto de manifiesto que la aldea era uno de los principales centros poblacionales de la fachada mediterránea, ya que acogía a un millar de habitantes en una extensión superior a las dos hectáreas.

OTROS HALLAZGOS MATERIALES
Entre los hallazgos materiales más sorprendentes se encuentran dos figuritas de terracota con forma de toro, piezas excepcionales de las que apenas existen paralelos en otros poblados argáricos de la península.


En las tres campañas de excavación desarrolladas en el citado yacimiento alicantino ha participado, hasta el momento, personal de la Diputación de Alicante, del Ayuntamiento de Callosa del Segura y licenciados y estudiantes de las universidades de Alicante, Murcia, Valencia y Autónoma de Madrid.

La continuidad de las excavaciones permitirá seguir profundizando en el conocimiento de las sociedades arcaicas de la provincia de Alicante y el origen y costumbres de sus primeros habitantes.

(Fuente: La Vanguardia / EFE)

2 de julio de 2014

Confirman que el poblado íbero del Cabeçó de Mariola fue arrasado por los romanos entre los siglos II y I a.C.

Las excavaciones que se están llevando a cabo en el Cabeçó de Mariola, en el término municipal de Alfafara (Alicante), han revelado que el importante poblado íbero situado en este enclave fue destruido como consecuencia de un ataque de los romanos.
El profesor Ignacio Grau, destaca que la importancia de este poblado venía dada por su situación estratégica.
Foto: DIARIO INFORMACIÓN
Los trabajos llevados a cabo han sacado a la luz vestigios de destrozos e incendios que avalan esta conclusión. También han salido a la luz restos de una muralla de 70 metros de longitud, así como de casas adosadas a la misma.

Por segundo verano consecutivo se están llevando a cabo excavaciones en el Cabeçó de Mariola. Bajo el amparo del Museo Arqueológico de Alcoi, y con la dirección de su responsable, José María Segura, y del profesor de la Universidad de Alicante, Ignacio Grau, se trabaja en intentar conocer los máximos aspectos posibles de este importante poblado íbero de 4,5 hectáreas de extensión que, según se ha podido averiguar, estuvo habitado durante cinco siglos y llegó a tener más de 700 vecinos.
Vestigios de destrozos e incendios en el poblado ibérico.

Grau destaca que la relevancia de este asentamiento radicaba en su situación estratégica: controlaba el acceso a las actuales comarcas de l'Alcoià y El Comtat y se supone que tendría una importancia notable a nivel comercial y económico. Esa trascendencia llamó la atención de los romanos.

Las excavaciones que se están llevando a cabo han permitido constatar signos evidentes de incendios y destrucción, lo que apunta a que el poblado íbero, según Grau, fue arrasado como consecuencia de un ataque registrado entre los siglos II y I antes de Cristo.